Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 6, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Tantas vidas

Tantas vidas mi Cielo
tantos cielos sin vidas
tantos mundos ajenos
tantos ajenos y nuestros…

Tantas vidas robadas
queriéndolas para eterno
ese eterno tan incierto
que a veces quiero vivir
y morirlo,
al maldito y esperanzado
eterno…

Tan sólo por conocer
conocer y poder creer
creyendo que podemos ser
que hay, si que hay, un futuro
más allá, muriendo por vivir
y más muriendo de amor…

Y morir es a veces deseo
otras, mueres por senti
un instante de ese amor
ese que nos juramos
y no podemos perder…

Y parece tan parecido
morir por vivir sin ese amor
que te deja en el limbo y perdido
entre el cielo, tierra e infierno…

Y tantas vidas sin soñarse
sin la ilusión del después
de grabarse en las miradas
esa historia tan deseada
para encontrarla con el alma
después de nacer, y nacer…
(Lola)
16
12comentarios 128 lecturas versolibre karma: 97

Mañana

Mañana, es otro dia y las ilusiones
Se van.
Mañana puede ser muy tarde para escuchar las historias de tu amada doncella.
Mañana puede ser muy tarde para que ella te escuche decir «te amo»
El mañana puede ser tan incierto como la muerte o maravilloso como la puesta del sol.
Nadie sabe lo que pasara mañana,
Acaso termine mi amor mañana,acaso ya no quiera tu amada doncella
Sentir el roce de tu piel...
Porque siempre dijiste «mañana»
Acaso mañana empiece a latir nuevamente mi corazón, con una nueva ilusión, con un nuevo amor.
¿Porque esperar mañana?
El mañana puede romper ilusiones o puede construir nuevas historias, nuevas esperanzas
Ama intensamente, escucha con atención,
Baila con pasión, rie exageradamente
Pero hoy.....
El mañana es demasiado incierto para empezarlo a vivir.
leer más   
7
2comentarios 116 lecturas prosapoetica karma: 83

Que si el futuro es incierto dejemos que nos sorprenda

Mandamos las palabras al traste
y no supimos encontrar el camino
que nos llevara de vuelta a ellas.
Dibujé algunos versos invisibles
sobre tus párpados vencidos
para que al cerrárlos no te duelan
tanto como me dolió a mi la ausencia
de tu voz en las caracolas.


Y entre velas de cumpleaños que se sacrifican por un deseo
buscamos una certeza
entre todas las incógnitas mudas,
vimos bostezar al sol,
apagándose como las hogueras de san juan
se apagan sin que el mar las añore a la mañana siguiente,
como arrasa la espuma de aquella ola infinita
tus huellas sobre mis pasos, mis pasos sobre tu recuerdo
queriendo borrar inútilmente el guión de una historia
que jamás supimos contarnos.

Cubrí mis heridas con versos de barro,
para darle al alfarero un trocito de pan al caer la noche.
Te llevé dormido en brazos hasta mi olvido,
para que nadie pudiera verte viviendo en mis ojeras al amanecer.

Deshice la tela de araña tejida entre los huecos de las costillas.
Acaricie el vientre del cocodrilo,
baile con Alícia dentro de un reloj de arena,
afile la rueca, rompí contra el canto de las aceras todos los zapatos de cristal,
dejé de desayunarte en los domingos
y prohibí en todas mis paredes tus lágrimas plastificadas.

Dejé de ser aquella torpe funambulista coja
bailando en el filo de tus pestañas.
Dejé de buscar la paz en el corazón del suicida
escribiendo su última carta.
Dejé de volverte palabras y te convertiste en tinta
escapando por las grietas oscuras que guardo
entre los dedos, escribiendo con ella junto a mi sombra:

Que si el futuro es incierto dejemos que nos sorprenda.

Siempre habrá una senda abierta esperando
para aquellos pies que quieran seguir andando.
Siempre habrá un cielo despejado esperando
unas alas sin miedo a las alturas.
Siempre habrá un nosotros escondido tras quienes ya no somos.
Que el siempre se viste de nunca cuando las esquinas de mi calle no guardan un último suspiro.
Que llegan los poetas justo cuando nadie los esperaba:
puntualmente tarde se cobijan en mi boca,
se despiden de ti y de mi,
nos liberan del lastre de querernos tan de vez en cuando.

Llegan tarde, pero llegan y cuando lo hacen
vuelan otra vez los vencejos en cada estrofa
y suenan lejanos los tambores de una guerra que no nos pertenece.
Llegan, y hago míos los versos de quienes en otro tiempo
volvieron de lo efímero una eternidad:
y "hoy mi barco es mi tesoro, que hoy es mi dios mi libertad,
mi ley la fuerza y el viento, mi única patria la mar."

Bea Escuder.
leer más   
12
11comentarios 167 lecturas versolibre karma: 84

La vida es un caminar

Cada paso es una caída
que no llega a su fin
que se detiene a tiempo
al afirmar cada pie

Así la vida es un caminar
una prolongada cadencia
de muchas ínfimas caídas
cada una detenida
antes de estar completa

Así voy con destino incierto,
la vista fijada en la meta
arriesgando a cada paso
improvisando en cada día
leer más   
5
sin comentarios 152 lecturas versolibre karma: 47

Espera en el café

He venido a esperarla en el rincón de este café. No sólo esta tarde. Ya son tantas como para perder la cuenta y desesperar de incertidumbre del que se le va hasta la fe. Pero he venido a esperarla puntual como de costumbre. Y aún no llega. No ha venido en tantos días de espera. Las tardes de asfalto mojado me revelan una certidumbre. Va a venir. Llegará antes de levantarme de esta mesa, como creí el primer día, estará en la entrada de este café mirando hacia donde me encuentro mientras se percata que el tiempo ya ha hecho sus estragos.
2
sin comentarios 78 lecturas relato karma: 15