Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 77, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Caligrafia

Hay tantas cartas que he dejado de escribir,
tantos lienzos blancos
en los que no tracé mis pinceladas,
y tantas puertas que no me atreví a cruzar.

Humano fui cuando temí
abandonar este rincón que me otorgó mi suerte,
donde cobijjé los resortes de mi azar,
y la calidez socialmente aceptable
de esta civilización de mentes diminutas.

Humano me acepto
me reconozco humano.

¿Pero es Humanidad aquélla que se duerme
orgullosa de sus fallos?

¿Dónde encontrraré la caligrafía de los sabios?.
¿Dónde se conserva
la biblioteca que nos conceda la visión
de nuestro paisaje interno?

Como humano he soñado paraísos,
y aún los sueño,
pero trato de escapar del artificio
para no ser devorado por avaros
que redactan credenciales de dominio
sobre nuestras frentes,
en nuestras manos,
con su letra nerviosa y humana tinta roja,
tan humana como nuestra esclavitud
de obra y pensamiento.
leer más   
12
7comentarios 82 lecturas versolibre karma: 105

Acero

Identidad confusa de neones,
lámparas que lloran tras lo absurdo,
mentiras transformadas en verdades innegables,
clamor de los tambores oxidados
que retumban con fiereza nuestra histeria.

Seis mil años de locura colectiva
nutrida por diminutas y efectivas vitaminas para el odio,
creadas para vulnerar al Hombre
encerrándolo en burbujas de consignas,
escribiendo sobre su frente los panfletos delirantes
del brillo intenso de banderas irreales.

Décadas del sueño intolerante,
del humano quejido doloroso,
tiempos de la historia vivida y recompuesta
cual lingotes de hojalata.

Acero en la espalda y las espadas,
en los grilletes de los esclavos,
metal de una fe construida entre murallas y cañones,
lágrimas humanas,
clamor humano
de jornadas convertidas en valor en efectivo,
ley del mercado,
ley primigenia de la selva,
becerro aposentado sobre pedestal de adobe.

Dolor insensato de la danza de los siglos.

Histeria de animal que sueña con sus dioses,
que dios se sueña
cuando anuda en el pescuezo una corbata oscura
para atrapar la fantasía
de papeles de colores y de arillos bronceados.

Seis mil años de historia inconfesada,
Inquisición disfrazada en algún Carnaval triste,
entregada a cualquier postor
por treinta gastadas monedas de plata.

Veneno en las memorias,
memoria envenenada por el rencor cismático
del dogma poderoso transmitido
a través de los valores alterados,
destrozados por el furor de poseer lo indescifrable,
canallesca del poder que hurga en las conciencias
esquilmando nuestro aroma humano,
vulnerando la libertad que nos otorga
el milagro poderoso de haber nacido libres.

Días de jaulas de oro,
de acero y hielo,
de billetes de metro y dinteles que se agrietan
sobre el fuego del volcán que alimentamos.
leer más   
12
7comentarios 107 lecturas versolibre karma: 88

Soneto I

Zoon pensante, de instinto primero,
atrapa en fuego todo lo que aguante
ser cercado, viéndose dominante,
aunque ahora le domine el dinero.

Aquí hay razones para ser sincero
ante el dolor, magnitud delirante.
Y aun parezca hablaros de medio ambiente,
el soneto va de guerra hacia el cuero.

El poder, avaricia, ego y el miedo,
fruto de una contra humana presencia,
traen el repeler la vida hermana.

Pasando de todo yo mi cuerpo cedo
a hermanarse en las rocas y su esencia,
enterrando el ayer, hoy y el mañana.
leer más   
2
1comentarios 12 lecturas versoclasico karma: 27

Máscaras y disfraces

Un rostro,
dos rostros,
tres rostros,
máscaras
para cada emoción.

Cuatro cuerpos,
cinco cuerpos,
seis cuerpos,
disfraces
para cada ocasión.

Siete rostros,
siete cuerpos,
mujeres en nuestro corazón.

De Instantes, 2013
leer más   
12
4comentarios 52 lecturas versolibre karma: 97

Trocito realidad

A un canino anónimo

Sus verdugos
(humanidad imberbe,
soberbia y torcida)
reían mientras lo escuchaban
llorar y ladrar ayuda
para que la tortura
a la que era sometido
(sin motivo aparente)
pronto terminara.

Intentó escapar
de los palazos, patadas y azotones…
pero con el cuerpo lastimado
solo avanzó unos pasos
antes de volver a ser golpeado.

Sus verdugos, ríen.

De Sombras, 2012
leer más   
8
sin comentarios 64 lecturas versolibre karma: 94

Juro que es verdad

Vuelan las hadas
con luminosas alas
en el jardín nocturno
de nuestros encuentros
eres la luz de ese mundo
que habita mi lado izquierdo

oigo el rumor del mar
suavemente llamándome
te busco en la oscuridad
tentando a ciegas el aire
con las yemas de mis dedos

no te encuentro, te escabulles
como agua de mar entre los arrecifes
me estrello en el acantilado
de mi aislamiento

oigo al viento clamar mi nombre
la oscuridad me ciega no te veo
te busco en el armario de mi alma
quiero vestirme de luz
antes que la noche se vaya

Nunca fui la misma
extraño tu calor, nacer sin ti dolía
no fue igual vibrar en otra vía
pero se madura al amar

Y al aparecer el alba
mis ojos se llenan de tu luz
con el sol de la mañana

No necesito que me despiertes
no ha sido un sueño escrito
en un cielo diáfano de verano
juro que es verdad,
siempre existe alguien que lo sabe
porque vive un amor igual.

MMM
Malu Mora
leer más   
18
18comentarios 97 lecturas versolibre karma: 100

El amar de verdad

El amor a veces lo
tomamos bien o mal
Muchas veces definimos el
amar
El cual en ese pensar

Porque amar
es mas que hablar
Es demostrar que darías
La vida por esa
persona o cosa
En especial

Muchas veces
cuando definimos
el amar
Cometemos un error
fatal
Y es que lo definimos
a nuestro pensar

Y eso quita el gran
sentido de lo que
es el amar

Cuando amamos de verdad
tu vida cambia
por esa persona o
cosa especial verdad?

No borremos algo tan
hermoso
Como el amar

Porque eso
aun en las siguientes
generaciones
se presentara

Y el amar es lo mueve
al mundo de una forma
maravillosa
Como lo hacemos nosotros
verdad?

Cuando amas de verdad
darías la vida
por cuidarlo verdad?

Quitemos esas cadenas
de amor pasajero y
amemos de verdad

Como una fuerza
que mueve el mundo
No dejemos de amar
de verdad
leer más   
2
sin comentarios 14 lecturas versoclasico karma: 12

Indiferencia

Ella está llorando;
nadie la escucha,
nadie la mira,
nadie la consuela.

Su cuerpo se marchita
día a día mientras
todo sigue sin perder
el ritmo de la maquinita.

Desamparada
a veces come
un poco de esperanza
y bebe un vaso de confianza.

Nadie la consuela,
nadie la mira,
nadie la escucha;
Ella está llorando.

De Versos perdidos, 2011
leer más   
4
1comentarios 29 lecturas versolibre karma: 45

Traficantes de humanos

Harto estoy de gurús,
Traficantes de humanos,
O de recursos no lo sé,
Corazones repletos de inmundicia,
Sabedores de la nada,
Con corbatas atadas,
A un cuello blanco.
Tan parcos,
Sólo preguntas prefabricadas,
Que reiteran...
Esperan encontrar lo idóneo,
En una pecera...
Repleta,
De lo que ellos mismos rellenaron,
Pretendo ser su faro...

Me dijeron:
-Dime tres virtudes:
y yo que me veo más,
empecé con la retahíla...
Me cortaron,
Me dijeron pues,
-Tres defectos
Yo que me veo cuasi perfecto,
Le espeto un:
Perder mi tiempo,
Contigo,
No soy mendigo,
De oportunidades,
¿Cuántos van ya?
Cuántos sueños rotos,
Por los designios de un capullo,
No rehuyo...
a rebatir con un idiota,
Argumentos vacíos,
Ponme nota,
Póntela tú,
Que tanto pides...
Fidedigno,
A los designios,
de un país,
Que expulsa al talento,
Y en parte eres culpable,
Por tener voz y voto,
En este coliseo,
de tan lamentable espectáculo.
12
sin comentarios 68 lecturas versolibre karma: 90

REFLEJOS, "fénix veintidós"

La mujer intenta huir del reino utópico fingiendo ser mortal y se coloca, sentada con una pierna flexionada bajo la otra, a leer mientras coge un ramillete de flores que adornan el paisaje casi onírico en el que se encuentra. Se obliga a sentirse mal, o a sentir algo en absoluto, pero las huele y su sonrisa es despreocupada.

Mete una elegante mano en la cesta de mimbre que dejó con cuidado al lado del manuscrito, y saca una cereza color rojo sangre. La saborea entre sus labios mientras sigue leyendo y mientras las flores se mecen con el, para ella, imperceptible viento.

Su pelo color negro descansa sobre sus hombros haciéndole cosquillas en las clavículas desnudas de tez pálida. Suspira forzosamente cuando llega al capítulo que lleva demasiados siglos releyendo. ¿Cuánto hacía desde aquel entonces? Desde que el mundo se tiñó de oscuridad, egoísmo y vacíos.
Sus ojos, cansados pero brillantes, pasan de la hoja al horizonte con mucha facilidad, intentando sentir alguna de las emociones que está leyendo. Se coloca la congelada mano esta vez en el pecho, mientras traga la última cereza, y apenas si puede imaginar que algo late ahí dentro.

Al instante recuerda que ella no tiene por qué sentir, al fin y al cabo nada de ello le concierne. Que mientras siga en ese valle puede obviar la destrucción que acontece ahí abajo.

Al instante se le olvida ese agónico anhelo de sentirse humana.

Sigue leyendo: "¿Quién está más muerto? ¿El ser humano cruel; o el ser humano cobarde, que finge vivir en un mundo utópico para no asimilar o tener que luchar contra el otro bando?" [ Al fin y al cabo ni los dioses se atreven a intervenir por miedo a contaminarse de esa sed oscura que caracteriza al ser humano... ¿O quizá porque son el reflejo de ellos mismos? ]

Así que la mujer sonríe con indiferencia, mientras las flores del reino se marchitan y los cerezos se rompen y mientras otro humano con humanidad se desespera ante la crueldad que sigue en la Tierra creciendo y al parecer nadie tiene luz, altruísmo o amor con el que vaya esto a detenerlo.
4
sin comentarios 19 lecturas relato karma: 50

17-10

Este ansia
este nerviosismo
que me provocan (que me provoco)
al controlar cualquier interacción con el resto de seres humanos
temor a que me vean de verdad
porque en mi subfondo encuentro cosas que no supe defender cuando mostraba
y ahora me da miedo
y no las enseño normalmente
y me limito.
¡A la mierda! A la mierda los auto-ocultismos
soy yo quien me conozco y me valido.
13
1comentarios 44 lecturas versolibre karma: 95

Susurros

¿Por qué nos puede
la obsesión de gritarle al Mundo
si al final ese aullido se devuelve
repitiéndose en un eco
de la ira?.

¿Por qué azotamos
las esquinas de nuestro furor,
heridos de compases desabridos
de afonías?.

Licenciemos las carencias
pronunciadas entre dientes,
conquistemos en silencio
la templanza.

Transformados en susurro
descubramos en las voces
la plegaria que libere los corceles,
imploremos el perdón
al conocer la ausencia
internándose en los ojos
y en las bocas,
el sonido suave de una frase
y el candor de las aguas
que se escurren,
tibias, claras,
en la fortuna de las rocas.

Seamos silbido de los grillos
resbalando sobre tardes de verano,
voz en paz que pronuncie
en lo lejano
las raíces y prefijos del amigo,
sin volver jamás a retorcernos
desde los claustros grises
de la furia disuelta entre las grietas
que elegimos por guarida.

Seamos el secreto abierto
esparcido por la quietud
en los acentos
de nuestras nubes y sus brisas.
leer más   
5
7comentarios 70 lecturas versolibre karma: 83

El suicidio de la humanidad

Hoy necesito soledad,
me es imprescindible.

Políticos en televisión,
telepredicadores de la mentira.

Impotencia e incapacidad
frente a tanto desastre humanitario.

Hoy necesito soledad
para comprender este dolor sin sentido.
13
2comentarios 67 lecturas versolibre karma: 91

Tristemente

TRISTEMENTE

Vivimos en tiempos duros
muy difíciles
donde los derechos humanos
son pisoteados una y otra vez.

Es triste y doloroso
lo que esta ocurriendo
en este mundo tan nuestro
donde todos nos hemos convertido
en enemigos sin razón alguna.

Dictadores y corruptos
mandatarios sin corazón
políticos sin alma
sangre, sudor y lágrimas
gritos, dolor y muerte
derechos pisoteados
como consecuencia
del irrespeto
de la intolerancia
de la falta de valores
de la falta de ética
que predomina en este mundo globalizado.

Sin empatía
sin amor
sin libertad
sin razón.

Nos hemos convertido
en seres sin alma
en este mundo de hoy
donde los derechos humanos
no valen ni un centavo
tristemente.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Diciembre 2018
leer más   
16
14comentarios 96 lecturas versolibre karma: 100

"Mi desconcierto"

Hoy, mis ojos se vuelven
lluvia . . .
en tenue decadencia, frente a
un incierto horizonte
poco a poco, se vuelven desierto
se secan, se deprimen,
se ahogan frente a las
injusticias del ser humano.

Mi mirada, de frágil vidrio
explosiona en mil cristales
de dolor y decepción, donde
retumban los ecos grises,
en mi corazón, que inicia
su entintado gota a gota
por los cauces de mis venas
que transportan fragmentos
de inseguridades sin salida.

Y sin querer, mi mirada
se debilita en un punto
fijo e inerte…
como buscando absorber
la sustancia de lo imposible…







Clementina Bravo Rivera
Cleme_Eternamente
08 de diciembre de 2018
Arica – Chile.
leer más   
27
25comentarios 209 lecturas versolibre karma: 135

Piel frágil, ideas vestidas de brotes

Sacudidas de ira rondan en cada línea discontinua de fronteras artificiales.

Mapas, concertinas, aduanas y sacos de cemento a las espaldas.

Corazones deshechos en deseos, acaban mezclando con la sal de los ojos un hormigón pesado, el que arrastra sus pies hasta lo más profundo de las rocas.

Y se empeñan en continuar, hasta que las fuerzas medran, arañan las costillas aplastadas por la muchedumbre.

Pero pesa más la indiferencia. Esa que aguarda en los telediarios en tres segundos de sensacionalismo, para pasar a las noticias rosas: se casan fulanitos con zutanitos, y a otra cosa, mariposa.

Y revolotean sus almas como las ascuas de una hoguera, entre humo negro.

Es el empuje de los sueños.

La búsqueda de una mano abierta para recibir e impulsar. Unos ojos en los que descansar.

Una sonrisa de fraternidad.

Todavía hay tiempo.

Estamos a tiempo.

Los óleos y sus bastidores son la vanguardia de las ideas, llenas de alas.

Libres.

Todavía hay tiempo para la palabra. Para la imagen, el sentimiento.

Te quiero.

A ti, que eres como yo. Un pedacito de piel frágil, pero cargado de ganas y fuerzas para florecer.
leer más   
17
18comentarios 136 lecturas versolibre karma: 159

Tintas

Nubes de azufre
han tintado con muerte
ojos humanos.
leer más   
18
12comentarios 156 lecturas japonesa karma: 133

A veces

A veces
Siento algo adentro
como hoyo vacío y negro
una tristeza que no es mía,
un dolor ajeno que no me pertenece
y me llueve copiosamente
como si sus penas fueran mías.

Mis nubes antes mullidas y blancas
se van poniendo pesadas y grises
ellas tan resplandecientes
se adolecen ante el dolor ajeno
se sienten impotentes
de las injusticias y horrores de este mundo
mis nubes antes níveas se negrecen
se vacían a torrenciales
hasta formar un gran caudal

Como si haciéndolo pudiera escampar
los aguaceros y las tempestades
de los que sé que no es mío
de los que llorar no pueden
de lágrimas que no son mías
más sin embargo sé me pertenecen
consciente de que yo también formo parte.

MMM
Malu Mora

foto tomada de internet
leer más   
23
11comentarios 110 lecturas versolibre karma: 135

Cara al viento

Hacia el viento voy,
sin miedo,
con la alegría del suspiro del halcón
libre en el vuelo.

Alzo los brazos,
aleteo,
elevando la cordura entre los aires
de estos días silentes.

Vuelo sin más que mi deseo,
extendido como soy
para elevarme entre las cumbres,
descender hasta los mares
y descubrir ante mis ojos
un amanecer de luz de plata y oro.

Vuelo sin más,
sin detenerme
más que para abrevar entre las fuentes
el agua que me avive,
recuperar las fuerzas
y volver para extenderme cara al cielo.

Libre,
en el amor y en la palabra,
en el arte de vivir siendo presente,
libre para encontrar sin ser buscado,
para escribir mi nombre
con letras de huracán en las paredes.

Libre,
de aire libre,
de pinos frente al altar de mi Poniente,
de mi Otoño de brillo renacido
y del fuego durmiente de mis arcos.

Hacia el viento voy,
ahora de cara,
sin ocultar ni mis arrugas ni pasados,
perdido el miedo y el temor
en cada verso
de mi libertad alcanzada.
18
14comentarios 167 lecturas versolibre karma: 156

La Hora Inmarcesible

Los árboles rasgaban la bóveda celestial, que se tornaba torva en una gama acromática y, conllevando el desosegado final, las ramas sin broza se explayaban, perdidas entre la bruma. Los aromas cetrinos, retornaban al ayer, y, proveían la falsa ilusión, de una pizca de redención. ¡Oh!, tan deseada era, tan escasa se repartía y, para su desgracia, su servidor la repartía. La niebla se espesaba, en un denso ensueño, fruto de la inventiva erudita de un náufrago. Silencio; pasivo silencio que moraba por el viento, con vacuos susurros que amedrentaban a los olvidados. Y ahí hallábase un ilustre cuarteto, con sus semblantes pardillos y mentes virginales; el primero, en edad ya de merecer, de faz ensanchada y tez nívea, con la imaginación desatada, agraviándose a cada suspiro. Le precedía la perfecta e inmaculada fémina, joven por condición, bella; ¡bella y pura!, entre sus famélicos brazos embalaba a una creatura sollozante, con amores mondos e inocencia efímera. Ni resentimiento fracturado y corazón sin pisca de violencia. Falto de humanidad. A la zaga, andando con culebreo ofidio; se hallaba el menor. De mirada soñadora, porte rechoncho; simbolizando en una gala inefable, lo que es la bonhomía. Y así, ante mis sacrílegos ojos deambulaban, el cuarteto pardillo que danzaba entre jolgorios rasposos, por yermos sin nombres y con poca redada, caminaban con recelo, bajo unos designios piadosos.
Algunos me llaman elucubrador, otros, con un hilo de odio en el silbido, maquiavélico; y unos pocos, escasos de sazón, me recitan: creador, engendrado e inmarcesible.




"Contemos historias con el corazón, con poesía"
leer más   
5
3comentarios 51 lecturas relato karma: 49
« anterior1234