Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 23, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Cazador del mar

Cazador del mar

El sol modificó las aguas, y a tu piel
la hizo cuero con el salitre a cada hora.

La mar concedió el espacio a tu aventura
de redes en puertas, boya auxiliar, línea o deriva.

Te enseñó sus colores, la espuma, la planicie de paz,
la inquietud, la marejada en indómita bravura.

Las aguas errantes, el viento en susurro,
la niebla agolpada, las estrellas ausentes.

Imágenes, paisajes que atrapó tu retina
en esa soledad de sal y humedad…


También te acompaña la irradiante Luna,
el tórrido solar y la grave gaviota.

Lobo, señor del mar, cosechero de las aguas,
el muelle y el hogar velan tu regreso.

El flujo, la marea, te invitan al hacer.
La marcada y dura hora te condenó a partir.

En marcha, el destino es el ruidoso mar
que Dios te signó y lo ciñó a tu oído.

Tu figura se dibuja en cada proa,
en el mástil la bandera es anhelo y es porfía.

El tesón se hace garra, tu esfuerzo espíritu,
y la bravía pasión es tu coraje.

Tu alma reconoce el atracadero, el muelle y la caleta,
del río, sus orillas sin tiempo y el verde.

El descanso teje redes de faenas ya pasadas…
…buscando un después con el alba.

La humeante pipa trae los sueños
que despiertan la mañana del mañana.

Horacio F. Rodríguez Porto
Libro: “Amanecer Crepuscular”
leer más   
5
1comentarios 21 lecturas prosapoetica karma: 78

El peso fatal de nuestros pensamientos

Ah, el peso fatal
de nuestros pensamientos
adiós miseria, adiós perdición
__________mira
donde se han quedado
los tiempos y los días.

No quiero soltarte
no quiero
que te escapes
de mis corrientes.

No quiero
que naufragues
en otro aliento...
no quiero
perderme en tu recuerdo.

Aunque tú no lo creas
es fácil engancharse a ti,
tienes magia oscura
clavada en tus ojos.

No abandono el barco
solo he salido a tomar
un poco de aire
y un poco
de humo negro
para calentar
las manos.

Surcadas
manos
que se
engarrotan
en las cuerdas
del barco
que viaja
a la deriva
en caída libre.

Pero en la marea alta
la nave se enrumba
con la química de un cielo azul
y vuelve a tomar las coordenadas
y las matemáticas de sus nudos
de este mar infranqueable

según tú

que lo dibujaste en los anaqueles
de tu tardío tiempo.

www.youtube.com/watch?v=dLAhG51uz-o
www.youtube.com/watch?v=G_1LP3Z6pW4


Ramón Pérez
@rayperez
Venezuela
14/10/2018
leer más   
17
14comentarios 136 lecturas versolibre karma: 144

Capitán y timonel…

Como capitán del barco que adoras
y timonel de los rotos ligamentos
voy siguiendo los molinos de vientos
en las aciagas y menguadas horas.

Si pudiera llegar a tu aposento
tus labios y piel de mora amaría
con un mil de cosas batallaría
con el sol en riela viajo contento.

Llevo la guadaña y puñal curtido
sin el mástil no podré sostenerme
y navegar sin rumbo y sin sentido.

El mar caribe ensancha sus marullos
las sirenas vendrán a socorrerme
y las ninfas me envían sus murmullos.


(Soneto endecasílabo)
www.youtube.com/watch?v=xKolfXCeoo4

Ramón Pérez
@rayperez
Venezuela 
13 de octubre 2018
leer más   
16
9comentarios 109 lecturas versoclasico karma: 127

Ikigai

Dime aquello que mirabas
cuando las ondas veías,
cuando,
risueño entre las peñas,
te rodeabas por entero
de su brisa rota,
cuando,
al escuchar las gaviotas,
se disolvía tu desolación
entre la espuma.

Háblame de los grilletes,
desmenuzados,
entre las burbujas blancas
del crujido de tu popa,
háblame de tus cañas,
de tu pesca,
de tu barco.

Cuéntame
de cómo fuiste patrón
sobre la voluntad de tu nave,
y que una marejada turbia
elevó a tu cubierta
el milagro de la inundación
de peces brillantes,
reflejo de paz
en tu tez de salmuera.

Dime que,
cuando se rasgaron tus redes
al rematar la singladura,
fue generosa
la canción de las sirenas.

Cada noche le harás guardia,
sostenido sobre el mar
que antaño navegaste,
a la luz de una casa
dormida en el puerto,
a su ventana azul,
y al zumbido suave
del enjambre de unos remos.
leer más   
7
4comentarios 119 lecturas versolibre karma: 103

Tu mar infinito

Me apego a ti mi Dios
y te entrego mis suspiros.

Lo que soy, lo que hasta ahora
he sido y lo que voy a hacer.

Algunos quizás,
no puedan entender ...

Más no importa lo que digan
si me acompañas en esta travesía,

Si eres tú
mi barca, timón y remo

Si me llevas de la mano y me sujetas fuertemente y no me dejas caer.

MMM

Malu Mora
leer más   
18
10comentarios 111 lecturas versolibre karma: 98

La Barca

Hay lagos que se antoja cruzar,
pero te das cuenta que tu barca ya no te quiere llevar...
lo mejor es reparar su fondo,
llenar su interior de cosas útiles y bonitas
y así su exterior volverá a lucir como recién pintado
y te llevará gustosa a esa rivera que anhelas llegar...
digo io...
4
sin comentarios 42 lecturas versolibre karma: 50

Noviembre

Noviembre no es un mes,
son unos segundos de distracción
vestidos de noche y lluvia,
oscuro viento en la acera.
Es un soplo que nadie oye.

Noviembre no es un mes,
no nos engañemos. Son luces tenues
sin gente en la calle ni ruido alguno.
Es una sombra que cubre cabezas,
un escaparate donde nadie se para.

Noviembre es una almohada
hecha con los truenos de la noche.
Se resquebraja en la cama revuelta
del cielo que ladra con rabia
un dolor desconocido.

Noviembre no es un mes ni tiene nombre.
Es cuna del pájaro que ha huido,
la voz del niño callado
cuando no sabe con qué jugar
y mira la nada, ausente.
leer más   
15
11comentarios 131 lecturas versolibre karma: 49

Otro poema sobre Madrid

Madrid es un lince, desgasta
a lametones desde los pies
y mecaniza todos los pasos
por mucho que escapen de su raíl.

La música ambulante se mezcla
al son de repletos autobuses.
Articulan lo que quiere oír cada uno,
son las mil y una voces de Madrid.
Aun así guarda el secreto que nos atañe.

Su cuerpo tiene forma inexacta,
de atleta es su pierna izquierda
y con tacones anda la derecha.
Ambas manos sujetan indistintamente
un maletín o la correa de un can
disfrazadas detrás de un periódico.
Sus brazos han barrido el suelo
o se han alzado en la última manifestación.

Madrid tiene barba de camionero,
cien ojos en la cámara del turista
y late al ritmo de quien le siente al andar,
da igual si va o viene, siempre estará allí.
Su boca es la de quienes comen genitales
para labrarse un futuro mejor.
¡Bienaventurados todos ellos!


Pese a todo, siento que hoy habla
sólo para mí. Recita en su adagio
todas las cosas pendientes de hacer.
Incluso se atreve a hablarme de ti,
y eso que no eres verdad.
9
6comentarios 172 lecturas versolibre karma: 56

Indiferencia

Indiferencia de mi puño y letra, conseguiste
indiferencia, de los besos que me robaste
indiferencia, de anaranjados atardeceres,
que compartimos, charlando de amor y placeres.

Indiferencia de mi corazón
que ha muerto de suicidio, amor mío,
dejas: barco sin rumbo, dolor profundo
navegante y vagabundo.

En la hoguera de la indiferencia
quemo tus recuerdos y mis sueños
quemo a nuestros muertos.
Chisporrotean al rojo vivo,
los nombres de nuestros hijos
de aquellos que no tuvimos,
se quema nuestro destino.

En la hoguera de la indiferencia
he quemado mi inocencia
yaces ya en el olvido.
La estrella de los vientos
marcará, mi nuevo rumbo y destino.
leer más   
10
1comentarios 116 lecturas versolibre karma: 60

Veintiún gramos exiliados

Somos la pequeña gota de un grifo gélido
que cede sus hijos a la tierra.


Mundo, mundo, uno a uno te vas llevando.


Se van envueltos en aire de tergal
y arañan el ayer
sus veintiún gramos exiliados.


Las cosas por hacer son dagas
en la boca de un faquir hambriento.
Camina sobre coronas de flores,
acaricia con manos de sangre
y mira a través de escarabajos inertes
clavados en tu pelo.
8
4comentarios 180 lecturas versolibre karma: 59

Cada vez

Cada vez que recorro tu cuerpo
me recuerdas que te pertenezco.
Tú eres mi puerto, y yo soy un barco
flanqueado por fuegos y cantos.

Cada vez que me amarro a tus piernas
me meces en tus aguas morenas,
y libero a los vientos que tienes
cautivos en la piel de tu vientre.

Cada noche me amarro a tu lecho,
reposo mi cansancio en tu pecho,
mi ausencia se aviene con tu cuerpo

y mis dedos encienden las llamas,
pulsando bocinas que me llaman.
Y luego… sellas tu nombre en mi alma.

@mello
leer más   
11
4comentarios 101 lecturas versoclasico karma: 69

El barco de vela

Me inspira
el barco de vela
en el que nunca
he podido viajar;
le miro en mis sueños
y hasta ha llegado el colmo
que navegando solo
en el barco
que adorna mi sala
me he sentido
un flamante capitán.

Poema de Marco Antonio Moales Oellana
leer más   
7
1comentarios 77 lecturas versolibre karma: 62

Barcas

Barcas que salen de la arena
cargadas de vapor
hacia ningún sitio.
Llevan destierros y dolor
En los surcos de la mentira.
Desde las bocas salen serpientes
hasta el beso que ha picado.

No vueles sin rumbo, ves desde esta orilla a la otra
y levanta las alas
y vuela donde el amor gobierna
de verdad.
leer más   
7
2comentarios 120 lecturas versolibre karma: 87

Papeles en las manos

Hay quienes
dibujan líneas
que no los llevan
a ningún lado
o, puntos
con figuras geométricas
donde no caben
las nociones
de la noche
ni lo claro
de las horas
que acompasan
el idioma
de los días.
Yo, construyo
barcos que navegan
por los sueños
antes de tocar
cualquier orilla
en incontables
universos.

Rox
leer más   
17
6comentarios 221 lecturas versolibre karma: 98

La X marca el lugar

La X marca el lugar
pero también lo elimina.
Aun queda sobre lo que llorar
pero no a lo que echarle la culpa
cuando solamente es mía.
Ese barquito de papel el mar no surca,
el avión no vuela pero casi,
eres mi hoja en blanco en este mundo de origami.
12
4comentarios 157 lecturas versoclasico karma: 93

mar y mujer

Flotando sobre tus aguas,
disfruto la levedad de mi cuerpo.
Te voy sintiendo para mí
como si fueras una gran barca,
una nave dispuesta para llegar al cielo.

Sueño con volar,
con la ingravidez,
mientras noto las caricias
de tus lenguas húmedas por mi piel.
Me susurras… que eres,
como la mejor mujer,
un mar muy cariñoso.
y con tu cálido abrazo
me invitas a abandonarme
y a soñar en ti.

Pero está también,
esa pizca de temor,
de no poder ver bajo mi cuerpo.
Y esa oscuridad
de tus aguas sin fondo
que parecen el corazón negro
de una amante celosa.

Mujer que quiere ser única,
la única amante de mi.
Por eso no puedo respirar
y me entran todos estos ahogos.

Tampoco me quiero dejar abandonar
porque soy el amante
de otras almas y otros cuerpos.
Porque a partir de los 50,
me parece que es muy húmedo
y malo para mi salud
habitar tus aguas para siempre.
Sobre todo para mí
que, aunque de lejos,
estoy emparentado con reptiles
que viven en la tierra, muy secos.

Sé que tendré que darte más excusas.
Pero mejor las dejo
para después como siempre,
aunque después me ponga colorado
por no haberlo dicho todo.

Y es que a mi edad prefiero
disfrutar más del ahora
que lloriquear y echarte de menos.
Porque no quiero renunciar a ti,
aunque para contentar a todas
tenga que andar una vez más,
con mentiras y cuentos.


Todos los derechos reservados
leer más   
2
sin comentarios 61 lecturas versolibre karma: 21

Y yo aquí

Aquí me tienes
como un viejo barco encallado
en tu playa mojada
de florecidas espumas
de huellas antiguas
que se repiten algunas
y otras desaparecidas.

En mí
subsistes cual vena inmutable
que recorre mi quilla
que iza banderas
de furia y melancolía.

Aquí me tienes
habitado por tu musgo invariable
por tus irascibles peces nocturnos
por el rumor de tus olas
por tus aves resbalosas
que picotean mi madera indolente
unas tras otras.

En ti
se desangraron los vientos del sur
aletargando a mis ansias
en tus aguas tan frías
tan confusas / tan sin luz.

Y aquí me tienes
como un viejo barco encallado
con el rostro herrumbrado
y ojos desnudos
mirando…

nubes blancas persiguiéndose en el cielo azul
camalotes verdes borrándose en la bruma gris
risas de mujeres fregando en la costa
gritos de niños juntando piedras … cosas.

Y yo aquí …
leer más   
4
1comentarios 32 lecturas versolibre karma: 50

Agua

Camina con pasos de lluvia,
llega hacia mí, hace charcos
y me besa con fuerza mareomotriz.


Sus olas balancean mi cuerpo,
náufrago de razón alguna.
Corrientes de agua salada fluyen
por sus venas para ser vapor
en el cielo de mi boca.


Si le miro tan solo veo agua
en su más perfecta armonía.
7
sin comentarios 51 lecturas versolibre karma: 59

Chilla, chiquilla

Chilla, chiquilla. ¡Chilla!

Chilla con la fuerza de tus entrañas

y apaga la llama

del dragón milenario que bosteza humo.





Chilla, chiquilla. ¡Chilla!

Chilla con todas las letras

del alfabeto que esconde tu piel

y regalas en cada abrazo.





Chilla, chiquilla. ¡Chilla!

Chilla contra el eco que pelea por tu voz

y ganarás el pulso otra vez.
4
sin comentarios 26 lecturas versolibre karma: 39
« anterior12