Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1876, tiempo total: 0.006 segundos rss2

"Dichos"

Dijiste que la distancia era levedad
las abruptas rocas
pájaros ingrávidos celestes
dientes de pluma en el paladar
arpegios de espuma
en el acantilado agreste
de la orquesta soledad.

Dijiste que la saliva era manantial
embestida sorda de fluidos
vuelo líquido de néctar prohibido
en la lengua desnuda de la verdad
colores de menta comprimidos
en las alas abiertas de un quetzal.

En este delirio ungido de eternidad
mezo las espigas del momento
con las yemas de un suspiro sin edad
asciendo en el gemido de las amapolas
hacia tus labios de salvaje trigo
te callo me siembro beso hasta el olvido
y no me importa lo que digas
ni lo que dirás….

www.youtube.com/watch?v=QEphsKl1g9M God Is an Astronaut - Forever Lost
leer más   
9
2comentarios 52 lecturas versolibre karma: 125

Tristeza

Busco la soledad
Encuentro talvez
Una profunda oscuridad
En el fondo de mi corazón
Vez!?
¿Como he perdido mi razón?
O
Como mi frívola honestidad
Se ha puesto a mi revez

Camino en la vereda
De esta profunda melancolía
Donde solo tengo,, :
Lo que me queda de vida...
Lo que me queda de alegría...
Lo que me queda de ese sueño donde estabas conmigo...

Ciega es la razon de esta tristeza
Es como una sombra
Encima de mi tácita alma
¿Seré acaso? ¿Un Prometeo encadenado al anhelo de una pureza?
Por eso no puedo, ir, robar el fuego,... iluminar mi penumbra,
Me quedo atado a la soledad, melancolía, sombra
Porque talvez ahí y solo ahí es donde estoy en calma...
leer más   
1
sin comentarios 14 lecturas versolibre karma: 6

Una vez me partieron el corazón en cien mil pedazos

Una vez.
Me partieron el corazón
en cien mil pedazos.
Perdí las ilusiones.
La alegría.
Y las ganas de sonreír...
Caminé por paisajes
que inventó mi corazón...
para no morir de la tristeza.
Anduve entre montañas
Que no existían.
para escapar de la soledad....
Y lloré.
hasta que me dolieron los ojos.
La luna me tendió su mano.
Me secó las lágrimas.
Me acunó en su pecho.
Y me regaló unas alas...de raso.
Baile con las estrellas.
Canté con la madrugada.
Navegué con la lluvia.
Desaté quimeras.
Y escribí poemas con Morfeo.
Y aunque nada volvió a ser como antes.
Volví a sonreírle a la vida
Y a pintar con acuarelas los sueños.
leer más   
4
2comentarios 14 lecturas versolibre karma: 64

Con ojos de otoño

Como fruta madura de final de verano,
voy mirando la vida
con los ojos de otoño.
Soy octubre templado derramando semilla
en parda sementera,
despejando silencios; deambulando
entre mis surcos con los ojos
cerrados.
Evocando primaveras…

Voy tomando la sazón del áspero
membrillo.
Rosa abierta de sangre de granada.
Son mis manos
sarmientos de las vides del tiempo.
Es mi piel
vino añejo, entre soles dorados.
Mi perfume,
el aroma de la tierra mojada.

Soy amiga del aire que estremece mi pelo
y salgo a los caminos a extender mis alas
contra la húmeda brisa que
presagia la lluvia.

A veces,
estoy triste y me visto de niebla
y me escondo en su manto y me vuelvo brumosa
como el cielo en el alba.
A ratos, luminosa,
como sol de mañana
o silente y profunda
como noche
cerrada.

Soy el fuerte aguacero que me inunda
por dentro,
esas gotas primeras que levantan
el polvo,
la llovizna suave que te cala
en el alma
o el torrente feroz de amarga
dentellada.

Soy noviembre que arrastra torbellinos de oro…

Me pierdo por senderos tranquilos y enredados.
(Crujidos de hojas secas
son mis pasos…)
Me diluyo lentamente entre las frondas,
con el pálido sol de la tarde.
Y me miro en el agua…y me siento lejana…
Y remonto
a lo más alto - blanca soledad de nubes -
en el vuelo triangular de las aves.

Unas veces me río. Otras veces me callo.
Y acumulo recuerdos del cajón
de mi olvido,
de batallas ganadas y de guerras perdidas.

Tiembla aún la mirada de la niña
que fui,
guardando mil secretos
entre los pliegues del sueño.
Y tirita mi cuerpo a la luz de la luna
irremediablemente inmerso
en los ciclos vitales de las estaciones.
Ese ritmo inclemente…
de inicios y finales…
Devenir eterno de
los días
y las noches.

Luego vendrá
el invierno
con su capa de armiño
y abrigaré mi corazón
(suspiro de madroño anaranjado)
Y volaré con las grullas a remotos lugares.
Más cálidos…

Partiré con el alba. Cuando nadie me vea…
(Y ese día
mis ojos
lloverán
estrellas.)

Texto y foto: María Prieto Sánchez
Octubre 2018

etiquetas: gente, naturaleza
2
1comentarios 17 lecturas versolibre karma: 26

La musa

Mirad que no he podido estar sin ti.
Un cuerpo sin sombra en la oscuridad,
álgido rostro, cabellos de aroma,
mirada traviesa de sutil sonrisa,
el resplandor en cada paso sin un final.

Respiro tormentas halagos del viento,
olas que vuelcan añicos, huecos sin llenar.
No existe adjetivo a palabras sin letras
me convierto en brisa, puedo volar.

Se diluye la arena uniendo los pasos,
cubro las huellas de un alma rota.
Atajos que mienten, verdades y engaños.
Sin ser seguros, los quieres cruzar.

Búsqueda intensa, memorias vacías.
Detienen el tiempo sin despertar,
la falta de aliento de un existir.
Un grito al vacío, caída en picada.
La colisión del viento en mi cara.

Puedo sentir tu presencia.
Tremendo viaje dentro de ti,
distancias se unen al caer las hojas,
retoños de invierno.
La mirada tímida de fuerte armadura.
Temblor de los pasos con seguridad.

Toco tu alma sanando la herida.
Ensamble perfecto que forma la vida.
Dibujo de un rostro inevitable caída,
gobiernas los sueños en cada estación
Te has vuelto la musa en cada oración.

Anhelos se cruzan simbiosis perfecta.
Ansias tremendas por la oscuridad,
palabras de fuego me estampan de nuevo.
Un cierre de ojos hermosa locura,
que busca encontrarte en la realidad.

Corriges tu marcha de andar cadencioso.
Retornas tu viaje observas mis letras,
un beso de lluvia que moja los cuerpos.
Aliento de vida a mi alma perdida.
Te has vuelto la musa en mi soledad.





Por: WilyHache®

17 de octubre de 2018
5
6comentarios 62 lecturas prosapoetica karma: 71

Tardíamente... (Texto Neosurrealista)

TARDIAMENTE
( Texto Neosurrealista )

Escribió tarde su tierna muerte y tarde su vieja
vida. Fuera de sí mismo en las letras se le veía,
saltando entre nubes escondidas en el bosque
tembloroso, con las manos en la luna, y el hoy
en los cabellos de los últimos recuerdos en el
patio que jugaba.
Con el fantasma de sí mismo,
por el cartón de la calle asolada, vivió poco, y
murió mucho, haciendo de su inmortalidad un
florero con pétalos ciegos, en la raíz seca del
fondo más alto, arenoso cuando duerme el olvido,
y se esconde un manojo de recuerdos en el
espejo del ropero que ya no soporta la escuela.

Y luego dice : La brisa ya no quiere el impulso
del fuego, así que tiraré esta noche en el bote
de basura, donde naufraga el acordeón pensando
en la guitarra de las tardes voluntarias.

¡ Claro que sí !... Porqué dejó la sal de soportar
al mar, el frío del hielo, y el pasar del tiempo...
Arrancándole cadáveres al grito del árbol que se
fuga, leyendo con un lago las últimas noticias de
la ruta más barata al cielo más cercano, con el
perdón en oferta, y la fé de invitado, sin sacar la
lucidez de los zapatos, ni las rodillas cautelosas
del aplauso.

Ningún infierno quiere ser ya su
nodriza, y la cárcel desdichada, huyó sin escribir
la lista que la libertad fuma, cuando corre el rojo
pedestal opaco.

Después, la soledad vuelve a su casa, y se queda
encerrada en el sueño de una alfombra, que pide al
cuarto las paredes confidentes del techo desterrado
por el piso, que a la lepra teme, y toca el perfume
repentino del marfil, y del café recalentado.

Aquí la fiebre se pregunta, y le grita en cada hueso,
del papel, y del dolor sin hacer nada, al salir por la
ventana que destella, y desconcierta al cuarto junto
al cuento rebelde, al saber de los trenes con la ropa
raída en un largo mes inmerso, con las palabras que
muerden las letras del cuarto más pequeño, lavando
al jabón con las burbujas.

Posteriormente, partió a la mitad el último recuerdo,
cruzando a pie lo años, como traficante del pasado,
muerto y amputado, en innúmeras leyendas relatado
con el futuro como prueba, y la miel del calcetín, que
una araña lujuriosa, dejó viudo al saberlo.

Así que pensó en el azul de la lengua ociosa, con la
mano de la máscara inválida, de acuerdo a la inocencia
que arrastra, y derriba la tapa sofocante del cielo, en un
frasco, con la comezón que merece ser hervida con la
pobreza más deseada, en la colina de las ricas plegarias,
del reloj que camina con malicia en los campos irritados
de una gota, empeñada en comprender al corazón sin
conocerlo, desgarrado por la consciencia en decadencia
condenada, y progresivamente desfigurada...

En esa tarde que llegó tarde hasta ahora demasiado.

Autor : Joel Fortunato Reyes Pérez.
(Tanto del texto como de la imagen)


All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Joel Fortunato Reyes Pérez.
Published on e-Stories.org on 05/31/2014.
leer más   
15
6comentarios 56 lecturas relato karma: 135

Siete balas

Siete balas
acabaron con tu vida,
las mismas
qué arrasaron con la mía.
Año tras año he vivido tu muerte.
Ya no pienso
en tu rostro desecho
en esa acera,
o en la sangre qué se mezclo
con la ceniza del tiempo.
Ya no recuerdo
el estar postrada allí
sin poder arrancarme de tu cuerpo.
Me queda el pendúnculo
de la rosa que no logré
arrojar en tu féretro,
sus hojas secas
cayeron una a una.
Por más traicionera
qué dicen es la muerte,
le he rogado mil veces
¡a mí me lleve!
Mas ésas mil veces se ha negado.
Solo me lleva
de la mano moribunda.
Lamento amargamente
la mala memoria de mis años
que me ha robado
el sonido de tu voz,
escucharte llamarme el:
"mamá" que tanto amaba.
Me es inútil y ridículo
quererme abrazar del aire,
creyendo que es en él qué
me visitas. Mi corazón se
paraliza al ver tu rostro adolescente y a tus ojos color miel que me miran en ésa fotografía;
angustia, ira se acumula
en mis entrañas y solo
surge un llanto ahogado e invisible.
De mis labios ya no
salen las sílabas de tu nombre
¿Para qué?
Si van incrustadas a mí,
como segunda piel.
Dime hijo mío,
¿¡Cómo, cómo te olvido!?
De mi soledad eres mi compañero,
de mi alma, brazos y memoria,
mi añoranza perpetúa;
aún si no logro
escuchar tu voz,
y tu sonrisa.
Tu mano invisible estruja
mi corazón vacío.
¡No pude defenderte amor mío!
¡No estuve allí para que ésas balas en mi hallaran su blanco!
Perdón hijo mío.
Sé qué un día
te veré pero dime...
¡Dime cómo te olvido!
leer más   
15
3comentarios 53 lecturas relato karma: 139

Señorita Ojos De Papel

Cantas a la soledad
Cuando estas sola
Dibujas paisaje en tu añejo cuaderno
Pintas colores entre las grises nubes

Disfrutas la calma
cuando se hace de noche
Disfrutas la calidez del verano
Para quitar viejos fríos
Del invierno

Contemplas la luna
y sus estelas
con tus ojos navegantes marcas el sur y el norte
con tus dedos creas el cosmos.

Con tus delicadas manos escribes un poema
En tus manos la lapicera
Se desliza sobre la liza hoja
Escribiendo bellas
Prosas

Con la tina
dibujas
El templo de tus rimas
El encantador poeta que te inspira
Sus palabras que te inspiran

Sus versos que te enamoran
Cada vez mas,
Señorita de ojos de papel
Le dedico este poema

Sin titubear
Basta con decir que es
La dueña de este corazón.
leer más   
12
8comentarios 54 lecturas versoclasico karma: 127

Desde de su orilla

Él me vió, me vió desde su mundo
desde la orilla de su vida, donde no llega el mar
donde no ha llegado, ni llagará ninguna carta en botella…

Pero el me vió
y mis pies en la arena temblaron
con el roce de la brisa acariciando lejano
en su nombre, cuando lo pensé…

Y el horizonte nos llamaba
despidiendo la tarde con su oleaje
ansioso por besar la playa, y yo en la arena
me sentía caracola amando el momento
de sentirlo atardecer en el viento y desnudándome…

Liberó la soledad y mis sentidos
haciéndolo mío en el viento
besando mi boca, y en la olas llegando
y bañando de espuma a mis pies
y en mi cuerpo el deseo desnudo
de pudores haciéndose arena
entregándose a la tarde
convenciendo al mar
que ahora somos
agua dulce y río
y en su corriente
cálida y fría
hacernos el amor
y noche, y bajo la luna
volver a despedirnos
otro atardecer…

soundcloud.com/lola-bracco/el-me-vio-me-vio-desde-su (Lola)
.
leer más   
9
2comentarios 22 lecturas versolibre karma: 121

Mi soledad

He llamado a mi soledad
como compañera de paseo
paseo por la calle melancolía
visitando los escaparates de mis ruinas

Escucha con devoto silencio
y con ojos ebrios de oídos
todas mis lentas agonías
guardadas bajo el candado de su boca

No pregunta el porqué de mis huellas
ni me arropa con un abrazo
aún sabe que es mi almohada
en esas noches de lunas rotas

La quiero allí dónde la busco
para bucear en las voces de mis mares
la detesto cuando impone su aliento
cubriendo mi vida de vacíos
leer más   
17
11comentarios 98 lecturas versolibre karma: 132

Pesadillas

No deseo seguir mintiendo,
se me nubla el pensamiento
En las noches mi desvelo,
en el día floto en el viento.
Un efecto el defecto
de aquel frío en mi habitación.
Que congela la mirada,
y apareces junto a mí.

Un tormento me reclama,
su pregunta ¿dónde estás?
Me has dejado en el olvido sin testigo
la crueldad en la que vivo
Solo insomnio predomina
un vacío la soledad

Hay fantasmas que aniquilan
cuando vuelan sin parar,
Corren, ríen, se evaporan
y la noche sin final
Donde has ido que te busco,
fantasía ya no estas,
Es un eco desmedido,
gritos crueles realidad.

El abismo un remolino
que me arrastra y me sujeta
Ya no puedo respirar,
he caído en las tinieblas
En mi sueño crece el frío,
dónde has ido me has dejado
Pesadilla entra en mi sueño
que me ahoga sin piedad

Me ha cubierto el sudoral,
una angustia mi ansiedad,
Poco a poco se contraen,
comprimidas letra a letra
Las palabras ya no existen,
tengo ganas de gritar.
Se apodera de mi cuerpo,
me consume, me reprime.

Un fantasma me persigue,
ya es de día no es posible,
Sin pellizco en mi silencio
un destello me despierta
Ya no existe algún fantasma
solo almohadas una cama
Ya no existe la verdad.




Por: WilyHache ®


15 de octubre de 2018
5
2comentarios 58 lecturas prosapoetica karma: 68

Renacer

Renace mi alma entre sus recuerdos guardados
en su baúl vacío de voces y viento, y tan lleno de sombras y silencios
donde nos refugiamos del amor, ése que el tiempo sin preguntar se llevo…

Y renace muerta de frío, sedienta de abrazos, con hambre de besos
esos, que guardé conmigo en un mismo recuerdo para mi soledad…

Y en mi desnudo de ahora, respiro en presente
vistiendo metáforas ausentes, aún sin abrir los ojos,
y deje entrar al fin la luz que ilumine un futuro
y me puede ver sonriendo, en él…


soundcloud.com/lola-bracco/renace (Lola)
.
18
4comentarios 52 lecturas versolibre karma: 117

Colinas

En esta colina residen las voces,
las rimas del Sol,
el ocaso de las sombras,
el nervio y la pulsación del tiempo
extendidos a través de las raíces
y de su tierra libertaria.

Y si la lluvia refleja
la soledad en nuestras ventanas,
si se allega a nosotros
propensa a caer
sobre nuestro cabellera tímida,
disuelta en llanto
de chaparrones tristes,
hagamos con sus aguas
y con el lenguaje de las piedras
un puente con el que cruzar
los barrancos de la servidumbre,
hagamos con su dolor
nuestra alegría,
el renacer con su llegada.
leer más   
18
14comentarios 87 lecturas versolibre karma: 127

Amoblando tu vida

De relucientes espejos llenaste la alcoba
de pieles inertes cubriste el sofá,
de finas sedas se lucen tus ventanas,
con magos y duendes cubres tu ansiedad;
de carreras y prisas llenas tus días,
amoblando tu vida...
llenándola de cosas
pero te falta un amor de verdad;
que llene tus espacios, tu tiempo
y tu irremediable soledad.
Charly
leer más   
4
sin comentarios 27 lecturas versolibre karma: 80

Versos de otoño

"Y una mañana despertó buscándole entre las sábanas,

con su rostro húmedo y triste por las lágrimas derramadas,

pero sólo encontró soledad y el recuerdo de su aroma natural...

No había sido un sueño, se marchó para no volver"
3
2comentarios 28 lecturas versolibre karma: 39

El último abrazo

A esta hora que difiere de la suya,
siendo las 2:22 horas de una noche lloviente,
¡invade unas ganas por describir
el último abrazo decembrino!
Afuera patinan los neumáticos de los coches
y los búhos ululan tu nombre.

En las escaleras, uno más arriba; el otro dos abajo,
hasta que las almas llegaron a la misma dimensión.
La mirada iba para los lados,
los cachetes apretujaban las encías,
las cinturas se nivelaban a la misma altura
y el pensamiento almacenaba la grabación.
Las estalagmitas y las estalactitas
de aquellas gotas se reencontraron.

Vestidos, mientras las fibras de los jeans se manoseaban.
La barbilla se posaba sobre el hombro.
Los brazos crucificados se despegaban de los clavos de olor
y rodeaban las espaldas del ser armado.
Los labios descansaron sobre el colchón de los hombros.
Se abrían los botones de las flores
carnívoras y vegetarianas.
Definitivo abrazo asexual, para uno;
libidinoso para el otro,
con movimientos bajos en buena lid.

El corazón de la tía, latía fuerte
y se abrieron los puentes basculantes,
para que circulara el barco cargado de nostalgias.
Un instante, que duró siglos.
El tamaño era el mismo y las medidas diferentes.
Inminente fragmentación de la coraza,
la comunicación y los viaductos.

Un abrazo jurásico, zaguero, jurado entre los jueces.
Sentenciado y cumplido.
Falsetes de amor falsificados susurraban en las orejas
Un abrazo que rompe los esquemas y quema fuerte;
porque las raíces todavía se abrasan
y las semillas de los tréboles de cuatro hojas
están activas, por lo que comenzó su periodo de descanso.

Abrazó de un cactus con las espinas internas,
➖menos mal que no desarrollaron escalofríos➖
Abrazó, dado por todos los abrazos adeudados.
➖menos mal, había suficiente plata➖
Abrazos, validados para lo sucesivo: Años Nuevos y cumpleaños.

Abrazos con ánimos de repetición sólo en sueños.
Para escudarse cuando invada el miedo y los bloqueos.
Para resguardarse cuando la incertidumbre,
el silencio y la soledad aborden el tema.
Un abrazo, de esos que atraen suspiros amorfos.
Uno, que rompe los huesos
y ahora solo las hiedras sostienen el recuerdo.

Terminante abrazo...dolió un poco;
porque se presumía que sería el último,
porque adolece de inolvidable
y no puede subsanarse con otros abrazos.
Porque al escudriñar adentro,
ese abrazo se mantiene cerrado por motivos de lluvia
y las almas se amparan bajo el mismo paraguas,
en diferente planos físicos.

"Si hubiera sabido que ese sería el último abrazo,
hubiese lanzado por las escaleras los brazos".

18 de octubre de 2018.
Xhuvia922
leer más   
4
1comentarios 28 lecturas versolibre karma: 71

Sinfónico Silencio... (Experimental)

SINFÓNICO SILENCIO ...
(Experimental)

De los cuatro tiempos
Insensibles
Alegro agrio del olvido
Andante desnudo de sandalias
Adagio de sufrirse polvo.

¡¡¡ Alegro muerto y movimiento lento !!!

¡Descolorido discorde!
Cratos
¡Qué nada sabe, pensando, cómo siente!
Cronos
¡Qué más puede, sentir, nadie, lo piensa!
Silencio
Sublimado de vapor gaseoso...

La menta en la mente, mantos,
óbitos tácitos mudables insonoros
numerosos engendros elocuentes depravados
marfileño marginal marejada ajado
alagadizo beodo berilo bermejo buitre ...

¡¡¡ Sinfónico !!!

Un perfume de sonidos triangulares
qué alfombran en el jardín
los párpados ahorcados
qué alfombran en el desván
las pestañas ahogadas
qué alfombran en el escritorio
los hogares destazados
qué tapizan en el cielo
las familias descuartizadas............

¡¡¡¿¿¿???!!!

¿Qué hueco quién a esta soledad no ahueca?
¡ Sinfónico silencio!

¿Qué dolor quién a estas pérdidas no duele?
¡ Sinfónico silencio!

En la pólvora de péndulos claveles
Desecados los latidos de los pechos
de los techos, hechos rojos desparramados...

¡ Sinfónico silencio !

En la manta manca la manada muge
perdulario pequén percudido rancajo
gorgoteo del gorigori...

Sinfónico, sinfónico, silencio...

Ignora si llorar ó reír es lo mismo
En la lengua de la cítara
Y en el canto de guitarra y cántaro.
Del
Dolor
Descabezado de los vientres...

Silencio, piedad obscura sinfonía...
El qué puede ver en las tinieblas
Sólo las tinieblas
Tiemblan blandas pesadillas
Cuando la desgracia ajena
Las pupilas de las propias

Lejanas
Se caen al secarse las ajenas
Y humedecerse las cercanas
Pintando____Ahora sí____Las tormentas
En...Las...Graves...Olas...
Saludando
Las arenas
Y las ranas...

¿Cuál pasión dónde a esos lagos no ahoga?
.......Silencio
...............Sinfónico
........................¡Silencio!

¡¡¡Sí es ninguno, es un latido
pero siempre palpitó por el cualquiera
y todos suben al pozo desdichados !!!

¿Cuál amor dónde a ésas nubes no vuela?
Ni sentir, ni pensar, más muerte...

Más ni piensa, ni siente, darse cuenta.
En
El
Sinfónico, silencio......

¿Tendrán ahora, los higos mañanas deshuertadas?

¿Quién qué fabulare un hueco sólo encarna ?
Con el fablar eritrocítico una mueca
Y el hablar atornillando una sonrisa...

Así ha sido y lo será siempre
Hilo desplatado de seis picos
Ser del sinfónico silencio.

Por el más allá
Del más allá de dónde vengo a decirlo...
De la nada

Un poco... ¡Del futuro ayer !.

El albo paralítico del gris
del pálido plomo abundante
óseo lóbrego y umbrío.

Adiós, de tres en tres también trayendo.
Con
Todo y todos
Los obstáculos de páginas versátiles...

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez.
(Tanto del texto como de la imagen)


Lea más: www.latino-poemas.net/modules/publisher/article.php?storyid=5769 © Latino-Poemas
leer más   
12
8comentarios 75 lecturas versolibre karma: 127

Cuando quiero llorar pienso en ti

Me cautiva el olor del hayedo,
su mar que es tierra mojada,
aquí, las palabras maduran
como los frutos, mientras caminas
los árboles besan tus pies,
se desnudan, son piel infinita
que llueve sin cesar, entre la bruma
habita una oca, le arranco
una pluma. Escribo: abrazarse. Incinerar

lo que quede de nuestros cuerpos,

el otoño viene desde tan lejos,
nacimos para abrazar, hay cuerpos
que no saben hacer otra cosa:

arder

sin fuerza, sin grito,
solo con la soledad

aullar como un niño de pecho,

cuando quiero llorar
pienso en ti.

/
leer más   
15
7comentarios 71 lecturas versolibre karma: 130

No Vengas A Decirme

No vengas a decirme
la verdad,
ya no es necesario.
Además,
tengo una grieta
que me aprieta
la garganta,
y siento que… no sé…
que nos pertenecemos poco.

No te preocupes,
aquí llueve desesperadamente
por dentro,
el silencio mide lo mismo
que un océano oscuro,
y anochece en una mañana
de carbón y hiedra.

No ocurre nada más.

A veces, todo es tan sencillo…
Un cielo oxidado
se funde con el agua encharcada,
la ceniza arrugada de las calles
nubla la luz caída del atardecer,
una soledad hecha pedazos
regresa a casa antes que nadie...

Pero sucede
que si pudieras verte
con mis ojos,
comprenderías
que no hay peor tristeza
que la que no puedes llorar.



©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
20
8comentarios 89 lecturas versolibre karma: 131

Desnudez

Desnuda ante el río sonrió
pensando en su pequeño desafío personal
pero no llegó a oír el agua
tampoco a sentir sus pies en la hierba.
Lanzó su sombrero de soles muertos a un hoyo
y esperó...
dorada imagen que su cuerpo y su esperanza no vistieron
mientras su desnudez iba tornándose confusa
y bailaba el triste tango de la soledad.
leer más   
19
15comentarios 118 lecturas versolibre karma: 119
« anterior1234550