Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 3259, tiempo total: 0.006 segundos rss2

El momento en que amamos

Es mejor dormir,
antes que el dolor nos haga ruido
y en un desahogo difuso
perdamos la cordura de un recuerdo.

Detengamos el tiempo en un instante
diluyamos los minutos que quedan
antes que la memori susurre indecisa
y rehúse recordar su último anhelo.

Huyamos de las imágenes volátiles que parten
son verdades exactas que mienten,
no quieren ser recordadas por el tiempo
en un memorial frío y viejo.

Juntemos los fragmentos pasados que amaron
seguro que ellos recuerdan
el alimento que nutre a las dudas
en donde las flores brillan sin remordimiento.

Son pocos los pasos que tenemos que seguir
si queremos conseguir que nos recuerden
debemos ignorar los rumores
de un momento que es muerto.

Es mejor dormir que soñar con el sueño eterno
no olvidemos todo en el nuevo mañana,
lo absoluto se irá en el momento preciso en el que amamos
éste se quedará viviendo.

el mute
15/11/2018.
9
4comentarios 89 lecturas versolibre karma: 135

A veces

Y la chica era la voz soprano
y el chico la paloma hambrienta.

Los sucedáneos de pescado
se manifiestan en esta cala intranquila.

Tararea el mar canciones
de antiguos veranos
acariciando la voz que grita
desde el espigón de la juventud.

"¿Qué hacemos?
tenemos licor
para un día de novillos eterno".

Y la arena era un edén improvisado
y las dos palmeras vertían humo
a espaldas de la razón.

"No te desnudes aún,
espera a que anochezca,
espera a que la luna dibuje en el agua
su camino sin horizonte"

La chica era fuego lapidario
el chico un extintor con la anilla oxidada.

A veces cuento pequeños seres
que se van a dormir,
otras, se cruzan historias
como las de un telefilm a las cuatro y diez.

A veces esto es lo que da de sí
el tiempo muerto que hay justo antes
de volver a empezar con el trabajo.
leer más   
12
3comentarios 47 lecturas versolibre karma: 121

Durante un cuarto de hora final, me quite la vida

Durante un cuarto de hora final, me quite la vida; me quedé en la orilla y observé cómo corría en el agua, una gigantesca pitón, rodando como un rollo de tiempo.

Las fotos de la hora y el amor estaban impresas con pájaros blancos y turistas suspirando por las salpicaduras del agua del arrecife tocando las cicatrices del pasado.


Parece ser que: El hechizo del viento, una recitación del viento evoca una melodía desde fondo del agua, el vientre del pez, la cáscara y el rosario.

Si puedo voltear el depósito al revés, dejar que el pez vuele en el aire, la cáscara brilla en el cielo,
soy el rosario, los ojos del príncipe, ranas abultadas
en mí, soy el rosario. La falta de agua en el apellido, por lo que a menudo me encanta pasear por el agua.

Lo que puedo hacer es muy simple: lavar la cara, coquetear el resto del tiempo, tiempo adicional, resto del tiempo,
caerse del caballo y ver el cerebro en blanco.

Recordé la antigua ciudad enterrada bajo el depósito de piedras. Las enormes olas son solo una escena de su bullicioso mercado y las pequeñas piedras de los pies
de las mujeres anidadas íntimamente a la orilla.

Yo, un erudito, no estoy lejos de ellos, camisas largas, zapatos de tela, espadas cortas y una cara delgada reflejada en el espejo del agua. Ahora, estoy caminando por el camino de piedra en la antigua ciudad.

Entro en el patio, en la puesta del sol que fluyen cintas de colores para saludar a la gente en la oscuridad del incienso.

Olas de las grandes olas que se hundieron en la orilla y un rollo de libros se dispersó en las rocas. La vida, la historia
la vida personal y los cuentos populares son solo una
colección de ensueños, pero me encantó el fascinante pasado de este cuarto de hora final, y me quite la vida.

Entornando los ojos me muriera,
sintiera que ya está,
que ya el afán cesó,
y la luz ya no fuera un haz de espadas.

¡Las estrellas brillantes que se levantan después de la tormenta de otoño retrasaron la oscuridad de la muerte!
Dentro y fuera del jardín de las rosas,
el escorpión disfruta del atardecer.
Las vacas y las ovejas bajan por la calle empredada.
Las campanas a muerto suenan con el badajo
interior, solo dejan escuchar su sonido a los monjes puntuales.

Che-Bazan.España

¡Qué difícil es entender la belleza! Günter Eich.

www.youtube.com/watch?v=SZQzW_QfPew

.
leer más   
8
sin comentarios 50 lecturas versolibre karma: 106

Un vacío que no se puede llenar con vodka

Un vacío que no se puede llenar con vodka.
Vacío que pesa, no miento: la voluntad de rasgarme sofoca y la melancolía corre en mis venas, estoy febril, sin aire, el vacío me sacude y un frío sudor me cubre y yo tiemblo, hasta parece que mi alma ya está muerta.

Che-Bazán.España
leer más   
12
4comentarios 51 lecturas versolibre karma: 114

Para mí, hoy no habrá conticinio

Cae el Sol,
y las umbras se alargan,
allí en el asfalto está ese extraño diapasón de carne negra,
esa "ye" de sombras,
por cuya horqueta transitan las piedras sonoras,
esos bólidos metálicos en cuatro ruedas,
bestias siseantes,
como balas-planetas... vagabundas,
cuya estela,
no dejará asentarse la otra hora del té,
esa hora extraña de nada ni de nadie,
ese breve instante,
en el que podemos decir:
"Ahora sí es que las cosas duermen".
Después que el astro haya muerto,
seguirán las balas,
acelerándose por el seno de esta curva de asfalto,
bramando sus rosarios de ecos,
cual zancudos,
zumbando en la concha de mi oreja
no me dejaran dormir.
¡Ahhh!... ¡¡Cómo cae el Sol...
hacía su sueño de antípodas!!,
y ahí,
en la garita,
cómo me gustaría caer con él en los párpados de la sombra,
en la pupila negra de su inconsciencia.-



@ChaneGarcia
...
leer más   
13
3comentarios 39 lecturas versolibre karma: 116

Tierra por Andrus Laigth

Ya encerramos tanta mierda en la mente
nos juzgamos y hablamos de frente,
creamos tanta religión y en el nombre
del amor asesinamos la verdad del qué miente

y tratamos con respeto por que,
pisoteamos siempre que no
tenemos tanto que mal que Hoy debemos soportar
toda la furia que el planeta devuelve

Somos un auto atentado, la victima y el victimario
con paciencia, vemos la tierra perece

Somos maza consumista del producto imperialista
somos clasistas, racistas, devastadores y egoistas
somos el veneno del planeta, estamos hechos de maldad
y llenos de banderas

Se nos acaba el aire
nos inventamos guerras hasta por amor No

nos acaba el tiempo
Se nos acaba el mundo

Niños que se armaron hasta los dientes
balleneros hacen un mar de muerte
la selva mutilada esta
y debemos respirar ese aire que la industria nos vende
leer más   
8
1comentarios 51 lecturas versolibre karma: 104

Letras Muertas...(Anticuento Dadaísta)

Letras Muertas
(((Anticuento Dadaísta)))

Eran las tres de la mañana. La noche nunca
había tenido la menor relación con esa luna,
mucho menos con el cortejo de estrellas,
seria y sorprendida, la lluvia se pegaba al
aire. La tierra permanecía dulce, áurea, en
medio de todo aquéllo. Entre la tinta seca.
Él estuvo viéndose dentro de la memoria,
unos minutos, unos instantes inmóviles,
duros con el pasado anunciándose. Hojas
secas perdidas en el otoño de los libros.
Tenía el rostro de la negación brutal, del
violento desamparo en el interior más
ignorado, el menos importante para el
total falto de cordura, con el mínimo ser
de los metales baratos. ..

Aquel tiempo que pretendía ser suyo, su
vida misma, su historia ; era el documento
de los desastres naturales del desequilibrio,
de las radiaciones infrarrojas endeudadas,
y el tema de las conversaciones oficiales de
unas mariposas con fiebre amarilla. Bajó a
la fosa con los vínculos rotos, y la esperanza
transfigurada en huecos, por cumbres ácidas
y volcánicas en la onda expansiva de la paz
más absoluta... Un aroma a cosas perdidas
tapizaba las paredes, no tenía cuerpo, ni color,
ignoraba incluso si el anterior era el mismo.

Una exclusión rotunda y espantosa le cubría
cada sentimiento como una masa noctámbula.
Me pregunto si es el lugar al que la soledad
conduce, letras mudas, palabras estridentes,
viajes fallidos a la pequeña muerte del día,
ideas erróneas de la felicidad incorrecta, dolor
que roba capítulos y novelas no escritas.
¡ Nunca había sentido algo semejante !. Sobre
todo por los tres estilos diferentes de uso
combinado en un único diseño aparentemente
contando con pocos recursos. Ahora callaba,
se contemplaba mientras dormía un pequeño
recuerdo entre los dedos, el último lugar en
estado salvaje.

¡ Quién lo dijera ! __ Sus ojos salían del espejo
frente a la ventana, trataba de conservar la
calma, ignoraba si había muerto difuminándose
en una dimensión gris, entre el tintero que solo
había contado en el cuento para atraer algunos
mamíferos a varios kilómetros a la redonda.
Por ejemplo, aquí el adax está casi extinto, y
también el arruí y el guepardo del desierto.
El último desafío es procesar los datos para
entenderlos, dejando a los camellos pasmados.
Impalpables, comparables a la belleza nunca
vista desde una altura de cincuenta metros.
Así, como el mundo de sus fantasmas disueltos
en la nada, donde el presente se amontona.

___________ 1 ____________

Estaba solo una vez más. Casi desde el despegue,
sufrió fallas en las rodillas, en el motor, en el piso,
algunas cámaras dejaron de funcionar y otras su
rendimiento fue excesivamente perfecto.
Los problemas pudieron repararse fácilmente,
también hubo calentamiento excesivo, besos,
movimientos de elefantes, pérdida de la presión
de aceite y una cámara vertical muy tímida.
¡ Nada se pudo hacer !. Pues a veces salía al estar
colaborando en observaciones locales con el
filtro de aire que había instalado. Entre tanto, la
gratitud no es un argumento infalible, y el agua
ha estado perdiendo la humedad progresivamente.

Como les decía, a veces tenía que salir al anochecer,
pero en esta ocasión lo había evitado ; y el anochecer
mostró su más trágica miseria, calzaba unos zapatos
de plomo dibujados en la calle que descendía al sótano
donde ahora se encontraba. Nos dijeron que la mayoría
nos volveríamos ricos, y que un árbol de mangos nos
alimentaría con manzanas, al ver la transformación mas
allá de la materia, principalmente en la región de las
imágenes. Sin embargo, el nuevo mercado no se había
utilizado por razones difíciles de determinar en las
condiciones de humedad del horizonte, y remendaba
el sillón de la tarde, con los hilos que formaban la bóveda
del refugio improvisado. Por lo que después tuvo que
sostener una vela y tomar unas píldoras entremezclando
historias de hechiceros, rebeldes y soñadores.

Esto creía, y quedaba completamente empapado de sudor.
El silencio tenía miedo de la noche, como si la noche fuera
capaz de arrancarle sus secretos. Y hoy más que ayer,
en que las palabras muertas sepultaban sus últimas letras
porque pensaban volverlas a la vida, inesperadamente,
de manera que la gente buscara entenderlas, olvidarlas
con rapidez, y provocar conflictos en otros lugares ;
luego ahogarlas nuevamente en la incomprensión más
absurda, con una escalada en la pugna por los recursos.
Sin embargo, a pesar de las calamidades, insisten en
que no pasa nada, desde hace dos millones de segundos
y la única reserva de helicópteros se fue a vivir a otra
ciudad, aunque no se les huele ni se les visita en el parque.

¡ No, no lo permitirían !...

Los fantasmas dispersan la coherencia del tema central,
en las orillas de un lago y con el régimen de un trato
amable ; mantienen el discurso en una estructura de
supralógica multidimensional rígida, y abajo de la
sombra de cualquier árbol. La superposición de hechos
permite combinar la fantasía encadenada a la libre
interpretación, sin lugar a dudas de manera inapropiada
y obligatoria. El final sacude la indeterminación del
inicio, quitándole cualquier confusión. Dentro y fuera
el cuento se desviste, la historia se renueva, pero los
sentidos encontrados compiten unos con otros.
De tal manera que al desaparecer un laberinto ya se
entra en otro, de tal manera que la intimidad incomoda
a las personas que no entienden.
Es así, que las letras muertas promueven el sentido
racional de una manera excesivamente excluyente,
y la prioridad es que cualquier lector les dé el significado
o se los quite a voluntad, dependiendo del número de
lecturas e interpretaciones que sea capaz de darles.
Y finalmente, bien pensado, nada de esto tiene sentido,
ni razón de ser contado, a nadie que no le interese.

Autor : Del texto y la imagen.
All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Joel Fortunato Reyes Pérez.
Published on e-Stories.org on 24.06.2014

Referencias útiles son...

www.youtube.com/watch?v=5AyxoPWUsqA
es.wikipedia.org/wiki/Dadaísmo
leer más   
12
3comentarios 67 lecturas relato karma: 113

Deuda De Sangre

Ni las sombras del árbol
que provoca la incertidumbre
de caer en el olvido.

Ni la ausencia ausente
por ya no quedar nada,
al querer destruir
el más mínimo
de tu posible recuerdo.

Ni el silencio apagado
tras las grietas que provocan
tus gritos de silencio,
podrán hacer que pase inadvertido,
ese pasado tuyo depravado
de tu indigna inmoralidad.

Tienes una deuda de sangre
y ya he venido a cobrarla.

Iván A.
7
sin comentarios 46 lecturas prosapoetica karma: 72

Mi legado

La muerte es dura: nos arrebata a quien queremos, y no podemos hacer nada.

La vida es cruel: nos aleja de quién amamos, y no hacemos nada.

Soy consciente de que para estar en tu corazón mañana, debo generar momentos en tu día, hoy.

Y eso solo lo puedo hacer compartiendo el tesoro finito que poseo: mi tiempo.

Yo quiero dejar recuerdos que te dibujen sonrisas en el alma.

María Serrano
2
sin comentarios 24 lecturas prosapoetica karma: 30

Permitiendo que la soledad gotee en las grietas

Las partículas enturbian el silencio,
como pensamientos confusos atrapados
en la mente oscura de un psicólogo, un
científico loco que analiza mis defectos
bajo el microscopio; para
conjugar una fórmula conductual
para destruir sistemáticamente mis esperanzas.

Permitiendo que la soledad gotee en las grietas
de mi corazón roto, que por un intentaste pienso
en unir las grietas con lo que
pensé que era amor.

Ella tomó una parte de mí,
desde entonces la busqué en todos los libros,
en cada mirada, estoy dando un nuevo capítulo en
mi vida y el sol está brillando con una nueva
frecuencia.

Los planetas están empezando a confiar en mí otra vez,
pero la luna ha sido muy obstinada,
me advirtió que si tuviera que ver
su lado oscuro, nunca podría ser invisible.

Nací con una oscuridad interior
que estaba llena de vida,
que me trajo angustias y conflictos,
cuando me expongo a los rayos del sol.

Me sentí cómodo con el brillo de la luna
y solo se volvió más doloroso a
medida que se encendía, la vi crecer en ti.

Pero no pude evitar sentirme atraído por el
fuego dentro de ti, caliente pero resplandeciendo como la
luna, estoy flotando al pensar en ti.

Al diablo con el mundo y las etiquetas y la
guerra psicológica diseñada para
hacerte sentir que no eres suficiente.

Para que puedas comprar mas cosas.

Estábamos por encima de esa pelusa,
pero en el amor nos perdimos.

No quedaba nada de
la ira del hierro, sino el óxido.

Volcanes que esperan para entrar en erupción
llenos de palabras tácitas
que nunca podrían expresarse
en pensamientos.

El sonido sordo y cauteloso de tu cuerpo
que cae en la cama por ultima vez sobre mi,
en medio de una incesante melodía,
del profundo silencio de las sabanas.

Cambié todos los deseos carnales, por recuerdos
y una tacita de té.

No me toques el cuerpo, tócame la sonrisa,
con tibia alegría, con tu luz de hombre.

Así pasan las calles de la edad.
En paz, en paz pasan las calles de la infancia
empujando un carrito de niños sobre las piedras.

Voy quemando mis naves, cosiendo el enciendo diario.

¿Te preguntas a
dónde van nuestras almas
cuando morimos?

¿O si es tu decisión caminar
o no
hacia la luz?

¿Y si
todo nuestro universo es un simple parpadeo
del ojo de Dios?

¿Y si
somos pensamientos que se arrastran sobre la
mente de Dios ?

www.youtube.com/watch?v=7-IUSq4s6Bg
leer más   
7
3comentarios 75 lecturas versolibre karma: 106

Imagen de un cielo estrellado

Ha de prenderse
cada noche
entre los fuegos,
etéreos seres de luz inequívoca,
y perderlo todo,
forma y huellas,
dios y rostro.
Desfallecer el alma y el día y,
ante la decrepitud del cielo,
rogar por los cantares
y la arena
y la cal,
y destronar con ellas
los sórdidos aguijones
que sacian el firmamento
con el vestido,
de selva o de muerte,
de la aurora.
Nada alimentan que el sangrado
firme de la mente,
o el cobijo de los puños
en las almas,
cuando entierran en el fango
leve o sórdido de su ignorancia,
una risa que
ni ellas mismas
iluminan.
13
5comentarios 84 lecturas versolibre karma: 110

Suculenta

Tres gotas de rubí brotaron de tu boca tersa,
Abriéndose chillantes cual capullos milagrosos,
Bebí sedienta con esperanzas de volver a tu lado.

Impudicamente vestida como ninfa del bosque,
Solo arrastraba colibríes como corona,
Y flores muertas cubriendome pezones.

Tan pálida y azulada me desvestí en tu lecho que al envolver mis piernas a tus caderas lo hicieron como anacondas lúbricas y sofocantes

Exprimí los veintiún gramos de tan anhelado centro cósmico que se vertía como vino espeso de uvas mordidas, granadas perforadas por colmillos de perla.

Tu brebaje es un regalo de la inmortalidad de los dioses anónimos que es depositado en los cálices vacíos de mi alma atormentada.

¡Que suculenta fruta del Edén mi pobre amor,
deja que tus divinos rios de escarlata decoren tan eróticamente las venas heladas de este cuerpo
que gozaste en vida de tu engañada enamorada!


Enid Rodríguez Isáis
@CorazónDeFlor
San Antonio, Texas
2018
leer más   
17
17comentarios 113 lecturas versolibre karma: 117

Plana menor

El intermedio de los héroes
se oculta entre banderas de derrota.

Perdido bajo la lluvia plateada
que acicala el interlineado
de mis costillas,
entrego como ofrenda casual
el cuaderno no pulcro de mi vida.

¿Lo que me aleja de ti?

no lo sé,
quizás el oxígeno pasajero
confundió un halo de luz
en un crematorio apagado.

Convivo sintéticamente
con la plana menor del barrio
anidando de vez en cuando
en la calle "Escualo".

Dices que he muerto
por apostar al mínimo riesgo,
que ya no piensas en mí
porque el castigo de la ingenuidad
me pisa los talones.

Tomo el último Cucaracha Exprés
tras centrifugar pasos dormidos.

Cómo inminente voluntad
solo pido un vals de actos impuros
con luces encendidas.
leer más   
24
10comentarios 102 lecturas versolibre karma: 143

Como alma en pena II (a @Letizia)

Mientras huía de una horrenda muerte,
por ti abandonado a mi oscura suerte,
encontreme en el camino un amuleto,
y pese a que era un espantoso objeto

Levantelo del medio del camposanto,
ese, donde de la pena y del llanto,
entre medio de lamentos, mi gemir
y de miles de esqueletos, pretendí huir.

No era tan solo una simple piedra,
ni siquiera era un trozo de tela:
era el cráneo de un pobre inocente,
uno de esos que nunca mienten...

Mas en su interior hallé una serpiente
aquella cuyo veneno es el más potente.
No era una mamba negra, ni una pitón
era la que borra de uno toda ilusión.

La que nos pone a todos de rodillas
y crece de a poco, provoca pesadillas.
Entonces seguí huyendo, a hurtadillas
y mientras caminaba, sentí un aullido

De esos que salen desde ultratumba,
cuando a toda esperanza renuncias,
pues usando tú mil y un argucias
lograste que mi alma desnudara,

Que a pesar de todo, yo te amara.
Con el tiempo jugando en mi contra
pues la noche ya era muy entrada
y allí estaba tu larga y fría sombra

En medio de cipreses y varios álamos,
tan solo pude escapar, de ti zafando,
pues donde una vez hubo amor y ternura
ahora solamente quedaba desencanto...
leer más   
17
8comentarios 110 lecturas versolibre karma: 137

Mi sostén

Todos conocemos la sensación que recorre por nuestro cuerpo cuando, de niños, una ola nos golpea desprevenidos. Caemos bajo el remolino de agua que nos arrastra sobre la arena, raspando nuestros brazos, golpeando nuestras piernas, metiéndose en nuestra boca y en nuestros ojos. Ahí, sumergidos en el agua, nos arrepentimos de haber querido entrar.
No hay nada más placentero que esa primera bocanada de aire que uno toma apenas puede salir a flote y sacar la cabeza al exterior. Esa sensación abrumadora de sentir entrar en el cuerpo todo el oxigeno perdido por culpa del golpe de la ola.
Hace un tiempo yo era ese niño que, desesperado, buscaba recuperar el oxigeno. La vida era la ola que me golpeaba una y otra vez dejándome cada vez más cansado, incluso hasta llegar al punto en el que estuve a punto de rendirme, de bajar los brazos y dejar que el agua me tapara y la corriente me llevara a su merced.
Pero entonces apareciste.
Fuiste mi ancla, poniéndole fin a la fuerza de la corriente. E incluso mejor que eso, fuiste el oxigeno entrando en mí, devolviéndole la vida a cada célula y a cada órgano de mi cuerpo. Te abriste dentro mío como si supieras el camino de memoria, poniendo cada cosa en su lugar, sacando lo que no servía, reparando todo lo que estaba roto y dándole vida a todo lo que yo pensé que estaba muerto.
Desde ese día te convertiste en mi sostén.
Lo único que necesito es voltear la cabeza y ver que estas a mi lado, para saber que todo está bien, y que todo saldrá de acuerdo al plan.
Desde el momento en que llegaste eres el oxigeno que entra a mi cuerpo y me devuelve la vida día a día, con cada acción y cada gesto. Con cada caricia y con cada beso. Eres lo único esencial. Lo único que necesito para vivir.
leer más   
5
sin comentarios 32 lecturas relato karma: 60

Impresiones del joven poeta

Hasta la eternidad tiembla al escuchar
como hablo sobre su jardín,
lleno de rosas. Esas de una dolorosa belleza,
porque no sabe que yo,
ni siquiera temo a la muerte
desde que me alimento de su amanecer.
leer más   
2
sin comentarios 27 lecturas versolibre karma: 33

Noche de agosto

Abriste de par en par
mi corazón roto,
entrando de puntillas
una noche de agosto.

Llegué buscando el olvido
volví esperando un adiós,
sentí mi alma parada...
yerma, muerta y sin voz.

Como el poeta que escribe...
sus mejores versos de amor,
para acallar su tristeza
para aplacar su dolor.

Has impregnado mi vida
de esperanza y de color,
¡ qué cerca estabas cariño!
y qué ciego estaba yo.

Lograste abrir esa puerta
cerrada por el dolor,
tu has encontrado la llave
que abre mi corazón,
y sólo tu eres la clave
mi motivo y mi razón.



John C. Deer.
leer más   
3
sin comentarios 24 lecturas versoclasico karma: 33

Dirán que he llegado

...

"Me abandonó la vida"

Vaya cliché.
A mí me abandonó la muerte. Me despojó del único deseo mío. Me abandonó la espera.
Tú espera me trajo los trapos sucios, los que no se lava en casa. Los tuyos, los otros.

"Me abandonó la muerte"
Vaya cliché

Yo me abandoné a la muerte y la vida.

Y aparecerá en el alba un dia
ese dia en el que te olvidaré y,
entonces tu cuerpo se habrá secado entre mis manos.

y ese cansado horizonte se difuminará
entre colores pastel y lienzos viejos
11
2comentarios 65 lecturas versolibre karma: 124

Mi vida...

Mi Vida...

Mi
Vida
Mi
Vida...

Se iba, seguido siguiendo a los años los sueños,
mi piel también se hacía viento,
volando, al fondo marino, ¡Luz te soy tan ciego!
¡Muchas retinas he perdido en el cabello!.

Mi primer sueño fué un inmenso rubí.

__ En la estepa un lobo dibujaba en mi
piel. Y mi polvo creía tener aliento.

__ Mis pesadillas esculpían con el agua algodones.

Y ella se me iba, a la punta del abismo
antes de salir la realidad del siglo, ignorando
el vacío en mis huesos, como un soplo yerto.

Y esperando, ingenuo, por las nubes nieves,
anudaba los pensamientos, como flores finas,
de mis lentes inútiles, bebiendo mis latidos.

Mi
Vida
Mi
Vida...

Se fué, atrapando a los muertos la memoria,
mis manos también se hicieron plumas,
escribiendo, al árbol hojas.¡Agua, la sed ahoga!
¡Minúsculo polvo he regresado al futuro!.

Mi último recuerdo será un infinito olvido.

__ En el cielo una paloma, anidará en mí
ausencia. Y mi polvo será lo que siempre ha sido.
__Mis ausencias destejerán con el viento
estrellas.

Autor : Joel Fortunato Reyes Pérez
Del texto y de la imagen.

Lea más: www.latino-poemas.net/modules/publisher/article.php?storyid=17057 © Latino-Poemas
leer más   
18
12comentarios 91 lecturas versolibre karma: 138

A los Cuerpos vacíos que me llenan

Suena tan fatal tu voz aullándole a mi ventana,
que mi almohada se avergüenza.
Tiene nombre de mujer la soledad que duerme aquí
en esta cama vacía;
Una rosa muerta se pega a la pared
como si fuera una canción perdida.
Eres un bolero a medio terminar, con exceso de olvido
y sin amor que lo haga soportable;
Eres un blues chapado a la antigua,
pero sin los pies hundidos en la vida;
Soy el que tiene un nombre de mujer
para cada maldición que le pesa en los ojos,
Soy el que toca el piano y solo logra sacar malos recuerdos.
Soy el loco que juega a nombrar estrellas,
El que toca el piano y te lee la mirada para no desentonar.
Es la hora de acurrucar aquí en mi rincón las horas que viví de más,
Las miradas que le saque a la opinión pública;
Es la hora de tomar un café
con la pasión que una vez me compartió piso.
Ya es tiempo de dedicarle el último cuarto de mi vida,
A los cuerpos que deje vacíos
Y que hoy sin hacer preguntas me llenan.
leer más   
5
1comentarios 29 lecturas versolibre karma: 85
« anterior1234550