Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 11, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Confesión número uno

A lo largo de los años,
camuflar en mis estrías y lunares
los recelos, aprensiones,
las alarmas y el espanto
que he ido acumulando,
me ha servido como letargo
pero no como vendaje.

Si la amenaza de huida constante
que altera el rumbo de mis pasos
viniera de mis versos,
tendría que domar mi conciencia
una vez que el dolor
se desprenda del poema.

Calmar el temblor es complicado
bajo un cielo colmado de viento
que siempre amenaza tormenta.
leer más   
23
12comentarios 183 lecturas versolibre karma: 118

Quimera

Sembraste el olvido
del amor en tu huerto,
por eso entre tus frutos
está mi corazón muerto.

Salen en mi jardín
las flores de tu flagelo,
llenando de espinas
todo mi cielo.

Crece la desilusión,
como tallo en ojal.
Quedo temblando en el silencio,
como agua en un vendaval.

Fuimos tan inseparables,
Como lo son los colores con la primavera.
Deja de brillar el sol
que alimentó con su luz una quimera.

Sembraste en mi huerto
la esperanza con todos sus letargos,
por esos mis frutos
tienen sabores amargos.
leer más   
25
24comentarios 186 lecturas versolibre karma: 142

Paisaje Otoñal

Tardecitas de otoño
bañadas de sol,
paisaje en hojas secas
chasqueadas y tornasol.

Sendero de largo andar
intenso aroma a tierra,
álamos adormecidos
como la brusca yerra.

Letargo por los días
que deben transcurrir,
hoguera y cofradía para subsistir..

Susurro trae el viento
otoñal la sinfonía,
todo transita lento.

G.P
leer más   
6
sin comentarios 61 lecturas prosapoetica karma: 44

En un día cualquiera

En un día cualquiera,
esperas que el amor te arrastre
a un paraíso desierto,
haces corazones de papel
con dos pequeñas alas
por si lo quieren sobrevolar.

En un día cualquiera,
esperas que el tiempo necesite
cogerte de la mano,
haces borlas de los recuerdos
con esmero y dulzura
y adornas con ellas tu melena.

En ésos días de luces claras,
esperas tentar a la suerte
saliendo a caminar descalza,
haces acopio de sensaciones,
[puede que te hagan falta...]
pero te olvidaste de soñar.

Pasan los días y esperas,
por si acaso en ésa tregua
viene de nuevo la vida...
No, cariño... ¡Despierta!
En ése letargo tan infame
te darás cuenta:

No hay que esperar para vivir,
porque la vida, cariño...
la vida no sabe de 'esperas'.
leer más   
10
8comentarios 92 lecturas versolibre karma: 75

Suicidio

¿Para qué despertar del sueño?
Entre brumas y cristales rotos
se siente segura.
Aunque parezca un suicidio.
[Sí, quizá lo sea...]

¿Despertar?
No, no es posible.

Mejor acunar las promesas
que disparan a su vientre
la oscuridad y el letargo.

Para qué despertar...
si todo es en vano.
Para qué hablar con la cordura
ahora, que ya es tarde.

Ya no, ya no, ya no...

Ya no sabe decirle a sus ojos,
que las alas negras de la noche
eran vestigios de su locura.
Ya no caben más destinos,
más ilusiones,
más sueños,
si no es con los ojos cerrados.

Déjala sola,
que ya vendrá la muerte
vestida de domingo
para quitarle la venda
que sostenía el latido
de su corazón cansado.

Vendrá, estoy segura.
Y con un beso frío,
con sus labios eternos
acariciando sus ojos,
despertará sin llanto.

Sí, es un suicidio.
Lo es... pero necesario.
leer más   
14
23comentarios 246 lecturas versolibre karma: 86

El deshielo

Me divide en dos
el desgarrador paso del invierno.
Por sus blancas y frías manos,
por la lengua gélida de su boca.
En el desolador aullido del frío
se quedan inertes mis brazos.
Pero mi sangre, sigue su curso.
En el centro, indomable.
Abriendo mi pecho, en caudales
de cobre y misterio.

Si alguna vez me preguntan
por la cálida corriente
que insiste en desnudarme,
en acortar la distancia
de la vida a mi boca,
solamente para besarme,
les diré que olvidé rescatar
de mis costillas el calor
y una mirada verde y poderosa.

Es tiempo de prodigios,
de luminosa calma, suspendida
en las eternas esperas
del silencio en cada remanso.
Y paciente asisto al momento
del deshielo de mi sangre,
a la tenue diferencia del tacto
entre tus manos y la primavera.
Quizá así, pueda olvidarme
de éste implacable frío.
leer más   
1
sin comentarios 95 lecturas versolibre karma: 13

Sugestiva criatura

Dos esmeraldas centellean
en la oscuridad.
¿Dónde estás?
Quinientos años de letargo y orfandad.

Emerges de la cripta,
ataúd en seda encarnada
que aún crepita…

Capa escarlata serpentea el castillo.
Resuena el tañido
del olvido:
almas apresadas
en fusca morada,
doncellas embaucadas
por tu mirada.
Espectros que golpean cristales
con puños descarnados,
espanto dibujado: remachado
en cada llanto.

El mundo es diferente,
pero ellas son ingenuas como siempre.
Melena negra leonina
oculta tu mirada felina.
Te acercas y mientes,
vasto rastro de muerte…
¿Seducción? Error,
morirán sin compasión.
Negación del horror,
sienten tu cuerpo con fervor.
Labios como espuma de baño,
tacto que enciende la vida
y acaba en la pira.

Falaz partitura,
sugestiva criatura.

Marisa Béjar.
leer más   
5
sin comentarios 40 lecturas versolibre karma: 52

Adiós noviembre

Llévate estas hojas,
que no dicen nada.

Llévate este espejo,
que no me reflejó.

Llévate esta lluvia,
que nunca cesó.

Llévate el olvido,
para nunca recordar.

Llévate el letargo,
que pausó el tiempo.

Y en un efímero suspiro,
no devuelvas el saludo.

Adiós frío noviembre.
leer más   
5
sin comentarios 76 lecturas versolibre karma: 64

En memoria de Cecilia

Avísame cuando ya no estés
Despiértame allá, afuera, en la puerta
Grítame cuando ya te vayas.


Empuja ese silencio incómodo que nos tiene vivos y
sácanos de ese letargo en que la vida se nos ha convertido.

Porque no hay sueño más profundo que el ya no tenerte.
Porque se ha ido con nuestras flores.
Porque ha forjado nuestros recuerdos y se ha
marchitado en nuestro jardín.


Porque en vela hemos ido...
Balo el granizo estuvimos presentes...
Porque ya no somos los mismos...
y la memoria ya no está presente.

...

Porque agua salada hay nuestras pupilas.
y tu ya no estás presente
6
2comentarios 33 lecturas versolibre karma: 97