Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 48, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Has vuelto...

Y no volví más a tu calle de sueños perdidos,
allí donde perdí por amor, por tú amor, todos
todos mis sentidos…

No pude volver amor,
porque ahí estaban aún bailando nuestra canción
las dos sombras desnudas, entrecruzadas, eróticas
y enamoradas, en cada madrugada, en cada pared
al resguardo de los faroles…

Y los faroles,
y los árboles que con sus ramas se abrazaban,
también jugaban a amarse…

Y tu has vuelto?
Has parado tus ojos para en el recuerdos vernos?
Dime amor, si lo has hecho… si añoras esas noches,
esa calle y nuestros cuerpos…

Porque yo, no he vuelto,
porque el recuerdo, te haría latir otra vez
en mi pecho, y no estás, y no estamos en las sombras,
en las paredes, ni en la calle donde nos dimos más que amor
escondidos, donde fuimos cómplices de noches de amantes,
amantes con nombres, amantes que se amaron,
y el destino de esa calle sin tiempo desterró…

soundcloud.com/lola-bracco/no-volvi-mas-a-tu-calle (Lola)

.
18
8comentarios 78 lecturas versolibre karma: 103

Árbol de la nada

Vuelve a crecer árbol de la nada
allí, en el recuadro verde del entierro
donde antiguamente había uno...
cortado a tajo limpio
desde la troncalidad de su tronchez
cuya raíz
tuvo el aliento para brotar un regreso.
Sé como la primavera infinita
que vuelve a reencarnar con denotado empeño
cada vez que otóñica y anciánica
la decapite
el aserrado filo de este invierno.-

@ChaneGarcia
...
leer más   
18
6comentarios 77 lecturas versolibre karma: 113

Mala astilla...

En un bosque oscuro y lejano. Existe un arbusto desencajado.
Mira con temor a todo lo que le rodea. Cualquier ruido le hace mover la cabeza.
El arbusto ensimismado se siente rechazo. Pero como es arisco y certero nunca será aceptado.
Condenado a vivir solo rodado de maleza. Nada de aquel paraje le llena de grandeza.
Luna tras Luna el Sol aguarda. Astro que de luz llena la explanada.
El mundo puede ser un lugar cruel. Cientos mueren cada día en él.
El arbusto se vió alejado de la alegría. decidió vivir solo sin malicia.
Pero a los demás no les gusta que los ignoren. Si piensas por ti mismo quizás a alguien enojes.
Una noche las otras plantas le espetaron. ¿Quien te crees que eres para marginarnos?
Nosotros hemos decidido no hablarte. Una lección queríamos darte.
¿Por qué inviertes las tornas? ¿Y ahora eres tu quien no nos soportas?
No te creas tan importante fuera del grupo. Lo individual no dura mucho.
El arbusto filibustero. No bajo la cabeza ni un momento.
Cogió aire con desazón. Se propuso hablar sin temor.
Si vuestra fuerza proviene de negarme el saludo. No necesitare vuestro aceptación de grupo.
Si vuestro poder es negarme algo. Lo querré jamás, ni desearlo.
Si tengo que vivir de noche y morir de día. Así lo haré marcaré con desgana mi desidia.
Con tal discurso decidió vivir como ermitaño. Se apartó de todo lo que hace daño.
La sociedad es cruel con quien se aleja de ella. Puedes demostrar que vivir feliz es alcanzable como meta.

Vive feliz. Alejado de las plantas tóxicas que te rodean. Solo quieren empequeñecer tu arte, tu vida entera.
leer más   
17
9comentarios 96 lecturas prosapoetica karma: 121

Infierno para árboles

Los árboles mueren de pie
y también a manos de los traidores
les dieron oxígeno para sus pulmones
y se los retribuyen con hiel.

Injusto es llamar a esa raza humana
si de verdad se humanizaran
no destruirían la vida de un ser.

Campos y selvas deben arder
por codicia y avaricia de unos reos
¿Acaso respirarán dinero o lo fabricarán luego con papel?

Los árboles no son sus esclavos
son mártires muriendo en sus manos
en ese infierno inocentes deben arder
donde primero morirá el y sin el, el humano.

22
11comentarios 105 lecturas versolibre karma: 104

Hambre del universo

Estoy sin estar en los valles llenos de silencios,
en las hondonada de la batalla
guerrero de las estrellas y las aguas,
buscando la puerta del universo infinito pero cierto.
Si entro salgo, sin da un paso atrás,
pero aún no te veo,
la espuma y la semilla en el agujero limpio.
El árbol que me habla cerca,
la fruta lejos,
hambre del universo.
leer más   
3
sin comentarios 49 lecturas versolibre karma: 46

Desmoronada silueta de un corazón deshojado (Cecropia peltata)

Un corazón de follaje desdibujado
aún conserva sus dos ejes divergentes
una esqueletadura de ramas pulmonares
otoñándose...
en la canícula de esta primavera gris.
Tiempos amorfos y estaciones solapadas
en la piel de un mismo árbol
de dos entretiempos
se desprenden las liviandades craqueladas en ocres
ante el empuje de los brotes
de una inflorescencia de higos aguacharacados
Es el yagrumo parecido al árbol de lechosa
o una higuera poblada de aves de ruido
un corazón de ramas fragmentado
como un rompecabezas incompleto.


@ChaneGarcia
...


P.D.: "aves de ruido" = las guacharachas (Ortalis ruficauda).
14
3comentarios 92 lecturas versolibre karma: 102

A tiempo para verte

Cruzó la verja como tantas otras veces. La casa permanecía a oscuras; sólo la luz de una lámpara iluminaba aquella estancia en la ventana del segundo piso. El árbol centenario movía sus ramas al compás del ulular del viento, y la hermosa palmera con su manto de musgo trepando por su base le saludaba desde un ángulo del jardín. No podía evitarlo necesitaba regresar a ese lugar, en aquel año y justo el día anterior a la muerte de su mujer. No estuvo junto a ella cuando ocurrió, pero de nuevo, volvería a tener veinticuatro horas por delante para abrazarla.




Publicado en la Asociación Solidaria Cinco Palabras:
cincopalabras.com/2019/04/21/escribe-tu-relato-de-abril-iv-luis-varela


Imagen encontrada en Internet
22
24comentarios 332 lecturas relato karma: 107

A la luz de una farola

Anochece
y a la luz de una farola
canta un pájaro.

Foto: Carmen Escobar (CC BY 2.0, flic.kr/p/5njF7b)
leer más   
12
5comentarios 220 lecturas versolibre karma: 77

Cerezos en flor

Sé de sobra que has llegado,
y contigo ha vuelto la primavera,
telonera del verano,
de las terrazas, de la playa.

Has traído de vuelta a las golondrinas de Bécquer,
las oigo cantar.
Has hecho florecer de nuevo los cerezos,
reviviendo seres que parecían muertos.

Sé de sobra que has llegado,
y contigo he vuelto a leer a Neruda
bajo la sombra de una encina
sentada sobre tus cabellos de trigo.

¿Dónde están las nubes?
Declárate culpable, sé que las ha robado
y has pintado el cielo con tus ojos agua marina.
Las olas que has mandado han traído
tu tostada piel a la orilla,
en forma de arena.

Sé de sobra que has llegado,
me has devuelto mis noches de desvelo
pero he dejado de escribir a oscuras.

Has llenado de luz la ciudad,
cambiando de hora,
poniendo en la radio las canciones
que siempre me hicieron temblar.

Sé de sobra que has llegado,
tu olor te ha delatado,
a sal, a hierba recién cortada,
a rosas... benditas mariposas.

Sé de sobra que has llegado
porque contigo siempre vuelven
Bécquer, Neruda y los cerezos en flor.
10
4comentarios 117 lecturas versoclasico karma: 69

Sinestesias

Despierto:
bajo el abrumador olor
de tu mirada
bajo la cálida sonrisa
de tu alma.

Me turbas,
tengo un nudo en la garganta,
no tengo expresión en la mirada,
solo tiemblo, me tiembla el alma,
porque hoy será la ultima madrugada.

Mis párpados gritan
el páramo escucha
las hojas contestan
los árboles lo publican
un amor que se muere
no gritéis, no gritéis a la mañana,
igual que se muere un amor
igual resucita mi alma.
leer más   
12
7comentarios 83 lecturas versolibre karma: 88

La luna se escapa

La luna se escapa, se escapa mi vida, el árbol que florece, estupefacta un silencio que crece, me quedo, me quedo dormida, escuchando que el momento se para, el segundo crece y la cinta que vuelve otra vez, no deja contemplar tales cosas lejanas incapaz de alcanzar, que llena, que cura, que sana, tan pura su esencia que está en todos lados, cada vez que la mira la vuelvo encontrar.
Sus risas resuenan como un carnaval que brotan tan fuerte como el río se desahoga en caudal.
leer más   
8
2comentarios 85 lecturas versolibre karma: 77

Amanece

Amanece...
y el sol aún no lo nota,
el árbol abre sus ojos de hojas
y despereza sus ramas;
y sus manos de pájaros
cantan alabanzas
al milagro del alba;
con tanto movimiento
y tanto ruido
el sol despierta,
y con sus dedos desgreña
su rubia melena de larguísimos cabellos
y la extiende en el interminable
horizonte de la alborada;
y es ahí y solo ahí, que en verdad
A M A N E C E.


@SolitarioAmnte - viii/17
leer más   
18
10comentarios 224 lecturas versolibre karma: 102

El agua, el árbol y yo

El agua se hunde
y se ahoga en el mar
anegada en su llanto de sal;
y el árbol enorme me mira
con todos sus ojos de hojas
incrédulo de que yo, no sea verde,
que esté seco,
atribulado de que yo, no eche raíces.


@SolitarioAmnte / viii-17
leer más   
11
4comentarios 210 lecturas versolibre karma: 77

Sueña el árbol

Sueña el árbol mi sueño...

Contigo soy árbol
plantado a la orilla de tu río,
tú fluyes inagotable, perpetua
y mis raíces se profundizan
buscando tu humedad en el subsuelo;
y me irrigas y me nutres
con líquido glorioso
y yo me hago ancho y alto tan alto;
tu amor corre por mis ramas
como savia ardiente que no me quema
y me naces fruto y me naces flor.
Y es tan jubilosa nuestra fiesta
que se unen a ella las mariposas
y los grillos y el jilguero.

No nos importa el río del tiempo
ni las generaciones que nacen y mueren,
pues tú, siempre eres río que fluye
y yo, el árbol que se nutre a tu orilla.
El que te ama, al que tú amas.

Sueña el árbol ser yo contigo
y sueño yo ser el árbol en ti.


@SolitarioAmnte / xi-17
17
16comentarios 211 lecturas versolibre karma: 84

Vital escultura

Vital eres preferida escultura
desde mi balcón no dejo de observar
que el otoño atenúa tu figura,
tus hojas verdes son ocres al mudar
como hilván cayendo de su hilatura
extendiendo un tapiz pardo al desnudar,
me tenderé sobre tu fino manto
para contemplar y entender tu llanto.
leer más   
5
sin comentarios 123 lecturas versoclasico karma: 55

Sol. Extremadura

En Extremadura, se están cayendo las nubes al suelo.
Humedeciendo la tierra seca.
Cada gota un tesoro de vida
reparando la sequía herida
cuando el acharolado, de las hojas verdes brillan
los colores ocres y amarillos lloran.
En la campiña.
la naturaleza hermanada da vida
la luz se esconde
tras las nubes.
Sobre el manto de gotas de lluvias
el sol perezoso se cuela
entre las hojas
humedecida de clorofila.
Tímido celoso se oculta
los claro oscuros paisajes armonizan las siluetas del árbol.
Curvando las líneas entre los pájaros.
Sol perdido...
leer más   
10
4comentarios 135 lecturas versolibre karma: 74

Cencellada

Gélida está
la cencellada fría
en los árboles.
leer más   
15
sin comentarios 108 lecturas versoclasico karma: 95

senryu (14)

Siempre serás
árbol de mis poemas
savia y raíz.
leer más   
18
10comentarios 148 lecturas versoclasico karma: 92

Incertidumbres

Aquí, en este Oeste
en el que vivo
siempre es tarde y es Otoño
y las nubes, algodón azucarado rosa y chicle.
Hay mucho silencio, hondo, y muchas aves, libres.
Y yo miro por la gran ventana,
miro el desplomado mundo
que descorazona y duele.

¿Qué haremos con las certidumbres?
¿Dónde olvidamos la bondad?
La dejamos desgraciada y triste abandonada en la basura.
Tú te fuiste una tarde de Mayo
y te llevaste el Sur soleado
y todos los días amanecemos sin Norte,
perdidos, latiendo timoratos de no saber
qué hay más allá. Desorientados.

Más allá del mar.
Más allá de las luces, del humo,
del ruido de esta ciudad de tejados azules
que regurgita pequeñas vidas invivibles, invisibles, inviables.

¿Qué haremos con la tierra?
Se escapa entre nuestros dedos,
seca , agotada, emponzoñada.
Sin germen ni simiente.
Apenas podemos retenerla en las manos
y no hay caricias que la anclen ni la florezcan.
Tú te fuiste, y hubieron abrazos, estaciones intermedias
pero al fin miro por la gran ventana que mira al Oeste
y el hielo del Ártico que no vuelve me apremia,
nos apremia.

Y esta mañana que detona
en sangre y piedras,
oscurece nuestro Este.
Y miramos más allá del mar del horror
donde los niños, los gatos, los pájaros
están muertos de estruendo,
muertos de olor a ruina y polvo.
¿Qué haremos con los fantasmas de su llanto?
¿Quedarán bajo el escombro?
Adivinaremos entre tanto abrazo líquido,
inaprensible,
quién nos presta una silla y un pedazo de pan
y una mesa puesta y el sol
y una almohada donde descansar
y paz, mucha paz.

Me mudé al Oeste y por la gran ventana
temo la noche del mundo,
es oscuro y da miedo.

He de nombrar,
-repite en letanía infantil-,
he de nombrar y cuidar todos los robles que encuentre
en mi camino.
9
7comentarios 186 lecturas versolibre karma: 99

Haiku

En la dehesa,
con su cuerpo de palo,
baila la encina.
leer más   
17
4comentarios 86 lecturas versoclasico karma: 101
« anterior123