Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 132, tiempo total: 0.003 segundos rss2

Puertas

Puertas abiertas, cerradas;
de plástico, metal, cristal o madera;
grandes y pequeñas,
mágicas y secretas;
que nunca deben abrirse,
que siempre deben cerrarse;
giratorias, eléctricas,
corredizas, oxidadas;
recién pintadas, con ojos;
del sueño, del corazón, del alma,
imaginación y conocimiento.

Puertas del Infierno.
Puertas del Cielo.
Puertas de la Esperanza:
negras, blancas, verdes,
azules, amarillas, grises,
rojas, invisibles.

Puertas,
puertas,
puertas:

Posibilidades de liberación y encierro.
Uniones de tiempo y espacio.
Entradas a la náusea y al placer.
Recuerdos, mentiras, verdades.
Tentaciones, trampas, voces.
Ausencias, presencias, rostros.
Salidas al mundo, a la fantasía, al terror.

De Sombras, 2012
leer más   
10
2comentarios 53 lecturas versolibre karma: 95

Juro que es verdad

Vuelan las hadas
con luminosas alas
en el jardín nocturno
de nuestros encuentros
eres la luz de ese mundo
que habita mi lado izquierdo

oigo el rumor del mar
suavemente llamándome
te busco en la oscuridad
tentando a ciegas el aire
con las yemas de mis dedos

no te encuentro, te escabulles
como agua de mar entre los arrecifes
me estrello en el acantilado
de mi aislamiento

oigo al viento clamar mi nombre
la oscuridad me ciega no te veo
te busco en el armario de mi alma
quiero vestirme de luz
antes que la noche se vaya

Nunca fui la misma
extraño tu calor, nacer sin ti dolía
no fue igual vibrar en otra vía
pero se madura al amar

Y al aparecer el alba
mis ojos se llenan de tu luz
con el sol de la mañana

No necesito que me despiertes
no ha sido un sueño escrito
en un cielo diáfano de verano
juro que es verdad,
siempre existe alguien que lo sabe
porque vive un amor igual.

MMM
Malu Mora
leer más   
12
12comentarios 68 lecturas versolibre karma: 100

...And the Rain

Noventa (d)años.
Noventa suspiros
y conspiraciones
es lo que su corazón
había latido
y
gastado al ritmo
de la melodía,
sin miedo a ignorar
cualquier nota
o golpe de batería.
Podría haber parado,
cansado de bailar
y hablar
solo cuando la música
despertaba;
podría haber llorado
la sangre que bombeaba
y quedarse pálido
sin más historias que guardar,
volviendo a su cuerpo
mudo.
Noventa eran las veces
que aquella canción
había rasgado sus pulmones,
noventa eran las horas
(infinitas)
que sus ojos
habrían podido vivir
si no fuera por el
despliegue del mundo.
El cielo gritaba
el nombre de todos aquellos
que le habían escupido,
las galaxias se fusionaban
y creaban colores ciegos
a la vista humana.
Las estrellas explotaban,
su polvo
y
humo
más brillantes que
cualquier futuro
se posaban en las almas
de aquellos que vagaban
cómo fantasmas por el
universo.
El mar estaba muriendo
de deshidratación,
los eclipses se paseaban
cada vez que las agujas
se movían del reloj,
en menos de tres minutos
el mundo perdería su cordura.
La canción comenzó a recitar
sus últimas estrofas como
si de un testamento
se tratase.
Los recuerdos emergieron
cómo nubes y pompas
en una tarde de primavera;
el segundo amor que resultaba
imposible de explicar,
la impotencia del tiempo
al no tener palabras
tangibles
ni piel donde poder
grabar a tinta
aquello que el neón
y el alcohol
habían conseguido.
And the rain came down,
down, down, down.

Los recuerdos estaban
en el aire,
inflamables,
indomables,
ardiendo como
el cuerpo ardió
aquella noche.
And the rain came down,
down, down, down.

Sus miradas se encontraron,
más perdidas que nunca,
en un mar de luces
y hormonas revolucionarias.
Todo era posible,
todo estaba permitido,
la electricidad quemaba
sus venas creando
carreteras desiertas
sin destinos.
And the rain came down,
down, down, down, down, down.

Sus pies no tocaban el suelo,
eran ángeles sin propósito
y mucho tiempo que perder.
Sus manos de cuerda
se ataron,
el hilo tenía múltiples
nudos imitando
las posibilidades no escritas
de los multiversos.
And the rain came down,
down, down, down.

El beso apareció sin prisa
pero con rabia
por no poder definirse
más allá del papel
o la palabra.
La conexión
de dos almas rotas,
raabta.
And the rain came down,
down, down, down.

Minuto cero
y el mundo había enloquecido.
Toda leyenda o
mito era solo
la desesperación
de vivir en un planeta
enfermo.
And the rain came down,
down, down, down, down, down.

Oscuridad
y silencio.
9
sin comentarios 53 lecturas versolibre karma: 100

Cuándo el cielo cae y los océanos se elevan

Cuándo el cielo cae
y los océanos se elevan,

deja que tus dedos se
entrelazen con los
míos,

y deja que el mundo se vaya.

Quiero ayudarte a recordar
que incluso si este mundo termina.

Pero algún día no habrá un día.

Solo la luz de tus ojos.

Che-Bazan.España

www.youtube.com/watch?v=02VJ-Y1IXzI
leer más   
14
4comentarios 104 lecturas versolibre karma: 90

"Una escalera al cielo" (3 Jotabé)

I
Anoche mirando al cielo te recordé
y mi corazón se preguntaba… ¿Por qué?

no tuve contestación, solo incertidumbre
mis pupilas irritadas como costumbre
no conciben que tú, estás en aquella cumbre
y desde allí tu recordada alma deslumbre.

Ansiaría, que estuvieras aquí a mi lado
pero es imposible… lo sé, mi bien amado

me consuelo con pensarte… no imaginé
lo que sería estar, sin tu luz que me alumbre
y me guíe por el camino tan buscado

II
sentir que tú no me estarás acompañando
deja un gran dolor en mi corazón andando

mas se, que no quisieras que me deprimiera
y que tu muerte, en mi pensamiento incidiera
mas yo, solo deseo una larga escalera
que me lleve al cielo y darte un beso pudiera,

solo debo cerrar mis ojos y soñar
que nuevamente nos volvemos a tocar

mientras por el paraíso vamos volando
todo es hermoso que, despertar no quisiera,
pero, Dios me dice que debo regresar…

III
Despierto volviendo a mi vil realidad
pero, todo lo veo con más claridad

tu alma y cuerpo en un celestial lugar están
me cuidarás como mi fiel ángel guardián
con toda luminosidad y gran afán
a mi vida te adherirás como un imán

y jamás, de mis recuerdos te me saldrás
por el resto de vida… en ellos vivirás

yo, te lo prometo de aquí a la eternidad
mi querido y tan inolvidable Germán
de mi corazón siempre parte formarás.








Clementina Bravo Rivera
Cleme_Eternamente
Arica - Chile.
leer más   
16
22comentarios 108 lecturas versoclasico karma: 103

Un día como hoy

Qué privilegio ha sido para mí
vivir este día maravilloso.

El sol sonríe y muestra su bondad
a través de sus rayitos de luz, que
no son más que benignos…

Las gotas del rocío que caen rendidas
sobre las flores, son como diamantes
líquidos atestiguando las lágrimas de
alegría que dejó por la noche la lluvia…

No hace calor, no hace frío, es
la temperatura perfecta.

Las aguas del mar, llevando y
trayendo en su suave oleaje las voces
de sus habitantes, diciéndome que
viva libre de miedo cada instante...

Las nubes esponjosas avanzan
veloces, obedeciendo la orden del viento,
dibujando en el cielo, cientos de
imágenes de un mágico artesano…

Durante las horas que transcurrían
las aves atravesaban los cielos,
algunas solitarias, otras en bandadas,
engalanando el azul tapiz de fondo…

Mientras yo sentada en mi silla, erguida
me mantenía con los ojos cerrados
bailando la melodía divina, agradeciendo
un día como hoy que me sentí viva…

Letizia Salceda,,,
leer más   
19
30comentarios 122 lecturas versolibre karma: 101

Tornasol...

Quiero ver tus labios coloridos
encima de un cielo expandido
ver tus colinas blancas
en medio del mar cristalino.

Tu cuerpo embriagante
deshojando las hojas del otoño.
Tu blanca pelvis esmeralda
trastocando mi naturaleza
que atraviesa el puente amarillo
coronado por el fuego del éxtasis.

Quiero ver tu desnudes atravesada
por un tornasol que marque cada poro
en el espejo del cielo.
En las hojas del cuaderno
en el lápiz del mar
y en las hojas del hinojo.

Quiero verte asomada en tu balcón celeste
como la pasajera que se embarca
en el expreso de la esperanza
y en los farillos de la torre
cuya luz alumbra las nubes del cielo.

Dibujando mi mirada
sobre tu afirmado busto de bronce.
Princesa primaveral del bosque encantado
me dejaste con un suave olor
a ciruela, sándalo y canela.
leer más   
22
15comentarios 105 lecturas versolibre karma: 98

durmiendo al pie de las escaleras al cielo

Su cuerpo era
un templo.
Antiguo y abandonado,
tan encantado(r)
que resultaba
maldito.
Sus muros guardaban
batallas perdidas lideradas
por las manos de mil hombres
y quinientas mujeres,
narradas con la voz
más ronca y marchita,
incapaz de expresar
con palabras o versos
la desgracia
que en aquellos
relatos acontecía.
Monjes y falsos profetas
predicaron bajo
la luz de la claraboya;
las palabras de Judas
proclamaban las paredes
con clavos tan mudos
y dolientes como las promesas
y los anhelos sin cumplir.
Gitanas y maleantes
buscaron refugio
de una realidad que no podía ser,
con rosarios desgastados
por el llanto de
los ángeles caídos
y monedas arrancadas
en manos llenas de sangre
sin vida.
Viajeros con brújulas rotas
y mapas sin destino,
siguiendo los cráteres
de una luna de hormigón
y nombrando estrellas
que aún no habían
cumplido su mayoría de edad;
buscando un lugar donde
poder gritar que los
rincones del mundo
se pueden doblar aunque
la Tierra sea redonda.
Amantes buscando un nido
donde poder escribir poemas
con la lengua,
donde poder ser la paradoja
y los antónimos de lo complejo,
donde no hacía falta
consumir los relojes
para que se amaran
a destiempo.
Dioses del
Caos
y
de la Paz
buscando un sitio
donde nacer mellizos
y enamorar a una mera mortal
con banderas blancas
y guerras contenidas
en tarros de sombras
y monstruos
sin rostro.
Nada resultó más sencillo
que dejar a su corazón
tomar el control de su cabeza
y enamorarse de la destrucción,
del caos y su teoría,
porque cualquier guerra
es una revolución
y ella era una
granada.
Su cuerpo era
un templo,
tan roto
y
exhausto
que ni sus grietas
de oro consiguieron
evitar una orden
de desahucio.
Sólo quedaba vagar,
columpiarse en las nubes
y caminar junto a las
almas sin propósito,
cuyos hilos habían
sido cortados como
petición de algún
dios caprichoso.
Adentrarse en la espesura,
donde toda mirada
pierde sentido
y las palabras ya no bailan
para tener significado.
Allí la encontrarás,
durmiendo al pie
de las escaleras
al cielo.
11
1comentarios 34 lecturas versolibre karma: 85

Alquimia entre abstractos

Persigo mi empeño
De amarte, tan quieto
Con mis malas artes
Devorando el cielo..
leer más   
26
20comentarios 124 lecturas versolibre karma: 95

El cielo crepuscular después de la lluvia

El cielo crepuscular después de la lluvia, tan tranquilo como
una oración en el pecho de una mujer, las hojas del mar que
fluye, donde el cuerpo caliente se baña.

Nos protegimos de la lluvia bajo el árbol de Banyan, nos
sentamos observando las nubes después de la lluvia,
observando cómo se alejaba el atardecer, observando la marcha nocturna, observando el primer destello del bosque.
Ella esta acostada larga sobre el lecho de sabanas blancas.


Con la mano puede tocar su pecho ligeramente convexo.
Un vientre plano como una gacela del Kalahari.
Delgada de nuevo, pensó: "Soy delgada y siempre me gusta que empiecen desde la parte inferior del abdomen"
Más abajo está el hueso púbico, ligeramente convexo, como
una suave ladera, discurriendo agua de manantial.
Ella esta sentada en el viento, mirando al hombre bajo las lágrimas del cerezo, la cintura del sauce delgado, las cejas
ruborizadas por los labios rojos rouge.


Ella esta sentada con los ojos oyendo el viento
soplar en mi sangre, escucharlo a gorgoteos, canción que sopla desde el otro lado de los altos juncos.
Me puse el pañuelo en el estómago, un sentimiento cálido
Un día del año pasado, presiona sobre mi entrepierna.
Era tarde, en la noche, y la lluvia nos rodea
como una palabra pura en las letras, que
transmitía preguntas distantes, las cosas fugaces
bajo la lluvia, una experiencia feliz en un estado original.


Siempre estoy escuchando como una mariposa se convierte,
en un sueño, en una novela nostálgica. Nos reunimos en una
noche lluviosa.
¿qué tengo que hacer para mantenerme romántico?
Los que envejecen en los hábitos y se apresuran con
los recuerdos perdidos en la emoción, de armar estas
piezas. En el mundo interior donde el viento no puede
controlar, esta lluvia es un entretenimiento noble.


La lluvia, que fluye en nuestros cuerpos desnudos, es
como el jugo de las plantas, es la noche lluviosa.
Parece que estoy jugando un juego, jugando con una llave, alrededor de la llama del diamante, ahumado y con una sonrisa fría y dura, pago suficiente dinero pero no puedo
comprar el ídolo en mi corazón.
En la mañana, cuando una mujer cantaba a una dama mariposa, tenía garras brillantes y se reía como un zorra legendaria.
Estas mujeres agitan la bolsa de piel de serpiente, retuercen los muslos calientes y hablan sobre el lenguaje del gato.
El ascensor sube lentamente y admiro mi rostro en la vista nocturna de la ciudad.





Che-Bazan, España
www.youtube.com/watch?v=G8MGiPo5IxU
leer más   
9
2comentarios 57 lecturas versolibre karma: 101

Constelación de placeres

En mis manos había hielo,
en tus dedos mucho miedo,
en mi labio, afán de besos,
y en tu boca, sed de fuego.

Melodía de gemidos
que rimaban con mis versos,
apetito de pasiones,
y ¡qué pena!, poco tiempo.

En ese momento intenso
creo que tembló hasta el viento,
se estremecieron tu piel
y las puntas de tu pecho.

Si me hablaron del nirvana
o de gozar en el cielo,
ese paraíso está
amándote sobre el lecho.

Constelación de placeres
ante el zaguán de tu sexo,
la conjunción de los astros,
y tu cuerpo…, ¡mi universo!
28
17comentarios 125 lecturas versoclasico karma: 107

Toda la lluvia

El hombre extraño camina con prisa deseando que le cale la lluvia,
porque envuelto en la húmeda y chispeante sensación,
el latido por la mujer de lencería desordenada
crece amazónicamente en su pecho.


A todo paso y lapso, sintiente y poeta
creando vientos de susurros silbantes,
colándose secrétamente por vidrieras invisibles
para trenzar con palabras, los cabellos embelesados
de la trapecista con vértigo y sin red.


Debajo de su atávico abrigo,conferencia maestra
de números y espejos para calmar la avidez atrasada,
mapas estelares donde no existe la indiferencia
haciendo florecer herencia de vocablos
en las manos de la quiromántica nebulada.


Lanza perlas, brillo del plumaje de sus pájaros
recogiéndolas de a tres en sobres perfumados
por oriente hasta el poniente, en aquellas caderas
donde todas las maneras fueron un milagro
y nació el mantra que atraviesa todos los cielos.
4
7comentarios 56 lecturas prosapoetica karma: 71

Tu pesar

Sos el revés de mi cielo nublado.
Mostrando tu sol y ocultando tus nubes.
Te muestras fuerte a pesar de tus miedos.
Brillando como él, más queriendo ser ella.

Luna que acompañada siempre está.
Más notorio aún en las noches oscuras.
Aquellas a las que te acostumbraste.
Aquellas en las que para nadie estás.

Por que nadie se queda cuando llueve.
Pese a que les guste ver tu hermoso arcoiris.
Por eso llueve sin gotas caer.
Muéstrame ese paisaje, visto por nadie.
Con gusto caminaré sobre el barro.

Por más que te muestres como primavera.
en realidad estás en invierno.
Deja que la nieve que profundo guardas.
Se convierta en el río que te dé paz.

Lloviendo por dentro sin gota escapar.
A veces a alguien te veo buscar.
Que solo de ti se pueda enamorar.
Más a ese alguien nunca te ví encontrar.
Porque te quiero, quiero verte llorar.
leer más   
6
7comentarios 85 lecturas versolibre karma: 99

Atardeceres

*
¿Has visto cuando el sol se acuesta
y no pierde su hermosura?
Me gusta hablar de atardeceres,
escribir unos cuantos versos
mientras veo el astro desvanecerse
en el vértice de la montaña;
y es que todos los días hay un ocaso diferente
sus matices son cambiantes,
sus colores penetran en la piel
o tal vez mis ojos buscan
una armonía con mis sentimientos.

[Un espectáculo de nubes enroscadas]
*
¿Has visto la espontaneidad de
las nubes, que se van uniendo entre si,
sin perder el rumbo?
Ojalá el cielo me escuche
o me diga qué hacer
cuando no tenga idea
pues, las nubes siempre saben que hacer.
*
Tardes grisáceas
se empeñan en hacerme recordar,
y no quiero vestirme de nostalgia
no quiero tocar ese vals,
solo quiero ver
el crepúsculo en mis pupilas.
[Si el sol no muere todos
los días, yo debería resistir]
¿Serás capaz de ver un cielo
anaranjado sin evocar tus penurias?
16
9comentarios 71 lecturas versolibre karma: 115

El mar del cielo

Separados por una eternidad
mas uno del otro
no pueden estar, porque
su hermosura, como en un
espejo se llegan a reflejar...

azul el mar
azul el cielo
nubes y olas
que hacen un canto
singular...

El misterio de su color
el conquistador y el
estudioso, respuesta
no puede dar...

Mas para el poeta, qué más da...
si solo de su inmensa belleza,
poesía surge de todo
su inspirar...

Letizia Salceda,,,
leer más   
24
27comentarios 109 lecturas versolibre karma: 103

Cielo

Puede que el cielo esté lleno de miles de cientos millones de estrellas.
Tal vez el cielo de otra gente, está plagado por infinitos números.
Alguno estará repleto de mil letras creando unos brutales poemas.
Otros serán colores o dibujos extraordinarios y creativos.
Y todos tendrán la esperanza de que sus sueños no sean solo sueños.
Si preguntas por mi cielo, tiene muchas personas maravillosas.
Ellas hacen que todo brille y logran que se ilumine mi sonrisa.
Logran que la nada consiga un valor imposible de calcular.
Gente difícil de encontrar que parece no tener nada en común,
Pero tienen cosas que mostrar y de las que debemos aprender.
leer más   
14
12comentarios 164 lecturas versolibre karma: 104

una pared azul pálida, en la distancia, como un cielo sin grietas

En el río, en un lado de la casa: una
pared azul pálida, en la distancia,
como un cielo sin grietas.
Pero sus ventanas son completamente negras,
paneles negros, cortinas negras,
las ventanas están selladas por tierra negra.


En el río, a un lado de la casa.
El río se ha secado, sin sonido,
e incluso ha quitado el sonido de su pasado.
La casa no es como recordar el pasado,
o es recordar y encender la acumulación de su
experiencia.


La casa miraba silenciosamente el lecho del río.
No hay botes ni redes de pesca.
No hay ocupantes con cañas de pescar,
ni niños con piernas desnudas,
ni lentejas de agua, ni plantas acuáticas,
la cara del lecho del río es opaca y gris.


Hay un árbol muerto frente a la casa.
Esto es cuando las hojas crecen con las hojas de hierba, y los
peatones deben caminar bajo la sombra.
La casa no dice la historia del árbol muerto,
tal vez han sido innumerables flores, y
nadie ha permanecido bajo su sombra.


La casa estaba frente a una familia, y
la lámpara había perdido completamente su brillo.
Las personas que salen de la puerta con risas
quieren ser un nuevo huésped en otro lugar.
Ventanas negras, para siempre.

El cauce seco del río es para siempre.
Un árbol muerto, para siempre.
La gente y los murciélagos muertos, para siempre.
De ahí en adelante, ningún transeúnte paseara
y romperá las maldiciones solitarias de miles de años.
La serpiente de cascabel ha estado agazapada durante mucho tiempo.



Che-Bazan.España
leer más   
8
sin comentarios 45 lecturas versolibre karma: 107

vía crucis

temprano,
de camino al trabajo,
ya no veo caras
tristes. ahora
todas miran
absortas
sus teléfonos móviles.
el cielo, tenga
el humor que tenga,
ya solamente
comparte su gran
secreto conmigo.
nunca pensé
que pudiera
echar de menos
la tristeza.
leer más   
15
4comentarios 70 lecturas versolibre karma: 108

Cielo del ayer

Tus ojos Fulguraron
como si fuesen diamantes,
en los brillos que me cegaron
supe que ya nada sería como antes.

Mire el cielo del ayer
vi que ya estaban apagadas
las estrellas de tu querer.

El viento me murmulla :
"todas las hojas son del otoño,
Como todas las miradas
Del amor fueron tuyas".

Hoy los relojes me suspiran
las lejanas distancia de tu ternura
y cuanto más te alejas de mi veo,
como mi sueño se hace miniatura.

Caminé por los recuerdos,
como si fuesen senderos de agonia,
Hasta que me caí en ese pozo
que se llama melancolía.
leer más   
23
17comentarios 174 lecturas versolibre karma: 137

La calma

La calma, he venido a traerla y dejarla
para que tus olas me recuerden mansa
cuando regresen, cuando encuentren otras almas
en cada tormenta en alta mar…

Y en un desnudo nos despido
porque no hay parte de mi
que no te quiera sentir
y sumergir todas las huellas
que dejaron las mareas
de amor sobre mi…

Se enfrían mis dedos
en tus aguas de adiós
y ni el viento ha querido
estar presente
porque extrañará
nuestros mensajes
en su ir y venir…

Hacemos las paces
y quedas como espejo
reflejando mi mirada
el cielo de un día
que promete sol
y te llevas alguna lágrima
porque mi alma también quiso salir
a besarte en silencio, con su sal
un adiós…


soundcloud.com/lola-bracco/la-calma (Lola)
.
18
8comentarios 203 lecturas versolibre karma: 124
« anterior123457