Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 3246, tiempo total: 0.007 segundos rss2

Mi soledad

He llamado a mi soledad
como compañera de paseo
paseo por la calle melancolía
visitando los escaparates de mis ruinas

Escucha con devoto silencio
y con ojos ebrios de oídos
todas mis lentas agonías
guardadas bajo el candado de su boca

No pregunta el porqué de mis huellas
ni me arropa con un abrazo
aún sabe que es mi almohada
en esas noches de lunas rotas

La quiero allí dónde la busco
para bucear en las voces de mis mares
la detesto cuando impone su aliento
cubriendo mi vida de vacíos
leer más   
7
4comentarios 49 lecturas versolibre karma: 113

ese sabor a sal

envuelvo el aliento en papel de estraza

ya no quedan escudos en los cajones
y los espejos se cansaron de llorar

¿quién hay detrás
de los tallos que se aferran a la tierra
y dejan la aspereza marcada?

sólo queda una canción derrotada
colgada a la espalda
notas lacrimosas que resbalan
por los hombros, por los brazos,
por los dedos desnudos
y una voz azul que recuerda al mar

ah, ese sabor a sal...

aquí todavía no se ha hecho la luz;
me roza empapada la oscuridad
leer más   
15
8comentarios 47 lecturas versolibre karma: 130

De vuelta al pueblo

En una mano una taza de café, la otra apoyada en el pecho. Miraba por la ventana de aquella vieja y desvencijada casa, pensando en por qué la vida la había dado tan pocos momentos de descanso.

No se quejaba demasiado de aquella época, era la mejor que había vivido. Pero echar la vista atrás dolía demasiado. ¡Dolía tanto!
María había nacido en el seno de una familia humilde, hacía ya 68 años, en aquella misma casa del pueblo paterno. La pequeña de tres hermanos y la más rebelde (como decía su madre). Sus padres agricultores y buenas personas, no pudieron estudiar, la vida no les concedió ese regalo. De sus hermanos ya solo quedaba el recuerdo. Su hermano Pedro murió por una sobredosis hacía ya demasiado tiempo y su hermana se casó con un australiano, solo supo de ella durante algunos años, después nunca más tuvo noticias.

Cuando era joven quería escapar del pueblo a toda costa y no eligió la mejor compañía para este viaje. Un verano conoció a Juan y ya nada volvió a ser lo mismo. Su vida fue una sucesión de palizas y sinsabores. Durante años ocultó la realidad a sus padres por no hacerles sufrir. Trabajaba limpiando portales y casas, lo poco que ganaba, él se lo gastara en borracheras y amigos. A consecuencia de las palizas tuvo dos abortos pero con el tercer embarazo todo fue distinto. Cogió una maleta y se fue. Refugio para mujeres maltratadas, lo llamaban.
Estando allí, la vida le dio una de cal y otra de arena. Su marido murió en un accidente de coche, conducía borracho, como siempre. Y días después su padre, de un ataque al corazón.
Se la abrió una puerta de par en par a la que se aferró con todas sus fuerzas. Volvió a casa con su madre. Entre la pequeña pensión, lo poco que sembraran en la huerta y limpiar alguna casa les daría para vivir las tres (eso fue lo que su madre dijo).

Su niña nació sana y fuerte, era lo mejor que la había pasado en muchos años.

Durante algunos años vivieron las tres en aquella pequeña casa, sin tener de sobra pero sin faltar lo más básico. Lo bueno que tienen los pueblos es que todos se conocen y siempre recibían alguna ayuda.
La tienda de comestibles de la plaza, les guardaba algo cuando estaba próximo a caducar o la lechuga que ya no estaba tan fresca. Alguna que otra lata y el pan del día anterior.
Cuando había que limpiar alguna casona porque iban a venir los dueños de veraneo, siempre llamaban a María para ir a limpiar. Limpiaba la consulta del veterinario. Limpiaba, eso era lo que mejor sabía hacer, sin estudios es difícil conseguir otro trabajo.
Los días transcurrían y su nena (Ana) se iba haciendo mayor. Empezó a ver en ella las mismas inquietudes que ya tuvo ella años atrás. El pueblo la asfixiaba. Y por más que quiso quitarle la idea de la cabeza, estaba decida a irse de casa. Quería estudiar, decía su hija. María había perdido a su madre recientemente y perder a Ana le aterraba.
El pánico a que su historia se repitiera con su hija la llevo a tomar una decisión. Vendería lo que fuera y pediría si hacía falta para que su hija sí tuviera estudios y una vida mejor.

Habló con el alcalde del pueblo, Miguel, antiguo noviete de juventud, y le pidió ayuda. No tenía dinero para pagar a su hija un piso donde vivir mientras estudiaba, ni pagar los estudios.
Miguel le proporcionó una habitación en casa de unos parientes, allí podría dormir y comer a cambio de ayudar con la limpieza de la casa. Además Ana trabajaría los fines de semana en un centro comercial para sacarse algún dinero extra.
María trabajó de sol a sol. Limpiaba donde hacía falta, incluso en el pueblo vecino, vendía a la tienda de la plaza lo que podía de sus pequeñas cosechas. Aprendió a hacer gorros de paja, típicos de la zona y los vendía a los turistas…..todo con tal de que su hija pudiera estudiar.

Ana consiguió sacar su carrera de veterinaria. Pero encontrar trabajó en las grandes urbes no es tarea fácil. De nuevo el pueblo volvía a ser la mejor salida.
No fueron pocas las dificultades hasta poder abrir consulta, era mujer, joven y la desconfianza de los ganaderos la hicieron tambalear en más de una ocasión. Pidió trabajo al viejo veterinario, donde su madre seguía limpiando. Le ayudo en las tareas más difíciles. Iba de granja en granja asistiendo a partos o a lo que hiciera falta.

El viejo veterinario se jubiló y le ofreció su consulta por un precio módico. Todo empezaba a cambiar para mejor.

Ahora, María miraba por la ventana, con un café en una mano y la otra en el pecho. Su nieta jugaba entre los garbanzos y las patatas sembradas. Su yerno era una buena persona. Inmigrante, llegó a este país con los bolsillos repletos de ilusiones y el corazón encogido por el miedo. Ana y él se conocieron cuando ella estudiaba. Todas las mañanas le veía en el mercado descargando fruta.
Un saludo, una pregunta buscada para crear un primer contacto. Conectaron pronto y bien.
Ahora juntos en el pueblo con su madre, ella con su consulta veterinaria, él se quedó al cargo de la tienda de la plaza, eran felices y tenían una niña.
Su hija al fin si tenía una vida mejor y ella estaba formando parte de aquel comienzo tan esperanzador.

Cuando una puerta se cierra, siempre hay alguna ventana que se abre.




Hortensia Márquez
4
2comentarios 30 lecturas concursobac karma: 64

Amantes de amor henchidos

Comienza el paseo de los que viven sin cabeza,
Los que se apoyan en sus ojos para escuchar más cerca,
-De aquella estrella brotó un suspiro-
Al saber que te prefiero a leer un libro...
Te amo más que a mi pluma y sus giros, más que a la Inspiración que tantas noches pasó conmigo.
Te deseo más que todas las rosas, que temprano, anhelan el rocio...
Tú, mi estatua de bronce pulido, mi suerte y mi camino, el dulce sabor que transmite tu ombligo es inefable (y sin embargo tengo tanta ansia por describirlo) eres la felicidad llevada al extremo más desconocido , nadie sabe lo que es amor, no, no pueden, ¡no! Pues nunca estarán contigo. Ya me cuidaré yo de darte lo que es tuyo por derecho adquirido; mimaré tu sombra como si fuese un niño (no dejaré que nadie la pise , ni que se pierda entre tanto brillo ) , besaré tus labios cada amanecer como si fuese la última fuente de miel que conserva su sonido, lameré tu cuerpo (ya se que zafio y libertino pero no puedo callar o mentir, omitir sería insultante y mezquino) cada rincón, cada músculo tenso y cada oquedad donde se pueda ocultar tu sabor a inmortalidad y grandeza de espíritu, tocaré los dedos de tus pies cuando anochezca, como si fuesen las cuerdas de un arpa mientras mastico tu pelo, alimento de mi hombría y mi deseo. Pasaré el resto de mi vida asombrado por la suavidad de tus brazos y la fuerza celeste que desprenden tus manos hermosas y fuertes que saben tocarme como ni siquiera he sabido hacerlo yo antes.
¡Ay!, prometo cantarte siempre como si nunca se hubiesen escrito canciones y fuera yo el bardo loco que te grita desde los balcones.
Estaré cada día ausente hasta ver que sale el sol para verte, y con sus rayos haré un fuerte , grande y cálido, como a ti te gustan, para refugiarte cuando la noche se presente, ¡qué se que aunque la luna te admira y las estrellas repiten tu nombre, te mueves con gracia en lo oscuro pero de sol son tus huesos y en el sol te vuelves bello como un cristal labrado y excelso, reflejas La Luz por tenue que sea, y llenas con perfumes de tu pecho cualquier estancia allí donde llegas.
¿Sabes que jamás podría cambiarte por nada?
¿De qué habrían de servirme tesoros y lujos, carne y deseo?
Sin ti la boca me sabe a cenizas y en la cabeza me crece un nido, te vas unas horas y parece que me haya muerto y me siento como si saliesen de mi costado plantas y batracios , de colores tristes y horrorosos cuerpos deformes y feos ...
Sin ti rasgaría mis vestiduras y andaría por el mundo como un zombie que nada entiende y que camina sin destino, dejando a la suerte que guíe mis pasos como un perro abandonado que ladra al cielo...buscando a su amo perdido, buscando su rastro cegado...
¿Sabes que con solo leer mensajes que me envías con el móvil me imagino tu voz y se me acelera el pulso y se me ponen los bellos del cuello como queriendo huir de la nuca de un salto?
Es una locura esto del amor sincero, de la entrega absoluta a un corazón ajeno...es una vibrante sinrazón, un despropósito maravillosamente estúpido que condena tu vuelo al placer del viento más osado...
Este amor tan profundo que siento, Amor, es indudablemente culpa tuya, sin ningún asomo de duda, pues antes ya jugué a ser amante y nunca perdí los dados tan pronto quedando a merced del juego.
¿Sabes, Amor?
Cuando te vas un rato me quedo mirando la calle desde el balcón como un pájaro viejo y loco que espera comer de tus manos el tiempo que le queda.
Y trino como en un cante jondo cuando te veo erguido pasar entre las azucenas que llevan perfume y color a tu camino, trayéndote de vuelta a mis alas , al amoroso nido...
¿Te he contado alguna vez que cuando me desvelo observo el cielo y reordeno las estrellas para formar tu nombre en lo más visible del firmamento?
Somos como el cielo y las nubes , como el oro y el fuego abrasador que lo funde, como la noche y los besos furtivos, lo que a la madera es la hoguera, somos virtud y caballero y amor y celo, pañuelo y agua de seda que baña tu esbelta figura, rocio y primavera, siemprevivas y pintores exhumados , somos el Rodano y Arles , la muchedumbre y la soledad de un pie, el rescoldo final del morir una estrella y la noche total con eclipse y ceguera, somos el conjunto final, la dorada reliquia, el virtuoso instrumento que afinan Los Angeles al rugir del viento, somos la tromba imparable, el mar golpeando las rocas , la espuma brillante que crea arco iris danzantes ...
Somos el final de todo principio, la espiral que muerde el comienzo y vuelve a empezar , el sol que alimenta la hierba que crece salvaje y desnuda y muere volviendo a la tierra sin ninguna sensación de haber perdido. Somos El Niño curioso que trepa buscando respuestas y mira directo a los ojos del mago que mueve los hilos. La Luz que brilla oculta y eterna, la obscura sombra que alberga todos los odios y todo el caos , la llave que otorga el poder de hablar con las aves y que abre el pergamino. Somos el orden y el caos divino, somos dos almas y un solo silbido y una sola saeta. Somos el amor que siempre estuvo dormido...
¿Te he dicho alguna vez, Querido Mío , que te amo?
leer más   

etiquetas: amor, deseo, eco, alma, amante, locura
1
sin comentarios 13 lecturas prosapoetica karma: 14

Allí nos vemos

Hoy separaremos el alma de la mente,
Como separa un carnicero huesos y vientre,
Con una prosa desnuda y peligrosamente adictiva,
Sacada del loco sucio que me domina cuando desciendo...
Con la guitarra , una balada de "Pantera" y la certeza de encontrarte como siempre mirando al otro mundo...
Olvidando que fuiste amigo, te marchas sin ser amado suficiente, sin ser odiado lo justo y necesario...
No hay derrota en esta derrota, no hay más lagrimas ya para la muerte ni más gritos desesperados que alimenten su ego desmedido,
Ya no hay nada, y sin embargo todo sigue, tú mordiendo la tierra y yo caminando erguido,
Tu rostro, olvidado ya a fuerza de dolor y podredumbre, de laxitud en la condena y palidez de flor extinta, tu rostro que tantas sonrisas regalaba se encuentra ahora...¡cenizas! ¿Puedes creerlo? Sin parpadear el mundo soltó una bofetada asesina y maldita, -vaya si fue maldita- ,que rasgó tu espacio-tiempo dejándolo frío y sereno, neutro, eterno y cíclico.
Tú vives más allá , en otra espiral de vidas y sueños , donde las caracolas no dicen ya más tu nombre y la espuma del mar no ahoga los deseos.
Allí donde el Parnaso se mira hacia abajo, allí descansa tu noble ser de alegría infinita y de amor verdadero. Allí nos encontraremos, amigo que nunca consigue borrar el olvido...
Allí nos vemos , allí seremos de nuevo niños que juegan a ser famosos y dan conciertos y fuman porros para reírse y estar contentos. Allí nos vemos, querido amigo, allí nos vemos...
leer más   
4
3comentarios 33 lecturas prosapoetica karma: 68

Por el sofrenar ultrajante... (Experimental neosurrealista)

POR EL SOFRENAR ULTRAJANTE
( Texto Experimental Neosurrealista )

Todo está en la memoria
del aire que desteje
la lluvia del olvido
gotas de fuego, hielo, sangre,
en la frente del mar meciendo
al bosque de polvo y vidrio...

Como el misterioso brillo de unas setas invade al aire,
al adornarlo con abalorios de concha, que la senda,
triste riega, con el llanto de las cuerdas del suspiro ligero,
vibrante por su faz serena, con los pies de terciopelo,
mirando al cielo, cariñoso, dócil, un arroyo voluptuoso,
que los mínimos obstáculos allana, con las fibras del amor,
en las flores peregrinas, dónde los colores palidecen...
Luego de haber salido del futuro, y sin dejar un sucesor
en el pasado, al recortar las siluetas contra el horizonte,
que dejan al sol negro, llorando lágrimas de luz inútil...

¿ Porqué, porqué ?

¡Porque tanto las aves como los peces, tienen un campo
visual mayor que el hombre, que de no atenderse a un
tiempo justo, puede dar por resultado la ceguera total !

Porqué...
Todo vuela junto al tiempo
futuro arrastrado por el pasado
presente sin substancia
constante, continuo, continente,
del hallazgo herencia huérfana,
¡ Del desierto incapaz de ser arena...Sólo !...

Por
el
sofrenar
ultrajante... Del sistema de arrendamientos del pensamiento,
y de los préstamos de sentimientos, con las películas de sexo
y sangre, con los besos marmóreos, y el remordimiento de las
sonrisas vibrantes, con la consciencia indigente, desnuda y
sembrada, indefensa, en el subsuelo del fértil olvido pagado...
A pesar de lo que opinaran los huesos, y los huecos hogares
del polvo disperso, del mar sudoroso, de las lágrimas ahogadas.

¡Ningún sofrenar es más cruel!
¡Qué del inmenso mal, hacer un olvido infinito!
Haciendo de las serpientes palomas, y de los escorpiones corderos.

En la verde música dulce
del metal de los violines
azules los rayos se esconden
de la blancura silencia de nieve
en el corazón del tímido fuego
por el alma secreta del vacío...

Autor : Joel Fortunato Reyes Pérez.
(Tanto del texto como de la imagen)


POST DATA:
Información útil es...

eduardosuarez.net/index.php/5c/periodos-artisticos/item/13-neo-surreal
También...
es.wikipedia.org/wiki/Surrealismo
leer más   
15
7comentarios 74 lecturas versolibre karma: 141

El peso fatal de nuestros pensamientos

Ah, el peso fatal
de nuestros pensamientos
adiós miseria, adiós perdición
__________mira
donde se han quedado
los tiempos y los días.

No quiero soltarte
no quiero
que te escapes
de mis corrientes.

No quiero
que naufragues
en otro aliento...
no quiero
perderme en tu recuerdo.

Aunque tú no lo creas
es fácil engancharse a ti,
tienes magia oscura
clavada en tus ojos.

No abandono el barco
solo he salido a tomar
un poco de aire
y un poco
de humo negro
para calentar
las manos.

Surcadas
manos
que se
engarrotan
en las cuerdas
del barco
que viaja
a la deriva
en caída libre.

Pero en la marea alta
la nave se enrumba
con la química de un cielo azul
y vuelve a tomar las coordenadas
y las matemáticas de sus nudos
de este mar infranqueable

según tú

que lo dibujaste en los anaqueles
de tu tardío tiempo.

www.youtube.com/watch?v=dLAhG51uz-o
www.youtube.com/watch?v=G_1LP3Z6pW4


Ramón Pérez
@rayperez
Venezuela
14/10/2018
leer más   
16
8comentarios 86 lecturas versolibre karma: 144

Lucero errante...

Sigo pensando...
«Tres y siete minutos »

En tu frialdad.

Lucero errante
Abandonas el nido ?

www.youtube.com/watch?v=x90oqr7k9g0



Ramón Pérez
@rayperez
Venezuela
14/10/2018
leer más   
14
1comentarios 70 lecturas versolibre karma: 132

La vida

Arrastro calamidades en las axilas,
me enredo por las caderas
de las dudas infinitas.

Abrazo el goteo del mar en las lágrimas,
y el horizonte parece profundo
en los pozos que forman tus hoyuelos.

La piel raspa,
el frío engaña al calor.
Vuelvo hacia atrás,
la vida muerde.
leer más   
14
2comentarios 56 lecturas versolibre karma: 132

"Azucenas muertas"

En la confusión del acantilado
a base de golpes
a base de rocas
nace y muere la espuma
como la mujer efervescente
que se proyecta en mi boca
y al lamerla se esfuma
en una tangente de dientes
en cada noche de lenguas
esquivas intermitentes.

Tintineo de radiantes hadas
en una danza de brumas,
cópula de menguantes miradas
en un parpadeo de lunas,
bengala que explota en la nada
en el cielo del alma rezuma
se entierra en la carne callada
en paloma del nunca
se exhuma.

No sé si el viento
no sé si el mar
desnudarán el secreto,
flotar en canto de sirena
cuando labio resuenas
melodía yema del beso
letanía rizoma de arena
en el paladar,
en el adiós florecen
azucenas muertas
al compás del regreso
eternas se mecen.
leer más   
15
3comentarios 58 lecturas versolibre karma: 138

Hacer contacto, con tacto

Rompiendo en pedazos todos los momentos tersos
que la vida me fue proporcionando,
conseguí un sinfín de miniaturas dulces.

Sobrevivir a los arrebatos de desazón cardíaca,
y consumir los pocos latidos tenues.
Y con tacto aceptar el contacto
que no siempre eriza la piel.

No soy más que un montón de recuerdos
que al contacto con el sistema nervioso
me produce una descarga de contradicciones.
Desgarros y ataduras.
Calor y frío.
Amor y miedo.
………………………………y viento gélido……………..
…………………………………….y luz que calienta……. y con tacto apago otros brillos…………………..

Paseo una mano por las olas de un mar sin barcos,
y descubro que llevan enredados en los bucles
marineros sin puerto y sirenas sin cola.






Hortensia Márquez



Imagen sacada de internet
12
13comentarios 75 lecturas versolibre karma: 136

Madrigal...

Madrigal, rásgame la dulce vida
tú piel bronceada de escarcha mora,
pero no! no te quemes en mi ¡ llora,
y bésame con tu boca encendida.

Poesía, la pasión me despierta,
Alcanza la noche para dragarte,
el elixir candor y así ofrendarte,
un rosario de lirios de mi huerta.

Lírica, las auroras se han marchado,
por calles secas con aromas dulces,
llevan en su aliento un pesar marcado.

Dónde el céfiro sur viaja en zancada,
de un mar seráfico que lo recuerda,
como la lluvia se vino en cascada.

www.youtube.com/watch?v=bILQoikzFZo

(Soneto endecasílabo)
leer más   
13
7comentarios 95 lecturas versoclasico karma: 132

El Verso Final

Cada día despierto escuchando el trinar de los pájaros, observando el brillo del maravilloso sol y el rozar de las hojas y el rumor de la espuma del mar, mirando tus ojos llenos de amor...y cada día al despertar tengo la certeza de que el mejor de mis versos será una bala partiéndome la cabeza...
leer más   
2
sin comentarios 15 lecturas versolibre karma: 22

Indeleble

Delante de mis ojos te vas
y tu codicia no me suelta
corrompiendo pactos,
cuerpos celestes y cadenas.

Legado de cicatrices indelebles
cuencos vacíos de sal desbordada,
mar sin calma ni mareas
memoria hecha de piedra.

Me dejas esperando la lluvia
en bancales secos,
en un vagón desierto
de un tren desvanecido.

La caja cerrada sin tormentas
la aflicción es una mentira silenciosa,
perdido entre faros
el más sólo eres tú.

Y te vas,
cuando más adepta soy de ti
y más ganas tengo de leerte el porvenir
ahora cuando se revelan,
otros destinos perfectos
y simples.
12
6comentarios 63 lecturas versolibre karma: 120

Se me acaba el tiempo

Quiero soñar
porque mi mundo se acaba,
me pierdo en la desgana
y lloro en postración
sobre mis olvidos.

Reposado cuerpo
amigo y compañero,
que sólo me dejas pereza
de inmóviles deseos.

Se me acaba el tiempo,
y el pulso
apenas sostiene un verso.

Se perdieron mis pies
entre almohadas de desganas,
y pasean las aburridas tardes
sus insípidas señales ciegas.

La llama de mi antorcha
apenas respira oxígeno,
mi cuerpo, no admite
la entrada de fluidos,
y se me va el mar
absorbido por la arena .

Las lágrimas se hicieron nido
y dejaron silencios sin sentido,
aridez en mis pupilas
que ya no pueden
comprar arco iris vividos,
mis labios no besarán
más sonrisas,
no leerán otros labios,
mis lluvias añorarán
sus lágrimas,
y mis soles,
no conocerán hambruna.

Y yo sólo pienso,
en cómo será
mi último adiós.

Angeles Torres
leer más   
21
14comentarios 124 lecturas versolibre karma: 125

Se me secó la poesía

Se me secó la poesía...¡siendo aún tan inocente!
Se marchitó la belleza en mis manos, se me secaron las nubes...
Mis venas corrieron a transportar miedos secos, se apagó la luna...¡tan pronto!
¿Eh? Amada mía. ¿Dónde quedó tu sonrisa ahora?
Doy por muerta a la sangre inspirada que ya no me llena, huidiza,
como son las sombras negras que acompañan al olvido...
Se me congelaron los versos dentro de los dedos tumefactos a golpes de rutina y tedio, a conciencia...
La brisa ya no me transforma en estatua de sal, ni puede la espuma del mar trocarme en gólem de arena...así...¿qué me queda?
Si se me ha muerto tu rostro entre mis poemas...
¡Qué ahora el vino se convierte en tristeza!
En mis labios la sonrisa de su nombre queda ausente,
Y las flores son tan grises...y los sueños tan reales y de imagen tan potente...
Que no se sí estoy vivo o tú te mueres, si disfrutas o padeces, si conoces mis enjambres o te ríes si yo sufro un desengaño...-ya no puedo más pedirte- ¡he sufrido tanto daño!
Con la muerte del cimborrio...con los gritos de tejados...preguntándole a las nubes...con las lilas enterrado...en un barco bien borracho...junto al cielo parnasiano...entre fuentes y montañas...esperado por un gato...dirigiéndome a los canes...exaltado por los sueños...junto a mil neones blancos...cuando suenan las trompetas...¡ay!
El cielo...
¡desplomado!
leer más   
14
4comentarios 65 lecturas prosapoetica karma: 122

Descontado... (Pseudoanticuento)

DESCONTADO...
((((Pseudoanticuento)))

____ ¡ Largo de aquí, cuento infeliz !.
La tristeza en maceta ya se siente jardín. Bien sabemos que carga el mar,
con las pestañas en las alas, y las noches frente al espejo quebrado.
Y a lo lejos está el cielo que cuelga como el milagroso ungüento... Más las
espadas blandas son ante las cósmicas entrañas hurañas como las noches
sin marido, en la luna enloquecida con el fervor espumoso del piélago ligero.
¡ Ah, cuento sin principio, historia inexistente, fraude vil a conveniencia !

___ ¡ Ondas ingenuas que entre sus muecas perece !... Sí, sí, mira con atención:
Allá está la luna montando la tarde, y recorriendo tardía la calle curiosa,
por no haber aceptado el sombrero ofendido, empecinado en agacharse
contando las estériles monedas con sus íntimos gusanos. ¿ Y lo cuentas ficticio ?.

___ No, sólo es una oferta. Real fantasía para los incautos... ¡ Oh, albergue pobre
de la gris materia !... Pálido recuerdo perdido poco a poco, en la urna helada de
los bolsillo ajenos.
__Pienso, me dices, aunque lo dude con frecuencia... Que quizá sea el momento
donde se sienten cercanas las fronteras del silencio que tratan de recoger todo
el contacto preocupado por el cambio... Por la ciencia desnuda con sus metálicas
veredas, en la humana estupidez que con ironía se regenera, y fabrica la insigne
inocencia huyendo.

___¡ No lo cuentes con calma !... Me dicen los silencios y las sombras que nada sé
de ellos, que nada es igual de peor en la mínima falsedad transformada en elíxir
veleidoso de lo verosímil sólo... ¡ Qué no lo cuente quitándole !... Ni ofertado.

Las gotas en la tormenta se elevan con el sol que se expresa desamparado en luz,
suplicante, y en la danza ritual de los gestos... ¿ Qué estoy diciendo ?
Dices callando... ¿ Acaso que he dicho algo ?. Y sobre todo, bajo esas figuras...

En los claros muros que murmuran, sin duda, y sólo a veces durante unos instantes
en los nidos de nieve que vuelan bajo el hielo con virginal rubor en las ánforas de arcilla
del aliento que se tiende acariciando lo que no se cuenta, lo que se quita de verdad,
lo que se confunde con gracia y se enreda sutilmente...

___ ¿ Qué tipo de vida hace la escena mortal del abuso más lleno de armonía ?
___Me dicen que digo, que la libertad de matar al débil y engañar a los ilusos, en
la razón incólume del engendro sin freno que se agita porque nadie lo quiere... Y que
sólo nadie debería contarlo, quitándole poco a poco la esencia que le evidencie en
la maceta que se ha creído jardín... Pienso, casi creo sentirlo, porque escucho que
en la lejanía lo dicen las montañas en la opaca quietud donde duermen los campos
de rodillas en la penumbra incierta que decora las ventanas abiertas...

No obstante, en este cuento, y no contando con mi ausencia momentánea que hace
bien a las cosas ya dichas, y que parecen iguales para que podamos distinguirlas
en cuanto están lejos los subterráneos urgentes, y que del sudor un trozo se derrumbe
como un sueño que se seca en las pasiones cotidianas, prolongadas y perennes.

__Dices sobre todo cuando duermes y no sueñas, y lo callas destejiendo los silencios
en el ramaje sonoro de los anónimos... ¡ Un simple pórtico de las puertas falsas realmente
colosales en el abismo de los rumores inventados en la impúdica certeza ! .

Hacía frío bajo la frente cálida de una vigilia pescadora de linternas... Y pensó: ¡ Tal vez
es mejor no contarlo !... Desdecirlo con desdén y desdoro, desdoblarlo hasta hacerlo
repugnante, como se pugna por descuajar la más mínima razón que esté en desacuerdo...
Se sentó, hizo un gesto que viajaba en un agujero angosto excavando cuatro horas en el techo
y luchaba a sus espaldas el terreno con la palidez de los obscuros fulgores...

Al final se fué feliz, soñando no haber dormido, tan despierto como la razón del último siglo.
Y muchos supieron que estuvo ahí nadie, como siempre, obligado a no decir nada.
¡ Y fué el mismo nadie de siempre !.
El que calla cuando la ausencia lo escucha y el que habla en la presencia de la nada.

***********

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Joel Fortunato Reyes Pérez.
Published on e-Stories.org on 08/27/2017

Autor: Tanto del texto como de la imágen
.
leer más   
15
12comentarios 95 lecturas relato karma: 138

Capitán y timonel…

Como capitán del barco que adoras
y timonel de los rotos ligamentos
voy siguiendo los molinos de vientos
en las aciagas y menguadas horas.

Si pudiera llegar a tu aposento
tus labios y piel de mora amaría
con un mil de cosas batallaría
con el sol en riela viajo contento.

Llevo la guadaña y puñal curtido
sin el mástil no podré sostenerme
y navegar sin rumbo y sin sentido.

El mar caribe ensancha sus marullos
las sirenas vendrán a socorrerme
y las ninfas me envían sus murmullos.


(Soneto endecasílabo)
www.youtube.com/watch?v=xKolfXCeoo4

Ramón Pérez
@rayperez
Venezuela 
13 de octubre 2018
leer más   
16
9comentarios 100 lecturas versoclasico karma: 127

Fábula

Aquí la vida es un misterio,
Y el cielo se eriza con un espanto azul,
Los pájaros se quejan desde siempre,
porque tienen los ojos vendados,
¡Despierta! ¡Despierta! ¡Despierta!
Que vienen los lagartos de cola de escorpión,
arrastrando un paisaje muerto sin astros...
Entre aquel niño muerto y este sólo hay un zapato,
una risa sin dientes,
Una mariposa asmática escupe colores verdes,
sobre una pared que orinaron cien perros y unas niñas,
La muerte llevará en carne viva el rostro y las rodillas,
y al que quiere ver le serán usurpados los ojos por gusanos amarillos...
Será la resurrección de los horrores del Mar,
de los místicos océanos y las bonanzas fallecidas,
...he visto roer columnas triunfantes de lechosos perfumes...
Yo soy la bestia primitiva que conoce la delirante noche,
no duerme nadie cuando respiro,
sin razón se extraña el ojo, el archipiélago...
cuando arrojo el huracán de algodones y violetas,
Soy el poeta convulso, la maravilla inclinada al desarreglo,
el viento que ata las bocas y cierra las tabernas orladas de siemprevivas...
leer más   
6
4comentarios 42 lecturas prosapoetica karma: 75

Los anacardos...

Cuando se tuestan
los anacardos,
su aroma se esparce
por toda la gravedad,
exquisito fruto seco
que calma la ira de los dioses.

De su frondoso árbol
nació la estrella fugaz
que se hunde
en el majestuoso océano.

El infinito
conoce tu verde espiga
y el desértico suelo
se enreda en los ojos
de las nereidas.

Anacardos,
semilla que da vida
viaja por la oquedad
y se convierte en hombre.
Pasando
por el útero de Tetis
la deseada, la de los pies
argénteos
la voluptuosa nereida
de los mares,
la ninfa que procreó
junto con Peleo

en una noche boreal
al divino Aquiles.
leer más   
14
6comentarios 77 lecturas versolibre karma: 129
« anterior1234550