Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 31, tiempo total: 0.003 segundos rss2

Amor espurio

Nuevamente tú y yo juntos
como estaba planeado.
El mismo lugar,
el mismo cuarto,
casi la misma hora.

Un año y seis meses,
contados desde junio dos mil trece,
tiene nuestra particular historia.
Tenías veintidós y medio;
hoy entro a veintiuno.

Te amo y me amas
¿Nos queremos?
Vivimos nuestra unión
tal vez efímera.

Acostado con el control en mano
te detallo íntegramente:
tu rostro hermoso
con una sonrisa tallada a la perfección,
tus cabellos rizados y húmedos.
Ya más cerca sentados en la cama:
tu cuerpo oloroso,
tu piel morena y suave,
manos delgadas con uñas decoradas,
ojos claros y grandes.

Besamos, acariciamos y hacemos nuestro
un cuerpo que no nos pertenece;
que los espera su dueño.
Nos prometemos amor, confianza,
fidelidad y comprensión,
aunque sabemos que
será tan casual como este encuentro.

Te amo y me amas
¿Nos queremos?
Vivimos nuestra unión
seguramente pecaminosa.
Carente de legalidad,
sin partida de nacimiento.

Disfrutamos por completo cada rincón
de estos veintiséis metros cuadrados,
porque la libertad está prohibida,
el juicio acecha.
Te veo mirar por la ventana
como buscando sentido a la vida,
como buscando aprobación,
como si te faltara algo.

Después de dejar todo en orden
abandonamos la habitación
hasta el próximo encuentro,
preguntándonos si nos vamos
más vacíos de lo que vivimos
o más culpable por lo que no
queremos dejar de hacer.
leer más   
12
7comentarios 56 lecturas versolibre karma: 90

Mala jugada...

No me busques más;
porque me vas a encontrar.

Mi amor por ti es mental;
sólo recuerdos y nada más.

largas noches esperando tu regreso;
soñando con tus besos.

Confiando en nuestros sueños;
perdiendo los deseos.

Mi corazón ya no te ama;
pero mi mente me hace una mala jugada.
leer más   
5
sin comentarios 13 lecturas versolibre karma: 65

Piel

Oh, como disfruto de tu boca
esa que me vuelve loca
como disfruto de tus caricias
que en otras pieles desperdicias
aun que no seas plenamente mio
se que dejarme para ti seria un lió
pues me deseas con locura
y en mi cuerpo solo tienes la cura
más eres un egoísta
pues siempre vas tras otra conquista
disfrutas verme en tu cama
pero de infiel tienes la fama
no eres de los que sabe amar
más siempre me entrego a ti sin dudar
se que un hombre así no cambiara
pues mi piel tus deseos no saciara
prefiero dejarte ahora que puedo
hacerle a tus caricias un duelo
ir por el mundo buscándote un remplazo
así de mi corazón no quede ni un pedazo
pues se que tus caricias compartidas
no son buen remedio para mis heridas
pues aun que ames mi piel
deseo alguien que me sea fiel.
leer más   
16
2comentarios 78 lecturas versolibre karma: 138

Ya sabia

No puedo advertir lo triste que estuve,
pues a su lado siempre estuve en mi propia nube,
fue el héroe en mi historieta,
pero quien puede juzgar una triste poeta,
puedo decir con un poco de cordura,
que no tuvo toda la culpa de mi locura,
fui yo quien se dejo envenenar,
con la compasión de alguien que no sabe amar,
fui yo quien decidió elegir,
con sus mentiras seguir,
no puedo ignorar,
que pude de su falso amor escapar,
pero fue mi voluntad,
darle un voto de lealtad,
no pueden culpar a quien ahora soy,
si no se de donde vengo ni para donde voy,
solo puedo decir con algo de ironía
que esta loca ya sabia, a lo que con el se atenía.
leer más   
19
4comentarios 74 lecturas versolibre karma: 134

Amores

No hay amores prohibidos,
quizás sólo jóvenes.
Tal vez bañados de prejuicios
o llenos de obsesiones.

No hay amores perdidos.
Quizás no encontrados u ocultos; pude que en rincones,
tal vez lejanos o trágicamente ignorados
por no estar atentos a sus pretensiones;

puede que ciegos nosotros
que al juzgarlos los rechazamos.

No hay amores rogados,
sólo respuestas concisas
de corazones feroces y armados,
que no se doblegan al deseo ni se ponen esposas
de quien vende su vida por un solo beso,

aunque sea en las manos.

No hay amores románticos,
sólo ingenuos o viles amantes
que creen poder vivir siempre eternos
prometiendo sus dudas por ilusiones.

No hay amores inmortales
que venzan al Tiempo,
sólo sentimientos finales
que acompañan al cuerpo.

Fragmentos quizás
de lo que sintieron.
leer más   
10
2comentarios 225 lecturas versolibre karma: 37

No puedes engañar a quien conoce la verdad

Escupes sobre mi nombre solo porque piensas que son demasiadas buenas las cosas que hago para que sean verdad.
Crees que detrás de esa cara hay una máscara que oculta la verdadera identidad.
Que realmente soy un lobo oscuro cazando almas incautas en el universo caudal.
Que bebería estar más que muerto entre la escoria que desborda a la humanidad.
Que mi memoria debería ser olvidada para siempre de la faz de la historia de una tierra que me vio nacer.
Que el recuerdo del que me observa debería ser más que borrada.

Es cierto que siempre he estado muy lejos de ser un ser perfecto.
No hay un día en el cual mis imperfecciones heredadas de la primera pareja humana no se asomen en mi vida.
Pero no soy tu espejo.
Nuca lo fui y nunca lo seré.

Desde pequeño aprendí a observar y escuchar.
Cuál esponja que absorbe el agua voy rodeándome desde que tengo memoria de seres humanos maravillosos.
De ellos he aprendido a amar, a perdonar, a abrazar a los otros.
A creer en que algo mejor nos espera en un futuro.
Llevo muchos años copiando su vivir, su andar como personas sabias y sanas.
Son muchos y son padres y son hijos.

¿Me he extraviado?
Me extravié más de una vez.
En esa fatal oscuridad te conocí.
Y no seguí las lecciones que mis padres me habían inculcado.
No me aleje de ti en el debido tiempo.
Y muy tarde comprendí que solo era una presa fácil más.
Una a una como la carnada ideal recibí los golpes mortales de tus garras.
En el suelo.
Muy abajo.
Arrastrándome en mis lamentos comprendí que yo solo erré.
Y mi error fue erosionado poco a poco mi vida como una estaca clavada en el pecho de la inacción.

Pero en la absoluta oscuridad de las tinieblas en las cuales yacía desconsolado alcance a ver la luz.
Solo bastaba con seguir lo que alguna vez había aprendido para encontrar otra vez la salida.
Y el amor de los míos me salvó.
Fui rescatado porque muchos de ellos son unos verdaderos guerreros.
Otros más son vigías.
Otros enseñan a amar.
Ahora soy libre, porque del yugo del que obra con cobardía me he librado.

Sé que seguirás escupiendo sobre mi nombre solo porque piensas que con ello puedes engañar a todos.
Pero son demasiados para poder engañar.
Ellos conocen desde que tienen memoria mis pasos.
No puedes engañar a quien conoce la verdad.
No lo puedes hacer.
Y no lo harás.

Poesía.
Miguel Adame Vazquez.
02/01/2017.
18
6comentarios 268 lecturas versolibre karma: 15

Hipócritas

Caminan creyendo que lo cambiarán todo.
Pero solo logran engañar a sus frágiles pasos.
Como débiles marionetas deambulan sonámbulos dirigiéndose a ciegas al despeñadero.

No saben cómo pueden ver más allá de lo que solo sus ojos contemplan.
Y lentos van cuidándose en no caer con su pérdida al abismo de sus propios caprichos.

Su vacío es eterno y en el no existe el retorno.
Abandonaron hace mucho sus únicos sueños
No volverán a verlos.
Tal vez nunca fueron de ellos.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
13/02/2017.
11
sin comentarios 273 lecturas versolibre karma: 53

El dragón y las mariposas. Casi una leyenda

Había una vez, en un rincón muy muy lejano, un dragón domador de mariposas. Y es que le gustaban tanto los colores rodeando sus alas, cruzando sus fuegos, que les enseñaba a hacer piruetas a su alrededor. Las mariposas no se sabían domesticadas, girar alrededor de las fauces de ese animal con tanto de magia, era natural. Tanto, que se creían parte de su hechicería.
No existía día ni hora demasiado temprana o excesivamente tardía para ver en el cielo tamaño espectáculo de luces y vida. El tiempo pasaba como cuando llega el otoño y las hojas van cayendo de a una, lento y precioso. No había campesino o noble que se resistiera al encanto. ¡Si hasta la Luna salía con el sol para no perderse la escena!
Una tarde, se hizo furioso invierno y las mariposas temblando de helado miedo volaron hasta acurrucarse bajo el pesado cuerpo de ese maravilloso dragón. La nieve los fue cubriendo de a poco y el tiempo sin clemencia alguna los congeló. Tal era la tristeza del paisaje que ni luna se asomaba para ver los blancos restos de lo que otrora fuera emoción.
Las estaciones se pasean a su ritmo y la primavera daba pasos en falso, temblorosos, despaciosos, un poco más que cansinos. Días y más días pasaron con más penas que glorias, la nieve se fue haciendo agua y el agua pequeños claros donde el sol comenzaba a reflejarse para entibiar el aire.
Fue recién para el verano que el dragón despertó de su sueño congelado y se levantó presuroso a despabilar sus mariposas. Dicen, y es que es una leyenda más que un cuento, que se encontró solo rodeado de pequeñas cicatrices de colores, tan iguales a sus amadas y dóciles aladas que enloqueció de dolor encerrado entre cadáveres.
leer más   
5
sin comentarios 248 lecturas prosapoetica karma: 57

Infiel

Me pediste que cerrara los ojos para no ver tus pecados, te creíste vencedor viendo cómo me tapaba la cara con las manos. Pero pasaste por alto como corrían lágrimas de sangre por mis mejillas. Ya me los había arrancado y escondiéndolos bajo las sábanas, vi como solo eras fiel a tus mentiras.

Marisa Sánchez
11
3comentarios 117 lecturas prosapoetica karma: 84

Espejismo

Más allá de mi vista
triste, pobre y miope
tras el sofocante vaho
bajo el reseco sol,
mis ojos ardidos
vislumbran apenas
el Espejismo

Guardián oscuro
que vio tu reflejo
en los años idos.
Hoy es mil astillas
luces minúsculas
constante memoria
de perdido candor.

Destellantes agujas
mínimos fragmentos
de cristal estallado.
Que un porvenir
otrora reflejaban
ora incrustados
en mi pie desnudo,
herido, sangrante.

Al filo de la cordura,
vuelvo a pasado
veo fotos deslavadas,
la tierra del nunca jamás
donde hadas soñaran
con nubes rosadas
de intoxicada alegría
¡perdido reflejo!

Del aire límpido
sin aquellas otras
oscuras miradas
que mis pasos siguen
calumnian mis palabras,
añoranza infinita
de diáfana ilusión.
Utopía ¿qué fuiste?
¿vulgar engaño,
absurda certeza,
perversa evasión?
leer más   
16
3comentarios 103 lecturas versolibre karma: 103

Vete

Te alimentas de mi hambre,
para luego lavarte las manos
y sentarte a saciar la tuya en la mesa de otras bocas.
leer más   
5
sin comentarios 63 lecturas prosapoetica karma: 57

Traición

Jeremías 17: 5 dice:

"Maldito el varón que confía en el hombre..."
Y yo, confíe en ella.
Y me sobrevino maldición,
por la desobediencia
de mi terco corazón.

Aquel mensaje decía :
"confío en tí, y siempre confiaré,
aunque se caiga el mundo"
Y, he aquí,
el mundo cayó a mis pies.

Entregué todo mi corazón
a quien no debía,
mi amor y....
leer más   
11
8comentarios 128 lecturas relato karma: 82

¿Por qué no me engañaste?

Dejé las palabras pilladas
con la puerta de tu coche, al cerrarla.
Querías seguir hablando,
insistías en llamarme, no dando final
a lo que yo había llamado ya
silencio.

Mi cuerpo te habría dicho que sí.
Mi alma llorando negaba.

Te hice daño por ponerte a prueba,
por jugar con tu sinceridad.
Te hice daño al engañarte
con mis gestos.
Te hice daño por jugar con el engaño,
por desconfiar de mí.

No me extrañó que mi alma llorase,
le arrancaste una pata a la silla
que le habías regalado a mi fragilidad
para que se sentase, tranquila,
tiempo atrás. Una silla de sonrisas,
de gestos, de verbos, de mimbre de tu alma
que era la mía.

No me extrañó que mi alma llorase
vagando sin brújula
por tu mundo del que yo no soy,
donde no me encuentro.

Me hundiste siendo la mano que mecía
el velero que llevaba el sueño
que alimentabas.
Me ahogué.
Volví a saber quién nunca sería.
Volví a ser mudo con mis cosas.
Volví a la fragilidad resquebrajada.
Volví a mi no confianza en mí,
a saber que no puedo llegar.

Del naufragio solo queda
la estaca de una interrogación:
¿Por qué no me engañaste?
leer más   
12
10comentarios 131 lecturas versolibre karma: 111

Renacer

Aprendí a admirar.
Desde el más sentido vacío, aprendí a admirar.
Admirar todas aquellas cosas que
tan ciega estaba y no me permitía ver.

Ya casi que no busco refugio desde lo antes necesitado.
Ya casi que no tengo ese menester por reemplazar o revivir lo ya marchado...,
{¿A una persona o a los momentos?...}
Ya casi que.
Me siento muy bien en soledad.

Desde la ida
supe apreciar y observar lo que existía a mi alrededor.
Y de alguna que otra manera
echaría todo aquello que me cohibía.
Todo aquello malo que me distraía de este momento.

A veces las idas no hay por qué sufrirlas.
Hay que agradecerlas.
De algún modo.
leer más   
11
2comentarios 104 lecturas versoclasico karma: 103

El engaño

Dormía plácidamente
en cómoda habitación,
cuando alteró mi razón
un sueño ya recurrente.
Yo observaba displicente
a las personas paseando,

IR A LA WEB DEL AUTOR PARA CONTINUAR...
15
6comentarios 93 lecturas versoclasico karma: 113

Locura

Locura de querer hablarte
de escuchar el móvil y que seas tú
llamándome…

Y me aturdo
en el absurdo de otros ruidos
que me alejen de pensarte
que arremolinen mi pelo
como cuando te haces viento
para venir a espiarme…

Entonces me engaño
una vez más pensando
que me llamas, y éste ruido
no me deja escucharte…


(Si me quieres oir entra a la web del autor, ahí te espero con el audio) (Lola)
soundcloud.com/lola-bracco/locura
13
9comentarios 120 lecturas versolibre karma: 111

Duele

Duele,
insulta la inteligencia,
rompe el corazón,
corrompe el alma,
quema por dentro,
afuera solo calma,
mientras ríe el satán
alojado en tus memorias
impregnado en la piel.
Engaño, dulce adulterio
quien diría no.
Total solo le duele a uno,
y el dolor es proporcional a
el placer del momento.
Que bueno ser él,
el que engañó.
porque de este lado
duele.
leer más   
1
sin comentarios 12 lecturas versolibre karma: 6

Demonio y muro

Y viste en mí, un demonio
de voz de fuego
y lengua caliente.
Una bestia
de perturbadoras voluntades
y blasfemias en mente.

Y yo, confuso y errático
sin saber cómo moverme,
bajo el dintel de tu pórtico.
Y tus prejuicios afilados
decidieron necesario
que yo fuera un monstruo gótico.

Alejaste tu palabra,
recogiste tus espacios,
te mudaste a tus enfados.
Y yo doblando y redoblando
como un loco las campanas
para acallar el silencio forjado.

Sólo conseguí murmullos,
e injurias entre dientes,
al cruzarnos nuestro paso.
¿Qué dijiste aquel día?
¿Qué hostias dirías?
¿Sabes de qué te hablo? (así acabó el verano)

Y viste en mi, un animal
de voz en celo,
y de lengua sedienta.
Una bestia
de deseo obsceno
y anhelo de sierva.

Me honra no complacerte.
No por casto, ni por decoro,
sino por el guardián de mi muro.
(ay…) Si no fuera por mi muro…
Tus vallas harían aguas,
y habría penetrado hasta tu zuro.

No soy demonio, ni bestia, ni animal…
¿Qué más puedo hacer para que confíes en mí?
¿Qué más hacer?
2
sin comentarios 96 lecturas versolibre karma: 17

Cuán engañados estamos

Para mí ya no es un secreto lo que ocultas a los ojos de los demás.
Los otros, vamos por el mundo distrayéndonos.
Observándolo todo, creyendo que nada se nos escapa de la vista.
Creyendo que todo lo tenemos bajo control y que nada realmente nos rebasa.
Pero el mirar todo no es asimilarlo.

Vamos consumiéndonos en cada segundo que nos queda en un montón de banalidades.
Tratando de impresionar a todos los demás.
Ocultando nuestras propias carencias que nos exigen solo ganar y ganar.
Cuán engañados estamos.

Para ti, todo lo que rodea en la vida es información que se puede usar a conveniencia.
Solo hay una regla inamovible, nadie puede ser más grande que tu figura.

Pero hay algo que no sabes.
Todos son iguales ante Dios.


Poesía.
Miguel Adame Vazquez.
25/12/2016.
4
sin comentarios 365 lecturas versolibre karma: 8
« anterior12