Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 152, tiempo total: 0.007 segundos rss2

Amores trashumantes

Sicarios sin veleros,
piratas que en la vida van errantes,
navegan traicioneros,
por mares muy distantes
en busca de tesoros y diamantes.

Ladinos insinceros,
polizones de barcos ambulantes,
de verbos lisonjeros,
cortejan desafiantes
a las damas que esperan expectantes.

Nómadas marineros,
embaucan a sus musas muy galantes,
con ojos como aceros,
que tornan llameantes,
hilván de utopías apasionantes.

Los vientos agoreros,
claman por los fugaces navegantes,
dejando mil eneros
y novias sin amantes,
en los puertos de amores trashumantes.

Se secan los tinteros,
las lunas en la noche son menguantes,
y lloran los boleros
con letras titilantes,
llantos por desamor de esos farsantes.
2
2comentarios 17 lecturas versoclasico karma: 39

Exploración

Creo que no sufro,
que a veces estoy vacía,
cuando llega la tarde y sigo mi recuerdo.
Son esas notas que van armando la tenues tristeza,
que me van llenando de cosquillas viejas y rotas.

Quisiera expandir mi aire,
saborear el humo de la noche,
compartir mi anhelo sola,
desnuda ante el vaivén del recuerdo.

Caminar entre helechos,
sentir mi vientre,
adornarme entre utopías,
dibujarme entre un sueño
que todavía nace de día.

Descubrirme entre el silencio,
dejar que el frío haga acto con mi piel,
cobijada y señalada por el cielo,
encontrando el sentido de mi piel.
7
6comentarios 44 lecturas versolibre karma: 103

Aprendimos... (junto a @Satanasisalive_)♡

A ordenarnos los amaneceres,
a servirnos los besos,
a saborear el café
en nuestros labios,
a verter el amor
en un tazón de sexo.

A creernos,
que la piel
también sabe de memorias,
y que la eternidad
es una utopía
hecha a la medida
de una maleta.

Que las noches
también ríen,
y que,
no hay mejor forma de caer
si no es
en nuestras bocas.
Que el mejor lugar para un poema
es en nuestras pieles,
en ese lugar
donde nuestros cuerpos
solo saben de pasiones.

Que nuestros brazos siempre
serán abrigo
y estos cuerpos
un cálido lugar
en los días de invierno.
Que un día,
llegamos
como quien no anhela
huida
y espera quedarse


así fue...
leer más   
15
5comentarios 102 lecturas versolibre karma: 113

Angustia...

Ah… angustia
que me destroza,
cuantos mares
tengo que atravesar,
cuantos atardeceres
han de venir.

En este mundo
tan hostil
mi Alma se descarrila.
Angustia
por la herrumbre de los sistemas.
Vivimos de la utopía
del desgano,
y reina la confusión.

Como no sentir angustia
si la prisa le cava burladeros
a la calma,
la arena de los caminos
es tragada
por el indolente asfalto
y la urbe de cemento
aniquila los bosques

Por un pedazo de tierra,
por un suelo convulsionan.

Los gobiernos presionan
y el cerco mental
conocido como ideología
nos emboba.

En las calles, en los suburbios
el hambre se aguanta el silencio
cae la miseria al pavimento
hasta hacer
brotar la esperanza.

Ramón Pérez
@ray perez
Venezuela
10 de Octubre 2018
leer más   
19
16comentarios 94 lecturas versolibre karma: 146

Dedicatoria

Al sueño
Del que no quiero despertar
Al temor
Que no he superado
A la utopía
Que me motiva
Al querer
Que no he podido conquistar
Al ayer
Que no olvido
Al ahora
Y su palpable certeza
Al mañana
Y su entrañable misterio
A la fe
Que me hace respirar
A la muerte
Que he visto tan cercana
A la nostalgia
Enquistada en mi pecho
A lo que quise
Y no fue
A lo que fue
Sin querer
A los vaivenes
Del destino

Mil gracias
A todos ellos les dedico

El verso que no he escrito
La palabra perfecta
Con que sueño
leer más   
13
sin comentarios 42 lecturas versolibre karma: 131

El mismo demonio

Aun veo los días quemarse entre mis dedos
esto es un tren que va directo a un abismo.
Te estuve hablando pero ya no me escuchas,
te busque porque trataba de salvarme.

Yo se que pude tocar tu alma,
pero también se que no quería dejarla maldita.
Era inevitable no pensar en un nuevo encuentro
aunque nuestro cielo ya no fuera el mismo.

Era un suicidio no intentarlo amor…
El presente nos trae con cada segundo una puñalada
y aun me pregunto si acaso alguna vez
has tocado el filo de sus hojas de plata.

El tiempo corre y se vuelve un juego perverso,
cada segundo evoca tu alma sin descanso
desvaída por la oscuridad de nuestras noches
perdidos tras un horizonte inmenso y lejano.

He tratado de abrir las mas pesadas puertas
pero los muros se cierran sobre mi mente.
Tus ojos verdes se ciernen sobre mis sienes
y yo aun trato de escapar de esta silla eléctrica.

Este infierno ahora me devuelve a vos…
Arrastrando los pasos y las luces de mil calles
casi vaticinando el castigo que nos deja el tiempo
solo por haber jugado con el destino.

El viento deshace el brillo de tus lunas.
Mis ojos se asoman reclamando tu mirada…
Y yo ahora regreso para devolverte ese retazo de amor
al que llamaste alguna vez… Utopía.
leer más   
6
2comentarios 33 lecturas prosapoetica karma: 59

Viví...

Viví muchos meses soñando con tu voz
y tus palabras,
creyendo en un sueño infantil
que tú animaste.

Viví con las luces de la infancia
que alumbraban mi ceguera
y me llevaban tras tus pasos.

Viví en la mentira de la vida juvenil,
en un otoño edulcorado por las risas
y caricias de tus labios.

Viví una utopía seductora
con la ilusión de los mendigos
que persiguen las migajas de unos dedos
que se unan a los suyos.

Viví y desperté, una mañana,
tras sufrir la pesadilla
de aquel mundo inexistente
que formó mi fantasía.

¡Entonces comprendí cuánto te amaba!

Rafael Sánchez Ortega ©
09/09/18
15
8comentarios 97 lecturas prosapoetica karma: 146

Utopía onirica

Soñar contigo
Es salvarse de la oscuridad
De estar despierto

Y aprender a ver la luz
Con los ojos cerrados
leer más   
17
3comentarios 87 lecturas versoclasico karma: 147

Estadística

En realidad
porqué
dolor de cabeza: cuchillo
aneurisma.

Quirúrgicamente el alma en trance.

Y porque huesos rotos el cuerpo tiembla,
carne desgastada
de dolor;
después, en cama
enfermo también
agoniza
uno que otro sueño.

Criminalmente,
no prescripción, no nada
de utopías –homeopatías nunca-

Pero, da largas sin desmayar,
y no des explicación,
que,
habitación y refugio
no curan de milagro.
La enfermedad y estar enfermo
deja vivir mortuoriamente segundo a segundo.


Estadística:
Porqué tu dios existe nada de milagros ésta noche.
leer más   
17
8comentarios 57 lecturas versolibre karma: 133

Adore

En los ojos del mundo
mil y una nubes de distancias

a imitar

el voraz ritual de la noche
en pocas palabras
(se desangra)

como regalo en un día de estrellas
imaginarias en la tierra
o mejor,
entre otras de las muchas
estrellitas
de agua en el mar

d
o
c
i
l
m
e
n
t
e

un invernadero de nervios, y un hombre bueno pilotando el sol como un astronauta en las pupilas de una estrella de otros mares.

-qué visión más remota-

Así nació crepusculares
como testigos instantáneos, insurrectos…

Utopías, el de rehusar a entregar el alma lentamente

(Demoramos bebiendo café a la sombra de un crepúsculo o a luz de un arcoíris)

Atisba el escorpión mutilado
de cárcel
y de alguna oración que culpar en un crucifijo;
y en su propia cola
el veneno y antídoto a cuenta gotas

Desde el inocente canto de un ruiseñor
enjaulado
ha de resucitar
un deshuesadero
en fuga, ya sin es culpa que atormente.

Será el mejor beneficiario,
Poeta, eres el único impostor:
el vómito de tus palabras
que sentencian
a seguir el camino encarnado a una estrella de mar y de tierra

en los aires, santificado sea de nombre, hombre primitivo de rodillas o levantando las manos en señal de adoración.
leer más   
12
10comentarios 70 lecturas versolibre karma: 136

Bendito azar

Salve azar, mitad deidad, mitad plástico.
Tiro el dado y me arrastra la corriente,
directo al colmillo de la serpiente,
quiero libar su veneno estocástico

Aroma a pasado que ancla al presente,
el espacio y tiempo en su juego orgiástico,
sentir que el destino se ha vuelto elástico,
vago e incierto, mi diosa está ausente

Si nada está escrito, es una tortura
soñar con un paraíso de seda.
Otra utopía muere en la basura.

Hoy soy yo quien ha de girar la rueda
Y dé algún sentido a esta locura
condenado a ser feliz, mientras pueda.
leer más   
10
6comentarios 77 lecturas versoclasico karma: 130

Cuentos y Leyendas VI (a @Letizia)

Hubo un tiempo maravilloso
donde se vivía una utopía:
los continentes eran uno solo,
eso expuso Wegener, en su teoría.

Hoy creo, sin temor a equivocarme
que racionalmente debo explicarte
la relación entre Yucatán
y quiénes eran Elea y Paikán.

Protagonistas de esa obra
que aún anida en mi memoria,
tal vez muchos ya conozcan
de qué trata esta historia.

Baste decir que René Barjavel
fue el primero en proponer
la notable paradoja del abuelo
y por eso te recomendé leerlo.

Yo aquí sentado frente a mi PC,
-tú en Ciudad de México acostada-,
dudando si ahora escribirte
o muy pronto irme a la cama.

Pero no me voy a ir por las ramas,
mira la hora que es de la noche
-y no es que sea un reproche-
es que a mi lecho Morfeo me llama.

Y reservaré allí un lugar para ti
del cual no querrás jamás salir
te arrullaré con mis palabras
hasta perder el aliento

Te trataré con todo cariño:
rozaré tu piel con mis dedos,
-lento, pero no tendrás respiro-,
formarás parte de mis sueños
y será como en mis versos...
leer más   
13
19comentarios 106 lecturas versolibre karma: 126

Gracias por estas cosas

Gotas de lluvia
A temperatura caprichosa
Antiguamente utopía
Hoy real y dichosa
leer más   
13
8comentarios 56 lecturas versolibre karma: 138

Pentimiento

Tendido sobre las pesadas nubes del olvido,
braceando en la turbia neblina del recuerdo.
Salvado, no salvado...

Oigo el camión de la basura
recogiendo los besos que no dimos.
Atardecer de luna hueca,
de estrellas de bajo consumo,
de rosas de plástico con olor a sequedad.

El último tren de la estación
llevándose las palabras que hirieron,
facturando la memoria al reciclaje.
En este barrio de gris cafetería,
isla de desengaño,
de beber para no olvidar.

Llega la noche
apilando cartas de amor
con una esquina rota.
La utopía dormida en las aceras,
calle de farmacia de guardia
con luces de neón en blanco y negro,
donde despachan sondas
para limpiar el corazón.

Camina la noche ocultado la sonrisa.
El sueño colgado a la interperie,
las manecillas del reloj a paso lento
y el dolor a la hora en punto.
La melancolía grabada en la retina,
la mirada calada hasta los huesos.
Oscuridad arropada a ras de cielo,
la piel tatuada de escarcha y soledad.

Se alejan los fantasmas de mi mente,
la noche se cansó de verme andar.
Duele saberte mía y no tenerte
desesperada ausencia en la mañana,
Duele la distancia, el café frío,
esta condena infinita de no verte.
Duelen las palabras, los silencios,
centrifugada con luz la realidad.
leer más   
3
sin comentarios 28 lecturas relato karma: 21

Amor de ocaso

La intrincada travesía
de la existencia mortal,
en su exiguo temporal
al ocaso se rendía.
Más la enervante agonía
de un otoño solitario,
flagelaba casi a diario
la ancianidad dulce y triste,
que esperando amor, subsiste
sin mirar el calendario.

Utopía que revela
ese deseo ferviente,
albergado por la mente
desde principios de escuela.
Realidad que deja estela
como le ocurrió al anciano,
mantuvo su amor arcano
y en su espera persistía,
entonces sintió que un día
alguien besaba su mano.

AMOR DE OCASO - CC by-nc-nd 4.0 - ESPECTRO
20
6comentarios 86 lecturas versoclasico karma: 120

"Ángel caído del cielo"

En mis sueños atiborrados
de exquisitas utopías
fui un ángel caído del cielo
que quiso ser mar, en el
árido desierto de tu corazón
mis alas se volvieron el
puente espiritual, donde tus
pecados fueron excomulgados
a vivir lejos de los placeres
terrenales, esos placeres mundanos
que todo ser inmaterial tiene
restringido, yo, no supe en mis
sueños reprimir los impulsos de mi
filántropo corazón, siendo
tentada innumerables veces
a caer en el eminente éxtasis
del pecado, mi eco celestial
interno, divagaba entre lo
correcto y lo incorrecto, entre
lo permitido y lo prohibido,
entre el cielo y el infierno,
yo, que fui llamada a encausar
la lujuria de tus pecados, me
sumergí en ellos, con una adicción
sin precedentes registrados
en el paraíso, mis alas fueron
condenadas a ser cortadas
por la insurrección que tu
pecado provocó en mí, pasando
solo a ser en la esfera terrenal, nada
más, que un ángel caído del cielo.
leer más   
15
10comentarios 83 lecturas versolibre karma: 121

Recuerdo aquel regalo...

Recuerdo aquel regalo
de un libro y mis latidos,
ensayos de unos versos
de un tiempo muy preciso,
en él se concentraron
segundos y suspiros,
de sueños y utopías
de instantes que vivimos,
y ahora los recuerdo,
están en ese libro,
el libro de la vida
que un día compartimos,
fragmentos de un pasado,
de dicha, retenidos,
que añoro y que deseo
volver a repetirlos...

Recuerdo aquel regalo,
tan tierno y exquisito,
un libro, simplemente,
con algo que fue mío,
palabras, sentimientos,
saliendo de mi sino,
trazados por los dedos
en busca del destino,
y así durante años
salieron con delirio
cubiertos por la tinta
oscura del bolígrafo,
y estaban ya latentes
la vida y remolinos
del alma de aquel hombre
que aún quería ser niño...

"...Recuerdo aquel regalo
que te hice en un domingo,
un libro, simplemente,
y en él fue mi cariño..."

Rafael Sánchez Ortega ©
17/08/18
15
7comentarios 74 lecturas versoclasico karma: 110

Una droga mortal

Me fui poniendo ciego con la vida
porque me fue gustando,
lo confieso.

Enamorarme de sus trucos más viejos:
las tardes, los paseos,
las citas en los bares,
comer fuera de casa,
charlar con los amigos,
probar lo prohibido,
amar sin compromiso,
liarme y desliarme.

Tener sueños de gloria
y utopías de una existencia mejor,
más razonable.
Gritar contra lo injusto
y ponerme del lado
del que no es nadie.

Había un no sé qué
por cargar lo que me echaran,
comerme el mundo
en un instante
y tropezar tantas veces
en la misma piedra.

Con el paso del tiempo
me he ido quitando
de muchos de esos vicios,
de todo aquello que ya es necesario
y que es casi todo.

Por la borda he tirado
manías y prejuicios,
ambiciones que no valen la pena.

A pesar de los años
no me he desenganchado
de esta droga tan dura
que es vivir con un tiempo prestado
mientras el deseo me mata.
leer más   
14
5comentarios 63 lecturas versolibre karma: 116

La vida me cansa...

La vida me cansa y sigo,
día a día, caminando,
persiguiendo mariposas
por jardines y por prados,
y sigo con la rutina
cuando termina el trabajo,
acudiendo a reuniones
deslucidas y sin garbo,
es un cansancio que atrapa
mientras se cierran los párpados,
y el corazón ralentiza
los latidos y los cuartos,
parece un cuento leído
en soledad y en un rato
cuando te abrazan las sombras
y se silencian los labios...

La vida le cansa, y sigue,
al aprendiz de payaso,
y recibe la mentira
justificando aquel acto,
pero conviene evitarla,
y en el fondo, hasta olvidarlo,
ya que escuchar el "te quiero"
es revolver aquel algo,
donde los sueños tapaban,
y con ellos los abrazos,
la utopía y los claveles
de las espinas y llantos,
era un infierno sin nombre
en un pecho enamorado,
donde dejó la galerna
el temporal con sus rayos...

"...La vida fatiga y cansa
y la mentira hace daño,
tanto, que hay sangre, en la herida,
y temo siga brotando..."

Rafael Sánchez Ortega ©
21/08/18
12
6comentarios 66 lecturas versoclasico karma: 120

Ventaja

Mi mejor desventaja
siempre fue
no saber
querer a medias
leer más   
20
3comentarios 86 lecturas versolibre karma: 118
« anterior123458