Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 3892, tiempo total: 0.007 segundos rss2

El Opúsculo vil de la aurora...Soneto

En mi vademécum azul guardé,
el Opúsculo vil de la aurora,
el triste cantico, velado implora,
el beso tierno tuyo que olvidé.

Ni un peso duro y céntimo fenicio,
nada tiene sentido por ahora,
buscar pretextos y efugios a esta hora,
¿Cuándo llegará el tiempo del juicio?


Si pienso con pasión, es por ti,
tal vez, si, nunca te lo he sugerido,
soy truhán, relator y empedernido.

y también el cuentista y escribiente,
que viaja por el espacio frecuente,
en búsqueda del último latido.

Soneto polimétrico...

www.youtube.com/watch?v=bILQoikzFZo

Ramón Pérez
@rayperez
Venezuela
10/05/2015
leer más   
13
6comentarios 69 lecturas versoclasico karma: 129

• efímero sesenta y cinco •

Estoy aquí de nuevo. Pero no soy yo en absoluto.
Tengo recuerdos de quizá cosas que no existieron, momentos que no han pasado, personas que nunca estuvieron.
Miro hacia el cielo y un trueno retumba, siento mi pecho acompasarse con el vibrar y tengo que coger algo de aire para no ahogarme con tanta realidad revelada. Y es que estoy cansada.
Cansada de no encontrar las palabras. El dolor ha dejado muda a la escribana.
¿Qué hago yo ahora con este montón de nada?
Ya no sé cómo ordenar lo que siento para expresarlo porque a veces parece que nada siento.
Ya no sostengo destrucción en las manos porque me he obligado a asumir que las ruinas las llevo dentro.
¿Esta antítesis agónica y esperanzadora que soy va a acabar conmigo?
El dolor cambia a la gente y no hay día en el que no acarree con las consecuencias de los destrozos.
Soy tormenta que rompe, caricia que adormece. Tengo en mi poder la única arma que puede matarme y la única cura que puede salvarme.
Estoy aquí de nuevo. Pero no soy yo en absoluto. Sin embargo, comprendo: mi tristeza y mi fortaleza residen en todo este cambio e, irónicamente, son precisamente mis grietas las que me hacen indestructible.
Soy mi propio enemigo y soy mi mejor aliado. Quien no quiere invertir su tiempo en entenderme juzga mis cambios, quien de verdad me quiere defiende y admira esta evolución de fénix que ha resurgido de todas aquellas cenizas.
14
4comentarios 83 lecturas prosapoetica karma: 119

Nin ayan nin tengan... (Experimental en Castellano Medieval)

NIN AYAN NIN TENGAN
(Experimental en Castellano Medieval).

La claridat escurece
La escuridat esclarece
¿Soys vos, desid, amigo?
Porque vaya cierto yo
do lo entiendo do fallar.
¿Soes vos a buena fe?
Despues, passados algunos tienpos.
Fuese las joyas mostrando.
Es un cruel que reparte,
sin meresimiento pena.
Pero negar e encubrir
las virtudes de los buenos.
Tanto es o poco menos,
como de ellos mal dezir.

Osa tú, que yo non oso.

Yo sería muy culpado
Temiendo de haber errado.
Que en extremo no abundase.
El cual con manera honesta.
Tanto discreto e benigno.
Tanto franco e virtuoso.
Que merecedor e digno.
É asi non solamente treguas a tienpo.

Pero digan lo que les plaserá,
e sea cualquiera, tanto que sea.
Ca de los nombres vana e sin
provecho es la disputa.
El agua clara es turbada
ante vuestra mesura.
Loado en lengua Latina
porque sois de fama digno.
Sufriendo toda passion
con fe, amor y verdat.

Arboles, aves e hierbas,
a todas cosas contiemplas.
Me da gloria, porque veo
que estás bivo.
Olvidado en tu memoria.
El rayo muy relusiente
su claror mostrar no osa.

Con fe firme duradera
De jamás te dar tristeza
Ni dolor ni mala vida
De tener fe con tu fe
Y tomar por conpañía
Tu esperanca y dar la mía.

Y tanbien quede conmigo
mi esperanca, mi enemigo.
Vaya con vos y consigo.
Que no la quiero yo, nó.

Que su nombre es nombre incierto,
pues sus obras son inciertas.
Ques muy cruel desamorada,
y no amorosa.
¡O gloria de glorias muertas,
cuyo bien y gozo cierto
es de concierto!.
Esperanca los que esperan
Mas algunos desesperan
Por mucho tienpo esperar.

Sepa que no estoy bivo,
porque está bivo su engaño.
Mas las dubdas y temores
Me ponen mucho tormento.
Tenplado de aquel azero.
Y la vista de mis ojos
que quedó con mi memoria.
Porque lloren la victoria
Do ganaron más enojos
Que no gloria.

Andaré llorando
Por tierras estrañas
Mi cuerpo rasgado
Fasta las entrañas.
Bien segura puede estar
cualquiera que tomare
Que nunca verá pesar
De cosa que bien amare.

Que non el sol cuando es luciente.
La claridat escuresce
La escuridat esclaresce.

Cativo sobre mar bella
Do non basta largo seso.
Una animosa
Que nasce
del coracon
E largos trabajos dá.
Dártelos,
más tú los toma.

E en conclusion este es
el nuestro thema.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez.
(Tanto del texto como de la imagen).

POST DATA:
Referencias útiles son...

www.wikiwand.com/es/Español_medieval
y
www.wikilengua.org/index.php/Castellano_antiguo

Lea más: www.latino-poemas.net/modules/publisher/article.php?storyid=23833 © Latino-Poemas
leer más   
4
sin comentarios 19 lecturas versolibre karma: 64

Rictus

Retazos de tela
pequeños pueblos
sobre la efímera superficie
el permeable tapiz
sobre el que estacioné
todo aquel recuerdo
subyugado al anaquel
sobre el frasco abierto
lleno de formol.

Una mirada
las caricias de las manos
una textura inconfundible
el sonido de los pasos
hacia el lugar.

El recuerdo es una astucia
con la que nunca se cuenta
cuando se trata de olvidar
en una precoz historia
el aullido de la memoria
en el ardid de un mirar.

Sobre todos los trozos
cosí despojos sobre lodos
los modos probos del amor
desde las lágrimas lloradas
sobre la mueca elegida:
la derrota
o la sonrisa.
leer más   
6
2comentarios 31 lecturas prosapoetica karma: 75

Como todos los poetas que sueñan con ser caballos

Como todos los poetas que sueñan con ser caballos.
Es una suerte sostener tu mano y morir.
Este es el pulso del silencio, del día y la noche.
¿Lo has oído?
¿Oyes?
Ese tono.
A menos que todos los vientos sean desviados,
se quiten las campanas, se derritan las torres.
Es una suerte sostener tu mano y morir.
Hay primaveras después de la muerte de la primavera, pero al menos, hubo un mayo que nos perteneció.
Cuando el sonido de las olas incomode al mundo,
suavemente convertido en un sueño: el barco en el puerto,
en la calle bajo la montaña, la asfixia en el caso de ser sonido del agua.
Conmigo por una larga noche;
donde quiero contar los secretos del mundo,
como un susurro crítico, que se ahogara en el viento que ronca,
para explorar el mundo perdido durante mucho tiempo, acompáñame al filo de los sueños.
Este fuego es grande,
florece en la patria sagrada.
Toma el fuego de tu cuerpo desnudo para pasar mi vida en la noche oscura.
Como todos los poetas que sueñan con ser caballos.
Corriendo por los campos de trigo verde, los rayos de nieve y sol; poeta, si te lo puedes permitir, el sabor del campo de trigo y la luz, un deseo, una amabilidad, una estrella brillante solitaria abriéndose sobre tu cabeza.
O simplemente soy una rama, que solía dormir en un caparazón oscuro, en el techo del otoño amargo y fragante.

Tu debes ser mi corona.
de laurel abierto y almendra amarga.
La llevaré como los grandes poetas del mundo,
que sueñan con ser caballos.
Ahí es donde nunca he soñado, no preguntes, ve a la tierra
de trigo, a la virgen, a los osmanthusde olor dulce.
Apaga la antorcha delante de la estatua.
Estamos en silencio juntos.
Eres un hada que vive en las profundidades de la mansión.
La luna, tu llama fría, vestida como una flor, en el cielo del sur.
Che.Bazan.España
www.youtube.com/watch?v=OHx4SyN7UWc&t=488s
leer más   
15
13comentarios 267 lecturas versolibre karma: 122

Cálculo y melodía

Deslizándose entre mis comisuras
calculas con el pulgar
la medida del incendio.

Desdibujas el rojo de labios
en alegoría de intenciones
y lascivas tangentes.

No sabemos quién llego primero,
sólo sé que cuando todos se van
tú eres puntual a la cita.

Para qué entender nada,
si el buscarse lo responde todo?
Siempre coincidentes en soportales
como reincidentes de un no delito.

Tú me hablas de síntomas y primates
pero yo no veo que te andes por las ramas,
eres buen arquero sobre este tejado
de metales poco confiables
y la manzana espera sobre venus.

Haces como si nada
de todo extraes la melodía,
nunca arropada, siempre desnuda
y tú mirando.
17
8comentarios 56 lecturas versolibre karma: 149

Pequeños gestos

Y dicen que a ese gigante
lo mataron los mosquitos.

Por tanto inconveniente pequeño
loco se lanzó al precipicio
largo, larguísimo del tiempo.

Nunca desprecies
a ese pequeño enemigo.
¿Te suena a ti
que me estás leyendo?

Y en la guerra como el amor
como la vida no pongas
en esos pequeños gestos,
que te proteja San Telmo,
porque a la mismísima fosa
tu solito irás derecho
leer más   
17
9comentarios 73 lecturas versolibre karma: 135

Zila

No existe sensación más grande en el mundo que el orgullo de haber nacido en la tierra que amas, el sentir que encajas perfectamente en ella y que no existe otro lugar donde quisieras haber nacido, eso sentió Zila la primera vez que abrió y los ojos y sus padres le dijeron "Bienvenida al mundo". La llamaron Zila que significa sombra y durante un tiempo fue la niña más feliz, pero la felicidad no comparte cuarto con el tiempo y las cosas cambiaron mucho en el país que para Zila parecía ser el mejor lugar para vivir.
El cielo de su casa de tiño de negro, y la noche se hizo eterna para ella y toda su familia, uno a uno de sus vecinos fueron desapareciendo y Zila veía como se quedaba sin amigos con quien jugar. Y a su familia también les tocos emprender el rumbo hacia lo desconocido. Zila tuvo que decir adiós a su hogar, su tierra, sus sueños, sus recuerdos porque en lugar donde solo existe muerte no es buen lugar para vivir. Así fue como conoció el mar y sus peligros, así fue como entendió que la vida no es fácil.
Un día el sol salió sobre sus cabezas y a lo lejos se vio un bulto que sobresalía sobre mar, era tierra, por fin tierra, al menos sus ruegos fueron escuchados por aquel que desde arriba todo lo ve, todo lo escucha y todo lo oye, mientras todo veían con alegría aquel puerto que parecía seguro, Zila veía cambio y el duro de tener que empezar de nuevo en un país donde no se sabía si serían aceptados.
El tiempo pasó y Zila jamás volvió a su pueblo, jamás dejo de sentir que había dejado un parte de su ser en otro lugar, que a miles de kilómetros dejo una vida. Ahora mira el mar con los ojos enjuagados en lágrimas, el mar le responde con una ola que trae el aire fresco de su antiguo pueblo. Hoy la vida es diferente para Zila y su familia pero nunca olvida de donde vino, porque eso es parte de su historia, hoy nacen flores donde antes hubo espinas y el cielo de Zila tiene otros colores, hoy los malos momentos son parte del recuerdo.
En un mundo donde sobran las guerras, viven niños y niñas como Zila que tienen que abandonar sus hogares y muchas veces son separadas de sus familias, en ese mundo vivimos y a veces miramos para otro lado para no verlo, me niego a dejarles ese mundo a mis hijos. Cada día son y más las inmigrantes y refugiados, los abandonados, los desalojados los que tiene que dejar y partir hacia otro país, la mayoría obligados por las guerras y la miseria. Zila puede ser cualquier niño o niña.
Existe una gran valentía en aquellos que dejan lo que tiene por una esperanza de vida, existe una gran enseñanza porque volver no es lo difícil, lo difícil es tener que partir sin saber cuándo se podrá volver.
leer más   
17
12comentarios 83 lecturas concursobac karma: 128

La hojas del otoño

Las hojas del otoño se han calmado,
se han frenado en el tiempo.
Siento palpitar mi corazón,
Cada hoja tiene un poco de mi.
Cada hoja veo que refleja sus ojos.
Cada amarillo destello me recuerda a ella.
Y mis pesados pasos por este camino sólo guían mis ojos al suelo,
lleno de esos dorados recuerdos.
Cada paso choca con hojas,
las cuales querría mirar y dormirme soñando con ellas.
Cada paso me aleja más de ti
Cada paso me hace recordar el viento y la luz.
Cada paso me acerca al cambio.
Cambio que no se si siento,
o es que las hojas me envuelven en dorado tormento.
Y levanto la mirada, de pronto veo tus ojos,
veo tu sonrisa.
y me auto engaño.
Pues no es mas que las sombreas hechas
por esos recuerdos dorados flotantes en el tiempo.
Esos luceros caídos de arboles que me a rozan y escudan.
Pero tu no estas.
Tú Nunca has estado.

Espero algun dia levantarme
y mirar el cielo,
y sus miles de hojas
y nubes flotantes
y volver a verte
Y volver a estar a tu lado.
Y Volver a sentir tu brisa.

Pero es que acaso no seras tú la que me abrace?
No será mas otro ensueño u otro recuerdo.
Pero sé que algún día miraré al otoño y pensare en ti.
Puediendo sonreir al ver las hojas flotando al viento.
Algún día mirare a las hojas
y no sentiré más ésta tristeza que hoy siento.
leer más   
2
sin comentarios 14 lecturas versolibre karma: 10

Voragine

Este amor es cual voragine
que arrastra mi razon
al sentimienro del corazón
nunca me lo imagine
que verte fuera anamorarme.

El viento fresco atiza
el pensar en abrazar
este deseo de besar
tus labios, escuchar tu risa
crece el amor por ti.

En cada noche la quimera
me lleva de los brazos
al idilio de tus besos,
gritando por primera
vez al universo tu nombre.

El viento frio despierta
la realidad del ensuño,
que con gran desenfreno
idialesé una cascada
de pasion que solo fue
mi mente un Extasis.
que mueren al despertar
por la realidad que solo
yo imagine este amor.

Este corazón enamorado
solo se ha ilucionado
o es esta necesidad
se sentir la felicidad
de sentirse amado.
leer más   
9
2comentarios 37 lecturas versolibre karma: 115

De vuelta al pueblo

En una mano una taza de café, la otra apoyada en el pecho. Miraba por la ventana de aquella vieja y desvencijada casa, pensando en por qué la vida la había dado tan pocos momentos de descanso.

No se quejaba demasiado de aquella época, era la mejor que había vivido. Pero echar la vista atrás dolía demasiado. ¡Dolía tanto!
María había nacido en el seno de una familia humilde, hacía ya 68 años, en aquella misma casa del pueblo paterno. La pequeña de tres hermanos y la más rebelde (como decía su madre). Sus padres agricultores y buenas personas, no pudieron estudiar, la vida no les concedió ese regalo. De sus hermanos ya solo quedaba el recuerdo. Su hermano Pedro murió por una sobredosis hacía ya demasiado tiempo y su hermana se casó con un australiano, solo supo de ella durante algunos años, después nunca más tuvo noticias.

Cuando era joven quería escapar del pueblo a toda costa y no eligió la mejor compañía para este viaje. Un verano conoció a Juan y ya nada volvió a ser lo mismo. Su vida fue una sucesión de palizas y sinsabores. Durante años ocultó la realidad a sus padres por no hacerles sufrir. Trabajaba limpiando portales y casas, lo poco que ganaba, él se lo gastara en borracheras y amigos. A consecuencia de las palizas tuvo dos abortos pero con el tercer embarazo todo fue distinto. Cogió una maleta y se fue. Refugio para mujeres maltratadas, lo llamaban.
Estando allí, la vida le dio una de cal y otra de arena. Su marido murió en un accidente de coche, conducía borracho, como siempre. Y días después su padre, de un ataque al corazón.
Se la abrió una puerta de par en par a la que se aferró con todas sus fuerzas. Volvió a casa con su madre. Entre la pequeña pensión, lo poco que sembraran en la huerta y limpiar alguna casa les daría para vivir las tres (eso fue lo que su madre dijo).

Su niña nació sana y fuerte, era lo mejor que la había pasado en muchos años.

Durante algunos años vivieron las tres en aquella pequeña casa, sin tener de sobra pero sin faltar lo más básico. Lo bueno que tienen los pueblos es que todos se conocen y siempre recibían alguna ayuda.
La tienda de comestibles de la plaza, les guardaba algo cuando estaba próximo a caducar o la lechuga que ya no estaba tan fresca. Alguna que otra lata y el pan del día anterior.
Cuando había que limpiar alguna casona porque iban a venir los dueños de veraneo, siempre llamaban a María para ir a limpiar. Limpiaba la consulta del veterinario. Limpiaba, eso era lo que mejor sabía hacer, sin estudios es difícil conseguir otro trabajo.
Los días transcurrían y su nena (Ana) se iba haciendo mayor. Empezó a ver en ella las mismas inquietudes que ya tuvo ella años atrás. El pueblo la asfixiaba. Y por más que quiso quitarle la idea de la cabeza, estaba decida a irse de casa. Quería estudiar, decía su hija. María había perdido a su madre recientemente y perder a Ana le aterraba.
El pánico a que su historia se repitiera con su hija la llevo a tomar una decisión. Vendería lo que fuera y pediría si hacía falta para que su hija sí tuviera estudios y una vida mejor.

Habló con el alcalde del pueblo, Miguel, antiguo noviete de juventud, y le pidió ayuda. No tenía dinero para pagar a su hija un piso donde vivir mientras estudiaba, ni pagar los estudios.
Miguel le proporcionó una habitación en casa de unos parientes, allí podría dormir y comer a cambio de ayudar con la limpieza de la casa. Además Ana trabajaría los fines de semana en un centro comercial para sacarse algún dinero extra.
María trabajó de sol a sol. Limpiaba donde hacía falta, incluso en el pueblo vecino, vendía a la tienda de la plaza lo que podía de sus pequeñas cosechas. Aprendió a hacer gorros de paja, típicos de la zona y los vendía a los turistas…..todo con tal de que su hija pudiera estudiar.

Ana consiguió sacar su carrera de veterinaria. Pero encontrar trabajó en las grandes urbes no es tarea fácil. De nuevo el pueblo volvía a ser la mejor salida.
No fueron pocas las dificultades hasta poder abrir consulta, era mujer, joven y la desconfianza de los ganaderos la hicieron tambalear en más de una ocasión. Pidió trabajo al viejo veterinario, donde su madre seguía limpiando. Le ayudo en las tareas más difíciles. Iba de granja en granja asistiendo a partos o a lo que hiciera falta.

El viejo veterinario se jubiló y le ofreció su consulta por un precio módico. Todo empezaba a cambiar para mejor.

Ahora, María miraba por la ventana, con un café en una mano y la otra en el pecho. Su nieta jugaba entre los garbanzos y las patatas sembradas. Su yerno era una buena persona. Inmigrante, llegó a este país con los bolsillos repletos de ilusiones y el corazón encogido por el miedo. Ana y él se conocieron cuando ella estudiaba. Todas las mañanas le veía en el mercado descargando fruta.
Un saludo, una pregunta buscada para crear un primer contacto. Conectaron pronto y bien.
Ahora juntos en el pueblo con su madre, ella con su consulta veterinaria, él se quedó al cargo de la tienda de la plaza, eran felices y tenían una niña.
Su hija al fin si tenía una vida mejor y ella estaba formando parte de aquel comienzo tan esperanzador.

Cuando una puerta se cierra, siempre hay alguna ventana que se abre.




Hortensia Márquez
7
6comentarios 44 lecturas concursobac karma: 120

murria

Soñaba que el amanecer
me libraría de esa noche aciaga.

Pero me cosió bien las puntadas
de la maloliente pesadez
de esta nostalgia tan amarga
que nunca se me acaba.

Y así va pasando este día
que poco o nada disimula
que cada hora me va grapando
la misma murria y melancolía.

Y ahora deseando que se acabe
para ver si por cansancio
o simple agotamiento la dormiría
leer más   
18
6comentarios 64 lecturas versolibre karma: 128

No recuerdo un octubre tan invierno como este

Me mata el frío.
Corre mi valentía —también llamada
imprudencia— hacia la ventana.
La abre de par en par, se asoma y mira:
todo es hielo, quema, duele.
No comprendo lo que no quiero
entender.

¿Por qué no seré gazania abrazada
a sí misma en la noche,
a la espera de luz siempre nueva
cuando amanece otro día?

No recuerdo un octubre tan invierno
como este y, sin embargo,
arden brasas en mi pecho, todavía,
porque es cierto que no llego a acostumbrarme
a lo gélido de ahora, pero llevo la memoria
apretada entre los muslos
y recuerdo, claramente, lo que nunca
ha ocurrido, pero siempre he deseado.
19
8comentarios 72 lecturas versolibre karma: 136

Allí nos vemos

Hoy separaremos el alma de la mente,
Como separa un carnicero huesos y vientre,
Con una prosa desnuda y peligrosamente adictiva,
Sacada del loco sucio que me domina cuando desciendo...
Con la guitarra , una balada de "Pantera" y la certeza de encontrarte como siempre mirando al otro mundo...
Olvidando que fuiste amigo, te marchas sin ser amado suficiente, sin ser odiado lo justo y necesario...
No hay derrota en esta derrota, no hay más lagrimas ya para la muerte ni más gritos desesperados que alimenten su ego desmedido,
Ya no hay nada, y sin embargo todo sigue, tú mordiendo la tierra y yo caminando erguido,
Tu rostro, olvidado ya a fuerza de dolor y podredumbre, de laxitud en la condena y palidez de flor extinta, tu rostro que tantas sonrisas regalaba se encuentra ahora...¡cenizas! ¿Puedes creerlo? Sin parpadear el mundo soltó una bofetada asesina y maldita, -vaya si fue maldita- ,que rasgó tu espacio-tiempo dejándolo frío y sereno, neutro, eterno y cíclico.
Tú vives más allá , en otra espiral de vidas y sueños , donde las caracolas no dicen ya más tu nombre y la espuma del mar no ahoga los deseos.
Allí donde el Parnaso se mira hacia abajo, allí descansa tu noble ser de alegría infinita y de amor verdadero. Allí nos encontraremos, amigo que nunca consigue borrar el olvido...
Allí nos vemos , allí seremos de nuevo niños que juegan a ser famosos y dan conciertos y fuman porros para reírse y estar contentos. Allí nos vemos, querido amigo, allí nos vemos...
leer más   
4
3comentarios 36 lecturas prosapoetica karma: 68

Eres la tormenta

Te marchas en silencio
Y regresas en la lluvia

Y yo que suelo buscarte
Con los ojos cerrados
Perdida entre la gente

He llegado a entender
Tu sortilegio de velas
En medio de la brisa

Así como las tormentas
Que traes guardadas
Para cada verano
Dentro del paraguas

Llueve, te marchas, regresas
Pero las tormentas
Que traes dentro
Esas nunca escampan
leer más   
12
sin comentarios 51 lecturas versolibre karma: 138

Una prosa con amor

Lo único que tengo
es una quietud que arriesga todo,
una esperanza por un triunfo incesante,
una voluntad.

Solo me queda la delicia por vivir
esa no ha muerto, lo que muere cada día
es el segundo que sé ahora sin aliento
ese expira con cada gota en el desierto.

¿Dónde quedaron las palabras?
no sobrevivieron a un abandono,
quisieron convertir el dolor sin odio
pero unas letras no pueden amar.

De eso soy creyente y fervoroso,
por eso quiero descifrar a un pensamiento
con el más puro aroma de un sentir,
con eso me deleito sabiendo que es lo bueno.

Solo quiero meditar con mucho tiempo,
sentarme en una silla y tomar un café
sentir observando, viendo pasar las cosas tan detenidamente que pareciera que sí me importaran.

Solo quiero ver a la gente que no conozco
esa que se órbita presurosa
comprando con dinero lo que no usará,
no lo necesita para disfrutar a un bosque.

Esa gente no inventa poesía nueva, para que
no leerán un verso joven,
es mejor ver internet y sonreír en una selfie
con un rostro más que vacío.

Es la moda no existir, no escuchar
pasarse de largo y no voltear,
para eso se inventaron los momentos
esos recuerdos plásticos que nacen con un botón.

Se venden el tiempo detenido en una foto
en una miserable foto que nunca dirá nada,
no m tendremos tiempo para recordar,
ya no recuerdo lo que es hablar.

Tiempo,
juventud,
soy joven,
solo quiero una prosa con amor.

El mute
14/10/2018.
18
14comentarios 153 lecturas versolibre karma: 127

Efímero

El amor ha de fenecer, lo supongo, estoy parado en la nada,
mirando la ciudad, hace un asolador frío, pero tú has acabado con mi espíritu,
con mi afecto, nada más asolador que eso.
Los años pasaron sin darme cuenta de cuanto te veneré,
el tiempo se marchó como un soplo de polvo.
No sé, si tú sientes lo mismo en este instante,
pero a mí, el amor nunca me había pegado tan duro.
Esta vez el desamor me ha ganado arrojando una cubeta de agua fría sobre mi cuerpo.
¿Dime hombre, tú morirás de amor como yo?
Estarás en tu cama, abandonado y sin saber a dónde huir...
De hoy en adelante no me voy a fiar del amor, es tan fugaz,
como todo lo que existe en este mundo.
Carajo ni lo había pensado, pero uno mismo es como el polvo: efímero.
leer más   
4
2comentarios 28 lecturas prosapoetica karma: 59

Laura

Un poema , Una lágrima
Te confunden en el atardecer
de un caduco recuerdo de un tiempo
que nunca quisiste desaparecer.

Forjarte de las penumbras
en la confusión de un tiempo
que parece eterno
porque llevas contigo ese espíritu materno.

A sabiendas de tu alegría
de sonrisas que esparces como semilla
sobre un fango de esperanzas
florece aquella mujer
la mujer que jamás descansa .

Tus palabras sanan, tus palabras curan
son un viejo libro de lecturas
que cruzan fugaces los campos espigados
viajan donde nadie ha llegado
y fecundan los desiertos olvidados
donde germinan los nuevos sueños
que los haces realidad solo con tu empeño.

Al mirar al cielo
contar cada una de las estrellas
ver en las nubes la forma de tu nombre
junto a cada una de ellas
observar extender tus alas
donde asoman tus recuerdos
entre poemas y escritos
de aquel roto cuaderno.

Tajar los rayos del sol
que marcas al amanecer
contemplar el espectáculo radiante del aura
saber que existes y eres real mi querida Laura.
leer más   
5
2comentarios 15 lecturas prosapoetica karma: 60

La despedida (Relato)

Al cerrar mis ojos, un momento nada mas que uno, pienso en lo pasado
Aquellos buenos días que no volverán
Polvo en el viento polvo somos y en polvo nos uniremos.
Polvo en el Viento ( Dust in the wind)
Kansas

Querida Malu
tu presencia en mi vida, en el campo del pensamiento y la emoción tiene un gran valor.
Cuando sufro, tus palabras me dan valor e inspiración para luchar.
Nadie podría impulsarme como tú, realmente, siento lo que dice tu corazón,
estoy impresionado, abrumado y realmente conmovido.
¡Lucharé como dijiste! Parece que puedo escucharte, verte,
sentirte y puedo agarrarte de las manos, con los brazos extendidos!
Estamos en el verdadero amor, nos preocupamos por ambos
nunca nos vemos; vivimos en diferentes partes del mundo
Tal vez, nosotros no podremos encontrarnos físicamente pero no importa,
estamos muy cerca uno del otro, entendemos nuestras emociones;
sufrimos los problemas del otro; compartimos las cosas que tenemos.
Debido a la gracia de Dios y al amor divino,nos sostenemos.
Estaré siempre agradecido de que sea tu amigo. No te puedo olvidar.
No estés tan preocupada, querida, pronto estaré mejor, no puedo recordar ninguna palabra
que pueda ser suficiente para hacerte un cumplido, con mucho cariño

Querida Malu
Me estoy enfermando con frecuencia y se está rompiendo mi confianza.
No lo sé, no sé, qué piensa Dios de mí; cuál es su plan.
Solo estoy siguiendo el camino que me queda.
En la práctica, no tengo opción, y me rindió querida, me rindió completamente ante ÉL.
Realmente, estamos en sus manos, no tenemos opción de lo que él desea, es nuestro destino.
Dios te bendiga cariño . Rezo por tu buena salud.

Cariño.
Te recordé muchas veces cuando estuve gravemente enfermo.
Sentí que estabas preocupada por mi salud.
Me dio dolor porque no pude informarte de mi condición.
No tengo en el hospital manera de establecer contacto contigo,
a veces me quedo ausente la mayor parte del tiempo y te extraño, te extraño.
Te extraño mucho cariño

Querida
Hoy al escucharte mis ojos se humedecen aún,
y llego a entender la verdadera esencia del amor.
Rezas por mi recuperación y siento que nuestro corazón se abraza.

Querida Malu
Hoy derramé lágrimas mientras sentía dolor, no hay nada que hacer .
No me han dejado ninguna alternativa querida, solo estoy esperando y esperando,
algunas veces el paciente se rompe; de nuevo,
mantengo mi cabeza con fuerza vital para vivir .......
la lucha continua cariño hasta que respire por última vez ...
Estoy realmente agradecido a Dios, Él me ha bendecido con la emoción que necesitamos.
Gracias querida por ser mi verdadera amiga estaré siempre agradecido de que hayas sido tú.
No te puedo olvidar estoy feliz de serlo y afortunado soy de estar cerca de mi querida amiga
la cercanía espiritual.

Mantente bien querida, se fuerte , mantén una buena salud y una mente sana.
Te amo cariño. Gracias por ser mi mejor amiga.

Giasuddin Mandal

(Mi querido amigo, murió un 14 de Octubre de 2016 víctima de cáncer de hígado.)

MMM
Malu Mora

imagen de internet
leer más   
21
14comentarios 133 lecturas relato karma: 127

Un Romance por Morente (a Enrique Morente)

En silencio baja el agua,
de la sierra a la fuente,
triste dobla la campana,
de la Vela por Morente.

Alma del carmen vacío,
que derrama entre la piedra,
una voz de luna rota,
florecida entre poemas.

Bandera de la verdad nueva,
de tono incomparable,
donde cruzan los misterios,
del talento con el arte

El aire gime herido,
en un pellizco de esencia,
¡viva el rey de los reyes,
y de los tronos de anea!

Cien cantes de fuego tienen,
las duras sienes del alba,
y un bordado de oro,
con los hilos de Granada.

¿Qué importa el tiempo al tiempo
medido en arena y olas?,
latiendo vive tu herencia.
en los centros de la Aurora.

Bebiendo la acequia clara,
los toros de la dehesa,
sueñan lances naturales,
en armonía y cadencia

Duende de amor y nácar,
ni más grande ni más genio,
sangre lleva tu historia,
por las venas del flamenco.

En trece la calle duerme,
y a San Nicolás se asoma,
una libertad de viento,
que en los bríos trae tu forma.

Maestro de propia escuela,
brillante irreverente,
credo revolucionario,
de la memoria en suerte.

San Miguel enamorado,
al que Lorca conociera,
llena radiante tres copas,
y te da sitio en su mesa.

Fiebre fría de metales
nace escuchando el eco
no queda cabal ni fragua,
que no temple tu acero.

Ceñiste al compás la seña,
de tu gloria infinita,
nunca habrá grito que calme,
el dolor de tu partida.
leer más   
11
6comentarios 98 lecturas versoclasico karma: 120
« anterior1234550