Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 7, tiempo total: 0.005 segundos rss2

"Ídolos"

Pareciera una sociedad pagana
idolatrando esclavos de grandes monstruos corporativos
que visten como ídolos de oro y plata;
esos favorecidos con destinos inalcanzables y
perfectos en su físico alterado.
Pues en medio de este circo de espejismos,
van los followers detrás, en un culto embrutecido,
en manadas, como bestias hambrientas que quieren más.
Por eso se subscriben en sus redes sociales para hurgar en su intimidad.
Humanos tan grises como las cenizas que buscan besar sus frentes
decoradas en esmeraldas opulentas,
tan fácilmente seducidos por sus labios carmesí que destilan hiel y mentiras:
solo para vender sus alquimias de belleza y ropa que esconden su corazones de oropel...
¡billeteras Gucci y demás apellidos altisonantes, llenas de monedas forradas con piel de víbora a costa de los borregos!
leer más   
28
28comentarios 184 lecturas realismobast karma: 113

Sin estrella

Me ves y crees que no llegarás a seguir mis pasos.
No descuides tu mirada,
fíjala allí donde no alcance tu caminar
pues todo puede llegar cuando menos lo esperes.

Serás observado pero no escuchado.
No interesan tus respuestas,
ya nadie te preguntará.
Eres un número que no da rentabilidad.

No soy nadie si me han quitado mi dignidad.

Suenan ruidos en la calle, es difícil descansar.
No consigo paz sin colchón donde mis penas reposar.
Esa Luna que nos mira
no ilumina a los dos por igual.

Es mi perro amigo, el único que sigue a mi lado,
no olvida que siempre tuvo cobijo junto a mí.
Ese Sol que nos mira,
no calienta a los dos por igual.

Se oye el llanto del niño que llora porque no mama,
no hay para él lo que para otros sobra.
Esa estrella, la que más brilla, es la tuya no la mía.
leer más   
6
4comentarios 35 lecturas realismobast karma: 67

Cáncer

Las pruebas todo bien
dice mi padre
recostado sobre el sofá.
Le sonrío. Luego su mirada
se va no sé dónde. Pero
la habitación se llena
de girasoles
que se tuercen hacia
el terrazo limpio
y ese blando silencio
higiénico
de los tanatorios
y el toro negro que astea
la mesa camilla
derramando la copita
de anís.
Ha bajado el paro
anuncian en la televisión.
Las pruebas todo bien
repite mi padre.
Luego
eructa.
12
3comentarios 73 lecturas realismobast karma: 83

Lucha diaria

Atándome los zapatos
con el cordón de la acera,
mordiendo la angustia
del trabajo que no llega,
sobre el magma de cemento
que deglute obreros
y regurgita desahuciados
bajo un cielo gris me empeño.
Quiero la dignidad en la mirada,
la del simple hornero
construyendo su casa,
la del león luchando por comida
para su manada,
la de un padre que no quiere
volver a casa
por que en sus manos
todavía no tiene nada.
leer más   
17
10comentarios 105 lecturas realismobast karma: 81

Contrastes urbanos

La gran ciudad, noctámbula, camina soberbia y arrogante derramando la vida en las aceras. Mil y un escaparates repletos de superfluas y legales mercancías... Un ilegal, alguien sin nombre, se acerca y te suplica que lo invites a un café.

Algarabía… Poesía en los pasos de peatones... Risas, pasos, empujones... Entre la muchedumbre, flashes que se disparan... Fotógrafos anónimos enmarcan caras sonrientes y poses imposibles, para lograr una ansiada popularidad mediática y fugaz. Un grupo de atléticos manteros huyen con sus bultos clandestinos a la espalda...

Torbellino intermitente de faros que transitan entre las brillantes luces de neón de los anuncios de perfumes caros, con aroma irresistible. Y al doblar alguna esquina...un mensaje garabateado en un cartón que nadie lee, un rostro sin afeitar que nadie mira; pues ya los ojos están bien entrenados en una confortable y engañosa invisibilidad.

Dos sin techo se disputan territorios imposibles y ficticios, en la jungla de la noche. Y continúan brillando las luces de neón… y, en un portal cualquiera, de una céntrica calle cualquiera, hiere a tu hipocresía y a tu vista de tranquilo paseante, un remedo cruel de hogar con un decrépito colchón. Un triste hatillo de objetos imprecisos y mugrientos y dos siluetas ya ajenas al claxon de los coches, a los desahucios, a las miradas, a las sirenas, a los calores y los fríos... Dos seres abrazados, ebrios de soledades, duermen su desesperanza de olvidados en el centro de gravedad de esa indiferente nada.

Y la vida, impasible e inclemente, continúa rugiendo por una gran ciudad, cada vez más deshumanizada...

Y seguimos paseando, mirando hacia el otro lado…



Texto y foto:
María Prieto
Foto: Puerta del Sol, Madrid
20
27comentarios 119 lecturas realismobast karma: 86

¡Qué sabe la vida!

¡Qué sabe la vida
del cansancio de sus días,
del hambre de su suelo,
del polvo de su cielo!

¡Qué sabe la vida
de la sed de sus ríos
y la suciedad de su orilla!

¡Qué sabe la vida
del árbol que se desplomó
y ya no se levantó!

¡Qué sabe la vida
del animal que durmió
y ya no despertó;
del verde que se fue
y ya no regresó!

¡Qué sabe la vida!

No sabe nada.
Lo ignora todo,
Lo sufre todo,
Lo calla todo.
leer más   
25
28comentarios 158 lecturas realismobast karma: 87

Humanidad negada

¡Descabalgo!…
de la gracia,
el mundo se destiñe
apilando lisonjas en el arcoíris,
cada gota de tribulación concibe
la muerte y la pena.
Esta realidad asfixia,
recluye las esmeraldas y los diamantes
como pupilas encarceladas.

El grito aletarga su vuelo,
posa su llanto sobre el árbol de la indiferencia.
Nuevamente, las lágrimas
erosionan los pómulos
baldíos y escarlatas
del jardín de la niñez,
conspirada en la embriaguez
de corazones e iris
aborrecibles e invidentes…
leer más   
3
sin comentarios 45 lecturas realismobast karma: 16