Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 315, tiempo total: 0.006 segundos rss2

Detras de ti

Detrás de ti
Empujando con aire de esperanza a los latidos de mi corazón, para que no mueran por tu lejanía…
Despedida predispuesta ya en el altar de tu ausencia, donde no hay flores si no hilos de esperanza…
Todo fluye cuando estas cerca…
Diluyendo la cercanía en un vaso lleno por el vacío que muestras…
No es tan difícil abrir los ojos para verte y sentirte, pues te apiadaste de mi alma que dentro de mi vive…
Las influencias me perturbaron en un pasado no muy lejano…
Ahora mis palabras de esperanza son, “dejarse sentir por uno mismo, saber canalizarlo y que las voces ajenas, sean un simple eco del silencio, sin que interfieran en tus propios actos y pasos”…
La corriente, corre y se maneja pasando los obstáculos de piedras que por el camino se encuentra, un símil reflejo de como se encuentra mi esencia ahora mismo…
Tu perdida solo es una ausencia, de la que mi vida se desprende, sorprendiéndola con nuevas corrientes de fuego ardiente de la que mi cuerpo de desprende…
A ti, soledad, te dedico este escrito, tema tan presente en mis días como ausente queda tu lejanía…
5
sin comentarios 12 lecturas relato karma: 60

En un sueño

En un sueño sumergido de párpados
he visto como el monte sin hacer ruido
bajaba descalzo hasta la Mar.
Como unos tambores enormes
de tinieblas y largos
pinceles húmedos tocaban.

He visto hilos que deshacen
el aire de la mañana,
pasando por galerías
y espejos empañados.
Como duendes con ropajes de colores
descendían al fondo oscuro de la luz.

He visto unas plumas
misteriosas que goteaban
sobre la pared del arrepentimiento.
Como caía una lluvia adolescente
en el desván de la memoria muerta.
Como una lengua de húmedo musgo
se arrastraba hasta
debajo de mi pena.

Entonces mis párpados se entornaron
y respiré al ver que estabas a mi lado.
Oí como hablabas desde
dentro del amor,
no palabras, sólo luz
y tu respiración pura.
leer más   
12
7comentarios 73 lecturas versolibre karma: 111

Nican Mopohua

(«Nican Mopohua es el nombre del relato en Náhuatl
de las apariciones marianas de la santísima Virgen en México,
bajo la advocación de Guadalupe,
que tuvieron lugar en el cerro del Tepeyac»)

A tus pies camino con calma
por terreno yerto atravieso
con un soplo de silencio
que abate, hunde
agobia y entristece.
Solo el sol me consume
y voy hacia ti morenita
con la gracia de Dios.
A pedirte por los sufridos
por los enfermos que gimen su dolor
por las parturientas
por los niños y ancianos abandonados
por mis heridas no sanadas
por este corazón doblegado
a las angustias.

Virgencita de Guadalupe
Patrona de México
y señora de los inmigrantes. 
Tus hijos que cruzan las fronteras
huyendo de las manos impías
que descalabran los erarios públicos.
Oh, virgencita de tu fruto hermoso
germinó la más prístina semilla,
el vino que deleita mis cansados labios
el Jesús ungido.
Oh, virgen cuida de los enfermos,
de los desvalidos y de las aves cantoras
de mi árbol de almendro.

El sol sigue destilando mis manos
con un roció perenne
solo tu imagen de Madre buena
de Madre sencilla
me lleva hasta tu tribuna
anfiteatro de plegarias dolientes.

Madrecita celeste y azul destello
mis manos ya te alcanzan
la muchedumbre te abraza
y nada es imposible para ti
hoy tu pueblo te canta las mañanitas
y las guitarras, hilos de acordes
se afinan con armónicos divinos
y los Ángeles corean la gloria,
el Dios salve, la concordia
y la unión entre nosotros.

Madre ya estoy frente a ti
me reconoces en este presente existencial
soy una caverna de huesos y músculos retorcidos.
Soy tu hijo encarnado pecador
con un hambre infinita de fe,
de certeza por tú milagrosa convicción mariana
dulce presencia y amorosa indulgencia
me envuelvo en tu regazo,
en tu asilo sacramentado.

Perpetua y amada señora
reverdece en mi Alma los lirios azules
que desde niño me acompañan,
y que en el cascabelero carrusel de mis andanzas
permanecen en completo olvido.

Madre píntame una sonrisa
dibuja en el pórtico de las cruces
las pacificas olas del mar
que mueven mi velero
que en esta tarde de cielo abierto
es llevado a la cálida orilla.

Tú amor y abrazo fecundo me atrapa
en un regocijante frenesí.
leer más   
15
6comentarios 78 lecturas versolibre karma: 112

Construcciones

Una fachada derruida.
El edificio que en mis años mozos
fue guarida para mis noches
hoy es testigo decadente
de la sociedad embalsamada
que construye y desconoce
los restos de otras almas.

Hombres de corbatas anchas
como anclas a estribor
encallan su mundana plaga
ofreciendo al pobre postor
felicidad a vapor
durando suspiros
el cigarrillo que pende
de los hilos del nubarrón.

La tormenta se traga el futuro
pensando que un paso más
le quita valor a lo que pudo
engalanar antes de encantar.

Una fachada derruida.
Aún recuerdo las victorias obtenidas
y en la derrota me quedará
el sabor renegrido del café
brebaje eficaz.
leer más   
10
2comentarios 77 lecturas versolibre karma: 104

"Cuando la Luna se deja amar por un Poeta" Autores: @CorazónDeFlor y @rayperez)

La Luna llena se reclina desnuda
en un manto celeste bordado
con orquídeas recién nacidas
de la espuma marina y del nácar
sus hilos son de gusano plateado
cosidos por las manos
de una rosa Griega, extasiada en ámbar
dando a los eternos enamorados
de esta Tierra esférica
flor y canto.

La Luna tan pálida abre sus piernas
de estrellas cual estela humedece
perlas púrpuras y rosadas
se exhibe impúdica ante un poeta
que la invoca desde lejos
un tanto solitario
entre las penumbras de una isla Espartana
donde recita tan glorioso y trasnochado
las letanías de su amada patria
¡Venezuela la jamás olvidada!
Pues esta noche más que su musa
es su amante etérea
Y se entrega lúbrica al compositor de sones
para brotar líricas de encaje astrales...

De este prístino suelo y de mi puerto cerúleo
un mar de seda con encajes verde y azul brota
por el anclaje marino, es mi luna,
mi crisol mis picos nevados
opalinas circunferencias
es mi Venezuela recostada
a la cervantina luna
Que en su nostalgia se cimienta
a su amante nocturna y despierta abismada
por el perfume de rosas
que despide tu acanalando
y frondoso cabello.

Mi amante luna, mi constelación fecunda en luceros
en tus arcadas me quiero posar
cual pájaro de acero volar
entre las ramas
y rocas de tú espejo adosar
un nido de velos.
Y en ese lecho hacerte mía
como la estrella fugaz que trasciende
en la época decembrina
tú, ostia divina,
permite que mi corazón,
antífona, flor mosqueta primaveral
te arrulle entre mis brazos.



Enid Rodríguez Isáis
Estados Unidos

Ramón Pérez
Venezuela

2018
leer más   
14
6comentarios 124 lecturas colaboracion karma: 121

Con el soberbio soborno... (Neosurrealista)

CON EL SOBERBIO SOBORNO
(((Neosurrealista)))

Pasando por él la tierra inmóvil, ve como la calle por el sol muere
olvidando marcar, las sombras a su paso, donde el agua se evapora,
y una manzana ríe de pena, al caminar una escoba y renovarse las hojas
con que me abrigo,en periódicos agrios,
y te abrigo con la última nieve del fuego.

Pues es dado que cae, cargado, de cielo en cielo,
el país de encuentros en su pólvora,
y el país bajo cualquier volcán sin sueño,
convertido, a veces,
en el silencio de la piedra, en el grito de un algodón,
pues no hay salida fuera de sí mismo,
ni zapatos en la estufa,
es un hotel costero, de botes con botas abandonado.

Donde todas las puertas se hacen hilos y nos llevan hasta el mar,
atrapado en la punta de un cabello, sin caballo,
en el primer peine del vidrio.
Y se merma así el caudal, en la máquina de vapor envuelto en dulces,
memorias debajo del olvido de un escarabajo,
que viene a reponer al hombre en su trabajo, arenas movedizas,
aceite y navajas, días y noches, por el forro de los nimbos.

Ya cada cantar, es torre de Babel, en la piel de las orugas,
al perderse en línea recta, el especial triángulo del durazno en su almíbar.
Y en la que busco, una carreta, una pluma de pescado, en calcetines.

Sólo encontraré al bosque entero, ya lo sé,
con la sangre del tiempo,
y el pulso hecho teléfonos inquietos,
que devoran las ingenuidades con gusto,
y el latido secreto del cerebro,
en los sótanos con su fuerza.

Los gusanos se hacen árboles de la noche a la mañana,
y los libros perecen de ansia después de las letras,
escondidas en la tormenta.
Debo estar sana de pies a cabeza, dice la mano en el techo,
donde una paloma está en huelga,
por tener dorados rayos en la sangre,
y una violeta en la puerta tras la puerta,
donde la gasolina es más barata, con la que enroca
un humilde rey marmóreo, de vidrio silencioso,
que quiere terminar, sin polvo, ni sales,
entre los talones del juego,
de lo que reposa o se alza.

El hilo de luz sólida, crea una transparencia en la lejanía,
en la mano que hace alrededor del cuerpo nueces,
y estremecido, el soldadito,
ahora oigo duro en el nuevo patio.
Allá donde el descenso de la rueda termina,
y desteje a los sueños el vestido del segundo,
que hace a los minutos en un año.

La luz se hace y forja con estruendo la realidad, seca,
con hambre y frío,
y descubre de pronto que la fiesta,
está haciendo gestos a las almohadas.

Era casi imposible a las palabras de aquel día,
callarlas con las ventanas cerradas,
y el timbre en el vientre de una tortuga, pues
grabaste en unas hojas, a los ojos que te fecundaron,
y se fueron ciegos al río de frente.
Con la única camisa, por la noche, recomendando al camión,
cada hombre bueno, en las esquinas,
del último armadillo sin pintar.

¡Que queda, se ve la rapidez en las pantallas!.
Tanto, que te hace llorar hasta el fondo, en un dedo de ignorancia,
que crucificó al respeto con la primera arcilla,
que le sacó la lengua, y la inteligencia le secó el saco,
por estar la coliflor esperando ser clavel.
Nadie puede un río imaginar, con el trampolín,
entre las uñas sucias,
a dos seres tan frágiles,
con la mente de un ladrillo,
con el fulgor que había, como una hebra invisible,
en la hembra de un deseo capilar,
que quiere sentir varios centímetros de felicidad,
en el metal que deja calvo al yeso, y nada sabe,
del bastón por el mango entre ciruelas,
porque la cereza confunde con el membrillo,
y una pera hace al nogal con su tela.

De no tener más freno que la muerte,
el cuervo volará con las ranas.
Por ser tan raramente humano, como para decir,
claramente que es ahí donde hay mil contracciones,
en menos que canta un gallo,
y donde poner los ojos, adornando las rodillas,
para no perder el rumbo, y las distancias sean menos espesas,
cuando se moja bajo la lluvia, un litro de leche tibia.
Ni cuando, se convierte el carbón en diamante blando,
en una brizna de hierba seca,
quemada por el sol, en las calles,
al encontrarse hechicero,
tanto la sábana como el sudor del aliento.
Así alondrare los días, el busto que viene y se va péndulo.
Pues las leyendas que escuchaste, son verdades que
sollozan por la razón perdida, de las pastillas de plastilina.

*******

Alle Rechte an diesem Beitrag liegen beim Autoren.
Der Beitrag wurde auf e-Stories.org vom Autor eingeschickt Joel Fortunato Reyes Pérez.
Veröffentlicht auf e-Stories.org am 07.12.2018
Autor: Del texto y la imagen
leer más   
19
15comentarios 99 lecturas versolibre karma: 105

Otoño granadino

Amigo Federico. Tú que nos observas desde tu sitio celestial, cuánto orgullo has de sentir al ver este precioso otoño granadino. ¡Mira estas hojas amarillas! Sonreirás sin duda alguna al contemplar a los ancianos que, en su paseo otoñal, dedican una humilde reverencia a tu estatua. Quédate con eso, amigo Federico, quédate con eso. Con cada verso tuyo recitado en las cafeterías y, también, tú que has sido hombre contemporáneo, con las frases publicadas en las redes que fueron hiladas por ti.
Ahora que tu retrato, blanco y negro, clava su mirada en mí con gravedad, temo que estés disgustado. Me atrevería incluso a afirmar, amigo Federico, que tus ojos expresan en igual medida tu decepción. Puedo entenderte, amigo mío; siento tu dolor. Si mis palabras te sirven de algo, siempre serás bienvenido en esta tierra, la tuya, cuya vega permanece tan hermosa como la dejaste. Por favor, quédate con eso, amigo mío. No con este presente tan turbio. Sí con este precioso otoño, Federico. Los ancianos te seguirán admirando durante sus paseos y los jóvenes continuarán recitando tus eternos versos.
Es inevitable, amigo Federico, que el invierno se pose en nuestra ciudad. Y vendrán tiempos peores. Pero como bien sabes, amigo mío, seguida vendrá la Primavera y los corazones volverán a iluminarse de esperanza.
leer más   
6
sin comentarios 32 lecturas prosapoetica karma: 82

Acisnado Deletrear

Acisnado Deletrear

Sólo
Entienden las pupilas grises
De abundante materia acompañadas
Porqué...
Enojado el cisne yace olvidado
¡Qué en un rincón encala blanco el huerto!
En la espesura hierba seca
Clara esponja sin almohada
¡Devorado por viejas rimas!
La luz del ayer enterrado.

Ahogando al sol sombrillas
Del paragüero, en el ayer del lecho
Dónde son, siempre, los risueños castos henos
¡Aquí viéndolos!___Del cuello al rabo
En las tintas inquieta palidez
Ayer enterrado y mañana tal vez de nuevo
¡Con hilos dibuje su loto!
¡Qué la elocuencia del hambre!
Embellece
Donde...

¡El más pequeño sueño anida!
¡Bien qué nadan en la nada está mal!
¡Bien qué se hinchan símiles frutales!
En la caída insensata lluvia
Exclusiva
Con hielos virtuosos dibuja el cisne fuego
....Aún olvidado, enojado, yace...
De seca hierba en viejas rimas, desnuda,
Por la redondez profundo vaso
¡Reviviendo en su palidez inquieta!.

Y dibuja, su lluvia, dibuja...
¡Embruja!____ El cisne letra pétrea cálida
Acorralando al progreso sus alas
Bebiendo al comedor almíbar de manzanas
Naturales compartires
¡Oh, simultáneos lagos multiplicándose!
Intérpretes del subterráneo
Aún adolorido al destajo de la ceniza
¡De algún modo incólume!
El cuello ancestral al alba.

....Lo qué a solas lento y aprisa cuento....
Acisnado deletrear de libro viejo
Entre la sombra ebria brilla
Porqué...
Del humo al hueso nada quedo
Del agua triste y amarilla
La paja arde al aparecer desembarcando
¡Pluma a pluma su viejo olvido!
Deletreados
Los risueños castos henos.

...Lagos frutales robles quimicares...
¡Qué se hinchan humedades!
Retornando inquietos
Cuantos cisnes anidados en viejas rimas
Pero...Pero...
Cuando___Se ___Arriman ___Al volcán
Las faldas frías la nieve encienden
Y...
Las relecturas...
Verduras___Lechugas.

Ha sido publicado en e-Stories.org a solicitud de Joel Fortunato Reyes Pérez.
Publicado en e-Stories.org el 01.11.2012.
Autor Del texto y la imagen.
leer más   
15
12comentarios 75 lecturas versolibre karma: 125

Loco por ti (1 jotabé)

Como una mariposa caprichosa
corriste con tú melena cerdosa

para calentar el mutismo aprecio
no supe contestar a tu Amor necio
a tu duda le puse un duro precio
y te fuiste como fugaz desprecio

tras la marea que trajo el invierno
y lo apostilló en el recuerdo eterno.

Loco por ti ajé tu cara afanosa
el mar la rayó en medio de un sol recio
y en los hilos viejos del abaderno.
leer más   
14
9comentarios 69 lecturas versoclasico karma: 130

El motel de los deseos clandestinos...

Cada vez que hago el trayecto por el paso fronterizo en plena serranía me desvió para contemplar el ruinoso motel que atravesado en la vía con sus luces refractarias descolgadas y avisos perforados por balas le dio cobijo a la lujuria y al deseo clandestino.

Los cuartos fundados con tierra cruda y junco cruzado, guardan con hermetismo un pasado de prosas distendidas adosadas en el polvorín calizo. El aroma de sándalo esparcido en los lúgubres catres fermentaba el silente deseo.

Adherido a sus paredes cosidas los espejos olvidados y nebulosos contenían el aliento de la luna menguada. Las vigas hincadas en el adosado piso parecían estatuas medievales estacionadas en la enramada de las desnudas sombras perdidas en el destello de la noche.

La soledad de aquella albarrada caliza dio vida a lujuriosas pasiones y orgías interminables hiladas por albos caballos alados que sofocaron la demencia senil de los silbantes besos y suplicantes gemidos bajo el crisol de un otoño sin frontera, contemplativo y fugaz de los años postreros.

Meditabundo observé el chirriar de las aves azules que huían de la arboleda contigua al motel circundado por la inmensa serranía del desierto, reflectando las almas enamoradas; efímeros pasajeros olvidados por los carriles abiertos del cielo nocturnal, privados de aliento.

El motel fue clausurado y abandonado y desde ahí el señor tiempo y la maraña de selva se han encargado de borrar las sombras embarazadas de deseos que se miraban en el espejo de los corazones rotos que a diario se ocultaban para entregarse al deseo incontrolable y pasión desbordada.

Vuelvo a encontrarme con el pavimento y la luz...Solo la hojarasca amarillenta revienta en vuelo.
leer más   
17
5comentarios 74 lecturas relato karma: 113

Unión sacramental bajo la luna... Autores ( @CorazónDeFlor y @rayperez)

Deja que mis manos te acaricien
en esta noche ennegrecida
deja que la luna durmiente 
se acueste con los hilos rojos
de tus versos.

Deja que el mar vocifere
y las pérfidas aguas
nos arrastren a la fogosidad ardiente
de los deseos inhibidos.

Nadando juntos en miel
y olas de esmeralda
tus manos acarician
la forma de mi boca esperanzada
esa que anhela besos permanentes
del tiempo inmemorial
destilando fibras azuladas en nácar.


Así que cuando poses tus dedos embarrados
por lunas trituradas
en saliva embriagantes
te recibe gustosa
mi lengua sedienta en llamas.

Vamos a quemarnos y arder
en ese fulgurante fuego,
que nos consuma hasta el aliento
y al entrelazar estos cuerpos desnudos
formaremos un hangar de susurros  
y un carnaval de sudarios
nos envuelven en una pasión ávida
y sedienta.

Dulce amada mía
ni el mar puede ser capaz de apaciguar
esta locura
nuestras olas crecidas
por lo pronto chocan con el talud
de las costas ardidas.

Ardamos en este círculo mortal
purificador y ardoroso
de Almas perdidas
como el corazón de un feldespato vibrante.
Los colibrís danzan enredados en tu pelo
cascadas de selva masculina
y muerdo tu pecho desnudo
como si de un durazno se tratase.


Amor mío
encendamos el cerillo interno
de nuestros vientres latentes
hasta calcinar la carne
de nuestra unión lasciva.


Ya no hay instancia que nos detenga
solo un presente circunstancial
que nos devora frenéticamente.
Mil cuchillos cortantes atraviesan  
este círculo sacramental y lúbrico
y sella esta unión con la fuerza
de los anillos sagrados
que ruedan por nuestros cuerpos.

Tú cuerpo mojado y poros abiertos
por los sudores salíferos
de mi naturaleza
y de un mar de fondo que sostengo
en la guinda del estrellado cielo
que nos alumbra.
leer más   
16
4comentarios 84 lecturas colaboracion karma: 108

La llave del sueño

La llave del sueño
le abrió las puertas al desvelo.
El infierno a veces tiene
escenografía de cielo.

Recordarte es ser cautivo
de tu belleza,
es verte dar vueltas
en el laberinto de mi cabeza.

La soledad es hilar
tu nombre en mis ensueños,
Es sentir que cada día sin tu amor
dura un milenio.

El reloj del desamor marca
siempre mala hora.
La esperanza es una trampa del castigo
como la caja de Pandora.
leer más   
22
13comentarios 134 lecturas versolibre karma: 117

Una Tonada Triste

Entre sus cuerdas
Entreteje una historia
Ya olvidada
Con el paso de cada destocada
De los hilos de esta guitarra
Se describe.

Una melancolía
Echa por su melodía
Una melancolía
Entre sus cuerdas
Un recuerdo
Que se vuelve somnoliento

Tocando en esta noche
Sin alguna luna
Que acaricie
Con su luz a este músico
Sin aires de cantar
Como lo solía ser antes.

Sin su musa,
Que pueda darle inspiración,
Sin esa sensación
Entre sus palmas
De escribir poemas,
Si la dama lo dejo
Solo con esta guitarra
En el cual desgarra
Con su melodía
Tristeza
Que se entrelaza
En sus tonadas...

Llenan el vació
Que le dejo...
leer más   
19
22comentarios 126 lecturas versoclasico karma: 119

Perforaciones de oro viejo

Apagar infiernos con un dedal,
degustar la paz con agua embotellada,
el valle de lo cotidiano
maneja los hilos de la ciudad.

Duros corazones en el ruedo,
no sé aceptan quites
las jugadas serán improvisadas
al no conocer al rival.

Duros corazones
brotando de un silencio
cada vez más ágil.

Ya no hay cuentos para dormir,
ni medallas para el sudor,
y mucho menos misericordia.

Ya no hay afluentes limpios
que corran por manos blancas,
solo canciones de lágrimas e impotencia.

Hombres disfrazados
del abominable "Hombre a secas",
máscaras de cobardía
en paradores de grandeza.

Perforaciones de oro viejo
en los lóbulos anestesiados
del hoy,
hay que cambiar de dimensión
aunque tengamos
que despertar del letargo
a base de puntapiés.

¡No nos podrán parar!.
leer más   
18
7comentarios 107 lecturas versolibre karma: 113

"Tu Amor es el joyel más bello" (Colaboración de @CorazónDeFlor y @rayperez)

Siempre preguntas cuantos joyeles rosados
quiero que adornen el largo de mi espalda
te contesto estirando a un lado la manta
bordada de luciérnagas de ámbar
para que la redondez de mi posterior níveo
presuma sus pliegues ya mancillados
con estos hilos corridos de perla y diamante
así que te convenzo una vez más con voz ahogada
¡Sigue decorando lo más hondo de mi alma!

En ese abismo sutil de lo deseado y encarnado quiero estar
rodearte de esas finas perlas y recorrer tu vigorosa espalda
joven
comenzar a escribir pequeños trazos líneas de fuego, que
arden duelen, y laceran
tu piel de collar, perlas y rosas.

Ese sagrado lienzo que tiene tatuado mi nombre como un
Ángel perpetuo que se sublima cada vez que entro a tu
aposento y te toco
y aparto tus pliegues y dejo
caer mi diamantina
carga de deseo frentico.
Quiero explayarme en cada rincón de tu cuerpo
y en mi mente guardar la imagen de este bello momento.

Entonces decórame toda
regálame una Esperanza irisada
que mis labios cereza se hinchen más
por el roce de tu boca
oh mi dulce tormento
lacera mi piel con tus dedos
escribe en ella tus siglas
reclámame eternamente tuya
regálame tu cálida esencia
que mi lengua palpita sedienta
¡te juro que soy solo tu esclava encadenada
en encaje y seda por tu impúdica poesía!

Si... No quiero compartir ni siquiera un centímetro de tu
decorado lienzo el solo pensar que otro sol camine sobre tú
brillante y traslucido espejo
sería como un puñal atravesado en mi garganta yerta.
Pues he traspasado las fronteras he navegado sobre un mar
de hinojos he sido arrojado por los céfiros del sur hasta llegar a este memorable encuentro.
Quédate atrapada en mi aliento no salgas de este torrente
bosquejo
y ahora me cuelgo el azabache y que un azul destello
haga florecer mi nervudo templo.

Te he guiado con centenares de astros violeta
a mi burbuja de Miel y Ensueño
incrustada de cuarzos blancos lagrimando
con tus dulces sonetos de Invierno
así tan delicada se torna mi alma enamorada
tratando de decirte tantas noches
que tu Amor es el joyel más bello
que me has entregado desinteresado
Y que las piedras junto con sus estrellas
no se comparan con la hermosura
de tu presencia
Regálame solo tu amor bendito pero te suplico
¡Sígue decorando lo más hondo de mi alma!
leer más   
12
16comentarios 143 lecturas versolibre karma: 129

Rastros en los prados

Cada noche te presentas como Aracne
en laberinto de mi alma,
y despacio desenvuelves tus urdimbres,
enmarañas con el giro de tu rueca
una red en mi sendero,
construyendo con el tul de tu sonrisa
la humilde telaraña de tus líneas de armonía.

Acompañas cada encuentro en un ovillo
que tus manos desenredan
con la aurora que tejes con el lino
de tu tiempo regalado,
de esa tela que elaboras
cuando hablas acercándote a mi oído,
susurrando,
explicando la sorpresa de tus hilos,
el milagro en el bordado de tus labios.

Y entre la luz escasa
del crepúsculo de un sábado
rozamos los prados calzados de amores,
al tiempo que las manos cruzan fronteras
con la caricia de nuestras noches.

Hablan los huertos con viento de alondras,
la corriente de vida nos transforma en barcos.

Horas largas se hacen verbo breve,
devuelven el cuadrante en agujas lentas
de minutos que se apropia
tu voz maestra,
instantes de nuestros brazos inocentes,
de tus pestañas lisonjeras explicando estrofas,
de mis dedos revolviendo
mi destino en tu cabello.

Vayamos al par,
a la par vayamos
al ritmo de líquidas pisadas despistadas
en un dúo tembloroso de voces de aprendices.

Recuerda que te espero en la penumbra
arrullado por un haz de Luna tierna,
oculto del pensar de humanos angustiados.
leer más   
10
4comentarios 47 lecturas versolibre karma: 126

Sol

Mi sol no se parece a nada
es un extraño ermitaño
en mar de hierro y oleína
y su navío una cáscara de nuez.

Es danza de hilos cruzados al viento
Dédalo guardián de recetas imposibles
nigromante del vocablo
malabares en su lengua.

Mi astro proclamado
me gobierna en llamas
llueve en oro ilimitado
sobre toda cutánea extensión.

Escondido entre los árboles
sublimes son las sombras
sus caricias son cometas
dejándome una estela infinita
de anhelos colmados.

Selenita soñador
escurridizo entre fases
juega con los gatos
le ronronean su atención.

Su mapa estelar
una compleja y virtuosa constelación
es un viajero de los tiempos
que me trae lo nacido
y lo que está por nacer.
18
7comentarios 68 lecturas versolibre karma: 146

"Costuras del dolor" Jotabé monocorde

I
Amor egoísta con tono escarlata,
bordado con selectos hilos de plata,

que reparan las costuras del dolor,
hurgadas por tu prolijo desamor
en anocheceres de un vivo clamor,
donde tú falsificabas ¡nuestro amor!

con palabras disfrazadas de pasión,
las que nunca supe prestarle atención.

Hoy tú olvido, con tus besos se delata
mi corazón... pierde su paz interior
que reflejaba con gran dedicación

II
los hilvanes de un concebir de hojalata,
que poco a poco y sin piedad me remata

sin zurcir mi alma. Te vas como el vapor
sin rendir cuentas por el terrible error
que tuviste, al devastar mi acogedor
corazón, que te conferí con pudor...

como quien entrega una suave ilusión
adornada con la más bella canción

que, a tu insufrible remembranza se me ata
tal cual bálsamo apacible, embriagador
que dejó mi vida en deforestación.




Clementina Bravo Rivera
Cleme_Eternamente
08 de noviembre de 2018
Arica – Chile.
leer más   
21
19comentarios 108 lecturas versoclasico karma: 131

Ángeles amarillos

Los araguaneyes imprimen el color de tus rizos.
El calor derrite su frondosa cabellera sobre su sombra.
La primavera parece bordarlos con hilos dorados;
aposentos de turpiales y canarios en plena libertad.

El oro, luce herrumbroso y por desdicha eterna,
se decolora, se dilata y lo sustraen.
El trigal, exhibe tonalidades sepia y amarga.
El arco iris, refleja una gama de colores pálidos.
Todo lo demás desluce, no tiene competencia.

La lujuria del sol con el azul del cielo,
irrumpe en un verdor de esperanzas,
por todo lo largo y ancho de la distancia.
Traspasaron el umbral del color.
Lejos del aditivo colorante número 5.

Como no alcanzamos al techo,
sus flores descienden como hélices locas
y podemos tomarlas, olerlas
y de forma gratuita llevarlas a casa;
bajan frescas, erectas y sin hacer ruido.

A lo largo del bulevar del suelo,
se extenderá su alfombra mágica persa,
que se enrollará en otoño próximo,
y yacerá cerca del Panteón Nacional.
Verás ángeles amarillos caídos a tus pies.

Vuelve, ¡vuelve pronto mi ensueño!
Sus pétalos mustios saben a miel
y las abejas marchan a otras tierras.
La hierba mala crece y los hongos adormecen.
El Cristofué te acusa del follaje y te pronuncia.

Te extraño más, cuando los araguaneyes no florecen;
porque hay ausencia de beta-carotenos en el ambiente
y melancolías por las mismas esquinas de siempre, por
las calles ciegas de amor y por los callejones.
Aqueja una ictericia en la piel angelical.

Mejor no, ¡no te apresures!
No quiero que lo veas desvestidos; sin sus hojas verdosas,
con ese aspecto esquelético, sediento y lampiño
previo a la floración, por culpa de la indecisa estación.

Vuelve, en mayo, cuando la lluvia de acuarela
favorezca al crecimiento de su melena
y se ondee al viento, como la bandera nacional.
Vuelve, antes que la calvicie afecte a mis ángeles florísticos.
Estaré vestida con el color que da suerte,
incluso el 31 de diciembre.


7 de febrero de 2017
leer más   
18
7comentarios 118 lecturas versolibre karma: 135

Letras Muertas...(Anticuento Dadaísta)

Letras Muertas
(((Anticuento Dadaísta)))

Eran las tres de la mañana. La noche nunca
había tenido la menor relación con esa luna,
mucho menos con el cortejo de estrellas,
seria y sorprendida, la lluvia se pegaba al
aire. La tierra permanecía dulce, áurea, en
medio de todo aquéllo. Entre la tinta seca.
Él estuvo viéndose dentro de la memoria,
unos minutos, unos instantes inmóviles,
duros con el pasado anunciándose. Hojas
secas perdidas en el otoño de los libros.
Tenía el rostro de la negación brutal, del
violento desamparo en el interior más
ignorado, el menos importante para el
total falto de cordura, con el mínimo ser
de los metales baratos. ..

Aquel tiempo que pretendía ser suyo, su
vida misma, su historia ; era el documento
de los desastres naturales del desequilibrio,
de las radiaciones infrarrojas endeudadas,
y el tema de las conversaciones oficiales de
unas mariposas con fiebre amarilla. Bajó a
la fosa con los vínculos rotos, y la esperanza
transfigurada en huecos, por cumbres ácidas
y volcánicas en la onda expansiva de la paz
más absoluta... Un aroma a cosas perdidas
tapizaba las paredes, no tenía cuerpo, ni color,
ignoraba incluso si el anterior era el mismo.

Una exclusión rotunda y espantosa le cubría
cada sentimiento como una masa noctámbula.
Me pregunto si es el lugar al que la soledad
conduce, letras mudas, palabras estridentes,
viajes fallidos a la pequeña muerte del día,
ideas erróneas de la felicidad incorrecta, dolor
que roba capítulos y novelas no escritas.
¡ Nunca había sentido algo semejante !. Sobre
todo por los tres estilos diferentes de uso
combinado en un único diseño aparentemente
contando con pocos recursos. Ahora callaba,
se contemplaba mientras dormía un pequeño
recuerdo entre los dedos, el último lugar en
estado salvaje.

¡ Quién lo dijera ! __ Sus ojos salían del espejo
frente a la ventana, trataba de conservar la
calma, ignoraba si había muerto difuminándose
en una dimensión gris, entre el tintero que solo
había contado en el cuento para atraer algunos
mamíferos a varios kilómetros a la redonda.
Por ejemplo, aquí el adax está casi extinto, y
también el arruí y el guepardo del desierto.
El último desafío es procesar los datos para
entenderlos, dejando a los camellos pasmados.
Impalpables, comparables a la belleza nunca
vista desde una altura de cincuenta metros.
Así, como el mundo de sus fantasmas disueltos
en la nada, donde el presente se amontona.

___________ 1 ____________

Estaba solo una vez más. Casi desde el despegue,
sufrió fallas en las rodillas, en el motor, en el piso,
algunas cámaras dejaron de funcionar y otras su
rendimiento fue excesivamente perfecto.
Los problemas pudieron repararse fácilmente,
también hubo calentamiento excesivo, besos,
movimientos de elefantes, pérdida de la presión
de aceite y una cámara vertical muy tímida.
¡ Nada se pudo hacer !. Pues a veces salía al estar
colaborando en observaciones locales con el
filtro de aire que había instalado. Entre tanto, la
gratitud no es un argumento infalible, y el agua
ha estado perdiendo la humedad progresivamente.

Como les decía, a veces tenía que salir al anochecer,
pero en esta ocasión lo había evitado ; y el anochecer
mostró su más trágica miseria, calzaba unos zapatos
de plomo dibujados en la calle que descendía al sótano
donde ahora se encontraba. Nos dijeron que la mayoría
nos volveríamos ricos, y que un árbol de mangos nos
alimentaría con manzanas, al ver la transformación mas
allá de la materia, principalmente en la región de las
imágenes. Sin embargo, el nuevo mercado no se había
utilizado por razones difíciles de determinar en las
condiciones de humedad del horizonte, y remendaba
el sillón de la tarde, con los hilos que formaban la bóveda
del refugio improvisado. Por lo que después tuvo que
sostener una vela y tomar unas píldoras entremezclando
historias de hechiceros, rebeldes y soñadores.

Esto creía, y quedaba completamente empapado de sudor.
El silencio tenía miedo de la noche, como si la noche fuera
capaz de arrancarle sus secretos. Y hoy más que ayer,
en que las palabras muertas sepultaban sus últimas letras
porque pensaban volverlas a la vida, inesperadamente,
de manera que la gente buscara entenderlas, olvidarlas
con rapidez, y provocar conflictos en otros lugares ;
luego ahogarlas nuevamente en la incomprensión más
absurda, con una escalada en la pugna por los recursos.
Sin embargo, a pesar de las calamidades, insisten en
que no pasa nada, desde hace dos millones de segundos
y la única reserva de helicópteros se fue a vivir a otra
ciudad, aunque no se les huele ni se les visita en el parque.

¡ No, no lo permitirían !...

Los fantasmas dispersan la coherencia del tema central,
en las orillas de un lago y con el régimen de un trato
amable ; mantienen el discurso en una estructura de
supralógica multidimensional rígida, y abajo de la
sombra de cualquier árbol. La superposición de hechos
permite combinar la fantasía encadenada a la libre
interpretación, sin lugar a dudas de manera inapropiada
y obligatoria. El final sacude la indeterminación del
inicio, quitándole cualquier confusión. Dentro y fuera
el cuento se desviste, la historia se renueva, pero los
sentidos encontrados compiten unos con otros.
De tal manera que al desaparecer un laberinto ya se
entra en otro, de tal manera que la intimidad incomoda
a las personas que no entienden.
Es así, que las letras muertas promueven el sentido
racional de una manera excesivamente excluyente,
y la prioridad es que cualquier lector les dé el significado
o se los quite a voluntad, dependiendo del número de
lecturas e interpretaciones que sea capaz de darles.
Y finalmente, bien pensado, nada de esto tiene sentido,
ni razón de ser contado, a nadie que no le interese.

Autor : Del texto y la imagen.
All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Joel Fortunato Reyes Pérez.
Published on e-Stories.org on 24.06.2014

Referencias útiles son...

www.youtube.com/watch?v=5AyxoPWUsqA
es.wikipedia.org/wiki/Dadaísmo
leer más   
14
9comentarios 95 lecturas relato karma: 113
« anterior1234516