Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 918, tiempo total: 0.005 segundos rss2

BRON VAN LIEFDE... Fuente de amor… (Bilingüe Holandés-español).

BRON VAN LIEFDE
Fuente de amor… (Bilingüe Holandés-español)

In de golven
Een bron. Gevangen. Liefde voelde.
In de golven
Ik wilde en dacht dat, hou van de bron.
In de golven
De zoete frisheid van de lente.

... Bron van liefde!...

En las olas
Una fuente___Atrapada___El amor sentía
En las olas
Deseaba y pensaba___El amor la fuente
En las olas
La frescura dulce___Del manantial

.....¡ Fuente de Amor !.....

In die plaats waar is geboren
Onvergetelijke en roze
Onuitwisbaar en blauwachtig
Evocable en goud

... Bron van liefde!...

En ese lugar donde nace
Inolvidable y rosado
Indeleble y azulado
Evocable y dorado

.....¡ Fuente de Amor !.....

De tijd van wat groeit
Soms tumultueuze, soms kalm
De boom van welke hang
Succesvolle heartbeat, zuchten en herinneringen

... Bron van liefde!...

El tiempo del qué crece
A veces tumultuoso, a veces sosegado
El árbol del qué cuelgan
Fructíferos latidos…Suspiros y recuerdos

.....¡ Fuente de Amor !.....
Met de tijd. Sensaties. Gray, watermerken.
Saboreados yesterdays
Geneugten van rode witheid
Tussen tijden
Anjers, rozen en bergen!

... Bron van liefde!...

Con el tiempo___Sensaciones___Grises filigranas
Saboreados ayeres
Deleites de blancura enrojecida
Entre ocasiones
¡Claveles, rosas y montañas!

.....¡ Fuente de Amor !.....

De paren regen groeven.
Liefhebbers.
Door de. Lente. Onbeperkt, waanzin, geblazen.
Liefde
Land u rijk. Zuivel en fruit
Liefde
Ze genieten van de bruids herhaling zaden!
Liefde
Paren groeven en plows.

... Bron van liefde!...

De las lluvias parejas de surcos
Enamorados
Por el___Manantial___Ilimitado, frenesí, genésico
Enamorados
De las tierras fecundas___Lácteas y vegetales
Enamorados
Gozan de la repetición nupcial___¡ Semillas !
Enamorados
Las parejas de surcos y arados

.....¡ Fuente de Amor !.....

Met de eetlust van de terugkeer
In de wereld van de altijd van veel dingen
Met de eetlust van de terugkeer
-In de golven, een bron, een lente-

Con el apetito del regreso
En el mundo del siempre de muchas cosas
Con el apetito del regreso
---En las olas…Una fuente…Un manantial---

Auteur: Tanto del texto como de la imagen.
ll rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Joel Fortunato Reyes Pérez.
Published on e-Stories.org on 17.05.2012
.
leer más   
10
9comentarios 107 lecturas versolibre karma: 126

Ensoñación

Acariciaban las olas su cuerpo hermoso.
Cuando mis ojos la vieron fui muy dichoso,

pues los contornos de su accidental figura
Se me antojaron obra bella de arte pura,
por ser perfecta hechura de madre Natura.
El vaivén de las olas hasta su cintura,

oleaban mis celos, me daban envidia
discurriendo por mis venas la sangre tibia.

Tales sensaciones me ponían deseoso;
confundiéndose en mi la pasión, la locura… .
Al despertar, entonces, terminó mi lidia.
leer más   
6
7comentarios 64 lecturas versoclasico karma: 91

El lienzo de mi retina

Me agrada el silencio de las bocas
el desplome tibio de los cuerpos
enredados en un duermevela
tras los temblores de la piel
alcanzado su desnudez
entre las espumas de las olas

Y en el lienzo de mi retina
inmortalizo ese instante
más allá de los huesos
en los horizontes de los atardeceres
mientras
surcas con tus yemas mis cabellos
germinando semillas
en una melena de raíces estériles

Y recostada en el lamento de tu latir
tus miradas cruzan fronteras
con un hilo de voz entrecortada
sentencias
“Será desgarrador el regreso
cuando traspasemos este umbral
y nuestras huellas se bifurquen”
leer más   
13
13comentarios 100 lecturas versolibre karma: 109

Miraba tu vuelo...

Miraba tu vuelo
pequeña gaviota,
las alas tan grises
ya van revoltosas,
y abajo, en la playa,
estaba la costa,
con altos peñascos
y riscos de alfombra,
y en ella, tu nido
te espera cual forma
con paja y con ramas
cubiertas de sombra,
y llegas altiva,
casada a tu fonda,
tu nido de plata,
gaviota mimosa...

Miraba los mares
y en ellos las olas
del agua tan verde
y azules por zonas,
y fue en ese instante
que vi las alfombras
debajo del cielo
mostrando sus formas,
y vi muchos sueños
sin orden de tropas,
viniendo a mi lado
de forma ladrona,
y así me llegaron
claveles y rosas,
y eternas caricias
y besos sin bocas...

"...Miraba la luna
gallarda y hermosa,
al hombre y marino
remando en su boga..."

Rafael Sánchez Ortega ©
22/10/18
16
sin comentarios 67 lecturas versoclasico karma: 129

Loca

Decía que le encantaban mis libros,
y por las tardes siempre la encontraba perdida en la lectura.
Sus ojos brillaban mirando los cuadros de nuestro cuarto
y de cuando en cuando se tumbaba horas en la alfombra de terciopelo.
Decía que las pinturas de las olas le recordaban el azul del cielo,
y desde el suelo recorría el mundo soñando.

No dormía porque dormir era una pérdida de tiempo,
pero siempre estaba ahí cuando me despertaba.
Con la mirada perdida y sus ojos claros e intensos.
A mi lado, en la cama, o sentada en el balcón bajo las ramas de la encina.
Aún en pijama y al verme despierto,
se levantaba y deslizaba su mano por las teclas del piano camino a la cocina.
Le encantaba el olor a café, pero odiaba su sabor,
aunque siempre probaba del mío por las mañanas.

A veces sacaba la cabeza por la ventana
y a gritos saludaba al mundo entre los barrotes.
Bajaba las escaleras corriendo
y sin rumbo salía a la calle a recoger flores.
Cuánto la echo de menos.

La música era su secreto favorito.
Bailaba por casa con los pies descalzos,
para así flotar por los pasillos.
Le encantaban los vestidos
porque sin los pesados bolsillos ella podía volar.

Se embelesaba mirando el agua y sus reflejos,
y en casa no quería tener espejos que robaran su mirada.
Se conformaba con otear las luces de la ciudad de lejos,
riéndose de ellas,
porque desde nuestro viejo tejado
nada igualaba la luz de las estrellas.
¿Dónde estarás?

Amaba su risa descontrolada.
Su sonrisa que escondía la tristeza en su mirada.
Sus días buenos, los días malos.
Había días muy malos.
Sabía qué le pasaba sólo escuchando su voz,
y en vez de hablar, guardábamos silencio los dos,
porque callados siempre sabíamos qué decir.

Pero ya no está a mi lado.
No sé si es que se ha ido o que ya no la veo.
No encuentro sus pasos, ni sus libros prestados.
Ya no siento sus manos buscando las mías.
Ya no sé si se ha descalzado para bailar.
Ya no veo las estrellas en el tejado.
Y me he olvidado de cómo reía.

Quisiera recordar una de sus sonrisas
que ocultaban su tristeza con tanta dulzura.
Quisiera volverla a ver.
Joder, pero estaba loca y la quería con locura.
leer más   
13
2comentarios 78 lecturas versolibre karma: 127

En Cartagena la encontré

Un dolor punzante me agrede la cerviz
la línea vertical se entumece
con una dosis de pastillas
descargo la furia
y mil insomnios registrados
en el puente del olvido me adormecen
soy la roca que se mueve
piensa, respira y sueña. 

Navego por un sórdido mar leñoso
de espeluznantes olas
y un trémulo submarino
de amaneceres arcaicos, antiguos y primitivos
me atrapan y me hacen
dar vueltas y vueltas
hasta caer tendido
en el lodazal de las circunstancias
de las pasiones efervescentes
más repulsivas.


Y me veo en las tabernas
de un puerto marino
del siglo XVII acompañado por acorazados piratas
saqueando tesoros en tierra firme
en la amurallada costa de Cartagena de indias,
hermosa ciudad del caribe mar
ahí nos convertimos en arrebatadores,
en vándalos
y en cazadores furtivos de doncellas
de bellas mantuanas, criollas y morenas.
En estas tierras fortificadas,
actual Colombia, conocí
la joven más preciosa
que jamás mis ojos habían visto.
Y nos embriagamos hasta al amanecer,
en sus brazos me refugié
su boca dulce como la miel
me sustrajo mi apostata proceder
e hicimos el amor no hubo tregua
ni contrarevuelta
ni levantamiento
fue un torbellino
quedé suspendido hasta que levité.

Un leve pestañeo
ya no sincronizo con ese efímero deseo
y vuelvo a sentir latir la cerviz
como un dolor punzante.
Ya es de mañana y el reloj marca las 6
el carro no quiere prender
es lunes y tengo que salir a trabajar
miro el estuche de pastillas
mis manos la toman
y la estrello contra la pared.
leer más   
16
7comentarios 88 lecturas versolibre karma: 113

La calma

La calma, he venido a traerla y dejarla
para que tus olas me recuerden mansa
cuando regresen, cuando encuentren otras almas
en cada tormenta en alta mar…

Y en un desnudo nos despido
porque no hay parte de mi
que no te quiera sentir
y sumergir todas las huellas
que dejaron las mareas
de amor sobre mi…

Se enfrían mis dedos
en tus aguas de adiós
y ni el viento ha querido
estar presente
porque extrañará
nuestros mensajes
en su ir y venir…

Hacemos las paces
y quedas como espejo
reflejando mi mirada
el cielo de un día
que promete sol
y te llevas alguna lágrima
porque mi alma también quiso salir
a besarte en silencio, con su sal
un adiós…


soundcloud.com/lola-bracco/la-calma (Lola)
.
18
6comentarios 110 lecturas versolibre karma: 124

La espiga de la vida

En esta alborada de olorosos brillos
las huellas alcanzadas por la febril lluvia
muestran la letanía de ciclos de espera
amarrados en el mástil del navío imperial
que sucumbió en estos laberintos
y parajes marinos de la costa caribeña.

La espiga de la vida es un constante renacer.
Paso por un escondrijo de olas fúnebres
y observo el espectro luminoso
de corales y arrecifes y pienso...
Aquí mora la eternidad.

En este exuberante paisaje del sur
el fuego helado pulveriza las sombras
atrás quedan los arboles
petrificados en la aurora.
Miro el horizonte y una jauría
de garzas silvestres
vuelan salpicados por la lluvia
vienen de lejanas tierras
a fecundar ....La espiga de la vida

Oh, señor mi Dios
tú omnipotente brazo
me sostiene
rompe las amarras
que sostienen las ménsulas
de hierro que atraviesan mi puerto lacustre
y siembra en este valle azul
la espiga del la vida.
leer más   
19
9comentarios 105 lecturas versolibre karma: 126

Plagio

Mi memoria me ata a ti
en su férrea tela de araña
tejidas
con los hilos de los labios
y los botones forrados de pieles

Se alimentan de vivas hogueras
aunque el tiempo empuñe su espada
retándole a un duelo
cuando el sol apaga sus luces
y la luna, su único testigo

Es en esa infinitud de la noche
desbordada de insomnios
y con desnudez en las miradas
cuando irrumpes sin tregua
acaparando todas mis fantasías
a un compás constante
como las olas acarician las arenas
hasta que me vence Morfeo
leer más   
4
sin comentarios 37 lecturas versolibre karma: 48

En la cima de un campo de girasoles

Si vivo por ti…es solo un reflejo
me acostumbré a tu sordera diaria
a tus eufemismos, alusiones e ironías.

Pero ya basta de caricias falsas
me levanto de este asiento
forrado de azul intenso  
sacudo mi fardo de huesos
y tomo el camino del viento
ya no aguanto mas sufrimiento
tu risa burlona y mordaz.
Perdóname pero el mal 
ya está hecho, ya los desaciertos
corren como acertijos y liebres
sin frenos

Me marcho con la acuarela de sueños
como andarín lamparilla
me alejo como el errante papagayo
que se perdió en el azul bosquejo.

los vientos alisios del norte
me traen nuevas olas, resquicios
de algo nuevo
que discurren lentamente
y sin prisa.

Me traen aromas de
bosques perdidos
en el enredado cielo nocturno.
Parecido a una sinfonía de colores
rodando en un mar apasible
en la cima de un campo de girasoles.
leer más   
21
14comentarios 121 lecturas versolibre karma: 127

Tour de Trascendencia Por Mi Yo…

Crecí en este apestoso pueblo,
Sin un hogar fijo; emigrando de casa en casa,
resultado de una inestabilidad familiar
proporcional a la lucha de una madre humilde por el pan diario.
Si pasas por aquí, quizás escuches sobre un Destroyer
desastroso y sin futuro.
Era bueno en el fútbol y malo en las tareas escolares.
De capa llevo un montón de pecados injustificables
y aunque reniegue, y no asuma como lo pintan del Dios de los mortales;
en ocasiones le pido un poco disculpa
porque se en que líos me he metido.

Me monte en el barco de las drogas a temprana edad
por ese síndrome insoportable de retar las imposiciones,
con una rebeldía de precoz causa, motivada por la curiosidad.
Luego ellas me colocaron el cinturón
y despertaron ese hambre hacia la infinitud
que se esconde en dimensiones de material prohibido.
He follado algunas bonitas chicas
y otras no tanto, pero con ese átomo perspicaz de enigma y misticismo,
que luego termino comprobando.
Aun no me he tirado a una que no me guste.
Llevo un aborto en mi conciencia que no me libera de culpas.
Pero que seria de ese ángel bajo la tutela de un desgraciado como yo.

Mi mente es un caos condensado en análisis y estudios
personales sobre mi mismo y lo que me rodea,
que sin permiso, se ve impulsada por desasosiegos y trastornos desequilibrados, controlándome mas de los que yo a ellos.
Tengo mas empatia en escribir, fumar y emborracharme,
encerrándome en espacios íntimos.
Que en mover el culo en cualquier antro lleno de hormonas
rodeado de escandalosos seres ridículos,
en búsqueda de atención y presencia.
Empatia compartida también con largas caminatas nocturnas
explorando mas a fondo lo que en el día ni miro.
He estado cerca de la muerte un par de veces,
y colecciono un montón de peleas perdidas
pero nunca he huido por cobarde.
Para mi es una condena bendita, que de mi tragedia y mi pena
este construida mi obra.
Por lo visto siempre seré esclavo de mi esencia perturbada
que me susurra nunca conciliar la paz plena.

Observo como nos consume este mundo de material terrenal,
pervirtiendo su causa en un patético sentido banal.
Encima no los restriegan en mediáticos show
y no hacemos mas que consumirlo
de boca abierta anhelando mas basura condicional
que nos esclavice sin grillete.
Aunque algunos nos resistimos mas que otros, parece nunca ser suficiente.
Así que cuando puedo escapo,
aislándome en mi solitario infierno,
surfeando entre la creación y el alma,
exigiéndome un escalón mas de fortaleza espiritual,
que me deja entre potentes olas de una nueva dimensión astral.
Paraíso Oscuro donde espero eternizar mi estancia.
Aquí la esperanza esta extinguida.
El bien y el mal no tiene posiciones, aquí todo es relativo,
sin agravios a terceros.

Ahora tengo una edad maldita de experiencias longevas,
recolectada en cada una de sus vueltas al sol,
rindiendo culto al song de Fluorescent Adolescent
y un pastel en soledad que me recomendó auto-regalarme
Palahniuk en una cita celebre de sus sátiras novelas.
Rompiendo limites en los días de mas hastió y pesadumbre
para asesinar el acongojo,
la felicidad aun la veo de lejos o aparcada en la niñez
y sigo en la obsesiva búsqueda de la verdad…
3
2comentarios 37 lecturas versolibre karma: 47

Retórica de un amanecer

A: mi amiga Gabriela y su impulsiva afición por dormir en la playa.

Esta foto ya no sabe cuándo fue tomada,
pero se rehúsa a ponerse amarillenta y manchada
Yo tampoco soy capaz de marcarle una fecha exacta en la espalda,
- fueron tantas las tomas idénticas-
Esta foto no sabe en qué playa fue que te dejaste la ropa
y yo la timidez,
- fueron tantas las veces que me sorprendiste-
Hubo una vez en que me adelanté
y me sometí a convertirme en una estrella fugaz,
Sonreíste y descubriste que tu estomago tenia nuevas mariposas,
Y yo
que tu nalga derecha portaba el estandarte de un nuevo tatuaje.
Como siempre!,
nos cazaba el amanecer como cimarrones huyéndole a la rutina
Éramos así de felices!,
y tu felicidad estorbaba
Y mi felicidad estorbaba;
Pero aun así partíamos las olas
y nos revolcábamos en aquella arena tan sorprendida.
Éramos así de felices!
Ahora solo me queda pensar que aun duermes en la playa,
y que volveré a sonreír cuando te quites la ropa.
leer más   
4
sin comentarios 21 lecturas versolibre karma: 64

Si hay que aprender ... se aprende

Ella dice
Que a veces prende la línea del horizonte
Y puede ver el mar lleno de soles

Dice
que las olas
la devuelven salitre de colores

Y qué las heridas
—ya no la escuecen —

que el viento sopla cada vez más fuerte

O bueno,
qué quizá sean los años
que estén haciendo mella en su piel
e insensibilizando sus pasos

Ella dice que ya son muchos los inviernos deshojados

Y qué cree ...
Que todo se remonta
—Antaño —
Cuando nos intentaban convencer
qué se aprende a base de palos

o aquello de ...
“la letra con sangre entra “

Y ella dice
Que si hay que sangrar
se sangra
Pero que sea con ganas

Como cuando tú ...

Como cuando el rosal de tus labios
hace un jardín en su boca

Y entre la espina
y la rosa

Y entre su sangre
—Tu aroma —

Y entre su pluma
la tinta ...

Que
Un
Te
quiero
la derrama

@rebktd
leer más   
24
13comentarios 113 lecturas versolibre karma: 132

EL POEMA DE YALMAR. Poema épico en 17 cantos

EL POEMA DE YALMAR

CANTO PRIMERO

LA FUENTE VIVA

Dulcemente una fuerza se define.
A cada cosa anima un solo principio,
que así es sostenido. Todo es espíritu,
energía pura que a sí misma se descubre
al manifestarse en todo ámbito creado,
lo mismo en cada vida a la vez latiendo
por cada frecuencia que al nutrirla expande.

Un cosmos mana de un solo impulso
del que se sustenta. De ahí partió todo,
la primera fuente como lluvia incesante
que cada universo llena con sus huéspedes.
Así un tallo florece en el desierto
y en los claros oasis. Combina los dones
de aquel Espíritu, mezcla variedades
imperceptibles de formas lo mismo átomos
que amontona por la senda de los cielos.

Es un núcleo animado que constante cabalga
con veloces vientos en soledad potente,
hasta mezclarse en todo lo que existe
con sus bellas aguas, aguas eternas,
al que un jinete veloz dispersa en el espacio
llenándolo de interminables alegrías.
Un corazón vibra, es el infinito único
que da vida a los valles de lejanos mundos.
Desde un perfume emergiendo, las flores
reciben su amable luz. Ese es el resultado,
efecto querido de una meditación.

Lo que es surge de una expresión dinámica
de continúo proceso. Todo es frecuencia
y movimiento, geometría de existencia:
el rocío que alivia a la gacela salvaje,
la fecunda serenidad explosiva
de la materia creadora.
La bella emoción de las causas simples,
la lucha de átomos, organismos de vida,
el gozo de la oscuridad que todavía persiste,
emisarios veloces que son vientos tenaces
por nebulosas dispersas y pobladas esferas,
galaxias siempre brillantes, renovadas fugaces.
Se distingue por la felicidad exuberante,
explosiones de rica alegría y equilibrio.

Burbujas se inflan con lujo inconcebible,
repueblan los cimientos de la noche
con sus brillos, hasta difundir el albor,
filtrando balsámicos alientos respirables
en toda indisoluble acción de bella alegría.
Se forman los astros rutilantes en sus cubiles
mientras todo firmamento brilla inmune.
Y toda luz, amiga de las tinieblas,
bate el frío con bocanadas ardientes,
el mágico estampido creador de la materia.

Pasa la época primera y brama la tierra,
auroras y expresiones de su aura;
cielos densos y exclusivos, impulsan
melódicas canciones de los vientos activos,
que hacen altiva, diferente, cada naturaleza,
cada ámbito de cada universo, el cosmos,
por olas expansivas de ese fuego colosal.

Coros augustos de regiones insólitas
pueblan la luz y la oscuridad;
multitud de seres con afanes evolutivos,
forcejean dentro de ese torrente vital
alejados de la primera turbación insólita.
Nació la frecuencia en el principio.

Amadas nieblas, nieblas siempre amables,
expanden la existencia al enfriarse el fuego,
entre halos de música y polvo cósmico.
Dan sus primeros acentos las ciudades
forjando edificios bruñidos de metal y oro.
Y los valles copiosos y manantiales
diáfanos por orillas placenteras,
resbalan por los muros de los reinos
en la quietud de un sueño tan sagrado.

Un lugar del Cosmos, gobernado por la figura
majestuosa de una silueta, sujeta
un bello Espíritu, cuyo trono fue el primer Paraíso.
Las montañas, muy elevadas, exhuman igual
clima, siempre cálido y ameno; las praderas bullen
con formas magnánimas en todos los seres.
Elevando tibios aromas del mismo pulso,
las cumbres montañosas vierten por sus laderas
ligeros acentos, los cuales permanecen suspensos
dentro de cada prado suntuoso, ocupado por flores
y almas latentes que al oír el tono incesante
de cristalinas fuentes, con la claridad
excitada de los astros sublimes,
reciben sonidos de cantos tan dulces.

¡Oh, sagrada inspiración! Concede
la fortuna de la sinceridad honorable,
no huya la mía de tu influencia benéfica.
Nunca mi eco se estremezca hasta que burle
el flácido corazón su entera debilidad.
Alza de la mísera entonación lúgubre,
la tristeza ruin de la meditación, acerca
el haz de luz que vague por laberínticas
ilusiones y cálidos espacios.
Ningún recurso altivo acuda a vanas
palabras; callen para siempre.
El vasto universo conoce la certeza.

Los males con otros males mayores,
no son males en sí mismos
sino bienes disfrazados de mal
que son la esencia de muchas cosas,
arbitrio de almas tiranas sobre seres
a los que no quieren revelarse.

La sustancia de Saikiel es buena;
brillante es su fondo, incólume espíritu
en su inmortalidad. No actúa en tentación
ni es tentado por la soberbia del poder.
De este modo, grandes intrigas los dioses
presentan como evocadas maniobras
contra la acción de su ser, huésped eterno,
destructor de la voluntad de muchos
que se hacen pasar por lo que no son.
Fue deseo mantenerlo en muda sombra
porque no alzara la vista fiel del hombre
a sus presencias reales, no temidas.

Renuevo con tenue acento las noticias
de ese universo; veladas con propósito difuso
entre aires de la tierra, difunden lo mismo
en mundos destruidos entre creencias dadas
por lenguas perversas y malas lenguas.
Deshago la historia primigenia
que le hizo sufrir la marca del destierro
porque pareciera en maldad crecido.
Así el hombre sumido en arrepentimiento
por dejarse posar en el hombro amiga mano,
se ataría a la culpa eternamente.

De nuevo su nombre empuja este deseo
a elogiar la grandeza de su esplendor.
Los rayos cósmicos serán mis sonidos,
guiarán mi tarea, alejarán las insidias
que lenguas mentirosas y lenguas vagas
impulsan con los vientos de la tierra
sobre aquella entidad de infinita belleza.

Es tema de mi canto, aún más el hombre
Yalmar, pacífico y amable
que gobierna un mundo lleno
de sublimes alegrías,
belleza incesante repartida por cada
ámbito salvaje y ciudades pobladas.
Tuvo la rebelión en sus manos
por liberar a los hombres de su pueblo,
aquellos con esencia inviolable,
nunca sumidos en vana adoración
ni en voluntad sin nombre.

Conoce la fuerza de la ciencia
que la injerencia frena de otros seres
y no acepta leyes que no son justas, y son males,
- y en esto sí que está convencido -,
para despejar a la mente de la adoración fatua
a entes que no son sino espíritus como él mismo.
Será su firme aliado en su carácter,
restituida la cólera hacia la lucha
por la casa saqueada, la muerte de amigos
y de tanta gente amada, bajo el delirio del furor
de los dioses y de cuantos pueblos se aferran
a vanas creencias de sometimiento y yugo,
rota la esperanza, el sosiego quebrado.
Será su voluntad la llamada de Saikiel.

Oh, tú, hijo de esta época, que pisas el suelo
trillado por la sangre de tus antepasados,
oh, tú, espíritu residente entre moles de odio,
todos aquellos aupados por la injuria
a versículos anquilosados en su grandeza,
auspicio de la satisfacción sobre dolor ajeno,
oh, tú, oyente de derramados gritos,
sin que abadía, aljama o templo búdico
agiten tus ideas con prolíficos bienes,
bienes y obras buenas sobre el hombre,
en voluntad crecida, en soledad pensada,
conduce a tu cerebro mis palabras dóciles,
dale cobijo, cual nubes en sus vientres, al agua
que arrebatan del mar vapores fértiles,
regando el secano hasta brotar semillas;
retén los hechos que ilustran los guerreros,
aunque ahora en el silencio existan los coros.

En este punto quedo para seguir el poema.
leer más   
1
sin comentarios 17 lecturas versolibre karma: 7

FALCO en la tierra. Sigue acto primero

PRIMERA VIDENTE
(Lleva un espejo, se mira, hace una pausa y prosigue)
¡Oh, ilusos, llegad a mí! ¡Abrid vuestro maléfico tiempo
al crepúsculo de mis anotaciones! También exhibo
lujuriantes senos, mas esto bien poco interesa
a todo mestizo caballero que localiza jóvenes dispuestas.
Un buen catálogo satisfaría los deseos mortales
de muchos, lejos de la templada disciplina doméstica.
Estos aluviones en carne extremados, bien tentarían
a cualquier famélico de moral, incluso a Mefistos,
ese diablillo imaginario que a veces insufla cierto grado
civil al parentesco, infiel de espíritu, de mucha gente cívica.
¡Ah, su cavernosa estampa me recuerda la artimaña
de algunas famosillas para encumbrar el enredo!
Con clara mirada, a ese impulso alentador, las veo,
perdido el orgullo, en casos semejantes, cómo venden
de su intimidad hasta la mayor oscuridad y reserva
interior por tocarle los pelillos al diablo.
Y qué decir de algunos estadistas que frecuentan
en el más regocijado secreto el apretón voluptuoso
y la untura libidinosa del carnal deseo,
hasta moler todos los miembros de soslayo,
y escurrirse luego por la escalera furtiva, en tinieblas,
mientras se frotan la piel como caricias gatunas.
Pero esto dejemos que acuda a la suerte y al azar.
(Una segunda pausa. Se alza en pie)
Ahora, os llamo, ¡apareced voces del más allá!
¡Llenad mi entumecida mente con el sonido
de la brisa de otro mundo dentro de ese canto
por los atardeceres de invernales evocaciones!
Cansada estoy de la lira acompasada y brutal
que suena como conjuro de condenadas fogosidades;
existen aquellas naturales por los espacios sombríos
que irían mejor a esta maldita apatía.
Mientras venid, ¡continúe mi fácil arte engañando
y mi verbosidad a las incautas almas femeninas!
No menos al hombre que emboza el rostro
por la puerta de atrás, un punto más segura.
Aunque guardo con sus siluetas parecida fraternidad,
aborrezco la demolición fácil de sus ánimos,
incapaces de sustraerse al compinche erudito
de oscuro pelaje y variopinta prensa inexpresable.
Todo propicia que mis dotes, que alguna disfruto
original, aparte ciñan las viles esencias mensajeras
de la privacidad de muchas donaciones afamadas,
y acudan a sembrar el tiempo declinado
entre consumadas olas tormentosas, estafadas
por aquellas que brotan de mi real naturaleza.
SEGUNDA VIDENTE
Debiera esa práctica satisfacerme a mí también;
desternillarme de la ingenuidad clamorosa de muchas
que mis adivinaciones resignan al amor como brebaje.
No piensan, si este poder tuviera, el sumiller
cataría en primer lugar la botella de añejo licor,
antes que labios profanos macularan la copa.
Ya perdí la lozanía, mas, advirtiendo cómo algunas
de mi talla coquetean con fatuos advenedizos
y sesgan la legítima decencia con la desolación
publicitaria si anda entre las pantorrillas
el deslizadizo acaudalado, no juzgaría con error
que yo inventara lo mismo; de este modo indecente,
bramando contra toda calumnia, embutiría
mi arca familiar de boca estrecha y ancho pedestal.
Valdría esta idea si busco ilimitada posición
y suelto por mi lengua las confesiones del silencio.
Y como casi todas forjan lo propio, ahí lanzo
mi demanda a las profundas tinieblas, lugar
paradisíaco de las aves zancudas y cuellos largos.

(Escucha bullicio en la calle. Cree es gente que sube con
presurosa planta. Sólo es el viento que ruge en el hueco
de la escalera. Seguidamente interpelan las tres)
INVOCACIÓN DE LAS TRES
Espíritus que nos asistís, ¡permaneced no lejos
de los oídos que auscultan lo invisible!
Alguien de muchos se burlará, mas desconoce
que somos consumadas artífices en conectar
con formas impalpables y asumir su personalidad,
que, a través de alguna, hablan al mundo con potente
aviso de cosas indescifrables, ilusorias
para quienes replican negando lo que no saben,
aunque intuyen, haciendo de su máscara robusta
el sinsabor maléfico de su miedosa esencia.
Espíritus que nos rodeáis, ¡seguid aliviando
con vuestro aliento inmortal el nuestro mortal
aquí, acostumbrados como estáis a presentaros
con afables ejércitos sobre hechos misteriosos!
Respondednos en la forma actual, (alguna tenéis),
que no difiere, salvo en la luz, de la del mundo.
No hace mucho fuisteis interlocutores
personales que vivían dentro de frugales elogios,
pero nada más; concurrís luego a creadas sombras
alejadas de lo que somos, convirtiendo esa
potencia en aspiración melancólica de lo que sois.
Espíritus que os recreáis en los umbrales del aire,
encaramándoos sobre el vulgo del que emana
la oscuridad a las aspiraciones más nobles del ser,
contrariado aquél por los escombros de sí mismo
a través de su innata pesadumbre y nula gloria que solo
busca confusión e hipocresía en la existencia, de cuyo
señuelo egoísta, nosotras somos servidoras, Espíritus
que os reís reclinándoos sobre la seducción de los sentidos,
la escabrosidad de la esperanza, el ocioso anhelo mullido
de la insatisfacción sobre las cosas terrenales (letargo
de abajo que refleja lo que es arriba) a través de goces
y favores imperecederos del insensato prestigio,
Espíritus burlados del placer fugaz que, a muchos hechizan,
y a otros atormentan, en ruinas vagas y en prestaciones
someras de denso quehacer y sobresalto vital, balumba
interna donde odio y amor se mezclan, en proporción tal,
que no es posible saber qué curso, de las dos influencias,
dentro del pecho prevalece con mejores augurios;
Espíritus de la noche y día, que os insinuáis en los pliegues
de toda perspectiva contraria de corazón humano,
por recintos interiores y por lados de los hechos externos,
oíd la llamada y reposad en la alabanza, con paz
y quietud, por amor a lo que una vez fuisteis y ya no sois,
cuya unión no es sino la condición clara de cuanto
seremos,
o aspiramos como préstamo, si proseguimos en igual senda,
venid a nosotras, llenad la voz con fascinada presencia.
Aventad la puerta de entrada hacia este espacio,
aproximaos desde lo profundo majestuoso
y apareced, desterrados del fracaso, en nuestros
cerebros, que son vehículos de la mente sin corporeidad.
Ah, ¡venid a nosotras, envolturas de los ruegos!
Las palabras llegan hasta esos reinos lejanos
sobre los que nadie se adentra por temor
a ver parte de su auténtica sustancia amorfa.
Os sentimos. Ofrecednos alguna noticia o hecho
imperecedero de la existencia real que mantenéis.
Nada puede inquietarnos de ese concepto.
Que muchos abominen y nos tachen por locas,
así duerman; voces extrañas les despertarán
como visibles sueños habituados a serles fieles
a tanto eco y a la maldad que pesará como culpa.
Sabemos que no todos podéis traspasar la frontera
y llamarnos con labios invocados; algunos,
sin embargo, ofrecéis elocuencia al pensamiento
y le allegáis la ciencia de la que siempre os engalanáis.
Ea, pues, cambiad las lúdicas conciencias;
abrid el portón de este plano y musitad
sobre las espaldas el aliento de vuestros perfiles.

(Se desvanecen entre rápido sopor. Presencias Astrales las rodean)
PRESENCIAS ASTRALES
(Se hacen ostensibles en los cerebros)
Aquí nos tenéis, cuerpos mortales. Tal recorrimos
el mundo un día con terribles prohibiciones,
además de buscadas, por nosotras sentidas.
Tal fuimos sobre el aire del mundo que hoy entero
el corazón respira, al punto corroído por los males
que pueblan la sed no enseñada de otros
diversos elementos de los que en la tierra solo
se les supone errantes de la mente sin rumbo.
Hemos aproximado nuestro Universo al vuestro,
según consta en las paginas escritas sobre el hombre
al cual el espíritu cauteloso espera favorecer,
antes que descienda al rellano de la tumba.
Exhortamos a una a que sea fiel y valedera sustancia
para transmitir la gracia todavía disponible a esa alma
que estuvo abrasada de primitivo amor,
él, que engañosamente imploró sin inocencia
por una hija de la tierra, de cuya esencia somos
emisarios piadosos. Debéis saber que, nuestros collados
son más hermosos que los vuestros; ningún esquema
mortal nos envuelve con su mala onda material
ni los recíprocos ultrajes que os arrancan el pellejo,
crecen, con su alboroto y anomalía,
alterando la mitad de nuestro descanso,
ni se pronuncian palabras que se asocian con el tumulto
detrás de asociaciones querellantes, durante tiempos
de anarquía adulona por cómplices amotinados;
ningún peligro múltiple puede restaurar el miedo
razonable que se excusa en la injusticia,
cuando en la tierra da forma a la perplejidad.
Lo que no conocéis os enajena y cierra el cerebro,
el músculo flaquea y el peso os impide esquivar
la gravedad fuera de la espesa atmósfera, turbada
por la indecorosa y excesiva estima de vosotros mismos.
No percibís otras regiones lindantes con la vuestra;
esparcís vuestros átomos hacia la oscuridad
como cúmulos brumosos de expansivas edades.
Hasta aquí no venimos con la vista puesta en ninguna
para escaldaros con tormentos sulfúreos.
Las espirales de ese infernal desierto atrapan
mentes trastornadas por el fiero estudio
de sí mismas; arrebatan la cordura como juguete
impelido a ser manojo de fragmentos idóneos
del propio corazón ennegrecido.
(Dirigiéndose a la preferida entre las tres)
¡Despierta! Nos sentirás como algo palpable
que hará complacerse a tus palabras;
sabrás que el regocijo del viento
destilará la magia de nuestra enseñanza,
cercana a los dones que despliegas, y sembrará
complaciente quietud hacia quien, confuso,
no tardará mucho en acercarse a tu perfecto
estado dominado por tu misma conciencia.
Quiere saber si Alguien más poderoso que él
domina los destinos humanos, o si un solo hombre
de este mundo replica a ésta Voluntad
con la soberbia que impone su alocada acción,
prolongarse en la mano que empuña la mortalidad,
ataviado con el más insolente deseo que mirada
alguna lanzó fuera de la compasiva tierra,
a la que está unido por temores y desdichas suyas,
humeando, de ordinario, con secretas aspiraciones
leer más   
1
sin comentarios 26 lecturas versolibre karma: 7

Entendí

Entendí aquel silencio en mis labios,
aquel beso callado entendí
y no pude parar el bullicio
galopante en mi pecho por ti.
Entendí ese mutismo que sientes
que tu mundo impasible es así,
mi mundo es el rumor de las olas
arrastrándote siempre hacia mí.
Entendí que callar es gritar,
cuando llena de tantas ausencias,
tu recuerdo susurra en mi mente
las palabras que me atan a ti.

Y en tu distancia callada entendí
que si el quererte macera mi alma,
yo prefiero tenerte en ausencias
que pasarme una vida sin ti.


Maricel 06/11/2018
21
23comentarios 135 lecturas versoclasico karma: 141

"El mar ha sido testigo"

Tengo la dicha de comunicarles, que mi poema fue finalista del 2 certamen internacional de poesía en rima Jotabé tierra de poeta Valencia España, y mi corazón No se imaginan lo feliz que se encuentra, es un reconocimiento y un estímulo para seguir con la poesía.


¡Oh!... mar de turbulentas emociones
tus sirenas pregonan las canciones

de amores, llorados entre tus olas
buscando en tus aguas estar a solas
y fingir, que en tus olvidos te enrolas
siguiendo las rutas de tus cartolas,

que llevan a paraísos ficticios
donde los amores en sus inicios,

fructificaban en dulces cesiones,
floreciendo como las amapolas
cuando los flujos fueron los propicios.

Clementina Bravo Rivera
Cleme_Eternamente
Arica - Chile
28
41comentarios 190 lecturas versoclasico karma: 137

A duelo

Cómo puedes evitar que caigamos esa noche
si el duelo comenzó al despedirse el sol.
No quiero ir por ahí desahogando un vaso roto
en mi noche y en tu noche, el olor a ocre.

Dime, ¿que vas a escribir si ya no tienes alma?
recuerda el pasado de la vida que llevamos;
vemos la vida recostarse con calma
y apuramos el paso para re encontrarnos.

¿A donde voy yo sin tus historias ya cansadas?
a recorrer el puerto que se ha hundido,
de tantos barcos me vienen las olas pesadas
y esos recuerdos míos entre ellos se ha perdido.

Dime, ¿va el soldado en puntas a la guerra?
o toma su arma y se arroja en el campo de batalla.
Acaso sin duda las balas que llega espera
o camina, corre para atravesar la muralla.

Hay en esta espera alguna primavera
o el invierno ya vino y se queda.
Y solo estamos de paso viendo que queda
detrás de este corazón y esa puerta de madera.

Recordé ayer ese silencio que ser marchó
por las calles empedradas de mi espera.
Mira, somos todo lo que se escribió y dejó
en esas hojas blancas que sonaron sinceras.
leer más   
4
sin comentarios 26 lecturas versoclasico karma: 68

Algoritmos

¿De qué hablan?
¿De qué hablan los otros?
Ella sostiene una taza,
él está demasiado cerca,
el gesto del roce los separa,

el vuelo de las mariposas,
suspiros del aire, quizá
los fragmentos de un país,

de noche el mar esconde su ironía,
las olas, el movimiento,
no tiene voz, lenguaje azul,
mirada: yo soy el canto,
dice ella, yo también, añade él,
soy la sirena, el abismo,

distancia azul entre costas,
las ballenas hoy son algoritmos,
plásticos a la deriva bajo lluvia ajena,
la orilla de los cuerpos no puede medirse,

huyen de un país al que vuelven,
huyen siempre al mismo país,
se han perdido en los bordes del mar,

alguien se ahogó, también el canto,
pero en nuestra orilla, es azul,
somos azules, ya no leemos poemas,
si nos dejaran, los mataríamos,

si nos dejaran,
los ahogaríamos, como a las ballenas,
haríamos del mar un paisaje,
una curva de luz desolada,

sólo nos rendimos culto a nosotros,

si nos dejaran,
nos daríamos miedo.
¿De qué hablan los otros?
¿A quién le importa?


/
leer más   
16
12comentarios 95 lecturas versolibre karma: 146

De esa manera...

De esa manera volvió la vida,
se estremecieron las palabras
y una brisa nueva me besó en la cara.

El alma sintió la ráfaga furiosa de la primavera,
que llegó gritando, dejando su caricia,
y hasta cerró los ojos de placer.

El sol salía y saludaba con fuerza,
las olas venían a la playa
desgranando una sinfonía en las resacas
que llenaban mis oídos

El corazón volvió a latir con fuerza,
y hasta el cuerpo se estremecía con pasión
al sentir el alma renovada.

Volví a vivir
y una sonrisa, temblorosa,
se posó tímidamente en mis labios.
sin darme cuenta.

Rafael Sánchez Ortega ©
19/10/18
7
3comentarios 46 lecturas prosapoetica karma: 103
« anterior1234546