Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 13, tiempo total: 0.003 segundos rss2

La única herencia...

Otro día y la misma rutina pensaba José,
mientras los primeros rayos de sol entraban por la ventana de su pequeña cocina, que también era comedor y dormitorio en el mismo ambiente.
El alquiler vencía, una vez más mañana y ya con ese sería el segundo mes sin poder pagarlo, su cabeza trataba de buscar una solucion a su situación económica, conseguir un trabajo mejor remunerado sería una gran salida, pero su documentación como inmigrante aún no llegaba, así que solo podía trabajar en negro y con mala paga.
En lo que se preparaba para ir a su trabajo, despierta su pequeño hijo Ricardo para asistir a la escuela, le comenta que al día siguiente la maestra de matemáticas le habia pedido útiles para comenzar un tema nuevo de geometría.
Hoy le pagaban el mes de trabajo y debía ver como haría para pagar la renta atrasada, los servicios vencidos y los útiles para su hijo, una sensación de ahogo lo invadió por completo. ¿Porqué no podía vivir con más dignidad? Su familia y el lo merecían. ¿Como mejorar su vida? Preguntas y más preguntas caminaban por su mente, sin obtener respuestas, triste realidad de vida es la que lleva sobre su lomo cansado, por no poder llegar a fín de mes, abrir el refrigerador, hallar un limón y una botella de agua, vivir al día, sobrevivir en la cuidad de asfalto, que se llevaba su juventud y sus años gastados...
Llegó a su casa esa noche, pago la renta y a oscuras, con una vela en una mano y en la otra los útiles para su hijo, con una sonrisa en el rostro, Ricardo lo abrazo y José con sus ojos llenos de lágrimas le dijo, hijo mío, hoy nos cortaron la luz, pero la luz de esta vela será el sacrificio que no se apagará, por que no puedo aún darte un techo seguro y la única herencia que podré dejarte como padre, será que tengas una buena educación, te amo hijo, aquí tienes la herencia que te dejaré.

Claudia Viviana Molina
9
4comentarios 82 lecturas concursobac karma: 89

Una noche como cualquier otra...

Era una noche como cualquier otra, mientras esperaba en la parada del colectivo luego de salir de trabajar, la gente caminando como hormigas, cada quien en su mundo, cuando miro hacia mi izquierda y veo una mujer desalineada, harapienta, de mirada perdida y aspecto famélico, frotaba sus manos mientras se mecia nerviosa, me acerqué para preguntarle, si le pasaba algo y pude ver como de sus blancas piernas, caía un hilo de sangre, pero no estaba herida, nerviosa me respondió, que esperaba a alguien y por su ascento descubrí que ella era de otra nacionalidad y algo en mi interior me decia que no era cierta su respuesta, que ella estaba sola y era una indigente, me entristecia la idea de ver una mujer, que no importa si era de aquí o de allá, vivir no solo en la calle, por falta de recursos, si no también en la humillación, de no poder ni siquiera atender con dignidad el ciclo de vida de una mujer, busque en mi bolso de mano, algo para ayudarla, mientras le preguntaba su nombre y le decia el mío, encontré unos apositos femeninos y algo de comida que me quedó del almuerzo, se lo di y ella los acepto, algo desconfiada, se quedó mirándo lo que le dí y permaneció en silencio por unos minutos, sus ojos se llenaron de lágrimas, entonces no me importó si la gente me veía, o si yo no la conocía, solo la abracé, la abracé fuerte y le dije que sentia no poder ayudarla más que con eso, pero sabía que Dios si la podría ayudar más, fué en ese instante en el que sentí, como una lágrima de ella rodaba por mi hombro, sentí su dolor por no poder detener la sangre caliente caer por sus piernas, ni la ingratitud de su vida que se quemaba al vivir en mi pais como extranjera y sin dignidad.

Claudia Viviana Molina

Relato inspirado en hechos reales.
15
8comentarios 139 lecturas concursobac karma: 95

Inmigrante nómada

Inmigrante que nómada
buscas un lugar donde habitar,
debiendo dejar atrás
tu patria querida.

Tu país no puede darte dignidad de vida
ni un trabajo, ni un techo, ni un plato de comida,
solo podias mendigar algún plan social que mitigara el hambre de tu barriga.

Eso no es dignidad
por eso dejaste tu pais natal,
buscando el poder progresar
y mejorar tu calidad de vida.

Miras a los ojos a tu hija,
pensando todo lo que de tu cultura ya no tendrá,
las reuniones con abuelos y tias que no vivirá,
tu dolor por arrebatarle ese amor familiar te sumerge en la cruel realidad.

Inmigrante valiente, mi patria te albergará
porque tú mereces ser digno, de vivir con dignidad,
mis respetos a todo lo que tuviste que dejar atrás,
mi pais te recibe y desea que progreses en total libertad.

Claudia Viviana Molina


Poema dedicado a mis hermanos Venezolanos, un pais vecino al mio, del que deben emigrar por la situación económica que viven actualmente, me uno al dolor de ellos y les dedico este poema con mucho cariño y respeto.
16
14comentarios 120 lecturas concursobac karma: 99

Mujer en esencia, mujer, son sus letras

Mujer así, con todas sus letras,
apasionada en su esencia,
enamorada de la vida,
persigue sus metas.

Fuerte por fuera,
por donde la veas,
lugar que camina,
florecen las piedras.

Frágil por dentro,
de corazón noble y tierno,
es dócil y blanco,
labrado con sueños.

Se mira al espejo,
y ama el reflejo,
no tiene complejos,
se acepta primero.

Mujer con carácter, con temperamento,
es fuerte por fuera y frágil por dentro,
apasionada y con metas,
mujer en esencia, mujer, son sus letras.
12
14comentarios 81 lecturas versolibre karma: 120

Me quedo con lo mejor

Te llevaste diez años de mi vida,
cruzaste la puerta dejándome esquirlas,
habia un huerto donde mi planta crecía,
tú eras maleza, de nada servía.

Intenté comprenderte, estudié psicología,
pero ni Sigmun Freud creó una teoría,
quise complacerte, te daba mi vida,
pero tú eras un ente, sentado en la silla.

Tuviste la bendición de tener mi primer fruto.
y yo tu maldición de gusanos inmundos.
me decepcionaste tantas veces,
que mi corazón se volvió duro.

E hice un armazón a prueba de burros,
me heriste sin razón, tú eras mi mundo,
mi venda se cayó y lloré muy profundo,
destruiste mi corazón y te dije injusto.

Esto es todo, se acabo, te vas, que es lo mas justo,
tu amor nunca existió, fué todo muy turbio,
Por fin te digo adios, tú seras vagabundo,
Yo me quedo con lo mejor, que soy yo en triunfo.
14
6comentarios 85 lecturas versolibre karma: 126

No sin ella

La espera a las puertas del teatro le ponía nervioso y sentía diluirse la dignidad que pretendía mantener ante ella. Hacía tiempo que no la veía en persona; sólo en la distancia de alguna entrevista televisiva o hace unos meses cuando vio su última película. Un éxito más en su fulgurante carrera como actriz.
Siendo su mánager no le consiguió buenos contratos. A pesar de luchar y gastar todas sus energías, sólo pudo ofrecerle una agenda vacía y un corazón que ella rompió.
Saltó el cordón de seguridad que abría pasillo hasta el flamante coche que la esperaba y, frente a ella, sacó una pistola. Dos disparos de los guardaespaldas impactaron en su pecho. El arma falsa rodó por el suelo.





Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/11/04/escribe-tu-relato-de-noviembre-ii-dr-norb
20
12comentarios 149 lecturas relato karma: 121

Te regalo mi perdón

Ha pasado tanto tiempo,
desde aquel último encuentro,
aún siento tu olor en el viento,
y tu ojos ignorando mi lamento.

Nunca podré entender,
como pudiste amor pretender,
si yo te amaba con pasión,
con ternura, sin pretensión.

Te entregué mi alma,
en cada beso que te daba,
te entregué mi esencia,
mientras me dabas ausencia.

Te fuiste buscando una ilusión,
volviste pidiendo perdón,
mientras yo moría de desamor,
tu eras feliz sin importar mi condición.

Pude regalarte mi perdón,
pero no abrirte más mi corazón,
el engaño no tiene regresión,
y para mí dignidad no hay negociación.

Las letras de mi alma.
16
8comentarios 205 lecturas prosapoetica karma: 79

Sol por cobijo

Sal de mi sombra alma mía,
sé tú misma,
por una vez en tu vida
deja de andar engañandote
¿que no ves que esta vida
es corta e irrepetible?
¡No te mientas, pisa firme!
No cubras el sol con un dedo,
no inventes puertas
que no existen,
porqué no habrá salida,
ni te cubras detrás de otros seres
dale vida, valor
a ese ser que tú ya eres
¡pues eres maravillosa,
fuerte, única!
No te pierdas en invenciones
que solo te dejan más vacía,
más perdida crece de una vez
¡sé valiente!
No te cubras en mi sombra
alma mía deja el rayo del sol
entre en tu vida
que ese rayo sea tu guía
no oscuridad, sino
¡luz de mediodía!
leer más   
18
10comentarios 79 lecturas versolibre karma: 99

Dignidad y Orgullo

Mi niña…, mi amor. No me vuelvas a abandonar. Te necesito a mi lado, acostarme cada noche contigo, levantarme y sentirte ahí, cerquita mía. Mi niña, eres lo que nadie, nunca debería perder, eres lo que diferencia a unas personas de otras.

Y perdóname, mi vida, si a veces te confundo con él, perdóname, sois tan parecidos… Perdóname por no haber tenido claro dónde terminas tú y empieza él. Perdóname, es tan seductor, tan sexy, tan sumamente acaparador que a veces te he engañado con él, y lo siento pero no te puedo afirmar que no lo vuelva a hacer, me confunde, perdona.

Pero te amo, no me abandones más, aunque yo misma te eche de mí, sin querer. Quizá no lo entiendas y creas que no me llegaste a dejar del todo, pero yo sé que sí, y fue culpa mía. Antepuse el dinero a los sueños, me olvidé de ellos y fue por bastante tiempo. Te perdí, en el momento en que los olvidé te abandoné, y, ¿sabes por qué lo sé? Porque dejé de ser yo, dejé que el sistema me atrapase, me miraba al espejo y no tenía claro si era yo, y todo porque tú no estabas, ahora lo sé. Vale más, mucho más tenerte que todo el oro del mundo, de hecho, quizá los que más tienen son los que ya no saben ni quien eres.

Pero yo sí, ahora sí, eres mi niña, la que siempre debió acompañarme, a la que siempre voy a amar y a la que nunca más abandonaré. Y es que quiero mirarme en cualquier espejo, en cualquier lugar y en cualquier momento, mirarme y reconocerme, saber quien soy y todo porque te vea a mi lado, junto a mí, mi amor, mi niña.

Sólo quiero pedirte algo, no me dejes nunca, por favor. Y a cambio prometo intentar no engañarte con él, aunque a veces sea difícil. Por favor, no me dejes, no dejes que olvide mis sueños y que deje de luchar por ellos, no me abandones y dame lo que necesito para no perderte, dame fuerzas y recuérdame por qué estoy en este mundo, cuáles son mis sueños y mis aspiraciones, recuérdame quien soy. Sólo tú puedes, mi niña, mi amor, siempre a mi lado, por favor.
2
sin comentarios 92 lecturas prosapoetica karma: 12

Me acuerdo de ti

Me acuerdo de ti.

Nunca ignores a alguien a quien le importas porque un día te darás cuenta, que perdiste la luna, mientras contabas las estrellas.

Si cada uno buscara hacer feliz al que vive a su lado, el mundo sería un paraíso.

El orgullo puedes dejarlo a un lado…
La dignidad no la debes perder por nadie.

Te observan
Te critican
Te envidian
Y al final hasta te
Imitan…
leer más   
5
1comentarios 158 lecturas versolibre karma: 58

A la mujer Nicaragüense

8 de Marzo día internacional de la mujer.

-Mujer esforzada, mujer valiente, mujer virtuoso; Tu mujer que llevas en tus espaldas el peso de una familia nicaragüense, que con el sudor de tu frente al pasar del tiempo tendrás entre tus hijos: Ingenieros, Docentes, Masters y Poetas. Inspirados por un amaré, por un pais, llenos de patriotismo, amor y servicio a los demás hermanos patriotas.

-Mujer trabajadora, mujer trabajada con canas de valor, a ti linda y hermosa que vas como el otoño, pero muy llena de vida, quizás con arrugas, y muy valorada por tu patria; El amor en ti se encuentra y la paciencia también.

5_5_18. León, Nicaragua. Daniel Zambrana.
4
sin comentarios 39 lecturas versolibre karma: 25

Arcilla

Con tus manos cuidadosas
me moldeaste como querías.
Presión aquí y una curva allá
para crear tu forma preferida.

Como arcilla en tus manos,
yo me dejaba deformar.
Presión aquí y una curva allá
y la dignidad quedaba atrás.

Pero llegó el momento en el cual,
formas nuevas no creabas.
Presión aquí y una curva allá
y en la rutina te estancabas.

Como arcilla bajo el sol
en un punto me sequé.
Presión aquí y una curva allá
hasta que me quebré.

Con piezas deformadas
moldear no puedes más.
Presión aquí y presión allá
con esta arcilla no jugarás.
leer más   
5
sin comentarios 17 lecturas versoclasico karma: 73

A la contra

Vivo encerrado entre sonidos,
aliviado
de vez en cuando por el recuerdo de las olas
de algún mar.
Manejo mi vida
entre escombros,
vivo sólo
para recordar
y para darle forma
a un cuadro inacabado.
Camino de sol a sol
cómplice de cada sombra,
me aparto sin temor
de lo seguro
y cuanto más me acerco
al aroma de este mundo digitalizado,
sé que más de alejo
de mi rumbo.
leer más   
6
sin comentarios 37 lecturas versolibre karma: 76