Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 22, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Perdida en algún lugar

Tengo la manía de escapar a sitios altos
cuando necesito desconectar,
como si la altura y todo eso
me hicieran olvidar.

Conozco mil y un rinconcitos
en los que he intentado escapar,
escuchando la lluvia, sonidos
que la naturaleza intenta crear.

Por eso cuando subo a las alturas
sólo consigo pensar,
¿está bien lo que hago?
¿a dónde me llevará?

Huir del agobio, los problemas
sólo necesito pensar,
pensarme mucho a mí misma
para volver a empezar.

Los lugares a los que escapo
de magia se suelen llenar,
se vuelven por un momento míos
y yo me intento camuflar.

Ríos, playas, miradores,
pueblos perdidos de la ciudad.
Lugares mágicos como yo los llamo
que esperando a que los conquiste están.
4
6comentarios 165 lecturas versolibre karma: 46

Pecados

Me aparecí vestida de no voy a dejarte respirar. Y la primer cruce de palabras, ya escuchaba su respiración al borde de sus pupilas.
El tiempo transcurrió más lento de lo normal, un instante fuera de foco y la eternidad estaba plasmada. Tanta gente demás, tiene ese efecto.
Detrás de esas eternidades, una mirada furtiva tras otra, una sonrisa de complicidad destacándose del resto, un roce con destellos y deseo.
Los pensamientos ceñidos al cuerpo comienzan a desatarse. La sangre no comprende que existan maneras y maneras ni lugares incorrectos.
El pecho se engrandece, el aire empieza por oscurecerse para tornarse pesado. Cada bocanada de oxígeno necesita de saliva para ser tragada.
El color del corazón acelerado sube por las mejillas sin escalera. El calor se desenvuelve de manera agobiante, se siente y se mantiene callado.
Todo se mueve mientras la marea sube y es que, el agua cercena con paciencia la impaciencia. El pensamiento sigue paseando cielo arriba, por las estrellas.
Los labios pegados al borde de una copa de vino, color para el sabor. Un choque de miradas inquietas y el golpe es letal.
Se empaña el cristal con el toque sutil de un suspiro profundo. Un sorbo, algunas risas y el pecado está cubierto de espesa neblina.
El cuerpo levita, se inmola en las llamas cubierto de piel erizada. Excusa es el frío del ambiente, no el abismo abierto bajo los pies y el vértigo que causa.
La boca no miente, sabe a deseo elevado, a espinas en las manos, a plomo en las garras asidas al suelo, a agonía líquida fluyendo donde arde y se quema.
Se escucha el mundo deletreando lo que desborda del alma. Se confunden las voces con que el silencio habla y la sangre murmura.
La noche sigue su curso y es que intuye donde acaba. Antes del sueño, siempre llueve la calma sobre el destino extraviado del agua.
leer más   
3
sin comentarios 149 lecturas relato karma: 31

Nuestros, de nosotros

Ríe y es tan contagiosa su imaginada risa, que me llega a los oídos y me brota en los poros, me pica, me rasco y parezco una loca de atar. Y es que somos los del maltrecho lazo a prueba de balas, una herida partida a la mitad que a veces duele un poco, dos cuerpos y un corazón. Porque una vez, donde nació el había, nos tocó la magia que flota en el aire y nadie respira. Y hasta hoy, la última página se ve lejana.
leer más   
4
sin comentarios 103 lecturas relato karma: 37

Los rezos de la magia

Me invoca porque sabe que su voz está en mi boca,
que por mis manos brota
y porque mi mirada es el patio de juegos de su casa.
Me invoca porque soy su fuerte,
el foso que rodea su alcázar,
el dragón que protege su techo
y la dealer que le provee sus pociones mágicas.
Me invoca porque detrás sus pestañas tengo un rincón,
porque quepo entera en la mitad de su sonrisa
y por esa línea en su pecho que es mía.
Me invoca para beberse mi alma embebida en su alcohol,
para embriagarse de lleno a sorbos de mi boca
y caminar balanceándonos de sonrisas.
Me invoca por si acaso se perdiera,
por si de lejos ni siquiera me viera,
por si me raptara un secuestrador de esencias
y ya nunca volviera.
Me invoca contra su voluntad y la mía.
Y es que una vez nos extraviamos
y ni por un instante nos sentimos más extraños
que queriéndonos olvidar.
leer más   
6
6comentarios 137 lecturas versolibre karma: 43

La fuerza de nuestra naturaleza

Tuve un déjà vu y un repentino dolor de pecho, como si una espina quisiera recordarme cuanto dolor nos causamos. Volví sobre mis pasos en el espacio que ocupábamos juntos, primero hasta el lugar donde nos conocimos, después tras las últimas palabras que nos pronunciamos sin sentirlas en el pecho.
Pensé en una máquina del tiempo, en regresar hasta donde la hiel nos nubló el habla, incluso un par de instantes antes para entender que nos había sucedido aquel verano cuando sentimos el hervor del invierno.
Quise cerrar los ojos y vernos, intercambiar mis ojos por los tuyos, mi lugar por el tuyo, mi corazón recién explotado por tus latidos silenciosos y a la carrera.
Pero no existe. Sólo somos nosotros contra la fuerza de nuestra naturaleza. Regresar es imposible y al fin del cabo tampoco es el sueño. Si lo que queremos es estar de nuevo, nuevos, con todo lo aprendido en el camino y continuar sin negar que nos tenemos en cada rincón del alma y a pecho abierto.
leer más   
8
4comentarios 125 lecturas relato karma: 54

Síntomas

Ando baja de musas, por eso el cansancio permanente, el dolor en las mariposas, el temblor en las manos y la falta de magia en la mirada. Ese tono amarillento a hoja abandonada, los mareos cada vez que huelo tinta y el escozor por las líneas de mis palmas. Todos los síntomas concuerdan y la medicación para una enfermedad tan extraña, todavía, no existe o no la venden o desconozco su existencia.

El silencio, cómo representante reconocido en su especialidad, me recomienda música a todo volumen, a modo de sanguijuelas, para extraer el posible veneno contraído. En cambio el alma, del blanco más puro, con su voz hilada de seriedad, con toda la experiencia que le dan las arrugas de los siglos y otras vidas, me recetó descanso, paciencia en comprimidos, jarabe de cielo para respirar mejor, un par de libros diluidos en instantes para alimentar mis fantasías y sonrisas variadas cada cuatro horas. Por otro lado, el corazón, estudió mis síntomas, me miró con ternura y me dijo: "Todo es cuestión de tiempo. Todo pasa." ¡Y es que cuando no se está seguro, hay que hacer otras consultas!

Creo que voy a seguir todos los tratamientos en diferentes momentos del día para asegurar mi sanidad.

Lo que no tiene locura, mata.
leer más   
5
2comentarios 137 lecturas relato karma: 47

Exo

Subo.
Bajo.
Me elevo.
Me entierro.
Sonrío.
Ya no.
Aprieto.
Araño.
Me inclino.
Me retuerzo.
Suspiro.
Ya no.
Beso.
Relamo.
Me embeleso.
Me olvido.
Grito.
Ya no.
Caigo.
Sueño.
Me despierto.
Me amargo.
Así es la vida,
igual a lo que imaginaste.
Un poco de todo
y mucho de vos.
leer más   
12
4comentarios 185 lecturas versolibre karma: 59

El anhelo

Las sombras diurnas
pedestres
se alargan vampíricas,
acentuando el ya frío aire que reinaba en el ambiente.
El temor se nos anidará en los ojos como pájaros negros agoreros,
al ver al Sol besar a clavo aquel rojo horizonte.
Él... abrirá los ojos infectos,
y levantándose como una tabla,
saldrá de allí todo hambriento.
Por el olor que deja el miedo
nos encontrará aquí bismutos,
y disfrutará tensándonos la cuerda sin romperla,
jugará felino con nuestros temores nocturnos,
antes de hundir fiero sus puñales bucales.
Él siempre ha sido frío y plutónico igual que un vano hueco,
rodeado de todo ese calor ajeno inalcansable,
siempre allí,
a un palmo de su garra:
La cosa intenible,
ese hálito tierno que entre sus dedos filosos, ceniza se vuelve
cual intacto pétalo estrujado
por las yemas de su gélido ardor.
¡Sí! ¡Ya lo siento!
Allí viene el que no tiene nombre,
el que no está vivo
el no-muerto.


@ChaneGarcia
...
leer más   
12
6comentarios 46 lecturas versolibre karma: 98

Vamos

Deja que las personas hablen
si tú y yo sentimos algo
que importa lo que los demás digan
lo que importa es lo que ambos sentimos.

Sólo tu y yo podemos decidir
cual ha de ser el camino a seguir
en nuestras vidas que se han juntado
porqué así lo quiso el destino.

No huyas a lo que sientes
a lo que ambos sentimos
vamos a intentar seguir por el sendero
por el camino del amor.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Enero 2019
leer más   
10
4comentarios 88 lecturas versolibre karma: 101

Hay Almas

HAY ALMAS

Hay almas que se encuentran
en lo más incondito del camino
cuando menos lo esperan
cuando menos lo están buscando.

Almas que con tan solo una mirada
saben que hay magia
que hay química perfecta
pero que reconocerlo no quieren.

Almas que prefieren que el amor se vaya de sus manos
antes de reconocer
que esa era su alma gemela
la que esta a punto de perder.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Enero 2019
leer más   
21
4comentarios 92 lecturas versolibre karma: 91

De musa... nada

¡Me llama musa!
¡¡Y de musa nada!!

¡Que las musas viven en la mitología y yo tengo casa!
¡Que las musas van acompañadas de versos y yo de versos nada!

¡Y dale con la musa!
¡¡Y de musa nada!!

¡Que las musas son veneradas y yo vivo exaltada!
¡Que las musas son vírgenes etéreas y yo de etérea nada!

¡Me grita musa!
¡¡Y de musa nada!!

¡Que las musas son azules y yo apenas trigueña alada!
¡Que las musas se asumen y yo de responsable nada!

¡Musa me dice!
¡¡Y de musa nada!!

¡Que las musas tocan el arpa y yo soy loca desatada!
¡Que las musas son deleite de poetas y yo de poemas nada!

¡Musa!
¡¡Y de musa nada!!

¡Que las musas se aprehenden de las artes y yo voy sujetando mis partes!
¡Que las musas son eternas y yo de infinitud nada!
leer más   
4
4comentarios 185 lecturas versolibre karma: 33

Hablando sola

Y a hablar sola de a ratos
que crecen haciéndose horas
y horas que maduran en días
y días que corren con los meses
y meses que van saltando años.
Porque sentir es la mejor de las señales.
Es el letrero de luces que nos indica lo vivos que estamos.
Porque marearme entre letras me lleva directo a mi infancia
y, de golpe, se me llena de ternura bañada en caramelo el alma.
Es que el frío de fuera se abriga con lana y el de dentro con calma.
Luchamos por tanto y a veces por tan poco
que se confunde el mérito de ganar con perder
y perder con haber entregado las armas.
Y ahora, solamente estoy respondiendo pensamientos ajenos que me hacen cosquillas,
así, como si fuesen manos que preguntan si las tengo.
Y sí,
a veces las tengo,
otras me faltan.
Cuando salto de risa están a flor de piel,
cuando duelen, las tengo escondidas en el alma.
leer más   
2
2comentarios 196 lecturas versolibre karma: 26

Nitidez

De transparentes no tenemos ni siquiera el alma
y es que, la mirada la explica con detalle,
y el cuerpo, el cuerpo hasta llega a comprenderla.
La muerte lo sabe y babea.
Nos busca con ansias la carne
que bañada de sangre el alma rodea.
Nosotros, de simples mortales
no cantamos ni una nota,
y es que el alma se nos nota.
Si hasta lo que nos circunda
tiene los tonos que escuchamos
viniendo desde dentro
como si fuesen ecos de alguna otra estrofa.
leer más   
5
4comentarios 114 lecturas versolibre karma: 42

Cree

Cree que jamás conocí su sonrisa ni sentí su vibración a unos pasos.
Cree que no vi las huellas que deja en la arena a su paso mientras va volando.
Cree que desconozco su columna vertebral al momento de sostener su espalda.
Cree que el tono dulce y cadencioso de su voz, casi como un desperezar de garganta, es un misterio.
Cree que su altura está en los confines de mi imaginación.
Cree que su descaro nació para ser invisible.
Cree que soy ciega y lo único que cubre son sus ojos para profesarlo con más fe.
Tal vez, sea muda, corazón.
Ciega no.
leer más   
2
2comentarios 106 lecturas versolibre karma: 29

Recelo

Sospechan. Todos sospechan.

Sospechan que aparecí perdida,
que la luz me nace desde otro oriente,
que me distraigo por tus huellas,
que sellé el olvido para que no te encuentre,
que mi lado más soñado es tu norte,
que no sé construir silencios sin fallas,
que giro al revés del reloj para toparte.
que me despido cada día de tu ausencia,
que me aproximo al abismo para tomarte la mano,
que me aprendo las olas que suben a tu orilla,
que resplandezco con cada roce de tu corazón,
que aprieto los puños cuando pierdo tus latidos,
que sangro en la neblina con las muñecas atadas,
que juego a las palabras disfrazando fronteras,
que nos invitamos nostalgias con sabor a te extraño.

Sospechan. Todos sospechan.

Sospechan que tu perfil es la cuna de mis intentos,
que migro a tus brazos en cualquier estación,
que trafico con tus sonrisas entre mis pestañas,
que rasguño la piel de los celos,
que exorcizo mis demonios a la vuelta del infierno,
que disparo estrellas por los ojos cuando nos cruzamos,
que me escudo en la ternura de tu pecho,
que aniquilo con el aire que me falta el vértigo,
que íntimamente soy una sucursal de tus huesos,
que me sonrojo al primer suspiro de los sueños,
que desato mis alas cuando sopla tu viento,
que pierdo las certezas por tus rincones,
que escribo a medianoche con el lápiz de tus besos,
que abro las ventanas cuando aparece tu reflejo,
que soy luna condenada al averno.
leer más   
2
sin comentarios 65 lecturas versolibre karma: 24

Pocas palabras

Réquiem para el silencio que murió cuando la tinta explotó y la música lo llenó de esquirlas.
leer más   
4
sin comentarios 111 lecturas versolibre karma: 45

Tu metáfora

Soy tú metáfora,
lo que dicen tus ojos e inventan tus manos,
una historia con final proclamado y entre las sombras escrito.
Una palabra sentida bajo la piel
y un diccionario completo sobre ella.
La emoción de una caricia soñada expuesta al pensamiento más oscuro.
El significado que llevan tus manos
y las líneas caóticas de tus párpados.
El peso de tu sangre sobre una balanza de existencia etérea.
Imágenes sin definición alguna,
palabras que van tomando la forma de tu cuerpo
y entre el paréntesis de tu pecho, el mío como un símbolo.
Tu interpretación de la música,
la nota que sube y baja tus tonos,
el sonido que no alcanza los niveles del silencio total.
Una alegoría con la voz que me quieras dar,
el nudo de tus páginas,
tu tiempo a solas como párrafo a parte de la vida que te envuelve.
Un punto en el espacio al cual viaja tu alma cargando el cuerpo,
un deseo fugaz con el aval de las estrellas.
El sol que quema tu aliento.
La que se prende en tus ramas atando tus gotas de cielo,
la que derrama locura sobre el mar y sus secretos.
El horizonte abierto a tus ojos.
La sirena del cuento,
la hechicera entre los corales,
una perla negra coronando el nácar que empapa tu mente.
Tu mítico mascaron de proa .
Soy una parte de tu imaginación,
el murmullo de tus entrañas,
el boca en boca de tu boca.
Una manifestación impresa en tus sábanas.
leer más   
2
sin comentarios 119 lecturas versolibre karma: 19

Creo que...

Por querer tocarnos los ojos nos vamos metiendo por esas rendijas que deja abierta el alma. Y los ojos, esos benditos ojos, dejan de ser los mismos, ya no leen ni repasan; comienzan a sentir las mismas emociones que se hallan detrás de esas pequeñas y coloridas grietas.
Luego, abandonan su función de órgano y se transforman el sentido más profundo de nuestro cuerpo humano. Se inauguran como camino que lleva a otra visión menos directa, pero más plena. Y es que casi los tienen todos, pueden sentir lo leído como si lo hubiesen escrito con sus manos cubiertas de sangre, saborearlo como si fuese saliva de su silencio, escucharlo en el tono precioso de alguna voz que se quedó grabada en tantas horas de pensar, de vivir, y olerlo como si llevase ese recuerdo tan atado al pecho que a veces, nos amanece en la punta de la nariz y nos transporta.
Una vez que ocurre esa metamorfosis, leemos todo lo que nos llama mientras lo sentimos en carne propia; con los mismos ojos pero bajo una mirada distinta, con otra paz, con otro pulsar cada pestañear sobre las letras.
Pasa siempre, no es una ley escrita, o sí. No sé.
leer más   
1
sin comentarios 177 lecturas prosapoetica karma: 19

enero

en la mañana gélida y oscura
camino del trabajo
o de las oficinas del INEM
con el sabor del "gozo" navideño
prendido aún del labio
azota la ventisca
y ese frío que cala hasta los huesos
es otra bofetada que nos suelta
la cruda e indecente realidad

en este enero frío como todos
volvemos a la lucha cotidiana
por la supervivencia
en estas tierras grises
en este reino injusto de siervos y señores
donde todos los ríos de esperanza
van a dar a los páramos desiertos
de la inmoralidad

y es que enero
con su inocente cara de niño desvalido
harto ya de juguetes y de magos de oriente
se nos muestra
entre brumas y heladas
como ese lobo con la piel de cordero
que siempre fue

"enfant terrible" que
baja termómetros y sube las facturas
congela sueldos e incita al consumismo
a toque de rebajas
dibuja mil sonrisas el día seis
y al siguiente las borra con su goma MILAN
camino de la escuela

Insensible, inhumano
nos obliga cada año a subir
por la terrible pendiente de sus días
y nos convierte sin saberlo
en héroes legendarios
capaces ya después de superar
todo lo que nos echen

resignados, sufridos
vamos pisando fuerte
cada escalón de enero
para llegar exhaustos y orgullosos
a otro febrero más de luces y de sombras
calcado del febrero
del año que se fue

la vida sigue igual
enero nos golpea y nos somete
como todos los años
al "¡qué se le va a hacer!"

enero-2018
4
9comentarios 104 lecturas versolibre karma: 69

23 de enero

Los grises me recuerdan tu mirada
de belleza en peligro de extinción
con su fuego melancólico armada.
leer más   
3
sin comentarios 39 lecturas versoclasico karma: 47
« anterior12