Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1347, tiempo total: 0.006 segundos rss2

Te acompaño

.
Yo te acompaño
desde mi mano en tu mano
desde mi pensamiento en tu mente
y tu cordura haciéndome más incoherente…

Te acompaño y me sientes
me haces caricia, te abrazo
y despierto en tu almohada
mirando tu sueño
sintiéndome en ellos
y en ti, dejándote con un beso…

Estoy
y en cada palabra
eres parte de los versos
que serán poema
cuando en más palabras
silenciadas en miradas
me beses como sabes
el alma…

Y mi alma
ni tan pura
ni más diabla
se disfraza de velo
para colorear unidos
los colores de las auras…

Yo te acompaño
aférrate a mi mano
que la vida nos dibuja
un camino de emociones
nos hace risas, llantos y goces
nos acomoda en el viento
para robarle los perdidos te quiero…

Yo te acompaño
por montañas y desiertos
para morirnos de sed de nosotros
por el día, para hacernos manantial y termas
por la noche, para amanecer otra mañana
en tu almohada, de la mano, a tu lado…



soundcloud.com/lola-bracco/yo-te-acompano-desde-mi-mano (Lola)
.
4
2comentarios 14 lecturas versolibre karma: 64

Besos al Ocaso

La luz del día ha decidido morir,
suicidarse sobre las montañas
Las últimas aves buscan refugio,
Y cantan desde la posibilidad de una nueva oportunidad de volar.
Tu respiración se agita,
mientras disfrutas de los nuevos colores del horizonte
De mi sentimiento transparente y viejo;
De mis manos que te dibujan en el humo de una vela azul.
El olor a tarde de lluvia me llena los pulmones,
Tú simplemente te dejas acechar por las primeras lloviznas;
Y te mueves casi desnuda, tarareando un deseo camuflado.
La luz del día se apaga, en secreto
¡Tu te enciendes!, explicita y casi sin ropa
Yo a merced del mal tiempo y de los despojos de mi tranquilidad.
La tarde y tú disfrutan de mi exceso de oscuridad y mis arrebatos;
de mi filosofía de vida, el humo de una vela azul
y algún que otro tarareo contemporáneo en tu oído.
Los naranjas y los azules se mezclan
y aparecen tus carcajadas más inconformes,
Solo necesitamos una banca,
una cortina batida al viento
Mi boca en tu cuello
y la luz que se escapa tranquila en el horizonte.
leer más   
9
5comentarios 69 lecturas versolibre karma: 96

Dicen

Dicen que el sol
se pone siempre hacia el oeste,
con tibieza olvida a la luna
en su noche indolente.

Dicen que en diciembre
las noches frías
se agolpan inconscientes
buscando con afán poder tenerte.

Dicen que en invierno
es mejor no tener rosales,
la flor se muere en su belleza
la espina llora la ausencia que duele.

Dicen que el aroma
de la hoja de un naranjo
es como un anhelo que vive del rocío tenue
de un olvido que miente.

Dicen que el amor hiere
lo insoportable es dejar de amar,
morir de frío en la pradera
sin un refugio seguro en campo raso.

Dicen que hacia el norte
el ocaso se oculta lloroso,
es el aguanieve que entumece las ideas
por no poder verte.

Yo te digo
que de la ceniza el retoño florece
guárdate del frío que solo entumece,
limpia tu mente, aquí estaré para protegerte.

El mute.
17/12/2018.
13
2comentarios 77 lecturas versolibre karma: 99

Por amor

.

Alguien las encadenó sin sentencia ni juicio,
a ser las culpables de algún desamor
las hizo prisioneras, víctimas y victimarias
de matar la ilusión…

Y ellas sueñan
que sus pétalos serán impares
para ganarle a la tristeza
para que una sonrisa valga la pena
para morir deshojada sólo por amor…

soundcloud.com/lola-bracco/culpables-corto (Lola)
13
8comentarios 82 lecturas versolibre karma: 122

La estampita de la virgen

La telaraña se desploma por las paredes
pintadas de un blanco intenso,  
la mesita de noche se apretuja
con los balaustres de la cama,
la peinadora con su espejo enmarcado
y el baúl construido con encinas de madera pura
guardan los más prístinos objetos...

Monedas de níquel, y plata,
discos de RCA Víctor,
castañuelas, canicas,
la colección de agujas Singer.
El alumbre desborda su olor a naftalina,
en el fondo del baúl un gran retrato
(« Es la abuela sentada
frente al frondoso árbol de estuque »)
y la estampita de la Virgen de Coromoto
patrona de Venezuela
sosteniendo al niño en sus brazos.
Todo esto…
grafican el dulce frescor del descubrimiento.

Tomo la estampita de la patrona
y le increpo
el por qué de mis dolencias corpóreas.
Un sonido seráfico
penetra en la morada
y calma mi angustiosa semblanza.
Y pienso en el tormento que vivió
la fulgurante estrella del desierto
pasando por Getsemaní,
el Huerto de los Olivos,
el Torrente Cedrón
hasta ser crucificado
en el promontorio conocido
como Gólgota.

Entonces entiendo
que lo mío...
es una pequeña
torva clavada
en el mar
de las tentaciones.
leer más   
16
3comentarios 55 lecturas prosapoetica karma: 102

Fatal hechizo

Si en esta noche accidental ¡Me niegas!
ante la pavorosa y mediática luna
las estrellas en fugaz desvelo
caerán sobre la planicie de tu cuerpo.

Si en esta noche de fatal presagio
y de frugal olvido
los colibrís durmientes y danzantes
entran pisoteando
el listón nocturno
de nuestros corazones sutiles,
rojos y marchitos...
El desván nocturno del cálido lecho
será una fría morada
de añosos recuerdos.

Y la herrumbre de las sábanas
del febril tiempo
se ahogará en el plenilunio
de tus labios
entretenidos e intensos.

Si en esta noche los cerezos
no maduran
es porque tu Amor,
Oh, desvanecido Amor...
Se habrá perdido en la lontananza
lejos del nidal de nubes colgantes.

Si en esta noche se prenden los cirios
yo, estaré en mi cubil
pintando de azul el zócalo frontal
de tu fatal hechizo.
leer más   
22
14comentarios 107 lecturas versolibre karma: 177

Vagabundo Abandonado

Bebiendo de las lágrimas de éste desamor,
en el que tú me dejaste.
Sabiendo que no te mereces ni tan siquiera,
una sola de mis gotas.

Me dejaste morir de amor, como un bagabundo abandonado.
Porque decías que ahora ya no era el momento, de recibir tu devota pasión.

Iván A.
leer más   
10
2comentarios 66 lecturas prosapoetica karma: 95

La verdad: (Jotabém con estrambote)

Es huérfana la verdad,
pero su paternidad

por todos es discutida,
vaya o no en ello la vida
en pos de ganar partida.
Ella, aunque le pongan brida

siempre sale a relucir
sin importar el mentir.

Resurge realidad.
Contrarrestando embestida
sin dejarse confundir.

Sin morir…
A todos quita las dudas,
desenmascarando Judas.
5
sin comentarios 25 lecturas versoclasico karma: 72

Jeannete

Ya que estás en mis sueños,
y podemos dar el salto a lo real,
siento que quisiera morir a tu lado,
disfrutando de todo lo que ofreces.

Gozando con tus manos,
que me acarician incesantes,
tu risa siempre dispuesta,
presurosa a amenizar todo.

Ahora me dejo llevar,
cómo tú flotas en nuestras conversaciones,
sobre esta hoja que lleva tu nombre,
invisible pero a ti previamente destinada estaba.

Me pregunto aveces ¿qué haré con esto?,
con el monstruo bello de amor,
que despedaza lo racional,
por culpa de tus encantos.
leer más   
3
sin comentarios 13 lecturas versolibre karma: 42

Cuando se me van las ideas

Es ese instante amargado
de guerra con tus ideas,
cuando entre ellas pelean
por dar un acabado.

Un espantoso momento,
así lo describo yo,
en que se mantiene la intención
pero se desvía el pensamiento.

Es una pausa menor
que si no se atiende con prisa,
evita la continuación
y la obra no finaliza.

Una desconexión total
del tema en creación,
provocando así el terror
y un grave daño mortal.

Da ganas de llorar
cuando se me van las ideas,
todo se asemeja
a morir en un huracán.

Lo más triste es la paz
que invade luego mi mente,
atacando fuertemente
con tranquilidad.

Pensando que pasará,
y si recuperaré lo perdido,
es mi Titanic hundido,
palabras muertas ya.
leer más   
18
8comentarios 58 lecturas versolibre karma: 100

Bauman [Síntesis mediocre]

Las dudas inundan mi dormitorio,
de día a noche,
de muerte ínfima
a vida transeúnte del anonimato.
Dónde ha quedado ella.
Nos hemos vuelto endríagos,
fanáticos de lo efímero,
de lo pernoctante.
Nos hemos sumido
todos
en el profundo antónimo
de la felicidad,
y no nos hemos percatado
de su falsa eficacia.
Andamos vidas cortas,
luchamos para estar en paz
a la hora de la cena
y morimos bajo un arcoiris
de niebla atemorizada.
Y con la vanidad de nuestra
entrepierna
lo denominamos, sin menor dilación ,
placer.
El universo se mantiene con la presión
de nuestra falsedad
y todos somos inútiles partícipes.
Pusilánimes dedos controlan
nuestro destino.
No sólo miran nuestros ojos
con buen lustre,
sino que se hace grande
nuestra morbosidad
y reventamos nuestra inhumana mente
en un aterrador
clímax.
¿En qué momento se volvieron cortos
el tiempo divino
y el pesimismo de los poetas?
¿En qué momento se hizo
erógena
la manía de morir?
Quizás haga falta una guillotina
para darnos cuenta de lo que
vale el tiempo.
11
sin comentarios 67 lecturas versolibre karma: 106

La muerte y yo ® ©

La muerte y yo nos conocemos un poco
seguramente ella me conoce más a mí
de lo que yo pueda conocerle a ella
yo como todos he perdido a alguien
que la muerte se llevó
al principio la maldije.

Pero con el tiempo comprendí
que no es ella la autora de los juicios
solo ejecutora de los mismos
pero no se puede negar que a veces
ella se lleva sin clemencia
a quien merecía vivir mucho más.

Recuerdo mi primer encuentro con ella
fue el peor y el más violento de todos
el que marco toda mi vida pero reconozco
que su abrazo puso alivio al dolor
de quien se llevó aquel día de septiembre
cuando vi con terror el toque de la muerte.

Después la volví a ver por accidente
un inconsciente manejo hasta chocar con ella
luego la vi en aquel hospital como cura infame
aliviando el dolor de toda una vida
siempre es mal comprendida la muerte
no por quienes se van con ella
si no por quienes se quedan.

Mis encuentros con la muerte siguieron
cuando ostente aquel trabajo que tanto amé
donde mi meta era preservar y proteger la vida
pero muchas veces solo fui testigo público
de los restos que deja la muerte
yo tenía qué levantar aquellos restos
y encontrarles un, ¿Por qué?

La muerte siempre es incomprendida
y aunque a veces solo en algunos casos
como cuando muere algún malvado
muchos la celebran como agente justiciero
aun así más de alguien sintió afecto
por aquella persona y lamenta su muerte.

Recuerdo la etapa de mi vida
donde me vi forzado incluso
a llevar a la muerte entre mis manos
donde tuve un momento
a solas con ella
y le pude preguntar y reclamar
por la pena que me causo alguna vez.

Fue ahí en ese momento crucial donde yo
me sentí en las manos de la muerte
y comprendí que no era ella
la que decidía a quien llevar y a quien no
en esa hora de violencia y tras sobrevivir
viéndome ileso vi distinta a la muerte.

Y recordé las palabras de un hombre sabio
que me dijo:
-Nadie muere cuando no le toca.
Claro como negar el dolor
que deja la muerte de un ser amado
sentimos un gran vacío
un desconsuelo infinito
extrañando al que se fue
yo no sé cuándo
ni cómo vendrá la muerte por mí.

Pero sin duda sé
que no dejare de vivir
por esperarla
o por temer su abrazo oscuro
tan cierta es la vida
su magia y su luz
como tan cierto es
que la peor desdicha
no es el morir, sí no
el no haber sabido vivir
porque la muerte
tan solo es
un cambio más de la vida.


Carlos Luis Molina Lara

Ángel de la muerte de Evelyn De Morgan
14
4comentarios 79 lecturas versolibre karma: 103

El Zeus de los verbos

Tan solo tú "querer"
eres el Zeus de todos los verbos
ciñes la corona de los seres humanos
sin que se discuta tu hegemonía

En tu séquito te acompañan sinónimos
donde cantáis a coro en la orquesta
a veces con el trino del ruiseñor
otras con las bocas más ansiosas

Y el verbo que te trajo al mundo
te concedió alas de libertad
aunque tu vuelo sufre de turbulencias
el sibilino "deber" intenta destronarte

Aún así por tu sangre se desbordan ríos
enloquecidos de adrenalina
hasta desfallecer exhausto, gritando:
siempre quiero "vivir" queriendo
siempre quiero "querer" queriendo
siempre quiero "morir" queriendo
leer más   
11
4comentarios 71 lecturas versolibre karma: 114

En tercera persona

...

En tu piel he venido a morir
de esta pasión sin un huella.
Las calles a recorrer para partir
recobrando el aliento a ella

De entre tantas hojas secas
es mi tinta la que te añora;
son todos los años que disecas
de estas letras sobrecogedoras.

Voy caminando junto al viento
para de entre mis manos tenerte,
ser mi eterno alojamiento
deshojando la espera al verte

Eres mi retorno infalible
¿cuanta paz hay en este silencio?.
Nuestra oscuridad es imposible
bajo el escribir de comercio.
13
10comentarios 94 lecturas versoclasico karma: 112

Un sueño

Tal vez un sueño.
recordar aquellos sillones,
sillería labrada,
aquellos grandes cortinones.

En la penumbra aquel silencio,
aquella paz tan aquietada.

Una paz solo vivir,
sin un deseo, ni una pasión,
nada que la distraiga.

Crecer hasta morir
sin soledad, sin ansias.

Solo vivir,
un agua remansada,
limpia, con fragancia.

Y un libro.
¡Qué gozada!
leer más   
15
7comentarios 63 lecturas versolibre karma: 113

Sobreviviendo al fin del mundo

Caliente el café, y la ceniza de mi cigarro que no corta
afuera se escuchan los tambores de la destrucción
y yo acá sentado, apreciando el cuadro que colgué en mi pared.
Entre el humo y la melodía solo intento estar bien.
Sigo escuchando que afuera está muy mal, y yo acá sentado, apreciando las agujas de mi nuevo reloj.
Los gritos del miedo tocan mi ventana, y el solo de guitarra que suena en mis parlantes me eriza la piel
todo se derrumba todo se cae, y yo solo intento estar bien.
La última explosión se está por escuchar
acaba de morir la ultima luz
los gritos se evaporan en la tempestad
¿y yo? … y yo solo intento estar bien.
4
1comentarios 36 lecturas relato karma: 56

Casa de amor

Abre tu ventana si me quieres en ti porque sabes que te necesito y tengo en ti el amor así que ábreme la puerta para poder entrar por ti y no morir de celos por la belleza de ti corazón porque por tus besos voy amor
1
sin comentarios 16 lecturas versolibre karma: 7

Simplemente morir

Voy caminando plenamente hacia el atajo de mi propia muerte.
Hacia ese largo cansancio del alma quien insistentemente me recuerda todo lo que he vivido.
Atrapado en una habitación rasgada por el tiempo.
En mi propio féretro.
Simulando dormir.

El arreglo floral que siempre imagine,
cubre la totalidad donde palidezco en mi última morada.
Todos esos rostros somnolientos,
despavoridos.
Observándome una vez más.
Todos allí.
Murmurando.
Fisgoneando.
Una y otra vez.

Todos hablan al mismo tiempo.
Las voces repercuten en mi cabeza.
No puedo expulsarlas. Por más que lo intento; parecen como si cobraran vida. Voces que se funden en esas lágrimas que me conducen hacia un anunciado suplicio. Hacia ese abismo donde se alza el vuelo hacia la muerte de ese espacio infinito.

Paredes frías.
Inertes.
Girando en un inconstante movimiento de ida y retroceso.
Aquí todo está muerto.


Mi cuerpo aborrece el cansancio eterno.
De ese frió sepulcral.
Donde me deslizo en las aguas profundas de ese rió con olor a muerte.
Pestífero a formol.

Solo soy yo.
Sin respiración alguna.
En proceso hacia algo que desconozco.
Ahogado en el tiempo.
Observando fijamente el techo sin poder mirar hacia los lados.
Solo escucho llantos. Voces de alarmas.
Olor a Flores.
De velas encendidas
Olor del alma inquebrantable que duerme.


Logro escuchar pasos agigantados que se acercan a mí.
Siento la voz de un niño que se acerca.
Creo que soy yo mismo tratándome de abrirme entres las penumbras de una soledad inmensurable.
Donde las lagrimas soplan muy dentro, como queriendo arrancarme el corazón.
Nunca aprendí a llorar.
Siempre me tragaba las lágrimas.


Simplemente morir.
Acostado.
Inerte.
Sin vida.
Con una gran hendedura sobre el pecho. Zurcido a las patadas.
Con hedor de perro. Aun sangrando. Coagulado. Casi morado.
Sin movimiento.

Y allí quedo yo.
Con mis labios cerrados.
Dentro de mi propia esencia.
Todo será polvo.
De Vida a muerte.
De transformación.

Muerto.
Vivo.
Aun no lo sé.
leer más   
7
sin comentarios 19 lecturas relato karma: 78

Mí árbol

He puesto mi árbol está Navidad
y lo he puesto dentro de mi corazón
y arriba como a una estrella,
te he puesto a tí, papá.

Y alrededor de tu estrella,
he colgado tu amor y tus besos,
he puesto todos los días
que tu me distes,
los que siempre recuerdo
y los que a veces olvido.

He colgado todas las horas
que intensamente fuimos felices...
he puesto tu nombre, José, Zafra,
he puesto un ruiseñor...
he dejado una lágrima para ti,
encontrarás colgada nuestra amistad
y una sombra agradable de amor...

He dejado en mi árbol de Navidad
colgado un abrazo, sólo para ti,
encontrarás unas aceitunas moradas,
una flor de alelí
una ramita de romero
y también verás, que te he puesto,
una ramita que dice:
te quiero.


Feliz Navidad a todos.
leer más   
10
12comentarios 87 lecturas versolibre karma: 124

Un ojalá asoma

La casa nublada
sin relojes de ocho horas
desde que la distancia
es tu beso en otra boca.

Fatalidad sin mujer,
ni filo en el que morir
satélite en pausa
con causa disimulada.


Mi nombre en tu voz
deja de ser propio,
lo común es un tesoro perdido
donde guardo anhelos concretos.

Enciendes la luz
dejándome a oscuras
en tu cripta reservada
donde hago arder todos los mapas.

Miras por debajo de mi falda
te asomas a veranos no vividos
y yo me siento vencedora
porque tú ,
ya no te das por vencido.
18
9comentarios 78 lecturas versolibre karma: 114
« anterior1234550