Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 37, tiempo total: 0.003 segundos rss2

Más ajo

¿Te pitan los oídos

mucho últimamente?

¿No?

Pues deberían.

No dejo de soñar...

Contigo, digo.

Luego muero súbitamente

al despertar,

pues no hay señal

de que me quieras en vida.

Así que la escucha

a mí no me pita.

Pero sigo aullando a la noche

con humo y vapor,

para llegar a tu rincón

y tenerme en tu mesilla.

Duerme, mujer matafuegos;

no cierres tus manos

en mi presencia,

pues silbarás cuando veas

la esencia

en estado entero.

youtu.be/mr_LbC5OMzk
9
1comentarios 58 lecturas relato karma: 90

Eso no se pregunta

"La guerra

no sirve

para nada";

palabras sabias

que dijo un hombre

mayor,

que vivió

unas cuantas.

"Con las guerras

no se arregla

nada", prosiguió

aquel nonagenario

desgastado y sabio

que vive aislado

en un escenario arraigado

sin sus más allegados.

"Salir a la calle,

que es donde

se consigue todo",

aportaba

como solución

a la sumisión

una mujer anciana

que rozaba el siglo,

y no dejó

de luchar

ni admirar

a los luchadores.

Y nosotros nos quejamos.

Nos lamentamos

por no poder comprar

esas colonias,

esas chaquetas,

o aquella nueva aspiradora.

Y tenemos las chillonas

y famosas rabietas.

¡Qué duro

es el primer mundo!

Nótese el sarcasmo.

Y hagamos algo

bueno, pero

bueno; bueno

de verdad,

para ayudar

a quienes sí salen,

a los que luchan más.

Eso no se pregunta.

¡A preguntar!

youtu.be/BbzhSV_t4BU
13
2comentarios 38 lecturas versolibre karma: 86

Ruego debate

Hablando con alguien

a quien adoro

por encima de todo,

me explicó

por qué le parecían arte

las corridas de toros.

Esto surgió

del tema de los derechos

de los animales.

Decía que en la plaza

se ponía a prueba

del toro el valor.

Y que si no luchaba

se le mandaba a pastar.

Lo comparó

con las luchas entre gladiadores,

en el Coliseo,

y con las peleas de leones.

Pero si alguien

me pudiera explicar,

ya que sigo sin entender,

cómo puede resultar

bello verlo,

aún sabiendo

el sufrimiento

del bravo animal.

Y por qué vale más

un perro abandonado

que un toro retado

a morir y ser torturado

sin su posible voluntad.

Ya que el perro le daba

mucha pena

y mucha empatía,

y eso ella

verlo no querría,

mientras que el pobre cornudo

no debería tener

otra opción de vida.

Y como esta persona,

muchos taurinos opinan.

Así que de verdad,

por favor,

si alguien puede

entender sus mentes,

que lo argumente

tras leer esta línea.
2
sin comentarios 27 lecturas versolibre karma: 37

Coágulo verde

Me vas a querer,

amorío mío.

Me obsesioné

con la sangre

de tus memorias,

y tan inquieta, y parada

aquí sigo.

Esperando.

Esta vez serás

tú quien se vendrá al tacto.

Y el contacto hará un pacto

con los ratones y los ratos

para que el tiempo

pase despacio.

Para no saturarnos,

la magia hará el resto;

el resto del trabajo.
14
3comentarios 81 lecturas versolibre karma: 99

Sonrisa inerte

Sonrisa en máscara,

enmascarada por la inercia;

por no infectar a otros

con los males cuando atacan.

Por contagiar la ilusión

de alegría, de diversión,

para que nadie sienta

cómo invade el dolor.

Vacío, duelo,

apatía, sensación

severa de apagón,

apego obsesivo

por la emoción

que más cuesta mantener:

la de electricidad;

la de pasión,

la de bailar de pie

como James Brown.

Y la de siempre tener

impulsos y ganas.

Ganas de salir,

de saber,

de descubrir,

de conocer,

de abrir y dejar

que otros

hagan

lo propio.

De intentar.

De seguir

sintiéndolo todo.

A veces quisiera

dejar

de saber

ciertas cosas.

Poder

vendarme los ojos,

o quitarme

la venda, y ver

mucho más allá.

Pero entonces siento

que si lo hiciera

dejaría de ser yo.

Aunque tal vez eso

sea lo mejor.

¿No?

youtu.be/EiQIynwW63M
14
2comentarios 51 lecturas versolibre karma: 93

Ellas, nosotras

Hace no mucho, mucho tiempo,

en un medievo no muy lejano,

estaban de moda los fuegos,

los fuegos que quemaban

a las raras. Las raras

eran rana porque se comportaban

como su abierta mente les dictaba.

Les dictaba en cambio

a los cavernícolas

otra cosa su cabeza estúpida.

Dictábales ésta

que las curvas moradas

ni por asomo jugaban

en su misma liga;

por lo que la que lo hacía

era quemada hasta ceniza.

Y cenicientas fuimos

al rebelarnos;

y brujas nos gritaron

hasta que el fuego

dejó de ser tendencia,

y encontraron

otras formas de apagarnos;

ya sea brechas generando,

a parir obligando,

a intimar violentando…

Pero todo esto

ya lo sabemos.

Y lo que estoy intentando

conseguir con los versos

es que nos unamos.

Que ellas, todas ellas,

las brujas,

las putas,

las débiles,

las sexualizadas,

las más juzgadas…

todas, todas, todas ellas,

somos nosotras.

Así que vamos a unirnos,

a hacer mirar cómo nos ponemos,

a ayudar a las indefensas,

a las hundidas,

a fundir nuestras energías

hoy, y todos los demás días,

para que al unirnos

hoy todas juntas

nos convirtamos

para siempre en la Gran Una.

Ellas, nosotras,

fuertes,

luchando

sin miedo;

de par en par abiertas de mente,

almadas, y hermanas.

Hoy sororidad

y mañana igualdad.

Así sea. Lo conseguiremos.
9
3comentarios 50 lecturas versoclasico karma: 90

Musa fascinante

Vamos a llamar inspiración

a la obsesión.

Prefiero decirte

que me inspiras

a que me obsesionas,

mujer y no señora.

Ya he soñado

con tu persona

en unas cuantas ocasiones,

todas llenas de fascinación,

pero cero revoluciones.

Bueno, mil de estas,

mas sin devolución.

Y al verte en vista,

embisto contra mis capas

de cebolla y niña,

y, chica, no veas

qué revuelo tienen

todas entre ellas.

Tanto que pareciera

que todas las huelgas

no son sino meras

minorías, enanas,

y con suprema armonía.

Y esta obsesión,

digo fascinación,

digo inspiración,

es la idea

sensorial

de todas las dichas huelgas

en solo una unidas.

Saltando todos

a la par

alardeando quienes alardean

y que de todo carecen,

y careciendo otros

por completo

de recursos

para que no los veas

de aquesta forma

ni por un segundo.

Aunque ya nos dejamos

de escondites

y nos miramos

con los ajos,

los limones

y los cojines.

Cada vez

el hilo es más cercano,

cada vez, más nos exprime.

Lo siento, en mi musa

de este día

ya te convertiste.

youtu.be/fs_r_OWMO74
15
sin comentarios 62 lecturas versolibre karma: 105

Destruir muros

Malos tiempos.
Tiempos duros.
Altos y bajos
se hacen los muros.
Cuánta impotencia,
con tanta impertinencia.
Cuánto dolor.
Se gastan las vendas.
Hablemos de sudor;
es un esfuerzo,
pero con pudor y miedo
todo irá peor.
Aunque lo peor es eso,
quedarse como uno está.
No tener cambios malos ni buenos,
más planos que las tablas de planchar.
Nos dicen eso,
que es mejor aguantar,
pero nos vamos perdiendo;
y la maravilla ¿dónde está?
Pasemos al siguiente nivel.
Peores situaciones tendremos.
Y más y más miedo cubrirá nuestro cuerpo.
A no ser…
Pero vamos a ver.
¿No será mejor que pensemos
que ahí es donde la magia ocurrirá?
Cuando de nosotros nos liberemos.
Que se mueran los egos.
Hay que morir con orgullo.
Y si no luchamos…
No lo conseguiremos.
Quedaos, que podremos todo verlo
cuanto más alto volemos.
Que ya habrá tiempo para ser libres
cuando estemos muriendo.

youtu.be/kJ-6rrpEqcI
14
4comentarios 88 lecturas versolibre karma: 88

Como dos gotas de agua

Nunca sin mi abanico;

lo digo y lo predico.

Lo grito,

pregonando a los cuatro vientos

que sin mi sudor no soy dueña

de estas dos almas en duelo.

Nuestros cuerpos sin derechos

(pero con razones)

no entonan la sintonía

de esta simple vida

llena de males,

vacía de sangre,

y falta de algodones.

Pero nosotros,

tú, de madera genio, yo aprendiendo,

avivamos a quienes

no solo se dejan,

sino que se envuelven.

Se cubren, se embadurnan

de nuestros locos,

disparatados

y propios versos.

Y lo hacemos

porque queremos.

Y porque podemos, pero

sobre todo, porque queremos

gritar a los huecos

que se llenen.

¡Llenaos, inertes!

Llenaos, y contenednos.

Contened nuestras almas,

que son gemelas,

y llorad por poros

lo que jamás beberéis

por gargantas.

Porque nosotros somos,

sí, como dos gotas de agua,

y no hay vergüenza de ello,

ni hay ya casi miedo.

¿Miedo de qué?

¿De vuestros inermes vacíos?

No, no, hijos queridos.

Solo hay deseo

de que dejéis de temer

convertiros en agua

con los nuestros.

Los de nuestra índole queremos

sentir todo menos temor,

y erradicar esta emoción

hasta que de muerte

nos unamos grano a grano,

todos derivados

de los dos que empezaron.

Somos como dos gotas de agua;

somos dos sudorosos gatos.
18
7comentarios 113 lecturas versolibre karma: 95

Popurrí

Tu oscuridad es tal

que irradia luz.

Me cortaría la lengua,

y aún así tendría

lengua que cortar.

Se parecen el Mar

y el universo.

Muchos versos

se han escrito

sobre sendos.

Derógame derogando

mientras te ruego

libertad.

No cierres

tu hueco interdental,

que me vuelve

hipersexual.

'Luka' es solo

el ejemplo;

Todo lo demás

pasa dentro.

Tengo tu imagen

clavada en los ojos

cuando los cierro.

La pienso cuando los abro,

y te miro cuando te veo.

Tu respiración es

como las nubes,

Madre de mil mugres.

Aunque esta mugre

ya deja de serlo,

y esta vez lo dice en serio.

Lo quiere de verdad.

Dame cancha, amor

nuevo de mis remedios,

que ya bastante Platón

he tenido que estudiar

como para seguir

con este indiferente sinigual.

Mírame al menos.

youtu.be/NWc0yIhDzsI
10
sin comentarios 42 lecturas versolibre karma: 85

Sin muchas florituras

Hoy les he escrito

a mis desconocidos vecinos.

Así que me siento exenta

de hacer otro poema

para a las redes subirlo.

Lo cual no quita

que os desee lo mejor

en estas fechas.

Feliz Navidad, felices fiestas.

El próximo día,

en Nochevieja,

sí trabajaré más

un poema.

Hasta entonces,

bailad y cantad,

que ya toca disfrutar.
9
sin comentarios 53 lecturas versolibre karma: 79

Pedo

Tengo el centro
cargado de petardos,
de hombres muertos
y pompas de estaño.
De lado a lado
burros alados,
rizos roídos
y hojas al rocío.
Y de arriba a abajo
todo esto unido;
todo por hilos ligado,
y más cosas
que no os he contado.
9
1comentarios 87 lecturas versolibre karma: 88

Guerra de fuegos

Érase una faz

de la apariencia,

y otra muy distinta,

de las vivencias.

Bien, la primera

emitía un sonido

de lo más tranquilo.

Siempre asintiendo,

mas jamás certero.

Siempre a medias,

nunca hacia extremos.

Y la segunda, mientras,

quemábase por dentro.

Ardiendo, siempre ardiendo,

sin dejar saberlo.

Ni siquiera el propio cuerpo

tenía constancia

de la gran abundancia

de esta llama.

Y claro es que así,

sin conciencia,

iba abriendo

una herida abrasada

en las hormigas y pisadas,

hasta que un día

se hartaron y salieron.

Bueno, en realidad esto

aún no ha pasado.

Pero seguimos ardiendo

y alguna vez de poco dentro

saldremos e incendiaremos

a quienes brujas, débiles

y más nombres nos llamaron,

y sin derechos nos quisieron.

Y todo porque equilibrarnos

ellos prohibieron,

y además a estas alturas

apagarnos

sigue siendo su fuego.
8
sin comentarios 79 lecturas versolibre karma: 90

Monos imitadores

Que tu inteligencia

baje al barro,

y que barra todos

los pájaros

que quisieran

echar a volar.

Que elimine

cualquier resquicio

que quede en los demás.

Y que destruya

el aire, comprimido

y benigno,

para no dejarnos pensar.

Que haga todo eso;

que se vuelva cuerdo

el loco,

y los planos

hundidos.

Que lo hagan,

que al fin y al cabo,

es lo moderno

desde tiempos pasados.
10
2comentarios 53 lecturas versolibre karma: 98

Y a las maduras

Érase una era

en la que las mesas

eran de madera

o pulida piedra,

en desconocido

y vivo planeta

con los adjetivos

de absortos poetas.

Demonios postrábanse

en sus escrituras,

a lienzo, a papel

y a fuego en la piel.

Y sus andaduras,

junto a las andadas,

siempre retractábanse

do’más deberían

unirse a las duras.

Pero las maduras

dejaban caer

en la cuenta duros

y simples monedas

para que, tal vez,

al ver las pequeñas

este triste gesto,

tomasen sin risa,

pues, la iniciativa

de romper el hielo

y juntarse a ellas

sin sumo interés.

Así, demostraban

las supuestas grandes

que su dignidad

(solo en apariencia)

no se trastocaba

al no defender

la comunidad.

Esta es la madera

de la que están hechas

falsas madureces

hartas de sus heces,

altivas, pesqueras

y tan altaneras.
6
1comentarios 32 lecturas versolibre karma: 95

Mil destellos

Ya se va notando

la iluminación

de todas las calles

de nuestra Madrid.

Luz blanca y azul,

lucecitas miles

bailan a mi son

y al son de los sones

de todos los grandes

rojos corazones.

El ambiente se descarga

de las mil y una tensiones;

y se carga de las ganas

de brillar, e iluminar

a todos los que conocen.

Así, el polvo mágico

de los mil colores

refleja el brillo

de los brillantes humores,

que cuando asoman estas fechas

suelen reducirse

a miles de preciosos olores.

Hijos, Madres, Padres,

Abuelos, Primos, Sobrinos,

Tíos, Cuñados, Suegros,

Parejas y montones

de distintas relaciones,

cercanas o no, se reúnen

a la mesa de los millones.

Los millones de miles de recuerdos,

conversaciones,

villancicos y canciones

de todo tipo. Para gustos los sabores.

Turrones y compras,

mazapanes, polvorones,

y calientes platos de mil años

de tradiciones.

Claro, y amigos invisibles,

calcetines y regalos,

en forma física,

etérea o de abrazo.

En definitiva,

mis fiestas preferidas

por miles de razones;

Miles de emociones

y miles de destellos.
9
2comentarios 67 lecturas versolibre karma: 116

Zapatos nuevos

¡Ay, cómo duele!

Llevar zapatos nuevos

debería estar prohibido,

pues los roces sangrientos

en talones y juanetes

no se curan en poco tiempo,

y entonces también se aborrece

a los zapatos viejos.

Y quien dice zapatos,

dice también zapatillas,

y todo tipo de calzado.

Ahora bien, ¿cuál es la solución?

¡Los robots!

Tantos robots a nuestro servicio,

a nuestro alcance y disposición,

¿para qué, para traernos

comida, limpiar nuestra

casa y satisfacer incluso

nuestro ardor?

No, por favor.

Robots mejor para llevar

nuestro calzado nuevo

hasta hacerlo viejo;

y si se nos rebelan,

chancletazo al canto.

Y cantemos, limpiemos

y amemos con los nuestros,

que por algo nacimos

científicamente hechos

capaces de crear máquinas,

seres que no tienen

que sentir dolor de pies,

ni cansancio ni enfado.
14
4comentarios 81 lecturas versolibre karma: 128

Y no volverán

Érase una urna

de la que afloraba

vaporoso humo.

Era azul oscuro

con pizcas moradas,

y danzaba Bhutto.

por eso era espeso,

mas también ligero;

para realizar

solo movimientos

rápidos y lentos.

Pero hemos venido

a contar la historia

de la urna mora;

siempre atravesaban

su majestuosa

y fina ranura

de una forma no

muy respetuosa,

y antes, y tras esto,

la ocultaban manos,

las mismas que usaron

monstruosa fuerza

para entrar en ella.

¿Cuándo dejará

de repetirse esta

pervertida historia,

más acojonante

sin lugar a dudas

que cualquiera otra

vista en estas fechas?
12
1comentarios 90 lecturas versolibre karma: 111

Siempre significante

Pocas letras en la lectura

más temida del año.

Mucho saqueo en la explosión

menos viva del día.

Menos manos en la vil lumbre,

mucho más roja al fin.

Más química añadida al daño,

pocas vías de escape.

Demasiada poesía

para lo referente aquí.

Bastante cobardía

para hablar de los baños

de rojo y púrpura tintados

sin ser notados por los guías.

Algo de represión

oculta entre mil pantalones

guardando los horrores

lejos de leona y león.

Y muchas vueltas dando

para dar un significante

a mi oculto infierno de Dante

como significado.

youtu.be/rVxcwe7EcaY
12
2comentarios 95 lecturas versolibre karma: 111

Por una cabeza

Diciendo adiós a unos,

despedida de imposibles.

y ahora, a decir hola

a los nuevos

y flamantes retos.

Mezclando a Hitchcock

con sus creaciones,

y añadiendo mis proyecciones,

veo que siento

predilección por el misterio.

Y así, este es el principio

de un querido proyecto,

donde habrá, como siempre,

un tiempo de aire,

mil vuelos vacíos,

y una posible caída

por el precipicio.

Y ya, si acompaña el tango,

el resto está hecho.
13
1comentarios 80 lecturas versolibre karma: 116
« anterior12