Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 266, tiempo total: 0.007 segundos rss2

Todos quieren...

Todos quieren ser poetas,
ratones de las cloacas del alma,
alarifes de las palabras,
traficantes de alucinógenas rimas;
poetas de la cintura
que rodean con la mano,
poetas de lo divino y de lo humano.

Todos quieren...

Quieren ser trovadores,
pajarillos de las ramas altas,
cocineros de los sinsabores,
viajeros de los lugares
omitidos en los mapas,
soñadores del deseo
pintando cuadros que leo.

Todos quieren...

Deberíamos ser todos poetas,
porteadores de estiércol y rabia
para saber lo que pesan estas maletas,
pasión, incertidumbre y sospechas;
cazadores de gritos al alba,
presas de melancolías "al dente",
discípulos de las orgías de los ausentes.

Todos quieren...

Todos quieren ser portavoces
de las sentencias del corazón.
Todos deberíamos ser,
sin reservas ni excepción.
Todos quieren ser poetas,
también yo.
4
2comentarios 28 lecturas versolibre karma: 57

Lorca, el gran patriarca de las rimas y letras…

“La luna vino a la fragua con su polisón de nardos.
El niño la mira mira. El niño la está mirando”
Federico Garcia Lorca-1898-1936


Oh, patriarca de las letras.
Ávido arcabuz surge de tus entrañas
y riega de pólvora húmeda
el zócalo de tu linaje…
Guillén, Alberti, Salinas y otros
generación del 27.

El pájaro de hierro
cruzó el cielo abierto
de seniles nubes,
naves, esferas
y espinas
decoradas en el firmamento
La llama indómita
como hervor ardiente
en tu corazón ardía.

En la gran torre de babel
el lenguaje es un susurro
y arde en vértigo;
viento que desgarra
en delgados trozos
tus huesos,
huesos largos
como trozos de hielo.

No hay forma de descifrar
el pensamiento oculto
entre los cimientos de tu voz bruñida
se viste de inocencia la calma
hasta vagar en el océano del delirio
como dragón devorando el vasto cielo.

Suicidarse es cuestión de cada quien
pero arrastrar a otros es sacrilegio
y dolo sombrío;
y eso fue lo que pasó
en aquella última hora funesta
guardias suicidas enfilaron el gatillo
y ráfagas continuas
acabaron con el nauta
el poeta romancero
de la vieja Granada, tierra ardiente del sol.

Fueron ellos los guardias de la tiranía
atrapados entres las funestas sombras
dispararon con certera bala
sobre el inmenso cuerpo
como océano arreando las olas
de un atardecer postrero.
El gran poeta,
el gran patriarca de las rimas y letras
yace en el suelo
cual vahído agonizante.

El pájaro se acuesta
tendido en brozas y hojas fundidas
la raza humana llora desconsolada
llora la oración que mantiene viva el alma...
El alma que nunca pudo alcanzar el tirano traidor
de la España golpista
entrando en el laberinto
de una guerra civil.
leer más   
14
10comentarios 70 lecturas versolibre karma: 109

Palabras

Se cruzan

Entrelazan palabras

De hoy, de ayer,

De aquella madrugada.

¿Qué dicen?

No se,

Me llaman.

Palabras cruzadas,

Ideas voladas.

Cruces, picos, montañas

Con tonos de verde y naranjas.

Dibujan,

Diagrama.

Ideas, palabras.

Se cruzan,

Entrelazan.

Me llaman.

Sus ojos,

Sus labios,

Su nariz dibujada;

Sus tonos de grises,

Sus palabras calladas.
7
1comentarios 34 lecturas versolibre karma: 103

Almas rimadas

Entre los arcos del claustro
se observan pasmadas.
Lo saben: son almas rimadas,
de texturas forjadas en vidas pasadas.

Peregrinan en distancia,
cautelosas acciones,
gratas sensaciones: conectadas.

Equidistantes miradas:
nostálgicas, soñadoras, embriagadas…
¡Férvida melodía en palabras imantadas!

El cielo reflecta un misterio.
Las flores exhalan fragrantes hologramas:
seducen el aire,
pomposo deleite
se instala en sus mentes.

En la galería clavan sus pisadas.
Él franquea el jardín,
sonríe: en el pozo la espera.
El agua cristalina gorgotea la misiva.
Ella recoge los bajos del vestido
verde infinito.
Salta el escalón, avanza frugal y etérea.

Son almas rimadas,
en medio del cosmos halladas.

Marisa Béjar.
leer más   
11
8comentarios 72 lecturas versolibre karma: 80

Rimas a un amigo

No alteres tu pensamiento con estas nimiedades
¿Pues no sabes que el amor es un cuento, como todo en este mundo?
Si lo escuchas repetidamente, suena dulce al oído,
parece que es algo nuevo, pero sabes que es pretérito.
Y vuelven tus ilusiones para poder otra vez vagar
a tu perdida insensibilidad.
Cuando con sangre fría te tentaba el amor,
o respondías con ironía a toda la muchedumbre
te hablaba padeciendo del amor hacía ti,
con el corazón entero transitabas por el mundo,
sin tener el pensamiento o la vida atados a un nombre.
Hoy las prismas del amor oscurecieron tu mirada
¿Dónde está tu sabiduría de tiempos pasados?
No alteres tus pensamientos con estas nimiedades.
¿Pues no sabes que el amor es un cuento, como todo en este mundo?
leer más   
7
4comentarios 47 lecturas versoclasico karma: 93

Converso

Viajo en el autobús un día más,
temiendo no volver a verte jamás.

Componiendo este Jotabé, en verso,
en endecasílabos puros inmerso,
que dirá que el amor sigue tan terso
como el día en que de ti fui converso.

Y así en este poema ando metido
sublimando todo ardor contenido.

En rimas, con tu ausencia, trocarás
purgando de pasiones lo perverso,
de tanto fuego como estoy henchido
leer más   
14
9comentarios 77 lecturas versoclasico karma: 106

Rimas de Invierno

Perfecta entre tus labios la mesura,
consonante la rima en tu cadera,
sin ti yo verso roto, estrofa huera,
echo de menos tu voz... y tu cintura.

Ni una sílaba falta en tu figura,
tu ritmo tan pausado me acelera,
y ni en la eterna distancia se modera
mi amor que tras tus besos se apresura.

Tu más bello poema, tu ternura,
la rima siempre fiel, siempre a tu vera,
moribundo entre tus versos reviviera...
¡qué regalo disfrutar de tu hermosura!

Juanma
leer más   
17
12comentarios 204 lecturas versoclasico karma: 96

Qué es?

¿Qué es lo que quiero?

¿Por qué es que lo quiero?

¿Desde cuándo lo quiero?

Y ¿Por qué no lo tengo?



¿Por qué lo quiero?

Si no sé lo que quiero

¿Cómo sé yo que quiero

Eso que no tengo?



¿Qué es lo que quiero?

Si ya todo tengo

Menos eso que quiero

Que ni yo sé que quiero.



¿Qué es lo que quiero?



Tus labios no quiero.

Tus ojos ya tengo,

Me miran y esquivan,

Jugando a escondernos.



¿Qué es lo que quiero?

Que aún no lo tengo

O quizá sí lo tengo

Y aún no lo veo.



¿Qué es lo que quiero?

¿Por qué es que lo quiero?

Si ya todo tengo,

Y ni sé lo que quiero.
3
sin comentarios 54 lecturas versolibre karma: 37

Rimar y Medir

Dices Fabio que mi poesía es vana
por no estar por la métrica medida
y que es sólo una prosa presumida
por no hacer con las rimas filigrana

Dices bien Fabio, la rima engalana
y en mis versos le doy la bienvenida.
A veces me resulta muy querida,
si a la idea, que expongo, no enmarrana.

No rechazo la rima bien medida
si al rimarla potencia lo que quiero
y al medirla no queda desleída.

Pero si por medir la pongo huero
o al rimarla se queda muy plañida,
ni métrica ni rima; no las quiero.


Reservados todos los Derechos
leer más   
11
6comentarios 190 lecturas versolibre karma: 56

Almas rimadas. Tercera parte

La palmatoria es mi aliada;
volutas de humo serpentean mi alcoba,
gráciles sombras reclinadas en mi cama
susurran tu morada
Por ti salgo de madrugada
con capa bordada de escenas almibaradas.

Sin mi alma rimada
Mi vida es un tugurio,
inmisericorde y de mal augurio.

Te espero en la estancia amurallada;
el claustro que arropa nuestras miradas,
donde el licencioso tacto en muselina
deviene en magma la piel entretejida.
Divina glotonería
que abruma al espía.
Crisol de amor
que miscelánea oración
reverbera en el extrarradio;
fragor insomne y sublimidad en el goce.

Mi alma rimada;
contigo siento el alma mimetizada,
y no puedo desandar el camino,
ni arriar las velas del navío.



Marisa Béjar, 04/11//2017.
leer más   
9
4comentarios 146 lecturas versolibre karma: 89

Sólo sé escribirle a él

Ni poemas ausentes de versos
ni presentes con toques en las rimas.
Ni prosa barrosa con afiladas rosas
ni relatos sensatos como zapatos.
Ni cuentos de había y no
ni historias para tener un fin.
Ni argumento mandatos
ni narro macabro.
Yo sólo sé escribirle a él.
leer más   
10
sin comentarios 133 lecturas versolibre karma: 53

Tengo miedos de toda índole y color

Tengo miedos
cumplidos y parecidos,
enormes y en armas,
deformes y conformes,
arrugados y jóvenes,
simples y triples,
rectos e incorrectos,
tristes y funestos,
incompetentes y con entes,
sucios y tontucios,
vistosos y ansiosos,
arrumbados y burlados,
indeseables y confiables,
arrojados y cagados,
asilados y clonados,
naturales y anales,
orgullosos y dolosos,
mitigados y centrados,
aburridos y bruñidos,
facturados y diezmados,
desnudos y faldudos,
errados y morrudos,
femeninos y caninos,
madrigueras y quimeras,
satisfechos y desechos,
inmaculados y subyugados,
modestos y compuestos,
calientes y crecientes,
desaparecidos y creídos,
admitidos y urdidos.
Tengo miedos
muy míos,
reales e imaginarios,
que a veces riman.
leer más   
10
5comentarios 177 lecturas versolibre karma: 64

Almas rimadas. Segunda parte

Almas rimadas,
retozan abrazadas.
Suspiran,
respiran: éter de ambrosía.

Ella:
¿Por qué siento nostalgia?
¿Acaso hubo vida en distancia?

Él:
Mi bella, mi amada. No sé dónde andabas…
Mi alma era escarcha,
mi paz es tu aura.

Ella:
El pozo: insigne y glorioso,
deviene el frío en estío.
Mi vida ¿dónde está?
¿Aquí o allá?

Él:
Sólo tú lo sabrás.

Un halo espartano
atrapa el espanto.
En el claustro
las flores germinan
divinos mantos policromados,
lecho prodigioso,
sueños deleitosos…
No regresan,
se besan.
Náyade sella la estancia.

Marisa Béjar, 08/06/2017.
leer más   
13
9comentarios 208 lecturas versoclasico karma: 98

Léeme poesía poeta

Léeme poesía poeta,
incita mi alma con prosa,
róbame besos entre versos,
regálame tus rimas con una rosa.

Déjame ser quien te inspira,
esa musa por quien suspira,
y coquetéeme con café y cadencias
haciendo metáforas con ocurrencias.

Cuenta las sílabas y explícame,
como me robas la atención,
como te robaste mi corazón,
plasmando letras con esa intensión.

Dame un abrazo con líricos,
una sonrisa de primavera como el Haiku,
algo de gótico con ángeles negros,
y un soneto que hable de nuestro recuerdos.

Regálame un recital de tus letras,
ponle la música de fondo que adoro,
muéstrame cómo se hace un madrigal,
y acompáñalo con una caminata en el rosal.

Hagamos un dúo poético,
de esos que hacen incendios,
Combínalo con tus cuartetos,
que yo completo con tercetos

Las letras de mi alma.
12
2comentarios 101 lecturas versolibre karma: 82

La poesía

Era la más alta de su clase
y luego se quedó estancada.

Le vienen a la memoria
imágenes de cómo Oscar Wilde
le daba vida a las palabras
tal como ella jugaba a las muñecas.

Afuera, las rimas golpean los muros
a rimo de Hip-Hop.

No sabe a qué hora ĺlegará
su pobre hijo,
y si vendrá con versos que merezcan un beso
o hecho un poema,

roto,
fuera de sí,

por la escalera violenta del mundo que niega
ascensores al cielo.

Y ahora, en la televisión,
ahora que el mundo puede imaginarse
sin haber leído nunca poesía,

ella mira,
impotente,

cómo arrasa el nuevo anuncio
de un clásico perfume.
leer más   
15
8comentarios 199 lecturas versolibre karma: 108

Nuestro, tuyo

El hilo perdió color, la canción dejó de rimar

la sensación de vacío me dejó de inquietar

porque mis manos me levantan

porque las tuyas me sostienen.

"Juntos por siempre" y otras frases

llenan nuestras bocas de ilusión y planes

contemos nuestros días separados

escribamos cartas, los años no serán olvidados

porque te prometí un amor sin igual, la idea de algo inusual

toma mis días, mis besos, mis sueños hasta el final.

Amigos de corazón con risas sin control

acompañantes de cielos nublados

almas lastimadas que juraron jamás estar abandonadas

jóvenes enamorados de sus corazones derrotados

escribimos mil razones pero un beso no impidió el segundo

y amor mío, desde lo más profundo por fin siento esperanza en mi mundo.
leer más   
4
1comentarios 25 lecturas versolibre karma: 53

Lunártico

Real,
quisiste ser
real.
Preguntar
a las
respuestas el por qué
de su existencia.
Buscar las huellas
del hombre en tus lunas
y trazar un mapa
(lunártico)
con las manchas de café
impregnadas en tu piel
para recordarle a tu astronauta
que el camino de vuelta
a casa
solo era posible
si pasaba entre tus
sábanas.
Quitarte el
abrigo de piel
para ver el
recorrido de tus
venas.
Enredarlas
y
cruzarlas
cómo destinos sin
nombre,
formando nudos
más fuertes que
los que se forman
en tu garganta cuando
tus planetas
llueven.
Apagar las luces
y observar
tu cuerpo,
el neón de tu sangre
y la oscuridad de sus nudos,
una pobre
imitación
de los agujeros
negros;
observar el brillar
de tus
átomos,
creyéndose más importante
que las estrellas que reinan
el cielo
y cumplen promesas y
deseos.
Real,
quisiste ser
real.
Todo lo real
que era imaginar
que eras el universo
en su forma carnal,
que tus carreteras
infinitas
y tus nebulosas
sin pintar
eran suficientes
para satisfacer
a la joven
eternidad.
Sí, quisiste
ser real,
pero descubriste
que estás forjada
del pecado
original,
que tus átomos no son
estrellas, sino historias
de vidas pasadas
sin contar.
Viste las
cartas sobre la mesa,
tu pasado,
tu presente y
tu futuro;
lo que fue,
lo que es y
el qué dirán.
Viste que tu sangre
no era real,
no era inmortal,
aquellos nudos
apenas se podían desatar.
Este es el final, has jugado
a ser universo
en el grano de arena
más pequeño del
multiverso.
Buscaste canciones
que siguiesen el compás
de los latidos de tu corazón,
pero encontraste sonidos
sin melodía y canciones sin voz
que se convertían en el eco
de toda una generación.
Buscaste poemas con rimas
capaces de hacer girar
el mundo
a su inversa,
pero encontraste palabras
vacías
y
arritmicas
que se desvanecían
a ser contadas, como
polvo y cenizas.
Buscaste pinturas que
pudiesen explicarte
las historias de los fantasmas
del pasado,
pero encontraste cuadros
llenos de formas
inconexas
y colores sin pulso
con nada que decir
y poco que callar.
Buscaste sentimientos
que pudieses abrazar,
pensamientos
que puedieses colgar en
tu pared
y atrevimientos
que pudieses enmarcar,
pero nada resultó
ser tan real
como para atraparlo
entre tus dedos.
No había alma
que salvar,
cielo o infierno
al que acudir.
Buscaste por
puertas de salida
bajo las piedras
y en todos
los rincones
que se atrevían
a ofrecerte algo,
buscaste soluciones
a problemas que aún
no se habían
creado.
Encontraste dos vías
de escape.
Sentir tristeza
por no ser
todo lo que tu mundo
quiso tener
o no sentir nada
y silenciar tus sentimientos
durante un mes,
una semana
o un año.
Real,
elegiste ser
real
y sentir.
Porque por
muy desgarrador
que el sentimiento
pueda llegar a ser
es mejor sentir algo
que no sentir nada
y
desaparecer.
2
sin comentarios 26 lecturas versolibre karma: 30

Señorita Ojos De Papel

Cantas a la soledad
Cuando estas sola
Dibujas paisaje en tu añejo cuaderno
Pintas colores entre las grises nubes

Disfrutas la calma
cuando se hace de noche
Disfrutas la calidez del verano
Para quitar viejos fríos
Del invierno

Contemplas la luna
y sus estelas
con tus ojos navegantes marcas el sur y el norte
con tus dedos creas el cosmos.

Con tus delicadas manos escribes un poema
En tus manos la lapicera
Se desliza sobre la liza hoja
Escribiendo bellas
Prosas

Con la tina
dibujas
El templo de tus rimas
El encantador poeta que te inspira
Sus palabras que te inspiran

Sus versos que te enamoran
Cada vez mas,
Señorita de ojos de papel
Le dedico este poema

Sin titubear
Basta con decir que es
La dueña de este corazón.
leer más   
13
8comentarios 57 lecturas versoclasico karma: 127

Agua

Soy el remero desparejado,
¡qué agravio!
Ahora al oír crujir los maderos
sé que puedo imbuirte
en las cacofonías de mi mundo incierto.

Me aguijona tu sonrisa, tu alma.
Por eso me retiro boqueando
a mi inmundo camastro,
trasegando los últimos días de dicha;
mi vida….

Los embistes de las olas
son envites para gozar de ti en la proa.
Subo circunspecto y sigiloso,
transito en pasadizos angostos…

Y sólo recuerdo el recodo de mi Ser en la barandilla,
y que a la bitácora suplicaba dónde te hallabas;
mi alma rimada.

Alma rimada.
Marisa Béjar, 11/10/2018.
leer más   
20
16comentarios 122 lecturas versolibre karma: 148

Colinas

En esta colina residen las voces,
las rimas del Sol,
el ocaso de las sombras,
el nervio y la pulsación del tiempo
extendidos a través de las raíces
y de su tierra libertaria.

Y si la lluvia refleja
la soledad en nuestras ventanas,
si se allega a nosotros
propensa a caer
sobre nuestro cabellera tímida,
disuelta en llanto
de chaparrones tristes,
hagamos con sus aguas
y con el lenguaje de las piedras
un puente con el que cruzar
los barrancos de la servidumbre,
hagamos con su dolor
nuestra alegría,
el renacer con su llegada.
leer más   
18
14comentarios 87 lecturas versolibre karma: 127
« anterior1234514