Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 5860, tiempo total: 0.008 segundos rss2

Sombras

Hay una sombra que se proyecta
desde un tiempo lejano.
Cubre la mano que palpa,
el ojo que mira
y la boca que besa.
La piel acariciada,
el horizonte visto
y el beso grabado.

Sombras chinescas en la pared
que relatan un cuento sin moraleja.
Retratos de seres que pasan sin peso.
Historias banales que nada dicen.
Proyecciones que se escurren por la pared
como fantasmas huecos y secos.

Sobre la cama se divisa la silueta
de la sombra de tu cuerpo.
Quiero para el tiempo
y dejar imborrable esta imagen.
Cuando ya no estés será esta la forma seguir contigo.

Hay una sombra que acecha tras el viejo armario,
donde se guardan todas las emociones,
en los bolsillos de un abrigo de tiempo.



Hortensia Márquez


Imagen sacada de Internet
8
5comentarios 33 lecturas versolibre karma: 125

Zila

No existe sensación más grande en el mundo que el orgullo de haber nacido en la tierra que amas, el sentir que encajas perfectamente en ella y que no existe otro lugar donde quisieras haber nacido, eso sentió Zila la primera vez que abrió y los ojos y sus padres le dijeron "Bienvenida al mundo". La llamaron Zila que significa sombra y durante un tiempo fue la niña más feliz, pero la felicidad no comparte cuarto con el tiempo y las cosas cambiaron mucho en el país que para Zila parecía ser el mejor lugar para vivir.
El cielo de su casa de tiño de negro, y la noche se hizo eterna para ella y toda su familia, uno a uno de sus vecinos fueron desapareciendo y Zila veía como se quedaba sin amigos con quien jugar. Y a su familia también les tocos emprender el rumbo hacia lo desconocido. Zila tuvo que decir adiós a su hogar, su tierra, sus sueños, sus recuerdos porque en lugar donde solo existe muerte no es buen lugar para vivir. Así fue como conoció el mar y sus peligros, así fue como entendió que la vida no es fácil.
Un día el sol salió sobre sus cabezas y a lo lejos se vio un bulto que sobresalía sobre mar, era tierra, por fin tierra, al menos sus ruegos fueron escuchados por aquel que desde arriba todo lo ve, todo lo escucha y todo lo oye, mientras todo veían con alegría aquel puerto que parecía seguro, Zila veía cambio y el duro de tener que empezar de nuevo en un país donde no se sabía si serían aceptados.
El tiempo pasó y Zila jamás volvió a su pueblo, jamás dejo de sentir que había dejado un parte de su ser en otro lugar, que a miles de kilómetros dejo una vida. Ahora mira el mar con los ojos enjuagados en lágrimas, el mar le responde con una ola que trae el aire fresco de su antiguo pueblo. Hoy la vida es diferente para Zila y su familia pero nunca olvida de donde vino, porque eso es parte de su historia, hoy nacen flores donde antes hubo espinas y el cielo de Zila tiene otros colores, hoy los malos momentos son parte del recuerdo.
En un mundo donde sobran las guerras, viven niños y niñas como Zila que tienen que abandonar sus hogares y muchas veces son separadas de sus familias, en ese mundo vivimos y a veces miramos para otro lado para no verlo, me niego a dejarles ese mundo a mis hijos. Cada día son y más las inmigrantes y refugiados, los abandonados, los desalojados los que tiene que dejar y partir hacia otro país, la mayoría obligados por las guerras y la miseria. Zila puede ser cualquier niño o niña.
Existe una gran valentía en aquellos que dejan lo que tiene por una esperanza de vida, existe una gran enseñanza porque volver no es lo difícil, lo difícil es tener que partir sin saber cuándo se podrá volver.
leer más   
12
7comentarios 49 lecturas concursobac karma: 128

Motivos

Un amor de muchas vidas nos atrapa
entre sus vientos no establecidos,
entre su voz y una llama peregrina,
nos lleva entre sus fauces transparentes
hacia un nido socavado en el tiempo.

Yo era un rezago minúsculo
tú ya eras absoluta y contundente
incalculable e insospechada.
Yo buscaba el canto del mar
y de la estela el silencio,
tú encontrabas la voz misma
y cada eco en la lluvia de tu alma.

En nuestras vidas y nuestras muertes,
por aquello viviendo
y muriendo desde nosotros...
casi en mí
y de ti tan cerca.

Nos atrapa en su manto,
entre sus caminos
y sus naufragios,
en sus regiones no encontradas,
como atrapan unas manos
cada luz
y cada sombra no encontrada.
leer más   

etiquetas: verso, libre
2
sin comentarios 10 lecturas versolibre karma: 29

Tomé el timón como un gran hermano

Tomé el timón
como un gran hermano;
barcos sin destinos
maquinas fuera de este tiempo
aviones de otras galaxias.
Con lágrimas que se desbordan
y palidece
el recuerdo.

Quedé preso
lánguido
y abatido
en los postes eléctricos
enmohecidos.

Una gaviota espera su rebaño
vienen
de lejanas tierras
a mirarse
en el espejo marino.

En la distancia un violín
arde en vértigo
es mi musa ataviada de arpegio
de antiguos tiempos;
de noches oscuras.
Ella me habita
y la noche estalla
en mis pupilas.

mis parpados se cierran
incandescentes
cuando suena el silbato;
los alcatraces
se espantan

avivando la fuga de peces.

www.youtube.com/watch?v=rXNcBy4RvyI

Ramón Pérez
@rayperez
Venezuela
Octubre 2018
leer más   
14
3comentarios 42 lecturas versolibre karma: 119

El Peso De La Culpa

He llevado en mis hombros tanto tiempo el peso de la culpa, que me siento hastiado por la penitencia de un castigo ya expiado.

Cautivo y prisionero de mis miedos que me llevan a mi destierro. Olvidando que siempre yo fui libre de elegir, el destino de mi propia suerte.

Voy reclamando mi desdicha y pena, anclado en un triste castigo ingrato. Mientras voy llorando para consolar la pena clavada de mi desgracia.

Aquella que asumí con desgana hasta verme morir cuando tan sólo me acompañe el clamor, de mis gritos de silencio.

Iván A.
5
sin comentarios 20 lecturas prosapoetica karma: 78

En mil pedazos de un olvido

Lo han destrozado
la luna bajo la sombra es testigo
se esconde en la penumbra
enmudecido por el ruido de la lluvia bajo su sombra.

La tierra está triste por esos sueños perdidos
el alba ha caído en la batalla
en la vana noche lejana
con un reloj despuntando el tiempo que calla.

El polvo que fue piedra
ahora vuela hasta hasta la memoria
llora en su desasosiego
es soberbia irreversible en una tarde oscura.

Queda una joven muerte, sin belleza
sin la esperanza de aliento de los mortales
ciega y fugitiva
como el recuerdo eterno de un día que acaba.

La noche ya no rinde tributo como antes
está cansada
en los ojos refleja su cansancio
son sueños pasados que no volverán jamás.

Solo el verdadero amor no se olvida
por su sonrisa, sin un corazón traicionero
por pedir lo que busca
como si de veras no sintieras el tiempo.

Sin misterio y perdón, solo un pasado
perdiendo el ancla y navegando hundido,
la brújula la ganaste ayer
al juntar mis pedazos de un olvido.

El Mute
16/10/2018
14
9comentarios 101 lecturas versolibre karma: 137

Un abrazo hace destinos

Tus ojos delataban bríos.
Al encuentro llegaron los nervios;
la risa y los desafíos
un abrazo cerró antiguos desencuentros
ahora las letras son más que signos;
son ojos pardos, cabellos lacios,
son un alarde de fuegos vividos
son unos seres que abrieron sus
tiempos y sus espacios,
son dos amigos que escriben cantos
sin música, sin pasiones
pero sin llanto,
porque un abrazo...
a veces hace destinos.
Charly
leer más   
11
2comentarios 67 lecturas versolibre karma: 129

Saturno devorando a un hijo

Las miradas se atemorizan
y nos rechinan los dientes
sellando nuestras retinas
en la encarnación del monstruo
con la voracidad magistral de su pincel
"Saturno devorando a un hijo"

Y tiemblan los cielos
con truenos de espanto
allí, donde en un lugubre rincón
el dios despedaza la vida
con sus atroces fauces
cabellos envejecidos de odios
órbitas que engullen el mundo
y garras despiadadas
esas garras
que aprisionan al cuerpo decapitado
ingeriendo sin piedad
entre borbotones de sangre
hasta la última entraña
hasta la última uña
al igual que el tiempo
con sutil artimaña
y suave guante
devora al ser humano
leer más   
5
4comentarios 36 lecturas prosapoetica karma: 100

!!!Te recuerdo¡¡¡

Te recuerdo...
entre canciones y sueños
te recuerdo...

Plasmaste en mi
la esencia del amor
te presentaste un dia
llena de ti y vacía de mi
y yo lleno de mi sin ti

Me enseñaste amar
no lo puedo negar
entre canciones y sueños...
___Te recuerdo___

Ahora que hago...
si muero sin tenerte
recordando tu silueta
en aquella cama
adornada por tí

___Te amé__
no lo puedo negar
y ahora sin tenerte
te amo aún más...
Dime...
aunque no puedas
que me amaste... de verdad

____Te recuerdo___
entre canciones y sueños
te recuerdo.

Si mi llanto fuese de oro
dueña serías
de un tesoro
lleno de lagrimas de oro

Te recuerdo
aunque se que es un imposible
volver el tiempo atrás
quisiera verte
para solo contemplarte
y en efímeros sueños
volver a amarte

Tu recuerdo me atormenta
no porque te hayas ido
sino porque...
el que me he ido
he sido yo...
de mi mismo

Ya no vivo en mi
pero tu recuerdo...
tu recuerdo permanece
incrustado en mi interior

Quiero llorar...
sí... quiero llorar
no para olvidarte
sino...
para recordarte siempre

Un dia te alejaste
llena de ti y llena de mi
y yo quede...
Vacío de mi y sin ti.

Te recuerdo...
entre canciones y sueños
te recuerdo...


Pablo J. Aguilera G.
leer más   
10
2comentarios 58 lecturas versolibre karma: 131

La esencia de la vida

Permíteme enseñarte el alma al descubierto,
verás que no tiene mucho peso ni valía.
Los envoltorios engalanan la imagen,
el pulido de las capas,
las líneas suaves,
el contorno bello…….
pero en el centro está la esencia viva.
Lo que cuenta,
lo que vale,
lo que pesa su peso, no por su masa
si no por lo que abarca.

Permíteme mostrarte los acantilados
donde vengo a buscar las ráfagas de viento
que me limpian los ojos y airean los besos.
El abismo me regala un eco
que yo atesoro en cada susurro gritado.

Permíteme enseñarte las calles angostas,
los caminos viejos, entre viejas casas y viejas puertas.
Llenitas de pasados, repletas de tiempos añejos
y desprovistas de tiempos venideros.
Me recreo en sus relatos guardados
entre las piedras y las maderas carcomidas.

La esencia de la vida está donde tú quieras buscar.



Hortensia Márquez



Imagen: Dibujo hecho por mí.
20
15comentarios 72 lecturas versolibre karma: 127

De vuelta al pueblo

En una mano una taza de café, la otra apoyada en el pecho. Miraba por la ventana de aquella vieja y desvencijada casa, pensando en por qué la vida la había dado tan pocos momentos de descanso.

No se quejaba demasiado de aquella época, era la mejor que había vivido. Pero echar la vista atrás dolía demasiado. ¡Dolía tanto!
María había nacido en el seno de una familia humilde, hacía ya 68 años, en aquella misma casa del pueblo paterno. La pequeña de tres hermanos y la más rebelde (como decía su madre). Sus padres agricultores y buenas personas, no pudieron estudiar, la vida no les concedió ese regalo. De sus hermanos ya solo quedaba el recuerdo. Su hermano Pedro murió por una sobredosis hacía ya demasiado tiempo y su hermana se casó con un australiano, solo supo de ella durante algunos años, después nunca más tuvo noticias.

Cuando era joven quería escapar del pueblo a toda costa y no eligió la mejor compañía para este viaje. Un verano conoció a Juan y ya nada volvió a ser lo mismo. Su vida fue una sucesión de palizas y sinsabores. Durante años ocultó la realidad a sus padres por no hacerles sufrir. Trabajaba limpiando portales y casas, lo poco que ganaba, él se lo gastara en borracheras y amigos. A consecuencia de las palizas tuvo dos abortos pero con el tercer embarazo todo fue distinto. Cogió una maleta y se fue. Refugio para mujeres maltratadas, lo llamaban.
Estando allí, la vida le dio una de cal y otra de arena. Su marido murió en un accidente de coche, conducía borracho, como siempre. Y días después su padre, de un ataque al corazón.
Se la abrió una puerta de par en par a la que se aferró con todas sus fuerzas. Volvió a casa con su madre. Entre la pequeña pensión, lo poco que sembraran en la huerta y limpiar alguna casa les daría para vivir las tres (eso fue lo que su madre dijo).

Su niña nació sana y fuerte, era lo mejor que la había pasado en muchos años.

Durante algunos años vivieron las tres en aquella pequeña casa, sin tener de sobra pero sin faltar lo más básico. Lo bueno que tienen los pueblos es que todos se conocen y siempre recibían alguna ayuda.
La tienda de comestibles de la plaza, les guardaba algo cuando estaba próximo a caducar o la lechuga que ya no estaba tan fresca. Alguna que otra lata y el pan del día anterior.
Cuando había que limpiar alguna casona porque iban a venir los dueños de veraneo, siempre llamaban a María para ir a limpiar. Limpiaba la consulta del veterinario. Limpiaba, eso era lo que mejor sabía hacer, sin estudios es difícil conseguir otro trabajo.
Los días transcurrían y su nena (Ana) se iba haciendo mayor. Empezó a ver en ella las mismas inquietudes que ya tuvo ella años atrás. El pueblo la asfixiaba. Y por más que quiso quitarle la idea de la cabeza, estaba decida a irse de casa. Quería estudiar, decía su hija. María había perdido a su madre recientemente y perder a Ana le aterraba.
El pánico a que su historia se repitiera con su hija la llevo a tomar una decisión. Vendería lo que fuera y pediría si hacía falta para que su hija sí tuviera estudios y una vida mejor.

Habló con el alcalde del pueblo, Miguel, antiguo noviete de juventud, y le pidió ayuda. No tenía dinero para pagar a su hija un piso donde vivir mientras estudiaba, ni pagar los estudios.
Miguel le proporcionó una habitación en casa de unos parientes, allí podría dormir y comer a cambio de ayudar con la limpieza de la casa. Además Ana trabajaría los fines de semana en un centro comercial para sacarse algún dinero extra.
María trabajó de sol a sol. Limpiaba donde hacía falta, incluso en el pueblo vecino, vendía a la tienda de la plaza lo que podía de sus pequeñas cosechas. Aprendió a hacer gorros de paja, típicos de la zona y los vendía a los turistas…..todo con tal de que su hija pudiera estudiar.

Ana consiguió sacar su carrera de veterinaria. Pero encontrar trabajó en las grandes urbes no es tarea fácil. De nuevo el pueblo volvía a ser la mejor salida.
No fueron pocas las dificultades hasta poder abrir consulta, era mujer, joven y la desconfianza de los ganaderos la hicieron tambalear en más de una ocasión. Pidió trabajo al viejo veterinario, donde su madre seguía limpiando. Le ayudo en las tareas más difíciles. Iba de granja en granja asistiendo a partos o a lo que hiciera falta.

El viejo veterinario se jubiló y le ofreció su consulta por un precio módico. Todo empezaba a cambiar para mejor.

Ahora, María miraba por la ventana, con un café en una mano y la otra en el pecho. Su nieta jugaba entre los garbanzos y las patatas sembradas. Su yerno era una buena persona. Inmigrante, llegó a este país con los bolsillos repletos de ilusiones y el corazón encogido por el miedo. Ana y él se conocieron cuando ella estudiaba. Todas las mañanas le veía en el mercado descargando fruta.
Un saludo, una pregunta buscada para crear un primer contacto. Conectaron pronto y bien.
Ahora juntos en el pueblo con su madre, ella con su consulta veterinaria, él se quedó al cargo de la tienda de la plaza, eran felices y tenían una niña.
Su hija al fin si tenía una vida mejor y ella estaba formando parte de aquel comienzo tan esperanzador.

Cuando una puerta se cierra, siempre hay alguna ventana que se abre.




Hortensia Márquez
4
2comentarios 36 lecturas concursobac karma: 64

Era un poema o una canción

Eran palabras, simples y sencillas
eran instantes y momentos bellos
eran pedazos de fe que se le roban al tiempo
eran precisos y exactos como susurros
de algún secreto.
Eran vidas pasadas, con recuerdos remotos
que te llevan y traen sin apenar mover
un solo segundo.
Era la más original versión de un romance
Algunos dicen que era un poema ,otros una canción
Para mi eran palabras del corazón.
Y volvieron los días de olvido
y las palabras seguían ahí, como colunmas de templo
que el viento no puede mover
Caía el sol sobre el horizonte y nadie se atrevía a moverse
Eran palabras fuerte
palabras de siempre, de toda la vida
Yo no se si era un poema o una canción
Para mí eran Palabras.
leer más   
17
7comentarios 55 lecturas versolibre karma: 120

Renacer

Renace mi alma entre sus recuerdos guardados
en su baúl vacío de voces y viento, y tan lleno de sombras y silencios
donde nos refugiamos del amor, ése que el tiempo sin preguntar se llevo…

Y renace muerta de frío, sedienta de abrazos, con hambre de besos
esos, que guardé conmigo en un mismo recuerdo para mi soledad…

Y en mi desnudo de ahora, respiro en presente
vistiendo metáforas ausentes, aún sin abrir los ojos,
y deje entrar al fin la luz que ilumine un futuro
y me puede ver sonriendo, en él…


soundcloud.com/lola-bracco/renace (Lola)
.
17
4comentarios 49 lecturas versolibre karma: 117

Luna de guadañas

Una noche me sonrió la Luna blanca.

Desde su cara oculta
oculta sentí la invitación de la guadaña,
el brillo atrayente de su plata
esperando afilada para mi,
predispuesta entre las sombras
a responder con sus rescoldos de violencia.

Guardé en la gruta de mis dudas su pregunta.

Me respondió la voz que suena
bajo el umbral de mis portales,
la que pronuncia el nombre
de los amaneceres en mi almohada solitaria,
aquélla que le grita en su enojo y su cariño
al alma grande de hombre pequeño
que aún no concebía en mí.

De su furia nació la persistencia
de nombrarme como soy,
humano aprendiz de las memorias rotas,
tránsfuga de mis cadenas.

Yerto he sido en las pasiones,
intenso e huidizo,
mil veces arrogante,
triste he sido para afrontar mis huellas,
mis surcos en labradíos inconclusos,
pero ahora sé que amo,
aunque entre tantos juegos
haya calcinado otros tantos sueños.

Ahora sé que no me iré,
aún no ha llegado el día de partir
de esta Tierra que pretendo
asaltar con mis pasos peregrinos.

Me esperan las pisadas del silencio
de mis temores y terrores fríos
pero al tiempo la fe
para transformarme en cuerpo fiel
que apriete los dientes y las manos
cuando el miedo los asalte,
me espera la vida completa con sus letras,
con mis versos no nacidos,
guardados en estancias de mi alma.

Queda tanto por contarme,
por contarte,
por contaros…,
tanto como el tiempo de todos los abriles
que han de florecer de nuevo,
queda el llanto que me espera
cuando no me escuche,
cuando no te escuche,
cuando me extrañe y te extrañe,
pero haré que se desplace esta montaña,
rígida roca que me linda,
hasta renacer en la cordura
de olvidar el pensamiento
y crecer en los incendios del ser pleno.

Pleno ser,
habitante en instantes de sus lágrimas,
de la lluvia que de mí brote,
necesaria redención de sal y de cristales,
plena vida,
deseada en el contraste de los mundos,
aceptada en mi sonrisa,
en tu sonrisa,
en la risa que a todos nos escueza
como patria completa de hermandades.

Arrancaré la corona de espinas
que yo mismo clavé sobre mi cráneo
en algún día de mi infancia nómada,
sangraré por mi costado,
abierto el corazón,
perdonando y perdonado,
honraré mi pasado y mi presente,
mi sentir, el tuyo,
el nuestro.

Seré amante desde este fuego intenso
que me roce,
que nos roce y que nos sane
transformado a través de la palabra nueva
que prometo pronunciarme
y pronunciarte.

Amar, amarme,
amarte,
conducir en mis mareas este barco,
dejar de naufragar en mi desidia,
abarcar en la mirada la piedad,
la comprensión de tu fuerza y de la mía,
gritar, llorar, reírnos,
habitantes de esta huerta
que adivinan la cosecha
de los frutos que han sembrado.
leer más   
5
1comentarios 26 lecturas versolibre karma: 86

Dejadez

Suéltalo!
Desenreda el nudo de las amarras.
El clavel matizado no combina con las gardenias blancuchas del bouquet.

¡Suéltalo!
Nadie sostiene la cuerda floja del otro lado.
Los lotos lilas desde algún tiempo se libraron del ancla.

¡Afloja!
Los zapatos prestados te quedan apretados.
Las calabazas han perdido otro kilo.

¡Devuélvete!
La dirección contiene errores de apreciación.
Los documentos de viaje se han vencido.

¡Suelta!
Deja las alas en el techo.
Quédate con el cántaro vacío.
Bota el paraguas roto ya no llueve perlas.

¡Llénate!
Escribe en un cuaderno nuevo.
Produce alergia el polvo de las estrellas.
Las llaves del cofre fotográfico rompen el bolsillo de seda.
leer más   
6
1comentarios 19 lecturas versolibre karma: 86

Allí nos vemos

Hoy separaremos el alma de la mente,
Como separa un carnicero huesos y vientre,
Con una prosa desnuda y peligrosamente adictiva,
Sacada del loco sucio que me domina cuando desciendo...
Con la guitarra , una balada de "Pantera" y la certeza de encontrarte como siempre mirando al otro mundo...
Olvidando que fuiste amigo, te marchas sin ser amado suficiente, sin ser odiado lo justo y necesario...
No hay derrota en esta derrota, no hay más lagrimas ya para la muerte ni más gritos desesperados que alimenten su ego desmedido,
Ya no hay nada, y sin embargo todo sigue, tú mordiendo la tierra y yo caminando erguido,
Tu rostro, olvidado ya a fuerza de dolor y podredumbre, de laxitud en la condena y palidez de flor extinta, tu rostro que tantas sonrisas regalaba se encuentra ahora...¡cenizas! ¿Puedes creerlo? Sin parpadear el mundo soltó una bofetada asesina y maldita, -vaya si fue maldita- ,que rasgó tu espacio-tiempo dejándolo frío y sereno, neutro, eterno y cíclico.
Tú vives más allá , en otra espiral de vidas y sueños , donde las caracolas no dicen ya más tu nombre y la espuma del mar no ahoga los deseos.
Allí donde el Parnaso se mira hacia abajo, allí descansa tu noble ser de alegría infinita y de amor verdadero. Allí nos encontraremos, amigo que nunca consigue borrar el olvido...
Allí nos vemos , allí seremos de nuevo niños que juegan a ser famosos y dan conciertos y fuman porros para reírse y estar contentos. Allí nos vemos, querido amigo, allí nos vemos...
leer más   
4
3comentarios 34 lecturas prosapoetica karma: 68

Colinas

En esta colina residen las voces,
las rimas del Sol,
el ocaso de las sombras,
el nervio y la pulsación del tiempo
extendidos a través de las raíces
y de su tierra libertaria.

Y si la lluvia refleja
la soledad en nuestras ventanas,
si se allega a nosotros
propensa a caer
sobre nuestro cabellera tímida,
disuelta en llanto
de chaparrones tristes,
hagamos con sus aguas
y con el lenguaje de las piedras
un puente con el que cruzar
los barrancos de la servidumbre,
hagamos con su dolor
nuestra alegría,
el renacer con su llegada.
leer más   
18
14comentarios 86 lecturas versolibre karma: 127

El Opúsculo vil de la aurora...Soneto

En mi vademécum azul guardé,
el Opúsculo vil de la aurora,
el triste cantico, velado implora,
el beso tierno tuyo que olvidé.

Ni un peso duro y céntimo fenicio,
nada tiene sentido por ahora,
buscar pretextos y efugios a esta hora,
¿Cuándo llegará el tiempo del juicio?


Si pienso con pasión, es por ti,
tal vez, si, nunca te lo he sugerido,
soy truhán, relator y empedernido.

y también el cuentista y escribiente,
que viaja por el espacio frecuente,
en búsqueda del último latido.

Soneto polimétrico...

www.youtube.com/watch?v=bILQoikzFZo

Ramón Pérez
@rayperez
Venezuela
10/05/2015
leer más   
4
4comentarios 32 lecturas versoclasico karma: 66

Por el sofrenar ultrajante... (Experimental neosurrealista)

POR EL SOFRENAR ULTRAJANTE
( Texto Experimental Neosurrealista )

Todo está en la memoria
del aire que desteje
la lluvia del olvido
gotas de fuego, hielo, sangre,
en la frente del mar meciendo
al bosque de polvo y vidrio...

Como el misterioso brillo de unas setas invade al aire,
al adornarlo con abalorios de concha, que la senda,
triste riega, con el llanto de las cuerdas del suspiro ligero,
vibrante por su faz serena, con los pies de terciopelo,
mirando al cielo, cariñoso, dócil, un arroyo voluptuoso,
que los mínimos obstáculos allana, con las fibras del amor,
en las flores peregrinas, dónde los colores palidecen...
Luego de haber salido del futuro, y sin dejar un sucesor
en el pasado, al recortar las siluetas contra el horizonte,
que dejan al sol negro, llorando lágrimas de luz inútil...

¿ Porqué, porqué ?

¡Porque tanto las aves como los peces, tienen un campo
visual mayor que el hombre, que de no atenderse a un
tiempo justo, puede dar por resultado la ceguera total !

Porqué...
Todo vuela junto al tiempo
futuro arrastrado por el pasado
presente sin substancia
constante, continuo, continente,
del hallazgo herencia huérfana,
¡ Del desierto incapaz de ser arena...Sólo !...

Por
el
sofrenar
ultrajante... Del sistema de arrendamientos del pensamiento,
y de los préstamos de sentimientos, con las películas de sexo
y sangre, con los besos marmóreos, y el remordimiento de las
sonrisas vibrantes, con la consciencia indigente, desnuda y
sembrada, indefensa, en el subsuelo del fértil olvido pagado...
A pesar de lo que opinaran los huesos, y los huecos hogares
del polvo disperso, del mar sudoroso, de las lágrimas ahogadas.

¡Ningún sofrenar es más cruel!
¡Qué del inmenso mal, hacer un olvido infinito!
Haciendo de las serpientes palomas, y de los escorpiones corderos.

En la verde música dulce
del metal de los violines
azules los rayos se esconden
de la blancura silencia de nieve
en el corazón del tímido fuego
por el alma secreta del vacío...

Autor : Joel Fortunato Reyes Pérez.
(Tanto del texto como de la imagen)


POST DATA:
Información útil es...

eduardosuarez.net/index.php/5c/periodos-artisticos/item/13-neo-surreal
También...
es.wikipedia.org/wiki/Surrealismo
leer más   
15
8comentarios 86 lecturas versolibre karma: 141

Lluvia de tristeza

La jornada se marca
con la lluvia de tu tristeza,
que me cae encima
como un rio desbordado.
Me pregunto si mi tristeza
tanto o más profunda,
más grande que un océano,
será tu compañera también.
A tanta distancia real
y al mismo tiempo tan juntos.
Se que me piensas,
porque yo,
amor,
vida mía,
no puedo dejar de pensarte.
Estoy segura de que me llamas,
si no a través de tu voz,
a través de tu alma
que se encuentra con la mía
en un camino sin bifurcaciones,
porque nuestros corazones
tienen una sola senda,
yo hacia ti,
tú hacia mí,
incluso en línea recta.
Se que el futuro que me espera,
solitario,
desolado,
ha sido mi propia elección.
Sin embargo,
aunque no nos sepamos,
aunque no nos hablemos,
aunque no nos escribamos,
aunque no nos veamos,
aún así amor,
te tengo y poseo.
Sin soberbia,
sé que eres mío.
Sin falsedades,
sé que soy tuya.
Aunque llegue el día
que en nuestras cabezas
reine olvido,
se que mi alma buscará
su camino directo a la tuya,
a tu abrazo,
a tu amor
y a tu deseo.
leer más   
18
12comentarios 86 lecturas versolibre karma: 132
« anterior1234550