Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 5257, tiempo total: 0.009 segundos rss2

Nos conocimos

Dicen que cada vez que se nos acelera el corazón se nos hace corto el tiempo,
y que cierto fue eso el día que nos conocimos.

Nos conocimos en un bar del extrarradio,
con dos copas de más cada uno
y con muchas ganas de contar
la historia que nuestros cuerpos nos tenían preparada.

Creo que nunca podremos olvidar
la manera en la que tu te acercaste a mí,
como si tuvieras miedo a que me fuera a romper,
pero como fui yo la que te rompió todos los esquemas después de una carcajada.

Podemos recordar como el clima del bar
fue calentándose
en la misma medida en la que tu ibas acercándote a mí,
y como llegó a su punto más álgido
en el momento que nos unimos.

Ya te lo he dicho,
me acuerdo de ese momento todos los días de mi vida.



Y hoy todavía sigue acelerándose mi corazón al hacerlo.
leer más   
5
sin comentarios 16 lecturas prosapoetica karma: 56

"Respírame" (Jotabé)

Respírame en tu fiel amanecer
besándonos hasta yo enloquecer

Que tu cuerpo se funda con el mío
y sin miedo a perderte yo te ansío.
No caeremos al violento frío
más nos besaremos hasta el hastío

Que nuestros incontrolables sentidos
sean cómplice de nuestros gemidos

En cada prominente atardecer
haremos el amor con albedrío
y los labios....... Sellaran los quejidos.








Clementina Bravo Rivera
Cleme_Eternamente
15 de enero de 2019
Arica - Chile
leer más   
14
16comentarios 37 lecturas versoclasico karma: 104

Hokku

Besos de espuma

sobre el azul pañuelo.

Nuestro verano.

~ hokku con kireji ~
15
11comentarios 36 lecturas japonesa karma: 114

Ya no volveré a verte ...

Te veo a lo lejos en mis pensamientos, voy camino a tu encuentro y me siento rara porque tengo la sensación de que nunca llegare, voy recorriendo un camino que ya conozco de años y aun así ese sentimiento de soledad no me abandona, ¿no se por que? . Pasan por mi mente tantos años vividos y la alegría de que me criaras. Ahora soy mayor y aun así cuando me siento en tus piernas me siento una niña indefensa, te cuento todo lo que sucede en el día y de repente es como si tu hubieras estado conmigo. Me gusta llamarte y escuchar tu voz, tus consejos, aun no se por que estoy pensando en todas estas cosas.
De repente siento peso en mi bicicleta, me doy cuenta de que ya no voy sola, me volteo y veo a mi tía, bueno así le digo yo, en realidad es la tía de mi mama, una vez mas me quedo muda sin saber que sucede, pero sigo mi camino, supongo que ella también quiere verte.
Me enfoco y me doy cuenta de que ya estuve en este lugar, creo que estoy dando vueltas, mis pensamientos vuelven a una vez que era pequeña, mi tía la hermana de mi mama, estaba molesta contigo y quería que te dejara sola, yo le respondí con la sinceridad característica de los niños que no podía dejarte sola porque entonces quien iba a cuidar de mi, te iba a comer el lobo feroz. Ahora vuelo a otro recuerdo en que me decías que lo más importante en la vida era ser feliz, y cuando me percato estoy sola de nuevo, mi bicicleta y yo.
El día es opaco, de esos en los que parece que va a llover pero no llueve, finalmente veo la casa a lo lejos pero ya puedo sentirla y mi corazón se encoge, tengo un mal presentimiento, siempre e sido de las personas que creen en ese tipo de cosas, yo creo en la energía de los cuerpos, de los objetos, esta vez no logro saber con exactitud como me siento, pero es como si el tiempo no tuviera significado, hoy creo que el tiempo no tiene nombre, ni horas, ni minutos, ni segundos, el tiempo hoy no existe.
Entro por la puerta, veo tu sillón detrás como de costumbre, el pasillo acabado de limpiar y las persianas abiertas, la casa es pequeña, por donde entro solo esta la sala y un cuarto que es solo una cama, las paredes no están pintadas, te busco y no te encuentro, te llamo y me respondes que estas en el patio, sigo el camino, es cerca, el patio esta detrás del cuarto pequeño, llego, pero hay sabanas blancas por todos lados, sabanas limpias demasiado brillantes, la luz del sol me parece rara porque el día estaba opaco y ahora en tu patio el sol no me deja abrir los ojos, los abro y los cierro y de repente estamos en la sala, yo estoy en una esquina sentada y tu en tu sillón mirando por la ventana, te veo en posición rara y se que sientes dolor por tu cáncer de ovario, las lagrimas me salen sin que yo quiera y trato de pararme a ayudarte, quiero que te sientes bien y que no sientas dolor, me entra una angustia que no puedo controlar, no puedo moverme y verte así me desespera, quisiera ser yo la que sienta tu dolor, cierro los ojos, los abro y ya estoy delante tuyo agarrando todo tu cuerpo contra el mío, siento tanta tristeza que no puedo parar de llorar, me miras fijamente unos segundo y me dices :puedes estar en paz, yo no siento dolor.
Abro los ojos, estoy en medio de la noche, mi esposo esta a mi lado, me encuentro sudorosa y temblando, mi respiración es agitada y solo escucho la melodía de la madrugada, e vuelto a soñar contigo abuela, pero esta vez fue diferente, esta vez me hablaste para que descansara, se que no te volveré a ver, hace ya dos años que no estas conmigo, pero ahora ya no volveré a verte ni en mis sueños, ahora entiendo que no sufres pero no puedo evitar extrañarte.
Ya no volveré a verte y eso me hace sentir, sola.
leer más   

etiquetas: angustia, dolor, sueños, amor
4
1comentarios 24 lecturas relato karma: 34

Amémonos ahora

Amémonos en este instante
Amémonos aquí y ahora
Amémonos en esta hora
No pensemos más adelante

El tiempo sigue avanzando,
nuestro final se va acercando
Amémonos mientras esté florida
esta fugaz flor, llamada vida

Amémonos en el recodo final de nuestra existencia
disfrutemos plenamente del amor en toda su esencia
Que sabemos que pronto llegará el momento
en que no podrá haber amor,sino sólo lamento

Amémonos como si este fuera el último día,
como si en pocos instantes se nos fuera la vida
Amémonos locamente, con una loca alegría,
porque cerca,agazapada, se encuentra la muerte fria

Ya muchos caminos hemos recorrido
Ya muchos dolores hemos sufrido
Ya muchos días hemos vivido
Ya mucho tiempo se nos ha ido

Amémonos sin preocupaciones
Amémonos sin ilusiones
Amémonos sin ya esperar nada,amémonos en forma atrevida
Amémonos hasta que se extinga, la última brizna de vida
leer más   
9
sin comentarios 16 lecturas versolibre karma: 98

La nota

Mi corazón es una guitarra
que llora con tus caricias,
y por sonidos tus delicias
trueco al compas que me das.

Mi corazón a tu mano responde
que se adueña de mi voluntad,
afinado , al silencio de la soledad
hace morir por tu nombre.

Dulces notas templas, dulces notas das,
dulces palabras dices
al oido de la caja
en que encerrado está

mi corazón en la guitarra,
latiendo por tu mano,
haciéndolo sangrar
cada vez que lo tocas ,

al tocar.
leer más   
6
sin comentarios 37 lecturas versoclasico karma: 80

Alquimia entre abstractos

Persigo mi empeño
De amarte, tan quieto
Con mis malas artes
Devorando el cielo..
leer más   
5
2comentarios 21 lecturas versolibre karma: 67

En un rincón del Paraíso (a @vsmc2002)

Descubrí el amor de los agapornis,
y mis pensamientos se despejaron
como el cielo cuando las nubes
dejan mirar la sonrisa del rey…

Acaricié la seda de los horizontes
donde la voz del viento ennoblece
el espíritu y los recuerdos mudos
se montan en las alas del olvido…

Encontré la puerta llamada libertad
y los colores del agua y la tierra
apaciguaron la tormenta, dejando
el día gris en manos del arcoíris…

Escuché el sonido de los ríos
y los salmones alegres se zambullían
a contracorriente para dejar nacer
las nuevas ilusiones…

Miré los lirios de la media luna y sus
movimientos se mecían con inocencia
mientras entre mis labios tu nombre
pronunciaba con cadencia...

En tus ojos, tu boca y tus manos,
recuperé de aquel paraíso, un rincón.
Y mi alma anidó junto a ti, encontrando
la paz que un día tuve y había perdido…

Letizia Salceda,,,
leer más   
13
12comentarios 61 lecturas versolibre karma: 102

La voz de la razón

Y la voz acusadora de la razón, que sin tener la mínima idea, se coloca en mi mente para obsequiarme el orgullo de la verdad.

Cuanto más pienso en querer, más me convenzo de no amarte.

Si al susurrarte al oído todos mis delirios, me despierto en el sueño eterno del que vive sin vivir y del que piensa sin pensar.

Cuando en la larga tormenta, como un gran estruendo toca a la puerta la voz de mi conciencia mutilando, señalando lo que para ella es un camino.

Un arraigado y escarbado laberinto donde la verdad es oculta a la oscuridad y donde se puede ver desde lo alto del cerro como se entrelaza con tu serpiente que es tu ego.

¿Vivir? ¿Qué es vivir? es soltar a los vientos las riendas de tu espejismo.

En ese momento, donde se unen los misterios ocultos de tu divina presencia en el fondo de un corazón que dice ser mío, pero que en el baile de nuestras miradas se transformó en un corazón perteneciente al dueño de tal danza.

Si encontrase el camino que me llevase a ir contigo, escondida entre los arbustos, esperaría a la embustera razón, que una vez se me perdió, le pegaría hasta dejarla inconsciente y de nuevo le preguntaría: ¿Razón cual es el camino que me lleva a mi amor?

Si contase por un minuto las veces que brilla el sol, podría llegar a adivinar las vidas que he llevado yo.

Invadida por un momento de locura ciega, que me llevaba al desborde de la vida soñada, floreciendo cada momento al ritmo del desprecio.
leer más   
5
1comentarios 7 lecturas versolibre karma: 69

Pecado

El cielo parecía fuego, testigo del pecado que estábamos cometiendo

Juntando nuestras almas perversas por el deseo,
Un beso había bastado para volvernos pecadoras,
Un beso basto para volverlo amor.

No entiendo que hicimos mal, pero sentía tan bien,
A través de tus ojos veía el universo, y a través de tu piel.

¡Grita mujer!, grita, y que el demonio que traemos dentro salga entre suspiros y gemidos.

Pequemos, y que se sienta bien, que nuestro Dios sienta celos.

Celos, que de tu boca salgan las mejores melodías, que de tu piel emerja la mejor miel,
Que tus pupilas se dilate tanto que ellos podamos ver el secreto de la lujuria.

Pequemos, seamos pecadoras, que los demonios se manifiesten y que nos tengan miedo.

Que el infierno este entre un espacio cerrado de nuestras pieles, que ninguna tempestad pueda apagar nuestro fuego.

Eres el pecado perfecto, que no me cansaría de probar, una y otra vez.


¡Grita mujer!, llega al clímax y baja las estrellas una vez que este en la cima.

Regalame una sonrisa, esas sonrisas que me pueden tentar para volver a pecar,
Mírame, muestra que secretos escondes por esas ventanas que adornan tu cara

Y una vez de haber terminado, besa mis labios e inauguremos nuestros próximos pecados.

Sherley Hernández
leer más   
5
2comentarios 30 lecturas prosapoetica karma: 68

Los días sin ti

En el calor de mi almohada, del invierno a primavera, sin lograr cerrar la puerta se cuela hasta llegar a un lado de mi alma a conversar; eres tú, que me huyes, que te escapas de mis manos en el desmedido intento de cobijarte entre mis brazos.

Al resarcir en la vida has colocado en la balanza las nostalgias y alegrías, al no encontrar la salida se han ocultado en el armario a ver el tiempo pasar. He cruzado el portal de la reminiscencia a través de la ansiedad, las ventanas de murallas que interrumpen cada sol, que amedrentan a la luna estampándose en aquel viejo cristal. Imágenes que transitan en un mundo que no existe, pero que invocan día a día como ahora la esperanza del anhelo de aquel eterno buscar. ¿En dónde estás?

Los días sin ti son el agobio que provoca las sonrisas sin estrellas en el cielo, la estela de aroma que se guarda en cada piel. Por favor dime cómo retorno a los mundos donde alguna vez te encontré, a cambio, te muestro cada segundo que habita en mi corazón que sin simetría se ha trozado, sin respuestas, en silencio.

Si lo deseas, solo déjame llevarte. Te doy lo que quieras sin cambio; mi vida inmortal que en cada viaje absorbe los añicos de mi alma al despojarse de los restos de la pérfida ironía.

Si, así son los días sin ti, sin la charla ni la risa de lo ufano que existía. El recorrido ideal por cada escena entrelazando las manos por este camino sinuoso que han nombrado vida. Hoy quiero gritar que te extraño entre el insomnio que arrebata el calor de mi desvelo, sin un mínimo destello, con el amor entre los huesos, los suspiros entre el sueño un día más sin ti ha pasado, ya amanece él ya despierta, ella; también te extraño...


Por: WilyHache ®
14 de enero de 2019
15:05 p.m.
México
17
3comentarios 52 lecturas prosapoetica karma: 99

Algo que no puedo decir

Contigo,
no puedo decir eso
de que no tengo pelos en la lengua.
20
1comentarios 105 lecturas versolibre karma: 92

Mi sueño

Alma que imaginas el sueño,
de una caricia
y el embelezo de sus besos...

Todo en la obscuridad
de una esquina,
donde la luz se hunde
como cabeza en almohada,
blanca de lirios empapada.

Amores perfumados
en el eco de tu teclado,
a la distancia
tenue éter de agonía,
te pierdes entre sueño, amor y beso
Chronos, si el girar de la tierra
detuvieras...
leer más   
3
4comentarios 13 lecturas versolibre karma: 60

Si me dices sí

A dos "tal vez"
de ser tu amigo,
si te pregunto me contestarás

que está muy bien
quedar conmigo,
y andar descalzos por esta ciudad.

Insistiré
tras un suspiro,
como un profundo "¡ya no puedo más!",

mi timidez
caerá al vació
y entre tus labios me descubrirás.

Yo te amaré
mientras respiro,
yo te querré sin "hasta" que mentar,

te abrazaré
si sientes frío,
y en el verano, tendrás que aguantar.

No dejaré
que en el camino,
algunas piedras nos hagan cambiar,

porque en tu piel
está el destino
que ha trastocado mi mundo de azar.
leer más   
13
7comentarios 71 lecturas versoclasico karma: 91

Cuánto te extraño

Me cansé de escribirte
Me hago el sordo ya no puedo oírte,
Voy a dejar esto acá, así que solo me vas a encontrar...

No sé qué hacer...
Te vuelvo a recordar....
No puedo olvidar,
Cuánto te extraño

Un día más pienso en ti
Me has embriagado de amor,
Me dejaste esta maldita resaca
Y me rompiste el corazón.
Pero no puedo olvidar cuánto te extraño.
leer más   
6
sin comentarios 12 lecturas prosapoetica karma: 70

La fé más efímera

Mi desdicha más repudiada
Mi miedo más desolador
Mi pérdida más temida,
El dolor más abrumador
El odio más acosador
Y la desgracia más evolucionada.


No tenerlo a él,
Eso lo ha sido todo
El desprecio más cruel
El orgullo más tonto
Que ha podido haber.

Dudo de su querencia
Pues sus palabras atormentan
Sus preguntas me hacen
Querer sufrir de demencia,
Lo que mis sentimientos intentan
Es producto de su indiferencia.

Ansío locamente su amor
Me desespero por su sonrisa
Me desvelo por sentir su calor.
Anhelo una acertada caricia
Un cumplido de aceptación
Un aliento a mi esperanza
Un susurro tranquilizador
A la tenue luz de una vela
Tendida en mi habitación.

Si tu preocupación
Está llena de angustia,
Si se colma de desconsuelo
Si se desborda en la desesperación
Si me defiende de la tiranía
Si me levanta del más profundo agujero.

¡Ya no lo quiero!

Porque es mi más vil deshonra
Mi vergüenza más desconcertante
La violencia más atroz
Tu descaro más agobiante
La manipulación más veloz
El caos más inquietante.

Reina después de la tragedia
El ahogo más asfixiante
El desierto más bochornoso
La caída más aparatosa
El silencio más ruidoso
El llanto más exuberante
La ausencia con mas envidia
La traición más ambiciosa.

Por desgracia ésto lo debo a tí
Si aún te puedes llamar querido...
5
2comentarios 43 lecturas versoclasico karma: 84

Dándome vida

Me has devuelto a la vida
cuando hasta yo me sentía perdida
cuando me ahogaba la historia, viviendo la de otra
esa con la misma cara, distintos gestos, que nunca fui yo…


Me has tomado en tus brazos, sin pensar enamorarte
yo me aferré a tu abrazo, a tu contención en silencio
a ese esperarme lento en el paso, de volver a ser, yo…

Porque el amor no empieza siempre en deseo
como el deseo tampoco es eterno
y sin querer el amor nos encontró…

Son amores sin destino
que caminan por la vida descreídos
de si mismos, sin ver los azules ni verdes
de ilusiones y esperanzas, que mirando sin ver nada
respiran fumando la vida y cargan la pesada valija
sumándole siempre heridas…

Sólo sé que olvidé quien era
y las heridas cicatrizaron con el amor
de tus manos…

Sólo sé que eras tan herida
que sin importar cuanto dolieras
cerraste las mías, cubriendo las cicatrices a mi vista
haciéndote y dándome vida, tu vida…

Esa vida tuya, que es mi paz
mi pasión y mi vuelo, a quien me abrazo
y sueño, que dice sin esconder mi nombre
me hace corazón y piel, calma sin sombras
y ya no duelo…

Me has devuelto a la vida
a creer en tu mirada y en la mía reflejada
a sentir que de tu mano puedo si quiero tocar el cielo
me enseñaste el amor verdadero, ese que eres Tú
y que no soy yo, sin Ti…


soundcloud.com/lola-bracco/me-has-devuelto-a-la-vida-1 (Lola)

.
21
sin comentarios 64 lecturas versolibre karma: 99

Al arrullo de tu mirada

Te busco en cada verso
en cada rima, en cada texto,
en cada cuento incierto que leo,
en cada atardecer, en cada sueño.

Te busco en el cielo y en el infierno,
en las fantasías y los miedos,
y en los encuentros certeros
y en los kilómetros que nos separan para vernos.

Te busco en la paz, en la poesía,
en la luna, la noche y el día,
en la calma de San Amaro,
en las olas del Orzán y desde lo alto de un octavo.

Te busco en el viento, en la brisa,
en la soledad, en la alegría.

Te busco en el instante, en el eterno,
en lo fugaz, en lo cierto.

Te busco una y otra vez,
y te buscaría sin cesar
aunque frente a mí estés,

te busco sin descanso,
y te buscaría hasta alcanzar
el encuentro tan esperado.

Te busco y te encuentro,
te encuentro y te busco,

y entre tanta incertidumbre
lo más firme e indisoluble

es que eres calma y libertad
en la orilla de una vida que por siempre nos une.
17
4comentarios 53 lecturas versolibre karma: 100

Death is the road to awe

Acto 1. El miedo.

Estoy incubando la muerte
con mi propia vida.
Con mis manos, el amnios.
Con mi...

Antes de que apriete el frío,
La oscuridad supravital,
y el amor precario.
¿has amado por miedo?

Tanatofobia me suscita
Trémulo espiritual.
Para aliviar emulo
íntegro al estoico.

Si. He amado por miedo.
Para distraer a la muerte
incrusto entre párpados y tuétano
amores de sangre y prepago,
pero nada es suficiente.

Mi sangre es pura espuma.
Supura dolor a borbotones.
No podría gritar,
¡Oh, dios! Eso sería irreversible.

Lamento tanto acotar.
Trato de acostumbrarme
a la finitud
pero la angustia es absoluta.
Luego lego la muerte pero
es légamo insondable.

Acto 2. Objeto.

Me niego a descender
a la muerte profunda.
Procuro enraizar mi psique
sin que sea pertubado.

Me cierro en banda.
No recibiré tal puntilla,
que mi vida es solo mía
y en ella, soy quien manda.

Las posteridad hipotética
no me interesa así.
Inhumar sin impugnar
es inmolarse gratis.

¿Acaso no merezco
conservar mi formato?
Oh, por mi prez y mi amor,
¡Déjame curar mi muerte!

Acto 3. Trascender.

Jainista inorgánico.
Mis tibias cenizas
auspiciarán más vida.
Este es mi legado.

Como fiel vitalista
honraré la tierra
con la plenitud de mi carne.
Pétalos saldrán de mis escamas.
Tallos crecerán de mis lunares.
Amor emanará de mis huesos,
y de mi amor brotarán orquídeas.

Elevar aleve mi materia.
Multiplicar en definitiva,
de un único individuo,
retazos infinitos de vida.

Tras la brevedad del ser
Aguarda la trascendencia.
Ya no tengo dolor.
Sublimar empodera.

Estaré incubando la vida
con mi propia muerte.
Con mis átomos, el amnios,
Con mi...
luz.
leer más   
14
sin comentarios 74 lecturas versolibre karma: 94

Lo saben mis manos

En el río,
de madrugada, la niebla
se baña,
luego se seca en tu piel;
lo saben mis manos.
15
1comentarios 89 lecturas versolibre karma: 92
« anterior1234550