Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 2385, tiempo total: 0.009 segundos rss2

Desde la ventana imaginaria

Desde la ventana imaginaria.

Las hojas bailan con el viento,
dan el paso balseando entre los árboles
los sentidos y las emociones.
Dime acurrucada alondra que vuelas sin destino
por los techos azules anaranjados extremeños
en direcciones prohibidas
sin horizonte y planeando los surcos que el arado hizo
sembrado el trigo.
Alineaciones perfectas entre los olivos y la vid, con las manos del hombre con dolor y trabajo realizó.
Olor húmedo de tierras rojas como la sangre y el sol
los verdes plateados y carruaje en la orilla de los caminos
charcos plateados de agua recién caída.
Al lado los musgos, la romaza, berros, y tréboles recién nacidos.
Llega el aire puro desde el otro lado del bosque de encina
sin querer nos avisa de una gran tormenta,
rayos y relámpagos plateados con furia caen,
sobre un suelo verdes y ocres, en este otoñal infierno del esperpéntico día a día de estos tiempos caóticos y convulsivos.
leer más   
10
1comentarios 73 lecturas versolibre karma: 112

"Dulce y clandestino"  vídeo

I
Eras, aquel dulce amor clandestino
que endulzaba con su miel, mi destino

Haciendo de mi vida, una gran danza
de cuerpos tibios, llenos de confianza
que no cayeron en desesperanza...
mas, con el amor hicieron alianza

Y furtivos deseos en los besos...
confirmaban nuestros grandes excesos.

En noches, tus ausencias recrimino
te pienso y deseo, pongo en balanza
todas las noches de dulces procesos

II

y el resultado, sigue siendo el mismo
te amo con tan sublime misticismo

que lo clandestino será el aliño
que condimente nuestro amor, ¡cariño!
y con sendas flores rojas yo tiño
la gran pasión que brota y deja un ciño,

en nuestras miradas, ondas cercanas
que halagan nuestras pieles porcelanas.

Nos sumergimos en un rico abismo
que conscientemente el ojo le guiño…
y suenan en nuestro amor las campanas.



Clementina Bravo Rivera
Cleme_Eternamente
01 de noviembre de 2018
Arica - Chile
27
23comentarios 176 lecturas versoclasico karma: 143

La escribiste, ella vivirá para siempre, en cada torrente y revolución

Vuelvo a sacar el libro de la estantería y
miro tu foto,
la mirada de tu poeta favorito todavía la veo. No puedo
evitar odiarlo.
Lo arrojo a la calle.
(¿De qué estamos escapando?)
Amas a una mujer por el resto de tu vida. Todavía
está caminando por la ciudad.
--- La escribiste,
ella vivirá para siempre,
en cada torrente y revolución.


.
Ella pertenece al mundo.
Pero nunca supo que sus
apasionados ojos azul grisáceos
pertenecían al cielo.
¡Esto es el destino!
Esto no es simbolismo en la poesía,
es una vida que no se puede simbolizar.




Torturar la vida de un poeta.
Esto hace que tus ojos nobles nunca se enfrenten a la nada.
Luego observas toda la Tierra,
como una mirada que se arroja al exilio,
como una llama que es la más íntima,
como la desesperación; desesperada.
Está aterrizando en la comarca,
acantilados y castillos al mar
hacia vientos gigantes,
que durante mucho tiempo ha estado esperando así, paso a
paso ...



finalmente capaz de mirar hacia el mar, el
---- cabo del tiempo,
el momento en que se encontró cara a cara
con el viento para que las piedras llamen para hacer generaciones
en el faro vigilante.
Que has tenido una gran cantidad de viento
sino que también permite soportar el más áspero,
has estado recortando castillos de la carne, el viento
que sopla sobre un agujero en la roca al
ritmo del estilo swinging, todavía bajo el cielo ondulante.
Buscando a aquellos que no están ocultos.



¿Qué puedes esperar? No se puede
mirar, es imposible calmarse. Es
imposible medirse con un mar así. Mirar
hacia arriba,
solo el viento corta la luz blanca en el mar sombrío.
Llegas demasiado temprano o demasiado tarde.
Ni siquiera puedes escuchar la tormenta. El sonido de
un chirrido ...
estás volviendo. Cuando
quieres escribir un poema, la
piedra sigue llamando,
y las palabras se vuelven rojas con un viento salado.



Che-Bazan.España
leer más   
2
2comentarios 45 lecturas versolibre karma: 40

Permutable inveterado...(Neosurrealista experimental)

PERMUTABLE INVETERADO
(Neosurrealista experimental)


Pasan por las calles toda una noche por delante,
una calesa caduca, y la luz de los cielos que bebí en los ojos,
sonrisa de los vientos, bañada,
en la dulzura de sus labios rojos, bajo la amenaza de ser cosa sin concepto.

Guardado, escondido en su oscuridad, en la oscuridad propia,
mientras todo da vueltas, en la nada incomprensible,
y más vueltas da, muchas veces, y donde van los cuerpos,
camino de un ensoñador antojo, como milagro,
mientras yo, invisible, soy la promesa de la espina.

Con la fidelidad de claros remolinos, donde navego,
celebrando los puntos cardinales,
que mudarán mi origen, en la predera del mundo dormido,
porque sucede el naufragio que debe,
en la vida, que es el barco del paisajista,
que sabe oír y ver, las caprichosas letras,
siempre entre líneas,
y reconoce a solas su destino, en los devaneos del rocío,
y se insinúa en las palmas de una gélida caricia.

Seré para el cuerpo el lino apaciguante, brío prolífico.
Y ya no más mi ruego sollozante, devorará lo recibido,
ni irá a turbar la indiferente calma...

Ya nada sana, ni perdona.
Donde pasan semanas, en la pared sentadas,
como una sola y libre flor del prado,
dejando preciosas piedras,
y sólo un milagro más entre la hierba.

Me dueles,
carbón del breve engaño, no es nada del vespertino bostezo,
en el cuerpo,
antes que muera de amor la prisa,
y en otra carta, la propia consistencia,
pensándolo bien, no endulce,
aquello que quiero a las diez.

Se hace lentamente eso que pintamos, muchas veces,
en el suave vuelo de la huerta, con sus puertas,
sin saber cómo es, ni cómo será mañana,
el baluarte de la noche.

Las polillas en la ventana, anudan el delirio,
corriendo entre las piernas.
En cuanto se fecunden sus resquicios,
la primavera endulza y endurece,
eso que si se ensalza hiere.

Porque el mundo quedará alumbrado de un horizonte,
donde perderse parece inevitable, en el duelo del andén,
que hiere con un rayo que despierta más allá de lo sostenible,
al silencio, una voz en cada paso, gozoso de la mirada de la luz,
rojo nace, y podría nacer, entre los amarillos un gris.
Porque ha nacido una y otra vez, en un pensamiento sin memoria,
de sentir la fuerza del polvo.

Que solo ciñe los rosales de pura eternidad, en la permanencia inmóvil,
al quedarse vacías, las vidas ajenas,
y otras, como puños enfebrecidas,
prisioneras,
que no conservan nada,
de lo que debieron,
y no hicieron al destino,
en su canto eterno.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
leer más   
12
9comentarios 87 lecturas versolibre karma: 128

Primavera nacida en Otoño

Días soleados de primavera
lluvias en alegre verano
vientos de cambio repentinos
hojarasca de otoño caminos
fríos que congelan en invierno

Primavera y otoño fueron destino,
otoño invernal siesta de verano,
incubando hermosas primaveras,
atrapando los colores del campo,
amarillo, ocre, escarlata
púrpura, rojo y dorado

Nace otoño y con el octubre
crepitan aires fríos que silban
melodías de presagio
volando hojas áureas y rojas
todo duerme, muere
y tímidamente espera y nace

Caé la lluvia fría, moja los cristales,
a través de ellos se ve la campiña
tapizada de hojas amarillas.

Duerme mientras resplandeces,
brilla llenate de oro vestimenta de gala
en tardes de octubre, mira como la vida
se desnuda completa en otoño

Y acunaste indefenso cuerpo
en noches frías de otoño invierno
y alumbraste con tu plata luna
arrullaste con notas que silbaba el viento,
viento que mecía la endeble cuna
hasta hacerla fuerte como el roble

Primavera nacida en Otoño

MMM
Malu Mora
leer más   
20
23comentarios 119 lecturas versolibre karma: 148

Aniversario 5

Casi de repente, ha llegado después;
se han abierto los mares
y han silbado todos los pájaros a la vez.

Y ahora que es después,
te escribo desde el hielo
sentada en una cicatriz que va encerrando el dolor
y le pone un vestido nuevo.
Mi abecedario todavía no sabe cómo empieza,
pero ahora le importa un poco menos,
y sigo escribiendo usando letras,
aunque cante silencios.
He recogido los pedazos de la historia
que tenía por mi suelo
y al abrir la ventana,
casi parecía que hacía sol.
-¿Qué habrá pasado con esa lluvia
tan desesperada?-

Ya no intento hallar respuestas.
He aprendido a coser mis pasos
para que no noten esa grieta de destino irreal,
y camino firme,
sin pensar demasiado en un posible resbalón
-que puedo ser débil, pero me aferro al no-
e intento saber hacia dónde me dirijo.

No encuentro una alegría revoltosa
pero creo
que odio un poco menos esta calma,
que algunas espinas
empiezan a ser redondeadas,
y arde menos la sangre cuando hay niebla,
o cuando llora entre mis brazos Alejandra*.

Al final,
la lluvia inunda todos los poemas
y una siente que es capaz de secarles la pena
aunque sea con un abrazo roto.
Al final,
una deja los ojos rojos
y abre una mirada que comprenda el azul
sin la borrina.

Pasan los días,
llega después,
y el sol acaba por iluminar este cadáver
que noche tras noche,
la luna resucita.



*Diarios, de A. Pizarnik
leer más   
30
11comentarios 100 lecturas versolibre karma: 135

Jazmín

Rosas rojas,
Nunca quise que me dieses una;
Nunca ansié, aquellas cenas lujosas;
No anhelé las pulseras de preciosos metales
Ni los finos colgantes que ataviaban mi cuello.
Jamás miré con codicia
Las copas de vino que palidecen ,
en finas manos enfundadas de tantos engaños.

Platos exquisitos, siempre dejando más que desear;
Nunca dejándome satisfecha,
Jamás estuve satisfecha.

Y aún al caer la noche persistía la careta,
Siempre fuiste todo galante caballero
Incluso en el frío de la intimidad.

Me liberé,
Me libré de las cadenas
que por tanto tiempo me pesaron y me impidieron volar;
Me deshice del espejo que no me reflejaba,
Que no me veía.

Justo a tiempo,
Fue justo a tiempo.

La vida me susurró al oído
Que había llegado la hora de ser feliz cuando lo conocí.
Fue obra del destino, el coincidir ahí,
De esa forma, y, en esas circunstancias de mi vida,
Apareció,justo cuando estaba renaciendo de las cenizas.

Fue su mirada, sus ojos bramaban que los viese,
Fue un grito mudo, cargado de súplicas y esperanza,
Me imploraban que lo viese, de verdad,
Más allá del traje
Y de su sonrisa tan falsamente hermosa;
Y lo hice,
Al instante vi derretida su careta,
Y presencié sus miedos y sus alegrías.

Encontré a un caballero durante el día
Y a un loco poeta por las noches,
Que me tendió su mano
Y me invitó a presenciar la vida pasar frente a mis ojos
A toda velocidad por una desolada carretera a las 3am.

Hallé un demente que le brindó su abrazo a una desconocida,
Sentí como el peso sobre sus hombros se aligeraba,
Sentí como piezas de mi se volvían a unir;
Y lo supe,
Supe que había encontrado un refugio al cual volver por el resto de mis días.

Era él,
Y el destino movió todas las piezas a su favor;
Era él,
Quien se desvelaría conmigo y me escribiría cartas,
Con quien compartiría un spaghetti desnudos en la cama,
Era él,
El que no necesitaba de adornos ni envoltorios,
Él era él, y siendo él
Me hacía inexplicable y absurdamente feliz.

Fue él quien me hizo amar mi cuerpo
Y descubrir lugares que ni siquiera sabía tenía;
Experimentar placeres
Que jamás pensé experimentaría;

Él, loco poeta enamorado,
Que besaba y se aferraba a mi cuerpo cual náufrago a la orilla,
Apartando mi ropa, como si estorbara,
Sintiendo su risa traspasar mis defensas,
Y su respiración entre cortada
Apoderarse de mi cuerpo,
Lo sentía en cada rincón de mi ser
Apoderándose de mis sentidos,
Y no supe más;
Nunca pensé que podría tener tanto
Y a la vez tan poco de alguien;
Y ahí,
En esa arena helada, escuchando las olas prominentes romper contra la orilla;
El fuego nos consumió.

Fue él;
Era él;
Eran sus brazos, su pecho, su abdomen;
Eran sus ojos, su pelo, sus manos;
Eran sus labios, sus exquisitos besos;
Era todo él
Que era todo mío;
Eran sus miedos, sus pecados y su pasado;
Era piezas rotas que yo reconstruiría;
Nos levantaríamos juntos
Más fuertes e imponentes que nunca,
Y juntos alzaríamos el vuelo
Hacia un futuro sin trajes ni caretas
Donde caminar descalzos por las madrugadas
En tus brazos,
Amor mío,
Donde ser feliz.

Yo nunca quise rosas rojas,
Siempre quise un jazmín,

Y al fin te encontré a ti.
13
1comentarios 75 lecturas versolibre karma: 91

Más allá del verso y la prosa (colaboración con @SatanasIsalive)

Más allá de las lunas, más allá de los mares,
están las penas brindando por los mares.
Más allá de gentilicios y fronteras,
están los versos, corriendo en las aceras.

Allá donde la poesía no espera
a que el viento levante las hojas
crece el verso en flores rojas
para hacer una primavera.

Más allá de un corazón roto, más allá de un río frío,
está el cielo contemplando los ángeles caídos.

Más allá en una fuente de escritos,
en un arrabal flores y de poemas,
están eternas letras que no tienen final marchito,
eterna en versos que corre por las venas.

Porque las palabras sencillas
no necesitan presentación
porque la poesia es canción
y es una estrella que brilla.

Vives en poesía cuando lees la vida por las mañanas,
cuando recitas a los oídos de tu lienzo,
cuando tus dedos derraman tinta sobre el sonido de las campanas,
cuando cada amanecer en letras tiene un comienzo.

Que sea la poesía sea puerto, mar y destino
que sus letras borden futuros
para que en lo momentos más duros
la poesía se vuelva camino.
leer más   
13
8comentarios 123 lecturas colaboracion karma: 95

Amor por computadora (relato romántico)

¡Acéptalo Belinda, si te puedes enamorar por el chat!
- "Pero si no conoces a la persona como te vas a enamorar, yo no creo en esos amores pasajeros y volubles, esperaré hasta que venga a mi vida el hombre indicado"

A sí contestaba Belinda a su amiga Rosy pues no era partidaria de este tipo de relaciones en donde las personas sólo se ven en pantallas.

Ella era una mujer conservadora y un poco tímida, pero tanta fue la insistencia de su amiga, que acabó convenciéndola y decide "probar suerte”.

Es así que una noche, luego de realizar sus actividades cotidianas, coge su laptop, se encierra en su cuarto y se pone a buscar amigos. Luego de varias conversaciones y descartando personas del computador, le impresiona un hombre que tiene buenos modales, aparentemente sincero y lo mejor de todo, vive en su país -"Con tantas cosas que pasan una nunca sabe"
-Es así que conectan, se preguntan sus nombres, edades, gustos y la conversación se hace muy amena. Las horas parecen minutos cuando conversan, los dos se identifican, ríen y congenian muy bien. Se encendía la llama del amor...

Todas las noches, el ordenador eran el lugar perfecto para sus conversaciones y poco a poco sin quererlo, el bichito del amor les fue rondando. Ya se les había hecho costumbre comunicarse por el chat y terminaban su trabajo temprano para contactar.

-"Tenía razón mi amiga, no se puede ver a la persona pero se le puede apreciar por lo que habla, porque allí se ve su personalidad y su corazón y eso, eso me está pasando con Luís ¡Dios mío!, ¿Me estaré enamorando?

Se preguntaba Belinda, pues ese ser que llegó su vida la estaba inquietando y sentía ganas ya de conocerlo, de saber más de él, ¡de abrazarlo! Es así que una noche en el ordenador le insinúa inteligentemente una cita. El accede y conciertan el día y la hora.
- ¡Al fin lo conoceré!, ¿será guapo como la foto?, ¿Será realmente amable como parece?...

-Ya pasó media hora y Luis no viene,
Estaba murmurando esto cuando se le acerca un hombre muy apuesto y bien vestido que le dice: ¿Eres Belinda?
- Ella muy nerviosa le dice que sí y el la saluda con un tierno beso en la mejilla y luego un poco nervioso pero alegre y vivaz, le dice -Eres como me lo había imaginado - Era lo quería escuchar y él se lo había dicho, su corazón comenzó a latir fuertemente y se ruborizó y Juan le dijo “No tienes por qué avergonzarte eres muy bonita y dulce, vamos te invito un café en lugar lindo que conozco allí conversaremos más a gusto.

Belinda no lo podía creer era el tipo de persona que había esperado toda su vida, (Tenía ya treinta y ocho años sola, porque no hallaba "un hombre interesante" y había perdido esperanza de encontrarlo) Y ahora el destino se lo ponía al frente. Ella que era tan racional, tan conservadora, sintió el impulso de dejarse llevar por primera vez por este bello momento.

Ya en el café las dos almas se hacen cada vez una, y el corazón de Belinda se siente muy pleno. Late cada vez más, ¡Había encontrado su alma gemela y él le correspondía!

Terminada la conversación disfrutan juntos de un romántico paseo por la ciudad, se sientan en una banca, intercalan afectuosos diálogos a luz del clima fresco al llegar la despedida Luis estampa un tierno beso en la frente de Belinda, ella enternece de amor, quisiera besarlo, abrazarlo. Pero hay que guardar compostura-Hay tiempo para entregarle todo mi amor-Por ahora se contenta con mirarlo tiernamente, sin palabras. El responde con una mirada dulce de complicidad.
Prometen volver a verse.
En el corazón de ambos llameaba fulgurante, la llama viva del amor.

Ya en su, casa, Belinda tiene que replantear conceptos-
"Ahora me doy cuenta que si es posible enamorarse a través del ordenador, yo buscaba un hombre especial toda mi vida y quien diría que en mi laptop lo iba encontrar, ahora sólo quiero ser feliz y disfrutar este bello momento que ojalá se prolongue con el tiempo y podamos llegar a madurar esta bella relación.

Belinda entendió entonces que el amor llega en cualquier lugar y momento y cuando toca la puerta hay que dejarlo entrar, quizás haya llegado el amor indicado.

Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados de autor/copyright ©
leer más   
3
sin comentarios 69 lecturas relato karma: 42

El lustrabotas

Como todos los días al rayar el alba, Juan sale a trabajar.
Tiene un hermano de cuatro años, muy juguetón y una madre enferma por quien velar.
Coge su caja con betún, cepillos y trapos y sale a la calle, buscando su destino, luchando por sobrevivir.

-¡A dos soles la lustrada caballero, dejo zapatos limpios como espejo!

-¡Oye muchacho, lustra mis zapatos, que queden bien limpios!

Muriendo a su infancia, Juan tuvo que dejar el colegio. Pues no le alcanzaba para los gastos de su casa.
Su madre vende golosinas en la puerta de su casa y cuida a su hermano pequeño.

- "Unos años más de trabajo y regreso al colegio,tengo que estudiar para trabajar en algo mejor, comprar las medicinas de mi madre y llevarla a un buen doctor, también para los útiles de mi hermanito que el próximo año irá al jardín".

Con estas esperanzas, Juan trabaja hasta muy tarde, con la sonrisa en el rostro cansado y la barriga medio vacía gritándole siempre su pobreza.

Lustrando zapatos y botas en una Lima indolente y sorda.

Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados/copyright ©
leer más   
7
2comentarios 53 lecturas relato karma: 75

La amapola

Floreció en un campo de trigo maduro, una solitaria amapola roja, inocultable en la inmensidad amarilla, en la que por obra del azar había germinado días antes. Se dejaba llevar por la calidez de la brisa veraniega que mecía su endeble tallo al compás de aquel clónico grupo en el que se había infiltrado sin querer, y por momentos se sentía uno de ellos, feliz en la ignorancia de su auténtica naturaleza. Sonreían sus estambres negros al sentir el roce casual del trigo, silenciosamente envidioso éste, de su colorido único entre aquella homogénea y aburrida multitud.
¿De dónde habría salido, y porque sonreía constantemente?
¿No era acaso consciente del irremediable destino que les deparaba a todos aquella misma tarde?
De cuando en cuando un visitante esporádico irrumpía en sus cavilaciones y vaivenes: era un ser bellamente distinto, irrepetible y que la dejó fascinada, ya que en su breve historia sólo había conocido al trigo, a la brisa y al sol. Era una espléndida mariposa azul.
Su colorido era indescriptible y se paseaba orgullosa
sobrevolando el prado, con la superioridad que le daba la independencia del suelo y lo imprevisible de sus vivos movimientos, formando todo ello una interesante amalgama de atributos que dejaron a la flor doblegada ante su presencia. No pudo más que rendirse y entreabrió sus rojos pétalos, entregada a su suerte para que libara su néctar dulce, para que la acariciara en aquellas zonas ocultas que apenas el viento había traspasado algún día.
Se sintió morir por el intenso placer provocado por las palpitantes y suaves acometidas de su visitante, que la acariciaba con sus alas y al que sintió posarse y aferrarse en el borde de su húmedo cáliz, rebosante de la miel con la que el insecto saciaba su voraz apetito. Y lo hizo hasta dejarla exhausta… y luego retomó el vuelo con un empujón de la brisa y se fundió con el sol, a lo lejos.
La amapola tardó largo tiempo en recuperar de nuevo su pose erguida. Se sentía avergonzada en la medida en que iba tomando conciencia de que el trigo, seco por la envidia, se había dado cuenta de lo sucedido y de que la odiaba al verse incapaz de despertar en aquel increíble ser un instinto semejante. Sin embargo, la flor lejos de arrepentirse era feliz.
Buscó a su azul amante con la mirada en el horizonte y por un momento creyó divisarlo a lo lejos, posada sobre una radiante margarita a la que también brindaba generosamente el placer de sus artes.

¡Ya viene, ya está aquí..! Escuchó murmurar al trigo en un susurro tristemente resignado.
Y sucumbieron ambos, el trigo y la amapola, bajo las afiladas cuchillas de la siega.
En su lecho de muerte, la vivacidad de sus rojos pétalos se fue apagando, y pudo percibir un latido también cesante en su interior…Se sintió extrañamente afortunada en su agonía y sus estambres negros sonrieron por última vez.

Canet
leer más   
10
6comentarios 232 lecturas relato karma: 44

El chachachá del tren

Hora punta AM.

Apenas ha amanecido y el rebaño se agolpa en los andenes de la gran ciudad. Una locomotora tras otra. Cada pocos minutos se abren las puertas de un tren hacia la rutina.

Vagones atestados de hormigas rumbo a su quehacer. Se palpan, se respiran, algunos se mezclan y otros se esquivan. Sobresalen hombres trajeados y mujeres con carmín, ataviados con carteras y agendas digitales, los que empiezan la jornada más frenéticos. Otros, rostros cabizbajos, se bostezan, abatidos, es la cara de la resignación de la obligación.

Las mañanas son calladas. Viajeros solitarios entre los dietarios, los libros madrugadores, los apuntes de escuela y evasivos auriculares. A veces escapan del letargo ante un móvil ajeno que agobia la rutina, alguna alarma aún sin desconectar, el papel indiferente que posan los mendigos en sus rodillas, el instrumento de un músico que en ocasiones aligera y dibuja sonrisas, y otras tuerce el gesto de los rostros abstraídos en sus tareas.

Parada tras parada, unos salen aliviados, otros cogen aire para hacerse un hueco entre cabezas y carteras, otros desploman su sueño sobre el hombro del asiento de al lado, que se retuerce y sobresalta.

Por fin llegas al destino. Te apeas y te desplazas entre obstáculos presurosos, hormigas que tropiezan por posar el primer pie sobre las escaleras mecánicas, como si de atrapar la miga de pan se tratase.

Unos, tranquilos, a la derecha forman civilizados una fila calmada; otros, los frenéticos, a la izquierda, se sortean y avanzan peldaños a la carrera apresurando los talones contiguos.

Es el rebaño, caballos zarandeados que corren apresurados antes de que el patrón cierre la puerta de la cerca.

Ya está, han llegado a su particular fábrica. ¿De qué? De objetos, de ideas… no importa que sea si no se pueden fabricar sueños.
Altas dosis de cafeína y afrontar otra jornada frente a la ventana del quehacer; esa pantalla sucia que anuncia caravana entre teléfonos que suenan bajo los rayos de fluorescentes que a veces creen parpadean.

Pupilas resecas. Frotar de ojos. Es la hora.

Ya es de noche en el corazón financiero de la ciudad. Pero los pasos siguen acelerados. Corren, no tienen prisa, pero no son capaces de descender el ritmo cardiaco.

Otra vez la misma boca de metro, el mismo andén, en hora punta PM.
Mismos rostros con distinto disfraz. Camisas arrugadas y americanas al hombro, caras desempolvadas y descoloridos pintalabios.

Otra vez. Se respiran, se mezclan, se miran pero no se ven. Ojos rojos, cuerpos cansados, botones desabrochados, tacones que cambian de postura… Mentes abatidas. Es el rostro cansado de la gran ciudad.

Pero las tardes son bulliciosas. Algunos solitarios regresan con compañía. A saber, a veces, a contrariedad, el pesado del departamento financiero, el colega de clase que no te habla en el recreo y ahora se muestra amigo… y otras, cómplices, que despotrican la jornada, cotillean, conversan…

Más susurros, más melodías móviles, más ecos de conversaciones ajenas. ‘Acabo de salir’; ‘ya llego’, ‘estoy a solo dos paradas’…
‘¿Has hecho la cena?’

Un día menos a contar. Las hormigas se retiran a su madriguera. A saber, unos a continuar quehaceres domésticos, otros sofá, reality show y a caer rendido en el sofá. Los más desorientados, copas bien frías y apuradas que el trabajo lo merece.

Mañana se pondrán de nuevo las calles para la cotidianidad de los robots urbanos.
4
sin comentarios 93 lecturas relato karma: 28

Una Historia de Amor

Parte Uno

Dicen que las historias de amor como esas que llenan incontables paginas en los viejos libros, solo existen en ellos y ya en el mundo no se encuentran.
Dicen que ya no existen dulces niñas de 15 años que entregan su inocencia por amor y que ya no hay jóvenes tristes que acaban su corta vida por su ausencia.
Esto aunque impregnado de verdad no es del todo cierto. Aun hay algunos valientes con el corazón como coraza que regalan rosas rojas y llenan largas esquelas con palabras poéticas.
Y se aman, y se aman en silencio escondiendo sus sentimientos de este mundo enfermo que ve con malos ojos las historias con finales "...Y vivieron felices por siempre..."

Para muestra de esto les contare la historia de dos muchachos que aunque en polos opuestos vieron nacer su amor entre los cortos escritos que lograban enviar en los veloces mensajes de texto.
El era un muchacho callado, una singular mezcla de juventud y de un alma vieja. Y ella un inocente lirio que mas allá de toda duda echo raíces entre las piedras y los espinos.
Ellos a mi modo de ver son la muestra mas palpable que el destino premia a esos valientes que mas sufren, o a aquellos pacientes, que mas esperan. Se encontraron, ellos se encontraron y se unieron sus caminos bajo el mismo cielo que se empeño tantas veces por las lagrimas que solitarios, dejaron cae en ese profundo silencio de sus noches frias.

Ella le enseño a ese ser solitario y esquivo a caminar con confianza y sin miedos tomados de manos y el le enseño que podrían tropezar, pero que jamas se atrevería a soltar su mano.
El le enseño muchas cosas viejas que había guardado con el paso de los años pero que al ella poner sus manos sobre ellas brillaron con todo el color que tienen las cosas cuando son nuevas.
A diferencia de muchos ellos deshojaron su amor lentamente, quitando uno a uno los petalos hasta llegar a los delicados pistilos, no fueron rápido porque para ellos el tiempo no era problema, presentían y mas que presentir, sabían, que eso que vieron nacer entre ellos, no era cosa de un dia, sino hasta el final de sus vidas.
5
sin comentarios 35 lecturas relato karma: 63

Acuarela natural

Tan maleable,
tambaleante;
tan descosido,
y sin sentido.

Desordenada
sin separarse,
llena de gotas
tan ordenadas.

Puras, caóticas,
son nuestras aguas.
Simples, armónicas,
complejas flautas.

Atravesando
los mares,
los ríos
y océanos,
marchan corriendo
las gotas
del agua dulce,
salada
y sin color,
como si fueran
a su destino.

Hallan camino
a cada paso.
Cuales serpientes
trepan nadando.

Colores tierra,
verde y violeta,
suavizan rojos,
y azul turquesa.

Curvas sensuales
sufren la pesca,
las cazas,
y demás mierdas.
14
3comentarios 72 lecturas versolibre karma: 90

Imaginaria ventana

Desde la ventana imaginaria.

Las hojas bailan con el viento,
dan el paso balseando entre los árboles
los sentidos y las emociones.
Dime acurrucada alondra que vuelas sin destino
por los techos azules anaranjados extremeños
en direcciones prohibidas
sin horizonte y planeando los surcos que el arado hizo
sembrado el trigo.
Alineaciones perfectas entre los olivos y la vid, con las manos del hombre con dolor y trabajo realizó.
Olor húmedo de tierras rojas como la sangre y el sol
los verdes plateados y carruaje en la orilla de los caminos
charcos plateados de agua recién caída.
Al lado los musgos, la romaza, berros, y tréboles recién nacidos.
Llega el aire puro desde el otro lado del bosque de encina.
Sin querer nos avisa de una gran tormenta,
rayos y relámpagos plateados con furia caen,
sobre un suelo verdes y ocres, en este otoñal infierno del esperpéntico día a día de estos tiempos caóticos y convulsivos.
leer más   
9
5comentarios 126 lecturas versolibre karma: 87

Lágrimas al mar

Lágrimas de rojo intenso bañan las aguas frías del martirio de mi soledad.

Lágrimas perpetuas golpean las rocas atrapadas en la noche ,arrastrando al barro de la desventura mi consciencia que intenta zafarse del ancla encallada en mi penitencia .

“La arena invariable absorbe el destino del mar”.

Las minúsculas gotas de llanto que mis ojos paren,son como rojas huellas que se confunden y extravían en el sendero a las aguas profundas y recónditas del mar tenebroso,dejando algo del dolor esparcido en la superficie del revoltoso oceano.

Las inoportunas lágrimas rojas caen desesperadas golpeando repetidamente las rocas perpetuas que no sucumben ante el parto inclemente de dolor infligido por mea culpa a mis ojos casi fallecidos .

Mi voluntad sucumbe complaciente a los vestuarios del mar, exponeniendo la congoja y la agonía de mi soledad entre los arrecifes huérfanos del mar .

“La vida se esfuma entre lágrimas rojas.”



JOSE LARA FUENTES
leer más   
6
2comentarios 123 lecturas versolibre karma: 70

Venezuela de colores

Verdes forrados de verdes,
cuidando rojos futuros
rojos contando los verdes
que reciben sin apuros;
negros los destinos patrios,
que se nos hacen muy duros,
manejados por los rojos
que nos prometen futuro.
Charly
leer más   
3
sin comentarios 44 lecturas versolibre karma: 60

Labios rojos

Labios rojos como besando sus ojos
labios carnosos escribiendo pensamientos
pecaminosos, invitando, erotizando
en su forma las mil formas de besarlos…

Y sus ojos persiguen el recorrido
de un labial obsesivo y detallista
que muere acabando obsceno
en cada comisura…

Los labios invitando con descaro
a susurrar al oido, a querer despintarlos
a morder esa boca…

Y las miradas se besan
con sonrisas entreabiertas
y las bocas se buscan y alejan
antes de la invasión que se acerca
que se entrega en un suspiro
apasionadas…

Y a los labios las bocas
y a las bocas las lenguas
interrogando al deseo
hasta ahogarlo, erizando la piel
humedeciendo los sentidos
que reclaman la entrega
inmediata del placer…

La entrega
esa que comienza
y acaba a boca pintada
a labios desnudos
abrazando el deseo
en cada movimiento
gimiendo al ritmo
de ojos y piernas abiertas
al vértigo del vuelo
de labios pintados abiertos…

soundcloud.com/lola-bracco/labios-rojos (Lola)
20
6comentarios 158 lecturas versolibre karma: 129

Un destino

.
Todos tenemos un destino
y aunque creamos que lo estamos cambiando
sólo lo seguimos, ya está invisible marcado
no hay forma de adivinar cada paso
y mientras él espera al final del camino
para cerrar su libro, nosotros insistimos en desviarnos…

soundcloud.com/lola-bracco/un-destino-corto (Lola)
18
8comentarios 196 lecturas versolibre karma: 126

Destinos

.
Me encontré camino a tus ojos, la luz del día

reflejo de cada luna, de nuestras noches,

y siempre llegamos, y siempre destinos

yo tuyo y tu mío…
(Lola)
.
18
4comentarios 165 lecturas versolibre karma: 106

Señor destino ® ©

¡Estimado señor destino!
Quiero hoy que lo veo
ya que es tan difícil
lograr coincidir con usted.

Aprovechar en decirle
¡Cuánto le agradezco!
Toda la felicidad
que he tenido
y que le agradezco
las penas también.

¡Señor destino!
Quiero de usted
un gran favor
quiero que me envié
todo cuanto tenga para mí.

No se guarde nada
quiero por favor, ¡Señor destino!
Tenga la plena confianza
que de mí
no tendrá
ningún reproche.

Tampoco quiero
que me tome usted
como a un beligerante
o un irreverente
no es que
busque yo plantearle
una suerte
de reto o desafió.

No, no es nada de eso
mi estimado
¡Señor destino!
Tan solo quiero
manifestar a usted
que por dicha
he tenido la gran fortuna.

De saber entender
que cada golpe
ha sido para mi bien
algunos para correr
otros para detenerme
aún en plena carrera.

Supe ver
que las caídas
no eran el fin
solo la pausa
para subir
un poco más.

He podido comprender
¡Señor destino!
Que quienes han partido
de esta vida
han sido llamados
para ocupar alguna nube.

Sé también
que aun con dolor
otras personas
han entrado y salido
de mi vida
no para hacerme mal.

Por algún
designio místico
si no que
han sido
otras pequeñas pruebas
para fortalecer mi vida
y mi espíritu.

Sé bien
que debo tomar
el vino por vino
y el agua por agua
sé bien
que se sufre y se llora
pero también
se ríe y se goza.

Pues son estas emociones
el sabor y la fragancia
de la vida misma
es por ello, ¡Señor destino!

Que al entender esto
le agradezco tanto
pues comprendo
que hay
más tiempo que vida.

Porque es cosa suya
¡Señor destino!
esto de que la vida se va
pero el tiempo se queda
por lo que es mejor disfrutar.

De todos y cada uno
de los momentos
de nuestra vida
y no puedo
si no reiterarle a usted
mi solicitud para que
por favor me envié.

Todo, absolutamente, todo
lo que tiene usted para mí
estoy enterado de que no es
tan importante lo que quieran
o piensen los demás de mí.

Si no qué lo que cuenta
es lo que yo
pienso de mí mismo
y por fortuna
también he podido ver
que no es usted intransigente.

Y que de cuando
en cuando
a quienes
se esfuerzan mucho
y aprenden ese arte
¡De la fe!
Aun siendo usted
¡El señor destino!

Les permite crear
un destino propio
no quiero ya
entretenerlo más
entiendo lo ocupado
de su agenda
que gusto ha sido
conocerle y poder saludarle.

Por favor continué usted
con su camino
y sus planes
y no tenga más pena
por mí
que yo sabré
entendérmelas siempre
con este mi destino.


Carlos Luis Molina Lara
9
sin comentarios 64 lecturas versolibre karma: 104

Destino o condena

Había intentado huir pero, como si viviera un bucle maldito, siempre acababa en el mismo camino, franqueado por el verde frescor de las hojas de las viñas que tanto le recordaba otro frescor; el sudor de aquel cuerpo del que conocía todos los rincones, incluso los más oscuros y cálidos.

Había intentado quemarlas. Llegó incluso a acudir a ese camino con cerillas y un botellón de gasolina. Las pisoteó, arrancando sarmientos y ramas vivas para preparar la hoguera. Pero no podía soportar la idea de reducirlas a cenizas. Sabía que la viña tenía alma y encerraba el secreto de su verdadero amor.

Había intentado concentrarse en cultivar girasoles, pensó que sería una buena elección: los girasoles son bellos y fáciles de cuidar. Los girasoles se esforzaban mucho en crecer y contentarlo. Los girasoles…
... los girasoles no eran viñas. Pensaba que una vez que has vivido la poda, el llanto de la vid, su resurgir, la vendimia…. una vez que has probado el jugoso fruto, todos los demás cultivos son de segunda categoría.

Había intentado casi de todo. Pero se dio cuenta de cuál era su destino. Maldición o fortuna era viticultor y aquella era su viña.

María Serrano
7
4comentarios 50 lecturas relato karma: 79

Persuadiendo a la muerte

Siempre pensé que el destino,
era el conductor de mi vida,
pero un día se hizo trizas,
al chocar con la muerte.

Y ahí estaba la suerte
salvando mi desventura,
trazándome la fortuna,
de terminar siendo un ente.

Entonces le ví los dientes,
a la muerte muy de cerca,
pues ella era una terca,
que me quería igual consigo.

Le expliqué que mi destino,
había chocado con ella,
y con mucha sutileza,
me fuí cantando bajito.

Así que ví que el destino,
puede cambiar con la suerte,
y que puede evadir a la muerte,
si yo la persuado primero.
11
4comentarios 39 lecturas versoclasico karma: 113

El amor es un juego

"Suspensión de la incredulidad "
se llama el juego poético en el destino.
Por más que con cartas sin marcar
Juegue la muerte como un adivino.

Cae el sueño
del lado de la mala suerte.
Pierdo al apostarle
a mis ilusiones tan fuerte.

Como un atroz jugador,
me juega su peor
carta el amor.
Se ve que mi corazón
siempre es un mal apostador.

Cada baraja como la última
Juego por su belleza,
Como todo enamorado,
voy jugando mi destino sin certezas.
leer más   
26
16comentarios 130 lecturas versolibre karma: 100

En cada vuelo

Persigo la vida, esa que vuela sin destino
sobre el mar, y se lleva con ella mis sueños
para que vivan y siempre vuelvan
en cada vuelo hasta mi…

Yo la persigo, a la vida
y ella distraída disimula y me espera
porque le gusta sentirse en mis vuelos
en el vértigo contra el viento
y me abraza cuando regreso
a mi playa, dándome por vencida
sólo hasta el próximo intento
cuando extienda mis alas
y ella venga conmigo…

soundcloud.com/lola-bracco/persigo-a-la-vida (Lola)
24
13comentarios 251 lecturas versolibre karma: 125

Fueron mis pasos

No fui yo, fueron mis pasos errando el camino
buscando esas huellas que unieran sus destinos
y el corazón ilusionado le cantaba incentivando a sus latidos…

Fueron los pasos màs bellos
esos calzados de ilusión
que bailan mientras caminan
que besan el polvo de cada estación…

Y mi yo, expectante contaba las horas
los días y meses, de un caminar solitario
con los ojos agotados del desvelo
desvelo ilusionado del amor…

Y al amor, que sin huellas buscaba
y al camino seguido por la intuición
y los latidos cantando repetida veces
desentonando mi canción
con la mirada brillosa y cansada
buscando en otros ojos el amor…

Y fueron los pasos del tiempo
uno o dos años, tropezando por cansancio
buscando a la deriva ese amor en alguna tierra
prometida…

Y un caminar que sin perder la esperanza
y sin ninguna huella de pista, siguieron sin brújula
ni mapa, hasta llegar desarmado de coraza
y armadura, a tu corazón.


soundcloud.com/lola-bracco/no-fui-yo (Lola)
28
6comentarios 136 lecturas versolibre karma: 135

Labios Rojos



Labios rojos, labios míos
cual relámpagos furiosos
retumban en santuarios
de mirlos blancos solitarios
arrebatando como tornados
besos encendidos cantando...
los versos más tristes y eternos
que mojan los ojos morenos
las fibras dolientes del pecho
por estos labios
tan rojos, tan míos
seduciendo corazones mansos
purificadores del alma
tormentosos
por estos labios
tan rojos, tan míos
donde resurge mi voz en gozo
a componer más poesía
tan sublime y loca
como mi boca.
leer más   
18
28comentarios 141 lecturas versolibre karma: 110

Sin futuro, con destino

Fuego ahogado,
la ansiedad le puede,
incapaz de escapar de sus redes,
devuélvele la luz que le has robado.
Tan oscuro y duro,
planeta solitario en busca de su órbita,
rodeado de cianuro, siendo un simple haluro,
Flor marchita en cuentos rotos escrita,
vuelve al sistema, eres el xilema de este poema.
Rezagado en lo antiguo,
dejó de ser el cateto contiguo de su musa,
seno y coseno dejaron de tangenciarse,
para ser solo números sin causa, con ganas de besarse.
Del 13 al 14 una brecha enorme,
consecutivos pero nunca amigos,
amantes en secreto sin futuro con destino,
par e impar simplemente no podían cuajar.
Ocultos tras su desazón,
dejaron de luchar,
empezaron a olvidar,
recuerdos que queman la piel,
separados pero siempre reciprocándose.
leer más   
2
sin comentarios 28 lecturas versolibre karma: 26

Destino

Sus brazos son el más cálido abrigo cuándo siento frío

Sus labios me dieron la fuerza para levantarme cuando estuve rendido

Sus ojos cuando sentí miedo me dieron alivio

Que sería de mi si el destino no te ponía en mi camino.
leer más   
15
7comentarios 74 lecturas versolibre karma: 133

Tres versos perdidos

.Tres versos perdidos en un viento entre dos destinos…

Fuimos a la deriva de un viento triste y perdido
de tantas almas en su vuelo sin destino,
y aún así, tomaste mi mano y nunca nos perdimos
de este amor…

Porque hay amores destinados
aunque todo parezca perdido
y quiera el mundo convencernos
imposibles, sin poder confundirnos
el camino que siguen paso a paso a los latidos
queriendo llegar…

Seguiré, tú sabes que no me rendiré jamás
porque desterramos al partir esa palabra “nunca”
cuando juramos amarnos por siempre en esta vida
o en la siguiente y encontraremos una más…

Tres versos perdidos en un viento, entre dos destinos, el tuyo y el mío, para amar...

soundcloud.com/lola-bracco/tres-versos-perdidos (Escúchame) Lola
24
8comentarios 229 lecturas versolibre karma: 145

El amor no se trata solo de rosas rojas y cajas de bombones

Es duro cuando al amor le toca luchar de lejos
Cuando se agotan las opciones ante la rutina
Cuando se construyen las despedidas
Mucho antes de las maletas
Cuando alguien se va y el otro se queda
Porque el amor no se trata solo de rosas rojas y cajas de bombones
Al amor hay que ponerle varias temporadas de Kamasutra
Algunos poritos de vez en cuando
Salpicar con pimienta los besos para que ardan
Y remodelar la casa para que no aburra
Amar es complejo, complicado, a veces confunde y todo el tiempo duele
Amar es convivir con un ángel y un demonio en el mismo espacio
Dar y entregar casi siempre en proporciones desequilibradas
Levantar un gran peso sobre la espalda para aligerar el corazón
Al amor hay que poner ganas, pero ganas de las buenas de las que te hacen
Construir un avión de cartón e imaginar que vuela
Al amor hay morderle los labios fuerte y dejar que caiga una gota de sangre
Sobre el fuego, para que se encienda la pasión
Regalarle ocasos que parezcan infiernos y noches de sexo salvaje
Que hace el amor no solo se trata de dos espíritus buscando el paraíso
Sino de encontrar el punto exacto donde todo explota
Y no siempre se logra llegar al final de viaje sin saltar al vacío
Con el miedo de que se nos rompan las alas
Pero arriesgarse a no intentarlo es condenarse a no vivir.
leer más   
17
11comentarios 113 lecturas versolibre karma: 119

Divagando sin destino

La primera puerta se abre ,la segunda retumba
frías paredes que cubren mi alma y que calientan mi corazón.
Divagando sin destino en la espera de un querer
sin saber que hacer , pensando lo mismo una y otra vez.

Escuchando tus pasos estremecido por volverte a ver
recorriendo el mismo lugar, sin saber hasta donde llegare .
Victorioso saldré . Por la misma puerta de cual entre
mirare al cielo en señal de victoria

y le gritare fuerte a la libertad
que nada esta perdido.
Cuando uno reconstruye sus esperanzas
que no importa mas nada, solo las personas,
que estaban en cada paso que daba.
leer más   
6
4comentarios 48 lecturas prosapoetica karma: 75

Eché las cartas del destino

Quiero ser tu estación fluvial
la época de ciega
la fruta madura
la infusión de tus noches
la lamparilla de tu jardín
la luna que sale en tu balcón.
oh, mujer de lejanas tierras
eché las cartas del destino
sin consultar ningún oráculo
o sortilegio adivino…

Eché las cartas del destino
apenas salí del confinado silencio
y cuando tú ya las habías echado
hace tiempo…

Si retrocedo pasos...

la vida continúa su rumbo
pero la jugada no es para mí
sino para el viento
y su ruta sin frenos.
Pasaran días
que mi cuerpo
reacciona como el viento,
paso raudo entre mis dedos.

Solo espero que las agujas del reloj
anuncien tu llegada
como un tropel de lunas
apostadas en mi firmamento.
leer más   
16
10comentarios 94 lecturas versolibre karma: 147

En algún tiempo

Aunque la vida y el destino nos separe
quizá algún día dejaremos de ser
dos peregrinos más en este mundo
en busca del preciado amor,
hay que hacernos la ilusión
que un día, se unirán nuestros destinos.

MMM
Malu Mora

imagen tomada de internet
leer más   
29
33comentarios 192 lecturas versolibre karma: 135

Estrella de miel

Quiero verte por el cielo
De mi piel,
Dulce y fulgurante,
como una estrella de miel.

Muero por dentro
al sentirte lejos,
Como se mueran las medusas,
Cuando se miran en los espejos.

Déjame comerte el corazón,
es Canibal mi ilusión.
Se que es mi alimento,
cada migaja de tu sentimiento.

Bésame con tus labios
DE MOLINO,
que los míos están hechos de aguas
que quieren fluir por tu destino.

Solo quiero guardarme
En el rincón más pequeño de tu interior,
Como se guarda un prado
Dentro de una flor.
leer más   
17
8comentarios 96 lecturas versolibre karma: 131

Un abrazo hace destinos

Tus ojos delataban bríos.
Al encuentro llegaron los nervios;
la risa y los desafíos
un abrazo cerró antiguos desencuentros
ahora las letras son más que signos;
son ojos pardos, cabellos lacios,
son un alarde de fuegos vividos
son unos seres que abrieron sus
tiempos y sus espacios,
son dos amigos que escriben cantos
sin música, sin pasiones
pero sin llanto,
porque un abrazo...
a veces hace destinos.
Charly
leer más   
11
2comentarios 87 lecturas versolibre karma: 129

" Sin mi... "

Yo no me resisto
cuando al viento pasas
despeinando cada pensamiento
haciendo de mis mejillas caricia
enfriando mi boca
congelando mis palabras
donde crees que olvido nombrarte
sin saber que mis labios mueren
en cada suspiro, por besarte…

Y me desnudo a tu paso
para hacerte el amor con la piel
y guardarte envolviéndome
y me perfumes
con todos los aromas
que del mundo mezclas
sólo para amarme a mi…

Me rindo sin batalla
me entrego a la locura
de amarte, en el viento
besando al mismo aire
provocando tu llegada
cada día
con una trenza
en la espalda
para despeinarme
en la pasión de tu abrazo
siempre de paso
a otros destinos
sin mi…
soundcloud.com/lola-bracco/al-viento-pasas-poesianomada (Lola)
20
3comentarios 110 lecturas versolibre karma: 144
« anterior1234550