Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 606, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Fue un día...

Fue un día gris y triste,
con lluvia en los tejados y las calles,
y el agua que llegaba de los cielos
buscaba, en las aceras,
la figura de los hombres.

Fue un día gris, repito,
y el alma se encogía tratando de volver
a su refugio en el recuerdo,
a ese desván oscuro y polvoriento
de mi alma.

Fue un día que pasó, y atrás quedó,
quemando tentaciones
y mil ganas de caer y abandonar
en la batalla
por causa de esas fuerzas que no tengo
y que me faltan.

Pero pude acabar, cansado y sudoroso,
esta primera etapa.

Rafael Sánchez Ortega ©
20/11/18
6
sin comentarios 38 lecturas prosapoetica karma: 94

No Te Sientas Sola

Nunca te sientas sola
Ni tampoco te agobies
Por aquellos que te odien
No te refugies
En la soledad que hiciste tu edén

No te acurruques
En la cama llorando
A escondidas debajo de las sábanas blancas
Que ocultan tus lágrimas
Aquel dolor que te causaron
Y dañaron por dentro
Dejando un hueco que jamás se regenerara

Porque me hablas
Porque estás conmigo
Porque me siento tan sola

Te hablo porque me entristece
Que no pueda ayudarte
Darte una mano
Levantarte y quitarte
El llanto en un abrazo eterno

Estoy contigo porque
Soy tú amigo jamás te mentiría
Jamás te diría algo que te hiriera
Para que no te sientas tan solitaria
Por eso te acompaño
Nunca te haré daño

Daría lo que fuera para quitarte
La idea de que estas sola
No lo estés siempre cuenta conmigo
Para lo que quieras,
No te digas que no puedes
Porque yo creo en ti yo sé que puedes
Sé que crees en ti misma
No te sientas tan melancólica en este día
Yo estaré aquí a hora y siempre pero nunca te sientas sola
leer más   
17
15comentarios 72 lecturas versolibre karma: 120

Besos al Ocaso

La luz del día ha decidido morir,
suicidarse sobre las montañas
Las últimas aves buscan refugio,
Y cantan desde la posibilidad de una nueva oportunidad de volar.
Tu respiración se agita,
mientras disfrutas de los nuevos colores del horizonte
De mi sentimiento transparente y viejo;
De mis manos que te dibujan en el humo de una vela azul.
El olor a tarde de lluvia me llena los pulmones,
Tú simplemente te dejas acechar por las primeras lloviznas;
Y te mueves casi desnuda, tarareando un deseo camuflado.
La luz del día se apaga, en secreto
¡Tu te enciendes!, explicita y casi sin ropa
Yo a merced del mal tiempo y de los despojos de mi tranquilidad.
La tarde y tú disfrutan de mi exceso de oscuridad y mis arrebatos;
de mi filosofía de vida, el humo de una vela azul
y algún que otro tarareo contemporáneo en tu oído.
Los naranjas y los azules se mezclan
y aparecen tus carcajadas más inconformes,
Solo necesitamos una banca,
una cortina batida al viento
Mi boca en tu cuello
y la luz que se escapa tranquila en el horizonte.
leer más   
6
4comentarios 46 lecturas versolibre karma: 95

No se que decirte

No se que decirte
cuando preguntas por mi
no puedo decirte
mentiras
no puedo decirte
que todo es normal
no puedo decirte
que estoy mal
no puedo decirte
que la estrellas
que posan en mi ventana
te extrañan como yo
no puedo decirte
que mi cuarto
te olvido
porque aun tengo
tu aroma
en mi ropa y paredes


Solo puedo decirte
que ando coqueteando
a la nostalgia
y ando ignorando
lo besos de otro comienzo

Solo puedo decirte
que aunque no te espere
sigo en el mismo refugio
de recuerdos
disparando palabras
contra el olvido
y a todo aquello
que quiera entrar
sin recibir invitación

Solo puedo decirte
que ando buscando
a ese villano
que según era yo
para escapar
de este aburrido
yo
leer más   
4
1comentarios 22 lecturas versolibre karma: 58

Griselda

Girasol, recreas intacta, su elegante llama de amor.

Gentil recurso intentar soñar en los dormidos amores.

Gaviota, revive, incita su esperanza, llenala de anhelos.

Glorioso refugio, ilusión sentida, eres lucero del alma.

Giras, ríes, incitas siempre, esa libertad de amar.

Gracias, recordaré incluso suspiros, esos lindos detalles...adiós.
leer más   
9
sin comentarios 54 lecturas versolibre karma: 99

Cuento de un horizonte

Buscaba posada entre sus brazos.
El frío del invierno
dejó escarcha en la doblez del codo
y el hueco del ombligo.
Salió a la vida,
buscando un refugio de leña
y un calor de cuerpo.

--------Clandestina luz que apareciendo por el horizonte, marcó destino a tiempo----------

Surcando una nube de algodón
en un avión de papel,
descorchó la mañana y se la bebió a sorbos,
al amparo de caricias y besos.
Descubriendo que lo más bello
puede estar anidando en las cosas más simples.

---------Y siguió mirando a la luz del horizonte sin importar si era amanecer o era ocaso-----
22
18comentarios 147 lecturas versolibre karma: 115

Como hoja sobre el agua

Cuando regreses de tormentas interiores…
no intentes atrapar la lluvia con las manos.
Déjala caer,
déjala correr,
que diluya el furioso vendaval.

Busca refugio en los bellísimos rincones
que aún existen,
donde la paz se respira,
donde la paz te desborda,
donde el silencio
es murmullo sosegado del viento...

Desliza lentamente tu mirada
y abre la puerta a todos tus sentidos.
Luego…
cierra los ojos.
Escucha el mantra susurrante
y cristalino del arroyo.
Expande el alma.

Y déjate llevar...
(quedamente)
como hoja sobre el agua...


Foto y texto: María Prieto
(Sierra de Aracena, Huelva)
6
3comentarios 12 lecturas versolibre karma: 92

enredados: por el sentir de un deseo que sumerge o atrapa como un mar de seducción o inspiración

enredados...
enredados por primera vez bajo tu cuerpo, ese que tiembla al sentir el calor de tus manos que diluidas son refugio o abrigo.
enredados bajo el deseo que nos cubre o nos ata como un yugo imposible de disolver o de romper.
enredados bajo el fuego que destila nuestra piel, y nos vuelve esclavos de una pasión tormentosa o adictiva.
enredados bajo tu desnudez esa que nos une como un solo cuerpo o como una sola entrega.
enredados como dos amantes sedientos o deseosos de explorar una hoguera, que al final destapa mi deseo o la sed que tengo de ti...
enredados...
autor la guerrera
leer más   
8
1comentarios 65 lecturas versolibre karma: 100

Llovía, Llovía

En aquella parada
debajo de la helada
lluvia Que caía
Bajo el lucero de la calle
Mientras el asfalto se llenaba de nostalgia
Por este día
Ese en el cual te vi

Mientras en el silencio
Te refugiabas
Mientras las palabras
Se envolvían en un mar de murmullos
Yo me quedaba en las dunas
De las dudas
Quería saber más de ti.

Pero eras como una sombra
Que dormía bajo la oscuridad
Que reflejaba aquel edificio
Mientras llovía, llovía
Bajo el techo que nos cubría
Mientras yo sentía
Por dentro como mi corazón latía Por ti…

Mientras esta caja musical
Suena al ritmo de las gotas de lluvia
Mientras caían
En una laguna en un cielo nublado
Sin alguna luna
Reflejando solo lo que yo sentía por ti.

O que darme la oportunidad
De dejar la soledad
Que abundaba en ese momento
Para que nos miráramos
Y así nuestras miradas
Se cruzaran
Y nuestros ojos se encontraran
Pero llovía, llovía
Mientras me hundía
En el manto de la lluvia.
leer más   
21
22comentarios 112 lecturas versoclasico karma: 128

El amor lo es todo

Llegó el momento del final
del precipicio después de la tormenta
donde el amor huyó para siempre
con un mundo de náusea plena.

El deseo se convirtió en un desdén de rabia,
la esperanza era implícita
aún así derrumbaste la alegría
escupiendo palabras amargas.

Los lamentos duelen
el oído se embota con el drama,
nunca aceptaste que nadie te amará,
el amor no es silencio en tristeza lejana.

El amor era nuestra dulce madriguera
una esperanza quizás huraña,
era un refugio seguro
que nadie rechaza.

Dejaste el amor sin sus fuertes murallas,
cambiaste el todo
por lágrimas falsas,
ahora el nido es solo un montón de paja.

El amor que un día nació
se sintió despojado,
era tu rechazo, tu nostalgia muerta
por ahí terminamos.

Hoy te debo todo
tú no me debes nada,
la orfandad es viuda de ti
la despojaste en el entierro de un olvido.

Te solía buscar en la noche
entre las sábanas frías,
encontraba el comienzo para encontrarme
con el alba envuelta en su ternura amada.

Hoy tengo que reconocer
que la violencia eclipsó a la carne,
quisiste ser libre,
en la intemperie cuidar a las crías.

Nadie vive en un ataúd extraño
así que volviste a tu vida ajena,
a un silencio muy largo
donde el odio fue la camisa de fuerza.

Tu demencia mutiló el pasado,
ahora soy ausencia
de un inventario alejado,
renunciaste por siempre con tu amor negado.


El mute
06/12/2018.

Para aquellos que renuncian al amor.
No lo hagan, el Amor lo es todo.
20
6comentarios 96 lecturas versolibre karma: 134

El Tatuaje

Lloviendo estaba esa madrugada, cuando tu pecho tocó el mío buscando refugio.
Las notas alegres de cada gota al caer, daban sensación de una sinfonía enamorada.
Tus manos caían al compás de las gotas y mi cuerpo derrochaba abundante sensación de placer.
Corrían los minutos y afanados por las luces del amanecer, mi alma se entregó a la tuya formando universo aparte donde los minutos eran horas y los besos eran eternos.
Nuestras almas se prendieron en fuego quemando la timidez que faltaba, mis ojos sucumbieron al compás de tu corazón, mis oídos no escuchaban, mi mente no pensaba, mis manos me guiaban al punto máximo de la sensación.
Al morder tus labios suspirabas, al tocar tu pecho dejaste explotar tu sensación.
“Poeta del amor no he sido, poeta del amor nunca seré, pero tocar tu cuerpo se ha convertido en una obsesión que ya nunca olvidaré”
Gemiste sin pudor alguno, me abrazaste sabiendo que me podías perder; ya era tarde para pensarlo, fue mejor desearte que no haberte tenido, no había tiempo que perder.
Te sentí como nunca te he sentido, el sol lentamente salía al compás de nuestra intimidad.
El baile de tu silueta me enceguece al ritmo armonioso de tu ser, culminan con gritos de júbilo y tus ojos los volví a ver.
No he dejado de pensarte ningún día, porque los rayos del sol TATUARON tu sombra en mi pecho al amanecer.

EXMLXT (Marcos Moreu)
3
sin comentarios 32 lecturas relato karma: 34

Lluvia de día

Más lluvia de la esperada

llena mi jardín de vida

sopla con fuerza deseos a dientes de león

esparce su aliento, observa su creación

me mira fijamente mientras juega con mi cabello,

una sensación apacible

un aroma indescriptible.

En la ventana una catarina dorada

estaba sentada, un poco maltratada

pues parecía que de la vida estaba cansada,

viendo la lluvia caer, lograba sus problemas desaparecer,

pero la vida le pesaba y a nadie engañaba.

La lluvia llegó con más fuerza de la esperada,

la mariposa encerrada, estaba refugiada

molesta con la vida pues de su libertad se encontraba privada

y la amargura le pesaba, a nadie engañaba.

La lluvia con interés observaba

su creación no le agradaba

pues a unos apaciguaba

mientras a otros atormentaba.
leer más   
11
2comentarios 93 lecturas versolibre karma: 101

" el sueño de un iluso poeta "

Tu….
tu eras como el otoño…
fresca y libre como el viento.

Yo….
yo era como el invierno…
frío, muy frío en todos los sentidos.

Aún recuerdo el día en el que te vi…
te juro..
lograste derretir mi corazón.

Deambulando en la soledad,
abrazado a mi nostalgia
por el mundo caminaba.

Reía…
Cantaba..
Y también lloraba.

No tenía excusas…
Tampoco penas que a mi corazón golpearan

Lloraba en silencio…
( mordiendo mis labios )

Cantaba a gritos…
( ya no tenia sentimientos)

Mis risas mentían…
( mis ojos me delataban )

Qué hacía yo pensándote tanto…??
( tonto e iluso me sentía )

Quién era yo….???
( aun no logro encontrar la respuesta )

Yo….
farsante poeta que se refugia en sus letras,
en sus momentos de soledad…
en sus minutos de dolor…
en sus instantes de amor..

Amor fugaz..

amor irreal…

amor distante…

Lejos de mis brazos…
de mis caricias y de mis besos..

Quiero tocarte…
deseo amarte…
y ya nunca más, soñarte.

Ven a mi,
que de mi invierno...
y de tu otoño…

Al amarnos, con el tiempo..
nos haremos primavera.


(J. Jesús Morales Churape) ©
Morelia Michoacán de Ocampo, México.
15-septiembre-2018
leer más   
13
5comentarios 64 lecturas versolibre karma: 117

De tiempo y relativos

Hay algo en sus ojos, que me hace permanecer ahí, intentando descifrar qué pasa por su cabeza y aunque al final no lo entiendo, lo cierto es que no quiero que me mire con esos ojos, no quiero que piense que puede quedarse y habitar mi cuerpo e irse apoderando de mis recuerdos.

Me niego a que me mire de esa forma, con ese brillo en los ojos; es que quizás él no lo nota, pero me hace querer correr hasta sus brazos y al mismo tiempo huir lo más lejos que pueda, y no, no quiero huir y tampoco quiero anidar en su pecho como quien al fin encuentra refugio.

Está mal, todo mal, no tiene pies ni cabeza. Sin embargo, cuando estoy con él, es decir, cuando estamos ahí frente a frente todo parece encajar, incluso nuestros cuerpos ‘rebeldes’, tan parecidos como diferentes.

Y no, no es como dice Cortázar que… andábamos por ahí sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos... porque no, no quiero, muy romántica la frase, muy linda sí, muy de todo, pero no.

Yo no quiero pensar que estaba destinada a encontrármelo en el camino, en cambio quiero pensar que decidí por mi cuenta, sí, por mi cuenta y no la del "señor destino" que esa tarde nos juntáramos para tomar café (por cierto, fue una tarde hermosa, hacía mucho que no sentía un abrazo como ese ¡Y vaya lluvia tan conveniente, tan precisa! No casualidad sino un pretexto).

Como venía diciendo, quiero creer que sí hubiese sido diferente y nos cruzáramos cualquier otro día por la calle y por casualidad alguno de los dos fijara su mirada en el otro, lo primero que haríamos sería girar la cabeza hacia el lado contrario.

Sí, es que por más loco que resulte, no siempre es fácil sonreír a los extraños, (aunque deberíamos naturalizarlo), yo por lo menos me hubiese intimidado un poco, por la misma razón del principio, esos putos ojos y su maldito brillo que parece estar hablando a gritos sin decir una palabra.

Es probable que no me entiendan, créanme yo escasamente lo consigo, la cosa es que quiero verlo y saber que el tiempo juntos puede ser tan largo como corto y que así como suena de fácil leerlo, sea de fácil creerlo, a fin de cuentas, el tiempo es relativo y estar juntos también.

Hablando de tiempo y de relativo, y esa manía mía por contar los días y sacar cuentas sin sentido, ya superé mis expectativas en tiempo de estar con él y no sé si me asusta o me gusta (la verdad es que me encanta).

Quiero que él lo sepa, y me miré sin respuestas, que se dé cuenta que no tengo certezas de nada, que me he hecho una y mil ilusiones al tiempo que las he hecho desvanecerse, que no espero nada suyo y que aun así me sorprende siempre.

Es que me muero (sigo hablando de relativos) por decirle que no me hacen falta compromisos porque de esos tengo bastantes conmigo misma y ya suelen agobiarme lo suficiente, que con él quiero todo y nada (y en todo incluyo los orgasmos ya sean en el baño, en la sala u en la cama… donde sean pero que sean).

Ya le he dicho que lo quiero, y lo cierto es que esa no es la palabra correcta, porque si algo siento por él, es algo que se sale de lo posesivo que puede resultar un ‘te quiero’, esa frase que para mí en tantas ocasiones ha significado encierro…

… A él lo veo y lo siento libre y me encanta así; tan feliz, tan hombre y tan niño, es un misterio. Me fascina pensar que con él todo es nuevo; es como ir aprendiendo a gatear y de pronto estar corriendo o mejor aún montando en bicicleta sin las manos en el timón y con los brazos abiertos (como eyacular en medio de un oral y reír sin aliento).

Así me siento, con los brazos abiertos, con el corazón galopando en cada respiro; con ganas de decirle que se vaya lejos, que vuele tan alto como quiera, que suba la montaña y que también camine desnudo por la playa, mientras se fija en la flaquita de cara linda y bonitas nalgas.

Me encantaría que sepa lo bonito de sentir que puede enamorarse de cualquiera, que puede querer pasar su tiempo aquí o allá; me gustaría que sepa que no importa si mañana se va y ya no regresa nunca más, porque me habrá quedado todo y nada. Y la nada que me da, es más que todo lo que he recibido antes.
leer más   
14
9comentarios 141 lecturas relato karma: 102

Entendí tu mensaje en el silencio...

Entendí tu mensaje en el silencio
y marché, con el mismo, hacia la nada,
quería refugiarme en las tinieblas
y ser un Peter Pan con telarañas,
quería ser la rosa de los vientos
que un día sorprendió la marejada,
cubiertas sus espinas por las olas
dejando entre las aguas su nostalgia,
quería emborracharme en el salitre
y ser el cisne gris de la mañana,
que marcha en un estanque abandonado
en pos de la silueta de las hadas,
es fácil que renazcan del silencio
los gritos inaudibles de fantasmas,
aquellos que surgieron en las noches
por medio de cadenas y campanas...

Entendí que quisieras liberarte
y marchar por el mundo con tus alas,
a beber en las fuentes misteriosas
que ofrecían mil sueños y esperanzas,
pero yo me quedé con una duda
y pensaba en un tiempo y las palabras,
cuando tú me ofrecías tu cariño
y, también, me decías que "me amabas",
pudo ser una frase irreflexiva
para hacer de mi vida una metáfora,
un oasis de paz, un espejismo
y lograr embriagar, así, tu alma,
pero atrás me quedé con el silencio,
compañero de guerras y batallas,
él bien sabe de heridas y lamentos
y de sangre, tinieblas y de lágrimas...

"...Entendí que los hombres nacen libres
y que tú, en el fondo, eso buscabas,
a pesar de sumirme en el silencio
y negar lo que un día proclamaras..."

Rafael Sánchez Ortega ©
06/11/18
16
6comentarios 86 lecturas versoclasico karma: 102

Y cerré la puerta

Y cerré la puerta…
Y en un bolsillo,
silenciosamente,
deslicé la llave…
Y en el otro, un reguero gris
de lágrimas amargas.

Como aquellos judíos
expulsados de Toledo,
me llevé la llave.
Aquella llave hermosa,
aquella llave grande,
de las que ya no existen,
de las que ya no abren
ni el refugio, ni el hogar,
ni la cálida morada.

Quedó desierta la casa
fría, inerte, silenciosa…
Y en el hermoso balcón
una flor abandonada.

Con agrio desasosiego
corrí senderos ajenos
y sin volver la mirada
perseguí la incertidumbre.
Emprendí un camino largo
arrastrando la nostalgia
con su peso en el bolsillo
y el alma desconsolada.

En mi hatillo de recuerdos
me llevaba…
las vidas que se vivieron,
los sonidos, los colores,
los aromas de la tierra,
la alegría de mi infancia.
……………………………
(El tiempo, inclemente, pasa.
Recuerdo y olvido arrastra.)
…………………………..
Desandaré los caminos
desterrando la añoranza.
Y con la mirada nueva,
entre los pliegues del sueño,
confinaré mis temores
y atraparé mis recuerdos.
Y con la llave del alma…
regresaré a mi pasado
hacia el caer de la tarde.

(A los que regresaron y a los que no pudieron nunca regresar.)
María Prieto Sánchez
Octubre 2018
22
13comentarios 129 lecturas versolibre karma: 108

A La Deriva

Más allá de la oscuridad
Donde abundan nuestros miedos
Donde no ocultamos
Para no ser vistos
Para que nadie note nuestra presencia.

En el interior de esta abismo
Del cual nosotros mismos
Nos sumergimos
Donde la densidad
De la obscuridad no deja ver con
La claridad las cosas.

Dejamos de
Creer en nosotros mismos
Que no necesitamos
El amor, la amistad y la sinceridad en una palabra piadosa
Cundo de notas que te alejas

¿Que no lo notas?
Que más allá
Hay algo más que la bruma
Invadiendo en la claridad de tus ojos
Es allí cuando notas que un reflejo de luz
Yace en el horizonte
Que por más que todo sea denso
Como el mar siempre habrá
Una orilla del cual salir,

Una noche sin luna dejando
A la deriva a las estrellas
No significa que todo este perdido
En este mundo

Los mimos astros
En ese manto del cosmos
Te guiaran por esta tempestad
Sin salida.

Sin duda no habrá nada que detenga tus pasos
Y te levantas sentirás
Que no hay nada más de que llorar
Y corres hasta que te quedas sin aliento
Notaras de apoco cuando salgas del vació
El cual a veces refugiamos
Nuestros sentimientos
Para luego darnos cuenta
Que en realidad nunca existió tal cosa.
leer más   
19
25comentarios 128 lecturas versolibre karma: 139

Soledad, sombra y frío

Aun así, la soledad amargue,
estas en mí… en mi por siempre cautiva
tan dentro…tan dentro… y no causa herida,
soledad de ahora…soledad de antes.

Aun así las sombras me acompañen,
el brillo de tus ojos me ilumina,
mostrando pasos por donde camina,
sombras de dolor que tu luz apañe

Aun así el frio sea cobijo,
el calor de tus manos es mi abrigo,
tus caricias el placer infinito…

Frío, soledad…sombras no son contigo,
tus brazos mi refugio exquisito…
tus ojos la luz de guía bendigo.
leer más   
11
1comentarios 45 lecturas versoclasico karma: 109

Mi refugio

Aún recuerdo el primer día que te vi,
La casualidad más bonita que me hizo pensar
Que la vida es tan corta para poder vivir
Y tan corta para poder amar

Te quiero, porque llegaste a mi vida sin avisar
Y en segundos cambiaste mi mundo de fantasías por uno real
Te quiero porque me has hecho enojar, reír y hasta llorar
Y te gusta competir conmigo pero al final se que me dejaras ganar

Te quiero porque estás en mis pensamientos
Y como decir que no te pienso
si cada día que despierto
pienso en ti antes que el resto

Porque todos somos iguales y la ves todos somos diferentes
Pero a ti no te puedo comparar con nadie, y la razón simplemente...
Es porque entre tanta multitud resalta tú virtud;
Esa que me hace extrañarte, y odiarte por estar tan lejos
Ya que es en ti y solo en ti en quién puedo ver mi reflejo,
En esos ojos cafés que me muestran el infinito
y qué más allá del infinito
existe la posibilidad de ser eternos.

Te quiero porque siento que te quiero más de lo que podría querer,
Y te quiero porque cuando es contigo en cualquier lugar estaré bien.

Como encontrar un refugio en medio de la tormenta,
Un oasis en medio del desierto
Una sonrisa en medio de la tristeza
Y el amor en el fondo de tu silencio.

Porque ambos estábamos destruidos por la traición;
Ya no creíamos en palabras, ni caricias ni en el amor.
Estuvimos a punto de tirar todo a la basura,
pero siempre queda la duda de que pasará si a lo mejor...
Le damos otra oportunidad al tiempo
Y decidimos hacer el intento con quién poco a poco nos había robado el corazón.

Y entendimos en ese momento que éramos el dúo perfecto
Que nuestros universos por fin habían logrado coincidir
Que seríamos los testigos del siniestro acontecimiento
Que en ambos el amor había vuelto a existir
leer más   
5
1comentarios 21 lecturas prosapoetica karma: 55

Busco un rayito de sol

Busco un rayito de sol
Para que se lleve la melancolía
de la primavera.
Busco un rayito de luna.
Para que se lleve del aire
la tristeza.
Busco un reloj de arena...
Para esculpir colores
en la tierra.
Quiero hacer
de la tormenta, calma.
De llanto,sonrisa.
De las derrotas, victorias.
De la oscuridad,luz.
Del silencio, música.
Del orgullo, humildad.
Quiero hacer de la soledad
Una lluvia de estrellas.
Busco un refugio
Para las quimeras.
Un escondite
Para los miedos.
Una canción
para el poeta.
Busco un horizonte
Para dejar los otoños
que no florecieron.
leer más   
14
4comentarios 78 lecturas versolibre karma: 110
« anterior1234531