Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 693, tiempo total: 0.008 segundos rss2

El mágico violín de Malikian

Con delicadeza y perseverancia consiguió tejer junto a las notas musicales, una corriente de empatía que se trasmitía desde la tenue luz del escenario. Nada ni nadie se movía. Hasta el oxígeno se tornaba pesado y la respiración quedaba suspendida dentro del Alma. Girando y girando sobre sí mismo, rasgaba con su arco un recuerdo que iba despertando de entre las cuerdas de su violín. El sonido de las sirenas llamaba al refugio, alertando una vez más a la familia en el hogar. Envolvente espiral anunciando desastres, dolor y quizá la muerte, se hizo presente y pesó en el aire.



Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/10/14/escribe-tu-relato-de-octubre-iii-la-canta
4
2comentarios 12 lecturas relato karma: 75

La despedida (Relato)

Al cerrar mis ojos, un momento nada mas que uno, pienso en lo pasado
Aquellos buenos días que no volverán
Polvo en el viento polvo somos y en polvo nos uniremos.
Polvo en el Viento ( Dust in the wind)
Kansas

Querida Malu
tu presencia en mi vida, en el campo del pensamiento y la emoción tiene un gran valor.
Cuando sufro, tus palabras me dan valor e inspiración para luchar.
Nadie podría impulsarme como tú, realmente, siento lo que dice tu corazón,
estoy impresionado, abrumado y realmente conmovido.
¡Lucharé como dijiste! Parece que puedo escucharte, verte,
sentirte y puedo agarrarte de las manos, con los brazos extendidos!
Estamos en el verdadero amor, nos preocupamos por ambos
nunca nos vemos; vivimos en diferentes partes del mundo
Tal vez, nosotros no podremos encontrarnos físicamente pero no importa,
estamos muy cerca uno del otro, entendemos nuestras emociones;
sufrimos los problemas del otro; compartimos las cosas que tenemos.
Debido a la gracia de Dios y al amor divino,nos sostenemos.
Estaré siempre agradecido de que sea tu amigo. No te puedo olvidar.
No estés tan preocupada, querida, pronto estaré mejor, no puedo recordar ninguna palabra
que pueda ser suficiente para hacerte un cumplido, con mucho cariño

Querida Malu
Me estoy enfermando con frecuencia y se está rompiendo mi confianza.
No lo sé, no sé, qué piensa Dios de mí; cuál es su plan.
Solo estoy siguiendo el camino que me queda.
En la práctica, no tengo opción, y me rindió querida, me rindió completamente ante ÉL.
Realmente, estamos en sus manos, no tenemos opción de lo que él desea, es nuestro destino.
Dios te bendiga cariño . Rezo por tu buena salud.

Cariño.
Te recordé muchas veces cuando estuve gravemente enfermo.
Sentí que estabas preocupada por mi salud.
Me dio dolor porque no pude informarte de mi condición.
No tengo en el hospital manera de establecer contacto contigo,
a veces me quedo ausente la mayor parte del tiempo y te extraño, te extraño.
Te extraño mucho cariño

Querida
Hoy al escucharte mis ojos se humedecen aún,
y llego a entender la verdadera esencia del amor.
Rezas por mi recuperación y siento que nuestro corazón se abraza.

Querida Malu
Hoy derramé lágrimas mientras sentía dolor, no hay nada que hacer .
No me han dejado ninguna alternativa querida, solo estoy esperando y esperando,
algunas veces el paciente se rompe; de nuevo,
mantengo mi cabeza con fuerza vital para vivir .......
la lucha continua cariño hasta que respire por última vez ...
Estoy realmente agradecido a Dios, Él me ha bendecido con la emoción que necesitamos.
Gracias querida por ser mi verdadera amiga estaré siempre agradecido de que hayas sido tú.
No te puedo olvidar estoy feliz de serlo y afortunado soy de estar cerca de mi querida amiga
la cercanía espiritual.

Mantente bien querida, se fuerte , mantén una buena salud y una mente sana.
Te amo cariño. Gracias por ser mi mejor amiga.

Giasuddin Mandal

(Mi querido amigo, murió un 14 de Octubre de 2016 víctima de cáncer de hígado.)

MMM
Malu Mora

imagen de internet
leer más   
17
10comentarios 112 lecturas relato karma: 127

Descrismarse Evanescente... (Cuento Experimental Neosurrealista)

DESCRISMARSE EVANESCENTE
_(Cuento experimental neosurrealista)_

Subió al lomo del viejo libro y rodeó la mesa,
de camino hacia el librero. Le acarició suavemente
con los dedos temblorosos. No tardó en llegar al
rincón por la cadena de penumbras que separaban
las sombreadas paredes por la moribunda flama
de aquella lámpara agotada. Una cabeza de lagartija
pálida salió suavemente como las plumas del gallo
declinando cantar de noche a la luna a medias entre
las piedras sobre las hojas más qué otra cosa...

Había qué pensar no solo en el dinero de la renta,
sino en la comida escasa al borde del camino
justo para cualquier hambre desesperada de la
impaciencia qué no se sacaba ni siquiera del bolsillo
más roto por no estar destinado a liberarla cómo siempre
antes de las primeras palabras.

Esta carta era de las qué no pedían mentiras
qué puntualmente le proporcionaba el más moderno,
y avanzado desempleo. En el gozo perdido de la vida
humedecida como arena desterrada que abrasa el
sol, y refresca las angustiosas noches. Dónde los
viejos sueños huyen como ruedan las hojas secas
por las brisas perdidas de los otoños cargando las
tardes en la sed del alma, niebla trás niebla.

No dejaba de correr de puerta en puerta violentamente
capturando el miedo de las ventanas en caso de caer
un meteorito... Allá, cual mariposa qué en los volcanes
se acrisola con las amarguras franqueadas por el buen
sol de los primeros días contemplando la tristeza
clandestina, haciendo contorsiones ávida de inmolar
ídolos solemnes de bronce sin rumbo ni veredas.

En aquel tiempo se produjo una pausa, y el vacío había
puesto su peor cara por algo qué nada tenía qué ver
con el asunto. Había sido un día fructífero, encontrando
muchos casos igualmente desesperados, urgentes
e ineludibles... Bien sabía qué con el paso de los años
esto será cada vez más difícil de olvidar, en las escalas,
en las nuevas formas de recordar, y con la simulación
del equipo adecuado el motor del mismo dejará su lugar
a uno distinto más allá de los sistemas de frenos frontales
qué con el tiempo no han querido modificarse. Entrando
en el futuro totalmente desarmada la consciencia, y en
partes múltiples fragmentada la más mínima atención.
La noche en miniatura corría por el bosque soberano,
buscando un consejero en el difraz de una almohada.

Así qué...
Recogió las goteras del techo, dobló la tierra del piso,
y cubrió el frío con los agujeros de una raída cobija en
el punto central dónde el desaliento aprieta la debilidad
de las noches anteriores. Pensaba irse al olvido de la
región desierta aislado en una lobreguez amarga.
No se permitiría consumirse en una lucha insana entre
las ramas indiferentes al deshojar sus flores en la cumbre
del granito de los pájaros sin trino, ni fundirse en los días
por el desconsuelo qué postra al mismo eco ruinoso.

Pasaba del olvido reciente a los viejos recuerdos recostado
como la espuma magnífica y distante allá en el valle del
fondo anochecido... Y se decía, vaya forma de alivio.
¡Mañana será otro día!... Y claro, con el desnudo torrente
y la fugaz sombra del sol en retirada en los empedrados,
con el desenlace inevitable cubierto de esperanzas en su
guarida... Estiró un bostezo sobre las piernas para demostrarse
lo qué nunca había soñado por falta de una perfecta toma de
consciencia de la decisión...

El insomnio sería completo proliferando de día, y agarrándolo
de los pelos en la prolongación de las nubes, en la rápida carrera
al colchón recorriendo las vagas siluetas de carcomidas esperanzas,
y cuándo esa primavera llegaba destrozando al invierno con sus
verduras, sin la piedad campesina del tamaño de unas gotas de
sobresaltos queriendo saludar la imagen deteriorada del espejo
indiferente, cuándo la angustia es tal qué se anticipa a la eternidad
más próxima y con más vitalidad.

Evanescente y racionalizando el dolor inmediato al morirse
plenamente, y adquiriendo las cualidades acumuladas por la
inmensidad de una acción hábil qué se capta instantáneamente
por el gesto clásico al percibir la importancia de la propia inexistencia.
La noche era cada vez más íntima en la profundidad qué estremece
y sacude las mismas procesiones de las pesadillas decoradas.
¡Y estaba sumergido en el descrismarse!...
Lo qué significa la libertad absoluta, distinta, totalmente transformado
fuera del tiempo dónde subyace la tristeza infinita... La tristeza de darse
cuenta de qué uno ya no es el florecimiento del ocaso, ni relativo, ni
comparativo, ni resultado de la influencia ambiental qué implica el
sometimiento al cruel sistema caduco...

Así transcurrió largo tiempo durmiendo en el sublime estado en qué
se encontraba, y pudo inventarse nuevamente en el peltre despostillado
de la vasija qué abrigaba su reciente incorporalidad, flotando al retornar
al botín de cosas inútiles qué se adueñan aniquilando la esencia de
los últimos indicios del orden... Con la luz de una sonrisa perdida.

___Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez.
(Tanto del texto como de la imagen)


Lea más: www.latino-poemas.net/modules/publisher/article.php?storyid=12758 © Latino-Poemas
leer más   
12
6comentarios 47 lecturas relato karma: 125

Arrepentido

Siempre le ame en silencio
mi cómplice fue el anonimato
mas su amor se volvió mi vicio
en este amargo relato.

siempre me atormento decirle
para mi era mas fácil huirle
me escabullía entre la multitud
mientras perdía mi juventud.

Fui testigo oculto de sus aventuras
pero sobrevivía a mis propias torturas
mi delito fue no confesar que le amaba
mi castigo era ver como se marchaba.

Jamas volví a ver su sonrisa de luna
porque como ella no hay ninguna
he visitado miles de lugares
en busca de esos lunares
mas se que no tengo disculpa
pues no decir cuanto le ame fue mi culpa
daría lo que fuera por verle un segundo
y decirle que ella fue mi mundo.
leer más   
21
6comentarios 70 lecturas versolibre karma: 131

Comienzo

Me puse unos jean viejos y una remera cualquiera, sin saber que esa noche te volvería a encontrar. Sin saber que esa noche, renacerían todos los sentimientos que una vez, de joven, guardé solo para mí.
Seis años habían pasado desde la última vez que te vi. Recordaba detalladamente a la muchacha con la que había pasado toda mi infancia, pero los nervios de un nuevo encuentro se estaban apoderando de mí. No imaginaba que después de aquella noche, cambiaría la vida de los dos para siempre.
Y llegó el momento. Entré en la fiesta de cumpleaños disimulando los nervios. Sonriendo a gente que no veía hacía siglos. Buscándote entre mil caras de desconocidos que miraban, pero sin realmente ver. Sintiéndote tan cerca de mí, incluso cuando todavía no tocaba tu piel. Rogando que aparecieras por algún motivo, para llenar el vacío que hacía tiempo llevaba dentro de mí.
Te vi. Seguías tan hermosa como siempre. Nuestros ojos se reconocieron inmediatamente. Incluso sin saber en qué nos convertiríamos, ahí estábamos sonriendo, como si nunca nos hubiéramos dejado de ver. Actuando como siempre entre nosotros y como nunca con otros. Yo tan tuyo, y tu tan mía. Nosotros tan nuestros.
Y esa noche, una noche que podría haber sido como cualquiera, te volví a encontrar. Te encontré para no dejarte ir nunca más. Te encontré para permanecer a tu lado hasta el fin. Te encontré sin buscarte, pero queriendo encontrarte. Y te encontré para convertirte en el amor de mi vida.
Así comienza nuestra historia. La historia de dos almas que de pequeños, ya sin saberlo se amaban. Dos almas que la vida juntó y separó, hasta que realmente estuvieron listos para entregarse mutuamente su corazón.
leer más   
5
2comentarios 28 lecturas relato karma: 67

Ellas cantan («Riders on the storm»)

Como un relato
al estilo de Zaratrusta
salgo de la tormenta
y de la vieja caverna,
sacudo los archivos
muertos de mi cerebro
y solo mantengo
los registro de mi identidad,
<<aspecto no tan importante>>,
la canción del buen Morrison
(« Jinetes en la tormenta. »)
Ah y algunos vicios, difícil
de abandonar.

Vaciada mi cavidad craneal
casi por completo
me adentro en un paraíso
de valles perfumados
y dulces pájaros alegran la tarde
con sus cromáticos colores.

El humo del cigarro
y un sorbo de licor guardado
me sostiene
y mis botas de vaquero
pisan la húmeda hierba.

Casi atravieso el desfiladero
al otro lado del río
mi conciencia luce nueva
pero mi instinto se anilla
en el cofre del tórax
y afloran las bajas pasiones
al ver en el valle azul de los reflejos
a unas amazonas hermosas
y bestialmente sensuales.

Preciosas odaliscas
mi visceral cuerpo tiembla.

De entre las amazonas sobresale
una chica esbelta,
separada del grupo
con su cabellera
cubriendo todo su espaldar
con unos ojos negros alucinantes

fulminantes y humeantes.

De pelo negro
y rostro melancólico
su embrujo me hechiza
y entro en un pleito existencial
ente mis instintos
y mi cavidad craneal
pero algo noto en su caminar
al parecer el pie derecho
muestra una ligero esguince
producido por algo,
supongo.

Trato de ayudarle
pero ella retrocede
la calmo
con mis manos
entrelazadas.

De repente accede
mis manos tiemblan y toman su pie
y rayos de luz le atraviesan,
pienso ¡ y este poder
de donde ha salido !.
Su blanquecino pie
sana y mis ojos no lo creen.

La bella amazona me lleva
aun lugar contiguo
y la pasión nos arrastra
destrozando la hierba
mallugando las algas,
alborotando las codornices
y ahogándonos
en las aguas del poderoso rio,

y mi cerebro
se llena de esa bella música:

(« Jinetes en la tormenta
jinetes en la tormenta
en esta casa nacemos
en este mundo somos arrojados
como un perro sin hueso
un actor en un préstamo
jinetes en la tormenta»)

Ante el deseo desenfrenado
y compulsivo
somos descubiertos
que fatalidad…
y una lanza o flecha mordaz
atraviesa
mi desguarnecido cuerpo.

y los restos de mi conciencia
se ahogan en el rio
y mi sangre
salpica las piedras del camino.
Y ahora todas las amazonas
corean en su garganta yerta
(«Riders on the storm»)

www.youtube.com/watch?v=lS-af9Q-zvQ

Ramón Pérez
@rayperez
Venezuela
11 de octubre 2018
leer más   
14
7comentarios 59 lecturas relato karma: 132

Descubre al asesino (inspectora @Cleme_Eternamente )

Sopla la desgracia sobre el valle,
rugen los troncos de la venganza,
tras el relámpago, el disparo,
cae la lluvia de su sangre.

No hay testigos, sólo alambre
enrollado en su mirada,
que refleja con descaro
que ahora es sólo un cadáver.

Y en sus manos, esta carta,
a post mortem incrustada,
sé muy bien de lo que hablo
pues yo soy quien se la narra.

Este juego no ha acabado,
inspector de tres al cuarto,
hay mensaje en esa espalda
que a cuchillo he tatuado.

Sea listo, diga basta,
pase el muerto al comisario,
pues si acaba usted la carta
se verá muy implicado.

Asesina o asesino,
su vida corre peligro,
no descubra lo que arrastra
al diablo a ser mezquino.

Ahora lea con atino,
que este hombre aquí tirado
no es el único delito
que se cierne en el cercado.

Piense en él ¿tendrá mujer?
¿tendrá hijos? ¿será un santo?
nada de eso, fue cruel,
merecía ser matado.

Coja el dos del que hay primero,
sigue el uno del veintiuno,
luego el tres que hay en el ocho,
y ahora más pistas derrocho.

En el doce, vete al seis,
y verás que el veintinueve,
trae en el quinto la respuesta
que tú lees mientras llueve.

Pero lo que más molesta
es que venga ahora el cuatro
en el puesto treinta y tres
de las brechas del relato.

Hay catorce hasta el final
y te quedas en el uno,
y por fin descubrirás
el dolor como ninguno.
leer más   
16
22comentarios 156 lecturas versoclasico karma: 140

No hizo caso

Podría haber sido un gran jugador de fútbol, estrella en la cancha de baloncesto o campeón en las carreras de motos. Sentado en el jardín de su casa, cerraba los ojos y soñaba escuchando el sonido relajante de las hojas del chopo.
Se lo advirtieron, debería haber plantado otro tipo de árbol, pero no hizo caso, y ahora, sus raíces empujaban la tapia que, no tardaría mucho tiempo en venirse abajo. Entonces, se imaginaba escapando de su prisión. Dejaría atrás la silla de ruedas y saldría a cumplir sus sueños.
Siete años ya, desde el accidente en el que olvidó abrochar su casco.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/10/07/escribe-tu-relato-de-octubre-ii-javiergar
20
15comentarios 91 lecturas relato karma: 146

Coge un boli (a la gran descifradora @horten67)

No hay más relato que el que cuento,
más verdad, que la que llevo dentro,
no hay mensajes si no llegan a su dueño.

Así en el dos del primero de estos versos,
suma el uno del segundo que otros vieron,
coge el tres de las garras del tercero.

Vuelve al dos, que es el número que quiero
para el cuarto de los "enters" por mi intento.
Siete son las palabras hasta el reto
de la quinta de estas frases con salero.

Y ahora ponle "poemas en los que" miento,
y le añades "no he avisado" a tiempo,
así sabes en aquello en que me vuelco
aunque no hayas descubierto todo el texto.
leer más   
18
9comentarios 111 lecturas versoclasico karma: 134

La Próxima Lágrima

Siempre me quedan ganas de escribir
un relato desde el tajo desbordante
manando toda la sangre brotada
que nunca encontró río en destino
sino un testigo en todo el presidio
desde la cárcel en donde mi compañía
fue un block rayado de bolsillo
donde apoyo el pulso y la punta
embebida en tinta espesa y negra
mientras el alma embiste entera
el embate del pensamiento fluido
después de los años de ancla y babor
con el estupor de una tierra nueva
en papeles de turno y embudos
por donde tuvo que trabajar la luz
atravesándola inquieta y prudente
culminando en un trayecto firme
de letra ilegible pero contundente
importando que todo lo que precede
en el trazo sea el desarraigo
del residuo del alma y la cabeza
con esa agridulce certeza del hecho
cuando queda el destino escrito
y las ganas de escribir sean historia
tras el punto final y la tapa
hasta la próxima lágrima a atajar.
leer más   
6
sin comentarios 26 lecturas prosapoetica karma: 89

Los sombreros viajan

Cuando yo era niño, allá por San Francisco del Rincón, Guanajuato., mi abuela aún tejía la trenza. Era de las pocas personas que recuerdo que lo hacían. Entrecruzaba las palmas como tejer historias con sus dedos, mientras platicaba con Sanjuana, una señora que vivía enfrente de su banqueta y a un par de casas hacia la derecha. Juntas tejían, cantaban, se contaban chistes, se peleaban y se contentaban en una misma exhibición. Con sus manos creaban de palmas secas e hirsutas sombreros que sabrá Dios hasta dónde irían a parar. Siempre me pregunté de manera interna: ¿Hasta dónde viajarán los sombreros?

Un señor me dijo que pueden ir a todo el mundo. Ya lo he constatado.


Los sombreros francorrinconses van por el mundo recogiendo muchos soles, bañándose en otras lluvias, sorteando otros vientos; aunque su creador esté sentado en la plaza comiéndose una paleta de cajeta.

Los sombreros guardan almas. Es posible decir: "ése sombrero era de tu abuelo" y al instante sentir una descarga de historias como si fuera Juan Rulfo quien las contara, se siente una conexión especial, se siente esa alma que le dió dignidad, personalidad y uso a ese sombrero, y todo un anecdotario que se ha quedado como escrito en él.

Debo confesar, que me retuerce un poco ese rincón del alma donde guardo a mi San Pancho, cuando en otro lugar veo un sombrero que mi corazón me dice ¡Es de tu tierra! ¡Huele a tu pueblo! Y por ningún lado de éste, encuentro siquiera una pizca de agradecimiento y orgullo por el terruño que diga: "Hecho en San Francisco del Rincón, Guanajuato". Algunos solo informan fríamente: Hecho en México, frase tan mercantil, hueca y sosa, impuesta seguramente por ente que carece de respeto por la creación regional, y que desvanece nuestra riquísima pluralidad cultural. Las guitarras son de Paracho ¡¡¡Los sombreros son de San Pancho!!!
leer más   
6
4comentarios 53 lecturas relato karma: 79

Donde Se Fue Aquel Niño

Donde estará jugando
Aquel pequeño
Que miraba mas allá de aquella
Pared que se alzaba ante su mirada

Aquel joven que se divertía con sus apreciados juguetes
Pensando ser un héroe y vencer al villano
Ser mas que un gran soldado de plástico
Que luchabas con dinosaurios de papel

Que sera de aquella sincera sonrisa
De aquellos viejos chistes
De los fantásticos mundos
De los cuentos

Que le hacían creer que no existía truco sino era magia
Era muy imaginativo en cuanto lo diálogos
En cuanto la creatividad en lo dibujos hechos con marcador
Pintando un cielo mas allá del celeste
Del cielo.
Un azul como
Del mar profundo de los mares.


Los altares
Los castillos
El noble caballero
Que luchaba contra el perro vestido
De dragón para rescatar a su princesa

Aquella inocencia
Que guardo con mucho aprecio
Muy dentro de mi corazón
Como un gran tesoro
Que un gran pirata aprecia.

Son en esos momentos
En que pienso
Lo bonito que es la infancia
Si le quitas lo malo
Solo dejas en tu mano lo bueno
Lo que te hizo una vez quitarte las lagrimas
Y solo te hizo reír.
leer más   
19
10comentarios 85 lecturas versolibre karma: 125

Soñando con un ángel

Apareciste en mis sueños y como de costumbre corrí hacia ti, tu brazos se volvieron alas, tus ojos tenían un brillo característico, tu sonrisa resplandecia y me guiaba, tu rostro era tan blanco cual angel, no eres sólo tu quien estaba ahí, era tu alma y corazón los que me indicaban el camino y me daban las fuerzas necesarias para continuar el recorrido, al llegar donde te encontrabas sentí una calma y una gran paz me besaste en la mejilla, quería tenerte así para siempre pero me dijiste levantate y al despertar me Di cuenta que sólo fue un sueño, un sueño tan placentero y bonito que me gustaría volver a soñar contigo....

Alexndre
leer más   
8
sin comentarios 24 lecturas prosapoetica karma: 106

Mi eterno amor secreto

Ofreció una disculpa por decir o escribir la palabra amor al llamar mi atención en las largas jornadas de reencuentro a través del maravilloso mundo de la tecnología que en este momento nos brinda el Internet…no era necesario disculparse, yo deseaba que lo siguiera haciendo (soy su mendigo de amor), todo el tiempo le mentí diciendo que no importaba, pero cada vez que lo decía aumentaba en mi la fantasía y sentía como quería salir tras de ella tomarla de la mano, abrazarla y besarla…y no dejarla ir otra vez. Es que escuchar su suave voz, la melodía de notas que recuerdan al pasado es algo que no puedo describir con palabras, lo único que puedo decir es que llegaba y tocaba todas las fibras en mi ser. Condeno mi memoria por no permitirme recordar con exactitud todo el tiempo compartidos, por dejar solo imágenes difusas de su rostro, pero su voz sigue intacta sus ojos su boca Dios mío, cómo pude dejarla ir?...
Mi celular indico que había un nuevo mensaje para mí, es 27 de agosto de 2018 6:30 am, se supone que es un día muy especial, claro es mi cumpleaños, aunque siempre lo tengo presente para mí es un día normal…tomé mi celular y el mensaje de felicitación me llenó de tanta alegría, aun así no fuera de quienes suponía normalmente me saludan, era el primer mensaje de muchos que iba a recibir en el día, pero fue el que significó más para mí, se trataba de alguien que no veía hacia 27 años, alguien que significa mucho para mí, pero que el destino indolente arrebató de mi lado.
En ese entonces tenía 14 años…14 años!! Y más aterrador aún ella recién sus 11 la diferencia de edad era casi de 4 años bueno 3 años 5 meses y 6 días, pero no es la diferencia de edad lo que me aterra, si no lo chiquillos que éramos para estar muy enamorados, ahora comprendo por qué su padre no me podía ver, era lógico tal vez me hubiera pasado a mi, si mi hija hubiera tenido esa experiencia de iniciación romántica en esa edad pero no fue así, ella espero doblar esa edad o tal vez más, al menos eso es lo que creo.
Es increíble como ese saludo tan especial hiciera tomar un rumbo diferente a mi vida ese día, lograr que alguien a quien recordaba con gran cariño pero que solo había cruzado, en estos últimos días, algunos saludos a través de Facebook, llamara toda mi atención y alcanzara el límite de la ansiedad y no es porque coincidencialmente ella estuviera esos días en mi ciudad, es decir, más cerca de lo que podía esperar, no, es porque el sentimiento y la razón tienen puntos de vista diferentes y más aún para poder reconocer la validez de una frase muy coloquial: “el primer amor nunca se olvida”.
Nuestro patio de juegos era algo increíble, era un espacio muy grande en pleno centro de la ciudad de Ibagué, con árboles frutales, lejos de vías vehiculares con el único riesgo de caer en un “abismo” que separaba nuestro espacio de la vía férrea y que en el fondo tenía una casa misteriosa a la que atribuimos habitantes con poderes fuera de este mundo por eso la dificultad más grande era evitar que alguna pelota “de trapo” o cualquier otro elemento cayera en sus dominios... de repente no recuerdo haber visto algún residente de particular morada.
He estado saturado de actividades estos días, que frustración más grande, ella estaba en Ibagué y solo tres semanas después pude visitarla en su lugar de residencia, fueron tres semanas de ansiedad, pero, por fin llegó el día, el día laboral más largo de mi vida…tomé el bus que me llevaría hasta ella y fue un viaje exageradamente largo, cuando por fin me fui aproximando al destino mi mente se nubló, el ritmo cardíaco se aceleró las piernas no me respondían, gran esfuerzo, tal vez levité y ya por fin caminando hacia su apartamento dentro del conjunto comencé a temblar, había mucho calor en el ambiente y en mi interior, de pronto la veo a lo lejos, mi visión es deficiente y más en la noche pero ella estaba ahí y yo la veía, sentí como estaba nerviosa también.
Fueron mucho los juegos, en ese entonces ni la televisión cautivaba nuestra atención, y eso que era novedad, las jornadas empezaban con la luz del día y se prolongaban hasta muy tarde en la noche, mi madre daba la pauta a los intervalos de descanso que coincidían con las horas exactas de tomar los alimentos, era la única oportunidad en la que ella asomaba su dulce cara a la realidad exterior y gritaba: Fernando a almorzar!! Y en la noche: a comer!! Porque uno no se acordaba que eso era importante hacerlo, como tampoco el momento de dormir, había que lavarse muy bien los pies antes de irse a la cama, claro teníamos más actividad que cualquier trabajador de nivel operativo.
Primero un abrazo que nunca había imaginado sentir, y que no tenía la más mínima intención de deshacer, un beso en la mejilla luego caminamos hacia el apartamento, saludo a la mamita, otro abrazo muy maternal y así entre recuerdo y charlas vi pasar la hora y media más rápida en mi vida, pero bastó tan solo una mirada, una mirada en la que nuestros ojos se encontraron y expresaron todo el sentimiento oculto en cada corazón, como si 27 años solo haya sido un día de no vernos y mágicamente sentí el amor en su mirada y sentí como ella también sintió lo mismo, luego hay que despedirse, por qué?... por qué siempre despedirse?... no ha sido ya suficiente 27 años lejos el uno del otro?
Éramos siempre cinco compañeros constantes a veces seis cuando se sumaba mi hermano tres años mayor que yo, porque ella tenía su hermana mayor, un hermano y otra hermanita menores que ella, en ocasiones se sumaban mis sobrinos 2, 4 o 6 cuando estaban de vacaciones, habían peleas de vez en cuando pero muy pocas nunca para originar distanciamientos prolongados, mi juego preferido siempre fue “el escondite” consistía en que alguien con la vista “tapada” da un tiempo, contando, para que uno a uno se escondan los participantes y al primero que encuentre viene a reemplazarlo, pero si se equivocaba cuando creía encontrar a alguien todos gritaban: “quemó la olla” y continuaba en esa posición, o si el último llegaba al punto donde inicialmente estaba el contador: “salvaba la patria”. Para abandonar su cargo como contador y buscador debería encontrar a todos los integrantes del juego, casi siempre, si me encontraban a mí la encontraban a ella…
Una semana después aún seguimos hablando de lo que fue el reencuentro y coincidimos en muchas cosas, nadie se imagina como es un encuentro de esa magnitud, es realmente maravilloso, no importa la brevedad del momento, o si estamos rodeados de toda la gente, se habla y se siente con la mirada, no importa nada más, ni siquiera el que cada uno tenga su pareja, creo que uno se enamora una sola vez y es para toda la vida (así lo he sentido siempre). Cada noche nos encontramos en el chat y he escrito casi un poema diario que recuerdan el amor que siento y la frustración por el tiempo y la distancia, pero esto no queda hasta aquí me he prometido amarla por el resto de mi vida, aunque estoy seguro que lo he hecho siempre.
Yo siempre fui un estudiante destacado en 1982 entre a secundaria mis cuadernos y mis notas eran impecables mi hermana Teresa terminó ese año la secundaria y viajo a Bogotá, el siguiente año mi hermano Albeiro siguió los pasos de mi hermana, al año siguiente estaba solo con mis padres y aquí lo más terrible: "mis amigos se van de la ciudad", una decisión con la que ella no tenía nada que ver, la obligó a irse de nuestro patio…próximo destino La Dorada en el departamento de Caldas, no es muy lejos en realidad, pero se requería de tomar un bus intermunicipal lo que implicaba dinero y por la edad…por qué la tecnología de hoy no se adelantó a esa fecha, existía el telegrama la carta, yo pensaba que eso era para adultos y lo más cruel adónde iba a enviar cualquier comunicación?, noooo…estaba perdido.
Hoy tuve que confesar que no fui constante, tal vez la rabia, tal vez ingratitud, siento que debí buscar la forma… La celebración de su cumpleaños número 15 fue en Ibagué, y nos han invitado, aliste mi mejor traje y yo con mis 18 cumplidos invité a mi mejor amiga en ese momento y llegamos con dos de mis hermanos, la novia de uno y la esposa del mayor, disfrute externamente pero mi corazón quedó destrozado cuando conocí al "edecán de la princesa"…no podía llorar solo fingir y esperar la hora de salir de ahí, afortunadamente a mi amiga le dieron poco permiso y regresamos a casa pronto, al día siguiente analizar que debía hacer, me sentí derrotado…no fui constante…si acaso hubiera sido constante?...
Ya en el 90 que alegría…otra vez de visita en Ibagué, una cirugía la obligo a regresar, es paradójico como se pueda pensar en una reconciliación en medio del dolor de una persona, pero es la única oportunidad, lleno de esperanza acudí al lugar donde se encontraba, compré algunas frutas y es aquí donde mi memoria a conveniencia, me juega una mala pasada, no recuerdo exactamente las palabras o el acto que me dejaron con total desilusión como dos años atrás…era imposible recuperarla…mejor olvidar…y seguir…
De esta manera empecé mis estudios en Administración de Empresas, pero no me sentía bien, conseguí un trabajo y ya me concentré solo en trabajar y estudiar, cuando ingresé a quinto semestre ya no quería seguir, pero mejoré mi condición laboral, en el 97 me casé y me separé después de 15 años, actualmente tengo una hija de 20 años estudiante de Arquitectura que me hace sentir orgulloso, vivo solo y sigo aquí esperando por ella…y hoy estoy feliz… estoy feliz porque he podido decir todo lo que siento y me siento correspondido…estoy feliz porque la he vuelto a ver…estoy feliz por las promesas…estoy feliz aunque sepa que nuevamente tiene que partir…estoy feliz porque me llama “amor” , no importa que sea por su dicción, estoy feliz porque me llamó “mi eterno amor secreto”.
leer más   
5
sin comentarios 22 lecturas relato karma: 47

Sin malas caras

Tú allá, yo aquí
separados por este mar tan calmo
sin firmas ni requisitos,
de los que obligan a quererse a ratos
con vacaciones prepagadas
que ponen distancia a nuestros relatos;
sin reclamos, explicaciones,
sin formatos, ni llantos,
sin malas caras...
sin fotografías, ni aplausos.
Charly
leer más   
5
sin comentarios 23 lecturas versolibre karma: 96

La eternidad en tu mirada...

Miro el reloj... 14:28... dos minutos de sobra antes de llegar puntual a nuestra cita, y cómo no hacerlo si yo siempre deseo robarle los nanosegundos al tiempo para poder estar un instante, sólo un pequeño instante más contigo. Lo que pasa es que contigo todo es atemporal, eres lo que en Física se conoce como "singularidad", contigo las reglas del tiempo-espació no se cumplen, pero así eres tú, las reglas no concuerdan contigo, eres un ser que va creando mundos a su paso y esos universos se van sumando a uno mayor hasta conformar el mío, donde yo existo, y soy... porque estoy contigo.

Por fin 14:30... toco el timbre de tu casa y a lo lejos, como si en la cima de una montaña te encontraras, escucho tu voz acogedora que desde ese punto geométrico desconocido lanza una promesa de felicidad con un simple "Ya voy". "Ya vienes"... pienso... y esa espera se vuelve un mundo de posibilidades. Decía la abuela "la espera desespera", y como siempre tenía razón, sin embargo, contigo mi amada "singularidad" eso a veces no aplicaba, si bien mis ansias de tenerte cerca crecían exponencialmente con el saber que estaba a unos segundos de verte, también se volvían material de novela, cuento o relato... llámale como quieras... me imaginaba tu rostro al espejo retocando los últimos (pero más importantes) detalles del maquillaje, mirando tu vestido por diversos ángulos, todo con prisa pero con su respectivo tiempo. El correr por las escaleras con ese tic tac de los tacones, el grito de "Mamá ya me voy" que te toma exactamente 1.66 segundos, la respuesta de tu madre "Sí, está bien, no llegues tarde" que dura 3.10 segundos... la última mirada rápida en el espejo pequeño de la sala y por fin las puertas de mi propio paraíso que se abren, con esa luz del fondo que entra por el jardín brindando una atmósfera celestial a la aparición de mi propio ángel de la guarda.

Te admiro de pies a cabeza, no porque te esté analizando ni mucho menos, sino porque es tu mirada lo último que me gusta ver en ti, la cereza del pastel, el último chocolate de la caja, la última nuez acaramelada de la bolsa... miro tus zapatos lindos, tu vestido rojo ceñido a una delgada figura, el pecho erguido y los hombros relajados, el cuello largo... y tu sonrisa en rojo carmín... y es ahí donde se genera mi propio Big Bang.

Me quedo absorto en la comisura de tus labios que se levanta levemente en un ángulo casi imperceptible, pero lo suficiente para irradiar una sonrisa sensual, pícara y feliz, las pequeñas líneas en tus labios que se vuelven un microsistema montañoso rojizo y seductor... 14:35:25. La caverna de los deseos se entreabre lentamente dejando ver el tesoro de perlas blancas que sellan una cueva aún más misteriosa.

En ese momento, aunque tú y yo no lo sabemos, está naciendo un pequeño niño en Étretat, en las costas de Pays de Caux, Francia; su nombre será Etienne y se enamorará de la hermosa Isabelle la cual será el gran amor de su vida; aunque terminará casándose con Anabell, una chica de París enamorada del color rojo. En la ciudad de Chiang Mai, Tailandia, el abuelo del pequeño Arthit lo lleva por primera vez al templo Wat Chedi Luang esperando que sienta su espiritualidad, es ahí donde el pequeño descubre que quiere ser un monje budista. En Chile, para ser más exactos en Futalefú, en la región de Los Lagos, en la Patagonia; Carlos le está proponiendo matrimonio a Lauren, una americana que conoció hacía tres meses en una cabaña para exploradores en el bosque. En Medellín, Colombia, una pareja hace el amor por última vez, antes de que ella parta a Inglaterra a terminar su doctorado. Más allá de nuestro sistema solar, dos estrellas chocan por la atracción gravitacional creando una nueva galaxia que no se conocerá sino hasta dentro de 600 años a partir de este momento. A seis cuadras de tu casa, en su departamento, un anciano acaba de dar su último aliento de una vida feliz y plena, dejando esta vida con un suspiro suave y una sonrisa en los labios. En la Ciudad de México, Claudia después de tres meses de intentarlo, por fin ha quedado embarazada. En un pantano en Florida, E.U.A. un cocodrilo pone un huevo dentro de su nido, y a escasos milímetros de mi zapato una hormiga lleva una migaja de la galleta que tiró un niño de cuatro años que juega en su triciclo a unos metros de nosotros.

El mundo sigue y siento la vida fluir entre mis entrañas y mi alma, siento explotar, deshacerse y reinventarse cada célula que me compone, una pequeña gota casi imperceptible de sudor recorre mi frente, un poco por el calor, un mucho por la emoción de verte... 14:35:30... veo tu nariz fina y afilada... 14:35:35... por fin llego a tus ojos castaños...


...y es ahí donde pienso tomarme mi tiempo.
10
1comentarios 42 lecturas relato karma: 110

Una ola, dos, tres...

Huele a dejadez,
a mentiras tras la lámpara
a zulo recién abierto
a motín no resuelto.

He consumido castigos en conserva
durante largo tiempo
balanceándome por relatos enfermos,
rematando medias lunas
sea cual sea el motivo
del hundimiento.

Los jinetes instigadores
quedaron calcinados
tras recibir la llamarada
emanada directamente
desde la herida
que quisieron cicatrizar
con aceleradores de engaño.

Sigo aquí, anclado,
con mis cadenas oxidadas
contando olas de silencio.
leer más   
19
9comentarios 100 lecturas versolibre karma: 143

Siempre juntos

Sus ojos se encontraron, se miraron con atención y supo que ya nunca más se iban a separar. Su discapacidad le hacía difícil el encuentro y la comunicación con otras personas pero, desde que Idefix entró en su vida, todo parecía más fácil.
Sentado y con las orejas muy tiesas, movía la cola al tiempo que torcía la cabeza, mientras él practicaba las distintas asanas de Yoga. Algunas veces parecía que el perrillo quisiera imitarle, entonces, divertidos, acaban revolcándose entre juegos sobre la alfombra.
Con su pequeño amigo aprendió lo más hermoso de la convivencia y la cercanía de los corazones. Se amaban, y eran imprescindibles el uno para el otro.





Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/09/30/escribe-tu-relato-de-octubre-i-nadia-cris
21
20comentarios 153 lecturas relato karma: 136

Carta a un asesino de gatos

CARTA A UN ASESINO : IN MEMORIAM GATITO ASESINADO.ALICANTE-JULIO 2016
Cuando muera, no ira usted al infierno, o si ?. Se sentirá muy pequeño, acaso de la medida de un corazón de gato,y notara un dolor, una quemazón horrible, lacerante, un fuego que no se apaga, por todo su ser. Y no podrá usted ir al medico, no podrá usted curarse, usted no tendrá manos, usted no tendrá voz ,nadie le auxiliara, y usted se quedara sufriendo horriblemente, inenarrablemente, lo que acaso a usted le parezca una eternidad, porque el tiempo es relativo. No, cuando muera no ira usted al infierno,o si ?.
Per me si va nella cittá dolente,
per me si va ne l'etterno dolore,
per me si va tra la perduta gente.
(Inscripcion en la puerta del infierno, La Divina Comedia.Dante )
leer más   
4
sin comentarios 21 lecturas relato karma: 52

Tesoros de verano (relato)

Sentada frente a la ventana pensó lo mucho que había cambiado todo. No quedaba nada de lo que recordaba haber vivido en su infancia. No era sólo su edad, era el mundo.
Recordó, saboreando con placer, aquellos maravillosos veranos de su niñez. El mes de julio al pueblo con los abuelos. Los baños en el río, las barbacoas en el patio lleno de plantas. ¡Cómo se enfadaba la abuela si rozabas las flores! Jugar en la calle hasta las tantas, sin importar horarios. Y luego en agosto a la playa. Solo 15 días, papa decía que salía demasiado caro pasar el mes entero. La arena de la playa, los chapuzones en el mar, jugando con Marcos en la tabla. Las paellas del chiringuito. Casi podía oler todos aquellos aromas.
Ahora, a sus 65 años, sola en el mundo. En un mundo que no reconocía. Donde ya apenas había estaciones. El cambio climático había hecho estragos en los últimos 300 años. Habría preferido morir que vivir todo aquello.

- Señora María – dijo el médico - siento comunicarle que hemos detectado una enfermedad de reciente descubrimiento, muy grave y de la que aún se desconoce la cura. Ya sé que la noticia es terrible, pero hay esperanzas. Como sabrá, el gobierno acaba de aprobar la hibernación para enfermos con enfermedades como la suya. Se espera despertar a los pacientes cuando se halle la cura. Su enfermedad está entre las aprobadas para ser costeada por el estado.

Aquello fue como un mazazo en el alma. Quedarse con los suyos y morir en breve o dormir hasta…..¿quién sabia hasta cuándo?
Sus hijos se empeñaron en que aprovechara la oportunidad, hibernar estaba al alcance de muy pocos, aún era muy caro, y ella podía.

- No seas tonta mama – decía su hija Ana – quien sabe, igual tenemos un golpe de suerte y podemos hibernar alguno. ¿Te imaginas encontrarnos después de 100 años? Te queremos mucho, y aunque sabemos que quizá no podamos volver a verte, si te mueres ya sí que no te veremos nunca más.

Ahora estaba allí 300 años después, sola, con unos parientes a los que no conocía y en un mundo donde ya no había veranos en el pueblo ni en la playa. El sol era tan peligroso que salir fuera durante las horas de más calor estaba prohibido.
Si cerraba los ojos, casi podía sentir el roce de la mano de su madre cuando acariciaba su cara. Podía percibir el aroma de la piel de sus hijos el día en que nacieron. La imagen de su compañero junto a ella. Le perdió pronto, desapareció un día de abril. Un infarto dijeron.
Solo quedaba soñar, soñar con aquellos veranos donde un simple chapuzón en el río o en la playa constituía todo un tesoro.



Hortensia Márquez


(envié este relato para participar en el I Concurso de relato corto “Sueños de verano”, patrocinado por la Escuela Cursiva y organizado por Libros y Literatura., no ha ganado, ni es finalista, pero si ha sido seleccionado para formar parte de la antología que se editará)
21
16comentarios 121 lecturas relato karma: 148
« anterior1234535