Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1314, tiempo total: 0.006 segundos rss2

Ante la mar

Ante la mar crecerá nuestra osadía,
ensartaremos un inciso
en el diapasón de las mareas
para con sabiduría
ser sembrados como cultivo de lunares
sobre la ignorancia
de los surcos de nuestros cuerpos,
hijos de las noches de la clarividencia.

Ante la paz de la mar
serás la lavandera
de mi memoria pusilánime,
el aderezo vital de mis neuronas,
enigma que habré de descifrar
cuando dentro de ti me cense,
cuando me haga residente permanente
de la cara y de la cruz
hacia donde orientas tus ventanas.
leer más   
14
5comentarios 62 lecturas versolibre karma: 121

Letras Muertas...(Anticuento Dadaísta)

Letras Muertas
(((Anticuento Dadaísta)))

Eran las tres de la mañana. La noche nunca
había tenido la menor relación con esa luna,
mucho menos con el cortejo de estrellas,
seria y sorprendida, la lluvia se pegaba al
aire. La tierra permanecía dulce, áurea, en
medio de todo aquéllo. Entre la tinta seca.
Él estuvo viéndose dentro de la memoria,
unos minutos, unos instantes inmóviles,
duros con el pasado anunciándose. Hojas
secas perdidas en el otoño de los libros.
Tenía el rostro de la negación brutal, del
violento desamparo en el interior más
ignorado, el menos importante para el
total falto de cordura, con el mínimo ser
de los metales baratos. ..

Aquel tiempo que pretendía ser suyo, su
vida misma, su historia ; era el documento
de los desastres naturales del desequilibrio,
de las radiaciones infrarrojas endeudadas,
y el tema de las conversaciones oficiales de
unas mariposas con fiebre amarilla. Bajó a
la fosa con los vínculos rotos, y la esperanza
transfigurada en huecos, por cumbres ácidas
y volcánicas en la onda expansiva de la paz
más absoluta... Un aroma a cosas perdidas
tapizaba las paredes, no tenía cuerpo, ni color,
ignoraba incluso si el anterior era el mismo.

Una exclusión rotunda y espantosa le cubría
cada sentimiento como una masa noctámbula.
Me pregunto si es el lugar al que la soledad
conduce, letras mudas, palabras estridentes,
viajes fallidos a la pequeña muerte del día,
ideas erróneas de la felicidad incorrecta, dolor
que roba capítulos y novelas no escritas.
¡ Nunca había sentido algo semejante !. Sobre
todo por los tres estilos diferentes de uso
combinado en un único diseño aparentemente
contando con pocos recursos. Ahora callaba,
se contemplaba mientras dormía un pequeño
recuerdo entre los dedos, el último lugar en
estado salvaje.

¡ Quién lo dijera ! __ Sus ojos salían del espejo
frente a la ventana, trataba de conservar la
calma, ignoraba si había muerto difuminándose
en una dimensión gris, entre el tintero que solo
había contado en el cuento para atraer algunos
mamíferos a varios kilómetros a la redonda.
Por ejemplo, aquí el adax está casi extinto, y
también el arruí y el guepardo del desierto.
El último desafío es procesar los datos para
entenderlos, dejando a los camellos pasmados.
Impalpables, comparables a la belleza nunca
vista desde una altura de cincuenta metros.
Así, como el mundo de sus fantasmas disueltos
en la nada, donde el presente se amontona.

___________ 1 ____________

Estaba solo una vez más. Casi desde el despegue,
sufrió fallas en las rodillas, en el motor, en el piso,
algunas cámaras dejaron de funcionar y otras su
rendimiento fue excesivamente perfecto.
Los problemas pudieron repararse fácilmente,
también hubo calentamiento excesivo, besos,
movimientos de elefantes, pérdida de la presión
de aceite y una cámara vertical muy tímida.
¡ Nada se pudo hacer !. Pues a veces salía al estar
colaborando en observaciones locales con el
filtro de aire que había instalado. Entre tanto, la
gratitud no es un argumento infalible, y el agua
ha estado perdiendo la humedad progresivamente.

Como les decía, a veces tenía que salir al anochecer,
pero en esta ocasión lo había evitado ; y el anochecer
mostró su más trágica miseria, calzaba unos zapatos
de plomo dibujados en la calle que descendía al sótano
donde ahora se encontraba. Nos dijeron que la mayoría
nos volveríamos ricos, y que un árbol de mangos nos
alimentaría con manzanas, al ver la transformación mas
allá de la materia, principalmente en la región de las
imágenes. Sin embargo, el nuevo mercado no se había
utilizado por razones difíciles de determinar en las
condiciones de humedad del horizonte, y remendaba
el sillón de la tarde, con los hilos que formaban la bóveda
del refugio improvisado. Por lo que después tuvo que
sostener una vela y tomar unas píldoras entremezclando
historias de hechiceros, rebeldes y soñadores.

Esto creía, y quedaba completamente empapado de sudor.
El silencio tenía miedo de la noche, como si la noche fuera
capaz de arrancarle sus secretos. Y hoy más que ayer,
en que las palabras muertas sepultaban sus últimas letras
porque pensaban volverlas a la vida, inesperadamente,
de manera que la gente buscara entenderlas, olvidarlas
con rapidez, y provocar conflictos en otros lugares ;
luego ahogarlas nuevamente en la incomprensión más
absurda, con una escalada en la pugna por los recursos.
Sin embargo, a pesar de las calamidades, insisten en
que no pasa nada, desde hace dos millones de segundos
y la única reserva de helicópteros se fue a vivir a otra
ciudad, aunque no se les huele ni se les visita en el parque.

¡ No, no lo permitirían !...

Los fantasmas dispersan la coherencia del tema central,
en las orillas de un lago y con el régimen de un trato
amable ; mantienen el discurso en una estructura de
supralógica multidimensional rígida, y abajo de la
sombra de cualquier árbol. La superposición de hechos
permite combinar la fantasía encadenada a la libre
interpretación, sin lugar a dudas de manera inapropiada
y obligatoria. El final sacude la indeterminación del
inicio, quitándole cualquier confusión. Dentro y fuera
el cuento se desviste, la historia se renueva, pero los
sentidos encontrados compiten unos con otros.
De tal manera que al desaparecer un laberinto ya se
entra en otro, de tal manera que la intimidad incomoda
a las personas que no entienden.
Es así, que las letras muertas promueven el sentido
racional de una manera excesivamente excluyente,
y la prioridad es que cualquier lector les dé el significado
o se los quite a voluntad, dependiendo del número de
lecturas e interpretaciones que sea capaz de darles.
Y finalmente, bien pensado, nada de esto tiene sentido,
ni razón de ser contado, a nadie que no le interese.

Autor : Del texto y la imagen.
All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Joel Fortunato Reyes Pérez.
Published on e-Stories.org on 24.06.2014

Referencias útiles son...

www.youtube.com/watch?v=5AyxoPWUsqA
es.wikipedia.org/wiki/Dadaísmo
leer más   
11
2comentarios 57 lecturas relato karma: 113

No hacen falta alas

El día despuntó lluvioso, sin sol y con viento de cuaresma. Al abrir la ventana fue esa la primera impresión de Rita. Observó cómo se balanceaban las ramas y caían hojas y flores de la mata de aguacates. Lamentando los frutos que se perdían…
—La Naturaleza es así, por un lado nos da y por el otro nos quita —Se dijo.
Caminó a la cocina a preparar croquetas de pescado, cuya masa y componentes tenía dispuestos desde el día anterior. Los colocó sobre la mesa y comenzó a hacerlas.
Embadurnadas sus manos, una mosca se le posó en la nariz obligándola a mover la cabeza, pero no se iba, pasó a cosquillear entre sus dos fosas nasales. Llevó bruscamente el rostro a uno de sus hombros, pero la mosca se apartaba de un lado y se posaba en otro de su fisonomía, cosa que le mortificaba tanto que se daba manotazos en la cara y en el aire queriendo azorar al juquetón insecto. Tenía ya el rostro embarrado como sus manos y el mismo olor a pescado. Y la mosca…ahí, ahí…, ahí.
Como si una fuera poco, otras dos, atraídas por el olor volaron zigzagueantes retando los amagos de Rita, que exasperada, se puso de pie y buscó algo para azorarlas; y lo primero que agarró fue una espumadera metálica con la cual cortaba el aire con fuerza tras las moscas decididas a enloquecerla. Por un zumbido en la oreja se dio con tal fuerza que se hirió con la espumadera y comenzó sangrar.
Sobre la fuente de cristal con la masa de pescado, tiró un espumaderazo tal a uno de los insectos, que ésta cayó al piso y se hizo añicos.
Variando de táctica, la pobre mujer cambió la espumadera por un grueso paño de fregar, que tras humedecerlo para tomara peso, se dio a la tarea de afinar puntería y lanzarlo sobre los insectos, fallando unas veces y otras no. Cosa efectiva, pues logró aniquilarlos uno por uno…; además de romper algunos vasos.
— ¡Hijas de…! —Gritó irritada sin concluir la frase, al escuchar una zumbadora sintonía que acababa de entrar y posarse sobre la masa de las croquetas regada y pisoteada por ella misma en el piso.
Con las manos en la cabeza, se sintió envuelta por un enjambre. Riendo inconteniblemente procedió a dar vueltas y vueltas con rapidez… ¡Y comenzó a volar…!
4
2comentarios 45 lecturas relato karma: 64

Desde la ventana imaginaria

Desde la ventana imaginaria.

Las hojas bailan con el viento,
dan el paso balseando entre los árboles
los sentidos y las emociones.
Dime acurrucada alondra que vuelas sin destino
por los techos azules anaranjados extremeños
en direcciones prohibidas
sin horizonte y planeando los surcos que el arado hizo
sembrado el trigo.
Alineaciones perfectas entre los olivos y la vid, con las manos del hombre con dolor y trabajo realizó.
Olor húmedo de tierras rojas como la sangre y el sol
los verdes plateados y carruaje en la orilla de los caminos
charcos plateados de agua recién caída.
Al lado los musgos, la romaza, berros, y tréboles recién nacidos.
Llega el aire puro desde el otro lado del bosque de encina
sin querer nos avisa de una gran tormenta,
rayos y relámpagos plateados con furia caen,
sobre un suelo verdes y ocres, en este otoñal infierno del esperpéntico día a día de estos tiempos caóticos y convulsivos.
leer más   
10
1comentarios 57 lecturas versolibre karma: 112

6 Pares de Tacones y 4 Botellas

“De cuando era un mar y se ahogaban en mí,
penas y vírgenes de la plaza”

Abro los ojos y salto a lo desconocido,
el sol me molesta en la ventana
Tropiezo con seis pares de tacones y 4 botellas,
hay ropa de más y ganas de menos –mañana normal-
A penas puedo recordar nombres,
pero aún conservo sabores y tatuajes prestados;
Enfoco al sofá que pide silencio,
bastante ya tubo anoche con los excesos de Ana – y míos-
Sonya se retuerce,
me encandila con el As de Trébol
y unas nalgas que curan la nostalgia;
Yo me niego a declararme pendiente a juicio.
Aun no me aparece la Silvia;
la que colgaba de la lámpara
y pedía a gritos el Mástil del Titanic.
Estará perdida entre los muslos de Débora o de la Claudia;
y yo que aún no sé dónde las deje parqueadas.
Me revuelco con seis pares de tacones,
¿y quién falta?
Con cuatro botellas vacías,
y todo un pegote de licor de menta y chocolate;
Salta un asteroide desde el olvidado rincón,
¡Prepárate marinero!, que tenemos aún tempestades pendientes
y muebles sin utilizar;
¡Que cabeza la mía!,
me faltaba la Gladys, y su afición por la caza mayor
mis poemas al oído, y los muebles rotos.
leer más   
14
2comentarios 73 lecturas versolibre karma: 124

Loca

Decía que le encantaban mis libros,
y por las tardes siempre la encontraba perdida en la lectura.
Sus ojos brillaban mirando los cuadros de nuestro cuarto
y de cuando en cuando se tumbaba horas en la alfombra de terciopelo.
Decía que las pinturas de las olas le recordaban el azul del cielo,
y desde el suelo recorría el mundo soñando.

No dormía porque dormir era una pérdida de tiempo,
pero siempre estaba ahí cuando me despertaba.
Con la mirada perdida y sus ojos claros e intensos.
A mi lado, en la cama, o sentada en el balcón bajo las ramas de la encina.
Aún en pijama y al verme despierto,
se levantaba y deslizaba su mano por las teclas del piano camino a la cocina.
Le encantaba el olor a café, pero odiaba su sabor,
aunque siempre probaba del mío por las mañanas.

A veces sacaba la cabeza por la ventana
y a gritos saludaba al mundo entre los barrotes.
Bajaba las escaleras corriendo
y sin rumbo salía a la calle a recoger flores.
Cuánto la echo de menos.

La música era su secreto favorito.
Bailaba por casa con los pies descalzos,
para así flotar por los pasillos.
Le encantaban los vestidos
porque sin los pesados bolsillos ella podía volar.

Se embelesaba mirando el agua y sus reflejos,
y en casa no quería tener espejos que robaran su mirada.
Se conformaba con otear las luces de la ciudad de lejos,
riéndose de ellas,
porque desde nuestro viejo tejado
nada igualaba la luz de las estrellas.
¿Dónde estarás?

Amaba su risa descontrolada.
Su sonrisa que escondía la tristeza en su mirada.
Sus días buenos, los días malos.
Había días muy malos.
Sabía qué le pasaba sólo escuchando su voz,
y en vez de hablar, guardábamos silencio los dos,
porque callados siempre sabíamos qué decir.

Pero ya no está a mi lado.
No sé si es que se ha ido o que ya no la veo.
No encuentro sus pasos, ni sus libros prestados.
Ya no siento sus manos buscando las mías.
Ya no sé si se ha descalzado para bailar.
Ya no veo las estrellas en el tejado.
Y me he olvidado de cómo reía.

Quisiera recordar una de sus sonrisas
que ocultaban su tristeza con tanta dulzura.
Quisiera volverla a ver.
Joder, pero estaba loca y la quería con locura.
leer más   
13
2comentarios 78 lecturas versolibre karma: 127

Adoquines llenos de soles

Ella dice que tiene una canción (des)esperada
prendiendo sobre el pentagrama del alba

Y dice
que sus mariposas se han enredado
sobre las cuerdas de tu guitarra
Y que ...
Qué puede hacer ella
si se ha posada toda la primavera sobre su almohada

Si las notas atraviesan su ventana
la suben las persianas
Y la hacen bailar con las ganas

Las que siempre tiene
—y nunca te alcanzan —

dice...
que es curioso
pero que puede ver a noviembre
lleno de girasoles
Y los adoquines de Madrid
llenos de soles

Y que si tú quieres ....

Le quita unas cuantas letras al tema

Y le hacéis verso
poema
O lo que tú quieras

Pero que vengas <~~~~~


@.rebktd
leer más   
20
19comentarios 103 lecturas versolibre karma: 133

La vecina

La mujer que vive al lado
gime de dolor de espanto
la miro por la ventana
tiesa mueca más que ajada
el tiempo que está pasando
les está borrando la cara

Camina de madrugada
los pasillos de su casa
que deslucen sus pisadas
hasta que el suelo desgasta

La vecina que camina los pasillos
hasta que les saca brillo
ha recorrido tantas veces la madrugada
que le ha dado la vuelta y no ha encontrado nada

Con sus mejores vestidos abre la puerta y contempla
Así se pasa la noche esperando que alguien vuelva

Vieja mujer está enferma maltratada
la vecina siempre se encuentra cansada

Ya no sale a la puerta
ha perdido la esperanza
Solo yo la veo, ese ella
la vecina que ronda mi cabeza

Pasea su silueta de esquina a esquina
Veo su sombra, veo como se asoma
pero a partir de la noche ella no se encuentra sola

Está con sus pies en la orilla
Lista para saltar la cornisa

La vecina está tiesa
en su cama yace muerta
ignorando sus protestas
he traspasado su puerta

He visto desde sus ojos
habitando mi cabeza
Yo estoy en el sanatorio
ella devuelta a su puerta
¿ A quién esperabas con tanta paciencia?
Esperabas que volviera tu conciencia

Porque escucho sus pasos
los escucho en mi cabeza
la morada que ella habita no es real
Está en mi testa

Aquellos pasos que oigo
los pisan las enfermeras
que vienen hasta mi puerta
a ponerme la anestesia
para que por fin me duerma
en este brote de violencia

Y esta morada que habito
no es mi casa, es un asilo
no reconozco este sitio
Aunque huésped por años he sido

Apresada en mi cabeza
Está ella, ¡es mi conciencia!
paseando por los pasillos
de esta sesera enferma
me mira con extrañeza
no volverás a tu puerta
leer más   
9
2comentarios 44 lecturas concursobac karma: 121

La versión de los vencidos

La versión de los vencidos
de los niños que no quieren partir en primavera
de los secos tubérculos
esos que se cubren con el frío de la nieve que llega.

Es invierno en sus vidas
¿cuando no lo fue?, me pregunto
no hay trineos, tampoco montañas
todo se fue al sur ante el viento gélido de un abandono.

A zancadas la mañana se hizo silencio
ahogado en situaciones que no cuento,
la nieve parpadea bajo mis pies
es neblina quebrantando a la muerte.

Este año no florecieron los brotes
se olvidaron de parir alegrías
¿quien los alimenta?,no lo será la escarcha blanca y fría.

No existe puerta que contenga el embate
de un abandono que duele mas que antes,
¿qué harás esta mañana para calentar tu ventana?
¿para alimentar tu hambruna que todo calla?.

Aquí está mi abrazo que te sirva de algo
mi pan te lo doy completo
que mi techo que no sea solo cielo
ante la incertidumbre de un horror.


El mute
09/11/2018
19
6comentarios 113 lecturas versolibre karma: 128

Este mundo que no es mi mundo

Buenas noches me dijo el despertador
cuando la madrugada se fugaba sin zapatos;
Y me advirtió la ventana de la piedra que vendría a mortificarme
ahora que pretendía dormir.
Malos días me dijo la almohada,
a mí que no quiero dormir siempre del mismo lado
A mí que me prometen como premio
a las compradoras compulsivas en los mercados de regateo.
Este mundo que no es mi mundo,
parece que me entiende mejor de lo que yo aparento entenderlo,
Se resiste a mis mordidas y mis sonrisas raptadas.
Este mundo que no es mi mundo
se resiste a que se me enfríe el miedo,
A que amarme sea una ciencia exacta
y mi cuerpo tenga cuatro costados;
A que los cuerpos de mujer
desfilen inconformes con mi trato de usted,
- ellas que quieren solo mi infierno-
Este, que no es mi mundo
se remuerde la conciencia cuando me permite ser yo
Yo que más de una vez le cambie el corazón
y deje que respirara con mis pulmones,
Yo que más de una vez le deje pasar por animal silvestre,
sin olor a asfalto y estrés.
No creo que después de tanto,
Merezca yo tan poco,
de este mundo que no es mi mundo
Pero que no me deja otro remedio que habitar en él.
leer más   
7
4comentarios 44 lecturas versolibre karma: 101

De cuando mi lengua desabrochaba tu infinito colaboración con Holderlyn

Quizás no sea bueno para las justificaciones; pero si para poner la mejilla
Para construirte barquitos de papel y mezclarte los colores.
Quizás no sea bueno para ahorrar tiempo;
pero si para compartir contigo las horas que no me sobran.

Y quizá amor, a mi me sobren las explicaciones
y solo pretenda que cuando me mires
pueda leer en tus ojos mi nombre,
quizá amor...
no me alcancen los días
y quizá se me queden cortos los minutos cada vez que lanzo un nuevo latido
sobre tu pecho y siento sin querer queriéndo, que te he perdido sin que el jeroglífico haya sido resuelto,
sobre la incompleta caricatura que a ratos
intentamos construirnos, así sin modales
quizás cuando el aguacero cese, también se agoten tus llantos
y mi luz entre tus horas perdidas,
sea al fin, el último paso en tu camino.

Quizá amor
sea cuestión de bailar bajo la lluvia y soplarnos el aguacero del pecho
con suspiros en el cuello
Quizá solo sea cuestión de cubrirnos el invierno,
de inventarle sábanas rojas a la noche
e insomnios azules a cada una de las lunas
En las que tú ,
no pretendas ser un segundo perfecto,
y simplemente te abras las dudas,
y no le temas a mi natural forma de romperte sobre el sillón,
a mi tan poco calculada acrobacia sobre tus pechos.

Quizás solo sea cuestión de no huir,
Y dejar que te recorra,
Como si fuera yo,
esa hora infinita que te falta.

Entonces... será que quizá solo sea cuestión de que alcances a rozarme los segundos que te debo, de romperme y de romperlos;
y dejar que sea el deseo quien nos marque los tiempos,
Quizá, solo sea cuestión de acercarme y acercarte y llevarte con tus yemas toda la incertidumbre que me cubre;
desabróchame el infinito amor, y desde allí,
déjame deslizarme en el crucigrama de tus fantasías;
déjame allí, mordiendo cada una de tus letras.


Quizás no sea bueno para las justificaciones;
Pero si para ser la ventana que siempre tendrás abierta;
La lengua intrépida que te desabrocha el infinito,
La boca tibia que bebe allí
Donde tus vergüenzas están guardadas;
Donde el chasquido de mis dedos
Sacan de ti algo más que simples frases.



Holderlyn & @rebktd
leer más   
28
20comentarios 239 lecturas colaboracion karma: 136

Todo tú me enamoras (Soneto Alejandrino)

Tus ojos me cautivan en su latente embrujo,

con sus efervecentes cristalinas fontanas

irradian mucha paz y amor en sus ventanas;

siento un amor secreto por su refulgir brujo.


Tu risa me enloquece con su sonoro flujo,

cubriendo de alegría, mis noches y mañanas;

tiene tanta dulzura de almas albas y sanas

que en su son me enamora, con su timbal de lujo.


Tu pasión me subyuga con su escarlata tez,

en sus mares navego con elevadas velas;

todo tú me enamoras, si absorta te contemplo.


Quisiera yo habitar, en tu agua como un pez,

siempre proyectándote, como actor de novelas

que me seduce siempre con la miel de su templo.


Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
17
5comentarios 77 lecturas versolibre karma: 119

El tiempo

El tiempo es un diente desviado que no para de crecer
por el lado equivocado
es el tiempo una dama enlacada que teme por su pelo dorado,
una empleada encogida de frío y hambre que fuma en la calle,
un viejo sereno de mirada acuosa detenido frente a una cruz de piedra a la que le trepa el musgo,
el tiempo es una taza de café que se llena y vacía sin ser bebida, un camarero de brazos cruzados que espera la noche sin saber por qué, el tiempo es una hermandad que se abraza y canta a una lluvia que no llega, el tiempo es un semáforo rojo pintado de verde, los ojos de un niño enfocando a los labios de un músico de la calle, dos novios abrazados en un parque huyendo del frío y de la carestía, el tiempo es lo que nos ocurre mientras dormimos, el valor que se pierde y se gana caminando sin rumbo y sin nada en los bolsillos, el tiempo es el beso soñado que nunca llega a tus labios, el tiempo es la silueta de una mujer sola que tiende la ropa y mira al cielo sin esperanza, la comida que nunca llega al plato, el alimento que perece antes de ser cosechado, el tiempo es lo que nos ocupa y nos deja desnudos ante el mundo, un mudo que nos habla sin mirarnos, el okupa de una casa sin puertas ni ventanas.
leer más   
3
1comentarios 15 lecturas versolibre karma: 45

Haiku

Tras la ventana
palidece despierta,
llena de noche.
leer más   
8
2comentarios 67 lecturas japonesa karma: 99

Pregúntale a las estrellas...

Pregúntale a las estrellas
que tiene el niño en el alma,
y es posible que te digan
que es el fruto de la infancia,
todo aqujello que recogen
y que dentro de sí guardan,
los instantes y segundos
con la calma y marejada,
que la vida nos entrega
y que el tiempo con su vara,
nos regala y administra
hasta el día en que reclama,
pero el momento que digo
está lejos su distancia
como el tren con sus vagones
que llegará a la parada...

Pregúntale a las estrellas
dónde está el bosque y la magia,
que contaban los relatos
y leyendas de las hadas,
porque los niños le buscan
en las tardes que se pasan,
y en las mañanas del cole
a través de las ventanas,
es fácil que el roble viva
rodeado de las hayas,
y los castaños florezcan
entre abetos y entre jaras,
y puede que entre los troncos
exista ya la cabaña
de los enanos del cuento
esperando su llegada...

"...Pregúntale a las estrellas,
marinero, por tu barca,
ya que tienes que remar
y conseguir tu soldada..."

Rafael Sánchez Ortega ©
21/10/18
15
4comentarios 75 lecturas versoclasico karma: 118

Siéntate y escucha

Siéntate
y
escucha,
el sonido de la lluvia,
caer
a través de la ventana
contra el suelo sucio;
limpio
después de tanta agua
bajada desde el cielo,
en busca
de un golpe
certero
,
contra el cemento
que cada día pisan
los que habitan
en este mundo,
este mundo incierto.
16
5comentarios 87 lecturas versolibre karma: 116

No estoy acostumbrada

No estoy acostumbrada a que los sueños sean más que sueños. Dibujos que hace la mente, paisajes casi perfectos donde sucede lo deseado. En esos momentos, lo imposible hace la vista gorda, se relaja y sonríe. Como si pusiera la mano sobre el hombro de la crudeza y le dijera: «anda, déjala que juegue». Entonces, porque quiero que llueva, llueve.

Soñar siempre ha sido llegar a casa y quitarme los zapatos. Comer huevos fritos con patatas. Mirar por la ventana y toparme con el azul sin nubes. Volver al faro. Lo que yo quiera, con una condición: no pisar el jardín al abrir los ojos.

A veces, para soñar he cogido un puñado de versos inventando que volvía, él o ella, con el futuro bajo el brazo, sin reproches ni preguntas. Poesía de mi lado, cualquier cosa era cierta porque yo le daba nombre y traducía mis dolencias para que asustaran menos. Nunca he tenido Lisboa más cerca. Y llegas tú, remolino que juega al escondite con nenúfares —cuando la noche acompaña—, silencio que se lame las heridas en silencio, arce de mis otoños, viveza venida a menos cuando aprieta el estío... llegas tú arañándome el pecho, vacilando entre volverme loca o volverme loca a golpe de duda, recuerdo, pánico; despeinándome los sueños con tristezas que no curan porque temes tener miedo. Más miedo.

Que no entiendo de nostalgias, dices tú. Yo suspiro... vas a hablarle de saudades a Pessoa. Que no sepa amamantar a la nostalgia tanto tiempo no indica mi ignorancia. He soplado muchas velas con los ojos bien cerrados. Ves la prisa en mi cansancio. Veo desidia yo en el tuyo como veo oportunidad, derramada en cada rama que, por fin, puebla tu árbol. No es un sueño, es la realidad que llega cinco minutos —o varios lustros— tarde a la cita, pero llega. Después de entretenerse por el camino con qué sé yo, qué importa ahora... pero llega. Y a mí lo que me apetece es barrer con la punta húmeda de mi lengua todo rastro de no sé, no puedo. Comerle la boca al miedo. Llover... como tú quieras. Porque no tengo sueños, tengo motivos.
15
10comentarios 96 lecturas prosapoetica karma: 125

Ella

Se comenta entre la gente
que apareces de la nada,
que eres tímida y paciente
a la vez que complicada.

Cuando más quiero tenerte,
como ahora, en mis palabras,
ni te asomas para verme,
como si algo te indignara.

Sin embargo cuando el cielo
ronronea en la mañana
despertando el contorneo
de una flor tras la ventana,

amaneces cual deseo
que se empeña en dar de baja
todo alcance de lo bello
pretendido por las masas.

Y te pasas días enteros
al borde del espigón
con el mar entre tus dedos
y arropada por el sol.

Sucediendo sin remedio,
nunca a expensas de algún don,
estableces tú el promedio
evadiendo a mi razón.

Es por ello que te veo
y desbordas mi ilusión
vaciándome por dentro,
mi querida inspiración.
leer más   
16
11comentarios 89 lecturas versoclasico karma: 155

Exudación

A la luz profética
y el verbo
más antiguo.
Rehúyete de todo
y de tu religión impronta.

¡De verdad!

Contrito el corazón,

si no hay
castigo como estigma
¡No morirás como se te dijo!

En el éxodo de la
carne
—comprenderás—
Sin mi fe:
el mundo prometido.

Muerto de miedo,
será tu culpa
si estoy solo
sobre la yerba que crece
forastera.

Tu alma cayó
sobre el eclipse en la ventana
el hacedor inimitable
te perdió esa noche

Inerme.

El escondite más sagrado
tiene
la botana de colores
y al testigo;

mientras lo prohibido
no sea juez y parte,
duermo la siesta
en la redondez de un relicario.

En mi propia vida
me detuve
con anteojos
de inspiración devota.

Ahora,
el impostor y apóstata
lleva mis orígenes
a otra parte

(autodidacta,

haz lo que tienes que hacer)

ante toda culpa,
mi evangelio: el arte
nigromancia.

En guardia,
cascaritas del alma
tiembla remotamente
y en silencio.

¿A toda luz, otras sombras de milagro?

sobre todo,
cuando anochezco 24 horas
entre la multitud.
leer más   
11
6comentarios 77 lecturas versolibre karma: 123

El loco, el viejo, mi lecho

Dicen que un loco anda suelto
se ha escapado de las garras del averno
dicen que sus pies andan descalzos
sus zapatos ha olvidado en el psiquiátrico

Vaga por las calles que aún yacen dormidas
no sabe la gente la maldad que se aproxima

En ese pueblo en un lugar alejado
habita un hombre que ha vivido muchos años
tiene los pies cansados de estar andando
el bastón en su mano es su mejor aliado

No entra luz en su morada, ni alegría, ni esperanza
la música no se escucha, la música suena ahogada

Pasea los pasillos como buscando la calma
pero hasta la calma misma escapa de su mirada

Las arañas se hacen dueñas de su casa
van tejiendo las historias de su barba,
blanca y larga, apenas habla

Las arrugas de su frente han ganado la batalla
parece que su cara siempre ha estado derrotada
sus ojos no quieren abrirse al alba
mientras la vida le pasa como si nada pasara
la conciencia le camina sobre su encorvada espalda
y es el peso de esta misma la que de dolor lo mata

Nadie es capaz de acercarse a su morada
por todos es sabido
no le hace gracia el gentío

Su terreno es el más muerto
su calle la más desierta
hasta el sonido teme entrar entre sus puertas

El sol le ha abandonado
parece que una nube negra siempre le esté rondando

Viejo temeroso duerme inquieto, duerme poco
su cama con desconfianza
quizá sea la única que por él sienta añoranza

En el lecho yace una almohada
que debajo esconde un arma, cargada
siempre ha estado lista para la batalla

Ojos vigilantes desde las ventanas
con su poca agudeza advierten lo que se acerca

De naranja un traje vaga
colgado en un cuerpo enfermo
como el caminar de un muerto
se va acercando tan lento
como la cara del viejo
desencaja gesto a gesto

Entre sombras ve esa cara, reconocible mirada
los ojos que cada noche le atormentan hasta el alba

Ese rostro, cada vez menos extraño
se le aparece en sus sueños
pero ahora está despierto

La silueta que se planta ante su puerta
tan esbelta, tan siniestra
puede que la locura le haya robado la mueca

Esta figura se adentra sin haber traspasado tan siquiera la puerta
está en su mente, parece que el viejo ahora le teme a la muerte

Sombra inmóvil pasan horas
ese portal no abandona

Veterano, enfurecido
dando tumbos va en busca de su defensa
ese arma que su vida salvó en guerra
a lo que más se aferra, lo único que le queda

La guadaña que usa balas de su valentía le llama
una vez más tropa armada, al recluta le reclama

Parece que la cojera ha abandonado su pierna
antigua herida de guerra, su bastón ahora es torpeza

Está en guardia, decidido
el portal de su morada protege como a su patria

Gira el pomo abre de golpe
el gatillo listo, lento y torpe

Sus ojos abre de un soplo
las arrugas del entrecejo parece huyen de asombro

No está el loco en su portal
se ríe en su ventanal
donde el viejo suele estar
vigilante de su hogar

El orate ya está dentro
riendo bajo su techo
puede que sus carcajadas
las escuche todo el pueblo

Ha venido a buscarle
ha encontrarle entre sus trajes
colgados de su mueblaje
muchos de ellos militares

Vetusto malherido
su memoria no ha borrado las batallas
sus ojos aún ven llamas
los tiros los siguen oyendo sus oídos

La sangre que empapa su trinchera
ahora es el agua que rebosa en su bañera.
Trata de sanar heridas
pero la guerra está fría.
Porque aunque ande cojo
aunque camine encorvado
ningún cóctel de fármacos aliviará su pasado

Porque la guerra aún no se ha acabado

Veterano de mil guerras
no creerás lo que tus ojos te cuentan
puede que la locura haya entrado en tu cabeza
o es el loco que se burla de su presa

No se ha acabado la guerra

Sube por las escaleras
como si tuviera treinta
el chalado no se escapa de esta afrenta

Allí están los dos de frente
como cuando ves la muerte

En su mirada reconocen algo extraño
es la abertura del tiempo que ambos han traspasado.

Calzan el mismo calzado
aunque ahora van descalzos

El viejo no se lo piensa
abre fuego como en plena contienda

Angustiada su mirada reconoce esas cuencas maltratadas
por tantos años aisladas, esas cuencas no ven nada.
Van vagando por las calles de un pueblo que no buscaba
hasta encontrar una casa que por todos es odiada

El loco vaga tranquilo
pone fin a su infinito
pone fin a ese asilo
que la guerra le ha traído

Ha perdido la cabeza y huyendo de su presencia
escapó de los muros que apresaban su conciencia

Tal vez pasen muchos años antes que encuentre aquello que está buscando
tal vez pierda la batalla más que cuando su arma sin temor el disparaba

Ahora se encuentra en la puerta de una casa que por fin le dará tregua
pero su temor acecha al otro lado de la verja

Veterano de guerra has matado tu conciencia
y eres tu quien vaga por esa senda
eres tu al que el mal se acerca
cuando el pueblo aún en silencio despierta

Eres tu quien hace años aislado en el frenopático
la medicación dio tregua al apático, lunático
que escapó andando errático
por mil lugares selváticos
hasta dejar al olvido su pasado más traumático

Recluido en el psiquiátrico
muchas almas ha matado
y es por eso en plena guerra
no pudo con esa pena

Esta vez es diferente
la cordura ha matado con sus dientes
a aquel ente, que te visitaba siempre
aunque todo lo haya creado su mente

Eres tu tan inocente
por las calles vas vagando entre la gente
para regresar consciente
a la morada que a este pueblo le hace frente

Siempre por esta fecha
su cabeza abre la brecha
la manía prende mecha
la paranoia lo acecha

La locura que desata su agonía
la guerra para el no acabó ni un solo día

mientras escribo estos versos
escucho sus gritos bajo mi techo
cuentan que el viejo murió en el lecho...
en el mismo lecho en el que duermo
leer más   
16
2comentarios 73 lecturas concursobac karma: 123
« anterior1234550