Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 447, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Cuando anochece

Cuando anochece
enciendo un cigarro,
mientras recuerdo
y mi alma se estremece,
nos recuerdo en mi cama abrazados
mis ojos se adormecen,
siento que otra vez estoy contigo,
todo lo que fuimos, todo lo que vivimos,
y ahora ya ni somos amigos.

Decidiste olvidarme,
sacarme de tu vida,
como el que saca la basura,
pero yo no puedo olvidarte,
recuerdo cada parte de tu hermosura.

Daría lo que fuera por verte de nuevo,
por un último abrazo,
por un último beso,
por una última caricia.
leer más   
11
7comentarios 72 lecturas versolibre karma: 102

Tengo la necesidad de seguirte

Tengo la necesidad de seguirte,
tengo miedo de perder tus pasos,
pensar que no tardarás en irte
que los amaneceres serán ocasos.

Los cielos inmensos se abren
sobre mi cabeza, tan distantes,
me esfuerzo en que mis ojos no lloren,
sólo se es feliz por instantes.

Y el viento me traerá tu esencia,
siempre respiro el aire que no tengo,
pronto me atormentará tu ausencia,
bien sé que de recuerdos me sostengo.

Al alba no habrá más que llanto,
regresiones de lo que callé en su momento,
¿Puede alguien como yo equivocarse tanto?
¿Puede mi afligida alma esperar tu reencuentro?

Mejor no te alejes, mi vida;
cambiaré lo que sea necesario.
No quiero reabrir esta herida,
no quiero revivir un calvario.
11
2comentarios 37 lecturas versolibre karma: 107

Colillas y maletas

Ahora las paredes lloran
los claveles huelen a entierro
y el café está tan frío
como las noches sin besos.

El sofá siempre vacío
y las colillas del cenicero
me dicen que te has ido
con todos mis te quieros.

Cogí mis maletas rotas
y las llevé a tus recuerdos
pero allí tampoco estabas
jugando con mi pelo.
leer más   
15
1comentarios 53 lecturas versolibre karma: 104

Para ti que has dicho adiós

Era la causa de aquella acción imperfecta
Que convierte en pretérito a la fuerza
Sin aceptar la verdad.

Un globo enorme
Con el matiz de color
El simbolismo para poder soltar
La paradoja del tiempo que no nos permite olvidar

Aversión a la ruin egolatría
Los destellos de gerberas entre cardos
Con la frialdad en el alma
Con la ilusión del siguiente día

Con la pasión que arrebata en la vida
La conversación con el adiós
Con el más dulce licor
El azar ignorado del impar
Admirando la corola de la flor

Atada a los recuerdos en memoria
De la mano el recorrido del antaño
Entre nieblas de parajes sin formar
Que se abren al cerrar circunferencias
Esporádico extravío una vez más

Se venera un aliciente
Con el tiempo que se queda con el adiós que se va
Cuando la incertidumbre provoca
La creación más aberrante que despoja
Como un César en el ruedo con el temible pulgar

Retornan los giros de la fortuna
Detrás del alma desnuda
Sin el temor que aniquila cualquier par
El reflejo en el espejo del inhóspito lugar

Al recordar las nostalgias
Con la inminente partida
En el halago a la espina
Sin distingo en la experiencia
Sin desconfianza furtiva

Para ti que has dicho adiós
Uno a uno despilando los ladrillos de cualquier muro
Aunque a la mañana siguiente
Con las rocas de escolleras se volviese a levantar
Al exhalar los delirios sin vislumbrar el final

Vuelvo a mirar el espejo
Majestuoso heliotropismo de la flor
Que gira para mirar el sol
Radiante hasta ser marchita
En su máximo esplendor

La simbiosis perfecta
De reflexión y conciencia
En el abrir de la mano
Se han acortado distancias
Sin implorar adelantos
Para ti, para ti que has dicho adiós…



Por: Wily Hache®
8 de julio de 2019
14:00 p.m.
México
20
11comentarios 113 lecturas prosapoetica karma: 95

Juliana

Para La nena gato

Fue una estrella come nubes,
una nube come estrellas,
enorme y pequeña llama,
gatuna ansia, a quien
oí a lo lejos decir:

Invítame a beber té:
despacito, despacito,
para no quemarme el alma.

De Versos perdidos, 2011
leer más   
6
5comentarios 93 lecturas versolibre karma: 86

Copa de Licor

Ves el mundo sangrar
dentro de una copa de licor
tu alma sulfurándose
tu piel desintegrándose
y la embriaguez salivando
recuerdos lejanos, sin color.

Olvidas la cordura que te atañe
dejándote seducir ignorante
por la línea delgada
de la inconsciencia y la muerte
que al día siguiente exploras
retorciéndose tu corazón
al quemarse en la desdicha.

El sabor de tu pasado es agrio
por recordar ese momento
de locura y llanto
aquél donde tu voz se fue
y llegó la oscuridad
que sorprendió
a propios y a extraños.

Gritas de sed y melancolía
sobre el fervor de una certeza
no eres tú, no eres yo
no es el dolor ni la pasión,
algún día entenderán
porque caíste envenenado
por la serpiente que se alimenta
de humera y distracción.

Oh perdido está tu espíritu
que se confunde
en espejismos vagos
y al final seguirás reflexionando
que hay detrás de esa copa de licor
que te ha llamado tanto
la atención.
5
sin comentarios 18 lecturas versolibre karma: 58

Reminiscencias

Queda ese hilo dorado
que nos ata siempre
y con fuerza invisible
el aire electrifica.

Esa solitaria farola
que titila indecisa
en la noche gris
pero no se apaga.

Esas cartas no escritas
llenas de tachones
que descansan en el polvo
de la repisa vacía.

Ese recuerdo imaginado
al que mi cerebro vuelve
en la lucidez de la vigilia
buscando una caricia.
leer más   
10
6comentarios 77 lecturas versolibre karma: 118

Deseo De Noches Que Nunca Llegan

Una noche que no sea ocaso, sino vértigo.

Una noche que cierre de golpe la ansiedad,
que descanse sobre la herida,
una noche que hable el lenguaje de la luz.

Una noche que eche anclas en las tabernas del mar,
una noche que lleve tu nombre.

Una noche que convierta la soledad
en un aguacero de besos,
que cubra el hueco
de mis manos,
que calme la sed,
que salte de Lisboa
hasta La Habana,
con la certeza de que las ciudades
también mudan de piel.

Una noche que el silencio
tenga algo que decir,
y nos deje, al fin,
sobrevolar las hogueras
para ver hervir la vida.

Una noche que esquive el miedo,
que apague las sombras,
que entierre el frío,
esa noche que refleje aquello
de lo que siempre huimos.


©Alejandro P. Morales (2019).
Todos Los Derechos Reservados.
leer más   
22
29comentarios 176 lecturas versolibre karma: 111

Mi alma te busca

Esta tarde yo estoy pensando en ti
preguntándome como estarás
con quien estás
si a veces te acuerdas de mí
te siento en mis adentros
como una herida profunda
me dueles como el alma
la que ha perdido el sentido
y te busca en todos los sentidos
mis horas van detrás de ti
ya sé que donde estas
no tienes recuerdos de mí
pero esta tarde yo estoy pensando en ti
en ti que seguramente ya no te acuerdas de mi
qué triste es mi canción si no estás para escucharla
como quisiera hablarte y mirarte un minuto más
me dueles como el alma
la que ha perdido el sentido
y te busca en todos los sentidos
leer más   
6
sin comentarios 32 lecturas versolibre karma: 76

Me aferro a las hojas de los tilos.Ana María Manceda

Homenaje a la ciudad de La Plata donde transcurrió mi niñez y juventud




Me aferro a las hojas de los tilos
ahí me arrullo, ahí me adhiero.
Soy la humedad del tiempo
soy el olfato, todo el olfato.
No voy a despedirme, estaré ahí siempre.
Quizás cuando el otoño avance
formaré con las hojas el humus de los suelos
y renaceré en primavera.
Así, entre cada otoño y cada primavera
estaré adherida a las hojas de los tilos.
Del suelo al árbol, del árbol al suelo
como entreteniendo al tiempo
como engañando al tiempo.
Así jugando con las lágrimas
que surgen desde la humedad del tiempo,
del olfato, de las grandes distancias
todo, todo eso …
para jamás decir adios.***

En antología editorial Dunken
leer más   
12
3comentarios 86 lecturas versolibre karma: 104

Cronología vital

Me costó salir de mi adolescencia,
Todos esos momentos se aferraban a mi sentir,
Los amigos de época,
Todo lo que tuvo que partir.

Eran tardes blandas cómo malvaviscos,
podía hacer notar que no era un ser completo,
nadie lo era,
estábamos conociendo este sendero.

Eran juntas en un lugar cualquiera,
Agustinas con García Reyes,
o la Juan Antonio Ríos,
ahí fluyeron las anestesias.

Yo siempre estuve enamorado,
pasé de mujer en mujer,
nunca se me dio el ser un patán,
yo era tímido y reservado.

El colegio era de aulas de hormonas,
aprendí a cómo corromper un baño,
eran risas con compañeros - amigos,
nunca faltaron las bromas.

Estaba descarrilado,
faltaba a clases para estar con amigos o compañeros,
recorría mis lugares predilectos,
con los vicios enrolados.

Antes de eso recorría con las manos sucias,
haciendo travesuras y con las manos de color,
era el sabor de la adrenalina,
pintando lo que se pusiera en frente.

Unos años atrás yo recién conocía todo eso,
fui a un liceo en el cual cambié conductas,
tuve mis miradas con aquel rubor,
con las niñas, sin una real conquista.

Frecuentaba Renca,
el balón era un crucial compañero,
era un niño amando a su padre,
a todo lo mencionado antes era ajeno.
leer más   
2
1comentarios 33 lecturas versoclasico karma: 27

La casita

Sobre la colina se desliza un verde insaciable.
Detrás del molino de viento, de blancas paredes untado, se divisa la casita, pequeñita de dos cuartos.
Sus muros dorados por el tiempo reflejan un sol amarillo pálido y, una y otra vez circundo su jardín bien cuidado.
El manzano lo plantó Eva; para tentarlo...rosas blancas y rosadas para adornar la estancia y un banco de madera en el ángulo de la baja muralla donde el viento, tiene prohibida la entrada.

Sentada en ese banco te espero, siempre te espero...
Las cuatro estaciones conocen ya mi mirada; puesta en el camino y con ansias fijan mis ojos los árboles que acompañan el paso de caminantes que suben y bajan el pequeño altozano.
En el invierno, copos de nieve se amontonan a mi lado, pienso, en tu cabello cano...
Bien te sentaría estar a mi lado, la leche tibia, tus galletas y el asiento para ti guardado...
Siempre te sueño, junto con la casita, pequeñita de dos cuartos...
leer más   
20
18comentarios 130 lecturas prosapoetica karma: 103

Alguna tarde

Si en ratos presiento
que mi vida termina,
el pasar de los días
apaga mi asombro.
Quizás unas horas
de dulce nostalgia
para entender que nunca
supe quién soy.

Algunas palomas
inician el vuelo
y con él se llevan
un dejo de mi infancia.
No volveré
a correr con mi madre
ni preguntaré
"qué es crecer" a mi padre.

El sol ya guarda su cara.
El aire vespertino
inquieta mis nervios.
De nuevo la luz se atenúa
y el velo de lo finito
encuentra mi rostro.
leer más   
15
6comentarios 112 lecturas versolibre karma: 102

TlanCol

En absoluta decisión una pompa de jabón
recorría lo insólito de tu espacio
…en la razón
agrupada las burbujas detonando la sensibilidad de lo salado…

¿ Dime mujer como le hago para no amarte en vano
si aun no te conozco y ya se acerca el verano ?


TlanCol.
leer más   
10
10comentarios 86 lecturas versolibre karma: 82

Años Luz

A miles de kilómetros
A la distancia
Desaparece la única
Estrella que pudo tener
Entre sus manos.

Para irse lejos a otra galaxia
Mientras ojos a la distancia
Se despedían en silencio
Y un mareado sentimiento
Se confundía.

Una herida?
No, es algo más allá de una...
No era fugas, ya que creía
Que sería capaz de cuidarlo
Pero nunca pensó que algún día lo perdería
En la lejanía de un paisaje.
A donde la llevará el sol de viajé?
Porque tuvo que partir tan pronto?

Justo cuando comenzaba a sentir que no había otra estrella
Como ella, que como centella
Me amparada con su presencia y con sus brazos
Brindando su calidez.

Sólo sé quedo mirando como desaparecía en el llano
De este espacio...
leer más   
26
22comentarios 168 lecturas versolibre karma: 115

El convexo silencio de un mazapán

Me prestas tu boca.
Tengo el sonido de un invierno rodando mi silencio.

Cada camino mío es oscuro,
y cada vez inflamo un poema, para no desertar.

Me sabes a hilos de mazapán,
a un nido de versículos
acariciando los dichos de mi alma.

Hazme una promesa...
es la única distancia que me lleva a ti.

Te necesito.

No escuchar tu voz, es escuchar el silencio de la nostalgia...
leer más   
24
16comentarios 103 lecturas versolibre karma: 91

Ecos De Sombras

Tú buscabas un beso
que te sacara de ti,
yo uno que hiciera revivir
mis labios resecos.

Ahora que vivo
anclado en los muros
agrietados del recuerdo
y espero que el día de hoy
sea sólo hoy,

para arrancarme
estos ecos de sombras
-que no conocen palabras-,
con la luz de la noche me voy.


©Alejandro P. Morales (2019).
Todos Los Derechos Reservados.
leer más   
19
19comentarios 133 lecturas versolibre karma: 97

Ritual

Se estremece un tumulto de avispas
construyendo la sangre de los atardeceres.

Y mis ojos son desgajados en la crueldad
de ese misterio.

Te extraño y no me rindo.
Escondí el nido de tus versos
en los músculos del azor
en el azúcar de tus dudas
en el oído de tú certezas.

Existe la mezcla de tus suspiros
en la memoria de un mirlo desnudo.

Te busco a la par de un cerrojo
En esa insistencia que hace lluvia

A esos parpados..

Ritual en tu cuerpo de escritura.
leer más   
21
8comentarios 105 lecturas versolibre karma: 79

Las señales...

Aquel columpio en el parque, el árbol, la banca, un río, la casa de patio grande. Se han desvanecido ante la zozobra y la incredulidad. Porque siempre fui el primero en el postremo lugar, con escenarios entre oasis y remolinos de verdad.

Las esferas de cristal me retroceden en el tiempo una y dos mil veces más. Al ahogarme en el silencio, en cada grito, he cuestionado la señal. Retejiendo la enramada con enredaderas ufanas de veranos infinitos, de contiendas entre restas que disputan por el ser más. De seres en primera fila que denostan cada paso sin haber dado la mano, donde la hipocresía ha fungido como el actor principal.

El delirio perfecto del planeta donde habito, los estigmas en las alas que nos impiden volar. Ingrediente de la receta incompleta para sanar cada herida; la caricia de la flor, del dolor que da la espina. El detalle del nunca jamás al buscar mi alma perdida. Y sin embargo, en el amor, la amistad se mimetiza al sujetar la marioneta. Ha perecido el matiz de los hilos, deshilachando costuras que sujetaban las grietas.

La percepción es distinta en el uno contra los demás. Quién contra qué manipula cada segundo en tu vida, con la señal de sonrisas de comisuras en diferentes posturas y continúa con su marcha, dejando impregnado de alientos los alisios para cuando nos alcance el tiempo.

Con la hostilidad que corrompe y aniquila segundo a segundo, pero que puedo evitar. Hago una pausa certera de corrección sin borrar, sin lamentos que marchiten, desterrando las argucias, con el basta, sin envidias. Sin la ironía que te abraza al incluir en la mente los deseos por superar.

Emprenderé el nuevo vuelo pulverizando cada nudo que en mi coraza enraizó. Hoy, alejare a las quimeras sin remover las cenizas, atento a la débil señal del faro sepultado en la escollera, pues seré en ocasiones navío y en otras, en el extravío, un náufrago sediento frente al mar que se aferra a mantenerse erguido.



Por: Wily Hache®
25 de mayo de 2019
17:00 p.m.
México
18
2comentarios 113 lecturas prosapoetica karma: 77

Personajes de ayer

¡Cepillos haraganes y rastrillos!
¡Cepillos haraganes y rastrillos!
No es un grito, es un canto,
uno que sale desde lo más profundo de las entrañas,
desde donde se siente el hambre, el dolor, el vacío, la soledad,
un canto de esperanza, de sueños cargados en el hombro,
es el canto de tres retoños que esperan angustiados cuando el hambre aprieta,
el canto de la mujer que aguarda pacientemente el resultado de esa faena,
mientras ella atiende los quehaceres de la casa.
Cada dos cuadras suena el coro de esa canción y quien la oye desde lejos sabe que allí va un recado, un mandado o la solución de ese utensilio que falta en la casa.
Quien lo oye cerca se apresura para no dejarlo pasar y solicitar lo más apreciado de lo que lleva.
¡Escobillones!,
¡Escobillones!
A veces el canto lleva alguna otra estrofa que anuncia un nuevo recado muy necesario.
Son de múltiples colores, de formas variadas, no sé cómo hace para cargar tantos sin que se les caigan.
La doñita de la esquina les decía a los niños de la cuadra que jugaban chapita, o pelotica de goma en la calle que si pasaba el escobero le avisaran.
Como cosa curiosa siempre le pedían de algo que no cargaba.
Era más fácil y cómodo esperarlo a él con su canto afinado que ir al abasto, a si quedara a la otra cuadra.
leer más   
10
1comentarios 44 lecturas relato karma: 85
« anterior1234523