Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1021, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Tardíamente... (Texto Neosurrealista)

TARDIAMENTE
( Texto Neosurrealista )

Escribió tarde su tierna muerte y tarde su vieja
vida. Fuera de sí mismo en las letras se le veía,
saltando entre nubes escondidas en el bosque
tembloroso, con las manos en la luna, y el hoy
en los cabellos de los últimos recuerdos en el
patio que jugaba.
Con el fantasma de sí mismo,
por el cartón de la calle asolada, vivió poco, y
murió mucho, haciendo de su inmortalidad un
florero con pétalos ciegos, en la raíz seca del
fondo más alto, arenoso cuando duerme el olvido,
y se esconde un manojo de recuerdos en el
espejo del ropero que ya no soporta la escuela.

Y luego dice : La brisa ya no quiere el impulso
del fuego, así que tiraré esta noche en el bote
de basura, donde naufraga el acordeón pensando
en la guitarra de las tardes voluntarias.

¡ Claro que sí !... Porqué dejó la sal de soportar
al mar, el frío del hielo, y el pasar del tiempo...
Arrancándole cadáveres al grito del árbol que se
fuga, leyendo con un lago las últimas noticias de
la ruta más barata al cielo más cercano, con el
perdón en oferta, y la fé de invitado, sin sacar la
lucidez de los zapatos, ni las rodillas cautelosas
del aplauso.

Ningún infierno quiere ser ya su
nodriza, y la cárcel desdichada, huyó sin escribir
la lista que la libertad fuma, cuando corre el rojo
pedestal opaco.

Después, la soledad vuelve a su casa, y se queda
encerrada en el sueño de una alfombra, que pide al
cuarto las paredes confidentes del techo desterrado
por el piso, que a la lepra teme, y toca el perfume
repentino del marfil, y del café recalentado.

Aquí la fiebre se pregunta, y le grita en cada hueso,
del papel, y del dolor sin hacer nada, al salir por la
ventana que destella, y desconcierta al cuarto junto
al cuento rebelde, al saber de los trenes con la ropa
raída en un largo mes inmerso, con las palabras que
muerden las letras del cuarto más pequeño, lavando
al jabón con las burbujas.

Posteriormente, partió a la mitad el último recuerdo,
cruzando a pie lo años, como traficante del pasado,
muerto y amputado, en innúmeras leyendas relatado
con el futuro como prueba, y la miel del calcetín, que
una araña lujuriosa, dejó viudo al saberlo.

Así que pensó en el azul de la lengua ociosa, con la
mano de la máscara inválida, de acuerdo a la inocencia
que arrastra, y derriba la tapa sofocante del cielo, en un
frasco, con la comezón que merece ser hervida con la
pobreza más deseada, en la colina de las ricas plegarias,
del reloj que camina con malicia en los campos irritados
de una gota, empeñada en comprender al corazón sin
conocerlo, desgarrado por la consciencia en decadencia
condenada, y progresivamente desfigurada...

En esa tarde que llegó tarde hasta ahora demasiado.

Autor : Joel Fortunato Reyes Pérez.
(Tanto del texto como de la imagen)


All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Joel Fortunato Reyes Pérez.
Published on e-Stories.org on 05/31/2014.
leer más   
16
6comentarios 56 lecturas relato karma: 135

Luna de guadañas

Una noche me sonrió la Luna blanca.

Desde su cara oculta
oculta sentí la invitación de la guadaña,
el brillo atrayente de su plata
esperando afilada para mi,
predispuesta entre las sombras
a responder con sus rescoldos de violencia.

Guardé en la gruta de mis dudas su pregunta.

Me respondió la voz que suena
bajo el umbral de mis portales,
la que pronuncia el nombre
de los amaneceres en mi almohada solitaria,
aquélla que le grita en su enojo y su cariño
al alma grande de hombre pequeño
que aún no concebía en mí.

De su furia nació la persistencia
de nombrarme como soy,
humano aprendiz de las memorias rotas,
tránsfuga de mis cadenas.

Yerto he sido en las pasiones,
intenso e huidizo,
mil veces arrogante,
triste he sido para afrontar mis huellas,
mis surcos en labradíos inconclusos,
pero ahora sé que amo,
aunque entre tantos juegos
haya calcinado otros tantos sueños.

Ahora sé que no me iré,
aún no ha llegado el día de partir
de esta Tierra que pretendo
asaltar con mis pasos peregrinos.

Me esperan las pisadas del silencio
de mis temores y terrores fríos
pero al tiempo la fe
para transformarme en cuerpo fiel
que apriete los dientes y las manos
cuando el miedo los asalte,
me espera la vida completa con sus letras,
con mis versos no nacidos,
guardados en estancias de mi alma.

Queda tanto por contarme,
por contarte,
por contaros…,
tanto como el tiempo de todos los abriles
que han de florecer de nuevo,
queda el llanto que me espera
cuando no me escuche,
cuando no te escuche,
cuando me extrañe y te extrañe,
pero haré que se desplace esta montaña,
rígida roca que me linda,
hasta renacer en la cordura
de olvidar el pensamiento
y crecer en los incendios del ser pleno.

Pleno ser,
habitante en instantes de sus lágrimas,
de la lluvia que de mí brote,
necesaria redención de sal y de cristales,
plena vida,
deseada en el contraste de los mundos,
aceptada en mi sonrisa,
en tu sonrisa,
en la risa que a todos nos escueza
como patria completa de hermandades.

Arrancaré la corona de espinas
que yo mismo clavé sobre mi cráneo
en algún día de mi infancia nómada,
sangraré por mi costado,
abierto el corazón,
perdonando y perdonado,
honraré mi pasado y mi presente,
mi sentir, el tuyo,
el nuestro.

Seré amante desde este fuego intenso
que me roce,
que nos roce y que nos sane
transformado a través de la palabra nueva
que prometo pronunciarme
y pronunciarte.

Amar, amarme,
amarte,
conducir en mis mareas este barco,
dejar de naufragar en mi desidia,
abarcar en la mirada la piedad,
la comprensión de tu fuerza y de la mía,
gritar, llorar, reírnos,
habitantes de esta huerta
que adivinan la cosecha
de los frutos que han sembrado.
leer más   
11
8comentarios 76 lecturas versolibre karma: 132

La Maleta

Se me va la vida.
En una maleta apretujada de tantos recuerdos inmensurables.
La arrastro por todo ese pasillo que conduce a la autopista perdida de cualquier aeropuerto
de tan apesadumbrada ciudad.
Se me ahoga la garganta ante las impotentes lágrimas del peso desbordado de la injusticia de partir a un lugar recóndito.

En esa maleta no hay espacio para tantas emociones desbordantes,
como ese primer beso en la torre oeste de Parque Central con las ganas agigantadas entre mis piernas,
teniendo la mirada fija en esa enorme valla publicitaria de la última presentación de Madame Butterfly en el Teresa Carreño.
Arrastro la maleta de la indiferencia dejando las pisadas en ese largo andar por el parque los Caobos, observando como la sonrisa de los niños se deslizaba en las aguas turbulentas de tan acostumbrada fuente.
Se palidecen los recuerdos en tan removida ciudad cubierta por la majestuosidad del Waraira Repano
Se desvanecen los recuerdos en los aires caudalosos de la grandiosidad del auyantepui ,
y la estrepitosa caída del majestuoso salto ángel.

Imperante.
Colosal.
Tricolor.

Como todos esos recuerdos.
Amontonados en tan singular maleta repleta de títulos universitarios apostillados en esa larga cola sin sentido que nos conducen a un futuro burlado.

Fruncidas las cejas,
con la rabia apretando por dentro,
y el corazón enaltecido.
Cierro la boca de la impotencia de seguir arrastrando la maleta por todo ese pasillo.

PASAJEROS CON DESTINO A…………………………….. ABORDAR……………….ABORDAR………………….

Me Detengo por un momento junto a mi maleta repleta de ensueños,
y allí logro divisar la estampa de tan nostálgica ciudad que se impone a no despedirse.

Mis ojos lloran,
lloran aun mas,
ante la incertidumbre de sentir la alegría de que algún día vuelva a encontrarme con mis seres queridos.

De vuelta.

De regreso a la vida.
leer más   
5
sin comentarios 18 lecturas relato karma: 70

Lunártico

Real,
quisiste ser
real.
Preguntar
a las
respuestas el por qué
de su existencia.
Buscar las huellas
del hombre en tus lunas
y trazar un mapa
(lunártico)
con las manchas de café
impregnadas en tu piel
para recordarle a tu astronauta
que el camino de vuelta
a casa
solo era posible
si pasaba entre tus
sábanas.
Quitarte el
abrigo de piel
para ver el
recorrido de tus
venas.
Enredarlas
y
cruzarlas
cómo destinos sin
nombre,
formando nudos
más fuertes que
los que se forman
en tu garganta cuando
tus planetas
llueven.
Apagar las luces
y observar
tu cuerpo,
el neón de tu sangre
y la oscuridad de sus nudos,
una pobre
imitación
de los agujeros
negros;
observar el brillar
de tus
átomos,
creyéndose más importante
que las estrellas que reinan
el cielo
y cumplen promesas y
deseos.
Real,
quisiste ser
real.
Todo lo real
que era imaginar
que eras el universo
en su forma carnal,
que tus carreteras
infinitas
y tus nebulosas
sin pintar
eran suficientes
para satisfacer
a la joven
eternidad.
Sí, quisiste
ser real,
pero descubriste
que estás forjada
del pecado
original,
que tus átomos no son
estrellas, sino historias
de vidas pasadas
sin contar.
Viste las
cartas sobre la mesa,
tu pasado,
tu presente y
tu futuro;
lo que fue,
lo que es y
el qué dirán.
Viste que tu sangre
no era real,
no era inmortal,
aquellos nudos
apenas se podían desatar.
Este es el final, has jugado
a ser universo
en el grano de arena
más pequeño del
multiverso.
Buscaste canciones
que siguiesen el compás
de los latidos de tu corazón,
pero encontraste sonidos
sin melodía y canciones sin voz
que se convertían en el eco
de toda una generación.
Buscaste poemas con rimas
capaces de hacer girar
el mundo
a su inversa,
pero encontraste palabras
vacías
y
arritmicas
que se desvanecían
a ser contadas, como
polvo y cenizas.
Buscaste pinturas que
pudiesen explicarte
las historias de los fantasmas
del pasado,
pero encontraste cuadros
llenos de formas
inconexas
y colores sin pulso
con nada que decir
y poco que callar.
Buscaste sentimientos
que pudieses abrazar,
pensamientos
que puedieses colgar en
tu pared
y atrevimientos
que pudieses enmarcar,
pero nada resultó
ser tan real
como para atraparlo
entre tus dedos.
No había alma
que salvar,
cielo o infierno
al que acudir.
Buscaste por
puertas de salida
bajo las piedras
y en todos
los rincones
que se atrevían
a ofrecerte algo,
buscaste soluciones
a problemas que aún
no se habían
creado.
Encontraste dos vías
de escape.
Sentir tristeza
por no ser
todo lo que tu mundo
quiso tener
o no sentir nada
y silenciar tus sentimientos
durante un mes,
una semana
o un año.
Real,
elegiste ser
real
y sentir.
Porque por
muy desgarrador
que el sentimiento
pueda llegar a ser
es mejor sentir algo
que no sentir nada
y
desaparecer.
2
sin comentarios 21 lecturas versolibre karma: 30

Renacer

Renace mi alma entre sus recuerdos guardados
en su baúl vacío de voces y viento, y tan lleno de sombras y silencios
donde nos refugiamos del amor, ése que el tiempo sin preguntar se llevo…

Y renace muerta de frío, sedienta de abrazos, con hambre de besos
esos, que guardé conmigo en un mismo recuerdo para mi soledad…

Y en mi desnudo de ahora, respiro en presente
vistiendo metáforas ausentes, aún sin abrir los ojos,
y deje entrar al fin la luz que ilumine un futuro
y me puede ver sonriendo, en él…


soundcloud.com/lola-bracco/renace (Lola)
.
18
4comentarios 52 lecturas versolibre karma: 117

Por el sofrenar ultrajante... (Experimental neosurrealista)

POR EL SOFRENAR ULTRAJANTE
( Texto Experimental Neosurrealista )

Todo está en la memoria
del aire que desteje
la lluvia del olvido
gotas de fuego, hielo, sangre,
en la frente del mar meciendo
al bosque de polvo y vidrio...

Como el misterioso brillo de unas setas invade al aire,
al adornarlo con abalorios de concha, que la senda,
triste riega, con el llanto de las cuerdas del suspiro ligero,
vibrante por su faz serena, con los pies de terciopelo,
mirando al cielo, cariñoso, dócil, un arroyo voluptuoso,
que los mínimos obstáculos allana, con las fibras del amor,
en las flores peregrinas, dónde los colores palidecen...
Luego de haber salido del futuro, y sin dejar un sucesor
en el pasado, al recortar las siluetas contra el horizonte,
que dejan al sol negro, llorando lágrimas de luz inútil...

¿ Porqué, porqué ?

¡Porque tanto las aves como los peces, tienen un campo
visual mayor que el hombre, que de no atenderse a un
tiempo justo, puede dar por resultado la ceguera total !

Porqué...
Todo vuela junto al tiempo
futuro arrastrado por el pasado
presente sin substancia
constante, continuo, continente,
del hallazgo herencia huérfana,
¡ Del desierto incapaz de ser arena...Sólo !...

Por
el
sofrenar
ultrajante... Del sistema de arrendamientos del pensamiento,
y de los préstamos de sentimientos, con las películas de sexo
y sangre, con los besos marmóreos, y el remordimiento de las
sonrisas vibrantes, con la consciencia indigente, desnuda y
sembrada, indefensa, en el subsuelo del fértil olvido pagado...
A pesar de lo que opinaran los huesos, y los huecos hogares
del polvo disperso, del mar sudoroso, de las lágrimas ahogadas.

¡Ningún sofrenar es más cruel!
¡Qué del inmenso mal, hacer un olvido infinito!
Haciendo de las serpientes palomas, y de los escorpiones corderos.

En la verde música dulce
del metal de los violines
azules los rayos se esconden
de la blancura silencia de nieve
en el corazón del tímido fuego
por el alma secreta del vacío...

Autor : Joel Fortunato Reyes Pérez.
(Tanto del texto como de la imagen)


POST DATA:
Información útil es...

eduardosuarez.net/index.php/5c/periodos-artisticos/item/13-neo-surreal
También...
es.wikipedia.org/wiki/Surrealismo
leer más   
15
8comentarios 88 lecturas versolibre karma: 141

Lluvia de tristeza

La jornada se marca
con la lluvia de tu tristeza,
que me cae encima
como un rio desbordado.
Me pregunto si mi tristeza
tanto o más profunda,
más grande que un océano,
será tu compañera también.
A tanta distancia real
y al mismo tiempo tan juntos.
Se que me piensas,
porque yo,
amor,
vida mía,
no puedo dejar de pensarte.
Estoy segura de que me llamas,
si no a través de tu voz,
a través de tu alma
que se encuentra con la mía
en un camino sin bifurcaciones,
porque nuestros corazones
tienen una sola senda,
yo hacia ti,
tú hacia mí,
incluso en línea recta.
Se que el futuro que me espera,
solitario,
desolado,
ha sido mi propia elección.
Sin embargo,
aunque no nos sepamos,
aunque no nos hablemos,
aunque no nos escribamos,
aunque no nos veamos,
aún así amor,
te tengo y poseo.
Sin soberbia,
sé que eres mío.
Sin falsedades,
sé que soy tuya.
Aunque llegue el día
que en nuestras cabezas
reine olvido,
se que mi alma buscará
su camino directo a la tuya,
a tu abrazo,
a tu amor
y a tu deseo.
leer más   
18
12comentarios 87 lecturas versolibre karma: 132

La flor de otoño

Caen las hojas en mi corazón,
como caen los días en mi vida,
como se deshojan las margaritas
pensando en una sonrisa de verano,
como se deshojan los calendarios,
así, sin darnos cuenta de que estamos
tan lejos de la verdad, como cerca del fin.

Caen las hojas en mi corazón,
pero no se acumulan desordenadas,
sino que fabrican flores de otoño
como pétalos de amor no correspondido,
como síes que debieron responderse tal vez,
como para siempres que fueron de momento.

Caen las hojas en mi corazón,
y no caen solas, porque junto a ellas
se despeñan futuros incumplibles,
amores incompatibles,
miedos devastadores,
pretéritos insuperables
y verdades incontrovertibles.

Caen las hojas en mi corazón,
junto a mis cabellos de color,
puesto que en mi cabeza, firmes,
quedan mis canas, mi amor y tus labios,
que lejos de mis dedos se difuminan,
como lo harán los malos recuerdos.

Caen las hojas en mi corazón,
caen para pintar un otoño que está
lleno de colores que no entiendo,
de rojos que lo son porque van a morir,
como despedida de un verano
que abrasó mis entrañas y terminó
helando el conocido, recurrente y eterno
infierno de mi corazón de invierno.
2
sin comentarios 27 lecturas versolibre karma: 15

el pasado, saberlo puede costar el futuro

Tú, un ángulo, un punto de vista,
lo desaparecido se proyecta
en la sombra de la fotografía,

es el arte del recuerdo, la luz
que sobrevive al cuerpo,

en esta casa ya no hay alma,
miro tu fotografía, pasos mis dedos
sobre tus cabellos de desfalleciente plata,

me cubre una llovizna seca y silenciosa

no era verdad que habría tiempo,
nunca quise ese final para estos ojos,
tu nombre se ha perdido, lo ha
desmantelado el tiempo a lo indeterminado

todo tiempo es esqueleto, se repite
en lo putrefacto, tu fotografía
está tratando de incendiar mi presente.

¿qué es eso abuelo?

una mariposa dormía sobre el geranio,
la cajita desprendía olor a sándalo,
tenía la tapa tallada, un nudo,

¿qué guardas ahí abuelo?

el pasado, olvídalo, saberlo
puede costar el futuro,


de eso, ha pasado tanto tiempo,
y aún así ninguno sabe nada del otro,

la fotografía nos da un recuerdo no vivido.

/
leer más   
16
15comentarios 113 lecturas versolibre karma: 120

Sinfónico Silencio... (Experimental)

SINFÓNICO SILENCIO ...
(Experimental)

De los cuatro tiempos
Insensibles
Alegro agrio del olvido
Andante desnudo de sandalias
Adagio de sufrirse polvo.

¡¡¡ Alegro muerto y movimiento lento !!!

¡Descolorido discorde!
Cratos
¡Qué nada sabe, pensando, cómo siente!
Cronos
¡Qué más puede, sentir, nadie, lo piensa!
Silencio
Sublimado de vapor gaseoso...

La menta en la mente, mantos,
óbitos tácitos mudables insonoros
numerosos engendros elocuentes depravados
marfileño marginal marejada ajado
alagadizo beodo berilo bermejo buitre ...

¡¡¡ Sinfónico !!!

Un perfume de sonidos triangulares
qué alfombran en el jardín
los párpados ahorcados
qué alfombran en el desván
las pestañas ahogadas
qué alfombran en el escritorio
los hogares destazados
qué tapizan en el cielo
las familias descuartizadas............

¡¡¡¿¿¿???!!!

¿Qué hueco quién a esta soledad no ahueca?
¡ Sinfónico silencio!

¿Qué dolor quién a estas pérdidas no duele?
¡ Sinfónico silencio!

En la pólvora de péndulos claveles
Desecados los latidos de los pechos
de los techos, hechos rojos desparramados...

¡ Sinfónico silencio !

En la manta manca la manada muge
perdulario pequén percudido rancajo
gorgoteo del gorigori...

Sinfónico, sinfónico, silencio...

Ignora si llorar ó reír es lo mismo
En la lengua de la cítara
Y en el canto de guitarra y cántaro.
Del
Dolor
Descabezado de los vientres...

Silencio, piedad obscura sinfonía...
El qué puede ver en las tinieblas
Sólo las tinieblas
Tiemblan blandas pesadillas
Cuando la desgracia ajena
Las pupilas de las propias

Lejanas
Se caen al secarse las ajenas
Y humedecerse las cercanas
Pintando____Ahora sí____Las tormentas
En...Las...Graves...Olas...
Saludando
Las arenas
Y las ranas...

¿Cuál pasión dónde a esos lagos no ahoga?
.......Silencio
...............Sinfónico
........................¡Silencio!

¡¡¡Sí es ninguno, es un latido
pero siempre palpitó por el cualquiera
y todos suben al pozo desdichados !!!

¿Cuál amor dónde a ésas nubes no vuela?
Ni sentir, ni pensar, más muerte...

Más ni piensa, ni siente, darse cuenta.
En
El
Sinfónico, silencio......

¿Tendrán ahora, los higos mañanas deshuertadas?

¿Quién qué fabulare un hueco sólo encarna ?
Con el fablar eritrocítico una mueca
Y el hablar atornillando una sonrisa...

Así ha sido y lo será siempre
Hilo desplatado de seis picos
Ser del sinfónico silencio.

Por el más allá
Del más allá de dónde vengo a decirlo...
De la nada

Un poco... ¡Del futuro ayer !.

El albo paralítico del gris
del pálido plomo abundante
óseo lóbrego y umbrío.

Adiós, de tres en tres también trayendo.
Con
Todo y todos
Los obstáculos de páginas versátiles...

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez.
(Tanto del texto como de la imagen)


Lea más: www.latino-poemas.net/modules/publisher/article.php?storyid=5769 © Latino-Poemas
leer más   
12
8comentarios 75 lecturas versolibre karma: 127

Voluntad de Amor

Lágrimas de ácido
Destruyen nuestro amor
Bajando sin miseria
Hasta mi corazón.

Un dolor de cabeza
Abruma nuestros recuerdos
De aquello momentos
Que juramos amor eterno.

Sin aviso
Van parando mis latidos
Es por que sin ti
Yo siento un vacío.

Recorriendo tus labios
Me transportan al cielo
Es como volar
Sin un descenso al infierno.

Buscando un instante contigo
Finalizando nuestro destino
Pensamientos vagos
Terminando a tu lado.

Un futuro incierto
Esperando en el presente
Estaremos juntos
Cueste lo que cueste…
5
sin comentarios 23 lecturas prosapoetica karma: 60

Descrismarse Evanescente... (Cuento Experimental Neosurrealista)

DESCRISMARSE EVANESCENTE
_(Cuento experimental neosurrealista)_

Subió al lomo del viejo libro y rodeó la mesa,
de camino hacia el librero. Le acarició suavemente
con los dedos temblorosos. No tardó en llegar al
rincón por la cadena de penumbras que separaban
las sombreadas paredes por la moribunda flama
de aquella lámpara agotada. Una cabeza de lagartija
pálida salió suavemente como las plumas del gallo
declinando cantar de noche a la luna a medias entre
las piedras sobre las hojas más qué otra cosa...

Había qué pensar no solo en el dinero de la renta,
sino en la comida escasa al borde del camino
justo para cualquier hambre desesperada de la
impaciencia qué no se sacaba ni siquiera del bolsillo
más roto por no estar destinado a liberarla cómo siempre
antes de las primeras palabras.

Esta carta era de las qué no pedían mentiras
qué puntualmente le proporcionaba el más moderno,
y avanzado desempleo. En el gozo perdido de la vida
humedecida como arena desterrada que abrasa el
sol, y refresca las angustiosas noches. Dónde los
viejos sueños huyen como ruedan las hojas secas
por las brisas perdidas de los otoños cargando las
tardes en la sed del alma, niebla trás niebla.

No dejaba de correr de puerta en puerta violentamente
capturando el miedo de las ventanas en caso de caer
un meteorito... Allá, cual mariposa qué en los volcanes
se acrisola con las amarguras franqueadas por el buen
sol de los primeros días contemplando la tristeza
clandestina, haciendo contorsiones ávida de inmolar
ídolos solemnes de bronce sin rumbo ni veredas.

En aquel tiempo se produjo una pausa, y el vacío había
puesto su peor cara por algo qué nada tenía qué ver
con el asunto. Había sido un día fructífero, encontrando
muchos casos igualmente desesperados, urgentes
e ineludibles... Bien sabía qué con el paso de los años
esto será cada vez más difícil de olvidar, en las escalas,
en las nuevas formas de recordar, y con la simulación
del equipo adecuado el motor del mismo dejará su lugar
a uno distinto más allá de los sistemas de frenos frontales
qué con el tiempo no han querido modificarse. Entrando
en el futuro totalmente desarmada la consciencia, y en
partes múltiples fragmentada la más mínima atención.
La noche en miniatura corría por el bosque soberano,
buscando un consejero en el difraz de una almohada.

Así qué...
Recogió las goteras del techo, dobló la tierra del piso,
y cubrió el frío con los agujeros de una raída cobija en
el punto central dónde el desaliento aprieta la debilidad
de las noches anteriores. Pensaba irse al olvido de la
región desierta aislado en una lobreguez amarga.
No se permitiría consumirse en una lucha insana entre
las ramas indiferentes al deshojar sus flores en la cumbre
del granito de los pájaros sin trino, ni fundirse en los días
por el desconsuelo qué postra al mismo eco ruinoso.

Pasaba del olvido reciente a los viejos recuerdos recostado
como la espuma magnífica y distante allá en el valle del
fondo anochecido... Y se decía, vaya forma de alivio.
¡Mañana será otro día!... Y claro, con el desnudo torrente
y la fugaz sombra del sol en retirada en los empedrados,
con el desenlace inevitable cubierto de esperanzas en su
guarida... Estiró un bostezo sobre las piernas para demostrarse
lo qué nunca había soñado por falta de una perfecta toma de
consciencia de la decisión...

El insomnio sería completo proliferando de día, y agarrándolo
de los pelos en la prolongación de las nubes, en la rápida carrera
al colchón recorriendo las vagas siluetas de carcomidas esperanzas,
y cuándo esa primavera llegaba destrozando al invierno con sus
verduras, sin la piedad campesina del tamaño de unas gotas de
sobresaltos queriendo saludar la imagen deteriorada del espejo
indiferente, cuándo la angustia es tal qué se anticipa a la eternidad
más próxima y con más vitalidad.

Evanescente y racionalizando el dolor inmediato al morirse
plenamente, y adquiriendo las cualidades acumuladas por la
inmensidad de una acción hábil qué se capta instantáneamente
por el gesto clásico al percibir la importancia de la propia inexistencia.
La noche era cada vez más íntima en la profundidad qué estremece
y sacude las mismas procesiones de las pesadillas decoradas.
¡Y estaba sumergido en el descrismarse!...
Lo qué significa la libertad absoluta, distinta, totalmente transformado
fuera del tiempo dónde subyace la tristeza infinita... La tristeza de darse
cuenta de qué uno ya no es el florecimiento del ocaso, ni relativo, ni
comparativo, ni resultado de la influencia ambiental qué implica el
sometimiento al cruel sistema caduco...

Así transcurrió largo tiempo durmiendo en el sublime estado en qué
se encontraba, y pudo inventarse nuevamente en el peltre despostillado
de la vasija qué abrigaba su reciente incorporalidad, flotando al retornar
al botín de cosas inútiles qué se adueñan aniquilando la esencia de
los últimos indicios del orden... Con la luz de una sonrisa perdida.

___Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez.
(Tanto del texto como de la imagen)


Lea más: www.latino-poemas.net/modules/publisher/article.php?storyid=12758 © Latino-Poemas
leer más   
12
6comentarios 47 lecturas relato karma: 125

tal vez

vivo huyendo
para que mi vida
no sea una mentira
escrita en un guion
y yo sea su títere

y aunque tal vez
no la sientes diferente
a las otras vidas

voy buscando riqueza
en un amor
voy andando en mi presente
mostrado una sonrisa
con errores anteriores
y felicidades futuras

voy escribiendo para no olvidar
sino para recordar
miradas,besos, abrazos y golpes

voy con mis sentidos afinados
por si escucho su nombre
por si siento su presencia
por si el olor de su cuerpo me alcanza

y por si acaso tal vez la encuentre
voy afinando
las palabras que atesora mi corazón
y aprendiendo como amarte
por cada instante
con besos abrazarte
y caricias adorarte.

tal vez si
o tal vez claro que si
leer más   
15
2comentarios 69 lecturas versolibre karma: 118

Por Vitrificarse... (Anticuento Dadaísta)

POR VITRIFICARSE
((( Anticuento Dadaísta )))

El apetito, en la cama, no ha sido vendido regularmente.
Se le encuentra a veces hablando solo, escondido bajo
la mesa o en el patio callado... Entusiasta del reposo.
Entre los árboles, estaba la comida fría.
El horno estaba de vacaciones y el café era de colores
brillantes, incómodo al tacto en su profunda vida interior.
La noche no despertaba, pero salía por la nariz de esa mañana.
Los párpados nunca escuchaban la luna del espejo, y se
complacían levantando unas zapatillas del cajón de las
pestañas. Las sombras al franquear los vidrios tropezaban.
Pasaban dos horas sin que el reloj lo supiera.

El suelo arrojaba todos los objetos que las paredes verdes
despreciaban descuidadamente, imposibilitando levantarlos.
Las alas se lavaban diligentemente los pies.
Y los calcetines discutían con el sombrero sobre la última
disgregación del perfume bajo la sombra de un olmo.

__¡ Prudencia, prudencia !. No leas esto en voz alta.

Es difícil discriminar la confusión entre lo problemático,
y un tren desesperado nunca puede disciplinar las
primeras bicicletas que se le caen del cabello. Por lo demás,
la mesa ha cruzado los brazos y saluda a una taza enroscada
en la sed antipática, con el enmarañado aplauso comprado.
Cuando ésto sucede, las moscas de enero sepultan las calles
en túneles de alaridos excavados en las deudas que tiemblan.
Por otra parte, tal manera de actuar, curiosa y entretenida,
provoca a las arañas hostiles que han encontrado a la gente
indigna de confianza por desesperada e impaciente, sobre
todo por vender la paz en frascos y ensañarse con las cajas,
lo cual podría jugar un papel en la palidez de la tinta que
genera la ira del veneno. ¡ Oh, domésticos sentimientos !.

¡ El plástico llanto ya nada tiene que ver con el cristal !.

Por vitrificarse se quedó ahí, líquido, marinero en tierra.
Quizá recuerde las nubes, y los camellos consagrados al
delfín tomado de la mano y sin hablar...
Siendo así, no importa que tan lejos vayas, desenredar
la madeja solo se permite a las mentes brillantes, a los
espíritus de lucha y paciencia, de tenaz fantasía dulce.

Se ha notado también, que este tipo de lenguaje impide
la comunicación confusa en aquellos que lo ignoran,
además facilita el anestesiar a los fantasmas cuando se
les extirpa un lunar en la rodilla, por debajo de la calle,
y si se callan al regresar al pasado... Aquí también hay
un sentido de familiaridad con la recurrencia del rojo
futuro al sonreír al féretro que esconde un saludo, donde
los hechos tienen que ser registrados, luego retenidos,
y almacenados y después destruidos para ser vendidos
como nuevos. ¡ Todo es tan monstruosamente tremendo !.

En los niveles altos es necesario amputarse la
consciencia,
limpia y responsable en lo mínimo que aún conserve, y
ello evitando los efectos secundarios al ir al baño, pues
la regadera es dogmática, preocupada y desconfiada.

La suciedad desencastillada no deja de serlo por traer
corbata, faldas de seda o sonreír a los aplausos vanos.
¡ Si se vitrifica, todo está perdido !...

Si es así, más vale cuidarse de la vida eterna
más allá de la muerte a medias.

En ocasiones la culpabilidad enterrada es un
hecho en la astronomía, y el mundo lanza una
llamada de auxilio al silencio provocado, y a
la fuerza indomable que da la desunión organizada
y dispersa cuando intenta pensar por si misma.

El antiguo método de planear se ha vuelto inútil y
obsoleto, sobre todo con las propuestas del miedo,
en la emergencia de los préstamos que reprimen
severamente la configuración catastrófica de la
igualdad y justicia, considerada como una de las
culpables de la maldita paz que no deja riqueza.
El vitrificarse está tomando fuerza, gana en independencia,
se le ve caminando sonámbulo en el sueño febril de un
azucarado postapocalipsis de aluminio y drogas.
Una gran cantidad de materias primas ahora son
hermanas llenando los caminos salvajes de los encinos.
La especulación es más segura y se tiñe las uñas
largas en la competencia feroz por ser más incompetente.

No obstante, cuando el miedo descubre su debilidad
evoca las palabras, omisión y agregar, y recuerda
los
detalles temporales que demuestran todo, absolutamente
todo lo que rodea su permanencia tóxica en el poder vulgar,
con poco efecto sobre la fauna en la zona del epicentro,
excepto a cuatro mil metros de altura del cabello.

Así, como ha quedado dicho, todo esto es por ello.

Nada de que finalmente; apenas está empezando...

Autor : Joel Fortunato Reyes Pérez.
(Tanto del texto como de la imagen)


Lea más: www.latino-poemas.net/modules/publisher/article.php?storyid=17259 © Latino-Poemas
leer más   
13
2comentarios 41 lecturas relato karma: 118

me encuentro el amor

Cobarde soy, si me niego a sentir, a imaginar que mi corazón late, y callar,recordandole que no eres para mi, que eres ese amor prohibido que debo ocultar, eres aquel que hizo florecer sentimientos en mi, aquel que tocó mi alma con tan solo una mirada ,esa mirada que aun sigo viendo al cerrar mis ojos al dormir ,aquella caricia rozando mi piel que dejaste como un sello que no puedo quitar, y ese perfume que se impregno en mi cuerpo recordandome todos los días que mi corazón,mis pensamientos y mi amor,siempre te van a pertenecer a ti porque eres y seras mi primer amor. Aun recuerdo esa noche, cuando me diste el primer beso , todo fue perfecto a al menos eso pensaba yo, no sabía que las estrellas podían decidir nuestro futuro , eso lo aprendi de ti, a entender más allá de nosotros mismos , que existe una "magia" que puede decidir entre dos almas gemelas o mejor dicho entre dos polos opuestos, sí se atraen o solo compartirán esa electricidad con tan solo un choque de miradas, las cuales conectamos esa noche, se sintió como nuestros corazones eran uno solo, pero todo fue desvaneciendo a medida que nuestros labios se separaban y entendí que solo éramos eso, dos polos opuestos sin electricidad,sin fuerza de atracción. Ahi empece a ser cobarde, a callar lo que verdaderamente sentía mi corazón y aun me sigo preguntando ¿porqué mi sentimientos se ocultan cuando mi cerebro empieza hablar? y me respondí a mi misma, muchas veces para no equivocarnos en el amor, para no sufrir, nos cuestionamos lo que sentimos y el cerebro entra ahí en ese momento en el cual nos paralizamos ya que comenzamos a pensar lo que vamos a decir y eso no es el amor, el amor es algo que nunca planeamos y que solo llega y ahí decidimos si lo dejamos entrar o solo que pase, porque aprendí, que SENTIR,es vivir sin miedos sin ataduras y así poder encontrar el AMOR.
leer más   
3
2comentarios 22 lecturas versolibre karma: 46

Manojos

Hubo un día en el que sentimos
que encontraríamos,
inmersas en otras voces,
las vendas, respuestas y consuelos
para tantas y tantas cicatrices dolientes,
un día en el que pareció emerger,
con nuestra génesis en una mirada,
la resurrección de los acróbatas cobardes.

Creímos que,
hurgando entre los helechos secos,
con la luminaria de una lámpara de gas
asida con fervor por nuestras manos,
acertaríamos a consumar,
tras el halo de las hayas,
el incendio de sus ramajes muertos,
creímos que agitando los escombros
se esfumaría nuestro terror atávico
a las letras emergentes,
y que recobraríamos la fe
bostezada por los árboles.

Pero nos hicimos de hormigón y dinamita,
cerramos sueños,
trazamos caminos falsos
con el asfalto aprendido,
transitamos la mentira diplomática
de vivir en el límite discreto
de las vallas educadas.

Las heladas de este amanecer
nos harán recordar
el pudor con el que unos guantes
ocultaban sabañones diminutos
en aquella infancia de frío escatológico,
cuando queríamos alterar la aurora
sometiéndola mil veces
al vuelo alegre de cien pájaros
anunciantes de aleluyas de Cuaresma,
revueltos entre las cenizas de un Domingo,
pasajeros envueltos de pasado
para nuestro hogar presente.
20
15comentarios 97 lecturas versolibre karma: 152

Eres

Aquello que se produce en mí al divisar Sevilla desde lo más alto.
Ese momento en el que me tumbé a ver las estrellas a las tres de la madrugada.
Aquel día en Portugal cuando me sorprendía con cualquier cosa nueva para mí a mi alrededor.
El amanecer al recogerme de fiesta,tan apaciguador.
La incertidumbre de hablar con un extranjero y no saber si me comprende.
(Aunque a veces no tan extranjeros)

Una tarde leyendo en un parque y viendo el mundo pasar.
Imaginando como será la vida de cada una de esas personas
Aquella noche de rayos y truenos aunque no todo atormentaba.
El reencuentro con personas intermitentes pero que siempre están.
El último adiós con alguien que nunca regresó.
La canción que siempre canto a todo pulmón cuando estoy sola en casa.
Los poemas que cuando leo,me hacen imposible olvidar pese el tiempo que pase.
El baúl de los recuerdos donde guardo aquella piedra de Londres.
El diario que escribí cuando tenía 5 años con muchas faltas de ortografía.
Aunque no hace falta ser pequeña para cometer errores.

La primera vez que me raspé la rodilla montando en bici y
lloraba enmorecida creyendo que me moría.
Ya podría ser todo dolor como ese.

Mi amor infantil,la inocencia de agarrarle de la mano jugando al pilla pilla.
El día de San Valentín regalándonos peluches entre mis mejores amigas.
Hay muchos tipos de querer.

Ese instante que para mí duró meses.
El pasado pisado aunque a veces no enterrado.
El presente que me rodea.
Un futuro incierto que me aterra.
Todo lo que vino y queda por venir.

Odio,amor.
O más bien una mezcla de locura.

Eres vida.
Y de eso,no me arrepentiré nunca.
leer más   
7
sin comentarios 37 lecturas versolibre karma: 102

El tiempo

Esa oruga paciente y constante,
que jamás por nada se detiene,
sabe que no hay otro universo
distinto al que ella comprende

Con su paso por paso adelante
todo el futuro de frente lo tiene
con los subproductos distintos
que ansiosa devora de este presente

Y ese pasado galante o distante
ya para nada, ni siquiera lo siente.

Solo son obscuras o claras memorias
Para el que quiera recuerde.

Sabe que son solo miasmas de restos,
no ningún universo, donde se vuelve.
leer más   
13
4comentarios 40 lecturas versolibre karma: 135

Anclados

Por los callejones de la nostalgia
malviven los ojos llenitos de pretéritos.
Manos que acarician siluetas efímeras
que solo perduran en la mente.

Una bofetada en la cara oculta de la pena
trae a una realidad de días que a nada saben.
Lagrimitas de desconsuelos ruedan
por la faz mientras la boca entreabierta
susurra un alarido de días grises.

Nada será lo que fue.
Nada fue lo que pensamos.
Nasa es como sentimos.
Bajo el cerezo en flor
solo se ve a quien tiene luz.

Vivir en presente,
soñar en pasado
y buscar un futuro con sabor a pan de hoy y aceite de vida.






Hortensia Márquez



Imagen de la magnífica película "Una pastelería en Tokio"
25
14comentarios 151 lecturas versolibre karma: 140

Venezuela de colores

Verdes forrados de verdes,
cuidando rojos futuros
rojos contando los verdes
que reciben sin apuros;
negros los destinos patrios,
que se nos hacen muy duros,
manejados por los rojos
que nos prometen futuro.
Charly
leer más   
3
sin comentarios 38 lecturas versolibre karma: 60
« anterior1234550