Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1241, tiempo total: 0.006 segundos rss2

Sobrios

Busquemos tiempo
para arropar las ganas
sin que medien aquellos tragos
y que la piel de seda de tu espalda
resbale en mis manos,
para dejar en claro;
que eres mujer de todas formas,
sin que el alcohol
sea parte de tu encanto.
Charly
leer más   
10
2comentarios 61 lecturas versolibre karma: 112

En ausencias

Te cautivó la niebla
Mujer misteriosa y confusa.
Pensabas que la vencerías
Pero te envolvió la bruma
Al morir la tarde en la sombra difusa.

Te apresó la soledad
Mujer por nostalgias: reclusa
Atrapada por lo gris,
Olvidada por lo azul.
Las lágrimas adornaban tu blusa.

No pudiste ver el sol.
No gustaste su calor.
Tu pupila estaba obtusa.
No disfrutaste de la flor,
No te embriagó su olor.
Ni los campos con sus musas.
leer más   
12
sin comentarios 49 lecturas versoclasico karma: 108

Para ti

Hoy quiero conocer
el amor de aquella mujer
que por primera vez
me hizo enloquecer

No se cómo explicar
esta sensación
pero es la primera vez
que pienso el alguien
que no sea yo

No sé si te quede claro
ni se cómo explicarlo
pero el amor
que siento es verdadero
y duradero
leer más   
5
sin comentarios 58 lecturas prosapoetica karma: 65

Mujer

Porque siempre ves
más allá de la mirada
donde empieza y sabes
que nunca se acaba
que la vida va de paso
y nos lleva de la mano
riendo, llorando
soñando, siempre soñando
con el corazón de la mano…

Porque eres mujer
y porque no hay pecado
que no te quiera cometer
para le des a la tierra
el fruto de tu ser…

Y quien dice
que eres débil
es porque no sabe
que significa
en este mundo
ser niña, adolescente
haciéndose mujer
mujer pariendo la vida
la vida cambiando la mirada
el enfoque, la urgencia, el amor…

Frágil si, a veces, quizás su cuerpo
pero su fortaleza va por dentro
y nadie puede con ella…

Y yo, yo soy mujer
orgullosa de cada paso
y camino que en la vida
equivocada a veces
me he escapado
cerrando los ojos
para siempre volver
a la realidad de hoy
donde me quiera llevar…

soundcloud.com/lola-bracco/porque-eres-mujer (Lola)

.
19
5comentarios 89 lecturas versolibre karma: 114

No hacen falta alas

El día despuntó lluvioso, sin sol y con viento de cuaresma. Al abrir la ventana fue esa la primera impresión de Rita. Observó cómo se balanceaban las ramas y caían hojas y flores de la mata de aguacates. Lamentando los frutos que se perdían…
—La Naturaleza es así, por un lado nos da y por el otro nos quita —Se dijo.
Caminó a la cocina a preparar croquetas de pescado, cuya masa y componentes tenía dispuestos desde el día anterior. Los colocó sobre la mesa y comenzó a hacerlas.
Embadurnadas sus manos, una mosca se le posó en la nariz obligándola a mover la cabeza, pero no se iba, pasó a cosquillear entre sus dos fosas nasales. Llevó bruscamente el rostro a uno de sus hombros, pero la mosca se apartaba de un lado y se posaba en otro de su fisonomía, cosa que le mortificaba tanto que se daba manotazos en la cara y en el aire queriendo azorar al juquetón insecto. Tenía ya el rostro embarrado como sus manos y el mismo olor a pescado. Y la mosca…ahí, ahí…, ahí.
Como si una fuera poco, otras dos, atraídas por el olor volaron zigzagueantes retando los amagos de Rita, que exasperada, se puso de pie y buscó algo para azorarlas; y lo primero que agarró fue una espumadera metálica con la cual cortaba el aire con fuerza tras las moscas decididas a enloquecerla. Por un zumbido en la oreja se dio con tal fuerza que se hirió con la espumadera y comenzó sangrar.
Sobre la fuente de cristal con la masa de pescado, tiró un espumaderazo tal a uno de los insectos, que ésta cayó al piso y se hizo añicos.
Variando de táctica, la pobre mujer cambió la espumadera por un grueso paño de fregar, que tras humedecerlo para tomara peso, se dio a la tarea de afinar puntería y lanzarlo sobre los insectos, fallando unas veces y otras no. Cosa efectiva, pues logró aniquilarlos uno por uno…; además de romper algunos vasos.
— ¡Hijas de…! —Gritó irritada sin concluir la frase, al escuchar una zumbadora sintonía que acababa de entrar y posarse sobre la masa de las croquetas regada y pisoteada por ella misma en el piso.
Con las manos en la cabeza, se sintió envuelta por un enjambre. Riendo inconteniblemente procedió a dar vueltas y vueltas con rapidez… ¡Y comenzó a volar…!
4
2comentarios 45 lecturas relato karma: 64

Versos Peregrinos

A: Ella que nunca estuvo conforme y no quería dormir.
-Yo tampoco-.

Noche que llega para mitigar la fatiga de los obreros,
de los buscadores de oro y los políticos;
Cuerpo de mujer que se desviste y espera,
camuflada entre los ruidos del barrio
Cansancio que me golpea, ropa que me sobra y aire que me falta
– aún no he dejado de fumar-
Relojes que no dan la arrancada,
y yo que espero mi baño caliente y mi café recalentado.
La máquina de escribir yace serena,
con tres letras rotas y la cinta despintada;
- culpa mía que escribo a maratones-
Un pelo negro que pasa por el pasillo
y unas líneas tamaño perfecto que me desvían la vista.
¡Necesito escribir!,
acribillar una hoja de papel marcado con su nombre
Partir cincuenta lápices entre mis dedos, maldecir y ser fuerte.
¡Necesito no sucumbir!,
a lo mejor eso quiero hasta convertirme en losa de mármol;
Pechos que se regodean bajo el marco de la puerta,
firmes como acusándome de no tener suficiente locura.
¡Necesito escribir!, dejar de balbucear y olfatear tus hormonas;
Necesito crucificar los sentimientos de otros, los deseos de otros
– pero quiero lanzarte los míos-
¡Necesito escribir!,
acribillar la máquina de escribir con metáforas
Y tú qué esperas de mi otras mordidas,
otros soles y otras mareas de mi lengua;
¡Necesito escribir!,
domar los versos peregrinos que traje en la carpeta roja
Los intentos de crepúsculo que acechan
pendientes en mi mesa de trabajo.
¡Necesito escribir!, acribillar la máquina de escribir,
- mejor sería abalanzarme sobre tu cuerpo-
Y tú qué esperas,
bajo el marco de la puerta con la ropa que te quedaba en la mano;
Yo cierro los ojos,
me olvido del baño caliente y mi café recalentado
Aleteo hacia ti como gorrión despavorido,
busco anidarte de una vez y explotar.
Los dejo que sean lo que prefieran,
Hora pasada, disparo, gruta infernal, flor marchita,
o simplemente muslos de mujer;
Sean por una noche ustedes sus propios enjambres,
Porten por esta noche su melancolía o su amor de fin de siglo;
Vuelen, que yo estaré librando otras batallas
donde mi sol decidió apagarse;
Sean por esta noche,
ustedes inconclusos versos en mi máquina de escribir
Los golpes que daría sobre estas teclas gastadas,
Las historias de otros,
y por qué no también
nuestros gemidos desde el pasillo.
leer más   
11
6comentarios 79 lecturas versolibre karma: 126

Eres lo que mi memoria no conoce, lo que mi mente no recuerda

...aplazábamos así la felicidad, la vida
todavía no sé por qué
todavía no sé para cuándo.

Isabel Bono



Te pareces a los mapas que dibujan con destreza
la espuma de sal en la orilla
de esas playas que nos vieron pelearnos
con el tiempo.
Llegas a mí, indefinible, como la suma
de restos, montón de retazos, sobrante
de lo que debí pensar que eras
y siempre me quedará esa maldita duda...
¿Eras edén?
¿Cuánta certeza cabía en el deseo
de verte así?

Soledad conmigo,
en la ausencia de saberte
—o creer que te sabía—,
llenaba las tardes con trozos de otras,
con tristes torrentes de tinta,
escribiendo a partir de la memoria,
a tientas. Era aquello
un amasijo de versos, tullidas letras,
tormentas, trincheras, textos torcidos.
¿Qué era yo? Ni poeta ni poeta.
Y menos, mujer.
Soberana de tu sombra, solamente.
Con la voluntad
postrada a tu voluntad.
Un tropiezo de mí misma
repitiendo la caída, una y otra vez.

No te importa y no es tu culpa;
pero, de tanto lamerme las heridas
he convertido mi lengua
en un ripio y la paciencia ha dejado
de servirme como excusa.

Eres lo que mi memoria no conoce,
lo que mi mente no recuerda.
Derribé tu pedestal.
Ahora solo estoy yo.
14
9comentarios 80 lecturas versolibre karma: 130

Duende: Cabeza nido

Para Paulina Monroy

I
Fragancia de mandarina en el viento,
tan suave como caricia marina,
almíbar, melodía cristalina,
tan dulce como un beso… lento… lento.

Cuna de palabras en movimiento,
tan cálidas como luz matutina,
hogar de cuentos, pluma femenina,
tan sensual como astro en el firmamento.

Amante de la vida imaginaria,
vehículo de la realidad
a la múltiple fantasía diaria.

Mujer robot, niña bruja, bondad,
muñeca mágica nada ordinaria
que crea escribiroflexia, beldad.

II
Entre robots y brujas
su aroma a mandarina
embellece el plumaje
de las aves ensueño
que se lanzan al vuelo
para encontrarse libres
en escribiroflexia:
fantástico arte suyo,
su yo, su yo, su yo,
eco que crea vida,
vida que da alegría
donde Todo comienza
y Nada finaliza:

en la Imaginación.

III
Describe y reescribe vida y muerte,
y el paraíso en sus ojos café
es algo más que esfera azul y verde
que la humanidad en bomba convierte.

Adorable y núbil paisaje: suerte,
encuentro entre lo real y la fe
de una sonrisa de libros que muerde,
acaricia, turba, calma y divierte.

Pequeño secreto, nombre divino,
garcita en vuelo suave, inspiración,
corrige el estilo de más de un Sino.

Imagen nítida de vocación,
regazo de palabras diamantino,
escribe sus días con corazón.

De Caminantes, 2017
leer más   
3
2comentarios 36 lecturas versoclasico karma: 50

"Carlos"

Carlos utilizó todo arsenal en su haber,
es un hombre sabio y sabe lo que debe hacer.

Es un hombre, todo un hombre.

Desde dóciles hasta fáciles,
con sus pétalos a todos mordió.

Y su aroma eriza los sentidos de cualquier
persona que esté cerca, sobretodo si es mujer.

Es un hombre, todo un hombre.

Desde Dédalo como los perros,
con su látigo a todos besó.

Más poemas en: frank-ruiz.webnode.com.ve/poemas-y-escritos/
10
3comentarios 75 lecturas versolibre karma: 111

La vecina

La mujer que vive al lado
gime de dolor de espanto
la miro por la ventana
tiesa mueca más que ajada
el tiempo que está pasando
les está borrando la cara

Camina de madrugada
los pasillos de su casa
que deslucen sus pisadas
hasta que el suelo desgasta

La vecina que camina los pasillos
hasta que les saca brillo
ha recorrido tantas veces la madrugada
que le ha dado la vuelta y no ha encontrado nada

Con sus mejores vestidos abre la puerta y contempla
Así se pasa la noche esperando que alguien vuelva

Vieja mujer está enferma maltratada
la vecina siempre se encuentra cansada

Ya no sale a la puerta
ha perdido la esperanza
Solo yo la veo, ese ella
la vecina que ronda mi cabeza

Pasea su silueta de esquina a esquina
Veo su sombra, veo como se asoma
pero a partir de la noche ella no se encuentra sola

Está con sus pies en la orilla
Lista para saltar la cornisa

La vecina está tiesa
en su cama yace muerta
ignorando sus protestas
he traspasado su puerta

He visto desde sus ojos
habitando mi cabeza
Yo estoy en el sanatorio
ella devuelta a su puerta
¿ A quién esperabas con tanta paciencia?
Esperabas que volviera tu conciencia

Porque escucho sus pasos
los escucho en mi cabeza
la morada que ella habita no es real
Está en mi testa

Aquellos pasos que oigo
los pisan las enfermeras
que vienen hasta mi puerta
a ponerme la anestesia
para que por fin me duerma
en este brote de violencia

Y esta morada que habito
no es mi casa, es un asilo
no reconozco este sitio
Aunque huésped por años he sido

Apresada en mi cabeza
Está ella, ¡es mi conciencia!
paseando por los pasillos
de esta sesera enferma
me mira con extrañeza
no volverás a tu puerta
leer más   
9
2comentarios 44 lecturas concursobac karma: 121

Sin título

Dios me perdone
Por tantos pecados
Que cometí estando vivo;
Por beber y fumar tanto,
Por violentarme con facilidad,
Por adorar ídolos,
Por hablar mal de los demás,
Por tener sexo en público,
Por no saber el Padre Nuestro.

Dios me perdone
Por querer volar tan alto;
Por desear la mujer del prójimo,
Y el hermano de esta.
Dios me perdone,
De una buena forma
Por querer a ambos.
Por odiar las lagartijas
Y matar cocuyos,
Y caminar desnudo
Por calles oscuras.

Ojalá y Dios perdone todos mis pecados,
No quiero ir al infierno:
No herí, no maté, no blasfemé,
Creo…
Dios que obvie mi debilidad,
Mi falta de fe,
Mis noches sin dormir,
Mi amor a los espejos,
Mi miedo a los reencuentros

Dios me perdone,
Y si quiere que perdone también
A mis padres, hermanos, amigos.
Son buenas personas.
Ojalá Dios me absuelva
De todos mis pecados,
Aun cuando sabia
Que los estaba cometiendo.

Dios me perdone,
Así como yo fui capaz
De perdonarlo a Él.
leer más   
4
sin comentarios 18 lecturas versolibre karma: 50

Mujer de calles húmedas

Quedan las estampas ciertas del plañir de tu pueblo,
la parábola inquieta de tu perfil
empapándose de las gotas voluntarias de tu lluvia,
tu propio llanto de meseta
dictándome razones para amarte
ante la mar rendida a nuestros pasos,
queda mi fuente abierta,
adivinada por ti
en las mañanas de aquel Julio adormecido.

Guardo de tus senderos rotos el perfume,
el equilibrio de los tiempos
en la pléyade inocente de tu garganta,
guardo y encumbro tus lamentos,
la sugestión perfecta de lo imperfecto
en nuestros ojos agotados,
hebras que fueron unidad de dos orilllas

Dejo dentro de mi un altar para el recuerdo,
mil secretos guardados
acostados en mi lado cauto,
tu calidez en una estancia de mi alma,
prendido me quedo en una llama
que me ayude a seguir viéndote.

Verte como eres,
contemplarte como siempre quise hacerlo,
como niña que creció involuntaria,
mujer alimentada de renuncias
y jirones de tormentas,
amamantada en unos pechos secos,
dama de combustión y dolor en la mirada
para el duelo insistente de su selva,
mujer de acorde suave
cubierta con su capa lánguida de historias,
mujer que siempre serás
niña y círculo generoso de tus calles húmedas.
leer más   
14
sin comentarios 78 lecturas versolibre karma: 131

Este mundo que no es mi mundo

Buenas noches me dijo el despertador
cuando la madrugada se fugaba sin zapatos;
Y me advirtió la ventana de la piedra que vendría a mortificarme
ahora que pretendía dormir.
Malos días me dijo la almohada,
a mí que no quiero dormir siempre del mismo lado
A mí que me prometen como premio
a las compradoras compulsivas en los mercados de regateo.
Este mundo que no es mi mundo,
parece que me entiende mejor de lo que yo aparento entenderlo,
Se resiste a mis mordidas y mis sonrisas raptadas.
Este mundo que no es mi mundo
se resiste a que se me enfríe el miedo,
A que amarme sea una ciencia exacta
y mi cuerpo tenga cuatro costados;
A que los cuerpos de mujer
desfilen inconformes con mi trato de usted,
- ellas que quieren solo mi infierno-
Este, que no es mi mundo
se remuerde la conciencia cuando me permite ser yo
Yo que más de una vez le cambie el corazón
y deje que respirara con mis pulmones,
Yo que más de una vez le deje pasar por animal silvestre,
sin olor a asfalto y estrés.
No creo que después de tanto,
Merezca yo tan poco,
de este mundo que no es mi mundo
Pero que no me deja otro remedio que habitar en él.
leer más   
7
4comentarios 44 lecturas versolibre karma: 101

Butaca de Cine para dos

“De cuando vagábamos sin lugar a donde regresar
y no nos molestaba”

Todos los días no pueden ser iguales,
no resistiría otra nueva Teoría de la Cuerda.
Traspapelar sentencias de desahucio y Vales de Comida vencidos.
Todos los días no pueden ser iguales, las tormentas no lo son,
los asteroides tampoco;
Las pieles de mujer no huelen igual, no saben igual,
no te calientan igual – algunas carecen de calor –
El clima varía y las palomas del parque se alimentan de otras manos,
Los autos salpican a otros transeúntes
y los trenes nunca me ceden el asiento 4 veces en un mismo viaje.
Todos los días no pueden ser iguales,
se nos derretiría la cara de tanta falta de color;
Los cuerpos de mujer no debieran ser iguales,
- su derecho al fin a no ser ostras-
Las ciudades no son iguales, y ya eso es un paso de avance,
un latido de más o un respiro de menos;
Nosotros nunca fuimos iguales, estáticos, inmóviles
Nunca tuvimos nada, no pertenecimos a nadie,
no morimos de alguna enfermedad común;
Nosotros nunca fuimos exactos, ingrávidos, lucidos;
Fuimos de la forma en que queríamos,
dormíamos con los ojos abiertos y el estómago vacío;
- éramos felices-
Y no nos importaba un solo colchón,
Una taza de café y medio panecillo;
No nos importó nunca que usaras mi ropa interior, - y yo la tuya-
¡Vivimos tiempos malos y otros peores!
Vimos la misma película 300 veces, y no nos importó
Fuimos tildados de locos, y no nos importó
Siempre nos alcanzó,
lo que por definición para otros no tiene sentido
¡Una simple Butaca de Cine para dos!
leer más   
17
7comentarios 79 lecturas versolibre karma: 120

La noche

Recuerdo aquella mujer entrar a un bar, pantalón jean y polo ajustado, presumiendo cuentas, no sé en que pensaba ella dentro del bar, mientras los mañosos miraban con lujuria, en la esquina los que apostaban quien es el primer en enamorar.

Todos tenemos historias que ocultar, la noche te trae sorpresas como la que le ocurrió a un borracho, se creía bratt pitt. Lo quería conquistar con piropos, a su belleza y su ropa apretada, aquella mujer me dijo estás tratando de enamorar, pero no insistas porque no creo en los hombres.

Me convertí ahora soy una nueva, busco el amor aquí, observo la ignorancia de los hombres, la noche te da sorpresas como la que me ocurrió aquel borracho, mientras los hombres de bar.

Aquella noche hubo un silencio piensa ser dueño de todas las mujeres, mientras observo en la esquina tomando mi tequila.
leer más   
16
sin comentarios 90 lecturas versolibre karma: 112

El tiempo

El tiempo es un diente desviado que no para de crecer
por el lado equivocado
es el tiempo una dama enlacada que teme por su pelo dorado,
una empleada encogida de frío y hambre que fuma en la calle,
un viejo sereno de mirada acuosa detenido frente a una cruz de piedra a la que le trepa el musgo,
el tiempo es una taza de café que se llena y vacía sin ser bebida, un camarero de brazos cruzados que espera la noche sin saber por qué, el tiempo es una hermandad que se abraza y canta a una lluvia que no llega, el tiempo es un semáforo rojo pintado de verde, los ojos de un niño enfocando a los labios de un músico de la calle, dos novios abrazados en un parque huyendo del frío y de la carestía, el tiempo es lo que nos ocurre mientras dormimos, el valor que se pierde y se gana caminando sin rumbo y sin nada en los bolsillos, el tiempo es el beso soñado que nunca llega a tus labios, el tiempo es la silueta de una mujer sola que tiende la ropa y mira al cielo sin esperanza, la comida que nunca llega al plato, el alimento que perece antes de ser cosechado, el tiempo es lo que nos ocupa y nos deja desnudos ante el mundo, un mudo que nos habla sin mirarnos, el okupa de una casa sin puertas ni ventanas.
leer más   
3
1comentarios 15 lecturas versolibre karma: 45

La Presencia

LA PRESENCIA

Mientras iba embriagado de un paisaje
por la senda de frondosa fantasía,
sentí me acompañaba venturosa
una presencia sin alas conocidas.
Respiraba su aliento taciturno
cuando flores hermosas se inclinaban
sus pétalos abriendo, un apetito
voraz con lengua fina,
mil veces aleteando
que los vientos invisibles sacudía.
Hermano, dije, eres sustancia o forma
de algún nuevo elemento conocido,
o solo quiebras mi razón intacta
escondiendo tu espectro con sigilo.
Ni un eco entre voces escondidas
a mi clamor repuso,
mientras junto a mis pasos vacilantes,
ya un profeta sombrío parecía.
Dije: temo que el engaño en ocasión cierta,
hable por mi boca la mentira
cuando al mundo le cuente este episodio
y en lugar de aplausos, lluevan risas.
Sin más palabras, un bullicio suave
y clamoroso como respuesta tuve,
cada vez más cercano el mediodía.
Espectro o aviso eres que no símbolo
alado, tal vez de alguien la noticia
tenebrosa para hundirla en mi pecho
con sacudida indigna,
pregunté furioso, porque si fueras pájaro,
tu melodía o imagen mostrarías.
No apareces ni como alucinación ingrata
que deduzca si mi alma tú vigilas.
Oculta sigues, imaginación o deseo,
repitiendo querellas que me hicieron
maldecir lo que amaba,
por aferrarme tenebroso a vanas dichas.
De este modo, volcando mi entereza
en doctrinas malas, juré con tierno elogio
serle fiel a la mujer que no debía.
Por lo mismo, salí a pasear olvidado
Y aquí sigo con mi ciencia meditando,
si eres ilusión o esquiva diosa
que mis pisadas marca en huella umbría.
Callando sigues con rumor siniestro,
pero, en el batir cadencioso de los aires,
un murmullo entre flores delirantes
anima que busque tu fantasmal figura.
¡Te hallé! Veo revoloteas desde prímulas.
Descubrí tu imagen, ¡sé por fin quién eres¡
grandiosa criatura de silueta mínima.
Ni ángel o duende ni sombra alguna,
sino ave vistosa que las mañanas anima.
leer más   
3
2comentarios 44 lecturas versolibre karma: 37

Con cada seno que acaricio

Entre las rosas doradas de la tarde, un ocaso de contagiosas
malvas toca tu suave pecho, retenido en una bonita blusa
florentina: para que florezcan mil auroras.
Con cada seno que acaricio, suaves como el azul mariposa,
suena una caricia aérea, de plata, de cristal de flor de alma.

Nuestros pechos apoyados en la vidriera, latiendo sofocados,
con loca violencia, que olor de lirios y el olor del incienso, con
esencias de cielo; la presión suave y lenta de su cuerpo contra
los vitrales de la Belle Verrère, cuerpo con cuerpo, la carne
es alma; el grito final se mezcló con el silencio de la catedral
de San Chartres - el olor de las madreselvas es mezcolanza
con tus corrientes lúbricas, bajo las arcadas de la catedral.

Una rosa de alegrias de -mar y viento-, una secreta herida de
ternura. Estaba allí, casual y sensitiva mimosácea, dueña de
su cuerpo en trémula quietud y extraño aliento como una flor.


Mis pies descalzos de plata sobre el frío mármol, se prenden a
los tuyos, mujer desnuda del color del barro y la luz indiferente
de una mañana penetra casual por las puertas de campanillas.
Déjame pedirte el dulce engaño de ser tú y yo
en un vasto tiempo, abandona tus dedos en la dureza de mi mano,
para que yo los cubra de consuelo, surcando juntos el infinito.


Che-Bazan.España
21
11comentarios 135 lecturas versolibre karma: 139

Tan Oscura como la Muerte

TAN OSCURA COMO LA MUERTE

Muertos están los recuerdos
de un amor del pasado
mientras los fantasmas caminan
entre las sombras oscuras
en un cielo tan negro como mi alma
que no puede olvidarte
mujer fatal que tanto daño me hiciste
pero a quién recuerdo
con toda el alma mía.

Se abren las tumbas del infierno
mientras aún siento el sabor de tu sangre
en mis labios.

Todavía recuerdo
cuando nos amábamos en silencio
y me comía hasta el último pedazo
de tu cuerpo y de tu alma.

Nuevamente estoy aquí
escribiendo con mis fantasmas
saboreando el sabor de tu sangre
e imaginando el olor de tu cuerpo
en esta noche
tan oscura como la muerte.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Noviembre 2018
leer más   
15
2comentarios 78 lecturas versolibre karma: 139

Licenciado Vidriera

I

En todas partes del Mundo,
si se busca bien profundo

Tomás Rueda tiene un doble
así como él, que es muy noble;
aunque firme como el roble
mientras que no lo desdoble,

por estar enamorada,
una mujer despechada.

Porque loco y errabundo,
por una acción tan innoble
se convierte el hombre en nada.


II

Tomás, de Cervantes obra,
desde muchacho zozobra

para labrarse el futuro.
Ingenioso y muy seguro
logra con accionar puro,
de la ignorancia ancho muro

traspasar con gran empeño.
Y con hábil desempeño

cultura obtener de sobra
que repartió sin apuro,
sin interés ni desdeño.

III

De nada vale el talento,
cuando azota como el viento

el amor de una mujer,
incapaz de comprender
que no se puede obtener
cuanto procura tener:

Con celos y por despecho,
como un tigre al acecho

vuelca todo el sentimiento
haciéndolo revolver
hasta ver todo desecho.


IV

Por eso Tomás pasó,
porque no correspondió

al amor de una doncella,
que, sintiendo gran querella,
de membrillo, no grosella…,
un poco dio a comer ella

que le trastocó la mente,
de forma tan reluciente

que hasta el nombre se cambió
Y aunque no se creyó estrella,
sí vidriera, por demente.
V

Derecho fue la carrera
que estudió y le dio cartera

después de mucho bregar,
ser invitado a viajar,
conocer y disfrutar
de Italia su trajinar;

de sus guerras las historias,
la grandeza de sus glorias…:

Fue experiencia tan certera
que mucho solía hablar
sin llegar a vanaglorias.


VI

Se afirma bien que, de loco,
todos tenemos un poco.

Creyéndose de cristal,
se cuidaba como tal
la estructura corporal.
¡Para no sufriera mal!

El burgo lo que quisiera
al Licenciado Vidriera

preguntaba sin sofoco,
y el daba respuesta tal
que deslumbraba a cualquiera.

VII

A los muchachos traviesos
esquivaba por aviesos.

Los mayores lo cuidaban…
agradecidos estaban
de escuchar lo que contaban
y los consejos que daban

sus reflexiones tan sabias,
que a veces quitaban rabias

por vivencias de sucesos
que a algunos mortificaban
y el las hacía contrarias.





VIII

Mucho prestigio tenía,
porque con gran valentía

criticando era un arpegio;
elogiaba al buen egregio,
con la justicia era regio
haciendo gran sortilegio.

Descifraba el mal y astuto,
a veces se hacía el bruto

y con malicia reía…;
instruyendo era colegio
sin pensar en ningún fruto.


IX

Después de que con fervor
lo estudiara un buen doctor,

le devolvió la cordura.
Él, privado de locura
agradeció con premura
al médico, padre o cura.

Retomó su profesión
con debida devoción…

Pero era mucho el candor.
La sociedad tan impura
fue ingrata con su pasión.






X

Como el Quijote, demente,
lo fue Tomás claramente.

Con las historias narradas,
bien escritas e hilvanadas
con letras que eran espadas
por nadie más igualadas…

Don Cervantes nos legó
Grandes obras que regó

de forma muy eficiente.
Para que fueran contadas
al Mundo las entregó.


XI

De España, ¿quién no lo sabe…?
Es de Cervantes la clave

de lo mejor de su idioma,
de su lenguaje redoma
donde el universo toma
del español el aroma

gozando de gran disfrute,
cosa que nadie discute

al sentirse como el ave
que al volar ojos asoma
y ama todo lo que escrute.
7
3comentarios 50 lecturas versoclasico karma: 97
« anterior1234550