Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1001, tiempo total: 0.007 segundos rss2

No se si sólo

No se si sólo
ha sido un sueño...

he estado contando
los pasos que hay,
hasta la entrada
de tu corazón...

dejaré atrás las sombras,
¡Oh! la distancia de tus ojos...

estoy intentando
seguir contigo,
siento el calor a mi espalda
de tu amarga ausencia...
leer más   
13
11comentarios 62 lecturas versolibre karma: 114

Por los bordes de tu cama

ya conté los bordes de tu cama
y me corté con el filo de tu almohada
te mordí la comesura de los labios
tratando de robarte un beso
no encontre la salida de tu laberinto
porque no hay otro lugar a donde quiera ir
puedes comenzar a correr
que voy a seguirte por caminos empedrados
y callejuelas oscuras
donde vaya tu aliento
estarán mis manos para contenerte..
leer más   
5
2comentarios 14 lecturas versolibre karma: 83

Cien, mil, un millón

Podría jurar que han sido mil,
mil cartas que te he escrito,
mil veces que te he pensado.

Pero han sido cien,
cien cartas nacidas para ti,
cien veces que te he pensado.

Y mis letras siguen,
porque son infinitas,
porque son para ti.

porque aún en el vacío,
tu voz resuena,
tu voz me llena.

Porque no hay oscuridad,
porque tu eres mi luz,
porque tu deslumbras todo.

Podría jurar que han sido mil,
mil veces que te he fallado,
mil veces que te he decepcionado.

Pero han sido un millón,
un millón de heridas,
un millón de disculpas.

Y sigues estando aquí,
y me sigues mirando,
y me sigues amando.

Amor tan único,
amor tan inigualable,
amor tan tuyo.

Amor que no cambiaría,
porque me hace mejor,
porque me hace creer.

Podría jurar que han sido cien,
ó han sido mil,
ó han sido un millón,

Podría mentir,
podría omitir todo,
podría exagerarlo.

Porque no he contado
los besos que te he dado,
porque no he contado
las veces que me has robado
TODO.
12
3comentarios 71 lecturas versolibre karma: 93

Azares y causas

Las casualidades encierran tanto misterio, que descifrarlo es imposible. Más aún, cuando la casualidad, por azar, se concatena a otra ocurrida muchos años antes.
Me costó convencer a Julio, pero finalmente accedió a acompañarme a la ciudad. Nunca sale de su casa, dónde se dedica a la reparación de calzados y por su seriedad y buen trabajo tiene gran clientela.
Mi interés en que fuera conmigo de compras era más bien por él, para sacarlo de la rutina de siempre, que respirara otros aires, y entrara en contacto con la realidad habanera, el bullicio, la gente, el tráfico…, en fin, estimular su existencia. Desde que enviudó dos años antes, vivía solo con y para su hija, apoyándola en todos los quehaceres de la casa, para que pudiera terminar satisfactoriamente el último año de la carrera de medicina.
Mientras recorríamos las tiendas, le pedí acabara de contarme la historia que meses antes me comenzó, anécdota de su juventud. Consistente en una bella joven del pueblo donde residía, que obligada a casarse con un francés de buena posición, pero que no le gustaba…, la madrugada del propio día de la boda, se le apareció en la casa a las dos de la madrugada pidiéndole le hiciera el amor, pues no quería entregarse virgen a su inminente futuro esposo.
Con lujo de detalles me relató que disfrutaron durante horas de mutua e incontrolable satisfacción, hasta quedar extenuados de tanto sexo. Ella regresó a su casa a dormir la mañana y él, por su parte, durmió hasta el oscurecer. No quiso ir a la boda. A la que asistieron muchos invitados. Los recién esposados, del Palacio de los Matrimonios salieron directamente para el aeropuerto a tomar el avión que los conduciría a Francia, donde vivirían juntos.
Ya habían transcurrido veinticuatro años de aquel suceso.
Entramos a una cafetería y nos sorprendimos al ver su hija Raquel, sentada junto a un joven, vestido de blanco. Nos lo presentó como compañero de estudios y pretendiente. Resultó ser buen conversador. Raquelita le dijo a Julio que su futura suegra estaba para el baño y que en breve la conocería.
Regresaba sonriente y al llegar a la mesa palideció, quiso apoyarse, pero cayó desmadejada sobre la silla.
Julio, enmudeció, mirando a ningún lugar con los ojos muy abiertos…
3
sin comentarios 32 lecturas relato karma: 46

Licenciado Vidriera

I

En todas partes del Mundo,
si se busca bien profundo

Tomás Rueda tiene un doble
así como él, que es muy noble;
aunque firme como el roble
mientras que no lo desdoble,

por estar enamorada,
una mujer despechada.

Porque loco y errabundo,
por una acción tan innoble
se convierte el hombre en nada.


II

Tomás, de Cervantes obra,
desde muchacho zozobra

para labrarse el futuro.
Ingenioso y muy seguro
logra con accionar puro,
de la ignorancia ancho muro

traspasar con gran empeño.
Y con hábil desempeño

cultura obtener de sobra
que repartió sin apuro,
sin interés ni desdeño.

III

De nada vale el talento,
cuando azota como el viento

el amor de una mujer,
incapaz de comprender
que no se puede obtener
cuanto procura tener:

Con celos y por despecho,
como un tigre al acecho

vuelca todo el sentimiento
haciéndolo revolver
hasta ver todo desecho.


IV

Por eso Tomás pasó,
porque no correspondió

al amor de una doncella,
que, sintiendo gran querella,
de membrillo, no grosella…,
un poco dio a comer ella

que le trastocó la mente,
de forma tan reluciente

que hasta el nombre se cambió
Y aunque no se creyó estrella,
sí vidriera, por demente.
V

Derecho fue la carrera
que estudió y le dio cartera

después de mucho bregar,
ser invitado a viajar,
conocer y disfrutar
de Italia su trajinar;

de sus guerras las historias,
la grandeza de sus glorias…:

Fue experiencia tan certera
que mucho solía hablar
sin llegar a vanaglorias.


VI

Se afirma bien que, de loco,
todos tenemos un poco.

Creyéndose de cristal,
se cuidaba como tal
la estructura corporal.
¡Para no sufriera mal!

El burgo lo que quisiera
al Licenciado Vidriera

preguntaba sin sofoco,
y el daba respuesta tal
que deslumbraba a cualquiera.

VII

A los muchachos traviesos
esquivaba por aviesos.

Los mayores lo cuidaban…
agradecidos estaban
de escuchar lo que contaban
y los consejos que daban

sus reflexiones tan sabias,
que a veces quitaban rabias

por vivencias de sucesos
que a algunos mortificaban
y el las hacía contrarias.





VIII

Mucho prestigio tenía,
porque con gran valentía

criticando era un arpegio;
elogiaba al buen egregio,
con la justicia era regio
haciendo gran sortilegio.

Descifraba el mal y astuto,
a veces se hacía el bruto

y con malicia reía…;
instruyendo era colegio
sin pensar en ningún fruto.


IX

Después de que con fervor
lo estudiara un buen doctor,

le devolvió la cordura.
Él, privado de locura
agradeció con premura
al médico, padre o cura.

Retomó su profesión
con debida devoción…

Pero era mucho el candor.
La sociedad tan impura
fue ingrata con su pasión.






X

Como el Quijote, demente,
lo fue Tomás claramente.

Con las historias narradas,
bien escritas e hilvanadas
con letras que eran espadas
por nadie más igualadas…

Don Cervantes nos legó
Grandes obras que regó

de forma muy eficiente.
Para que fueran contadas
al Mundo las entregó.


XI

De España, ¿quién no lo sabe…?
Es de Cervantes la clave

de lo mejor de su idioma,
de su lenguaje redoma
donde el universo toma
del español el aroma

gozando de gran disfrute,
cosa que nadie discute

al sentirse como el ave
que al volar ojos asoma
y ama todo lo que escrute.
10
4comentarios 91 lecturas versoclasico karma: 98

3 años

Vuelvo a sentirme como el primer día después de tu marcha.
Han pasado ya tres 3 pero el dolor sigue siendo el mismo.

Desde hace tres año, busco tu sonrisa en la esquina de tu casa.
Busco tus caricias rutinarias en la mejilla,
haciendo que me quiera quedar ahí a vivir.
Busco tus ojos brillantes de ilusión,
cuando me acercaba a ti con esa sonrisa de niña chica,
que tu tanto adorabas.
Busco tu voz calmada,
que me contaba mil y una historias,
cuando yo más lo necesitaba.
Busco todas estas cosas y más.

Pero los dos sabemos que jamás lo encontrare.
Porque te fuiste, dejándome aquí echándote de menos y sin haberte disfrutado lo suficiente.

Ojalá estuvieras aquí abuelo.
No hay día en el que no te eche de menos.
leer más   
5
sin comentarios 21 lecturas prosapoetica karma: 65

El hombre sin cabeza

Un frío que raja la piel, y esta maldita llovizna impertinente aumenta el fango del camino. Mis botas se hunden. ¡Oscura madrugada! Solo por amor recorro seis kilómetros para verme con ella. ¡Cuánto sacrificio! El amor se impone. Cuando las ganas aprietan…, se acaban los imposibles.
“Es peligroso andar de madrugada”, dicen en la zona. Y comentan la aparición de “El hombre sin cabeza”… ¡Pamplinas…! ¡Supersticiones!
El frío y el cerner de lluvia continúan. Suerte el abrigo, que extendiéndolo me cubre la cabeza.
Diviso algo delante. Es alguien…, sí, no cabe dudas, pero no se mueve. Me detengo. ¿Será…? ¡Los fantasmas no existen! ¿Y qué hago parado? No. No creo… ¿Será que, creyendo dudo? ¡Allá voy!
--¡Eeeehhh!— grité nervioso al pasarlo a rápidas zancadas. Me remedó un grito aterrador, indescriptible.
Llegué jadeante al campamento. Todos dormían, me quité la ropa mojada, sequé, puse un short y tiré sobre la litera. No se me quitaba de la cabeza lo ocurrido. Cuando dieron el “¡De pié!, estaba molido, no dormí nada. A penas rendí en el corte de caña.
Concluida la jornada, tome un baño y dormí un rato. A nadie conté nada…, que va, sería desprestigiarme. Me senté a jugar dominó.
Nicomedes, el del batey. Vino a jugar. Mientras esperaba su turno dijo:
--Anoche vi al “hombre sin cabeza”... —¡Su historia fue la mía!, pero más exagerada
--Siéntate Nicomedes, juega por mí. – le dije parandome.
— Pero Raúl, termina la data. --masculló mi pareja.
–Me voy —Le contesté, y salí otra vez a encontrarme con Amparo, más convencido que nunca de que los fantasmas no existen.
12
4comentarios 67 lecturas relato karma: 116

Perdona, mujer

Quiero pedir perdón
por cada una de las veces
que te he mirado, mujer,
y he hecho que te sientas un objeto,
ganado directo al matadero.

Perdón por cada vez que has temido
cuando me acerqué a preguntar una dirección,
o la hora.

Discúlpame cuando he dado por supuesto que,
por ser cariñosa,
podía intentar algo más que una conversación,
o cuando he dicho algo que te ha molestado
y, rápida y hábilmente,
me disculpé,
dije que era broma
o que sacabas las cosas de contexto.

Perdóname por hablar de ti con los amigotes,
por contar lo que hicimos
y, sobre todo, por inventar lo que no.

Espero que alguna vez olvides
cuando te traté de manera distinta
por ser atractiva o por no serlo para mí,
cuando te he seguido por redes sociales
sólo por tu atractiva
o te he dedicado unas letras
porque me siento atraído por ti.

Me encantaría que no hubiesen pasado por tu cabeza
las cosas que pensaste cuando tuvimos sexo
y fui egoísta,
cuando nos hicimos un selfie
y te traté como un trofeo
o cuando rebusqué en tu muro
para señalarte como otra más que iba a caer.

Lo que no quiero que perdones,
porque yo no podré hacerlo nunca,
es mi silencio ante la fanfarroneria,
los comentarios agresivos,
sexistas, despectivos,
misóginos de los animales con los que,
por desgracia, comparto género.

No te merezco, mujer.
Ningún hombre estará jamás a la altura de ti,
mientras nosotros mismos permitamos
que compartas planeta con tanto miserable.
7
1comentarios 21 lecturas versolibre karma: 88

Me echo de menos

Este no va a ser un poema vacío,
Es cierto que no va a tener rima,
Ni métrica alguna,
Y si encuentras alguna,
Será pura suerte.

Quería contarle a alguien
Que me echo de menos.
Esta persona no soy yo,
Es otra disfrazada de mi.
O es mi yo verdadero,
Pero prefiero el anterior.
Me costó construirme,
Fue duro escribir mi historia,
Y difícil continuarla sonriendo.

Quería que supiera alguien,
Que mi anterior yo... Era de diez...
Bueno de nueve...
En realidad de cinco...
Por no sé si decir su o mi autoestima...
Pero comparada conmigo...
Es que ella era tan responsable,
Sonriente, amable, dulce...
Y así con todos...
Era la yo perfecta que como defecto
Solo tenía esa nota baja en ciencias...

Quería describirle a alguien,
Como a pesar de todo, sonreía,
Y no paraba de sonreír...
Era tan bonita su sonrisa...
Y aguantaba, un día,
Otro... Y otro más.
No era débil, para nada,
Era fuerte, lo controlaba todo,
No había posibilidad que no veía.
Vamos... Era... Comparandome con ella...
Era un ángel...

Pero ya no soy ella.
Y lo echo de menos y no me pasa nada...
Solo duele al respirar.
Solo marea pensar de más...
Solo quiero que regrese,
Que coja las riendas
De esta vida que tengo,
Y haga que mi Sol,
Para poder concentrarme
Y volver a ser ese yo...
Ese yo...
Que era tan imperfectamente perfecto,
Que aunque no sea mi yo real,
Honestamente hablando...
Prefiero, porque para algo me eduqué...
Y de verdad, ese yo,
No fue ningún sueño.
Pero... ¿Qué sabré yo,
Si soy joven para eso?

Y tal vez el poema esté vacío
De métrica y rima...
Pero no de sentimiento...
Que supuestamente es su definición...

Y no sera lo más compartido en Twitter,
Ni lo compartiré en Facebook o Instagram,
Pero quería desahogarme...
Y como no podía por papel,
Lo hago a digital y ya.

Esti
leer más   
11
4comentarios 85 lecturas versolibre karma: 105

Romance entre el mar y la luna (Soneto Alejandrino con hipálage)

La luna como espejo se refleja serena

en el silente azul de este mar sedentario;

que se deja besar el manto solitario

extasiado en su bella compañera de escena.



Luna y el mar índigo comparten dicha plena,

se miran extasiados, sin tiempo, sin horario,

compartiendo contentos, su regocijo diario;

el mar azul la atrae con su ternura plena.



En refrescante luna, nuestro mar se fascina,

con su guitarra azul le canta sus tonadas;

la luna le responde con sus bellos reflejos.



Un romance clásico de noche se origina,

ambos protagonizan, historias no contadas,

reluciendo el amor en sus claros espejos.



Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados

Hipalagé:

En el silente azul de este mar sedentario;

(silente es el mar no el azul)

En refrescante luna, nuestro mar se fascina,

(refrescante es el mar no la luna)
leer más   
17
9comentarios 93 lecturas versoclasico karma: 120

Tercer plano

El tercer plano
de la actriz tímida
ha pinchado el globo de mi apatía.

Ha caído el telón
y no quiero deslizarme
por el suelo enmoquetado
que lleva hasta la puerta.

Hay versos mojados
y placeres de oferta,
hay sauces muertos de risa
al final de la escalera
esperando a que alguien pise
unos misteriosos patines afilados.

¡Me tocó!

Mientras voy cayendo de bruces
pienso en el tercer plano
de la actriz tímida,
que soy zapatero diurno,
que mis piños no están asegurados
y que no me he traído
una cajita donde meterlos.

También me ha dado tiempo
hacer un crucigrama mental
antes de estamparme contra el suelo.

¡Sorpresa!

Noto como tiran hacia atrás
del cuello de mi chaqueta,
me quedo suspendido
a diez centímetros de las baldosas,
he podido contar
tres chicles pegados y dos colillas.

Un balanceo me invita
a poner las manos
y levantarme suavemente,
es la actriz de tercer plano,
con voz lijosa dice:

-Toma chaval,
te has dejado en la butaca
tu corazón de cristal-.

Que extraño se me hace
el primer plano.
leer más   
23
5comentarios 74 lecturas versolibre karma: 112

Habló la noche

Habló la noche contando todos sus secretos
y aquellos que dormían despertaron para escucharla...
y fue que ella sonrió, pues cada noche hablaba con ella
a solas, a través de la figurita de plata
que halló en las raíces del viejo roble.
leer más   
16
14comentarios 104 lecturas versolibre karma: 105

La historia de la vida

La vida es una historia, una jamas contada
que quede claro es una historia
no un cuento de hadas

En esta historia altos y bajos habrá
y como termina, de ti dependerá

No hay hadas madrinas que hacen los sueños realidad
ni tres deseos que los problemas resolverán
y los buenos no siempre ganaran

De esta historia aun no hay final
continua y seguirá

Y si te preguntas como terminara
eso del escritor dependerá

Yo escribo mi historia
Yo vivo mi vida
Yo decido como termina
leer más   
14
7comentarios 65 lecturas versolibre karma: 111

¿Me soltaste?

...

Me espera un destino incierto
Hojas marrones y suelo gris;
un destino que está en mis manos y,
la única decisión que puedo tomar.

¿Dónde? ¿Cuándo?

Cuando el paisaje se torne desvencijado
y en mis manos ya no haya tinta.
A cierta hora, partiré contando las últimas gradas.

¿Solo?

Si. Estará en mí tu melancolía y me acompañará
será su voz, mi voz.
Sé que tantas lágrimas se disiparan
silenciosamente.

Vendrá la noche y su disparo
u otra forma de despido, seguro que sí.
Me acurrucará y dormiré
sin lamentos, descansado.

En los días que he vivido
me has vestido
y en los días de partir
me has ganado.
leer más   
16
4comentarios 53 lecturas versolibre karma: 108

Tu libro

Me contaron que tu vida
ya era un libro cerrado,
vacío y sin capitulos
sin algo en que,
haberse alegrado.

Quise leer en tu libro
pero tú lo mantuviste
de mí bien alejado,
ni siquiera el libro cerrado
pude tener en mis manos.

Como hubiera querido
escribir en tu libro,
aunque fueran
unos capitulos pocos,
aunque fueran
de las páginas cuatro,
para ponerle a tu vida
signos de interrogación
puntos y comas,
llenarlo de letras mayúsculas
signos de admiración,
palabras de amor
y muchas otras tantas cosas.

Tú nunca dejaste
que tu libro,
ni en las manos lo tomara,
así queda yermo el libro
sin nadie que en él
su corazón vaciara...
leer más   
15
5comentarios 70 lecturas versolibre karma: 107

Entre soledades

Ya te conte de mis miedos
y puse sobre tu mesa toda las cartas
escondidas debajo de mi manga
No esperes más verdades que aquellas
que salen de mi boca
Entre querer e intentar hay una vida
la vida que te debo
la vida que te toca
la vida que te mereces
He sido tan fiel a ti que he dejado de ser yo
No temas en desterarme de tus muros
ni deshabitarme
he estado tanto tiempo viviendo afuera
que ya me siento soledad.
leer más   
12
8comentarios 78 lecturas versolibre karma: 107

Ausencia

Ella desesperanzo envuelta en suspiros
y una tarde de otoño abandono el jardín
se encamino a perseguir su sombra
en medio del delirio que en su llanto
daba lluvia a su sufrir.

Eran rosas marchitándose en sus labios
que susurraban desespero
y eran mascaras de arlequín,
en la pesadez que brotaba de sus ojos
en lagrimas que gritaban en silencio.

La historia sin prologo de hechos
ya se saltaba la rutina de sentir
y llegaba justo hasta el final
para contarnos que ella
no aparecía en ninguna pagina.
leer más   
4
1comentarios 14 lecturas versolibre karma: 55

La vocal …¿Cuál?

(Jotabém con estrambote/Lipograma)

No la hallo por ningún lado
Por todo lugar buscado,

juro, ni rastros consigo.
¿Andará con un amigo?
¡Por su falta…, yo lo digo!
Ha ganado su castigo.

Ya no la uso, por morosa,
por morada, color rosa.

No importa lo trabajado,
si oculta como un ombligo…,
o gusano mariposa.

¡Vaya cosa!
¿Podrá contar algún mortal
cómo firma la vocal?
*
12
3comentarios 48 lecturas versoclasico karma: 118

Ventana al universo

Desde la ventana miraba un espacio que ni el sexo podía lograr mostrarle.
Temía abrir y mirar de cerca, por eso prefería antes de dormir a su hija contarle...
...Contarle, que con el sempiterno mirar hacia ese sitio se le atarantaba la cabeza.
Una sensación de infinidad que rodeaba su más sincera prueba de belleza.
Le leía el universo cada noche.
Reproche tras reproche a su día a día podía darse cuenta de que todavía... Hambrienta seguía su noche.
Con un ojo hasta su ansia y el otro hacia su alma tomo la decisión...
... Abrir de una vez por todas esa ventana y dejarse consumir con su noción.
Cada oración, cada letra y signo, un mensaje y un desahogo, un portal que no abrió antes y que de aquí hacia adelante la vida le sabría a poco.
Entonces fue cuando ese mundo le sonrió, cayó rendida a su papel y su penumbra diaria murió, desapareció, y junto a la esencia de su escritura abandonó todo sólo para dedicarle tiempo a lo único que la comprendió.
Fue así como entre las selvas cósmicas de ese cuaderno y el escribir de un cosmos su eterna presencia finalmente floreció.
leer más   
2
sin comentarios 18 lecturas versolibre karma: 15

Tesón:

(Jotabéa con rima doble)

Si para contentarte, me pidieras que haga
Una visita a Marte para te satisfaga.

Lo puedes dar por hecho… ¿Qué cosa yo no haría?
Mísero pan de afrecho con gusto comería,
y en piedra como lecho, cómodo dormiría
Porque metiendo el pecho, gano cualquier porfía

Si es para que te sientas, alegre y muy dichosa.
No habrá batallas cruentas, ni una treta engañosa

me impida ser baluarte, pueda contar la saga,
sea de trecho en trecho, ya en loca correría,
resaltando las cuentas, de victoria gloriosa.
7
8comentarios 82 lecturas versoclasico karma: 118
« anterior1234550