Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 951, tiempo total: 0.006 segundos rss2

Yo

Fuí ángel fuí demonio.
La pieza que no encaja.
En el rompecabezas
de una raíz sin tierra fértil.

Fuí la presencia del sinsabor.
En lágrima dibujada.

La mancha en el cuadro fijado en una pared vieja.
Fuí de la bella la bestia.
Silencio de voces inquietas.
Fuí vacía escena.Descalza.
Perpleja.

La sombra que se oculta entre duda.
La intocable,
Innombrable,
Idea confuza.
Fuí el asombro ajeno,perfecta excusa.

Hoy voy silvando bajito,
Tarareando verdades,
Guardadas en cajones infinitos,
De simpleza y pequeñez
De amistosas soledades.

Hoy soy amiga del rostro que va de frente.

Del desarraigo,
Cuando trae inercia.
Soy amiga del rechazo,
A la costumbre,
De la indecencia.

Hoy simpatizo,
Con libertad rebeldía.
Sigo intentando conquistar,
autonomía.
Se me escapó en corrientes de ancha apariencia,
Y pequeño cause.
Hoy soy mas amiga del nudo,
Que del rápido desenlace.

Hoy simplemente me persibo,respiro,
Me alineo.
Elijo...
He intensamente SOY quien RENACE.
leer más   
14
8comentarios 42 lecturas prosapoetica karma: 121

Los orbes juegan con tu nombre

Me extasió en tu mirada 
en tu manera de pensar
en esa forma de sonreír
por ser la cara oculta de la luna
por ser el barco llamado libertad
que atraviesa
la mar de corrientes bravías
cargadas de gaviotas
sargazos y farallones.

A ti,
por ser la estrella que cruza
en mis horas nocturnas
y yo, el astro
hundido
en las puertas del lánguido y brumoso
sol mortecino
que alumbra los agujeros negros.

A ti,
por ser la plática segura
de mis lagos inquietos
agitando mis esclusas
por donde cruza
mi locura
por eso y mucho mas
eres el motín
el salvoconducto de mi alma baída.

A ti,
amiga y confidente
tus manos blancas
cuelgan
del templado hierro
parecen corrientes etéreas
de un mar irresoluto
que en su duro andar
fragua las rocas perplejas
en un ensordecedor festín
de escritora noctámbula.

A ti,
la doncella que aguardó
por siglos el paso furtivo
del príncipe gnomo
bajo La marmórea luz
que alumbra la frondosidad
del bosque perpetuo.
leer más   
12
5comentarios 41 lecturas versolibre karma: 133

Que alguien me diga lo que es necasario?

Si era necesario hablar
Porque la verdad no entiende de barrotes
Y a la libertad le cuesta ser libre cuando no
Encuentras las palabras exactas
Si es necesario luchar, siempre lo ha sido
Porque la lucha es la revolución del espíritu
El despertar de los pobres
La historia siempre cuenta las hazañas de los héroes
Pero nunca la miseria de los que no tiene nada
Si es necesario volver, sobre todo a donde nacen las cosas
A donde surgen la llama
A donde más duele
Quien mejor que aquellos que sintieron la necesidad
De hacer algo importante, algo nuevo
Para decir lo que es necesario
Necesario es la paz, pero la paz del alma esa que te permite
Convivir con lo demás
Necesario es el perdón, pero el perdón del corazón
Ese que no espera al tiempo sino que hace el tiempo
Para perdonar.
Necesario es escribir, pero escribir lo que de verdad importa
Lo que de verdad se siente
Necesario es la manera que encontramos de seguir haciendo vida
Aunque se nos haga difícil.
leer más   
12
10comentarios 88 lecturas versolibre karma: 123

De aquí a aquí…


De aquí a aquí es quererte así
Agitando un todo sin saber por qué
La distancia ideal que conoce el para qué
La verdad como respuesta revelación frente a ti

Júbilo del corazón al saberte aquí
Vesania que se consume
La elocuencia de caricias
La intuición que se aloja en ti...

De aquí a aquí frente a ti
El temor a la ignorado al palpar la suave tez
Disminuye tiempo espacio el preludio de un beso
Es la tímida armadura que se defiende con gestos

Aromas que deambulan entre el viento
Exhalación del rincón inexplorado
El fulgor exorbitante de pupilas
Memorizan poco a poco nuestros rostros

De aquí a aquí es la distancia perfecta
El calor que delinea nuestros labios
Miradas sin caricias que sonrojan
La magia entre las nubes alborota

El infinito comienzo alrededor de un par
Un cruce sediento de tu mirar
Bálsamo que sella las grietas con aliento
Erizos de piel perpetuos al rosar

De aquí a aquí la cordura llena de locura
Saciada de pasión segundos de travesura
De horas los días de suspiros en par
Felicidad acorralada deseando escapar

Rizos de memorias se entrelazan
Vibran los cuerpos al escucharse hablar
Palabras que sonríen a la libertad
Los choques de trenes con la ansiedad

Si, de aquí a aquí de la mano junto a ti
El corto infinito girando entre dos
Señal que versa en el alma
La unión de vida y amor…



Por: WilyHache®
13 de noviembre de 2018
11
6comentarios 62 lecturas prosapoetica karma: 123

La divina glorieta (Tránsito vital)

Puedo vislumbrar sentado
esos ojos rojos que siempre
me frenan, me detienen y me
permiten continuar por este río
que fluye por esta rama de mar.

La gloria del civismo culmina
en ceder el paso al preferente
mientras la gente precedente
atiende a los ojos sanguinolentos
que se cierran al paso lento.

El devenir fluido de este mar
se estructura de manera circular
y los navegantes giran y giran
hasta que las naranjas intermitentes-
a veces invisibles o impertinentes-
marcan el rumbo a navegar.

Navegando a contra viento
el pirata más obstinado
pasa por alto los números
redondos y destellado
paga su osadía con las
ganancias del día.

Siempre sale caro navegar
por esta vía si los excesos
son los que te guían, necios
los que confunden velocidad
con libertad; ésta no se consigue
ni con excesos ni privaciones.

Navegamos impulsados por
el libre albedrío en un mar
determinista, todos marcados
con un número de una infinita lista
que sobrepasa el horizonte de cuya
vista solo concibe Caronte.
leer más   
10
4comentarios 60 lecturas versolibre karma: 114

No hay tiempo para el descanso parte 2

La vida es corta y con altibajos 
tan corta como el suspiro
del atardecer.
Somos pequeñas ménsulas
ondeando en el mar.
El ritmo que impone la globalización
hace que la mente
como cajón de madera bruñida
resuene
y sienta que el indomable
tiempo la acorta.

Que nadie te arrebate tus sueños.
El mundo celestial lo comenzaste a pulir
el acero y los barrotes están hechos
llénate de empeño y lánzate al vacío
no lo tomes tan literalmente pero
asume el riesgo
¿Entiendes lo que digo?

Y qué decir de Benedetti, Huidobro,
Octavio paz,
García Lorca, Neruda, Gerbaci,
Gallegos, Jorge Luis Borges, Rubén Darío
y Gabriel García Márquez.
Todos ellos grandes juglares fueron.
La flor del encanto los parió
e Inmortalizó en su tallo.
Escribieron la más bella poesía
y la narrativa que arrancó
de puerto lejano, atravesó el llano
y se encontró
con el macondo selvático.

Con esto cierro este relato
o cuento provenzal
mi paseó
por encontrar respuesta al desaliento.
Eurípides, Aristóteles y platón
todos ellos renacen en el libre albedrío,
en el pensamiento agnóstico…
En la libertad de cruzar lo imposible
entender que el cerco mental crece
en el gran valle de lo cotidiano
y se confunde en cada frase que decimos.
En ellos, no hubo descanso.
Buscaron y encontraron
en el pergamino de las letras
plasmaron la historia de sus pueblos.
leer más   
15
6comentarios 83 lecturas prosapoetica karma: 131

Un mundo que se va al carajo

Cuando llegara la hora de los desposeídos
De los desarmados, de los sin nombre
Cuando la historia se pondrá de lado más débil
Para contar los hechos como son
No se puede comprometer la gloria
Sin poner un poco de sacrificio
El sacrificio de los que no tiene nada
Cuando se harán los discursos de palabras reales
Y no de bisutería
Y las promesas no supongan la perdida de la libertad
Cuando será que la vida no tendrá que llorar
Por perder otra vida
Tengo lágrimas de fe y pocos aciertos de esperanzas
para un mundo que se va al carajo.
17
9comentarios 80 lecturas versolibre karma: 132

Amor Enjaulado

Hoy e vuelto a ver tu cara y casi muero,
Esperaba con ansiedad este momento;

A pasado mucho tiempo sin hablarte,
No esperare más para robarte;

Libertad grita este amor enjaulado,
Demos golpes a los cerrojos del pasado,

Ven a ser la alergia en este vuelo enamorado,
Sin aterrizaje de prisa ni forzado;

Le pedí al peligro seguir a tu lado,
Y a lo prohibido le hice un cheque falsificado;

Este laberinto es de mentiras,
Deja de estar lejos de mi vida,
¡Ven! vamos por la felicidad escondida.

Las rendijas están cansadas de estrellar
nuestras miradas,
Esperando jugar con mi almohada;

Dame tu tristeza,
Para ser amor en tu belleza;

Quiero tu mirada a un milímetro,
Déjame tus labios derretirlos,
Dame de tu hechizo prohibido,
Escápate de la jaula conmigo;

Quiero tu pelo en noches de desvelo tocar,
Espero lo que desde lejos no e podido enamorar;

Con la sencillez de mi rescate,
Serás siempre mi espada de diamante;

Has sido la inspiración de este poema con cara de canción,
La sensación perfecta y magia clara de emoción;

La que hace que haga locuras,
El deseo y dulce cereza de aventuras;

Las miles de realidades aquí dichas,
Y las que me quedan por decirlas;

Solo intento ser tu cielo incalculable de verdad,
Y el espacio sobre tu cuerpo llenar de inolvidable libertad.
3
sin comentarios 19 lecturas prosapoetica karma: 34

¡Pasen y vean!

Sobre una bicicleta de colores
ruedo por los centros de la ciudad.
Una paloma, como otras, está posada.
Su pecho roza el adoquín semipeatonal.
Casi todas levantan el vuelo a mi paso,
pero esta palomita blanca
no despega.
Sus hermanas y sus primas
aléjanse de las ruedas de colores,
y esta palomita blanca se abandona.
Un crujir de chocolatina es pasar sobre ella.
Un borbotón de sangre son sus alas
y sus plumas mojadas.
Alrededor, los peatones me gritan "¡asesino!"
Me increpan para que la coja moribunda
y la devuelva a la vida.
¿Veterinario? Señora, estaba enferma,
mire los parásitos cómo la atosigan.
Un remolino de gente se arremolina,
me reprenden, me juzgan.

Sobre las baldosas de la calle principal,
sin que nadie repare en él,
como el olor de la confitería cercana,
como el anuncio del fontanero a domicilio,
como la nube que cubre el sol unos segundos;
un señor de rodillas penitentes
canturrea su cancioncilla
con los brazos extendidos
"Por caridad, por amor de dios; una monedita pa comer"

El espectáculo es otro:
la paloma y el ciclista debutan en primicia.
¡¡¡Pasen y vean!!!
5
1comentarios 35 lecturas versolibre karma: 62

Actos de Sangre

Este amanecer se presentó arcano, silente.
Con el aroma de los sueños trenzados en racimos,
No escudriñé, los rigores del ambiente.
Para olvidar el entorno brutal en que nacimos.

En la penumbra de esta cuestionada libertad.
Voy sin espada, burlando infames celadores.
Cuyas manos, construyen los favores,
De los tiranos, a los que guardan lealtad.

La entrañable lucidez de algún mañana.
Perturbada en una atmósfera agresiva.
En la desgracia del deseo tarambana,
De administrarse en las prácticas lascivas.

El porvenir, quizás me incite, o me aliente
O me queme, o me embride aun más a estas cadenas,
Quizás la frustración me haga valiente.
Y enrumbe la ilusión en tierra ajena.

No fui criado susceptible a edulcores
De los que embriagan al hombre con la dádiva.
Tengo el orgullo añejado en los licores
Que mantienen mi mente fresca y ávida.

Cuando el raudo sol, resplandezca allá, en mi cielo.
Y el viento vigoroso, arrase el hambre,
El torrente generoso de la lluvia en nuestro suelo
Apagará el clamor lacrimoso de la madre.
Y si el valor de la palabra esta disuelto
En la presencia traicionera del palangre,
Antes que lloréis, el reposo de tus muertos.
Los veréis acometer: actos de sangre.

Diciembre, 3/2017- Venezuela.
leer más   
13
4comentarios 108 lecturas versolibre karma: 113

Divagando sin destino

La primera puerta se abre ,la segunda retumba
frías paredes que cubren mi alma y que calientan mi corazón.
Divagando sin destino en la espera de un querer
sin saber que hacer , pensando lo mismo una y otra vez.

Escuchando tus pasos estremecido por volverte a ver
recorriendo el mismo lugar, sin saber hasta donde llegare .
Victorioso saldré . Por la misma puerta de cual entre
mirare al cielo en señal de victoria

y le gritare fuerte a la libertad
que nada esta perdido.
Cuando uno reconstruye sus esperanzas
que no importa mas nada, solo las personas,
que estaban en cada paso que daba.
leer más   
6
4comentarios 34 lecturas prosapoetica karma: 75

La mediocridad...

El amanecer despavorido
se adelantaba a la alborada
que corría para observar el sol
y poder decirle adiós

Así se daba a luz
a un día cualquiera
donde cualquiera
solo era algo simple de lo más normal

El despertar en la ducha
la ropa elegida sin ganas
el desayuno prohibido
de la monotonía

Segundo a segundo
ocurría como si fuesen demonios
que te asechan con sus risas
que te invitan a sucumbir entre las sabanas de pesadilla

Que atormentan el descanso
regresar a la cama
Es solo un día más de hartazgo
de ver la cara a cualquiera

Donde cualquiera
solo era algo simple de lo más normal
Frustración de la de derrota
Perderse sin saber estar perdido

Desesperación de la apatía
ver el diario de lo mismo
ciegos todos en su mundo
gritos al viento sin sentido

Chocar de frente a gran velocidad
con el conformismo sin ganas de libertad
en la jaula de uno mismo
pensando alguien lo resolverá

Forcejeo con la mediocridad
la batalla de las almas que se caen
pues sucumben sin piedad
los ecos de gritos; levántate para poder luchar.

El alimento perfecto
solo debes de luchar
es un nada muy simple
no existe el no puedo yo entiendo

Escala cuando hay que escalar
no pises cuando hay que pisar
que tu mano se quede sin tenerlo que recordar
que la inocencia renazca pues alma de niño encontraras...

Así se daba a luz
a un día cualquiera
donde cualquiera
solo era algo simple de lo más normal

Donde cualquiera
puede hacer el cambio
para poder comenzar
y borrar el sabor amargo de la mediocridad


Por: WilyHache®

07 de Noviembre de 2018
11
5comentarios 100 lecturas prosapoetica karma: 123

Fortuna de vida

De vida, es un marco la cordura,
allí donde se vive dentro de una moldura.
Mientras que la locura es el lienzo de llena luna
donde la expresión en libertad es la gran fortuna.

Rafael Puello
Barranquilla - Colombia
leer más   
16
6comentarios 64 lecturas versolibre karma: 117

Antiquísimas Noticias... (Anticuento)

Antiquísimas Noticias.
((Anticuento))

Estos hechos se han perdido entre los tiempos, tanto, que nadie ha intentado recordarlos. Así que iniciaremos por el final, pues de saberse, sería imposible frenar los comentarios. Las noticias pasan como balas, y cambian el rumbo de las conversaciones, retan al sol y forman columnas densas empecinadas por la tarde demasiado temprana. El tiempo, solo proclama anárquico su tiranía, insensato, enloquecido como profética serpiente, que al clavo clava la canela del desprecio, con tinte purpurino, inaceptablemente borroso al marchitarse y querer ser simplemente belleza.

Esta vez, como muchas otras, nada pasaba y nadie podía impedirlo, mucho menos por el buen tiempo de lluvias a mares al otro lado de los cristales, y estando asomándose el silbido huracanado de un sapo atorado entre la puerta. Evidentemente él no lo sabía, ahí la gente continuaba repitiendo las mismas palabras: ¨¿Porqué todo debe ser tan diferente cada vez?¨.

Puedo asegurarlo, sobre todo cuando hay luna llena y no hay estrellas, éstas se detienen en los pinos, en las ruinas de algunas emociones y en los pozos sin agua: dicen que son los asuntos de la libertad de pocas piedras donde el polvo de los años está en los cables atados a la tierra.
Por eso, acompáñame entre palabras y dejemos que la luz del helecho rosa siga tan azul como siempre, con virginal decoro y sin contarlo.

En resumen, nada de que el viento implacable les agitó los significados a las palabras y se extinguieron las frases, casí podría decirse que nada es diferente siempre, y la incitación al retorno salta de la infancia como inocente camaleón, con los malos pensamientos inflamados mas no amenazantes, simplemente inalcanzables al retirar la piel de los relojes.

Entonces te voy a decir algo. En tanto, espérame un momento, que voy a ver mis notas. Las encontré aprisionadas en las profundidades de una adivinanza, las aparté a empujones y después sacudí el polvo vestido de humedad vieja. Ellas sonreían dándose por enteradas y se ubicaron trabajosamente cojín de por medio, sin embargo, emanaban simpatía y autoridad después de batir los renglones fuera de las hojas como la orquesta de ritmo tropical, lleno hasta el tope con el invierno en dos vasos.
Al final se enamoraron de la montaña, del bosque, de los relámpagos demasiado lentos, incluso excluyendo el verdor de las mañanas, sin discriminar, con el pecho ardiendo y la brisa pura de la paz del sol dibujado en una esquina. A pesar de todo ello, las casas estaban a punto de desplomarse y los alquimistas se intoxicaron con oro, otras habían desaparecido de la fantasía con el ataúd a cuestas. Desde entonces la avalancha de comentarios se apaciguó hasta convertirse en un viejo rumor.

Por eso, una vez más estoy soñando escribir, corrigiéndome por imprudente, al ignorar que las fuerzas del mercado fomentan el desarrollo degradante de los desequilibrios. Así que no espero merezca la aprobación de quien no lee. En caso de que sea todo lo contrario, agradeceré mucho, de cualquier forma, que el premio sea el silencio escondido en el primer olvido que salte.

Ahora bien, dos horas más tarde, todo será recordado, teniendo la impresión de haber abandonado el mundo injusto y tedioso, temblando con los prismáticos desventurados, en la visión glacial de los mismos ineptos, tropezando y lanzando las maldiciones más groseras, imitando vestidos vaporosos durante diez segundos en la noche oculta con voz ronca.

Por eso, desde el principio la multitud permaneció callada, y miraban con repugnancia la podredumbre extenderse en aquel montón de siluetas simulando madurez de escaparates. Mas ella le daba palmaditas en el vientre de los dátiles, con una hora de retraso, como algo vergonzoso e inconcebible por la más reciente antigüedad del último futuro entre las letras disfrazadas de fino arte.

******************

Autor del texto y la imagen.

Alle Rechte an diesem Beitrag liegen beim Autoren. Der Beitrag wurde auf e-Stories.org vom Autor eingeschickt Joel Fortunato Reyes Pérez.
Veröffentlicht auf e-Stories.org am 05.11.2018.
leer más   
17
8comentarios 91 lecturas relato karma: 136

Hacia la mar (II)

Cuando la mar me llame
nadaré con nuevas aletas viejas,
remaré con presentes viejos remos,
ausente en los minutos
fundidos como cera.

Resbalará el agua entre mis manos,
capturaré sus gotas nómadas,
recogeré la brisa tibia
en el horno de mi pecho,
la libertad de temporal alborotando
la oscuridad revuelta
de nuestro vendaval secreto.

Seré yo
longevidad de frases sueltas
entre la sal de marejadas,
con el Sur entre mis cejas,
y tus estrellas
los círculos concéntricos del tiempo.

Seré yo
en la espesura de las algas
enredadas en mis brazos,
cuerda dúctil que me aferra a las ideas
de mil nudos amarrados
a las nuevas experiencias.

Seremos la anciana mar
de pausado nuevo paso,
calmo clamor antiguo renaciendo.
leer más   
11
6comentarios 98 lecturas versolibre karma: 131

Como algo prohibido

Como algo prohibido,
así me trato en ti,
como si tuviese que huir en cualquier momento
de mí;
no del deseo,
no de tu cuerpo,
no de la libertad.
19
2comentarios 101 lecturas versolibre karma: 157

Sobrenatural

No eras diferente
eras especial
Naturaleza en vida
agua de manantial,
Llegaste con pureza
paz y libertad
Suave sutileza
con un toque especial,
Brillando reluciente
como esfera de cristal
Gran delicadeza
y dulce habilidad,
Fuiste tu la luz
de mi propia oscuridad
Fuiste la belleza
imposible de olvidar.....

Mas allá de la verdad
De mi propia realidad
Del bien y del mal
Eres y seras......

Mi inmortal eternidad
leer más   
16
8comentarios 72 lecturas versolibre karma: 169

FALCO en la tierra. Sigue acto primero

JUEZ (Hablándole de nuevo a Falco).Sigue acto primero.

Sin embargo, alguien no permaneció mucho aquí,
alabando la vida que no le era aborrecible;
cerró los ojos por la oscuridad latente
cuando luces manaban sus mejillas.
Aunque fulguraba la tristeza como el rayo,
ninguna cicatriz le enturbiaba el rostro.
Por tanto, Falco, múltiples leves aprensiones
te acechan, y preverlo no es difícil.
Cuando el odio renace en la venganza,
cuanto fue amado, duerme en el furor caído.
FALCO
Vanas y rencorosas palabras de la envidia,
lenguas perversas que destellan infamias.
Ella vive; el pesar cayó como sombrío telón
maldito sobre mí, al borde del deseo.
Procede del tirano tiempo que lo murmura
y del dolor que encoge el orgullo de mi pecho.
Si nunca hubiera amado, ahora tendría reposo,
mas, nadie romperá de mi corazón el silencio,
porque ningún otro corazón le susurra.
Me retiro; a todos hostiga la entrada sin guardián,
la justa indignación de la noticia ingrata.
Veo descender la lluvia en libertad sobre el fuego,
derribando cimientos indestructibles.
Ningún poder sumido en la soberbia vive,
se hunde como severa tribulación del tiempo.
(Sale)
FISCAL
Algo escalofriante ha querido decir que ignoro.
Tan grave y acertado pensamiento,
me sugiere insufrible existencia.
Lo peor es la mala conciencia inconsolable
de sí mismo y los demás.
JUEZ
Se marchó; y extraño es no retenerlo,
aunque no existan diáfanas pruebas que le culpen
ni le absorban las fatigas del alma
a quien dimana de otras sueltas aún inferiores,
exigiéndole destrozar la vida cuando confía en ella,
haciendo que los hechos de los que es fuente y origen,
sean subsidiarios y dables del humano espíritu.
Sin embargo, no por eso me ofreció convencimiento
la feroz serenidad con la que se ha ido.
Lo sé y lo noto como cuando la arena
ciega el colorido del desierto;
por tanto, saberlo bien me obliga a vigilarlo.
Un vago secreto traerá dolor
adscrito a esa omisión y actos premonitorios
que contemplen alguna turbulencia meditada.
Querrá la negra duda maltratar su voluntad,
aunque lentas maquinaciones envuelvan la firmeza.
Allí, las barricadas de la tibia envoltura,
demolerá algún lejano remordimiento;
aquí, contempla su venida la hora predicha
de sus actos, tengan o no justificación.
Muchas presiento las contrariedades,
aunque se antoje que domina el miedo.
(Se retiran de la sala).


INCIDENTE SEGUNDO. ACTO PRIMERO(Despacho de las Videntes.
Hora trece del mediodía. Tienen un programa de Tarot en
la televisión local, Consulta y Videncia.
Una sala lustrosa, adornada con signos vibratorios que
cuelgan de las paredes y techo. Anagramas en la mesa e
implementos cabalísticos.
PRIMERA VIDENTE
(Hablando para sí misma)
Detrás del escritorio.
Como peces en el agua se mueven los aceites,
recitaciones, perfumes y amuletos.
Me atrae ese estilo tan gentil, pues posee
un no sé qué que no sé cómo decir.
Van siendo convulsiones, trémulas luces,
suertes del alma, virtud, jurisprudencia
para atarle el mal a mentes embaucadoras.
Los estantes colmados de revistas disfruto,
boletines, libros y registros, en armarios y vitrinas;
no leo mucho, bolas de cristal, admoniciones,
anagramas, signos cabalísticos y un cirio,
apagado siempre, pues ha de durar en este descanso
cuanto la mudez que rectifica el incierto pavor,
como debe la forma y configuración de mi pensamiento,
para no cansarme sobre la fuente de alguna verdad
y la comprensión de allegar alguna artimaña a todos
sobre ánimos debilitados y almas que aún vacilan
dentro de su angustiado existir, procurando dormirse
en el deshielo del corazón fatigado por los desafíos,
a que el aspecto de la vida somete a todas las presencias.
Estoy estrictamente cansada, y cuando cierro los ojos
no significa que ensaye el reposo ni mirar con reprobaciones
mi interior cada vez que vinculo, cuerpo y alma espesa,
a cada uno de mis átomos invocados, tratando
de precipitar la corporeidad de vaticinios en mí misma.
Toda la penuria que mantiene el cirio se deshace
cuando alguien se afecta, de esta manera, definida
y profusa, acercando el hilo de fuego a la credibilidad.
Toda esa gama llena los ojos de aquellos que miran
fuera de sí mismos para ver vicios en el resto,
que no el egoísmo de su privado interior, y seguir
con taciturno latir tan horrible deficiencia.
No por eso me siento menos sabia que algún
escritorzuelo que se consume en vanos goces
mundanos y rebuscados, creyéndose erudito.
Yo saco mil tomos del chisme cotidiano,
un sinfín de pruebas de la maleada razón,
aullido del público cinismo, al que llaman vivir,
y otras curiosidades de muchas confesiones,
porque me di a la brujería moderna y atufar la nariz
insoportable de varia gente engreída y ostentosa.
Por este saber me toman poco culta, y puede
que toda oscura vida trace diversidades indecibles
en las cosas obrando con el primer hervor,
con similar sentido que reales privaciones.
Así tales las pasiones turcas proliferan con densa
y activa fuerza en torno al sórdido pecho
y observaciones terrenales de vanas apariencias.
No aborrecería apetecer tal vida un fraile cartujo,
en conclusión, si mociones, bodas y alcaldías
van supliendo el gramo con cuentas duplicadas,
asesores, concejales, abogados y testaferros
dados a la diablesa, señora de liebres y mosquitos,
por verle el rabo, si alguno entre las piernas se cobija.
Me licencié en varias filologías modernas, los títulos
de doctora en ciencias políticas, y socióloga, ostento.
De nada me sirvieron; aquí estoy ejerciendo de maga.
Y atosiga mi corazón otras tantas amigas que hace
próximo a tres años terminaron sendas licenciaturas,
otras muchas ciencias, hasta medicina. No está bien
ese mundo, y algunas solo expiden recetarios.
Por ahora sé de muchos de ese gremio dignamente,
y acometer un dolor de tripa, prefiero el olfato
de la adivinanza a que me horaden el tubo digestivo.
Es ley que a corto plazo aquellas se hagan públicas
si no viene a sustraerlas una oferta decente.
SEGUNDA VIDENTE
(Repasando tratados de astrología)
Yo aconsejo que confiesen sus miserias, o pactar
con Leviatán a fin de fabricar el contraste, sacar siempre
provecho de una posición lamentable, pues no parece
que esta condición necesite permisos oficiales.
No las iría mal inventar algún asuntillo escandaloso,
ahumándolo con algún amante impío o matrimonio...,
leer más   
3
sin comentarios 31 lecturas versolibre karma: 27

Falco en la tierra. Poema dramático

FALCO EN LA TIERRA
EL ESPÍRITU DE CONTRADICCIÓN
POEMA DRAMÁTICO

ACTO PRIMERO.

INCIDENTE PRIMERO. (Falco comparece en el
Juzgado; imputado solo él en la muerte de Mercedes. Hora,
diez de la mañana) Mientras camina por la galería, piensa.

FALCO
Muchos confabulan contra mi identidad,
creen estar en conjunción con la intriga de mi ser,
con la alteración y equilibrios de mi naturaleza.
Buscan solo indignas cosas dentro de mí,
obedecen sus criterios a celos conjurados,
porque estiman así me siento yo contra todos,
soberbio, invulnerable, agitador y desigual
tanto en mi crédito como en mis potencias,
honradez, aspiraciones, reflexión y hábitos
favorecedores de piadosos actos, incluso de nobles
ideologías, aunque menores las obras de mis manos
que atribuyen esa voluntad y condición.
De la suma de accidentes, algunos son facultades
que siembran su fulgor como glaciares lenguas
sobre hipócritas y almas vanas,
similar el denso torrente de mi espíritu
que caer deja su furor como rocío embebido,
al tiempo que resplandores de su fuego.
Pero equivocan camino, método y actitud;
piensan atormentarme con su insaciable ansia
de deseos malos que revelen mi auténtico atributo,
mi animosa presencia por la que percibir efectos.
Valúan que soy presa fácil de este juicio,
juzgan alcanzar certidumbre de mis diligencias
temibles, diáfanas o tupidas, sobre la mansa vida,
doblegada mi alma entre sentimientos puros.
Me vieron blandear; supusieron así seguiría en adelante,
arruinado por agonías inconfesables
como si, privado de los rayos del Sol, me consumiera.
Verdad es que no adolezco de algún educado
ofrecimiento que haga menos tensa mi abstinencia.
No le sucede a quienes prueban inútilmente congraciarse
en favores suyos porque baje sin remisión a los infiernos.
Descenderé alguna vez, no dudo, y aplazaré ese momento
mezclado a mi esencia contra quienes así meditan.
Mientras suceda, aquí estoy, mostrado como malhechor
en el peor decoro, a causa de móviles presunciones,
como si Derecho y Justicia heredaran juntos indecisas
recetas y divisiones distintas del Estado,
la licencia impúdica de la estéril voluntad
lejos del pueblo, que soberano se considera,
cuando es esta facultad engaño, si un poder se imprime
en otro, turbando la virtud de la augusta autonomía,
al concebir y dictar normas partidarias
según le aviene a esta tiranía insufrible.
Aquel que juzga se somete al capricho interventor
que varía la cualidad imprecisa de las leyes.
Debo preguntarle a mi ánimo, si conforme a ese obligado
sentimiento, se cumplirán todas las premoniciones,
incluso las servidumbres, aunque fatal se desmaye
el resto del tiempo como verdad inconfesable,
y ya ninguna ciencia me asombre el corazón
ni con su fortaleza sabia aliente mi cerebro.
Por el aspecto que asumo y pensamiento, nada temo,
ni deseos, en contra mía, de los demás seres.
El bien y mal combinados en mi interior,
son uno solo, como así todo cuanto acecha a los vivos.
Mis insomnios no son sino torturas del sueño,
que, cuando lo tengo, dura poco, y únicamente busca
argumentos pensados para padecer nuevas vigilias,
dormitar una hora con el fin de agotar mi existencia.
Mi mente, mi cuerpo mortal y mi esencia
no las entiendo condenadas a sutiles habilidades,
que, como relámpago ardiente, deshagan y renueven
sin contar con mi arbitrio, mi propio límite,
prosiguiendo con igual ostentación de vanos poderes.
Ninguna de aquellas viene a mí como penitencia
de alguna reprobación, ni por algún vano mandato
u orden que hagan más fatales mi vida y acciones.
No me sirvo de pasiones ni de otras fuentes sensibles
para no pretender someterme a la sanción,
si fuera justa y natural, provenga de quien sea
la maldición primera que conturba mi elemento.
Como no debo velar ahora sino por tan inédito símbolo,
convoco a todos los estragos familiares a mi presencia,
te invoco a ti, oh, hechicera impía, inaccesible residuo
infernal, no demolido ni arrancado por almas invasoras,
para que quiebres, en mi nombre, la querella incoada.
(Entra en la sala. Ante el juez y fiscal)
FISCAL
Conoces el motivo de tu venida.
FALCO
Y deduzco, por igual, la causa de mi ida.
¡Me llamaste!
FISCAL
No, en este momento.
FALCO
En la radio; oí los gritos, que no la voz.
FISCAL
Has entrado sin modales y con sigilo.
FALCO EN LA TIERRRA
FALCO
Cuando la puerta se vislumbra sin cerrojo,
no ya el viento, sino el demonio se cuelan.
FISCAL
No obstante, debiste cumplir con la fórmula
que adiciona modales procesales.
FALCO
En ese asunto, Fiscal, cuando se me invita,
me escurro como el diablo con su séquito
revoloteando por los rincones de la tierra.
JUEZ (Interviene)
Responde con menor bromista jerigonza.
FALCO
No pierda el arte de la risa, que no por mayor
seriedad el temor se agranda;
lo mismo la costumbre es sierva de los usos.
FISCAL (Nuevamente)
Un agravio notorio contra ti desciende como manto
nocturno por la pavorosa sospecha inexcusable.
FALCO
Todos estamos condenados, y vamos
repartiendo la acusación desde el nacimiento
a la aniquilación, que es forma menos fluida
de morir sin sentencia y sin vacilaciones.
Se percibe, con certeza que, el latido terminará
como las negras torturas del vivir,
siendo esta incidencia causa menor de conocimiento
que a su vez ignora si la extinción es para siempre,
pues, nacer, es ya muerte anticipada.
JUEZ
Existe, sin disculpa sobre ti, el tránsito de una joven,
antes que la audaz hora del estrago la aclamara.
Subida en una roca, con ágil temeridad,
venía a sentarse después con la transfusión
de la armonía del mar que discurría apenas
sin retorcimientos por las plácidas olas, a fuerza
siempre acompañadas de los vientos adeptos.
Junto a ella, muchos ojos dignos de fe, descubrieron
el deleite anhelante con tenaces impulsos
de un joven inductor de enjambre de gestos,
acometiendo, con sonora emoción, susurros impropios
del ánimo dotado de regular templanza,
pues, aún siendo la oportunidad difusa y el gobierno
de aquélla alrededor exaltado, dedujeron que signos
externos palpaban la garantía de alguna efusiva
discusión, mientras manos sedantes abrazaban el talle.

La aguda turba, a plácida distancia, sin cabales
reflexiones, supuso que nada mágico obedecía
a aquel árido transporte, como cuando la hojarasca
de los árboles que cercan los arroyos, se alza,
extendiéndose entre confusa turbación en derredor
de toda cristalina superficie, entorpeciendo el aire
con su enmarañado vuelo; no escucharon sonidos,
-y esto es indudable-, cedidos a los espacios,
ni mejores o peores debilidades del vivir,
hasta que de aquella soledad gozaron las Furias
el verdadero resultado de una premeditación.
FALCO
Respondo a favor de esa gente y en defensa mía.
Yo era aquel que con ardiente amor y frenesí
la tutelaba mediante deleitosas y dulces voces,
como sucede al hombre con la mujer que adora
y quisiera que esta revelación quedara para siempre
como necesidad de un pecho afligido, en germen
junto al hervor de dilatadas emociones.
¿Pero, quien va a asirse a la intuición y clamar contra mí
por esta gran fortuna contra los pechos que adoran?
¡Cómo en lontananza postrera la mortecina mirada
recorre cuanto anima y exhala benditas armonías!
A los oídos se les ofrece tranquilidad y nutrición
cuando les llegan la tierna voz que aman,
mientras la opresión de esa plenitud activa,
insinúa el sagrado gozo que a todo mantiene unido.

Por esta causa, todos mis sentidos se abrían ante ella,
y con esmero, igualaban mi pobre mortalidad
a la inmortalidad del Espíritu permanente concebido.
En ese torbellino era un dios sin estremecimiento,
contemplándose a gusto persuadido de su propia entereza.
¿Iba yo a dejar de aspirar a tanta delicia por el soplo
apenas vago de un mundo inalcanzable? En torno
mío, exaltadas fuerzas de belleza pugnaban, y como
flota infinita la minuciosa vida por los espacios,
resurgía ella, con afanoso entusiasmo, del mismo trabajo
universal protector de los corazones terrestres.
Yo era el hombre que vio cómo el alma aleteaba
hasta la bóveda áurea donde las nubes se congregan.
Digno es que el amoroso impulso del atardecer,
evoque el Sol que por entonces resplandecía,
mandando los esplendores por valles y desiertos.
Aquella joven que cortaba la amargura, murmura
en mi recuerdo suspendida, con su divina imagen;
Mercedes se llamaba, y era muy bella.
Yo la amé, sin lograr pegar mi corazón al suyo;
ni siquiera besé sus labios, cuando más puro
y limpio fue el amor que vertía mi pecho.
Ahora duerme el sueño de los ángeles,
al que incontable gente teme llegar desde aquí.
Considerables abominan solicitar la respuesta
a ese temor vago, viviendo con constante
disgusto, y puedo extraer las congojas mudas
de esos implorados estigmas que se burlan
del hombre, colmándole con nadas impelidas
a favorecer el rompimiento con la felicidad
terrena que rechaza dones que se recrean
desde las primeras dolencias de la vida,
compilándolas a favor de rabias implacables
que minan la dicha con pensamientos malditos.
He afrontado con paciencia la imputabilidad,
y no por eso acometo la maldición de su crepúsculo
como angustioso beneficio, pues no me aprehende.
Las naturales y recónditas faltas, pobladas
de sentimientos, se ven incapaces de sostener
otras faltas restalladas que las acercan al dolor.
Recelo que las palabras no resuman mi verdad;
si todas mis vigilias son causa de su sangre vertida,
soy culpable y merezco penitencia terrible.
Yo solo amé con suave corazón y con la génesis
de la libertad a él adscrita que le sobrepasa.
JUEZ (Hablándole de nuevo a Falco)
Sin embargo, alguien no permaneció
leer más   
3
sin comentarios 45 lecturas versolibre karma: 34

A la vuelta de la esquina solo hay más de lo mismo

Ando por el barrio con las manos en los bolsillos y la mirada perdida, sigo hacia adelante porque no queda otra, porque la esperanza es lo último que se pierde - dicen - y yo, pues bueno, pues me aferro a eso, siempre es mejor que nada. Nada es caer irremediablemente al vacío y ahí no se esconde nada bueno. Créanme, sé de lo que hablo, he pasado tanto tiempo allí metido que he llegado a creer que sería imposible salir de ese pozo de oscuridad.

Que no tengo nada en contra de la oscuridad. Que conste. Que vaya eso por delante.

Pero cuando te has perdido tantas veces en ti mismo creo que va siendo hora de buscar un poco de luz. Pues todos sabemos que las tinieblas solo pueden reflejar, pero no iluminar.

Ando por el barrio con las manos en los bolsillos, el frío se filtra por los resquicios del abrigo y yo, subo hasta arriba la cremallera y me enfundo el cuello escondiendo la barbilla en la palestina rojinegra que llevo anudada de cualquier forma, como el pelo alocado en mechones que bailan al viento. Busco salida en cualquier vía de escape, pero las puertas de emergencia están cerradas y no queda otra que asumir y aprender a convivir con la cotidianidad diaria, a ver si así aprendo a eso que llaman vivir.

Que podría sentarme y ver la vida pasar.

Pero cuando lo has hecho tantas veces por incapacidad y no por decisión propia; si al final logras tener esa libertad de elección, como que prefieres seguir caminando antes que caer en lo mismo y olvidarte de como se hacía eso - caminar -.

Ando por el barrio con las manos en los bolsillos, la música en los cascos, y el eco de mis pasos reverberando por las callejuelas. Dejando tras de mí un rastro de vaho al respirar. El aire helado me eriza la piel y trato de acelerar suavemente el paso para entrar en calor. El frío; es todo cuanto queda cuando ya no hay motivos para seguir, para elegir, para soñar. Todo lo demás son vanas ilusiones de creerse que uno controla la partida; sin ser esto para nada verdad.

Que podría creerme libre. Que a veces hasta me lo creo. Que quede claro.

Pero cuando has comprendido ciertos aspectos de la realidad te das cuenta de que no todo es como te lo pintaron. Y a veces, por más que lo intentes, no queda otra que fracasar. Que eso no quiere decir que no lo intentes. Pero los hechos son otros. Y a base de golpes y caídas, las palabras entran mejor con sangre. Y cristales de espejismos astillados en las yemas de los dedos.

Ando por el barrio con las manos en los bolsillos y la mirada perdida, sigo hacia adelante porque no queda otra, porque la esperanza es lo último que se pierde - dicen - y yo, pues siempre he sido más de soñar y tratar de volar.

Aunque luego todos nos imaginemos el final de la historia.

* * *

Ando por el barrio.
Las manos en los bolsillos.
La mirada perdida.
Y el eco de mis pasos perdiéndose por los callejones solitarios.
8
sin comentarios 43 lecturas prosapoetica karma: 104
« anterior1234548