Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 139, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Luna de guadañas

Una noche me sonrió la Luna blanca.

Desde su cara oculta
oculta sentí la invitación de la guadaña,
el brillo atrayente de su plata
esperando afilada para mi,
predispuesta entre las sombras
a responder con sus rescoldos de violencia.

Guardé en la gruta de mis dudas su pregunta.

Me respondió la voz que suena
bajo el umbral de mis portales,
la que pronuncia el nombre
de los amaneceres en mi almohada solitaria,
aquélla que le grita en su enojo y su cariño
al alma grande de hombre pequeño
que aún no concebía en mí.

De su furia nació la persistencia
de nombrarme como soy,
humano aprendiz de las memorias rotas,
tránsfuga de mis cadenas.

Yerto he sido en las pasiones,
intenso e huidizo,
mil veces arrogante,
triste he sido para afrontar mis huellas,
mis surcos en labradíos inconclusos,
pero ahora sé que amo,
aunque entre tantos juegos
haya calcinado otros tantos sueños.

Ahora sé que no me iré,
aún no ha llegado el día de partir
de esta Tierra que pretendo
asaltar con mis pasos peregrinos.

Me esperan las pisadas del silencio
de mis temores y terrores fríos
pero al tiempo la fe
para transformarme en cuerpo fiel
que apriete los dientes y las manos
cuando el miedo los asalte,
me espera la vida completa con sus letras,
con mis versos no nacidos,
guardados en estancias de mi alma.

Queda tanto por contarme,
por contarte,
por contaros…,
tanto como el tiempo de todos los abriles
que han de florecer de nuevo,
queda el llanto que me espera
cuando no me escuche,
cuando no te escuche,
cuando me extrañe y te extrañe,
pero haré que se desplace esta montaña,
rígida roca que me linda,
hasta renacer en la cordura
de olvidar el pensamiento
y crecer en los incendios del ser pleno.

Pleno ser,
habitante en instantes de sus lágrimas,
de la lluvia que de mí brote,
necesaria redención de sal y de cristales,
plena vida,
deseada en el contraste de los mundos,
aceptada en mi sonrisa,
en tu sonrisa,
en la risa que a todos nos escueza
como patria completa de hermandades.

Arrancaré la corona de espinas
que yo mismo clavé sobre mi cráneo
en algún día de mi infancia nómada,
sangraré por mi costado,
abierto el corazón,
perdonando y perdonado,
honraré mi pasado y mi presente,
mi sentir, el tuyo,
el nuestro.

Seré amante desde este fuego intenso
que me roce,
que nos roce y que nos sane
transformado a través de la palabra nueva
que prometo pronunciarme
y pronunciarte.

Amar, amarme,
amarte,
conducir en mis mareas este barco,
dejar de naufragar en mi desidia,
abarcar en la mirada la piedad,
la comprensión de tu fuerza y de la mía,
gritar, llorar, reírnos,
habitantes de esta huerta
que adivinan la cosecha
de los frutos que han sembrado.
leer más   
11
8comentarios 80 lecturas versolibre karma: 132

Renacer

La vida se me paso por las manos
Como se escapan las horas,
Como se escapan los recuerdos
Nacido entre artillería pesada
Entre el cruce de espada contra espada
En el choque de la bala contra el cuerpo

Aunque simbolice la muerte
Tengo la esperanza de poder vivir,
Ir mas allá de la piel
Demostrarte que no hay barreras

Que la lucha es constante y no pienso rendirme
No dejaré que mi pueblo derrame su sangre
No mas abusos, no mas violencia

He estado cansado de ver a traves de otros ojos
He estado en ti, soldado, en ti
Tú que peleas una guerra que no es tuya
Tu que luchas por las indiferencias de otros
Vi tambien lo que hiciste
Estuve en los ojos de ese niño indefenso
Ese niño al que disparaste sin motivo alguno,
Ese que su madre desesperada buscaba entre el fuego cruzado.
Siendo ese niño vine a caer en tus manos,
Cruel y despiadado hombre
¿Que daño pude causarte yo?
Que había de malo en mi si solo sabia caminar
En mis ojos llorosos solo esperanzaba que mi madre me encontrase
Y me encontré con algo frío, algo aterrador,
Supe que mamá jamás me encontraría
Todo fue tu culpa, me marché, me esfume como el humo, me arrancaste la vida, fue lamentable, no por mí, sino por ti...

He renacido denuevo

Es momento de renacer...me he encontrado lejos
Pero tambien he estado mas cerca de lo que piensas.

Estuve en los ojos de tu madre cuando te vio por primera vez.
Estuve en la mirada perdida de un drogadicto
Ese que pedía no haber probado nunca un cigarro
Estuve en manos de hombres que me amordazaban
Que abusaban de mí y me daban dinero que ni quería, dinero sucio, alcohol y pastillas
Atrapado en los ojos de una niña de tan solo 15 años, me golpeaban, donde esta mi maquillaje?
Joder...¿Pero como maquilló las heridas del alma?
He sido demasiada gente mucho tiempo
Fui todo lo que te pudieses imaginar

Pero ahora estoy aquí, soy un soldado
Uno de los últimos en pie
Y vamos perdiendo la batalla, sí por supuesto que vamos, tu tambien eres cómplice de esta masacre
Pero yo como soldado todas las mañanas antes de salir del campamento me arrodilló y le pido a Dios que todo sea una coma y no un punto, para poder terminar lo que inicié.
leer más   
7
6comentarios 35 lecturas versolibre karma: 90

El nacimiento de la xenofobia (El poema que nunca se escribirá)

La pobreza de la eternidad
derrotada y desnuda,
enmudece y duerme
sin cambiar el día.

Entra con violencia
donde nadie entra.
Viste harapos de amor,
nadie pregunta nada.

El padre, racismo social:
mano de obra barata, trabajadores de día y noche.
Piden poco y sufren mucho.

La madre, desprecio cultural:
ciudades dormitorio abandonadas,
cunas de rechazo a la integración.

Tres eran tres
y ningura era buena:
prejuicio, temor e ignorancia.

Bucle de odio,
injusticia,
temor,
goce de insatisfacción,
delirio de miedo,
intolerancia,
agresión,
estigmatización,
exclusión,
enfrentamiento.

Rostros de un rincón perdido.

Detrás de tu miedo,
otro miedo
entre muros de cemento, concertinas y cal viva
esperándote.

La voluntad del caos:
poemas que nunca se escribirán.
16
2comentarios 114 lecturas versolibre karma: 127

Titiriteros

Contémosle al árbol
cómo y cuánta es la longitud
de nuestras sombras,
la medida de las cuerdas
en los títeres pendidos de sus ramas,
de cómo en ellos arrastramos
voluntades pintadas de azul intenso,
de la descomposición
obligada por las señales agridulces
como alquimia exigua
para las cadenas de los mudos.

Con navajas agotadas
dibujemos sobre su corteza
corazones de amores inseguros,
la tristeza insatisfecha de los hombres,
grabemos sobre su piel
la manumisión de las estrellas,
contémosle las diligencias múltiples
con las que tramitamos con urgencia
los parapetos del olvido,
pronunciemos en sus hojas
el apodo del emperador despierto
coronado al fin por los durmientes,
seamos los cronistas
de las sucesivas invasiones
y del sabor de su violencia
en las aduanas y hormigueros
de los simios de locura sin horario.
leer más   
16
6comentarios 85 lecturas versolibre karma: 126

El Bosque

Anónimo se encontraba en un paraje insólito. Éste era gigantesco, daba la impresión de estar exánime. Mientras más se pasase en él, se podía notar la germinación de sentimientos de desolación y pesadez dentro de uno. Esto era lo único que se absorbía al empatizar con el lugar.

Mientras caminaba intentaba recordar la razón de su estancia en aquella zona pero los pensamientos eran difusos, no recordaba el motivo de su presencia en aquel territorio.

Aceptando que no rememoraba el camino de ida, reflexionó sobre lo sustancial del lugar. Fijó la mirada sobre el marrón de las hojas y lo infértil de apariencia del sitio. preguntándose, entonces, el porqué del color tan opaco de estas.
¿Todas han de ser así? -Se cuestionó -.
Dado a que nunca había otorgado mayor importancia a estos temas, intento recordar otros bosques que había frecuentando a lo corto de su vida. Después de pensar lo suficiente para darse cuenta que no tenía información necesaria para compararlo, terminó por abandonar la interrogante.

Luego de una larga caminata divisó una extraña silla de madera en medio del bosque, a medida que se acercaba pudo notar el estado deplorable en el cual se encontraba, se sentó sin dudar pues, el bosque era inmenso y no daba indicios de que pudiera encontrar la salida pronto.
.
.
.
.
Y así pasaron horas, luego Días y Anónimo no encontraba la tan anhelada salida, entre improperios, maldecía a aquel quien lo llevó allí. A estas alturas sabía que solo alguien quien lo odiase podía conducirlo hasta lugar tan atroz "pero ¿Cómo?" -Se preguntó - ¿en estado de inconsciencia quizá? -Finalizó - Sabía que ni en sus intenciones más descabelladas estaría internarse en medio de un bosque fúnebre como el aquel, ni en ninguno. De hecho, el no sentía una conexión especial con la naturaleza como para intentarlo.


Descansó en el suelo intentando mirar las estrellas que se perdían entre los enormes árboles dando paso a su último soliloquio y el nuevo día que minutos más tarde empezaría a brillar con violencia
.
.
.
.
Sé que hoy moriré... ¿Pero porque así? ¿Porque en este maldito lugar? porque solo. Vivir sin ser valorado por nadie de mi entorno, ¿Porque no me diste la opción de cambiarlo?
No quedará algún vestigio de que existí y aun no he superado mi introversión... Ni habré sabido el verdadero significado de la vida para cuando sepa el significado de la muerte.
Sé que vendrás pronto lo presiento....
Lo único que consuela a este hombre desdichado es que al fin escuchaste mi pedido.

La parca no tardará....
.
.
.
de repente un extraño irrumpió con estruendos.
Asombrado de que hubiera otro ser en ese sórdido punto, se levantó del suelo y desesperado le pregunto acerca de la salida. Este segundo no contestó, ni le dirigió la mirada, tenía la cara cubierta con un casco, un visor y orejeras.
Parecía obstinado en su trabajo y hasta cierto punto daba la impresión de estar automatizado solo cortaba árboles para terminar la silla que estaba junto a su casa de madera

Anónimo juraba que no había ninguna casa antes que dijera sus últimas palabras. Estaba desvariando desde hace ya buen tiempo así que solo decidió pasarlo por alto y acercarse a la puerta de la casa del leñador. Este dejó su silla y por primera vez lo miró a través del casco. Anónimo estaba horrorizado, al instante, supo que fue la peor idea que tuvo pero ya era muy tarde para arrepentirse el leñador ya le estaba abriendo la puerta. Él solo quería descansar llevaba días sin poder dormir. Cuando la puerta se abre completamente ve dos camas el leñador le señala para que se diriga a una. Anónimo acepta. Momentos más tarde
el sol los alumbra completamente. El leñador precipitado se da cuenta que dejó su silla de madera afuera, corre para traerla abre la puerta y ve algo terrible. todo está en llamas. El sol quemó el suelo de alrededor de su casa pues ya no quedaban árboles que impidan su paso, su silla lo está tambien. Anónimo se levanta al percibir el ruido que el leñador va creando a su paso .Habia tenido una pesadilla con su pasado cuando ve que el leñador se quita el casco mientras ve como la puerta de su casa se va consumiendo por la combustión.

Solo hay Pavor en la mirada de Anónimo al notar su cara en el rostro del leñador .




"Todo esto es culpa mía".
leer más   
3
sin comentarios 28 lecturas relato karma: 41

Entre las rosas

Entre las rosas doradas de la tarde, un ocaso de contagiosas malvas, toco tu pecho para que florezcan mil auroras.

Con cada seno, suaves como el azul mariposa, suena una caricia aérea, de plata, de cristal de flor de alma.

Nuestros pechos apoyados en la vidriera, latiendo sofocados, con loca violencia, que olor de lirios y el olor del incienso de su piel, con esencias de cielo.

La presión
suave y lenta de su cuerpo contra la vidriera, la carne era alma,
el grito, el suspiro final se mezcló con el olor de las madreselvas.

Che-Bazán.España

Pulchra sunt quae visa placent.
(Belle si dicono le cose che piacciono all'occhio)

Santo Tomas.

www.youtube.com/watch?v=3pscDRqkFro
leer más   
13
2comentarios 84 lecturas versolibre karma: 131

La Hora Inmarcesible

Los árboles rasgaban la bóveda celestial, que se tornaba torva en una gama acromática y, conllevando el desosegado final, las ramas sin broza se explayaban, perdidas entre la bruma. Los aromas cetrinos, retornaban al ayer, y, proveían la falsa ilusión, de una pizca de redención. ¡Oh!, tan deseada era, tan escasa se repartía y, para su desgracia, su servidor la repartía. La niebla se espesaba, en un denso ensueño, fruto de la inventiva erudita de un náufrago. Silencio; pasivo silencio que moraba por el viento, con vacuos susurros que amedrentaban a los olvidados. Y ahí hallábase un ilustre cuarteto, con sus semblantes pardillos y mentes virginales; el primero, en edad ya de merecer, de faz ensanchada y tez nívea, con la imaginación desatada, agraviándose a cada suspiro. Le precedía la perfecta e inmaculada fémina, joven por condición, bella; ¡bella y pura!, entre sus famélicos brazos embalaba a una creatura sollozante, con amores mondos e inocencia efímera. Ni resentimiento fracturado y corazón sin pisca de violencia. Falto de humanidad. A la zaga, andando con culebreo ofidio; se hallaba el menor. De mirada soñadora, porte rechoncho; simbolizando en una gala inefable, lo que es la bonhomía. Y así, ante mis sacrílegos ojos deambulaban, el cuarteto pardillo que danzaba entre jolgorios rasposos, por yermos sin nombres y con poca redada, caminaban con recelo, bajo unos designios piadosos.
Algunos me llaman elucubrador, otros, con un hilo de odio en el silbido, maquiavélico; y unos pocos, escasos de sazón, me recitan: creador, engendrado e inmarcesible.




"Contemos historias con el corazón, con poesía"
leer más   
5
3comentarios 31 lecturas relato karma: 49

Drina Krina

El hombre sin rostro se tatúa una expresión, sube al púlpito y predica sus gritos silenciados.
Siembra dentelladas al aire que propagan violencia
edulcorada en palabras que caen como espigas de agosto.

Carmesí fluye el río.
Meandro grana desde el cielo.

Plumas tintadas de bermellón aglutinadas en el suelo.
Picos desgastados en sus orillas, saciados de carcasas.
El Drina, río curvado, serpentea en sus noches.
Teñido. Rostros purpúreos en las orillas.
Corinto el pelaje del perro. Manchado.
Encarnadas las amapolas.

Gemidos que respiran mudos en sueños
compuestos por la cruel materia delicada de las flores.
Con el alba llora pétalos, pétalos blancos como de humo al recordar sus orillas.
El llanto inútil, invisible, bajo sus aguas.
Pétalos blancos de los que se alimenta.
Blanco sobre rojo.
Labios heridos.
Rojo sobre blanco.

Presente y pasado discurren paralelos.
Indisociables.

Dos paralelas que se cruzan.

/

poema escrito años atrás en uno de mis viajes a Bosnia, el primero para ser exactos. Aún estaban ahí las huellas del horror en sus edificios, sus carreteras y en el rostro de la gente. La belleza del paisaje y la amabilidad de sus gentes hacía difícil imaginar que en las orillas de esos ríos, cruzados por puentes tan hermosos, recogieron un día tanto horror. Quería decir que ojalá estas cosas no se repitiesen, pero me da vergüenza sabiendo que lo que pasa en Yemen, Palestina, Siria, Birmania, Somalia o Sudán del Sur, y otros muchos que me dejo. Aún así, mantengo la esperanza de un futuro sin conflictos ni odios.
leer más   
20
18comentarios 83 lecturas versolibre karma: 140

Profecía y tino

Toda mi profecía es amarte sin violencia

hasta el final de tus días en mi.

Devuélveme la pertenencia

o enciéndeme la luz

se adelanta el invierno y la noche,

el cielo raso me alcanza la piel

y hace tiempo que mi vientre

es sólo regazo sin goce.



Ya caminamos antes

como almas sin pena

con el peso sonriente

a todo lo que dimos la espalda

entre golpes y sucedáneos.



Nada que temer,

todo por desvanecerse,

como flechas audaces

haciendo diana en círculos recelosos.



Quizá todo triunfo pendiente

dependa de la mala puntería

o aprender a cerrar los ojos.
17
9comentarios 77 lecturas versolibre karma: 145

Los jóvenes

Se besan, ¡ah!, se besan y se besan

los jóvenes en las calles, en los bares,

contra los muros,

se besan sin sosiego como si ellos mismos

no fuesen sino los extremos del beso.

Se besan, ¡ ah!, entre los autos que pasan,

en las estaciones del metro, en los cines,

en los buses, se besan desesperados,

con violencia como si la continuación

del beso

no fuera sino la vejez proscrita y la muerte.

Se besan, ¡ ah!, se besan los jóvenes esbeltos

y enamorados. Tan delgados que parece que

ignoraran la existencia del pan en la Tierra.

Tan enamorados,

como si ignoraran la existencia misma del mundo.

Se besan, ¡ah!, se besan como si estuvieran en lo obscuro,

en la más segura obscuridad,

como si nadie los viera, como si el sol fuera a iluminar

recién cuando las bocas, rotas a besos y sangrantes,

no pudieran besarse sino con los dientes.
leer más   
14
10comentarios 96 lecturas versoclasico karma: 120

Al final del día

Temo ver tu rostro severo
oscuro, duro, tenso

yo temo...
y muero...
porque al final del día

sé...
que vas a acecharme de nuevo.


* Por el respeto y la tolerancia. Ni una menos.
leer más   
15
19comentarios 115 lecturas versolibre karma: 121

Bajío

Siento un gran vacío
que no se cómo llenar
si me falta tu sonrisa.

Es como estar en un bajío
donde las olas llegan a golpear
para ver si lo derriban.

Sentir que jamás te han visto,
insensibles las veo pasar
pero ninguna de ellas me mira.

Nada importa si yo grito,
soy un alma nada más
que vaga sola en tu desidia.

No hay mayor violencia
que un adiós sin despedida
leer más   
13
10comentarios 78 lecturas versolibre karma: 102

Huellas

Nada es inocuo
Tu silencio
causó más estragos
que tu verdad
cantada a gritos
Tu huída
fue violencia
leer más   
11
1comentarios 94 lecturas versolibre karma: 119

Deutsches Requiem

Deutsches Requiem
Nos contó Borges del soldado
martirio innegable de su tiempo
donde el cobarde perdía entre espadas su cobardía
y el piadoso blandía su misericordia para clavársela
en una infame prisión.
Donde se nos habla de la nueva orden
que no llegaría de la mano del colectivo,
donde la violencia debía placar la violencia,
para el fin mayor:
cerrar el círculo de la historia
con una guindilla en lo alto del pastel

Y aquí hemos llegado, nosotros: la creación definitiva,
llevados por la corriente del sueño americano
ya corrupto, desclasificado; Zaratustra nuestro pastor
en lo alto del anarcoindividualsimo neoliberal positivista
(y esas historias)
donde sólo velamos por nosotros mismos
nos dan igual nuestros coetáneos
(para que engañarnos)
Con ardor arrogante, acrónimo del alma, que nos mueve
y lo que resulta herido es siempre el orgullo de un deseo insatisfecho
dese dese. Deseo. Quien es la más libre del reino?
dese dese. Deseo. Quién es la más diva del reino?
De ese de ese deseo qué cesó?
Ya no habrá teseos que vivan la imagen del héroe.
Es un lastre: qué te importan todos los demás?
Habiendo adquirido a hachazos de cultura la noción que rige tu vida
con hachazos vas a defenderla y luchar por ella,
pese a quien le pese;
cueste lo que cueste
eres vil siervo de ese de ese deseo.
11
3comentarios 64 lecturas versolibre karma: 108

Violencia

La piel tiene memoria,innata,rechaza la escoria.La piel,luego del maltrato deforma;y hasta una caricia se puede volver mórbida sombra.No importa cuanto,se tolera o se perdona.La piel no olvida,y tiembla, se fatiga.No puede ni oír la voz,ni sentir la mano,de quien algún día cruzó lo límites a grito ensordecedor y golpe a manzalba.La piel tiene memoria,y aún después de años;rechaza.Aún sin quererlo.Ya no fácil abraza.Y en un pequeño llamado,o cercanía,a veces...puede sentir aún,aquella siguilosa amenaza.Que se escabulle por los poros y esconde el alba.Que le trae la noche, la estremece y paraliza hasta la nada.Aquel oscuro laberinto sin salida que la ahoga voraz,aún luego de años de distancia,la asfixia;la alcanza.....
leer más   
10
1comentarios 42 lecturas versolibre karma: 98

Interrogante

Muero adorando mi soledad,
Negándome a los remedios,
Sufriendo de los mismos males
Y en libertad bajo arresto.

Borracho de sensibilidad,
Más humano y menos necio,
Con la violencia de los días
Que se escapan sin quererlo.

Extirpando las convicciones,
Que se adhieren como el miedo,
Para escribir con letras blancas
A la vida y su misterio.

Con fina marca y aguardiente,
Servil y doliente me expreso,
Sin esa calma codiciada
Por la que diera un imperio.

Oh triste y tensa glabela,
Que observa el haz del tiempo,
Para volver sin paz al alma
En busca de entendimiento.

¡Como extraño tardes claras! ,
Qué no diera por vivir pleno,
Qué no diera por saber mirar
Como los gatos en silencio.

Y olvidarme de los pasos,
No reparar en el consuelo,
Y mientras gira la moneda
La suerte aguardar riendo.

En la teoría escrito,
Nada es ya lo más, ni menos,
Ya resolverá la práctica
Esta duda de otoño y cedro.

!Adiós!, ¡adiós centella rota¡,
Llévate mi pensar muy lejos,
Y que nadie te oiga hablar
De mi oculto cautiverio.
leer más   
6
6comentarios 66 lecturas versoclasico karma: 74

Abreme tu alma (Dedicado a todas la mujeres maltratadas)

Ábreme tu alma escondida en tu pecho
y dame paso para que entre a mirar
¿qué escondes dentro de tus sentimientos?,
son palabras que vienen de otros mundos.

¿Quién dijo que al entrar me daba derecho
para poder en todas tus cosas espiar
y hurgar como alimaña en tus pensamientos,
de proxenetas, chulos, gente y moribundos?

Ábreme tu alma escondida tras tu mirada
que refleja el paso del tiempo y la tortura
que se esconde tras un muro de sonrisas,
lágrimas disimuladas, suspiros sustentados en el aire.

¿Quién dijo que al entrar podría estar donde quisiera
y jugar al escondite sabiendo que murmura
tu alma, que llora por los rincones sumisa,
de tu ser que me consiente con todo el paire?

Ábreme tu alma y déjame entrar en silencio
y caminar por sus recovecos, espacios sin límites,
huecos saturados de ripios sentimientos,
para llegar allí donde está la herida y poderla restañar.

¿Quién dijo que en tu alma no influencio
ni siquiera para poderte ayudar y darte un ápice
de esperanza, de vida, de amor en el precioso momento
en que en este lugar a tu ser me dejaste entrar?

Ábreme tu alma y dejame jugar,
déjame que te quiera y te susurre al oído
que eres mi esperanza y mi mundo,
eres la cura de este juglar que vaga sin rumbo,
de este poeta vagabundo.

Dedicado a todas las mujeres maltratadas psicológica y físicamente por aquellos que no tienen alma, ni corazón, ni vergüenza, aquellos que perdieron el respeto por la vida de los demás. Va por todas ellas. ¡NO ES NO!

"Y EN EL FONDO TE DIGO"
Fdo.: Alfonso J. Paredes
Todos los derechos reservados
SafeCreative/Copyaright
Imagen tomada de internet, cuya fuente es: www.google.es/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&a
18
12comentarios 126 lecturas versolibre karma: 102

Caminos cruzados

Te veo venir
Con flores en los labios
Y la mirada gris
Repleta de tempestades
Con la violencia que te da
El estruendo de tu sonrisa

Yo que tanto te he esperado
Te regalo mis verdades
Dulces, venenosas
Mis verdades lágrima
Mis verdades risa
Mis verdades mundo
Te las regalo todas
Aunque no te sirvan de nada

Por un instante
Fuimos dos extraños
Perfectamente conocidos
Con tanto que decirnos
Pero sin palabras

Y te quedas a mi lado
Lo mismo de siempre
El tiempo que duran
Tres eternidades
En ser pronunciadas
leer más   
4
sin comentarios 23 lecturas versolibre karma: 62

Un lugar el cual debo llamar hogar

Naces frágil en un mundo imperfecto
con llantos
y la necesidad que te protejan.

Con el sueño de un padre responsable
y una madre presente
así será , me cuidaran
hasta cada amanecer.

Dos años mas tarde
desde el nacimiento
el sueño yace roto
empiezan a quebrar mi ser
una familia rancia
que me acogen en su nido
con escasees de amor
y con odio en sus interior.

Seres rotos
que te añaden a su colección
de una casa vacía
donde queman tus alas
y la llama no deja de arder,
pero es mi lugar
el cual debo llamar hogar.

Frías mañanas
que se vuelven cansinas
con cada nota de su voz,
mis sentimientos amanecen taciturnos
esperando ser salvado
de esta agonía.

A mis dieciséis
mis ganas de vivir escasas,
cansado de sentirme un error,
tuve un intento
pero el deseo de un buen viaje
a lo desconocido,
me friso
escogí perderme en los ojos de nadie
y contemplar el eterno cielo gris.

Mi piel lastimada
el dolor mudo
y la inocencia robada
no era suficiente para ser defendió
por algún desconocido,
solo quería sentirme amado
y tener con quien hablar en las tardes nubladas
como aquel día que un señor mayor me toco sin permiso
solo era un niño,
quizás no lo entendías
pero le debo llamar hogar.

Me sentí olvidado
y entendí que era un crío abandonado
en la casa de los amigos de su padre,
el sueño de que regrese
aunque fuera demasiado tarde.

Crecí en cases
con miedo y agonía
sin una voz propia
con marcas en mi cuerpo
perdí mi color
en la batalla
y aun cubro los moretones
por el que dirán.

Llegue al final
agradecido por su labor social ,
me marche sin odio a mi tirano
olvidando los detalles
A punto de iniciar un viaje
Aunque me convierta el villano
de esta antigua historia.

escritor:
jhonbellido
7
3comentarios 71 lecturas versolibre karma: 104

Irrealidad

Despiertas,
y al albor cada mañana,
das de bruces con violencia,
restregándote con saña
contra un mundo de contrastes
donde todo es diferencia,
en el sexo y el color,
en la idea y en la creencia,
que envenenan convivencias,
y yo...
muero de impotencia.

Pero busco otra existencia,
una vida de utopías,
un instante de inocencia,
de quimeras, ilusiones, de delirios...

Y dormito,
y en el sueño hayo sentido
a la vida y sus vivencias,
a esta extraña realidad
despojada de maldad.
18
9comentarios 112 lecturas versolibre karma: 85
« anterior123457