Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 87, tiempo total: 0.003 segundos rss2

Tus labios

Era noche cerrada cuando te tenía firmemente abrazada a mi cuerpo. Hacía casi un año te había vuelto a encontrar, y en mi cabeza se libraba la batalla de confesar todo lo que sentía por ti, y arriesgarme a conocer tus sentimientos, o quedarme callado y vivir siempre en la incertidumbre del qué hubiera pasado.
Era la tercera vez que te invitaba a salir y, estando los dos solos, decidimos ir al mismo lugar que frecuentábamos hacía varias salidas atrás. El clima era totalmente agradable, una típica noche fresca del mes de febrero, y entre charlas y risas caímos tendidos en el pasto mirando las estrellas del cielo.
Estaba asustado, no lo voy a negar. Te tenía a ti, la mujer que amaba y deseaba, a escasos centímetros de mi cara, y no me animaba a confesarte los sentimientos que venían arremolinándose en mi pecho desde mucho tiempo atrás. Lentamente me puse de costado y fijé mi mirada en tu rostro. Dios, que hermosa mujer, decía adentro mío, y pensar que hacía años te había dejado ir. Pero esta vez no podía suceder lo mismo. No iba a permitirlo.
Posé mi mirada en tus ojos hasta llamar tu atención, y lento, muy lento me fui acercando. No sabía qué demonios estaba pasando en tu cabeza, solo puedo describir el vértigo que comencé a sentir en mi estómago, y la sensación de felicidad que se iba apoderando de todo mi cuerpo. El momento previo al beso se estaba prolongando, y puedo decirte que lo disfruté tanto como el beso mismo.
Y por fin sucedió. Mis labios rozaron suavemente los tuyos, perdiéndose en el beso más exquisito de toda la eternidad. La calidez y humedad de tu boca lleno de éxtasis mi cuerpo. En ese momento toda la vida tuvo sentido, todos los problemas, no solo míos, sino también del mundo entero estaban resueltos. Lo único que importaba en ese momento era que te tenía en mis brazos, y nos besábamos. Nos besamos como el pincel de un artista besa al lienzo sobre el que dibuja. Nos besamos como las manos de un escritor besan las teclas de su máquina de escribir. Nos besamos como dos niños, que se esperaron toda la vida, y por fin de grandes se encontraron.
Esta vez no te dejaría ir.
Tomé tu rostro entre mis manos, y mirándote a los ojos sonreí. La felicidad de que por fin fueras mía me inundaba, y tiernamente me recosté en ti. Y es ahí, en el mismo centro de tu pecho, donde tengo depositados todos mis sueños. Donde tengo depositado todo mi amor. Donde deposito toda mi vida.
leer más   
4
1comentarios 37 lecturas relato karma: 39

Hábitat

Hay un descenso en las
aguas coralinas,
traigo agua,
conservo flores,
espero la lluvia en
las noches,
para liberarme del invierno,
y crujirme de los sonidos.

Tengo ramas de ilusión,
pero también existe
el fuego de las corrientes
que me ataca, y suelo
enfrentar la vida misma
con el triscar de mi fuerza.

¡Qué pura el agua de la mañana!
cuando combina nuestro reflejo,
efigie del silencio,
esa albada repentina que
visita lo somero de los extraños,
¡Y sí que hay extraños invisibles!
no de piel, no olvidados,
no de humanos.

Extraños deambulando con
nuestra soledad,
atravesando ríos de tristezas,
acompañando el alba de todos
los días, acabando el fuego,
despertando el sueño forestal,
amaneciendo vidas, y criando noches.

Todavía existe agua en el corral,
allí salva escondida,
ya despertó del coma,
toma su sueño en un frasco,
y guárdalo hasta saciar de ti.
10
4comentarios 83 lecturas versolibre karma: 97

Una canción

Te voy a estar esperando
en la madrugada,
para recetarte una canción,
una que todavía no exista.

Una que pueda nacer mirándote a los ojos,
hasta convertirse en taciturna de los sueños.
Hablaré contigo de la flébil noche,
seré noctámbula de tus tristezas.

Tomaré tus manos para darte fuerza,
y así poder aliviar un poco tu dolor.
Quiero curar tus heridas,
sanar contigo en silencio,
hablar sin dolor.

Subirnos a la arboleda de los sueños,
respirar sin ningún temor,
poder curar esa angustia de tu alma.
Te voy a recetar una canción,
esa que nace de mi alma.
17
6comentarios 96 lecturas versolibre karma: 100

Naufragio

Cuento las secuelas de la madrugada,
hay veneno en el crudo silencio,
y no hay escapatoria al olvido.
Voy naufragando y quedando
siempre en la orilla del vacío,
buscando más agua,
en el abismo de mi oscuridad.

Sigo aprendiendo del ocaso
y el azul del universo,
vivo porque voy a un lugar
donde mis sueños crecen como
nube y se desvanecen navegando
en lo profundo del mar de
los sueños, donde las estrellas
duermen y la vía láctea busca
calma con la luna llena.

La soledad, el humo, los años,
quedan en un completo despertar,
el viento es un viajero,
y yo sigo encontrándole sentido
a lo que siento, recordando que
amar también es soltar al ave
que sigue presa y no puede volar.

Vivo para sentir,
estoy aquí porque tengo huesos,
puede que falte convertirse en aire
para llegar a la cuna de los
planetas, quizás sea ese el futuro,
habitar aunque sea en los sueños de marte.
13
2comentarios 60 lecturas versolibre karma: 122

Tarde lo-fi

Me encontré en una tarde tiesa,
blindada en el azar incógnito
de las palabras,
conjurando el amor con letras
de canciones.
De pequeña creía que el tiempo
era eterno, por eso sigo en desvelo,
y no, sólo soy soledad viajera,
soledad del puro calor que avienta al sol.

Hay una brisa tan palpitante y serena
cuando llega Diciembre,
al estar cerca de la noche,
todo se torna lo-fi,
sólo se escucha el claro-azul-amarillo
de la tarde/noche.

No es tanto observar,
es también escuchar el atardecer,
y viajar bailando con las sombras
que aparecen con el sol,
esa nostalgia que va apagando
la claridad cuando se mete
por la ventana, y las paredes
cobran vida de melancolía en
una tarde que recibe a la oscuridad.
12
8comentarios 84 lecturas versolibre karma: 104

¡Ay, tristeza!

Mis palabras se desvanecen
en una tarde tan disputa,
despojo mis lágrimas
para sentir que vuelvo
con mi espíritu.

En el umbral del abismo,
todavía existen los ciegos
que muestran alarde
por la melancolía
armando historias sin
un rumbo, sin fin.

Llorar a veces es fingir,
por dentro existe el drama
con función al melodrama
conjurando gritos internos,
aquellos que desamarran
los hijos de la razón.

Llorar también calma el alma,
como si la tristeza
se tratara de una madre
que vive dentro de ti
para consolarte,
consolarte con las lágrimas,
acariciarte los tejidos
calmarte los latidos,
y recordarte que liberar
es desahogar.
13
9comentarios 95 lecturas versolibre karma: 107

Soledad que sueña

La soledad siempre espera a la noche,
percatando el silencio,
desnudando almas empíricas de la nostalgia,
las cenizas ancladas al recuerdo,
van brotando el auge de los sueños.

La soledad nunca despide a la luna,
la luna yace de su consuelo,
mar tibio, mar adentro,
hay rastros de luz en el cielo,
la soledad a veces es un sueño.
13
8comentarios 97 lecturas versolibre karma: 127

Apareces

Trae huesos,
escava heridas,
y dar en sed
el vuelco vertiente
en llamas,
hoguera del abismo
que traspasa el veneno
del recuerdo.

Culpa de los secos,
lumbre misteriosa,
en incauta frialdad,
juegan a gritos,
dispersando el nudo
de la noche, van en tímida
colisión, durmiendo
los estragos de
las puñaladas verbales,
ahí guardadas en años.

En el otro pasillo,
se encuentra lo oscuro y vertiente
de la hoja seca de tu recuerdo,
con mi mano revoloteo,
hago trazos, escribo en fila,
me armo, me prendo,
cruzo vías y escapo noches,
hago y deshago en tu nombre.

La única salida es certera,
tu música en mis venas,
que corre a flote, me llena,
me tuerce, me quema,
queda ahí para ser juzgada,
y memoriada en plural.

Hay una luz que atenúa la sombra
que aparece cuando tú no estás,
hay una guitarra que suena,
despertando toda mi sed.
sigues ahí, puro e intacto,
siempre sublime en la memoria.
15
12comentarios 117 lecturas versolibre karma: 122

Viaje

Al escuchar el sonido de las cuerdas
puras e intactas de la guitarra,
mi cuerpo se deja llevar por cada sonido
que recorre por mis venas.

Bailo pausadamente en mi sala,
imaginando el bosque de los deseos,
y así logro siempre encontrarte en ese puente
donde me esperaste mucho tiempo,
viajo también en tu imaginación.

Busco el triángulo norte de tu sendero,
imaginarte es un desvelo,
sigo puesta en mi portal,
sola, quieta, parada y dueña de tus señas.

Mi vista triangular se avienta,
sólo busco darle sentido a mi sueño turbio,
viajar y desamarrar los hilos de tu memoria,
así regrese sola, será un gusto coincidir.
13
2comentarios 97 lecturas versolibre karma: 125

Tarde

Ya son las seis,
y el arroz está recién,
la lluvia sigue toda serena
en cúmulos de melancolía,
voy a la rejilla a curar
mi guarapo,
bostezando el vapor,
buscando calor,
sintiendo todo en degradación.

Suena una guitarra alternativa,
desde el techo de los azulejos,
que rima mi pretérito sentido,
ése que aplaca lo invisible de mi nostalgia.

Creo que el tiempo es justo cuando queremos
encontrarle sentido a lo nuestro que habita
cada vez que la lluvia sale a merodear
los papeles y paisajes de un recuerdo.
13
10comentarios 105 lecturas versolibre karma: 113

Exploración

Creo que no sufro,
que a veces estoy vacía,
cuando llega la tarde y sigo mi recuerdo.
Son esas notas que van armando la tenues tristeza,
que me van llenando de cosquillas viejas y rotas.

Quisiera expandir mi aire,
saborear el humo de la noche,
compartir mi anhelo sola,
desnuda ante el vaivén del recuerdo.

Caminar entre helechos,
sentir mi vientre,
adornarme entre utopías,
dibujarme entre un sueño
que todavía nace de día.

Descubrirme entre el silencio,
dejar que el frío haga acto con mi piel,
cobijada y señalada por el cielo,
encontrando el sentido de mi piel.
14
10comentarios 108 lecturas versolibre karma: 110

La copla y el maizál

Invierno crudo,
amante en lejanías,
se funden en las esquinas
de las mil soledades.

Invierno, invierno tuyo
caudal de los paisajes,
copla pasajera del brebaje
de la mañana, café tostado,
ojos de miel, marrón cruzado
ligado con lo invisible del edén.

Hay memorias en el trigal,
ancora del corazón y el maizál,
tiempo de las voces que esconden
los corales del diciembre,
brisa del mar presente que se
queda en los llanos y amanece;
copla mía, copla tuya, sueltas
en nuestro palpitar.
6
1comentarios 39 lecturas versolibre karma: 79

Comienzo

Me puse unos jean viejos y una remera cualquiera, sin saber que esa noche te volvería a encontrar. Sin saber que esa noche, renacerían todos los sentimientos que una vez, de joven, guardé solo para mí.
Seis años habían pasado desde la última vez que te vi. Recordaba detalladamente a la muchacha con la que había pasado toda mi infancia, pero los nervios de un nuevo encuentro se estaban apoderando de mí. No imaginaba que después de aquella noche, cambiaría la vida de los dos para siempre.
Y llegó el momento. Entré en la fiesta de cumpleaños disimulando los nervios. Sonriendo a gente que no veía hacía siglos. Buscándote entre mil caras de desconocidos que miraban, pero sin realmente ver. Sintiéndote tan cerca de mí, incluso cuando todavía no tocaba tu piel. Rogando que aparecieras por algún motivo, para llenar el vacío que hacía tiempo llevaba dentro de mí.
Te vi. Seguías tan hermosa como siempre. Nuestros ojos se reconocieron inmediatamente. Incluso sin saber en qué nos convertiríamos, ahí estábamos sonriendo, como si nunca nos hubiéramos dejado de ver. Actuando como siempre entre nosotros y como nunca con otros. Yo tan tuyo, y tu tan mía. Nosotros tan nuestros.
Y esa noche, una noche que podría haber sido como cualquiera, te volví a encontrar. Te encontré para no dejarte ir nunca más. Te encontré para permanecer a tu lado hasta el fin. Te encontré sin buscarte, pero queriendo encontrarte. Y te encontré para convertirte en el amor de mi vida.
Así comienza nuestra historia. La historia de dos almas que de pequeños, ya sin saberlo se amaban. Dos almas que la vida juntó y separó, hasta que realmente estuvieron listos para entregarse mutuamente su corazón.
leer más   
7
2comentarios 52 lecturas relato karma: 88

Mentes diferentes

dices aceptar que no todos somos iguales
pero críticas a alguien que no comparte tus ideales
dices que la gente no sabe escuchar
pero tú callas a la gente para que te deje hablar

entonces dime cuál es tu definición de mentes diferentes
si te peleas con las personas que no tienen tus ideales en la mente
me hablan de que siempre se debe de perdonar a los demás
pero cuando te molestas dices que nunca se te va olvidar

y yo no lo niego que me puedo equivocar
pero antes de abrir la boca me pongo investigar
tus ideales los basas en el amor
y hay que aceptar algo y es que él no siempre tiene razón


entonces como quieres que te crea
si en tus palabras siempre un hueco queda
por qué te es difícil a los demás entender
si solo defiendes por amor, tarde o temprano vas a caer.

yo como humano mis problemas afrontó
saber pensar en lo que hago, es lo que me quita lo tonto
hay diferencias que debes de comprender
una cosa es ser tonto y otra es inmadurez

y como hijo aprecio que me defiendas
pero yo acepto que me digan mis verdades y espero que lo entiendas
para mí el amor comete errores y muchas heridas
por eso prefiero aceptar como es la vida

de que me sirve pensar con el corazón
si hace solamente que sientas dolor
yo diría que lo mejor es usar la mente
pero ten cuidado en no herir a la gente

cada uno de mis padres me crio con lo las experiencias que han vivido
y las dos son diferentes y eso me deja confundido
entonces baso mis ideales en el amor
o acepto que la vida realmente es de otro color?
leer más   
4
sin comentarios 33 lecturas versolibre karma: 45

Anémona

Pensamiento intuitivo,
la dulce tarde se asoma
entre las sombras;
Las luces forman armonías,
buscando analogías de la vida
sueñan al mar.

Sumergidas en las anémonas,
se vuelven ligeras para abrazar
la brevedad de los días.
Se escucha un silencio infinito,
aquel que sale de tu sueño.

Lo dócil de tu aura,
indica que al cerrar los ojos
te abismas en el clarín
de tus melodías,
sientes con alegoría,
te gusta buscarle historias
a los sonidos de tu memoria.

Eres dócil habitante
de los sueños,
y algún día tus sueños
comenzarán a caminar.
12
sin comentarios 84 lecturas versolibre karma: 118

ídem

Tanto tiempo ha pasado
entre la izquierda y derecha
de tu mente lurda,
vasco y turbio el recordar.

Sigo dándole sacrificios
a las distancias,
dos distancias conectadas,
prófugas siempre de palabras.

Es una memoria que muta
el acercamiento de un viaje astral,
si te vuelvo a encontrar,
no escupiría otra vez la verdad,
escucharía tu silencio hasta poder despertar.
17
14comentarios 118 lecturas versolibre karma: 131

Tu boca

De tu boca sale pergamino de un viajero
De tu boca sale una página de un libro olvidado por los sueños
De tu boca sale sal
De tu boca sale un té tibio con sabor a(mar)
De tu boca salen balsas construidas por los ecos de las sirenas
De tu boca sale un lienzo pintado por un viejo enamorado
De tu boca salen sueños de niños cantando
De tu mente no sale el mar
De tu mente no sale la estación del adiós
El adiós convertido en un clamor
De la noche no sales tú
De la noche no salgo yo
Aprendo de lo que todavía no conozco de ti
Aprendo sin conocerte
Aprendo de tu voz.
15
14comentarios 147 lecturas versolibre karma: 123

Duermevela

Duermevela...
Ese estado que oprime
Que abraza
Me mantiene despierta
Volando al ras del sueño
Cuando temblando me besas
Cerrando los ojos te llevo
Abriéndolos la razón se cuela
Duermevela...
Así te llamo
Tú que en mi corazón comienzas
leer más   
13
1comentarios 73 lecturas versolibre karma: 136

Ausencia

Todo desierto es pasajero,
y la lluvia se adormece
en tus recuerdos,
busco una vida en el
espejo,
de mis manos se ha
escapado la ilusión.

Miro la tarde y aún
te espero,
el sol también conoce
mi respiración.
Llega la noche, y no te veo
las cartas de verano
fueron sueños.

Pensarte agotan las
agujas del reloj,
me quedo con tu audio,
me quedo con tu voz.

Aún existe cartas sin un adiós,
cartas que fueron semillas
floreciendo desde la pasión;
pero de ti ya no hay más remedio,
no hay exploración, no hay rumor.

Sólo queda el suspiro,
la dulce espera ficticia,
el añejo recuerdo dominguero,
el pensar melancólico del café,
y la suave brisa que trae la
lluvia al caer entre sus colmenas.
15
8comentarios 162 lecturas prosapoetica karma: 116

Parálisis

Invaluable las heridas
que se quedan con el tiempo,
tan dócil y amargo el desapego
como la sangre que reposa en el cuervo.

Voces inherentes
de la conjugación de los sueños,
mente ardiente atrapada en desasosiego,
el grito interno reclama el alma
la voz interna llama,
despertar es sólo una batalla.
17
8comentarios 113 lecturas prosapoetica karma: 130
« anterior12345