Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 589, tiempo total: 0.005 segundos rss2

El efecto Judas

Desconocidas pestañas
en el portamonedas.

El oficio de la piedad
ha concluido,
la vida perenne
se ha transformado
en un calendario
amenazado por la caducidad.

Jirones de ropa,
desfiles en puertas giratorias
repleta de lobos amamantados
a fuego lento
en el caldero de las alimañas.

Se pica el anzuelo
una y otra vez,
se siguen los cantos dorados
de las aguas de la vanidad
vertidas por los seres
de corazones congelados.

Las ventanas
de lectura codificada
siempre castigan a los mismos.

Luminosas propagandas
y manos en el pecho
se repiten hasta la saciedad:
¡Estamos para servir al pueblo!

Seguro que sí,
ese pueblo que solo conocen
por informes rutinarios
de numeritos de suma y resta
mareados con brillantina
por sus hienas publicistas.

¡Paso!
me limitaré a vivir
con humildad y honradez
como buenamente pueda,
latiendo con mi esfuerzo y sudor
y se acabó.

Pero que sepan
que serlo lo son,
reyes del "Efecto Judas".
leer más   
15
5comentarios 60 lecturas versolibre karma: 145

Otra dimensión

Un vagabundo
entra en un mundo de palabras en la pared
(el resto de su
cuerpo en la exactitud
de una piedra)

garabatos de genialidad
juegan a las escondidas en lo humano;
mientras,
se ausculta el alma
duermen los fantasmas en sus manos;
después, pasa lista por la emoción que da
el día.

de inspiración intimista le atribuye
su díscolo corazón;
desempolvado las memorias de un viejo libro,
y lo que dijeron sus ojos
al verse en el espejo.

Siempre lleva puñados de versos
en el humo de la noche;
de carne y hueso, escondido de existencia
–extraño sentimiento, y no morir–

En un jarrón de gardenias guarda sus mejores
lágrimas,
dentro, en la cicatriz más palpable
sus recuerdos como talismán.

En la esquina de los olvidados,
y al abrigo de luces de medianoche
duerme en un colchón viejo,
adonde extrañamente voy a escondidas
a las 6am.
leer más   
15
8comentarios 72 lecturas versolibre karma: 115

Camino en tristeza (2 jotabés)


I
Por la vereda del camino triste
transita un cuerpo que de luto viste.

Perfume de negra rosa en la piel
aroma de nostalgia envuelta en hiel
y en la boca, resto con sabor miel
que deja semblante de anhelo fiel.

Peregrino de la gran desventura
a piel descubierta y sin armadura.

Con tus huesos en una pena diste,
ser consecuente contigo, no infiel
quiere la vida darte gran tortura.

II

Pero si tú no quisieras perderte
y al abismo gris y sin luz prenderte.

Busca mano amiga que te caliente,
y que en tu sufrir amargo te aliente,
que te haga sentir fuerte y más valiente
y que te sane el corazón doliente.

La soledad debe de ser querida
y no un lastre que nos produzca herida.

Porque en esta tu vida has de quererte,
arrancar el dolor, plantar simiente
de sueños, felicidad merecida.




Hortensia Márquez
32
20comentarios 173 lecturas versoclasico karma: 115

Amarte hoy mañana y toda la vida

Aprendí a amar todo de ti
Incluido tu malgenio
Hasta tus indiferencias
Tu dulzura y tus incoherencias
Explicando el valor en matemáticas
Te amo desde el cero hasta el infinito

En geografía y astronomía
Te amo desde el suelo
Hasta la estrella mas alejada
Es tanto que sin ti
No quiero nada
Quiero que siempre seas mía
Cuidarte y valorarte
El resto de mi vida
Demostrarte que no fue un error
Que me dieras el si
Aquel día
Aunque muchos se oponían.
Demostrarte que valió la pena
Que confiaras en mi
Quiero amarte hoy
Amarte mañana
Amarte toda la vida
leer más   
4
1comentarios 31 lecturas versoclasico karma: 52

Casi perfecto

Cuando digo que algo es «casi perfecto», no desairo la intensidad con que palpita, ni resto las veces que logra sacudir las mareas de un cuerpo derrengado. Si digo que es «casi perfecto», cualquiera puede advertir sus bondades, saber que está cerca a lo sublime, pensar que es un puente y que, debajo, se encuentra a menudo la carencia, el humo, la sombra vacía del hueco que nada ocupa. Digo que es «casi perfecto» y el casi apenas se oye. Es un matiz anodino, como la pequeña raja que no sangra en la mano ni ofende, más allá del escozor que nos recordará su presencia, solo un par de días.

A mí me gusta «casi perfecto» mucho más que «perfecto» a secas porque carece de tal excelencia. No es más que el falso espejismo de unos ojos subjetivos que procuran el engaño. La terca porfía que causa el contagio de empeño en una quimera que puede agradarnos, hasta el punto de sobrepasar todo el saldo de tiempo y aliento de que disponemos, pero... no es real, ni verdadera. Cosa que suele olvidarse y, por eso, me decanto por el «casi», me abrazo a sus defectos en lugar de bruñir lo irreal, engalanando miserias, aireando esperpentos. Amo el «casi». Parece el emblema de todo cuanto respiro. Voy rozando la fortuna y nunca llego. ¡Esa es otra! Cómo irrita el «nunca»...
15
3comentarios 123 lecturas prosapoetica karma: 114

(In)quietud

I

Volé tan bajo
que al rasparme la piel contra el suelo de concreto,
al abrir la carne a la arena y piedrecillas,
al aterrizar herida y rodando,
las palabras se escaparon,
se perdieron en el vacío negro
de una mente estancada.

Quieta quedé,
a la espera del retorno de la paz.
Muda quedé,
tragué las palabras para que no
avivaran más el fuego
que comencé.

Millones de segundos,
cada uno trajo una interrogante.
Desfilaron atolondrados en el cerebro,
bailaron regocijantes de mi pasividad,
de mi ignorancia.

Escribí sin sentir,
escribí por que había que escribir
y cada palabra que tipeé
esperó al pálpito del pecho
que no llegó,
mas escribí.

Vi las caras ir y venir
Dicen nada, son nada para mí.
Escuché las risas vacías,
la conversación banal.
Como un fantasma la ciudad crucé,
en el día a día de quehaceres
en la misma ciudad,
por las mismas calles,
a la misma hora,
por las mismas razones.

Anestesiada e invisible,
drogada de ficción,
alérgica a la realidad,
intóxicada de música,
rumeante de azucar,
feliz para mí sola,
indiferente para los demás.

Callada por dentro y por fuera,
avanza el día y la noche trae nueva paz,
una pasajera,
una débil,
mas es paz.
Temeraria a la nueva mañana,
sonriente para el resto,
añejada en el interior.

Densa como el concho del vino,
el que nadie bebe,
rica como la miel,
esa opaca, esa dura,
grumosa,
esa relajante en el paladar.

Acorralada entre la silla y el computador,
entre la mente y el mundo,
entre él y la soledad,
entre el corazón y la razón.



II



Una búsqueda sin cara ni nombre,
la intranquilidad en el núcleo.
Segura de la rutina inamovible,
esa protegida por el miedo,
la búsqueda continúa.

¿Dónde está?
Veo sus ojos en mi mente,
sé como ha de lucir.
Escucho su voz en mi interior,
sé como ha de sonar.

Soy el sueño de nadie,
y Él, inexistente, me inquieta.
No puedo recorrer el mundo
para encontrarle.
Atada estoy,
y aquí sin más soy.

Se cobija en mi memoria
como un sueño que no puedo recordar,
escondido detrás de la siguiente esquina,
esa que temo doblar.

Que busque belleza obvia a su ojo,
esa en mí no encontrará.
Que pueda ver más allá de la fachada,
quizás no podrá.
Quizás no querrá.
11
4comentarios 53 lecturas versolibre karma: 135

Ellas cantan («Riders on the storm»)

Como un relato
al estilo de Zaratrusta
salgo de la tormenta
y de la vieja caverna,
sacudo los archivos
muertos de mi cerebro
y solo mantengo
los registro de mi identidad,
<<aspecto no tan importante>>,
la canción del buen Morrison
(« Jinetes en la tormenta. »)
Ah y algunos vicios, difícil
de abandonar.

Vaciada mi cavidad craneal
casi por completo
me adentro en un paraíso
de valles perfumados
y dulces pájaros alegran la tarde
con sus cromáticos colores.

El humo del cigarro
y un sorbo de licor guardado
me sostiene
y mis botas de vaquero
pisan la húmeda hierba.

Casi atravieso el desfiladero
al otro lado del río
mi conciencia luce nueva
pero mi instinto se anilla
en el cofre del tórax
y afloran las bajas pasiones
al ver en el valle azul de los reflejos
a unas amazonas hermosas
y bestialmente sensuales.

Preciosas odaliscas
mi visceral cuerpo tiembla.

De entre las amazonas sobresale
una chica esbelta,
separada del grupo
con su cabellera
cubriendo todo su espaldar
con unos ojos negros alucinantes

fulminantes y humeantes.

De pelo negro
y rostro melancólico
su embrujo me hechiza
y entro en un pleito existencial
ente mis instintos
y mi cavidad craneal
pero algo noto en su caminar
al parecer el pie derecho
muestra una ligero esguince
producido por algo,
supongo.

Trato de ayudarle
pero ella retrocede
la calmo
con mis manos
entrelazadas.

De repente accede
mis manos tiemblan y toman su pie
y rayos de luz le atraviesan,
pienso ¡ y este poder
de donde ha salido !.
Su blanquecino pie
sana y mis ojos no lo creen.

La bella amazona me lleva
aun lugar contiguo
y la pasión nos arrastra
destrozando la hierba
mallugando las algas,
alborotando las codornices
y ahogándonos
en las aguas del poderoso rio,

y mi cerebro
se llena de esa bella música:

(« Jinetes en la tormenta
jinetes en la tormenta
en esta casa nacemos
en este mundo somos arrojados
como un perro sin hueso
un actor en un préstamo
jinetes en la tormenta»)

Ante el deseo desenfrenado
y compulsivo
somos descubiertos
que fatalidad…
y una lanza o flecha mordaz
atraviesa
mi desguarnecido cuerpo.

y los restos de mi conciencia
se ahogan en el rio
y mi sangre
salpica las piedras del camino.
Y ahora todas las amazonas
corean en su garganta yerta
(«Riders on the storm»)

www.youtube.com/watch?v=lS-af9Q-zvQ

Ramón Pérez
@rayperez
Venezuela
11 de octubre 2018
leer más   
14
7comentarios 59 lecturas relato karma: 132

Oh!Primavera

Oh!Primavera,
restringe tu flujo tu ofrenda ;
¡no des todo lo que tienes!

Quédate un poco
para humedecer mi corazón
que puedo oler la tierra
bañada en lluvia;
que puedo sentir
los rayos dorados del sol

que puedo sentir la vida vibrando
por todo el resto de mi estancia
en esta tierra y más allá del sol.

Primavera quédate un poco más
alimenta con tu flujo este árido ser.

MMM
Malu Mora con Giasuddin M q.e.p.d

imagen tomada de internet
leer más   
21
12comentarios 88 lecturas versolibre karma: 135

El tiempo

Esa oruga paciente y constante,
que jamás por nada se detiene,
sabe que no hay otro universo
distinto al que ella comprende

Con su paso por paso adelante
todo el futuro de frente lo tiene
con los subproductos distintos
que ansiosa devora de este presente

Y ese pasado galante o distante
ya para nada, ni siquiera lo siente.

Solo son obscuras o claras memorias
Para el que quiera recuerde.

Sabe que son solo miasmas de restos,
no ningún universo, donde se vuelve.
leer más   
13
4comentarios 40 lecturas versolibre karma: 135

For the rest of my life (for @Letizia) (experimental en inglés)

I had no family, just one friend
but I'm alive since we met
I felt alone and by myself
I thought that I was dead;

However, to Mexico City I fled
To touch your body
to see your face,
to melt into your eyes,
to find out if we're alike.

No hurry, no waste
of time nor money
to hold your waist
darling, honey,
my lady, my Juliet...

There's no love like yours
in the whole Earth
there was nobody yet
who could take away my breath

Like your words and voice
like your tenderness and love
like your wonderful smile.
So we won't say good bye

We'll met each other next week
'cause I promised you that
'cause I'll love you, Letei,
for the rest of my life...
leer más   
14
9comentarios 95 lecturas english karma: 141

Entre tus manos

No importa el ruido de las palabras vacías
tu rosa blanca se ha marchitado
ya no llora sobre ella el rocío de los días.

El mármol dejó de cantar fragmentos
el polvo no llueve al son del cincel
tan solo quedan los abandonados restos

Figuras que yacen inertes y se destruyen
almas de barro de sus geniales manos
esbozos que en la mente se recomponen

Ahora ya no duelen ni hieren las espinas
aún eclipsada por tu verdugo eres luz
alizarin perfume que brota de tus esculturas

Camille Claudel "Jeune fille à la gerbe"
leer más   
12
3comentarios 67 lecturas versolibre karma: 138

Restos de metralla

Me he subido al ascensor de lo sublime. En la azotea te he encontrado, entre pentagramas de luces y silencios que retumban sobre carcajadas de madrugada.

Un puzzle de plantas de madera y hierros oxidados, de trozos de fuego y lava en calma.

Aunque salte de dos en dos los peldaños de la escalera de incendios, siempre llego al origen de esta lengua de mariposa que se enrolla y regala sílabas azules.

Cuestión de equilibrio, tus brazos y los míos.

En el tejado observamos el mundo. Pequeño, cabe en nuestras retinas, hilos de cobre.

El cuento de nunca acabar, nos sobran los pretextos para que las bocas se encuentren al girar la esquina nocturna.

O diurna, qué más da.

Hilvanamos labios ansiosos por explicarse y también por callarse a besos.

No me apetece dejar de soñar. Es un chasquido de dedos, un parpadeo. Un gesto.

Rotundo.

A la velocidad de la luz hemos conquistado la elipse de nuestras ganas. Hemos dejado diminutos los restos de metralla.

Viajamos ligeros, repletas tiritan nuestras almas.
leer más   
20
15comentarios 104 lecturas versolibre karma: 129

Se conocían y desconocían

Se conocían más por dentro que menos por fuera:
sabían lo que permanecía dentro de la nevera
y de las acotaciones imanadas en la puerta,
de lo oculto detrás de la pintura falsificada de Dalí
y por qué no regaban las cortinas floreadas en otoño.

Se conocieron los versos.
Se presentaron los abrazos.
Sonrieron las orejas.
Se lamieron los helados de parchita
y las pepitas negras de las patillas.
Se quemaron los suspiros a punto de nieve.
Se intercambiaron canciones.
Se exprimieron limones en Lima.
Se pincharon el dedo errado durante el pacto
y se tragaron tres vinos.
Se dieron el apretón de manos frías durante el invierno
y los aplausos cálidos del otoño.
Se contagiaron de los bostezos del viento
y se reían de los chistes vinculados al cielo.

Se conocían más antes,
que después de la apertura de los piercing en la lengua.
Antes del cordonazo de San Francisco
que castiga a los que se portan mal,
y sacude la última gota que hay en las nubes,
para que el día de hoy no llueva más,
Mucho después que pasearon las uvas pasas,
por el pastel de zanahoria.
Previo a la plusvalía del agua del río creciente y las desmejoras
fue aumentando un medio odio entre los sujetos.


Uno de ellos dominaba el tema relacionado
con la moda, la tecnología, la ciencia, la música;
entendía de matemáticas puras e impuras, de la resta
y de la defensa promovida hacia los animales.
El otro ser, conocía de la conciencia, del canto,
de la trova, de la flora, de la suma
y acerca de la esencia; sabía de historia, de la moral,
de la ética, de los derechos humanos...

Se conocían más por detrás, que por los lados.
Afuera, una brisa que secaba las camisas;
Por adentro, una lluvia reprimida que mojaba las cenizas.
Muy adentro y no hace referencia al alma;
fue por dentro del alma que a uno le sobra por fuera,
desde el inicio del paradigma más profundo.
El alma enmarcada desde el principio,
que se conocen y reconocen y vuelven a desconocerse.

4 de octubre de 2017
leer más   
15
2comentarios 72 lecturas versolibre karma: 133

Mi eterno amor secreto

Ofreció una disculpa por decir o escribir la palabra amor al llamar mi atención en las largas jornadas de reencuentro a través del maravilloso mundo de la tecnología que en este momento nos brinda el Internet…no era necesario disculparse, yo deseaba que lo siguiera haciendo (soy su mendigo de amor), todo el tiempo le mentí diciendo que no importaba, pero cada vez que lo decía aumentaba en mi la fantasía y sentía como quería salir tras de ella tomarla de la mano, abrazarla y besarla…y no dejarla ir otra vez. Es que escuchar su suave voz, la melodía de notas que recuerdan al pasado es algo que no puedo describir con palabras, lo único que puedo decir es que llegaba y tocaba todas las fibras en mi ser. Condeno mi memoria por no permitirme recordar con exactitud todo el tiempo compartidos, por dejar solo imágenes difusas de su rostro, pero su voz sigue intacta sus ojos su boca Dios mío, cómo pude dejarla ir?...
Mi celular indico que había un nuevo mensaje para mí, es 27 de agosto de 2018 6:30 am, se supone que es un día muy especial, claro es mi cumpleaños, aunque siempre lo tengo presente para mí es un día normal…tomé mi celular y el mensaje de felicitación me llenó de tanta alegría, aun así no fuera de quienes suponía normalmente me saludan, era el primer mensaje de muchos que iba a recibir en el día, pero fue el que significó más para mí, se trataba de alguien que no veía hacia 27 años, alguien que significa mucho para mí, pero que el destino indolente arrebató de mi lado.
En ese entonces tenía 14 años…14 años!! Y más aterrador aún ella recién sus 11 la diferencia de edad era casi de 4 años bueno 3 años 5 meses y 6 días, pero no es la diferencia de edad lo que me aterra, si no lo chiquillos que éramos para estar muy enamorados, ahora comprendo por qué su padre no me podía ver, era lógico tal vez me hubiera pasado a mi, si mi hija hubiera tenido esa experiencia de iniciación romántica en esa edad pero no fue así, ella espero doblar esa edad o tal vez más, al menos eso es lo que creo.
Es increíble como ese saludo tan especial hiciera tomar un rumbo diferente a mi vida ese día, lograr que alguien a quien recordaba con gran cariño pero que solo había cruzado, en estos últimos días, algunos saludos a través de Facebook, llamara toda mi atención y alcanzara el límite de la ansiedad y no es porque coincidencialmente ella estuviera esos días en mi ciudad, es decir, más cerca de lo que podía esperar, no, es porque el sentimiento y la razón tienen puntos de vista diferentes y más aún para poder reconocer la validez de una frase muy coloquial: “el primer amor nunca se olvida”.
Nuestro patio de juegos era algo increíble, era un espacio muy grande en pleno centro de la ciudad de Ibagué, con árboles frutales, lejos de vías vehiculares con el único riesgo de caer en un “abismo” que separaba nuestro espacio de la vía férrea y que en el fondo tenía una casa misteriosa a la que atribuimos habitantes con poderes fuera de este mundo por eso la dificultad más grande era evitar que alguna pelota “de trapo” o cualquier otro elemento cayera en sus dominios... de repente no recuerdo haber visto algún residente de particular morada.
He estado saturado de actividades estos días, que frustración más grande, ella estaba en Ibagué y solo tres semanas después pude visitarla en su lugar de residencia, fueron tres semanas de ansiedad, pero, por fin llegó el día, el día laboral más largo de mi vida…tomé el bus que me llevaría hasta ella y fue un viaje exageradamente largo, cuando por fin me fui aproximando al destino mi mente se nubló, el ritmo cardíaco se aceleró las piernas no me respondían, gran esfuerzo, tal vez levité y ya por fin caminando hacia su apartamento dentro del conjunto comencé a temblar, había mucho calor en el ambiente y en mi interior, de pronto la veo a lo lejos, mi visión es deficiente y más en la noche pero ella estaba ahí y yo la veía, sentí como estaba nerviosa también.
Fueron mucho los juegos, en ese entonces ni la televisión cautivaba nuestra atención, y eso que era novedad, las jornadas empezaban con la luz del día y se prolongaban hasta muy tarde en la noche, mi madre daba la pauta a los intervalos de descanso que coincidían con las horas exactas de tomar los alimentos, era la única oportunidad en la que ella asomaba su dulce cara a la realidad exterior y gritaba: Fernando a almorzar!! Y en la noche: a comer!! Porque uno no se acordaba que eso era importante hacerlo, como tampoco el momento de dormir, había que lavarse muy bien los pies antes de irse a la cama, claro teníamos más actividad que cualquier trabajador de nivel operativo.
Primero un abrazo que nunca había imaginado sentir, y que no tenía la más mínima intención de deshacer, un beso en la mejilla luego caminamos hacia el apartamento, saludo a la mamita, otro abrazo muy maternal y así entre recuerdo y charlas vi pasar la hora y media más rápida en mi vida, pero bastó tan solo una mirada, una mirada en la que nuestros ojos se encontraron y expresaron todo el sentimiento oculto en cada corazón, como si 27 años solo haya sido un día de no vernos y mágicamente sentí el amor en su mirada y sentí como ella también sintió lo mismo, luego hay que despedirse, por qué?... por qué siempre despedirse?... no ha sido ya suficiente 27 años lejos el uno del otro?
Éramos siempre cinco compañeros constantes a veces seis cuando se sumaba mi hermano tres años mayor que yo, porque ella tenía su hermana mayor, un hermano y otra hermanita menores que ella, en ocasiones se sumaban mis sobrinos 2, 4 o 6 cuando estaban de vacaciones, habían peleas de vez en cuando pero muy pocas nunca para originar distanciamientos prolongados, mi juego preferido siempre fue “el escondite” consistía en que alguien con la vista “tapada” da un tiempo, contando, para que uno a uno se escondan los participantes y al primero que encuentre viene a reemplazarlo, pero si se equivocaba cuando creía encontrar a alguien todos gritaban: “quemó la olla” y continuaba en esa posición, o si el último llegaba al punto donde inicialmente estaba el contador: “salvaba la patria”. Para abandonar su cargo como contador y buscador debería encontrar a todos los integrantes del juego, casi siempre, si me encontraban a mí la encontraban a ella…
Una semana después aún seguimos hablando de lo que fue el reencuentro y coincidimos en muchas cosas, nadie se imagina como es un encuentro de esa magnitud, es realmente maravilloso, no importa la brevedad del momento, o si estamos rodeados de toda la gente, se habla y se siente con la mirada, no importa nada más, ni siquiera el que cada uno tenga su pareja, creo que uno se enamora una sola vez y es para toda la vida (así lo he sentido siempre). Cada noche nos encontramos en el chat y he escrito casi un poema diario que recuerdan el amor que siento y la frustración por el tiempo y la distancia, pero esto no queda hasta aquí me he prometido amarla por el resto de mi vida, aunque estoy seguro que lo he hecho siempre.
Yo siempre fui un estudiante destacado en 1982 entre a secundaria mis cuadernos y mis notas eran impecables mi hermana Teresa terminó ese año la secundaria y viajo a Bogotá, el siguiente año mi hermano Albeiro siguió los pasos de mi hermana, al año siguiente estaba solo con mis padres y aquí lo más terrible: "mis amigos se van de la ciudad", una decisión con la que ella no tenía nada que ver, la obligó a irse de nuestro patio…próximo destino La Dorada en el departamento de Caldas, no es muy lejos en realidad, pero se requería de tomar un bus intermunicipal lo que implicaba dinero y por la edad…por qué la tecnología de hoy no se adelantó a esa fecha, existía el telegrama la carta, yo pensaba que eso era para adultos y lo más cruel adónde iba a enviar cualquier comunicación?, noooo…estaba perdido.
Hoy tuve que confesar que no fui constante, tal vez la rabia, tal vez ingratitud, siento que debí buscar la forma… La celebración de su cumpleaños número 15 fue en Ibagué, y nos han invitado, aliste mi mejor traje y yo con mis 18 cumplidos invité a mi mejor amiga en ese momento y llegamos con dos de mis hermanos, la novia de uno y la esposa del mayor, disfrute externamente pero mi corazón quedó destrozado cuando conocí al "edecán de la princesa"…no podía llorar solo fingir y esperar la hora de salir de ahí, afortunadamente a mi amiga le dieron poco permiso y regresamos a casa pronto, al día siguiente analizar que debía hacer, me sentí derrotado…no fui constante…si acaso hubiera sido constante?...
Ya en el 90 que alegría…otra vez de visita en Ibagué, una cirugía la obligo a regresar, es paradójico como se pueda pensar en una reconciliación en medio del dolor de una persona, pero es la única oportunidad, lleno de esperanza acudí al lugar donde se encontraba, compré algunas frutas y es aquí donde mi memoria a conveniencia, me juega una mala pasada, no recuerdo exactamente las palabras o el acto que me dejaron con total desilusión como dos años atrás…era imposible recuperarla…mejor olvidar…y seguir…
De esta manera empecé mis estudios en Administración de Empresas, pero no me sentía bien, conseguí un trabajo y ya me concentré solo en trabajar y estudiar, cuando ingresé a quinto semestre ya no quería seguir, pero mejoré mi condición laboral, en el 97 me casé y me separé después de 15 años, actualmente tengo una hija de 20 años estudiante de Arquitectura que me hace sentir orgulloso, vivo solo y sigo aquí esperando por ella…y hoy estoy feliz… estoy feliz porque he podido decir todo lo que siento y me siento correspondido…estoy feliz porque la he vuelto a ver…estoy feliz por las promesas…estoy feliz aunque sepa que nuevamente tiene que partir…estoy feliz porque me llama “amor” , no importa que sea por su dicción, estoy feliz porque me llamó “mi eterno amor secreto”.
leer más   
5
sin comentarios 22 lecturas relato karma: 47

Olvidados Guerreros

Aquí queda el rastro
De los héroes que escriben en la historia
Mas hubieron miles
Que dieron su vida
Mas el general se lleva la gloria.

Aquí yacen los restos de la batallas
Las balas que desnudan su cuerpo
Las heridas del pasado imborrables
Los restos de aquellos caídos
Que pudieron tener mas de un sueño
Que sacrificar su vida por nada.

Nadie los aclama
Y nadie calma el sollozo
Llanto de una madre y un padre
A la luz de la fría noche.

Ellos no pelearon por honor
Ellos dejaron huella en la historia
Sus almas viven atormentadas
Por las miserias de aquella guerra
Y al ver la muerte llevándose la gloria de sus almas.

La guerra mas que atraer libertad
Trae muerte
Trae dolor
Solo rencor
Solo sollozantes
Llantos al amanecer

Ellos serán conmemorados por siempre
Como valientes héroes
Que lucharon por un ideal
Por alguna razón de algún
cobarde burges político
Que no se mancho el las manos
Se las lavo.

Los verdaderos héroes jamas se olvidan.

"Las victorias auténticas y duraderas son las de la paz, no las de la guerra".
Ralph Waldo Emerson
leer más   
17
12comentarios 93 lecturas versolibre karma: 153

La fiesta del sol

Te invito a ver el arco iris del verano
guarda el gris en el armario del invierno
la fiesta es en la casa del sol
en su jardín, donde reside la vida

Sus rayos, como anfitriones
se vestirán radiantes de gala
con sus chillones trajes amarillos
lucirán sin sombras ni máculas

Al resto de asistentes
no se les exigen ni nombres ni etiquetas
tan solo recomiendan bañador
para los fuegos artificiales de agua

No han invitado a las nubes
ni a las tormentas ni lluvias
y mientras el sol se toma un descanso
acudirán la luna y estrellas
con sus elegantes vestidos de noche
bailando baladas románticas
hasta altas horas de la madrugada
clausurando con un brindis el fin de fiesta
leer más   
8
2comentarios 54 lecturas prosapoetica karma: 109

todas las palabras duelen

recojo restos de días
que tienen demasiadas palabras en la boca

bozal y partir;

entierro ese remoto sentimiento
bajo un lodazal que se gangrena
por falta de aire

casi sonrío al verlo
pero es demasiado cierto
este ruido que siento por dentro
que grita y susurra al unísono
llantos y besos

voy comprendiendo
esa repetición constante de bajar al infierno

el lienzo mudo se apodera de mi cuerpo
el alma se estremece:
le canto soledades
pero
  todas las palabras
       duelen
leer más   
33
29comentarios 139 lecturas versolibre karma: 131

Amantes de amor henchidos

Comienza el paseo de los que viven sin cabeza,
Los que se apoyan en sus ojos para escuchar más cerca,
-De aquella estrella brotó un suspiro-
Al saber que te prefiero a leer un libro...
Te amo más que a mi pluma y sus giros, más que a la Inspiración que tantas noches pasó conmigo.
Te deseo más que todas las rosas, que temprano, anhelan el rocio...
Tú, mi estatua de bronce pulido, mi suerte y mi camino, el dulce sabor que transmite tu ombligo es inefable (y sin embargo tengo tanta ansia por describirlo) eres la felicidad llevada al extremo más desconocido , nadie sabe lo que es amor, no, no pueden, ¡no! Pues nunca estarán contigo. Ya me cuidaré yo de darte lo que es tuyo por derecho adquirido; mimaré tu sombra como si fuese un niño (no dejaré que nadie la pise , ni que se pierda entre tanto brillo ) , besaré tus labios cada amanecer como si fuese la última fuente de miel que conserva su sonido, lameré tu cuerpo (ya se que zafio y libertino pero no puedo callar o mentir, omitir sería insultante y mezquino) cada rincón, cada músculo tenso y cada oquedad donde se pueda ocultar tu sabor a inmortalidad y grandeza de espíritu, tocaré los dedos de tus pies cuando anochezca, como si fuesen las cuerdas de un arpa mientras mastico tu pelo, alimento de mi hombría y mi deseo. Pasaré el resto de mi vida asombrado por la suavidad de tus brazos y la fuerza celeste que desprenden tus manos hermosas y fuertes que saben tocarme como ni siquiera he sabido hacerlo yo antes.
¡Ay!, prometo cantarte siempre como si nunca se hubiesen escrito canciones y fuera yo el bardo loco que te grita desde los balcones.
Estaré cada día ausente hasta ver que sale el sol para verte, y con sus rayos haré un fuerte , grande y cálido, como a ti te gustan, para refugiarte cuando la noche se presente, ¡qué se que aunque la luna te admira y las estrellas repiten tu nombre, te mueves con gracia en lo oscuro pero de sol son tus huesos y en el sol te vuelves bello como un cristal labrado y excelso, reflejas La Luz por tenue que sea, y llenas con perfumes de tu pecho cualquier estancia allí donde llegas.
¿Sabes que jamás podría cambiarte por nada?
¿De qué habrían de servirme tesoros y lujos, carne y deseo?
Sin ti la boca me sabe a cenizas y en la cabeza me crece un nido, te vas unas horas y parece que me haya muerto y me siento como si saliesen de mi costado plantas y batracios , de colores tristes y horrorosos cuerpos deformes y feos ...
Sin ti rasgaría mis vestiduras y andaría por el mundo como un zombie que nada entiende y que camina sin destino, dejando a la suerte que guíe mis pasos como un perro abandonado que ladra al cielo...buscando a su amo perdido, buscando su rastro cegado...
¿Sabes que con solo leer mensajes que me envías con el móvil me imagino tu voz y se me acelera el pulso y se me ponen los bellos del cuello como queriendo huir de la nuca de un salto?
Es una locura esto del amor sincero, de la entrega absoluta a un corazón ajeno...es una vibrante sinrazón, un despropósito maravillosamente estúpido que condena tu vuelo al placer del viento más osado...
Este amor tan profundo que siento, Amor, es indudablemente culpa tuya, sin ningún asomo de duda, pues antes ya jugué a ser amante y nunca perdí los dados tan pronto quedando a merced del juego.
¿Sabes, Amor?
Cuando te vas un rato me quedo mirando la calle desde el balcón como un pájaro viejo y loco que espera comer de tus manos el tiempo que le queda.
Y trino como en un cante jondo cuando te veo erguido pasar entre las azucenas que llevan perfume y color a tu camino, trayéndote de vuelta a mis alas , al amoroso nido...
¿Te he contado alguna vez que cuando me desvelo observo el cielo y reordeno las estrellas para formar tu nombre en lo más visible del firmamento?
Somos como el cielo y las nubes , como el oro y el fuego abrasador que lo funde, como la noche y los besos furtivos, lo que a la madera es la hoguera, somos virtud y caballero y amor y celo, pañuelo y agua de seda que baña tu esbelta figura, rocio y primavera, siemprevivas y pintores exhumados , somos el Rodano y Arles , la muchedumbre y la soledad de un pie, el rescoldo final del morir una estrella y la noche total con eclipse y ceguera, somos el conjunto final, la dorada reliquia, el virtuoso instrumento que afinan Los Angeles al rugir del viento, somos la tromba imparable, el mar golpeando las rocas , la espuma brillante que crea arco iris danzantes ...
Somos el final de todo principio, la espiral que muerde el comienzo y vuelve a empezar , el sol que alimenta la hierba que crece salvaje y desnuda y muere volviendo a la tierra sin ninguna sensación de haber perdido. Somos El Niño curioso que trepa buscando respuestas y mira directo a los ojos del mago que mueve los hilos. La Luz que brilla oculta y eterna, la obscura sombra que alberga todos los odios y todo el caos , la llave que otorga el poder de hablar con las aves y que abre el pergamino. Somos el orden y el caos divino, somos dos almas y un solo silbido y una sola saeta. Somos el amor que siempre estuvo dormido...
¿Te he dicho alguna vez, Querido Mío , que te amo?
leer más   
1
sin comentarios 30 lecturas prosapoetica karma: 14

De mi ausencia en lo que escribo

Sou o intervalo entre o meu desejo e aquilo que os desejos dos outros fizeram de mim.
Álvaro de Campos



Quiero creer que hay algo de las aspiraciones que tuve en lo que me conforma ahora. Mientras derramo nostalgia en voz de tecla y pantalla, en esta mañana que a verano perdido huele, recuerdo a la inquieta de piel suave, sonrisa tímida, inocencia oblicua y profusas ganas de volar. La recuerdo sin que haya en ella un atisbo del presente que me apunta con el dedo. ¿Dónde se encuentra, en qué momento la perdí de vista? Si yo estaba siempre atenta, la llevaba de la mano todo el día... A lo mejor, siguió el camino trazado —ella sí— y está por ahí, cumpliendo mis sueños. Quién sabe.

Porque ella es yo dentro de mí, pero fuera de mí, poco hay de ella. La tengo como se tiene esa prenda que tanto te gusta y debe andar por el armario, en las baldas, cajones, perchas... sí, porque es tuya y ahí estará, pero nunca te la pones porque no la encuentras e, incluso, después de varios fallidos intentos, has dejado de buscarla. De pensarla, también, menos cuando viene a tu memoria y hablas de ella, como si aún pudieras rescatarla de entre toda la ropa que duerme en tu armario.

¿Y esa otra diferente? Me refiero a la engreída, la valiente que lleva en la boca una suma de dientes, que son uñas que arañan cuando quiere ser la fiera. Esa misma pintaban con pilares como hombros, soluciones para todo y un oído muy paciente. ¿Qué fue de esa? Ya quisiera haber servido de refugio a su silueta, por lo menos. Parecía tan completa en su conjunto...

Lo que queda en medio de ellas, lo que no es ni una ni otra, ni tampoco será el resto de alusiones que de mí puedan hacer, esa debo ser ahora. Una sombra que rehuye la luz del faro.
16
9comentarios 109 lecturas prosapoetica karma: 125

Llegar hasta tu alma

Si para llegar a tu alma hay que traspasar tu piel te follaré el corazón hasta que nuestros aromas se mezclen y nuestros cuerpos no encuentren separación tras el orgasmo, te besaré hasta que nuestras salivas sean idénticas y nuestras lenguas sean una sola…

Si para llegar a tu alma hay que traspasar tu piel te prestaré mi cuerpo para que me des el resto, frotándonos hasta vernos por dentro.
12
3comentarios 41 lecturas prosapoetica karma: 101
« anterior1234530