Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1702, tiempo total: 0.006 segundos rss2

El alma y los sentimientos

Hoy converse con los sentimientos que habitan dentro de mí, por que inevitablemente querían salir corriendo a encontrarte y decirte lo mucho que te aman, sin darse cuenta por lo que pasaba el alma.

Pude controlar su ansiedad por saber más de ti, les pedí que fueran más pacientes y que podían disfrutar de la vida, con sólo ver la alborada o contemplar y sentir el fresco aroma del crepúsculo, que asemeja el aroma que hay en ti.

Que deben de entender que la Luna puede dejar de brillar por temporadas pero sigue estando ahí y que el Sol no puede dejar de salir pero posiblemente nubes oscuras lo pueden cubrir.

Que la vida tiene un principio y un fin, y bajo esa premisa puede dejar de existir todo lo que habita aquí…

Que cada letra escrita, cada palabra enunciada, puede vivir junto a ti como algo memorable que surgirá cuando vayas a dormir o cierres los ojos por segundos y los vuelvas a revivir.

Me falta el valor para decirles que el alma está muriendo y que dejarán de sentir en cualquier momento…

Por eso dejo fragmentos, para que al llegar ese preciso instante logren volver a la vida en otro entorno y con sólo un destello del brillo de tus ojos, con el aroma en el viento, puedan renacer nuevamente y recordar los momentos.

Con el correr del tiempo aprenderán a vivir, puede ser una agonía, pero podrán ver llover y no se mojaran, podrán sentir el viento inmenso pero no volarán, podrán sentir el fuego ardiente y no se quemaran....

Ya no habrá tornado alguno que los pueda hacer girar...

Porque el tiempo es sabio y así será. Y cuando de pronto lleguen a sentir que pueden, volverán a existir, recobraran la vida que hoy están perdiendo.

Porque el alma está desesperada, sentimientos…

Por: WilyHache®
18 de diciembre de 2018
17:22 p.m.
Saudades 13 de septiembre de 2016
NLD, México


7
1comentarios 30 lecturas prosapoetica karma: 87

En un sueño te encontré...


Ávido de saber el porqué de las cosas, me encontraba en el camino, vi cruzar noches oscuras, tan oscuras que pensé que me enseñe a caminar sin saber si en el siguiente paso caería al abismo.

Camine por días con sol hasta que el cansancio me hacía pensar que nunca llegaría la noche para cubrirme de todo lo que segaba a mi paso.

Hubo tormentas y nubes cargadas de temerosos estruendos que no alcanzaban a iluminar el cielo.

Pude ver partir a seres que jamás pensé se marcharían y que extraño tanto pues quisiera compartir mis alegrías y quizás las penas hoy en día.

Sí, he caminado poco, algunos días nublados otros sin siquiera nada de esplendor al detenerme.

Conocí la vida, disfruté el encanto, a veces con un poco de nostalgia otras tantas con ferviente amor profundo y otras no tanto.

Jamás he olvidado de donde nací ni quien soy, sólo los alcances feroces de las batallas vividas pueden recordar al hombre que tiene amor dentro de mí.

Sigo caminando y encuentro luz en la oscuridad, encuentro eco en mis palabras, siento una calma descomunal al sentir que viví lo que se debe sentir.

Las palabras cruzan el viento y pueden llegar hasta donde quiero ir. De pronto, apareció frente a mí lo anhelado. Un suspiro que me deja ver que existe lo que escribo, la realidad más divina antes vivida.

Así dentro de aquel sueño, continúe caminando, volviéndose real cada letra de cada palabra....

Apareciste tú....

Entre tantas letras que se crean a partir de ti, han nacido palabras complejas, palabras que jamás vi.

Cuando camino y llego a sentir que ya no importa si la oscuridad impide observar por donde voy, que en lo más mínimo repercute si esta nublado o hay destellos en el cielo que pudiesen detenerme.

Ya no me ocupa el pensar en tantos obstáculos inimaginables, porque estás tú, en un sueño te encontré…




Por: WilyHache ®

18 de Diciembre de 2018

14:37 pm

NLD, México


10
2comentarios 60 lecturas prosapoetica karma: 97

Tienes que estar dispuesto a quedarte

Ya jugamos a que nos queríamos
a que nos extrañabamos
y de tanto jugar el amor
se volvio cotidiano
No podemos convertir nuestras realidades
en esperanzas
porque coexistir en el mismo espacio de tiempo
puede ser bien complicado
Quizas me falto pasión para atarte a mi espalda
o las noches de sexo y madrugadas al desnudo
no fueron suficiente
Ahora que la tormenta ya pasó
da lo mismo quien ser marcha primero
si volteas a mirarme otra vez
tienes que estar dispuesto a quedarte.
leer más   
12
6comentarios 33 lecturas versolibre karma: 108

"Has llegado a mí" (Jotabé)

Has llegado a inundar mi corazón
tú, te vuelves mi exquisita ilusión

que con tiernas palabras de amor…
tú me empapas de un sublime frescor
que recorre mi cuerpo con pudor
y tú me haces sentir ese dulzor

que requiere mi tan imperiosa alma
y sabrás tocarla con dulce calma

en un amanecer de gran pasión
juntos elevando nuestro calor
que podemos tocar con nuestra palma.






Clementina Bravo Rivera
Cleme_Eternamente
18 de diciembre de 2018
Arica – Chile.
leer más   
14
19comentarios 91 lecturas versoclasico karma: 111

"Sin remedio"

Asciendo por tus ojos tristes
sin remedio
escalera de corazones pálidos
escombreras de púrpuras pasiones
busco mis cisnes imposibles
el viento devora gaviotas
almas pequeñas
pañuelos blancos
regurgita pétalos y dolores
me despeño en cada antro
humean tiernas cicatrices
suena otro blues
dentro de otro whisky
como cada noche me entierro
entre desarraigos y burdeles
dentro de tus párpados áridos
en los arrabales de los sueños.

Acarreo mis muertos felices
acaricio mis dorados cuervos
levito en tu mirada triste
...sin remedio.
leer más   
12
9comentarios 64 lecturas versolibre karma: 105

A los Cuerpos vacíos que me llenan

Suena tan fatal tu voz aullándole a mi ventana,
que mi almohada se avergüenza.
Tiene nombre de mujer la soledad que duerme aquí
en esta cama vacía;
Una rosa muerta se pega a la pared
como si fuera una canción perdida.
Eres un bolero a medio terminar, con exceso de olvido
y sin amor que lo haga soportable;
Eres un blues chapado a la antigua,
pero sin los pies hundidos en la vida;
Soy el que tiene un nombre de mujer
para cada maldición que le pesa en los ojos,
Soy el que toca el piano y solo logra sacar malos recuerdos.
Soy el loco que juega a nombrar estrellas,
El que toca el piano y te lee la mirada para no desentonar.
Es la hora de acurrucar aquí en mi rincón las horas que viví de más,
Las miradas que le saque a la opinión pública;
Es la hora de tomar un café
con la pasión que una vez me compartió piso.
Ya es tiempo de dedicarle el último cuarto de mi vida,
A los cuerpos que deje vacíos
Y que hoy sin hacer preguntas me llenan.
leer más   
8
1comentarios 48 lecturas versolibre karma: 95

Tango

Asesinando una vieja guitarra,
seis cuerdas gritonas hablan
de tus felinos ojos.

Taconea. Taconea hasta que
el rey tire su corona; hasta que
dejemos de existir.

Vino derramado en tu pecho y
corceles desatados por tus
relieves.

El Mulacén descansando entre
tus piernas.

Baila y deja que tu falda vuele
hasta que se funda contigo.

Aleonados ojos persiguen la madera
postrada y arrodillada ante tus
espadas.

Negrura gitana, hermosa, bella y loca.
Desbocada e imposible de parar, como mis
dedos en el teclado.

Me lanzo a tu ruedo, loca y deseándote.
Te mantienes firme y clavas tus tacones en mí.
Nunca dejaste de hacerlo.
leer más   
12
5comentarios 74 lecturas prosapoetica karma: 96

La casa se derrumba

La casa se derrumba y no me entero
La puta realidad me devuelve a lo que soy
A pesar de saber que no es fácil proyecto
Por días es imposible trepar éste cañón

Repienso y analizo cada movimiento
Lloro, río y se me encoge el corazón
Fuerte y débil en el mismo cuerpo
Con capacidad de lo bueno y lo peor

Quisiera acabar en éste momento
Con latidos extraños y dulce sensación
De saber que lo que estoy haciendo
Para mí y las mías será lo mejor

Repaso poemas, escribo, borro y leo
Sin sentido ni orden ni razón
Ni siquiera sé si lo que quiero
Pasado mañana será un corazón

Que me sirva de excusa y fuego
O me aleje de la pasión
De llegar a algún acuerdo
Con el Ángel Caído o con el mismísimo Dios.
leer más   
5
sin comentarios 35 lecturas colaboracion karma: 46

Amor a la Marroquí

Receta internacional
resultó de la mezcla de estos imprescindibles ingredientes,
de amor, impredeciblemente.

Ingredientes, un marroquí de oriente
una argentina de occidente,
se mezclan, se mezclan homogeneamente.

Se le agregaran mas ingredientes
como paciencia, respeto y lealtad
serán estas de gran ayuda
para poderlo lograr.

El tiempo de leudar dependerá,
de la cantidad de amor
que tenga al cocinar.

En el horno de la pasión,
se completará el sabor,
de esta receta marroquí,
que se cocina con amor.
5
8comentarios 49 lecturas versoclasico karma: 83

¡Oh tentación!

¡Oh tentación!
¿Por qué buscas otra unión
Si ya tienes a tu amor?
¿Por qué insistes en besar
A otros labios con pasión?
¿Por qué te insinúas al mirar
A esos ojos con devoción?
¿Por qué tratas de tocar
A esas manos con ardor?
¿Por qué sueñas con hacer
A ese hombre tu ilusión?
¿Por qué buscas padecer
En silencio por otro ser?
¿Por qué pretendes encontrar
A ese hombre en la soledad?
¿Por qué me obligas a vivir
Doble vida y en confusión?
¿Por qué quieres que en mi pensamiento
Anide sólo el remordimiento?
leer más   
20
4comentarios 91 lecturas versolibre karma: 98

Luz de Rezagados

Donde habia; no había nada
Donde no había nada; había luz

Luz de mis parpados dormidos
Fuego de colera al herido
Y una carta ya olvidada
Sobre el tapiz de mi alma
Siempre escribo con tu dulzura
La extraña tinta de mi vida
Le ruego a algún Dios que me señale
Cuál es el camino...
Y mientras tanto yo te persigo
Pasión, calma y pena.
leer más   
13
4comentarios 69 lecturas prosapoetica karma: 95

Vagabundo Abandonado

Bebiendo de las lágrimas de éste desamor,
en el que tú me dejaste.
Sabiendo que no te mereces ni tan siquiera,
una sola de mis gotas.

Me dejaste morir de amor, como un bagabundo abandonado.
Porque decías que ahora ya no era el momento, de recibir tu devota pasión.

Iván A.
leer más   
10
2comentarios 66 lecturas prosapoetica karma: 95

Paraste corazón...

Paraste corazón, como el reloj,
que antaño contemplaban los poetas
dejando en una torre tantos sueños
que duermen al amparo de las piedras.

Un día volverás con tus latidos
a ser ese reloj que el hombre espera,
la dulce sinfonía de la vida
vibrando en libertad y sin cadenas.

Serás la referencia de los niños,
el brillo que se busca en las leyendas,
la brisa y la resaca de la playa
que impulsa por el aire los cometas.

Serás ese segundo tan ansiado
que pide el comprador de luz eterna,
la tierna Campanilla renovada
la rosa singular de otro poema.

Se quedan en la torre, reflejados,
los trazos singulares y las huellas,
del tiempo en que dictaba tu figura
la furia y la pasión a esa silueta.

Se quedan los suspiros contenidos
las lágrimas de tantas primaveras,
las noches de lujuria incandescente
y el llanto, singular, de las estrellas.

Y vuelas, corazón, hacia otros puertos,
a brazos de marinos y sirenas,
aquellos que soñabas con los niños
en ratos de fervor en la escollera.

Seguro que el volcán que llevas dentro
dará a nuestro reloj algo de cuerda,
haciendo que su lava se derrita
surgiendo, la pasión, desde tus venas.

"...Paraste, corazón, en un momento
e hiciste que el reloj se detuviera,
así te curarías las heridas
y un día volarías de tu celda..."

Rafael Sánchez Ortega ©
22/11/18
13
4comentarios 50 lecturas versoclasico karma: 102

Mis poemas

Busco el poema perfecto
y todo aquello que escribo
son solamente bocetos
el mejor, aún no he escrito.
Tampoco es tinta malgastada
ni es burdo tiempo perdido,
es la pasión atestiguada
por versos en papel escritos.
Mi vida a cachos troceada
son el puzzle de mi mismo,
mis letras, piezas que encajan,
el mapa en partes de lo que vivo.
Ideas que se tornan palabras
sentimientos, sinsentidos,
mis tristezas y esperanzas
la voz interior hecha grito.
Son la dura caminata
para ascender al más alto pico,
sólo son mis tomas falsas,
del que será mi más bello himno.
leer más   
11
3comentarios 84 lecturas versolibre karma: 97

Ensoñación

Acariciaban las olas su cuerpo hermoso.
Cuando mis ojos la vieron fui muy dichoso,

pues los contornos de su accidental figura
Se me antojaron obra bella de arte pura,
por ser perfecta hechura de madre Natura.
El vaivén de las olas hasta su cintura,

oleaban mis celos, me daban envidia
discurriendo por mis venas la sangre tibia.

Tales sensaciones me ponían deseoso;
confundiéndose en mi la pasión, la locura… .
Al despertar, entonces, terminó mi lidia.
leer más   
11
10comentarios 108 lecturas versoclasico karma: 98

Sin frenos

Si es por decir, digo
las verdades del barquero.
Sinergias de siempres
hambrientos.
Sinergias de nunca noes
siempre sin ningún te quiero.
Siempre con hambres de más
demandándole a los cuerpos.

Cuarto de luces de sombras
Tapando innombrables anhelos
De pasiones sin nombre
Ni sueños.
Latigazos de miénteme
nunca satisfechos.
Lágrimas y suspiros
de cocodrilos hambrientos.

Engañando a los relojes
Con los penúltimos deseos
y un ya se me ha hecho tarde
con ningún hasta luego.

Aunque a las horas
haya un otra vez de nuevo.
Seguro que estaré alli
sin frenos.
leer más   
11
4comentarios 69 lecturas versolibre karma: 113

Mata pasiones:

Con cuánta ilusión, soñándote en los días y en las noches despierto…. Abrigaba el instante, de embriagarme los ojos puestos en las yemas de mis dedos ansiosos por contornear cada poro de la piel que cubre tus encarnados huesos, desde tu planta descalza hasta la coronilla que alberga la cascada abundante de largos, finos y suaves cabellos que imaginé tantas veces encarcelándome el rostro mientras ardientemente intercambiábamos besos; o cosquillándome los pies mientras mis labios se perdían sacándote de quicio entre los tuyos, mayores y menores, en medio del monte , testigo húmedo de tus erupciones líquidas.
Rendida ante mis cortejos, sucumbiste gustosa. Y llegado el momento de realizar mis sueños, rápida como el viento te despojaste de ropas, y mostraste desnuda tú sin igual belleza.
Pero…sin darte cuenta, mataste mis pasiones. Yo no te quería así desnuda, yo quería desnudarte; Yo quería descubrir tu belleza, no que me la mostraras fácil.
Caballero al fin, te cumplí sin abochornarte. Pero mataste a quién, acabado de nacer pudo ser muy grande.
Autor: Saltamontes
15/12/2018
5
2comentarios 29 lecturas prosapoetica karma: 72

Las estrellas y tu

Ver las estrellas contigo
es ver luces por lugares infinitos
Al igual que eres mi estrella
que me iluminas por el camino

Tu eres la estrella
que me ilumina
Porque sin ti
nada seria mi vida

Estrella eres mi luz
porque sin ti
Mi mundo seria común
y no tendría ninguna luz
ya todo seria oscuro
Hasta conocer el amor
vació como que daría mi corazón
leer más   
2
sin comentarios 21 lecturas versoclasico karma: 27

Enamorarse es:

Enamorarse es como volar entre las nubes,
tocar el cielo con las dos manos,
llegar al sol y arder en pasión.

Enamorarse es llegar a la luna
y flotar como ninguna,
volver a la tierra y abrazarte.

Enamorarse es sentir:
tu calor, tu frió, tu miedo, tu tristeza, tu alegría, tu afán, tu amor junto al mío.

Enamorarse es decirte mil veces te amo
y mis labios jamas se cansaran.

Enamorarse es:
llevarte en mi como el viento de la noche rosa mi rostro,
llevarte en mi como el agua brota de las fuentes,
llevarte en mi como fuego de la pasión,
llevarte en mi por lo que eres y seras en la profundidad del mar.
leer más   
5
3comentarios 23 lecturas versolibre karma: 45

Licenciado Vidriera

I

En todas partes del Mundo,
si se busca bien profundo

Tomás Rueda tiene un doble
así como él, que es muy noble;
aunque firme como el roble
mientras que no lo desdoble,

por estar enamorada,
una mujer despechada.

Porque loco y errabundo,
por una acción tan innoble
se convierte el hombre en nada.


II

Tomás, de Cervantes obra,
desde muchacho zozobra

para labrarse el futuro.
Ingenioso y muy seguro
logra con accionar puro,
de la ignorancia ancho muro

traspasar con gran empeño.
Y con hábil desempeño

cultura obtener de sobra
que repartió sin apuro,
sin interés ni desdeño.

III

De nada vale el talento,
cuando azota como el viento

el amor de una mujer,
incapaz de comprender
que no se puede obtener
cuanto procura tener:

Con celos y por despecho,
como un tigre al acecho

vuelca todo el sentimiento
haciéndolo revolver
hasta ver todo desecho.


IV

Por eso Tomás pasó,
porque no correspondió

al amor de una doncella,
que, sintiendo gran querella,
de membrillo, no grosella…,
un poco dio a comer ella

que le trastocó la mente,
de forma tan reluciente

que hasta el nombre se cambió
Y aunque no se creyó estrella,
sí vidriera, por demente.
V

Derecho fue la carrera
que estudió y le dio cartera

después de mucho bregar,
ser invitado a viajar,
conocer y disfrutar
de Italia su trajinar;

de sus guerras las historias,
la grandeza de sus glorias…:

Fue experiencia tan certera
que mucho solía hablar
sin llegar a vanaglorias.


VI

Se afirma bien que, de loco,
todos tenemos un poco.

Creyéndose de cristal,
se cuidaba como tal
la estructura corporal.
¡Para no sufriera mal!

El burgo lo que quisiera
al Licenciado Vidriera

preguntaba sin sofoco,
y el daba respuesta tal
que deslumbraba a cualquiera.

VII

A los muchachos traviesos
esquivaba por aviesos.

Los mayores lo cuidaban…
agradecidos estaban
de escuchar lo que contaban
y los consejos que daban

sus reflexiones tan sabias,
que a veces quitaban rabias

por vivencias de sucesos
que a algunos mortificaban
y el las hacía contrarias.





VIII

Mucho prestigio tenía,
porque con gran valentía

criticando era un arpegio;
elogiaba al buen egregio,
con la justicia era regio
haciendo gran sortilegio.

Descifraba el mal y astuto,
a veces se hacía el bruto

y con malicia reía…;
instruyendo era colegio
sin pensar en ningún fruto.


IX

Después de que con fervor
lo estudiara un buen doctor,

le devolvió la cordura.
Él, privado de locura
agradeció con premura
al médico, padre o cura.

Retomó su profesión
con debida devoción…

Pero era mucho el candor.
La sociedad tan impura
fue ingrata con su pasión.






X

Como el Quijote, demente,
lo fue Tomás claramente.

Con las historias narradas,
bien escritas e hilvanadas
con letras que eran espadas
por nadie más igualadas…

Don Cervantes nos legó
Grandes obras que regó

de forma muy eficiente.
Para que fueran contadas
al Mundo las entregó.


XI

De España, ¿quién no lo sabe…?
Es de Cervantes la clave

de lo mejor de su idioma,
de su lenguaje redoma
donde el universo toma
del español el aroma

gozando de gran disfrute,
cosa que nadie discute

al sentirse como el ave
que al volar ojos asoma
y ama todo lo que escrute.
10
4comentarios 91 lecturas versoclasico karma: 98
« anterior1234550