Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 287, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Un Romance por Morente (a Enrique Morente)

En silencio baja el agua,
de la sierra a la fuente,
triste dobla la campana,
de la Vela por Morente.

Alma del carmen vacío,
que derrama entre la piedra,
una voz de luna rota,
florecida entre poemas.

Bandera de la verdad nueva,
de tono incomparable,
donde cruzan los misterios,
del talento con el arte

El aire gime herido,
en un pellizco de esencia,
¡viva el rey de los reyes,
y de los tronos de anea!

Cien cantes de fuego tienen,
las duras sienes del alba,
y un bordado de oro,
con los hilos de Granada.

¿Qué importa el tiempo al tiempo
medido en arena y olas?,
latiendo vive tu herencia.
en los centros de la Aurora.

Bebiendo la acequia clara,
los toros de la dehesa,
sueñan lances naturales,
en armonía y cadencia

Duende de amor y nácar,
ni más grande ni más genio,
sangre lleva tu historia,
por las venas del flamenco.

En trece la calle duerme,
y a San Nicolás se asoma,
una libertad de viento,
que en los bríos trae tu forma.

Maestro de propia escuela,
brillante irreverente,
credo revolucionario,
de la memoria en suerte.

San Miguel enamorado,
al que Lorca conociera,
llena radiante tres copas,
y te da sitio en su mesa.

Fiebre fría de metales
nace escuchando el eco
no queda cabal ni fragua,
que no temple tu acero.

Ceñiste al compás la seña,
de tu gloria infinita,
nunca habrá grito que calme,
el dolor de tu partida.
leer más   
11
6comentarios 97 lecturas versoclasico karma: 120

Descrismarse Evanescente... (Cuento Experimental Neosurrealista)

DESCRISMARSE EVANESCENTE
_(Cuento experimental neosurrealista)_

Subió al lomo del viejo libro y rodeó la mesa,
de camino hacia el librero. Le acarició suavemente
con los dedos temblorosos. No tardó en llegar al
rincón por la cadena de penumbras que separaban
las sombreadas paredes por la moribunda flama
de aquella lámpara agotada. Una cabeza de lagartija
pálida salió suavemente como las plumas del gallo
declinando cantar de noche a la luna a medias entre
las piedras sobre las hojas más qué otra cosa...

Había qué pensar no solo en el dinero de la renta,
sino en la comida escasa al borde del camino
justo para cualquier hambre desesperada de la
impaciencia qué no se sacaba ni siquiera del bolsillo
más roto por no estar destinado a liberarla cómo siempre
antes de las primeras palabras.

Esta carta era de las qué no pedían mentiras
qué puntualmente le proporcionaba el más moderno,
y avanzado desempleo. En el gozo perdido de la vida
humedecida como arena desterrada que abrasa el
sol, y refresca las angustiosas noches. Dónde los
viejos sueños huyen como ruedan las hojas secas
por las brisas perdidas de los otoños cargando las
tardes en la sed del alma, niebla trás niebla.

No dejaba de correr de puerta en puerta violentamente
capturando el miedo de las ventanas en caso de caer
un meteorito... Allá, cual mariposa qué en los volcanes
se acrisola con las amarguras franqueadas por el buen
sol de los primeros días contemplando la tristeza
clandestina, haciendo contorsiones ávida de inmolar
ídolos solemnes de bronce sin rumbo ni veredas.

En aquel tiempo se produjo una pausa, y el vacío había
puesto su peor cara por algo qué nada tenía qué ver
con el asunto. Había sido un día fructífero, encontrando
muchos casos igualmente desesperados, urgentes
e ineludibles... Bien sabía qué con el paso de los años
esto será cada vez más difícil de olvidar, en las escalas,
en las nuevas formas de recordar, y con la simulación
del equipo adecuado el motor del mismo dejará su lugar
a uno distinto más allá de los sistemas de frenos frontales
qué con el tiempo no han querido modificarse. Entrando
en el futuro totalmente desarmada la consciencia, y en
partes múltiples fragmentada la más mínima atención.
La noche en miniatura corría por el bosque soberano,
buscando un consejero en el difraz de una almohada.

Así qué...
Recogió las goteras del techo, dobló la tierra del piso,
y cubrió el frío con los agujeros de una raída cobija en
el punto central dónde el desaliento aprieta la debilidad
de las noches anteriores. Pensaba irse al olvido de la
región desierta aislado en una lobreguez amarga.
No se permitiría consumirse en una lucha insana entre
las ramas indiferentes al deshojar sus flores en la cumbre
del granito de los pájaros sin trino, ni fundirse en los días
por el desconsuelo qué postra al mismo eco ruinoso.

Pasaba del olvido reciente a los viejos recuerdos recostado
como la espuma magnífica y distante allá en el valle del
fondo anochecido... Y se decía, vaya forma de alivio.
¡Mañana será otro día!... Y claro, con el desnudo torrente
y la fugaz sombra del sol en retirada en los empedrados,
con el desenlace inevitable cubierto de esperanzas en su
guarida... Estiró un bostezo sobre las piernas para demostrarse
lo qué nunca había soñado por falta de una perfecta toma de
consciencia de la decisión...

El insomnio sería completo proliferando de día, y agarrándolo
de los pelos en la prolongación de las nubes, en la rápida carrera
al colchón recorriendo las vagas siluetas de carcomidas esperanzas,
y cuándo esa primavera llegaba destrozando al invierno con sus
verduras, sin la piedad campesina del tamaño de unas gotas de
sobresaltos queriendo saludar la imagen deteriorada del espejo
indiferente, cuándo la angustia es tal qué se anticipa a la eternidad
más próxima y con más vitalidad.

Evanescente y racionalizando el dolor inmediato al morirse
plenamente, y adquiriendo las cualidades acumuladas por la
inmensidad de una acción hábil qué se capta instantáneamente
por el gesto clásico al percibir la importancia de la propia inexistencia.
La noche era cada vez más íntima en la profundidad qué estremece
y sacude las mismas procesiones de las pesadillas decoradas.
¡Y estaba sumergido en el descrismarse!...
Lo qué significa la libertad absoluta, distinta, totalmente transformado
fuera del tiempo dónde subyace la tristeza infinita... La tristeza de darse
cuenta de qué uno ya no es el florecimiento del ocaso, ni relativo, ni
comparativo, ni resultado de la influencia ambiental qué implica el
sometimiento al cruel sistema caduco...

Así transcurrió largo tiempo durmiendo en el sublime estado en qué
se encontraba, y pudo inventarse nuevamente en el peltre despostillado
de la vasija qué abrigaba su reciente incorporalidad, flotando al retornar
al botín de cosas inútiles qué se adueñan aniquilando la esencia de
los últimos indicios del orden... Con la luz de una sonrisa perdida.

___Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez.
(Tanto del texto como de la imagen)


Lea más: www.latino-poemas.net/modules/publisher/article.php?storyid=12758 © Latino-Poemas
leer más   
12
6comentarios 47 lecturas relato karma: 125

(In)quietud

I

Volé tan bajo
que al rasparme la piel contra el suelo de concreto,
al abrir la carne a la arena y piedrecillas,
al aterrizar herida y rodando,
las palabras se escaparon,
se perdieron en el vacío negro
de una mente estancada.

Quieta quedé,
a la espera del retorno de la paz.
Muda quedé,
tragué las palabras para que no
avivaran más el fuego
que comencé.

Millones de segundos,
cada uno trajo una interrogante.
Desfilaron atolondrados en el cerebro,
bailaron regocijantes de mi pasividad,
de mi ignorancia.

Escribí sin sentir,
escribí por que había que escribir
y cada palabra que tipeé
esperó al pálpito del pecho
que no llegó,
mas escribí.

Vi las caras ir y venir
Dicen nada, son nada para mí.
Escuché las risas vacías,
la conversación banal.
Como un fantasma la ciudad crucé,
en el día a día de quehaceres
en la misma ciudad,
por las mismas calles,
a la misma hora,
por las mismas razones.

Anestesiada e invisible,
drogada de ficción,
alérgica a la realidad,
intóxicada de música,
rumeante de azucar,
feliz para mí sola,
indiferente para los demás.

Callada por dentro y por fuera,
avanza el día y la noche trae nueva paz,
una pasajera,
una débil,
mas es paz.
Temeraria a la nueva mañana,
sonriente para el resto,
añejada en el interior.

Densa como el concho del vino,
el que nadie bebe,
rica como la miel,
esa opaca, esa dura,
grumosa,
esa relajante en el paladar.

Acorralada entre la silla y el computador,
entre la mente y el mundo,
entre él y la soledad,
entre el corazón y la razón.



II



Una búsqueda sin cara ni nombre,
la intranquilidad en el núcleo.
Segura de la rutina inamovible,
esa protegida por el miedo,
la búsqueda continúa.

¿Dónde está?
Veo sus ojos en mi mente,
sé como ha de lucir.
Escucho su voz en mi interior,
sé como ha de sonar.

Soy el sueño de nadie,
y Él, inexistente, me inquieta.
No puedo recorrer el mundo
para encontrarle.
Atada estoy,
y aquí sin más soy.

Se cobija en mi memoria
como un sueño que no puedo recordar,
escondido detrás de la siguiente esquina,
esa que temo doblar.

Que busque belleza obvia a su ojo,
esa en mí no encontrará.
Que pueda ver más allá de la fachada,
quizás no podrá.
Quizás no querrá.
11
4comentarios 53 lecturas versolibre karma: 135

Hipócrita

Maldito veneno que corroe por tus venas
te pavoneas diciendo que amas sin penas,
vacía siempre estas pues el odio no llena,
“amiga” te dices llamar gritando como Hiena.

Te quema la lengua víbora indecorosa,
La envidia te ha hecho ser rencorosa,
yo soy feliz y eso carcome tus entrañas,
y aunque quieras no me tocas con tus mañas.

Miserable ser con veneno que te mata,
cuidado con tu lengua, con ella te atragantas,
es tanto lo que escupes que parece serenata,
usaré tu lengua a ver si mi piso abrillantas.

Ser despreciable con doble cara,
increíble como te escondes tras una mascara,
pero siempre supe detectar a las canallas,
me regocijo ver que mi instinto no tiene fallas.

Te veré caer del trono en cualquier momento,
estaré lista para aplaudir en el primer asiento,
nunca le deseo el mal a nadie en la vida,
contigo haré una excepción mi amiga querida.
leer más   
6
2comentarios 35 lecturas versolibre karma: 105

Toma 713 ¡Acción!

Tomo las riendas
de la casualidad,
busco en el salón de baile
espejismos de corazones
que quedaron a media puerta.

Tras la mesa de almas gemelas
solo quedan globos de agua
y una obsoleta llave maestra.

Se oye el chasquido de la claqueta,
eso indica que todos los camaleones
debemos posicionarnos exactamente
en la escena inacabada de ayer.

"Apoyo un pie sobre la pared
de la caseta de información turística,
espero a que Margaret doble la esquina
con su viejo coche verde
y me recoja a las siete y media".

Llevo repitiendo esta escena
como el más supremo ritual
desde hace dos años
como si no supierara
que ella ya no está.

He leído en el diario
que va a llover,

que la playa está cansada
y prepara oposiciones
para ser piscina municipal,

que la vida sobreactúa
al caer la tarde,

que los cromos
son etiquetas con códigos de barra
memorizados en las cajas
de los supermercados.

Tomo las riendas
de la casualidad
y me resguardo junto a dos señores
bajo el toldo de un kiosco.

Dicen que pronto
abrirán las tiendas
y podremos comprar
un paraguas por tres pavos.
leer más   
14
3comentarios 54 lecturas versolibre karma: 139

Turno de noche

Él, tras años de servicio, salía una tarde más con el chaleco antibalas acoplado al cuerpo, no contaba al doblar la esquina, con la mirada en ráfaga de unos ojos negros que perforaron sus defensas, a golpe de latidos calibre 52. Tras varias horas atrincherado al refugio de una taza de café, terminó en una cama de hospital, donde ella, con aquellos ojos negros con licencia para matar, tenía turno de noche.....
leer más   
8
sin comentarios 19 lecturas relato karma: 106

Las grietas de la tarde

Las grietas de la tarde,
el pavimento del cielo,
los baches del viento,
el tráfico pesado de golondrinas,
el alarido del sol
que otra vez muere
como tantas veces,
los ojos del silencio que se abren,
el guiño del dolor,
la sombra del tiempo
con su luz negra intermitente...

tañen los pétalos de la malva,
las bisagras del recuerdo
abren las puertas
a los tiempos difíciles
que se están yendo
dejando su estela de sangre;
el polvo de la sangre,
la herida de la sangre,
el olor estridente de la sangre...

las campanas se abren
comienza la primavera,
doblan las campanas
por un millón de hojas muertas,
repican los segundos de cobre
por un millón de instantes que desfallecen;
los buenos, los malos, los peores...

sufre el sauce y llora,
se regocija el cedro y canta
con su voz de júbilo nuevo,
la noche se aproxima
para borrar el rastro del llanto
para borrar las huellas del invierno
para sepultar las hojas muertas,
y quizá amanezca
y quizá resucite el sol
y quizá la esperanza
y quizá el amor
y seguro el amor...

... volverá a latir
en el seno del alba




~~~~~~~~~~~~~~~~
@AljndroPoetry
2018-oct-8
leer más   
29
32comentarios 176 lecturas versolibre karma: 141

Entre la primera y la segunda anda el juego (para @MarcZarzosa)

Me divierte perderme en tus versos.
Te gusta jugar a tejer telarañas con las palabras.
Buscar enredos y hacer mil líos
con las risas y las rimas
Frases que siempre dicen más de lo que cuentan.
Espero que ahora tú encuentres el mio.

Escondes el alma de trovador,
recitas en verso con máscara de payaso,
tus odas, tienen duende y cuentan cuentos.
Hermosos poemas con doble fondo y mucha miga.
Amigo , ahora te toca a ti mover ficha.




Hortensia Márquez



Jugando con las palabras como el amigo MarcZarzosa, en el título está la clave. Se puede animar a buscar quien quiera.
24
31comentarios 166 lecturas versolibre karma: 129

Mi dulce canción de Blues...

Del agreste Memphis.
Del tosco
y rustico suelo.
Por las inmensas pestañas
de los umbríos sésamos, 
un sonido seráfico
bordado con hilos
de argento caudal
y nostálgicas señales
que se fraguan en la distancia
como ondas o voces
acariciando mis
membranas
audibles.

Mi dulce canción de Blues.

El atardecer y el ocaso
enmudecieron.
El silencio
quedó estacionado.
Solo la silbante brisa
de este otoño senil
me trajo
tu ardiente melodía.

El cancionero de preguntas
y respuestas
narra los siglos de sumisión
del sostenido
lamento profundo
de tu negritud.
.
Mi dulce canción de Blues

Por muchos años
te segaron el alma.
pero ahora,
toca mis desiertos
cual yermo dibuja la nostalgia
y has que se despierte el Blues.

Mete tu mano
en el enramado metafórico
del canto profundo,
canto litúrgico.
el campanario de la iglesia
sigue doblando
sus campanas.

Naciste del azul profundo
y del cerril océano
te levantaste
silbando va
por entre puentes
y montañas

Mi dulce canción de Blues.

Voz cortada
el rostro salvaje.
La niña que creció
en campos
de algodones
todavía te canta...

Tristeza y melancolía,
dulce melodía
son sentimientos
de una misma sintonía.
Alegre sonido rasgado,
que inocua es la pasión,
no le hace mal a nadie.

El mundo conquistado
fue tu confidente.
Y la rebeldía
se hizo canto
por siempre serás…

Mi Dulce canción de Blues.

Ramón Pérez
@rayperez
Venezuela

Cualquiera que escoja de estos link, estará disfrutando de un buen Blues.

www.youtube.com/watch?v=X70VMrH3yBg
www.youtube.com/watch?v=71Gt46aX9Z4
www.youtube.com/watch?v=J4YPMiFaPWo&start_radio=1&list=RDJ4YPM
www.youtube.com/watch?v=4O_YMLDvvnw&list=RDJ4YPMiFaPWo&index=3
www.youtube.com/watch?v=VOE3q3_Endg&list=RDJ4YPMiFaPWo&index=4
www.youtube.com/watch?v=ioOzsi9aHQQ&index=6&list=RDJ4YPMiFaPWo
www.youtube.com/watch?v=QcJ2eb3ojPM
www.youtube.com/watch?v=S5NPriAa8so
www.youtube.com/watch?v=2z9yhKZREhU
leer más   
19
9comentarios 93 lecturas versolibre karma: 132

Parados

Ella llenaba lentamente la bañera de recuerdos aún calientes, que quemarían su piel bronceada de soledades, mientras tanto, el espejo le devolvía cada piedra del camino;
un rostro maquillado de desengaño
y sombra de ojos para oscurecer su realidad.
Él comenzaba las mañanas con un café sabor al cansancio de un día que no quería andar;
corbata que anuda una mano que tiembla,
y amenaza su rostro con una Gillette de doble hoja en blanco.

Ambos afrontarían otra jornada, dejando agonizar su presente ante una pantalla de ordenador, una ventana sin ventilación exterior y vistas a un pasado en blanco y negro.

Horas más tarde, apuraba el último trago de cerveza mientras observaba a la mujer del fondo; frente a él, una silla vacía en forma de cita previa y otra noche vestida de soledad.
Ella, gastaba sus últimas monedas seleccionando por enésima vez el “All Of Me” de Billie Holiday,
en el viejo tocadiscos con frontal Mustang del 67, añorando un amor que al morir, se llevó para siempre el brillo de sus ojos.

En el fuego cruzado de sus miradas, a él, se le encendió un corazón apagado y fuera de cobertura y con mano firme aflojó el nudo de su corbata y en sus ojos, (los de ella) apareció el resplandor que un día perdió en la parada del desencanto.

El camarero los observaba, mientras vaciaba los ceniceros y pasaba un paño aún caliente,
por una barra manchada del líquido oscuro y amargo que dejan los sueños rotos...
leer más   
7
4comentarios 67 lecturas relato karma: 94

Anónimo Anónimo Anónimo

Mientras monto un columpio
entre dos estrellas
se acerca un gato
que oculta su rostro
tras una careta de gato.

Me entrega un Anónimo,
al menos eso es lo que pone
en esta hoja arrancada
de una libreta de dos rayas
perfectamente doblada y perfumada.

Con paciencia voy abriendo
y en su interior encuentro
unas palabras escritas
con nitrógeno y polvo de cobre:

"No se lo digas a nadie"

La intriga me puede,
paso del columpio
y me deslizo a toda leche
por el hielo de la baranda
hasta la ventana de mi casa,
¡joder está cerrada!
ahora toca bajar al portal
tomar el ascensor
y rezar para que tenga las llaves.

Dentro,
me apresuro y busco
en el listín telefónico
a todos los que se llamen
Anónimo Anónimo Anónimo
de esta ciudad,
ya más me da pereza.

Son unos 569.000,
no tengo saldo
para llamarlos a todos.

¿Qué hago?
la cosa está jodida,
mi helicóptero se lo presté
al pez quebrado de la estantería,
los operarios del tren
han secuestrado todos los taxis,
los soldaditos de plástico
se han pillado una tele nueva
y pasan de ayudarme.

¡Vaya plan!

Bueno pues paso,
el Anónimo olía bien,
en fin,
me montaré un pequeño recreo,
me beberé unos íntimos tragos
de licor de soledades
y ya no pensaré más en esto.

¡Mierda!
debería haber interrogado
al gato.
leer más   
24
7comentarios 92 lecturas versolibre karma: 147

Mi eterno amor secreto

Ofreció una disculpa por decir o escribir la palabra amor al llamar mi atención en las largas jornadas de reencuentro a través del maravilloso mundo de la tecnología que en este momento nos brinda el Internet…no era necesario disculparse, yo deseaba que lo siguiera haciendo (soy su mendigo de amor), todo el tiempo le mentí diciendo que no importaba, pero cada vez que lo decía aumentaba en mi la fantasía y sentía como quería salir tras de ella tomarla de la mano, abrazarla y besarla…y no dejarla ir otra vez. Es que escuchar su suave voz, la melodía de notas que recuerdan al pasado es algo que no puedo describir con palabras, lo único que puedo decir es que llegaba y tocaba todas las fibras en mi ser. Condeno mi memoria por no permitirme recordar con exactitud todo el tiempo compartidos, por dejar solo imágenes difusas de su rostro, pero su voz sigue intacta sus ojos su boca Dios mío, cómo pude dejarla ir?...
Mi celular indico que había un nuevo mensaje para mí, es 27 de agosto de 2018 6:30 am, se supone que es un día muy especial, claro es mi cumpleaños, aunque siempre lo tengo presente para mí es un día normal…tomé mi celular y el mensaje de felicitación me llenó de tanta alegría, aun así no fuera de quienes suponía normalmente me saludan, era el primer mensaje de muchos que iba a recibir en el día, pero fue el que significó más para mí, se trataba de alguien que no veía hacia 27 años, alguien que significa mucho para mí, pero que el destino indolente arrebató de mi lado.
En ese entonces tenía 14 años…14 años!! Y más aterrador aún ella recién sus 11 la diferencia de edad era casi de 4 años bueno 3 años 5 meses y 6 días, pero no es la diferencia de edad lo que me aterra, si no lo chiquillos que éramos para estar muy enamorados, ahora comprendo por qué su padre no me podía ver, era lógico tal vez me hubiera pasado a mi, si mi hija hubiera tenido esa experiencia de iniciación romántica en esa edad pero no fue así, ella espero doblar esa edad o tal vez más, al menos eso es lo que creo.
Es increíble como ese saludo tan especial hiciera tomar un rumbo diferente a mi vida ese día, lograr que alguien a quien recordaba con gran cariño pero que solo había cruzado, en estos últimos días, algunos saludos a través de Facebook, llamara toda mi atención y alcanzara el límite de la ansiedad y no es porque coincidencialmente ella estuviera esos días en mi ciudad, es decir, más cerca de lo que podía esperar, no, es porque el sentimiento y la razón tienen puntos de vista diferentes y más aún para poder reconocer la validez de una frase muy coloquial: “el primer amor nunca se olvida”.
Nuestro patio de juegos era algo increíble, era un espacio muy grande en pleno centro de la ciudad de Ibagué, con árboles frutales, lejos de vías vehiculares con el único riesgo de caer en un “abismo” que separaba nuestro espacio de la vía férrea y que en el fondo tenía una casa misteriosa a la que atribuimos habitantes con poderes fuera de este mundo por eso la dificultad más grande era evitar que alguna pelota “de trapo” o cualquier otro elemento cayera en sus dominios... de repente no recuerdo haber visto algún residente de particular morada.
He estado saturado de actividades estos días, que frustración más grande, ella estaba en Ibagué y solo tres semanas después pude visitarla en su lugar de residencia, fueron tres semanas de ansiedad, pero, por fin llegó el día, el día laboral más largo de mi vida…tomé el bus que me llevaría hasta ella y fue un viaje exageradamente largo, cuando por fin me fui aproximando al destino mi mente se nubló, el ritmo cardíaco se aceleró las piernas no me respondían, gran esfuerzo, tal vez levité y ya por fin caminando hacia su apartamento dentro del conjunto comencé a temblar, había mucho calor en el ambiente y en mi interior, de pronto la veo a lo lejos, mi visión es deficiente y más en la noche pero ella estaba ahí y yo la veía, sentí como estaba nerviosa también.
Fueron mucho los juegos, en ese entonces ni la televisión cautivaba nuestra atención, y eso que era novedad, las jornadas empezaban con la luz del día y se prolongaban hasta muy tarde en la noche, mi madre daba la pauta a los intervalos de descanso que coincidían con las horas exactas de tomar los alimentos, era la única oportunidad en la que ella asomaba su dulce cara a la realidad exterior y gritaba: Fernando a almorzar!! Y en la noche: a comer!! Porque uno no se acordaba que eso era importante hacerlo, como tampoco el momento de dormir, había que lavarse muy bien los pies antes de irse a la cama, claro teníamos más actividad que cualquier trabajador de nivel operativo.
Primero un abrazo que nunca había imaginado sentir, y que no tenía la más mínima intención de deshacer, un beso en la mejilla luego caminamos hacia el apartamento, saludo a la mamita, otro abrazo muy maternal y así entre recuerdo y charlas vi pasar la hora y media más rápida en mi vida, pero bastó tan solo una mirada, una mirada en la que nuestros ojos se encontraron y expresaron todo el sentimiento oculto en cada corazón, como si 27 años solo haya sido un día de no vernos y mágicamente sentí el amor en su mirada y sentí como ella también sintió lo mismo, luego hay que despedirse, por qué?... por qué siempre despedirse?... no ha sido ya suficiente 27 años lejos el uno del otro?
Éramos siempre cinco compañeros constantes a veces seis cuando se sumaba mi hermano tres años mayor que yo, porque ella tenía su hermana mayor, un hermano y otra hermanita menores que ella, en ocasiones se sumaban mis sobrinos 2, 4 o 6 cuando estaban de vacaciones, habían peleas de vez en cuando pero muy pocas nunca para originar distanciamientos prolongados, mi juego preferido siempre fue “el escondite” consistía en que alguien con la vista “tapada” da un tiempo, contando, para que uno a uno se escondan los participantes y al primero que encuentre viene a reemplazarlo, pero si se equivocaba cuando creía encontrar a alguien todos gritaban: “quemó la olla” y continuaba en esa posición, o si el último llegaba al punto donde inicialmente estaba el contador: “salvaba la patria”. Para abandonar su cargo como contador y buscador debería encontrar a todos los integrantes del juego, casi siempre, si me encontraban a mí la encontraban a ella…
Una semana después aún seguimos hablando de lo que fue el reencuentro y coincidimos en muchas cosas, nadie se imagina como es un encuentro de esa magnitud, es realmente maravilloso, no importa la brevedad del momento, o si estamos rodeados de toda la gente, se habla y se siente con la mirada, no importa nada más, ni siquiera el que cada uno tenga su pareja, creo que uno se enamora una sola vez y es para toda la vida (así lo he sentido siempre). Cada noche nos encontramos en el chat y he escrito casi un poema diario que recuerdan el amor que siento y la frustración por el tiempo y la distancia, pero esto no queda hasta aquí me he prometido amarla por el resto de mi vida, aunque estoy seguro que lo he hecho siempre.
Yo siempre fui un estudiante destacado en 1982 entre a secundaria mis cuadernos y mis notas eran impecables mi hermana Teresa terminó ese año la secundaria y viajo a Bogotá, el siguiente año mi hermano Albeiro siguió los pasos de mi hermana, al año siguiente estaba solo con mis padres y aquí lo más terrible: "mis amigos se van de la ciudad", una decisión con la que ella no tenía nada que ver, la obligó a irse de nuestro patio…próximo destino La Dorada en el departamento de Caldas, no es muy lejos en realidad, pero se requería de tomar un bus intermunicipal lo que implicaba dinero y por la edad…por qué la tecnología de hoy no se adelantó a esa fecha, existía el telegrama la carta, yo pensaba que eso era para adultos y lo más cruel adónde iba a enviar cualquier comunicación?, noooo…estaba perdido.
Hoy tuve que confesar que no fui constante, tal vez la rabia, tal vez ingratitud, siento que debí buscar la forma… La celebración de su cumpleaños número 15 fue en Ibagué, y nos han invitado, aliste mi mejor traje y yo con mis 18 cumplidos invité a mi mejor amiga en ese momento y llegamos con dos de mis hermanos, la novia de uno y la esposa del mayor, disfrute externamente pero mi corazón quedó destrozado cuando conocí al "edecán de la princesa"…no podía llorar solo fingir y esperar la hora de salir de ahí, afortunadamente a mi amiga le dieron poco permiso y regresamos a casa pronto, al día siguiente analizar que debía hacer, me sentí derrotado…no fui constante…si acaso hubiera sido constante?...
Ya en el 90 que alegría…otra vez de visita en Ibagué, una cirugía la obligo a regresar, es paradójico como se pueda pensar en una reconciliación en medio del dolor de una persona, pero es la única oportunidad, lleno de esperanza acudí al lugar donde se encontraba, compré algunas frutas y es aquí donde mi memoria a conveniencia, me juega una mala pasada, no recuerdo exactamente las palabras o el acto que me dejaron con total desilusión como dos años atrás…era imposible recuperarla…mejor olvidar…y seguir…
De esta manera empecé mis estudios en Administración de Empresas, pero no me sentía bien, conseguí un trabajo y ya me concentré solo en trabajar y estudiar, cuando ingresé a quinto semestre ya no quería seguir, pero mejoré mi condición laboral, en el 97 me casé y me separé después de 15 años, actualmente tengo una hija de 20 años estudiante de Arquitectura que me hace sentir orgulloso, vivo solo y sigo aquí esperando por ella…y hoy estoy feliz… estoy feliz porque he podido decir todo lo que siento y me siento correspondido…estoy feliz porque la he vuelto a ver…estoy feliz por las promesas…estoy feliz aunque sepa que nuevamente tiene que partir…estoy feliz porque me llama “amor” , no importa que sea por su dicción, estoy feliz porque me llamó “mi eterno amor secreto”.
leer más   
5
sin comentarios 22 lecturas relato karma: 47

Voz De Olvido

¿Recuerdas cuando
nos caímos
por las rendijas
del olvido?

Quedamos
rotos y perdidos,
empapados de tristeza
en una cárcel
de luces oscuras.

Se nos clavó
un invierno en los ojos,
y los días y las noches
eran como una misiva
de socorro,
donde la música
nos doblaba la voz
y hablaba por nosotros.



©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
19
9comentarios 88 lecturas versolibre karma: 135

Disuasión inusitada...(Experimental Neosurrealista)

DISUASIÓN INUSITADA
( Experimental Neosurrealista )

Ahora que la ventana está
sentada con la mañana
el cristal viene cargando
las miserias de la noche cansada.

Pues el pronóstico de riesgos carece de exactitud,
habiendo cobrado gran auge el engaño que enriquece
endulzando las pérdidas sin precedentes con el olvido
indefenso, con el sufrimiento rojo oscuro de bajas
tarifas que valora el porcentaje de suspiros endeudados,
debido a su camuflaje, los desempleados son difíciles de
encontrar en una esquina redonda, de manchas, rayas y
flequillos imitando lechos de algas para emboscar a su
presa con la mirada, la piel suave, y el ritmo lento que
niegan el olvido de las aletas pectorales y el caudal tibio.

Allá donde la casa corre
frescas las cortinas ligeras
una silla se levanta
esperando largas horas parada.

En busca de oro cerca del cañón de agua, fluyendo en
suaves ondulaciones en las barreras de fuego verde,
siendo joven y esbelto, adaptado al vehículo para la
nieve que duerme con abrazaderas a una lanza de
acero tímida y llena de dudas sobre la imagen doble
apasionada por la flor que nace inadvertida silbando
entre las linternas apagadas y los viejos calcetines
de la llanura en el lodazal, veterano administrador
convertido en un desastre glorioso, formando nubes
remolinos y mostrándose reluciente en lo tortuoso.

Porque la luz inquieta
la sombra de la mesa
sin esperanza en los platos
con el desempleo sedienta.

Para un ojo no entrenado, el desempeño parece mejor
cuando se tiene niveles de oxígeno menor en la raíz del
cabello, y las células del alma pidiendo limosna a los
talones insultados por las prótesis del espíritu infestado.
Luego de tomar fotografías a los vidrios desnudos que
mastican una puerta escondida en un florero, pues casi
todas llevan ropa como parte de un rentable negocio
cuando una nueva momia es encontrada, padeciendo
catalepsia y que despertó cuando ya había sido enterrada
la controversia del rigor mortis de memorable pobreza.

Aunque la calle calla sola
la tarde reposa lejana
entre campanas sangrientas
las nubes ocultan el llanto.

Autor tanto del texto como de la imagen.
Alle Rechte an diesem Beitrag liegen beim Autoren. Der Beitrag wurde auf e-Stories.org vom Autor eingeschickt Joel Fortunato Reyes Pérez.
Veröffentlicht auf e-Stories.org am 16.12.2014.
leer más   
14
13comentarios 114 lecturas versolibre karma: 133

El artista se ahoga en su tristeza…

Caminó
Marchó
Atravesó
Cruzó
Y al doblar la esquina,
va rumbo al escenario.

Dibujó
Esculpió
Pintó
Trazó
Su inexplorable sonrisa
y
su sagrado aliento invernal.

Alucinó
Fantaseó
Soñó
Segó
E imagina a su amada embestida
en su cuerpo de Cibeles.

Y dijo
nuestro Amor perecerá.

El retorno de las luces
el teatro está lleno
aplausos y vítores
el público lo adora
el artista llora.

Y con la ilusión rota
su corazón tiembla
sus puños doblegan
la soga,
la rabia lo invade


se ahoga en su tristeza.



Ramón Pérez
@rayperez
Cabimas, Venezuela
leer más   
19
17comentarios 103 lecturas versolibre karma: 156

-Leyenda-

Épico, sonante
envuelto en profecía.
Rubia y salvaje la brisa
en medio de la ciudad.
Follaje y rascacielos
ocaso y madrugadas,
un manantial desde la luna
que hace brillar tu armadura.

Milenario, medieval,
envuelto en poesía
suena en las voces ancestrales
y sobre el asfalto resplandece,
doblando las esquinas,
burlando las fronteras
con sus alas
de acero sobre el mar.

Y llego a ti,
como mañana soñada;
y tú me miras,
como el león de ojos gallardos
que me sostiene los sueños.



Dee Dee Acosta
leer más   
23
31comentarios 138 lecturas versolibre karma: 134

Juez, jurado y verdugo (colaboración con @Letizia)

Cuando mis errores no vea
o me mantenga en mis trece;
cuando diga "no" y "no"
o creas que mi amor fenece;

Cuando de ti necesite
que otra vez me perdones
y sean tal vez más aún
que setenta veces siete;

Cuando digas "ya basta"
de soportar reveces,
o cuando tu amor creas
que yo ya no merezca;

Si llegares a pensar
que lo nuestro acaba,
o se pueda borrar todo
con tan solo un plumazo,

O que tal vez yo no me moriría
si no estuviera en tus brazos;
que volvería a estar solo
o que soportaría un fracaso.

Recuerda que deberás apretar
bien fuerte el cruel lazo
y atar mucho mejor aún
el insoportable nudo;

Pues entonces, vida mía,
siguiendo esa línea,
serás tú sola a la vez
juez, jurado y verdugo...

Cuando eso suceda,
entonces a mi boca
escucharás
un sonido emitir...
uno que suene
a silencio...

Pero si acaso,
quieres hacerme
hablar, te diré amor,
sin ánimos de caer
en una acalorada discusión,
que mires fíjamente
a mis ojos...

Y si tal vez descubres
en ellos una llama de fuego,
no pienses amor, que es un
juicio contra ti...

Pues en pecado,
me he declarado yo
ser la primera,
y no arrojaré
la dichosa piedra...

Entonces esa llama de fuego,
no es más que el montón de defectos
de los cuales tú te haces acreedor
y que los he extinguido yo...

Dicho de otra forma:
tus defectos,
no existen en mi memoria,
pues es más grande
el amor a tus virtudes y hallo
más placer en ellos,

Que en el querer
el tiempo valioso perder
en señalar tus defectos,
los mismos que al doble
seguro tengo yo...

Lejos amor, de osar
apretar el lazo
y hacer un mejor nudo,
lo que haré será
envolverte en mis brazos,
calmar tu dolor y cubrirte
con el bálsamo del perdón,
para así demostrarte
cuán grande es mi amor.

Juez, Jurado y verdugo,
en esta historia
tan grande de amor
no tienen un lugar que ocupar.
Que se vayan donde sus
funciones sí tengan valor...
leer más   
14
8comentarios 81 lecturas colaboracion karma: 139

Dedales

Cargar la descarga
de la línea emocional
sobre el vientre intacto
de mi traje de alimaña.

Salgo del "Cabaret"
de caras perfectas y almas de barro
para reunirme con la incertidumbre
dos esquinas más allá.

Hago autostop desde la cama
con el pulgar a media asta
y doble ración de cenizas y deshonor.

Busco mis zapatos
en el mundo descalzo
con flores y dedales mágicos.

Menguan las estrofas,
ensanchan los estribillos.

Hace cien horas y mil segundos
que debería haber tomado el barco
y no haberme entretenido
despegando sombras del asfalto.

Las sirenas terrestres
se han borrado de un plumazo.
leer más   
23
11comentarios 90 lecturas versolibre karma: 147

Y porque pienso en ti a las 3 am

Y porque pienso en ti a las 3 am.
después,

quemo toda ilusión en un poema
la tele encendida marca tu ausencia
de otras noches

siempre

te llevo a todas partes
y esta soledad que sepulta en el olvido
tu nombre.

Mi cuerpo ebrio
tumba de todos mis recuerdos
todavía piensa en ti.

Y porque ya no estás,
apago la luz sin reconocerte
desde mi nostalgia;
y de oscuridad este corazón
que bajó frenéticamente

si te habías ido lejos
mucho antes.

Este amor que te tengo
sabe de profesar con devoción
tu silencio;
y conozco del miedo
de quien renuncia
perdonando
la mayor ofensa que nos hicimos
otras veces.

En vigilia.
El ruido de la ciudad
busca tu sonrisa
y yo
el peatón
el transeúnte vagabundo
dobla la calle de la esquina
que te vio pasar eterna.

Nada, como el sonido de la música
en mi habitación
donde ya no estás
adormeciendo mis sentidos.


Helados y palomitas de maíz
hacen guardia
de tantas noches,
insomnio de centinela.

No lo dudo
de todas las veces
en que te pienso,
sea esta noche y de madrugada
3am.
en que te pienso un poquito menos.
leer más   
14
4comentarios 86 lecturas versolibre karma: 134

¡Oh, Puebla! En conmemoración a la tragedia del 19 de Septiembre de 2017 en Puebla, Méjico

Brama el vientre de la tierra en su locura,
mostrando altiva su poder desde el comienzo de los tiempos,
en estruendos lisonjeros a destajo,
en variantes pulsaciones incandescentes
prepara su rugido de años silentes.

Como acto ritual la tierra mece
su eterno giro de atracción que la conmueve
y entre ires y venires su faz renueva.
Sin querer lastimar, sin ser malévola,
siendo martes en septiembre…
a las 13.14… justo allí, se estremece.

Y comienza a rugir con voz felina
y parte la roca como broca diamantina,
sin saber que al temblar su faz divina,
traerá quimeras a una población que hasta hoy llora la pena.

Almuerza el infante recién llegado de la escuela,
la abuela duerme su siesta tempranera,
en la oficina los ordenadores calculan estadísticas de ventas
y el cartero reparte encomiendas.
Día igual al amanecer de cualquier día
que al llegar pasado el mediodía,
el grito de la tierra en hecatombe,
resonó su furia en todo Puebla.

Como papel cayeron las paredes
y la corteza se abrió en grietas sin finales,
donde los gritos de la gente no se oyeron
ante el bramar ensordecedor de sus entrañas
Fue un tiempo de eternos instantes
y momentos, como cuadros en cámara lenta, días de terror,
hielos de dolor y un sol sin lumbre…
Gente por ahí saliendo a correr, buscando algo firme,
que bajo sus pies no vibre otra vez el dios de las cumbres.
Llantos de terror, pánico, escozor… perpleja la gente…
Las bocas cerradas, los ojos incrédulos,
un frio en la piel que quema los huesos
y el corazón a mil en doble latir de supervivencia.

Los niños perdidos, llorando entre las piedras,
los perro aullando el dolor de una perdida.
Escenas repetidas en cada callejuela…
Tristeza de no saber si aun su amor vive,
desolación de ya no tener casa, ni techo , ni cama,
ni saber dónde estará nuestra querida Ana.

El futuro cierto se sepultó bajo tres metros de escombros
y nuestros corazones no salen de su asombro.
Toda la ciudad quedó reducida a nada
y nuestros hermanos perdieron lo que más preciaban,
el mundo entero los acompaña
y aun así la desolación invade sus almas.

Y en números se cuentan sus réplicas,
nos dicen de trescientas setentas las vidas hoy muertas,
heridos… de a siete se cuentan los miles,
las perdidas en billones
y el dolor de ausencias medidos en infinitos galones.

¡Oh, Puebla,
que hoy llora la pena de una destrucción injusta y certera!
¡Oh, Méjico de tantos embates,
desde las ruinas siempre muestras al mundo tu grandeza!

A.B.A. 2018 ©
Amalia Beatriz Arzac
Buenos Aires Argentina
leer más   
14
6comentarios 118 lecturas versolibre karma: 130
« anterior1234515