Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 34, tiempo total: 0.006 segundos rss2

Ella

Ella es un encanto,
sus bellos ojos no pueden
ser escondidos por ningún manto.

Ella es adorable
como la hermosa flor que en una
fresca primavera se abre.

Ella sabe que no está sola
aunque la penumbra en
su camino se asoma.

Ella sabe que la amamos
aunque crea que no se lo
merece, con ella estamos.

Ella camina con firmeza
sin pedirle nada al mañana
mas solo entereza.

Ella jamás bajará su mirada,
aunque una mala noticia
pretenda vencerla.

Ella siempre alegre
sin caretas, pero nadie sabe
lo que su pena pesa.

Ella descubre cada día
que no es fácil vivir,
mas está decidida a sonreír.

Ella fresca como la menta, él
descubre su valor
aún en medio de la tormenta.

Ella, es Elizabeth Argelia, su nombre es
el de Reina, pero sobresale aún
más por su belleza, como la camelia...



Letizia Salceda,,,
leer más   
18
28comentarios 136 lecturas versolibre karma: 103

El desafío de un gran amor

Aunque yo esté lejos de ti,
Aunque yo esté ausente,
Y que tú me de se desconecte un poco de ti,
En esas tardes de lluvia ardiente,
Y tú no quieras saber nada de mí,
Miraras al cielo y no habrá nada de mí.

Y el amor te ha escaseado,
Ya me dolió tu despedida,
Y pues tú ya te has cansado,
Dime si me guardas esa herida,
Cuéntame con palabras
Aunque ya no haiga letras.

Y contigo no voy contando,
El sentimiento que nunca pudo ser,
Y aunque te haya lastimado,
Y aunque unimos nuestro propio ser,
Y nunca quise aprender.

Por muchas razones te he necesitado,
Y aunque no dijiste nada,
Y tú pureza has mostrado,
Cómo has cubierto tu mirada,
Aunque hoy no me quieras,
Ya nunca sin mi contarás.
leer más   
3
sin comentarios 36 lecturas versolibre karma: 26

Bosque encantado

Allí donde empezaba a espesarse el bosque, allí donde sobre una alfombra verde, suave como una almohada mis pies pisaban, acompañada de un bello atardecer, me introduje en la arboleda.
Era uno de esos tantos días en que mi alma buscaba tranquilidad y mi corazón reposo, en el que penetré en ese bosque, donde sabios robles han visto pasar generaciones, donde cada uno carga en su corteza quinientos años, aquí entre ellos encontraba lo que quería, lo que buscaba.
Adentre en ese para mí, mágico lugar, el aire era fresco, claro, etéreo y la paz que de esos arbustos se desprendía, era una paz que solo logran los ancianos, los sabios, aquellos que han echo amistad con la vida...
Me interné en la floresta más allá de lo usual, no sé por qué mis pasos esta vez muy adentro me llevaban. No puse atención; cuando de repente llegué a una especie de claro, era un circulo natural y en su centro posaba un majestuoso roble.
Su follaje era espeso, de un verde fascinante, y su frondosa copa semejaba a una gigantesca campana.
Me detuve sorprendida, mis ojos llenos de admiración se agrandaban, en el arbusto se fijaban, sin notar que frente ese árbol, un joven sentado en un tronco caído, con un libro en mano, tranquilo leía...
No quise interrumpirlo, mis ojos lo fijaron, di dos pasos cortos para un poco más de cerca observarlo; tendría unos treinta y tres años...buen mozo, pensé...
Sus facciones eran nobles: frente amplia, nariz aguileña, pómulos marcados, sus labios eran finos y tenían un color sonrosado.
Espesas cejas enmarcaban esos ojos, que cielo irradiaban.
Su piel me recordaba a esas plásticas que solo en los museos de la antigua Italia se encontraban; se asemejaba a un blanco mármol de Carrara.
No se si era solo mi imaginación, pero tenía lan sensación que una luz celestial lo rodeaba.

Muy silenciosa y casi en puntillas caminé para no perturbarlo en su lectura, poco a poco me fui alejando; daba unos pasos y mi cuerpo giraba, no podía despegar mi vista de ese joven muchacho; aparición de dios antiguo, pensé.

El no oyó mis pisadas, o por lo menos, eso aparentaba...
Cuando ya estaba tras el, giré una media vuelta para observarlo por última vez, y vi en su espalda algo que brotó de la nada, no podía creer!
Así, celeste vi, que tenía alas...


Dedicado a mi apreciado amigo en letras Eduardo A. (Dreamer)
leer más   
17
24comentarios 177 lecturas prosapoetica karma: 114

Quiero ir a Galicia

Llevo toda mi vida en este tren
de conductor desconocido.
Tan cerrado, tan oscuro,
razón e ignorancia
besando mis sentidos,
saltando el muro.

Ya suman catorce años,
once meses,
y más de mil noches
de miradas clavadas en la ventanilla
guiñándole el ojo a las estrellas,
perdiéndome en su reflejo,
recorriéndolas sobre papel mojado.

Y así, una y otra vez,
las vías enlatadas.
Y escucho,
bajo el pitido del motor,
tu suave risa de niña mala.

Y así, una y otra vez,
divagando hasta las tantas,
como una mirada en tu sonrisa
o un respiro en tu mirada.

Dos noches de izquierda aguja,
y la suerte tiende tu brújula en mi mano.
Sin ninguna indicación
se que quiero ir a Galicia
y ser su único ser humano.

Con un poco de consciencia
ser el sur desde la acera,
como Galicia y sus calles amarillas
tanto como mi tren
en noches hechiceras.

Hoy llegué a mi Sur.
Galicia, le llama la viajera.
Ciudad del frío, norte callejero.
Regala cielo estrellado,
esta vez en papel seco.

Hace ya, tres siglos hasta mi encuentro,
casi una eternidad de andares
farolas fundidas,
moteles, bares.
Dentro de su astucia vagabunda,
pierdo entre estrellas
preguntándome hasta las tantas
si eras tu la bestia o la bella
que limpió mis gafas
con manos sucias de prado.

Y me dijo;
vente al sur,
ven a Galicia.
Que el norte le llaman,
los que viven debajo.
11
2comentarios 129 lecturas versolibre karma: 16

Que me quede tu invierno

Cosas que desaparecerán:

Las mañanas de este mayo interminable
Las tardes de noviembre que aún no acaba de nacer
Las noches finísimas forradas de surcos en el espacio
Las madrugadas dulcísimas de conversaciones interminables

Cosas que se me hacen difíciles:

No sabré (de nuevo) el sabor de tu boca y cintura dormida
No despertaré en tu cama, ni alborotaré tus lunares
No encontraré alguna indecisión en tu mirada
No amanecerá tu sexo debajo de esas cobijas.

Tengo toda una vida llena de noches de invierno
Tengo toda una vida llena de tus miradas.
leer más   
5
6comentarios 163 lecturas versolibre karma: 52

Primera declaración

En los días
como estos;
mi mano
era la tuya.
leer más   
8
sin comentarios 63 lecturas versolibre karma: 63

A ti

...para ti,
que en la espera,
espero;
pero no llegas.

Me traes en vaivén hacia el olvido.
leer más   
12
2comentarios 113 lecturas versolibre karma: 65

Poema a la vida

Décimo octavo año de tenerte
es poco, lo sé
pero suficiente,
suficiente para saber que tú,
llena de curvas,
a las que llamamos
subidas y bajadas,
estás hermosa.

Muchos te dicen cruel
y aunque sea verdad,
creo que hay otra cara
en la moneda,
en la que la utopía
se vuelve realidad.

No sé por qué tú
ni por qué yo
nadie lo sabe
pero sigues estando hermosa.

Son esas pequeñas cosas
que nos hacen sentir
más que simple materia
las que te hacen grande.

Eres un todo
lleno de fugaces sentimientos
también eternos
resumidos en momentos.

Me siento afortunado

por todo,
por el dolor,
por la alegría,
por el esfuerzo,
por la derrota
y por la victoria.

Me siento afortunado
de tenerte,
vida mía.
leer más   
7
2comentarios 73 lecturas versolibre karma: 74

Los gitanos

Los gitanos.

Ellos errantes por los caminos del viento
como caracolas en las playas y peces en el mar.
Van hacia el horizonte de sueños
idolatran las fiestas, llenas de campanas de bronces y farolillos.

Sus ancestros les reclaman, perdurar y ser ellos,
taconean la vida para olvidar, sus filigranas danzan piruetas de sol y sangre
cuerpos vibrantes de nervios y dolor
piel canela con sabor a menta y hierba buena.

Ojos vidriaos negros y azules ocasiónales, de pelos oscuros azabaches
de mirada neutra penetrante, que se clavan en el corazón y el alma
gitanos como luceros del alba en la madrugada.

Hondo valle de la guitarra, sombreros de paja jazmín hado, del patio
sal cante jondo de las gargantas, y saetea a la luna, noche esmeralda.

Un gallo canta en la torre, una voz destrona la mañana y el sol agachado tímido, le bloquea la montaña.
Caldero de agua, bulla a lo lejos los gitanos bailan y cantan
entre rosas y claveles, recuerdan a Porrina, Juan Breva, La Parrala.

Camarón su alma revolotea entre los olivos plateados
y deja aromas de buen cante, en las playas gaditanas
plata del cáliz, vino de sangre, la saeta en las calles cruzadas.
Federico G. Lorca los inmortalizó dentro de la cultura paya.

Un cajón viejo lo toca un joven gitano, y las palmas de dos gitanas, acompañan el quejido de una nueva guitarra,
la voz rota de un cantaó vibra en la plaza.
leer más   
3
sin comentarios 133 lecturas prosapoetica karma: 55

Hoja seca

Hoja seca.


Las piedras son más blandas y flexibles
cuando lloras niño
cuando se rompen las estrellas
cuando el polvo sangrante de las cadenas.

Siguen deteniendo vidas enteras.

Destrozando el alma
destruyendo la primavera.

Los niños hoy lloran
todos juntos lloramos
porque el sol le ha derretido
su caballo de cera.

La angustia
la pena.

El dibujo que hice a aquel joven
en una hoja seca.
leer más   
12
3comentarios 105 lecturas versolibre karma: 98

Joven amante

La inquietud que en mí existía
se impuso a mi resistencia ,
cual si fuera la sentencia
de ésta mi alma en agonía;
La innegable lozanía
que profano con mis besos ,
provoca en mí los excesos

Click en la web del autor para continuar...
8
4comentarios 141 lecturas versoclasico karma: 87

... O de los besos

Tus besos son
como las páginas de los libros que amo,
Insuficientes.

@asteropea


Art by Soul Kiss by Loui Jover
17
5comentarios 102 lecturas versolibre karma: 84

De luto

.

El misterio estaba de luto
pero sin llorar, la vida era joven
reflejando un después antes de suceder
porque el amor muere muchas veces sin saberlo
y sin querer…


soundcloud.com/lola-bracco/de-luto (Lola)

.
18
4comentarios 502 lecturas versolibre karma: 100

Dime

“Y los ojos pardos del destino,
dime, amor, cómo esquivarlos
si pronto me miran
y me matan
y me dan vida.

Dime, ¿cómo borro todo aquello
que ya está escrito?
Y si en vano trato de borrarlo
al menos recítame hoy sus versos.”
(Solo así sabré qué esconde.)

Y si del destino huir no puedo,
y si en sus ojos atrapada muero,
entenderán ustedes entonces
que los ojos pardos no eran del destino.

Y que sólo muriendo,
vivo.

~Loreto Abril
2
1comentarios 51 lecturas prosapoetica karma: 10

Me gustas

Me gustas cuando eres tú
Sin limitaciones, sin prejuicios
Cuando eres tú frente al Mundo
Cuando soy yo frente a ti
Así me gustas, con tus si y no.

¡Me gustas solo por el hecho de vivir¡
leer más   
4
sin comentarios 53 lecturas versolibre karma: 36

Llorar Llover 1

Definitivamente cuando uno llora
el mar crece.
El agua que llega desde los ríos
y como única fuente de esas gotas saladas
nuestras pupilas.

¿Y es que a dónde va el agua que le sale de los ojos, si no es al mar?
leer más   
2
sin comentarios 85 lecturas versolibre karma: 34

Llorar Llover 2

...por eso hay que tener cuidado cuando se llora, no cualquier persona puede ver nuestras lágrimas
que no son solo eso; sino que está compuesto

de recuerdos,
de historias,
de vivencias,
de encuentros,
de abrazos y de sentidos.

Es al filo de los océanos en donde uno encuentra tanta paz, el alivio esperado en tantos litros de agua, en tantos litros de lágrimas que salieron como torrente…

de niños,
jóvenes y
personas adultas.

Es el destino final de las lágrimas acrecentar los ríos, el mar, los océanos y las miradas.
Es tan apacible el llorar, es deslizarse con nuestro propio peso por un camino de bajada y en patines.
Es observar el infinito compuesto por miles de partículas oxigenadas con recuerdos salados,
es dedicar un tiempo especial para el encuentro con uno mismo, el encuentro con el otro,
pero sabiéndose uno,
identificándose como uno.
leer más   
4
sin comentarios 84 lecturas versolibre karma: 48

Soy yo

Son tus ojos, pero es mía tu mirada.
Son tus manos, pero es a mí a quién tocan.
Son tus piernas, pero soy yo quién se alimenta de ellas.
Son tus brazos, pero es a mí a quién abrazan.
Son tus pupilas, pero es mi color el que llevan puestos.
Son tus lunares, pero yo soy quien los describe mejor.
Es tu boca, pero es por mí que suspira.
Son tus pies, pero es para mí que bailan.
Es tu cintura, pero solo yo la hago poesía.
Es tu cuerpo, pero es por mí que está vivo.
Son tus detalles, pero nadie los ve como yo.
Son tus recuerdos, pero yo soy quién te di los mejores.
Son tus mejillas, pero ese tono de rojo solo se pone al verme a mí.
Son tus canciones, pero conmigo las escuchabas y cantabas.

Yo, solo necesitaba de tus manos para saber que las calles eran para mí, y que tus ojos eran los míos.
leer más   
5
sin comentarios 113 lecturas versolibre karma: 53

Incineración

Desapareció todo y desaparecí yo.
Yo no quiero que me dediques versos
y besos como yo lo he hecho.
Aprenderé a controlarlo. Quizá

Yo solo deseo que te sientas vacío
“como un vaso sin whisky entre las manos;”
y que sean los días lluviosos, como hoy,
el único paisaje entre tus pupilas.

Yo quiero que te despiertes a cada hora
asustado por tantas estrellas;
que sientas mis manos en las tuyas
y que te duela el tocarlas.

Yo deseo tu incineración.
Ahí donde estés.
Seguro que sí.
leer más   
4
sin comentarios 57 lecturas versolibre karma: 53
« anterior12