Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 30, tiempo total: 0.003 segundos rss2

La Llamada

Tener el teléfono junto a ti y no saber si llamar. Así de confundido estaba el hombre sobre sus sentimientos no sabía si después de que le dijeron de todo valía la pena levantar el teléfono y llamar a esa persona.

Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Marzo 2019 D.R.
leer más   
3
sin comentarios 30 lecturas relato karma: 43

Rompen las olas...

Rompen las olas,
su fuerza contenida
sobre la costa.

Luego se estiran,
avanzan por las playas
para dormir.

Yo las contemplo,
recojo sus esencias
y sus caricias.

Su espuma blanca,
alegra las pupilas
de quien las mira.

Es un vestido,
que llevan y se quitan
para nosotros.

Así, desnudas,
nos buscan, lentamente,
para mojarnos.

Llegan serenas,
y batiendo las alas,
entre el salitre.

También hay algas
con restos de poemas
y alguna escama.

Y mientras tanto,
alguien las mira y sueña,
¡es un poeta!

Rafael Sánchez Ortega ©
27/02/19
17
12comentarios 62 lecturas versolibre karma: 118

Los unicornios...

Los unicornios
retozan por las playas
tras las sirenas.

Pero no saben
que surgen de las olas
con las resacas.

Preciosos juegos
que llegan con los sueños
hasta los niños.

Y en su descanso
se cambian y transforman
por nuevos elfos.

Mundo divino,
de sueños y de niños,
que tanto envidio.

Esa inocencia,
desarma y cristaliza
los corazones.

Es un suspiro,
un alto de la infancia
que queda atrás.

Pero buscamos
el verso del poema
que tanto dice.

Y en el poema
vivimos ese mundo
de fantasía.

Rafael Sánchez Ortega ©
01/03/19
16
6comentarios 56 lecturas versolibre karma: 92

Por una Tontería

POR UNA TONTERÍA

Se miran a los ojos
saben que hay algo allí latiendo entre ambos
sin embargo su terquedad
no los deja mirar más allá de sus ojos
y dejan pasar al amor sincero
por una tontería nada más.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Marzo 2019
leer más   
12
8comentarios 69 lecturas versolibre karma: 115

Las mariposas...

Las mariposas
están adormecidas
por el invierno.

Pero tus ojos
son tiernas amapolas
y están despiertos.

Yo quiero verlas,
volar entre tus sueños,
dormir contigo.

Quizás un día
volemos por el cielo,
con los cometas.

Seremos niños,
quizás, por un instante,
irrepetibles.

Y en la mirada
tendremos la alegría
de aquella infancia.

Y qué bonito
volar entre los versos
de algún poema.

Que sean tuyas
las letras que se formen
y cobren vida.

Y esos latidos
serán quintaesencia
de mi poema.

Rafael Sánchez Ortega ©
15/02/19
4
8comentarios 79 lecturas versolibre karma: 80

Nada

NADA

Nada como extrañar mirarte a los ojos
para sentir ese vacío existencial.

Nada estar tan cerca y tan lejos
como para entender lo mucho que significas para mí.

Nada como ver aquel muro que has puesto entre ambos
para entender que para mí eres un ser especial.

Mi mente y mi corazón están confundidos
no sé que estoy sintiendo por ti.

Nada como amarte en sueños
para saber que esto que siento es más fuerte que Yo.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Febrero 2019
leer más   
16
8comentarios 60 lecturas versolibre karma: 103

Estas ganas de Besarte

ESTAS GANAS DE BESARTE

A veces quisiera besar tus labios
contengo la mirada para que no sepas lo que siento
pero me abstengo de no tenerte
y me conformo con tu sonrisa
esa sonrisa que transforma mi alma
que me atormenta y me domina
llevando estas ganas de besarte
a los sueños sobre mi almohada.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Febrero 2019
leer más   
16
7comentarios 74 lecturas versolibre karma: 103

Venezuela Sufre

VENEZUELA SUFRE

Venezuela sufre en silencio
por culpa de un falso Socialismo
de un tonto que se cree que es Dios.

Venezuela sufre tristemente
después de haber sido uno de los países más felices
las sonrisas se han borrado
por los años de falsos gobiernos de Izquierda.

Venezuela no tiene mi medicinas
ni para comer
mientras su falso líder lo tiene todo
y come como un burro sin alma
que se ha reído de todos.

Venezuela sufre en silencio
mientras el mundo observa
como se asfixia aquel país
por culpa de un gobierno sin alma.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Enero 2019.
(Poema publicado en Antología ¿Qué pasa contigo Venezuela?, Chile (2019).
leer más   
16
17comentarios 106 lecturas versolibre karma: 93

Dos Aves

DOS AVES

Nos miramos
nos amamos en silencio
aunque pensemos y digamos lo contrario
tú sabes que es así
Yo sé que es así
pero nadie manda en el alma
cuando dos aves que se anhelan mutuamente
deciden poner un muro de por medio.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Febrero 2019
leer más   
12
4comentarios 58 lecturas versolibre karma: 89

Ven a mi lado...

Ven a mi lado,
busquemos el silencio,
para violarlo.

Con nuestras risas,
también con las miradas,
¡con muchas cosas!

Tú bien las sabes,
pequeña mariposa,
y te sonríes.

Si sale el sol
busquemos el refugio
de sus caricias.

En algún porche
perdido de la iglesia,
de cara al sur.

Y allí veremos
cruzar las golondrinas
de primavera.

En las colinas,
cercanas de la aldea,
veremos vacas.

Desperdigados
se ven los invernales
y caseríos.

¡Tantos recuerdos,
quedaron retenidos
en sus pajares!

Rafael Sánchez Ortega ©
11/02/19
14
10comentarios 82 lecturas prosapoetica karma: 89

Vendrán las rosas...

Vendrán las rosas
a dar los buenos días,
en primavera.

Vendrán las nubes
bajando de los cielos
con muchos sueños.

Vendrá la magia
que tienen esos días
tan añorados.

Y viviremos
de nuevo esos momentos
tan especiales.

Será un instante
precioso en nuestras vidas
e irrepetible.

Por eso quiero
la esencia de esos días
y de sus besos.

Y cuando pasen,
nosotros cerraremos
también los ojos.

Y es que en el sueño
seremos como niños
en un jardín.

Pequeñas almas
que juegan y sonríen
en su inocencia.

Rafael Sánchez Ortega ©
09/02/19
14
2comentarios 54 lecturas versolibre karma: 100

Veremos...

Veremos fuentes
con algunas cascadas
por los caminos.

Veremos rocas,
calizas, vigilantes,
que nos escoltan.

Veremos tanto,
y tantas cosas juntas,
por las montañas...

Y notaremos
la bruma que se forma
y nos abraza.

Y sentiremos
el beso de la brisa
con sus caricias.

Y soñaremos,
despiertos, en las cumbres
por estar vivos.

Cuando volvamos
despacio para casa
seremos libres.

Quizás más libres,
si acaso, por el logro
de hace un momento.

¡Vivir, soñar,
fundirse en un instante,
sueños y vida...!

Rafael Sánchez Ortega ©
08/02/19
10
4comentarios 61 lecturas versolibre karma: 95

Recorreremos...

Recorreremos
los bosques de mi tierra,
si así lo quieres.

Tendremos Robles,
encinas y castaños,
también hayedos.

Y entre los árboles,
veremos a las hadas
de nuestros sueños.

Quizás el bosque
nos deje más sorpresas
para gozar.

Una cabaña,
perdida entre las ramas,
se deja ver.

La puerta abierta
invita al caminante
a su fogón.

Una vez dentro
la sopa de un puchero
nos da calor.

En la cocina
las llamas de la lumbre
nos acarician.

Lugar de ensueño,
el tiempo se ha parado,
pero no importa.

Rafael Sánchez Ortega ©
07/02/19
10
4comentarios 98 lecturas versolibre karma: 80

Miedo

MIEDO

Tienes miedo de reír
tienes miedo de mirar
tienes miedo de amar
de vibrar
de sentir
de admitir que algo sientes
a estas alturas de la vida
tú la que pensaba que todo lo sabia
que todo lo había vivido
tiene miedo de amar.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Febrero 2019
leer más   
11
2comentarios 50 lecturas versolibre karma: 102

Ando el camino...

Ando el camino,
y sigo las veredas,
sin darme cuenta.

Cruzo los campos
dormidos en invierno,
y cruzo ríos.

Al fondo estás,
aldea de mi pueblo
y mis ancestros.

Quizás esperas,
la vuelta y el regreso
del hijo pródigo.

Pero tú sabes
que estás en mis recuerdos
con tus latidos.

Tierra encantada,
tan llena de misterio
y de candor.

Por eso vuelvo,
mis ojos te reclaman
y quieren verte.

En cada piedra
hay voces del pasado
que hablan conmigo.

Ellas me cuentan
aquello que yo ignoro
y que conservan.

Rafael Sánchez Ortega ©
06/02/19
11
6comentarios 65 lecturas versolibre karma: 102

Hay Almas

HAY ALMAS

Hay almas que se encuentran
en lo más incondito del camino
cuando menos lo esperan
cuando menos lo están buscando.

Almas que con tan solo una mirada
saben que hay magia
que hay química perfecta
pero que reconocerlo no quieren.

Almas que prefieren que el amor se vaya de sus manos
antes de reconocer
que esa era su alma gemela
la que esta a punto de perder.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Enero 2019
leer más   
21
4comentarios 71 lecturas versolibre karma: 91

Vamos

Deja que las personas hablen
si tú y yo sentimos algo
que importa lo que los demás digan
lo que importa es lo que ambos sentimos.

Sólo tu y yo podemos decidir
cual ha de ser el camino a seguir
en nuestras vidas que se han juntado
porqué así lo quiso el destino.

No huyas a lo que sientes
a lo que ambos sentimos
vamos a intentar seguir por el sendero
por el camino del amor.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Enero 2019
leer más   
10
4comentarios 82 lecturas versolibre karma: 101

Puentes en Vez de Armas

PUENTES EN VEZ DE ARMAS

En la vida
hay personas que piensan
que la guerra es la solución
sin entender todavía
que es mejor construir puentes
que agarrar un arma.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Enero 2019
leer más   
9
sin comentarios 36 lecturas versolibre karma: 90

Unos dedos...

Unos dedos le arrancaron del silencio al sentir la caricia irreverente de las olas en la playa y también de las montañas blanquecinas y nevadas que llegaban con su abrigo y su bufanda intentando compartir unos momentos.

Y a los dedos se acercaron las aldeas y los campos con sus tierras anegadas por las aguas y revueltas, dependiendo de unos brazos y unas manos que cuidaran sus entrañas y plantaran la simiente, en primavera, que creciera y diera fruto y alimento a tantas bocas que precisan de las mismas.

Fue un instante prolongado y un suspiro, un segundo en el espacio que transcurre y se presencia. Sin embargo, la caricia proseguía, y se elevaba, con los dedos que buscaban los rincones invisibles del espacio, intentando recobrar el equilibrio de las almas en la vida…

“…Y llegaron las gaviotas recelosas que venían de los muelles y las playas,
y vinieron otras tantas de la costa mendigando aquellas sobras de pescado que en el día se tiraban a las aguas,
y salieron los suspiros retenidos de los pechos,
y los ojos se alegraron con la música incipiente que sonaba en los oídos,
y los labios temblorosos musitaron mil plegarias a los dioses invisibles,
y la piel se estremecía sin descanso con el soplo de la brisa
y la caricia, que llegaba de unos dedos,
y el maestro olvidadizo se dormía en su escritorio olvidando la canción de los piratas,
y los niños contemplaban la pizarra tan vacía,
y durmieron las palomas en el parque contemplando a los ancianos,
y salieron margaritas en macetas y en ventanas de las casas,
y cantaron las campanas de la iglesia,
y nacieron mariposas que volaban silenciosas por la acera,
y miré con unos ojos, regalados por mi madre,
y gusté del flan de pera y de manzana preparado con sus manos,
y sorbí con estos labios de la leche inmaculada de sus senos,
y cantaron los canarios enjaulados al sentir la mano amiga que quitaba sus cadenas,
y te vi en el reflejo del espejo al mirarme en la mañana,
y escuché la voz hermosa y cantarina que pedía una respuesta,
y te amé como se aman los amantes, con pasión y en primavera, aunque fuera en un otoño,
y sentí que el corazón se desarmaba en un deshielo prolongado,
y noté como la sangre galopaba por las venas tan ardientes y fogosas,
y, al final, me desperté con los ancianos en el parque...

Y sentí que la madera de mi cuerpo se cubría de nostalgia ante los dedos seductores que buscaban sus heridas, y en las mismas a mis gritos y suspiros, que vibraban con las cuerdas, que sufrían y reían; y con rabia se bañaban y rozaban como en busca de lujuria y de pasión mal contenidas, y me amaban y gritaban con un nombre que yo nunca conocí…”

Al final, entre sudores y suspiros, reinó el silencio nuevamente, y el piano solitario en el rincón, despertó de su delirio.

Rafael Sánchez Ortega ©
09/01/19
3
2comentarios 26 lecturas relato karma: 44

La carta

Se acercaba la fecha y aún no había escrito la carta y eso estaba mal, pero no sabía por donde empezar ni qué decir. Sí, había leído que no hacía falta ser un gran escritor, que con decir lo que se quería y lo que se pensaba, era suficiente, que ellos ya sabrían interpretar esos deseos y seguro que los harían realidad, pero hacía falta ese escrito, esa carta y era la asignatura que seguía teniendo pendiente.

La vista se perdió tras la ventana y pudo ver el mar con aquel horizonte impresionante donde se divisaban las siluetas de algunos barcos que navegaban ajenos a la vida terrestre.

“Me gustaría tener salud, paz y felicidad y que también alcanzara a todas las personas que conozco y son queridas, incluso a las que son simplemente unas figuras que pasan errantes, a mi lado, y un número más en la vida que me rodea.

Me gustaría poder trabajar para ganar dinero y con él dar la entrega de ese piso que aspira María para formar nuestra familia.

Me gustaría saber que me perdonas, como yo te perdono, y que el comienzo de este año, con su tranquilidad y ternura, fuera una constante a lo largo de los trescientos sesenta y cinco días.

Me gustaría que me tocara la lotería o la quiniela para poder hacer realidad tantos sueños, ya que así podría viajar, tomarme vacaciones, pagar ese piso que antes pensaba y decirle a María que si quería casarse conmigo.

Me gustaría…”

Roberto dejó de escribir o mejor dicho dejó de pensar en qué escribir y plasmar en esa dichosa carta, ya que todo lo que venía a su cabeza le parecía incompleto, vacío y carente de vida.

- ¡Mamá, mamá… yo quiero un patinete! -Oyó la voz de Juanito en el piso vecino.

- Pues pídeselo a los Reyes. -Contestó Carmen, su madre.

Roberto se sobó los ojos intentando quitarse unas invisibles legañas, cerró el cuaderno, que quizás tenía abierto, y guardó la pluma. Este año no habría carta, si acaso un mensaje y unas palabras a Oriente:

“Que el año que viene pueda pediros la Paz, el Amor y la Felicidad que, hace años, alguien nos vino a dar y regalar, en estas fechas”.

Rafael Sánchez Ortega ©
04/01/19
11
4comentarios 85 lecturas prosapoetica karma: 94
« anterior12