Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 41, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Sanación

Pellizcas estrellas
Sobre el mar
De mis días

Lágrimas vivas
En estas manos
Vacías

Constelan ardientes
Perpétuas heridas


~ tu estrella rompiste,
cayendo en mi vida ~
leer más   
31
25comentarios 164 lecturas versolibre karma: 132

Terrible accidente del alma

Te escribí un poema
Y le hablé a tu corazón al oído :
"¡ despierta a los sueños
que aún están dormidos ! "

Cerré la herida
Pero tu quedaste adentro .
Sos una gota de agua que cayó
de una tormenta al mar
y sin embargo siempre te encuentro.

Las calles de la melancolía,
Son parte del itinerario que se llama soledad.
En el diccionario de la realidad
Busqué y no hallé la palabra piedad.

Cerré los ojos y te crucé
en la carretera de mi mente,
Mi alma tuvo
un terrible accidente.
leer más   
15
7comentarios 118 lecturas versolibre karma: 132

Héroes modernos

¿Dónde nacen héroes coetáneos?
Cerca de su muerte, y de mis fracasos,
en el lodo del Valhalla, sus pasos
son tristes ecos crujiendo en mi cráneo.

Hoy sólo buscan placer instantáneo,
viven casi al borde de sus ocasos.
Entre algodones, sus cuerpos lasos,
arden en un fulgor momentáneo

Su entorno ha de ser dulce, tibio y suave.
En su nuevo Olimpo isótropo y plano,
el esfuerzo solo es un extraño ave.

Hoy la valentía es un tuit lejano,
reflejar sus espejos es la clave.
En esta crisálida no hay gusano.
leer más   
10
8comentarios 91 lecturas versoclasico karma: 93

Tantas veces caemos...

Tantas veces caemos y en nuestras propias manos
nos levantamos, nos vemos con el alma perdida
sabiendo que sólo nuestro corazón puede mirarnos
como somos al desnudo, y en su compasión
abrazarnos las heridas, cada vez…

soundcloud.com/lola-bracco/tantas-veces-corto (Lola)
23
13comentarios 169 lecturas versolibre karma: 148

Corazón herido

No hay una palabra tuya
Que no esté cargada como un arma.
Dispara la nostalgia,
Acertardando en mi karma.

Tu cinismo agranda mis heridas.
Recordarte es encontrarme
en un callejón sin salida.
Espero como medicina al olvido
Para poder curar a mi corazón herido.

Por mucho que me duela debo admitir,
Que otras me besaron
los labios y tu el alma.
Mi piel tiembla al sentir,
Tu ausencia tan presente
como un fantasma.
leer más   
21
15comentarios 155 lecturas versolibre karma: 149

• efímero sesenta y ocho •

Así que ahora que no puedo verte o hablarte porque estar en el lado opuesto de las vías no me lo permite,
te veo en la bondad incondicional de mi madre,
en la lealtad de mi mejor amiga,
en la sensación de paz que ofrece el sol cuando atardece,
en las olas del mar que tranquilizan pero llevan remolinos ocultos que solo se revelan al valiente que se atreve a adentrarse en ellas.
Te veo en cada uno de los tres cuando hablan,
sea en aquella isla este verano,
en el concierto de hace dos semanas,
en la azotea hace dos noches.
Cuando sale esa canción que tarareamos juntos en el aleatorio,
cuando escucho a mi padre hablar del valor de las cosas y la importancia de las señales.
Te veo en mi hermano cuando esconde su luz detrás de su apariencia oscura,
en la seriedad que provoca el vacío que solo uno siente, de mi abuelo.

Y sobre todo, te veo y te siento cuando me encuentro sola frente a la vida y siento esa tristeza inmensa y agónica,
cuando lloro desconsolada encerrada en el cuarto,
cuando me asomo a la ventana y hace frío pero entonces miro hacia el cielo y una estrella fugaz cae y de repente el invierno interno desaparece.
Te veo y te siento cuando me miro en el espejo y mis ojos café gritan todo lo que mi boca calla,
cuando analizo los gestos inconscientes de mi rostro al recordarte y la verdad se me revela, silenciosa.

Así que ahora que no puedo verte o hablarte porque estar en el lado opuesto de las vías no me lo permite,
es cuando me doy cuenta de que me diste el mayor regalo que podrías haberme ofrecido aparte de aparecer en mi vida...
el regalo de cogerme por detrás de los hombros y llevarme a una sala llena de mis propios reflejos, donde me enseñaste uno por uno a los demonios que me habitan y me demostraste que, cada uno de ellos, debía ser liberado y aceptado y amado porque eran parte de mí. Que los demonios no eran más que heridas que no quise asumir porque pensaba que nunca se curarían.
Jamás pensé que serías una de ellas. Jamás habría pensado que precisamente tú me diste las herramientas para superar lo que ahora debo tras tu ida.
Y es que eres la herida que tu corazón enseñó a mi cerebro a amar.
8
2comentarios 43 lecturas prosapoetica karma: 77

Ruptura Post mortem

….

Hoy, un día como tantos otros,
de sufrimiento y dolores,
tus fantasmas y mis demonios
han vuelto, sin honores,
a batallar como leones.

Basiliscos furiosos,
de sangre hervida y negruzca
que aimentan y despiertan
la ira contenida,
de unas vidas
pasadas y olvidadas.
Así, a dentelladas y con saña
han devorado como alimañas,
nuestras frágiles alas.

Hoy, como lo pudiera haber sido
el día más azulado y luminoso
en la mañana de un reencuentro,
esos monstruos incontenibles
han derrotado la esperanza eterna,
aplastado con su dedo sucio
el deseado anhelo de nuestra unión.

Por sus bocas groseras,
abiertas, babosas, hambrientas
han volado saetas de hielo y de fuego
que, precisas, se han clavado
en los corazones vulnerables,
al tuyo, helándole,
al mío, abrasándolo.

Hoy, como lo sería un día de amapolas
temblando al paso
de un nuevo amor,
han derribado
nuestras frágiles defensas.

Como locos ventrílocuos
hemos lanzado,
hurgando en secas heridas,
duras palabras
en aludes nivosos
sepultando para siempre
el fértil sembrado
de un futuro maravillosamente
mejor.

Ahora, la oscuridad del dolor diurno.

Después, el cegador insomnio
de mil y una noches en vela
soñando impotentes
que alcanzamos ingenuos
el último tren de los sueños.

Ahora, que todo terminó
al cabo de tantos años
de orgullo y pasión,
con los corazones sangrantes
lameremos de nuevo
como perros sin dueño
las insanas heridas
de nuestro invariable,
cíclico
y pertinaz
error.




@Inmalitia, Andrés García. © Agosto, 2018
Imagen: Mosaico con máscaras teatrales
leer más   
17
23comentarios 160 lecturas versolibre karma: 120

A mi corazón

Acusa a mi corazón
fue culpable sólo él
de enamorarse
de no hacer caso
al pensamiento
y abrazarse a tu razón…

Y tu razón, cómplice
de cada herida
que arrastra mi piel
sin tu amor, sin mi vida
que camina a la deriva
sin la brújula de tus manos
y perdida…

Y la culpa…
culpa de un corazón iluso
que entregó sus latidos
cada uno con suspiros
a un amor sin sentimientos
robándose su pulso y cada sentido…

Y hoy, en el tiempo
lo libero de condenas
porque seguir amando
es y será mía en su pena
porque sólo amando le dio vida
a un corazón, el tuyo
que oscuro solo camina…

(Si me quieres oir entra a la web del autor, ahí te espero con el audio) (Lola)

medium.com/@lolamentaras_/acusa-a-mi-corazón-fue-culpable-de-sólo-é
14
9comentarios 141 lecturas versolibre karma: 129

Incómoda libertad

La gente del pueblo se lame sus heridas
ásperas e irreconciliables,
con veneno hacia el cambio.
Levantan la mano para condenarme
en un juicio social,
donde soy el desarme.

Ataduras férreas y corsé,
aguja para sonreír,
camino de espinas al ralentí.

Besos con paredes grises,
que delatan a los labios rojos,
prueba del delito,
macabra libertad.
leer más   
10
6comentarios 106 lecturas versolibre karma: 94

Sonreír por la herida

Desde hace varios daños,
aprendí a sonreír por la herida.
A no tomarme tan a pecho,
los metales en la espalda.
Aprendí, que debería ser más sensata que valiente.
Que no elijo quién me duele,
pero si elijo cuanto quedarme a vivir en dañolandia.
Que lo eterno, no es más que las ganas
que tenemos de ser para siempre,
y no saber ser para ahora.
Que extrañar nunca será lo mismo que hacerse doler,
aunque lastimen las nostalgias.
Que la soledad puede ser peligrosa,
si me acostumbro más a mi.
Que una mirada sincera, puede más que una palabra bien dicha.
Por eso me cuido de las lenguas, que no miran a los ojos.
Que las mejores decisiones,
son las que he tomado cuando creo que voy perdiendo.
Que prefiero encontrar sin buscar,
lo que yo creía perdido.
Que las mentiras son como las sorpresas,
muchos las odian pero todos las inventan.
Que el destino se me ríe en la cara,
cuando quiero ponerle fin a una historia.
Que hay cicatrices que no se cansan de doler,
porque se les olvidó cómo sonreír o les va mejor el papel de sufridas.
Que cuando se trata de sentir,
no hay preguntas correctas, sino respuestas honestas.
Por eso desde hace varios daños,
llevo la fiesta en paz con mis días.
leer más   
12
8comentarios 113 lecturas prosapoetica karma: 112

Rey

Rey del óbito
camuflado entre nuestras sombras
acosador de vida
déjame encontrarte

para que me despojes de este aliento mal herido
de las ganas tiradas en el piso
y los charcos de lágrimas;
déjame mirarte fijamente

reencontrarme en el limbo de tus pupilas
hacer de este corazón herido
tu sirviente
para ver si siente algo diferente.

-R. Vela.
leer más   
8
1comentarios 143 lecturas versolibre karma: 9

Voy a abrir otra botella

"Y cuando digo voy,
es voy."
Nacho Vegas - El hombre que casi conoció a Michi Panero



Voy a abrir otra botella.
Y mientras siga bebiendo,
no me daré cuenta del paso del tiempo.
En cada trago dejaré un suspiro
que se llevará el viento,
porque no hay labios aquí
que quieran llevarlos a su pecho.
Y a mi alrededor, al fin,
todo será silencio.
Viviré en ese sueño siniestro
que hace que la realidad
pase de largo de mi cuello.
Y no es por vicio, no,
es que me han dicho
que los llantos con el vino
duelen menos.
Así que voy a abrir otra botella
y a fingir ante la vida
que ya no sangra la herida
y que esta vez la sonrisa
la pongo yo.
leer más   
12
2comentarios 70 lecturas versolibre karma: 38

Viví muerto en vida

No sé qué me conviene,
si vivir muerto,
si morir en vida.

No sé quién me entiende.
Si esta vida es un sueño,
soñaré con el alma partida.

Yo sé que tú recuerdo me entretiene.
En mi mente es invierno
y en mi corazón una primavera fría.

Solo tu recuerdo me sostiene,
ya solo reflejo en mi cuaderno
lo que veo en mi mirada perdida.

Busco la salida
a cada problema.
Cada poema
refleja mi vida.

Estoy entre sollozos,
Entre bambalinas.
Viviendo en ruinas
Junto mil corazones rotos.

Entre mil calaveras,
Herido,
Perdido.
Tirado en las aceras.
leer más   
12
4comentarios 158 lecturas versolibre karma: 46

No necesitamos héroes

No necesitamos héroes
que nos salven de nada,
sino manos tendidas,
manos entregadas
hacia otras manos que esperan
desde la intemperie helada
un calor que no llega,
una llama,
una esperanza.
No.
No necesitamos héroes
en nuestras flamantes democracias.
leer más   
17
4comentarios 248 lecturas versolibre karma: 61

Vientos del Sur

Cuando los vientos del Sur
me devolvieron tu nombre,
golpearon los cristales,
tembló el agua de la fuente,
la tarde se volvió azul
y mi corazón, sangrante.
leer más   
9
2comentarios 155 lecturas versolibre karma: 50

Y nunca cura

Resumiendo con poca letra una noche cualquiera:
alienación mental, vino blanco
y
g
o
t
e
r
a
s
en el corazón.

Con los ojos secos dibujo recuerdos
que tanto me esfuerzo en preservar del tiempo.

L e n t a m e n t e
noto como por dentro el cuerpo se empapa;
ya vuelvo a tener goteras en el corazón.
Ya vuelvo a tener abierta la hendidura,
y por mucho que ponga puntos de sutura,
la herida nunca cura
y siempre acabamos
encontrándonos.
leer más   
11
7comentarios 104 lecturas versolibre karma: 72

Héroes

Regresé desde lo más bajo que se puede iluminar con una estrella.
Era diminuta la luz que casi imperceptible intentaba asomarse en mi esperanza.
No quedaba ninguna fuerza que pudiera ayudarme a resistir un poco más de tiempo.
Rendida hasta el final estaba mi esperanza.

Y entonces llegaron ellos.
Héroes sin nombre.
Indeseados por el mal que te abraza hasta el último momento.
Ellos nunca dejaron que la agonía decadente me llevara a la muerte.

Ellos combatieron a mi lado contra la mortalidad frágil de esas criaturas enfermas, que solitarias reniegan de tu hermosa leyenda.

Y con un dolor vivo quisieron lamer mis heridas hasta poder acabar con mi aliento de vida.
Quisieron ahogarme en aguas profundas.
En donde el frío gélido y oscuro colapsa.
Pero la ironía de la vida prematuramente les exigió su desgaste.
Y nunca lograron con su turbiedad que yo mostrara mis rasgos negros más profundos.
Nunca pudieron manipular mi esencia bendita que aprendí de la integridad humana.

Fueron ellos héroes anónimos con rostro humano los que me enseñaron a seguir sus alegrías.
Nutrieron los momentos más ásperos y sin esperanza que la tormenta traía.
Ahora soy una historia anecdótica que se puede iluminar con el reflejo de una sola estrella.
Fueron mis héroes.

Poesía
Miguel Adame Vazquez
02/03/2017
17
sin comentarios 152 lecturas versolibre karma: 47

Bajo los párpados

Se agitan inquietos
los ojos del miedo
no hay manos amigas
ni encuentras el pecho

que encienda la hoguera
que entierre mis miedos
donde ardan en pira
mis flores y muertos

No hay noche profunda
que aplaque la ira
ni sol de verano
que cierre esa herida

que borre los rostros
que traiga el consuelo
a mi alma cansada
herida en el suelo

de noches ajenas
de barro y de trueno
de albas sangrientas
de odio sin freno
leer más   
16
1comentarios 111 lecturas versoclasico karma: 60

Besos sobre tu herida

Te alejaste de mis brazos llena de vida,
con cabellos impregnados de nuevos vuelos,
con una mueca que encendían tus hoyuelos,
con un bálsamo de besos sobre tu herida.

Llegaste a mi puerta como ave perseguida,
con tus ojos desorientados de otros cielos;
un racimo de tristezas y desconsuelos,
dos rosas en tu pecho y una flecha hundida.

Y me contaste que te dolía el amor,
te dolía el engaño y dolía el dolor;
que querías borrar de tu alma los resabios.

Y decidiste dar fuego a mi lecho incierto,
y poblar de caricias mi vientre desierto.
Y dijiste: -Te quiero- mordiendo mis labios.

@mello
leer más   
9
2comentarios 77 lecturas versoclasico karma: 67

Cicatrices

Por mucho que al recuerdo le tamices,
de una pátina de color rosada,
por mucho que le pulas y barnices,
siempre estará sobre la piel ajada.

En las horas amargas no hay matices,
que borren de tu cara demacrada,
aquellos pretéritos infelices,
de historias que quedaron en la nada.

En vano pretendieron las actrices,
que actuaron en tu vida jironada
en momentos de dicha y de perdices,
comerlas a la mesa engalanada.

Si ellas anhelaron echar raíces
con cuentos y palabra floreada,
solo fueron vulgares meretrices,
que lastimaron tu alma desgraciada.

La memoria de los días felices,
en nichos de dolor quedó enterrada,
y hoy tu carne la comen las lombrices,
por mucho que haya sido envenenada.

Fueron tiempos de errores y deslices,
de la voraz pasión acalorada,
cuando éramos precarios aprendices,
soñando con mirada enamorada.

Ya no quedan reinas ni emperatrices,
solo marcas sobre piel magullada,
solo heridas y suaves cicatrices,
señales de una vida desdichada.
14
2comentarios 114 lecturas versoclasico karma: 96
« anterior123