Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 445, tiempo total: 0.005 segundos rss2

La vida...

La vida es como un soplo y un instante
un destello de luz en una apnea,
un espacio de tiempo fascinante
y, a la vez, el rumor de una marea.

Y esta vida, que digo, es importante,
es mi vida buscando la odisea
con el paso, cansado, del gigante
que, en otoño, camina hacia la aldea.

Y la vida termina como empieza,
y se pasa, volando, en un suspiro,
con el rumbo, sin norte, del corsario.

Yo quisiera vivir con la certeza
de sentir que se plasma en un papiro
estos versos, sin vida, del sudario.

Rafael Sánchez Ortega ©
31/10/18

etiquetas: soneto
8
4comentarios 48 lecturas versoclasico karma: 110

La divina glorieta (Tránsito vital)

Puedo vislumbrar sentado
esos ojos rojos que siempre
me frenan, me detienen y me
permiten continuar por este río
que fluye por esta rama de mar.

La gloria del civismo culmina
en ceder el paso al preferente
mientras la gente precedente
atiende a los ojos sanguinolentos
que se cierran al paso lento.

El devenir fluido de este mar
se estructura de manera circular
y los navegantes giran y giran
hasta que las naranjas intermitentes-
a veces invisibles o impertinentes-
marcan el rumbo a navegar.

Navegando a contra viento
el pirata más obstinado
pasa por alto los números
redondos y destellado
paga su osadía con las
ganancias del día.

Siempre sale caro navegar
por esta vía si los excesos
son los que te guían, necios
los que confunden velocidad
con libertad; ésta no se consigue
ni con excesos ni privaciones.

Navegamos impulsados por
el libre albedrío en un mar
determinista, todos marcados
con un número de una infinita lista
que sobrepasa el horizonte de cuya
vista solo concibe Caronte.
leer más   
10
4comentarios 60 lecturas versolibre karma: 114

Tango composición

Tal vez un día de lluvia
Vuelvas a mí
A mi razón.
Mi existir es una luna
que tú
haces brillar.

Eres mi sol
Mi soledad
Cuando no estas
Tu recuerdo va....
floreciendo
por los caminos.
Mientras caen pétalos de
mi destino.

No se,si es amor,
Tal vez,
Solo canción.
Sé que tocas al piano mi alma.
Y tus notas,
Vibran en mí.

Eres mi musa,
Mi fantasía
Eres la noche que el día envidia.
Eres destello,
Perfume a
Tierra húmeda,
Hambrienta de cielo.
Eres quien convierte a mi cuerpo
en tango de Cello.

Eres bemol de abril
Sudor febril
Recuerdo,
Sentir.

Mi revivir....

Y floreciendo va..
Mi alma por los caminos.
Detello de tu alba.
Y floreciendo..
Por los caminos.
Mientras caen pétalos de mi destino.

Eres estrella cercana,
En humus de nadie.
Latir intenso del aire
Por eso te canto amor

Mi revivir
Fulgor de invierno.
Preludio de mis destellos.
Tormenta de estrellas el velo.

Y si por ello miras al cielo
veras que una lágrima,una lágrima cae
Y si por ello miras al cielo.... verás una lágrima...Y es mía.
leer más   
14
9comentarios 65 lecturas versolibre karma: 126

En la llanura

La brisa del poniente destella
esperanza sobre una bóveda
plagada de estrellas novicias
y a las que la lágrima oscura
es el correr del tranque y ruido
y la vivencia de esa llanura
a la que el escuchar paráclito
de las troneras y el piedrero
pregonando su misera limosna
contentan su trabajo en las calles.
leer más   
4
sin comentarios 17 lecturas versolibre karma: 36

El retrato

Mi alma habita en el zaguán de la imagen dorada;
baluarte de nenúfares purpúreos
¡sobrevivieron al Gran Diluvio!
Los códices de antaño
mentaron su retrato:
<<Ser con destellos diamantinos>>.
¡Llegaron asaltacaminos!

Rostro que oblitera hordas de infierno y rabia.
Belleza policromada
que aguarda mi estancia
en galanteos y siseos:
envites a los Campos Elíseos.

Oigo un chasquido agorero,
¡achico los ojos y no lo veo!
El aire está larvado de dolor.
Espesa calima virando
en roca caliza;
¡Arpía!
Hueles a curtiduría.

Plúmbea nostalgia
arrobada en su aura.


Marisa Béjar.
leer más   
14
13comentarios 99 lecturas versolibre karma: 121

A Catalina

De repente te has pasado a vivir en mi recuerdo,
incluso tienes una gran habitación en mi corazón
Alli tu mandas despues de mi Dios,
y te llevas muy bien con El,
eres la música de su voz y la razón de mi sonrisa

No hay motivo para que te vayas,
no quiero que suceda, me siento a gusto contigo
paseando por mi ser, dejando ese perfume de tu alma,
destellos preciosos y suaves,
que a su paso solo dejan huellas como un eco
repitiendo tu nombre...
leer más   
2
sin comentarios 25 lecturas versolibre karma: 26

Pecado

Profundo.
Pupilas del mismo vacío.
Destellos..

Solsticio de invierno.
Pecado no es solo culpa.
Es aislamiento.

Soledad disfrazada de brío.
..Sombra desnuda...

Pérdida insondable.
Caída sin final.

Ya nada importa,
Ya nada es igual.

No mas espejos,
que reflejen
La luz del alba en desvelo.
leer más   
17
14comentarios 118 lecturas prosapoetica karma: 152

El aroma del viento… con @WilyHache

Fantasmas que atraviesan el alma
canciones memorables que viajan en el tiempo
El aroma en el viento
recuerdos, realidades

Suspiros que suben al cielo
acordes latiendo en el pecho
La esencia impregnada de arpegios
palpitando los momentos

Pluma con tinta del alma
silencios del corazón
viajes eternos anhelos
recuerdos de la pasión

Maletas llenas de sueños
atesorando los versos
sinfonía en cuatro letras
desafiando al tintero...

Se consume la distancia
letras en mano enardecen
guiando la mano en el faro
sobre el sendero aparece

desvistiendo el horizonte
cobijada sobre el aire
la mirada del presente
se desnuda entre arreboles

Son las huellas del camino
el reflejo de las almas
sobresale en su matiz
brillo intenso que delata...

Son las suelas desgastadas
cambiando asfalto por alas
son los destellos en plata
engalanando las lágrimas

Las miradas que se absorben
intensidad que arrebata
alma intacta se descubre
fantasma de impenetrable coraza

Sobre la piel y los ojos
entre la espalda y el pecho
clausurada la batalla ...

Un escudo de papel
siempre
fue
su
única
arma...

Colaboración.
@wilyHache & @rebktd
leer más   
21
16comentarios 183 lecturas colaboracion karma: 135

Minerva

Minerva
Que en tu cien destellas
Inteligencia
La esencia
De los dioses
Recorriendo
En tu venas

Oh hija de júpiter
Que pudiste ver
Mas allá de tu hazañas la gloria
En Troya
Y tu apreciada Grecia

Fue reconocida por su valentía
Y su gran audacia
Al enfrentar a los gigantes
Mas ella sabia como ganar en cada batalla
Que el imperio
Guiaba
Tu que le ganaste
En sabiduría
E inteligencia al
Mismo
Neptuno
Haciendo crecer un olivo
Haciéndote la ganadora
Fue para su padre un alivio.

Hablando de navíos
Guiaste
A Ulises en su gran odisea
Entre los traicioneros
Mares.
Es la mas bella de todas la rosas
Los dioses te anhelan
Quieren que te les unas
Volviéndote así una diosa
leer más   
15
7comentarios 78 lecturas versolibre karma: 139

FALCO en la tierra. Sigue acto primero

JUEZ (Hablándole de nuevo a Falco).Sigue acto primero.

Sin embargo, alguien no permaneció mucho aquí,
alabando la vida que no le era aborrecible;
cerró los ojos por la oscuridad latente
cuando luces manaban sus mejillas.
Aunque fulguraba la tristeza como el rayo,
ninguna cicatriz le enturbiaba el rostro.
Por tanto, Falco, múltiples leves aprensiones
te acechan, y preverlo no es difícil.
Cuando el odio renace en la venganza,
cuanto fue amado, duerme en el furor caído.
FALCO
Vanas y rencorosas palabras de la envidia,
lenguas perversas que destellan infamias.
Ella vive; el pesar cayó como sombrío telón
maldito sobre mí, al borde del deseo.
Procede del tirano tiempo que lo murmura
y del dolor que encoge el orgullo de mi pecho.
Si nunca hubiera amado, ahora tendría reposo,
mas, nadie romperá de mi corazón el silencio,
porque ningún otro corazón le susurra.
Me retiro; a todos hostiga la entrada sin guardián,
la justa indignación de la noticia ingrata.
Veo descender la lluvia en libertad sobre el fuego,
derribando cimientos indestructibles.
Ningún poder sumido en la soberbia vive,
se hunde como severa tribulación del tiempo.
(Sale)
FISCAL
Algo escalofriante ha querido decir que ignoro.
Tan grave y acertado pensamiento,
me sugiere insufrible existencia.
Lo peor es la mala conciencia inconsolable
de sí mismo y los demás.
JUEZ
Se marchó; y extraño es no retenerlo,
aunque no existan diáfanas pruebas que le culpen
ni le absorban las fatigas del alma
a quien dimana de otras sueltas aún inferiores,
exigiéndole destrozar la vida cuando confía en ella,
haciendo que los hechos de los que es fuente y origen,
sean subsidiarios y dables del humano espíritu.
Sin embargo, no por eso me ofreció convencimiento
la feroz serenidad con la que se ha ido.
Lo sé y lo noto como cuando la arena
ciega el colorido del desierto;
por tanto, saberlo bien me obliga a vigilarlo.
Un vago secreto traerá dolor
adscrito a esa omisión y actos premonitorios
que contemplen alguna turbulencia meditada.
Querrá la negra duda maltratar su voluntad,
aunque lentas maquinaciones envuelvan la firmeza.
Allí, las barricadas de la tibia envoltura,
demolerá algún lejano remordimiento;
aquí, contempla su venida la hora predicha
de sus actos, tengan o no justificación.
Muchas presiento las contrariedades,
aunque se antoje que domina el miedo.
(Se retiran de la sala).


INCIDENTE SEGUNDO. ACTO PRIMERO(Despacho de las Videntes.
Hora trece del mediodía. Tienen un programa de Tarot en
la televisión local, Consulta y Videncia.
Una sala lustrosa, adornada con signos vibratorios que
cuelgan de las paredes y techo. Anagramas en la mesa e
implementos cabalísticos.
PRIMERA VIDENTE
(Hablando para sí misma)
Detrás del escritorio.
Como peces en el agua se mueven los aceites,
recitaciones, perfumes y amuletos.
Me atrae ese estilo tan gentil, pues posee
un no sé qué que no sé cómo decir.
Van siendo convulsiones, trémulas luces,
suertes del alma, virtud, jurisprudencia
para atarle el mal a mentes embaucadoras.
Los estantes colmados de revistas disfruto,
boletines, libros y registros, en armarios y vitrinas;
no leo mucho, bolas de cristal, admoniciones,
anagramas, signos cabalísticos y un cirio,
apagado siempre, pues ha de durar en este descanso
cuanto la mudez que rectifica el incierto pavor,
como debe la forma y configuración de mi pensamiento,
para no cansarme sobre la fuente de alguna verdad
y la comprensión de allegar alguna artimaña a todos
sobre ánimos debilitados y almas que aún vacilan
dentro de su angustiado existir, procurando dormirse
en el deshielo del corazón fatigado por los desafíos,
a que el aspecto de la vida somete a todas las presencias.
Estoy estrictamente cansada, y cuando cierro los ojos
no significa que ensaye el reposo ni mirar con reprobaciones
mi interior cada vez que vinculo, cuerpo y alma espesa,
a cada uno de mis átomos invocados, tratando
de precipitar la corporeidad de vaticinios en mí misma.
Toda la penuria que mantiene el cirio se deshace
cuando alguien se afecta, de esta manera, definida
y profusa, acercando el hilo de fuego a la credibilidad.
Toda esa gama llena los ojos de aquellos que miran
fuera de sí mismos para ver vicios en el resto,
que no el egoísmo de su privado interior, y seguir
con taciturno latir tan horrible deficiencia.
No por eso me siento menos sabia que algún
escritorzuelo que se consume en vanos goces
mundanos y rebuscados, creyéndose erudito.
Yo saco mil tomos del chisme cotidiano,
un sinfín de pruebas de la maleada razón,
aullido del público cinismo, al que llaman vivir,
y otras curiosidades de muchas confesiones,
porque me di a la brujería moderna y atufar la nariz
insoportable de varia gente engreída y ostentosa.
Por este saber me toman poco culta, y puede
que toda oscura vida trace diversidades indecibles
en las cosas obrando con el primer hervor,
con similar sentido que reales privaciones.
Así tales las pasiones turcas proliferan con densa
y activa fuerza en torno al sórdido pecho
y observaciones terrenales de vanas apariencias.
No aborrecería apetecer tal vida un fraile cartujo,
en conclusión, si mociones, bodas y alcaldías
van supliendo el gramo con cuentas duplicadas,
asesores, concejales, abogados y testaferros
dados a la diablesa, señora de liebres y mosquitos,
por verle el rabo, si alguno entre las piernas se cobija.
Me licencié en varias filologías modernas, los títulos
de doctora en ciencias políticas, y socióloga, ostento.
De nada me sirvieron; aquí estoy ejerciendo de maga.
Y atosiga mi corazón otras tantas amigas que hace
próximo a tres años terminaron sendas licenciaturas,
otras muchas ciencias, hasta medicina. No está bien
ese mundo, y algunas solo expiden recetarios.
Por ahora sé de muchos de ese gremio dignamente,
y acometer un dolor de tripa, prefiero el olfato
de la adivinanza a que me horaden el tubo digestivo.
Es ley que a corto plazo aquellas se hagan públicas
si no viene a sustraerlas una oferta decente.
SEGUNDA VIDENTE
(Repasando tratados de astrología)
Yo aconsejo que confiesen sus miserias, o pactar
con Leviatán a fin de fabricar el contraste, sacar siempre
provecho de una posición lamentable, pues no parece
que esta condición necesite permisos oficiales.
No las iría mal inventar algún asuntillo escandaloso,
ahumándolo con algún amante impío o matrimonio...,
leer más   
3
sin comentarios 31 lecturas versolibre karma: 27

Retazos de verano

Porque amo las soledades de arena de las playas atlánticas en las cálidas tardes de verano.
Y en ellas busco refugio, anhelando su intensa luz y esa paz oceánica, sonora y tangible que irradian. Blanca paz que a veces me abandona…

Y adoro la línea azul de su inmenso horizonte, lejana y rectilínea, como un espejismo inexistente. A veces nítida, a veces envuelta en manto gris de brumas. Esa línea recta e infinita cuajada de rizos blancos de espuma que arremolina la brisa…

Y envidio la libertad del viento que estremece mi pelo y arrastra mis negros pensamientos devolviéndome el perdido sosiego.
Y siento el vuelo circular de las gaviotas planeando libres sobre mis sueños vespertinos que dibujan inútilmente castillos en el aire, trocándose después en infantiles y efímeros castillos de arena abandonados a merced de las mareas…

Y amo tumbarme en sus arenas solitariamente ajena, mirando la vida horizontal, a ras de un suelo inestable y movedizo que se enciende con el ardor del inclemente sol del mediodía. Poderoso sol que reverbera en la irregular superficie de mi cuerpo y en los granos de esa arena adheridos furiosamente a ella, dorándome la piel y haciéndome sentir que sigo viva…

Y sumergirme de pronto en la frescura del agua…Y esa sal cristalizando en el borde de mis labios y penetrando, audaz, por los poros de mi piel.

Y me fascina caminar sosegada por la orilla hacia ninguna parte, acunándose mis pies con el eterno ir y venir de las olas que los lamen y acarician suavemente dejando en la fina arena de la bajamar un rastro de huellas profundas, pero fugaces como la misma vida…

Y camino persiguiendo mi sombra, cada vez más alargada con el caer de la tarde, entre el agua fría y transparente y el albo nácar de las conchas que crujen bajo mis pies. Acompasar mis pasos a ese ritmo sonoro, cadencioso, continuo y ancestral de las olas y mareas estrellándose, incansables, contra las rocas.

Y me gusta permanecer inmóvil en la orilla y sentir cómo te atrapa y te hunde poco a poco, cual trampa líquida y mortal. Y presentir el peligro de dejarte arrastrar hacia el abismo…

Y soy más libre mientras tanto, quedándome rendida ante ese dios, el Sol majestuoso del atardecer, que platea la superficie marina derramando destellos de millares de espejuelos que te deslumbran insolentes. Y observar cómo penetra, envuelto en llamas anaranjadas, suavemente, en esa inmensa y profunda balsa de cristal del gran océano.

Y vuelvo sobre mis pasos…Y soy más yo… dejando en la arena mis recuerdos…
¿Qué tendrá el mar…?

Texto y foto: María Prieto
La Antilla (Huelva) Julio 2018
11
5comentarios 81 lecturas prosapoetica karma: 122

La constelación de escorpio… poema dedicado a Malu Mora. Encadenado a su corazón de escorpio

(« Se ve una estrella brillante
de color rojo intenso granate
llamada corazón de escorpio
en su coraza en lo más hondo »
Malu Mora
.
Me abro paso por entre los cañaverales
bañados por las costas del mar,
sus hojas largas y ásperas
como brazos de hinojos
ligeramente me tocan
y me explayo, me sumerjo
me ahogo en un acogedor frenesí.

El inmenso cielo nocturnal me atrapa
tan vasto y seductor
millones de esferas rodando
dando vuelta en círculos interminables.
son muchas las estrellas colgadas
entiendo a Neruda
quedó fascinado al ver su cielo estrellado.

(« Donde nacen pasión y amor
y como lava incandescente lo cubre
allí preciso nació el mes,
mi mes tan amado llamado Octubre. »
Malu Mora

Enciendo un cigarrillo
y el mar bate las olas contra el terraplén
infiero, que ese mal comportamiento ya es habitual

desde que la luna moteada abandonó el celo.

Prosigo con mi contemplación
y veo en la lontananza una estrella que me cautiva
busco los binoculares
y observo un gran compendio de destellos
incandescentes y llameantes
y me llegan como dardos de luces
su residual existencia

Antares o estrella de escorpio.

La gallarda estrella que oscila ataviada
con traje rojizo o rojo granate..

Recuerdo al profesor de Historia y Geografía
que nos hablaba como ufano lector de la mitología,
como el gigante Orión
cazador infatigable permaneció eclipsado
por Artemisa, la Diosa de los bosques vírgenes
a quien azoraba con pudor aparente
y pretendía hacer suya,
pero en su afán por ser liberada
fue salvada por un escorpión
que abstraído se paseaba por la vecindad del bosque
de tenazas mordientes y veneno mortal

y aguijoneó al gigante interrumpiendo el acoso,
leyenda de un Amor no correspondido.

Oh, mi musa del templo sagrado
mi adorable poetisa refulgente
gracias a tu moro salvador
te libraste de las manos del gigante Orión.

Y fue así como la princesa, hermana de Apolo
colocó al valiente escorpión 
a reinar en ese espacio de miríadas envolventes
en el pedestal del cielo azul
dando origen a la constelación de escorpio.

Y desde ahí la estrella rojiza
conocida desde la antigüedad
protege a todos los nacidos entre el 22 de octubre
al 23 de noviembre.


Personas de buen temple
tenaces y de buen corazón...

Como mi amiga Malu Mora.
leer más   
17
17comentarios 125 lecturas versolibre karma: 140

Viejos Libros

Manipulo mis viejos libros, haciendo un titánico equilibrio en mi desarreglada biblioteca. Ideas desparramadas como fuegos artificiales que se desvanecen en la oscuridad, la tarde decidió apagar todo destello solar, por eso, la penumbra reina y todas las tardes no son lo mismo desde que no estás.
Mi banco de memorias no sustenta tantos recuerdos fugaces y mis libros se llenan de conceptos extemporáneos. ¡Qué incomodidad! ¡En el mundo ya no se puede vivir sin agua!. Creo hallar la razón de tanta metáfora en contra de los desiertos, Sin embargo, me levanto con aplomo, intento mirar hacia el jardín: nada digno de admiración, me vuelvo a los libros, donde plasmaron hombres pensadores revolucionarias imágenes fantásticas sobre libertad, sin pulsar una tecla en el origen de la opresión; ¿Cuál es el nivel de libertad de un ser que oprime a otro?
Mi perra asume que estoy enloqueciendo. Yo, no la contradigo. Ya no invierto tanto tiempo en ejercicios, la bebida gana espacios en mi precario tiempo. Debussy delira dentro de las muy golpeadas cornetas que algún día afortunado, tuve el acierto de comprar a la corporación Lenovo. ¿Ejercerán control sobre los libros algunos perjuicios?; primero tendrían que valerse de existencia, sin duda, aun sin existir, hay libros diabólicos, perjudiciales, malignos. A mí me sirven para recordarte, me complace saber que en algún, tiempo viajaron apretados a tu pecho, sobre tu seno izquierdo. Me complace saber que alojan dentro de sí, algo que yo no sé, algo que nunca sabré, y, restos de tu ADN, me perturba que no descifren el hondo significado de la ausencia. Tu ausencia.
Quedo a merced de una brutal incertidumbre.
Los príncipes ya no rigen los estados (salvo pocas excepciones), ni esas ecuaciones, son útiles para el desarrollo de motores asíncronos. Libros viejos que pululan en veranos con sus hojas marchitas arrastradas por el viento, libros ancianos mendigando un poco de vigencia en redes cibernéticas donde una fluctuación de electrones desmienten a Darwin, al tiempo que se someten a los designios de un tal George Bool.
Hojas muertas donde se erigía al maestro como líder y se idolatraba a artistas ya fenecidos y que muy pocos recuerdan. Derechos de autor consignados en tribunales siniestros, consagrados al más abismal de todos los olvidos. Crónicas de hombres a caballo en un mundo de motociclistas, historias de audaces guerreros e intrépidos espadachines que dieron la vida por el trono donde los emperadores, se cagaban de la risa ante la hipotética alusión a un misil tele dirigido. No creo que haya en este mundo, persona alguna que te recuerde tanto como yo.
Quizás porque el tiempo es breve para amar y vivir (es lo mismo) alguien inventó la cursilería y la diseminó en libros de poemas y canciones desazonadas tan patéticas como celebres.
Para que no mueran los recuerdos, deben releerse y re escucharse , evocando aquellos sucesos fugaces e inconstantes que despertaron el divino y cuestionado germen de la felicidad.
No quiero describir el terror que los libros obsoletos reproducen en mi subconsciente, así como no quiero pronunciar una palabra vinculada a los sinónimos de la soledad, elijo ahogarme dentro del vaso donde serví mi último trago y aceptar con gallardía de quijote el papel que los abominables duendes del destierro escogieron para mí.
En algo que debiera ser una réplica de mi retina, dentro de mi cavidad craneana, guardo junto con otros asuntos ligados al recuerdo, una imagen perfecta de la visión última de tu cuerpo.
Le debo mi saber, a unas páginas, hoy turbias que diluyen las opciones que tengo para amar o vivir (es lo mismo) a un número infinito de deberes y obligaciones fallidas, por ejemplo: mi perra asocia mi locura a tu inevitable despedida; pero su percepción cambia, cada vez que pongo esmero en alimentarle, por lo tanto, mi cordura prevalece sobre la presunción frustrada de un disturbio emocional causado por tu partida.
Luché por mantener mi fe en aquellas demandas que subraya el sentimiento…he sido un producto irracional de cónclaves histéricos cuyos efectos visibles se disolvieron en rabias y omisiones, porque no quise ser el paladín que los libros reprodujeron en tus sueños, fui mas bien, demasiado real, demasiado imperfecto, como diría Nietzsche:” demasiado humano” para merecerte.
En los viejos libros que mi destierro y la suma de mis miedos condenan al abandono y al desprecio, se va el aroma que desprendía tu cabello intervenido por el viento de los veranos frugales, aquellos juveniles y de tiernos carnavales dibujados en tu piel.
Vivimos tiempos de libros, bajo la sombra, en el frío, en días lluviosos y soleadas esperas furtivas, eran tiempos donde las páginas por escribirse nos ofrecían sus líneas. Todo lo negamos. Sucumbimos ante el avance de las auroras y ocasos que ingenuos textos dibujaron en nuestras voluntades para mentirnos dulcemente en la suprema fantasía de sustentar el amor en las distancias, bajo el argumento de que era capaz de sobreponerse a la muerte.
Un legajo de finas hojas que el tiempo ha tornado amarillentas, se desliza por mi mano con la actitud monstruoso de las bestias marinas con que nos ilustró Verne sus viajes; tal como materializaste el tuyo, sin boleto de retorno.
Libros tan antiguos, que el paso del tiempo los hizo incapaces de superar el avalúo de los agentes aduanales y demás costos de acarreo.
Textos que subsisten planteando pertinazmente una improbable resurrección de los cuerpos que han muerto. Viejos libros tan amados, que mi desidia obscena conducirá irrevocablemente a la incineración. Con ellos, arderá todo lo que fui, todos mis recuerdos, todo lo que tuve y todo lo que amé.
leer más   
5
sin comentarios 32 lecturas relato karma: 74

El espejo, un cazador

Ayer cacé un rostro en el espejo,
tenía la huella que deja el deseo

la mirada de un reloj que parpadea,
los labios de un trazo negro,
un gesto a punto de desplomarse,

un borrón reflejado,

y las letras ya no se veían,
mudas como una lengua caída,
sin entender el verbo,

habían perdido el eje,
marchitos rebosaban vocablos
de entre los dientes,

mis dientes,

mi horizonte tembló,
no hay tanto donde caer,
hasta el cielo se tropezó,

se hizo noche,
negra,

antes veía estrellas
al raspar el cielo,
ahora,
he dejado de vislumbrar
destellos detrás de todo,

ya no voy al encuentro del milagro.

/
leer más   
27
22comentarios 151 lecturas versolibre karma: 143

Apartado de tu toque

Yo te amo... te amo porque tu mente esta en la mía, porque tus ojos son la puerta a esa singular intriga que reside en tu cabeza. Tus frases siempre están incompletas más no es ningún problema ya que nuestra mente se conecta.
Hoy tu me diste eso que estuve esperando, una clara señal de vida, un destello que abre interpretado como una posibilidad de lo imposible. Hoy fijamente me miraste, en mi tu mirada clavaste, mi brazo con tu calor tomaste y mi corazón aceleraste. ¡¡Ohh miserable de mi!!! Obtengo tu amor cual preciosa señal, obtengo la posibilidad de al fin trascender los estereotipos y amar y de cierto a perder lo tenía que echar. Mi brazo luego aparte no por no querer sentirte, sino por miedo a ser probado y luego desechado. Me aparte de tu amor y de seña por miedo a ser parte de una malvada prueba, por miedo a perderte y nunca más con migo tenerte, nunca más ese calor sentir y ese enamoramiento imposible dejar fluir.
leer más   
2
sin comentarios 36 lecturas versolibre karma: 15

La ninfa de aguas profundas...

Los ojos verdes de Beatrice,
la hermosa ninfa de aguas profundas
que conocí en los fríos mares del sur
de geometría perfecta, aliento exquisito
y de singular belleza.


Su fina estampa es producto
derivado de un crisol de razas,
su mirada suave como la luna
cuelga sus destellos
de lucero errante;
dando paso al gentil forcejeo
entre el rubor
y el deseo clandestino.


El aire húmedo
de su aliento fogoso
hace pompas como el colibrí
cuando toca las flores
de los tallos de cedro
plantados
en una tarde de febril encuentro.

El basalto que arrancamos
con el ensordecedor
grito del deseo,
muestra sus grietas,
regurgitando en la noche irreverente
como serpientes desplomadas
atravesadas por lagos inquietos.

Oigo el gruñir de las gaviotas,
los alcatraces, las medusas
y las focas juguetonas
retumbando
en el desván nocturno;
acompañan el fortuito eco
de nuestro silencio.

Una leve ensoñación
y estoy empapado
por un gélido roció
mi ventana  
que esta frente al brumoso mar
deja entrever un bramido
y se doblan los maderos
las persianas azules se agitan
y las olas inquietas
se mecen en un suave vaivén.

Mi ninfa de cabellos brillantes
a zarpado y me ha abandonado
a su suerte
dejándome con un
deseo resistido por el olvido.


www.youtube.com/watch?v=tEAc2IeBn3M
www.youtube.com/watch?v=Bx51eegLTY8
leer más   
20
4comentarios 48 lecturas versolibre karma: 125

Con la vida boquiabierta

Destemplado por los celos
fui arropado por tus piernas
y en el mar de lo incorrecto
zambullimos nuestras penas.

Una balsa, nuestro sexo,
que a querernos nos condena,
fulminando con empeño
cataclismos y tormentas.

En un beso aquí en el cuello
es donde todo comienza,
con un frágil titubeo
y tu piel en mi cabeza.

De reojo hay un destello,
en tu mirada, sutileza...
se me erizan alma y vello
al vivirte tan de cerca.

Desvalijas pieza a pieza
el sentido entre mis manos,
voy perdiendo mi entereza
en el tacto de tus labios.

Tantas cosas... tantos casos,
tanta queja con agravios,
que llega el momento y dejas
que nos lleve a lo más alto.

Ahora salgo por la puerta,
a una nube parte un rayo,
una Luna recubierta
de un canela nacarado

me recuerda que a tu lado
la alegría se despierta,
ves lo bello de lo raro,
con la vida boquiabierta.

Aún te llevo en mi alacena,
con tus ojos entornados
y tus gestos de doncella
de una corte de mil años.

Y recaigo en tus lindezas,
el deseo en tus abrazos...
En mi calle, que desierta,
muestra el cielo en tus bocados.

Paso el día enamorado
por el rastro de tu huella,
lo comento en el trabajo
y se lo explico a las abuelas.

Tu alborozo y desparpajo
abre en mí esa compuerta,
arrancándome de cuajo
los complejos que te insertan.

En una existencia incierta
eres tú mi buen recaudo,
cuando el lastre al cuello aprieta
con tu olor me desenlazo.
leer más   
17
8comentarios 116 lecturas versoclasico karma: 139

Pensativo

Aquí recostado estoy placidamente en mi cama
En el día Puedo mirar por mi ventana como el sol ilumina la mañana
Puedo escuchar como las aves cantan con regocijo y alegría
Y puedo sentir como el viento resopla por mi ventana
He podido notar como Florecen las flores , su dulce aroma recorren mi cuarto
Desde mi ventana observo como las estrellas acompañan a la luna
Iluminando la noche oscura con su brillo y destello , que hacen más bonito el cielo
leer más   
5
1comentarios 40 lecturas relato karma: 66

Sincrónicos Síncopes... (((Polipoesía)))

SINCRÓNICOS SÍNCOPES
((((Polipoesía))))

Comprendemos
Del césped el cincel…Del cisne el cinturón.
Del
Tablero el taladro
del
talento/tangente/tangible.
Teje-que teje…Y que deje…
Tejiendo temibles témpanos.
En
la estrofa rota y honda
pestaña piadosa/pólvora pluma
maravilladas/matanzas/mecánicas
melodiosos mercenarios mínimos mimbres.

NOMBRES
DESLEALES
DELEZNABLES
DESMADEJADOS

De la calle en que flotan las palabras
PA-LA-BRAS… ¡Bruma y vapor!.
fácil fábrica falsa fangosa ferviente.
SER-PIEN-TES... ¡Honorables gusanos!
con una lenta humedad de signos
salvavidas sangrientos selectos sepelios.

DO-LO-SOS… ¡Abismos embelesados!
en la leve nieve del cabello
galante galope garbanzo gardenia
que ciñe al respirar
rayos rebaños rebeldes
Y… Y… Y…
huracanes y palacios
…graznando…
con lecho breve
…graznando…
al desliz de yerma punta
…graznando…
entusiasmo del diamante
…graznando…
espasmo del mercurio.

P.O.R.
el ruido que dibuja esa sombra
maligno manubrio.

P.O.R.
el hielo nervioso anudando el insomnio
SOSO-NO-RO.
De las piernas de piedra
PARCAS
de las pintorescas pirañas
PARCAS
de la seda en los dedos crudos.

Vaya
Vaya…Facineroso
Vaya
Vaya…Forastero
Vaya

S.E.M.B.R.A.N.D.O.
Oscilación de agujas y cuchillos
SEM-BRAN-DO.
Oscuridad de ondulación de caderas
SEMBRANDO
Labios de calderas fuegos hielos hieles.
S
EM
BRA
NDOO

Empapado cuando lee
el destello
huyendo efímero
sobrecogido estupefacto hastiada hebra.
Rincón incierto de rosa a destiempo.
ROSA
Por el imposible olvido que crece
ROSA
Que cercena que sofoca que corroe
ROSA
y cobra al recuerdo renta
ROSA.

Superfluo redundante vacuo
HABLAR LIGERO
triquiñuelas en las esquinas
LIGERO HABLAR
suculentas sinuosas intransigentes
HABLADURÍAS
despectivas rupturas disímiles
E.G.R.E.G.I.A.S.
espinas en el tiempo justo.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez.
(Tanto del texto como de la imagen)

POST DATA:
Información útil

es.wikipedia.org/wiki/Polipoesía

Lea más: www.latino-poemas.net/modules/publisher/article.php?storyid=25368 © Latino-Poemas
leer más   
17
10comentarios 85 lecturas versolibre karma: 142

Tardíamente... (Texto Neosurrealista)

TARDIAMENTE
( Texto Neosurrealista )

Escribió tarde su tierna muerte y tarde su vieja
vida. Fuera de sí mismo en las letras se le veía,
saltando entre nubes escondidas en el bosque
tembloroso, con las manos en la luna, y el hoy
en los cabellos de los últimos recuerdos en el
patio que jugaba.
Con el fantasma de sí mismo,
por el cartón de la calle asolada, vivió poco, y
murió mucho, haciendo de su inmortalidad un
florero con pétalos ciegos, en la raíz seca del
fondo más alto, arenoso cuando duerme el olvido,
y se esconde un manojo de recuerdos en el
espejo del ropero que ya no soporta la escuela.

Y luego dice : La brisa ya no quiere el impulso
del fuego, así que tiraré esta noche en el bote
de basura, donde naufraga el acordeón pensando
en la guitarra de las tardes voluntarias.

¡ Claro que sí !... Porqué dejó la sal de soportar
al mar, el frío del hielo, y el pasar del tiempo...
Arrancándole cadáveres al grito del árbol que se
fuga, leyendo con un lago las últimas noticias de
la ruta más barata al cielo más cercano, con el
perdón en oferta, y la fé de invitado, sin sacar la
lucidez de los zapatos, ni las rodillas cautelosas
del aplauso.

Ningún infierno quiere ser ya su
nodriza, y la cárcel desdichada, huyó sin escribir
la lista que la libertad fuma, cuando corre el rojo
pedestal opaco.

Después, la soledad vuelve a su casa, y se queda
encerrada en el sueño de una alfombra, que pide al
cuarto las paredes confidentes del techo desterrado
por el piso, que a la lepra teme, y toca el perfume
repentino del marfil, y del café recalentado.

Aquí la fiebre se pregunta, y le grita en cada hueso,
del papel, y del dolor sin hacer nada, al salir por la
ventana que destella, y desconcierta al cuarto junto
al cuento rebelde, al saber de los trenes con la ropa
raída en un largo mes inmerso, con las palabras que
muerden las letras del cuarto más pequeño, lavando
al jabón con las burbujas.

Posteriormente, partió a la mitad el último recuerdo,
cruzando a pie lo años, como traficante del pasado,
muerto y amputado, en innúmeras leyendas relatado
con el futuro como prueba, y la miel del calcetín, que
una araña lujuriosa, dejó viudo al saberlo.

Así que pensó en el azul de la lengua ociosa, con la
mano de la máscara inválida, de acuerdo a la inocencia
que arrastra, y derriba la tapa sofocante del cielo, en un
frasco, con la comezón que merece ser hervida con la
pobreza más deseada, en la colina de las ricas plegarias,
del reloj que camina con malicia en los campos irritados
de una gota, empeñada en comprender al corazón sin
conocerlo, desgarrado por la consciencia en decadencia
condenada, y progresivamente desfigurada...

En esa tarde que llegó tarde hasta ahora demasiado.

Autor : Joel Fortunato Reyes Pérez.
(Tanto del texto como de la imagen)


All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Joel Fortunato Reyes Pérez.
Published on e-Stories.org on 05/31/2014.
leer más   
17
8comentarios 77 lecturas relato karma: 135
« anterior1234523