Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 162, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Tranquilidad

Ya partieron tus nubes de mi cielo,
mixtura de malicia y terciopelo,
a mi espalda quedó la tempestad,
y es hora de vivir en libertad.

El céfiro, caricia de tu pelo,
cambió su brisa cálida por hielo,
en mi cielo emergió la claridad,
terminando con tanta oscuridad.

Como tizne de carbón era el velo
que envolvía mi vida en ese duelo,
y tanto destruyó mi voluntad
que debí de romper por dignidad.

Hoy, por fin, quedé libre del desvelo
que me daba un amor con tanto celo,
y en mi vida actualmente es prioridad
el volver a sentir felicidad.

Ya dejé de arrastrarme por el suelo,
ya acabé con la pena y desconsuelo,
después de soportar la adversidad
al menos conservemos la amistad,

Como el fénix mis alas echo al vuelo,
en otros brazos hallaré consuelo,
en otros ojos la complicidad,
y lo que importa, más tranquilidad.
16
11comentarios 136 lecturas versoclasico karma: 133

Venezuela de colores

Verdes forrados de verdes,
cuidando rojos futuros
rojos contando los verdes
que reciben sin apuros;
negros los destinos patrios,
que se nos hacen muy duros,
manejados por los rojos
que nos prometen futuro.
Charly
leer más   
3
sin comentarios 38 lecturas versolibre karma: 60

Adivine

Horda de chulos
disfrutando un convite;
con sus neveras llenas,
de algo más que alpiste
gordos payasos
sudando sus males
metidos a la fuerza
en disfraces verdes,
con rojos detalles.
Charly
leer más   
7
3comentarios 39 lecturas versolibre karma: 110

Cara al viento

Hacia el viento voy,
sin miedo,
con la alegría del suspiro del halcón
libre en el vuelo.

Alzo los brazos,
aleteo,
elevando la cordura entre los aires
de estos días silentes.

Vuelo sin más que mi deseo,
extendido como soy
para elevarme entre las cumbres,
descender hasta los mares
y descubrir ante mis ojos
un amanecer de luz de plata y oro.

Vuelo sin más,
sin detenerme
más que para abrevar entre las fuentes
el agua que me avive,
recuperar las fuerzas
y volver para extenderme cara al cielo.

Libre,
en el amor y en la palabra,
en el arte de vivir siendo presente,
libre para encontrar sin ser buscado,
para escribir mi nombre
con letras de huracán en las paredes.

Libre,
de aire libre,
de pinos frente al altar de mi Poniente,
de mi Otoño de brillo renacido
y del fuego durmiente de mis arcos.

Hacia el viento voy,
ahora de cara,
sin ocultar ni mis arrugas ni pasados,
perdido el miedo y el temor
en cada verso
de mi libertad alcanzada.
17
14comentarios 114 lecturas versolibre karma: 156

Ávila y patria de regreso

De un verde nuevo
sembraré unos retoños
que vistan otra vez
sus cansados otoños
de primavera llenaré
mi libertario espíritu
para tener de regreso
no sólo un Ávila...
sino también de nuevo
¡un patrio suelo!
Charly
leer más   
5
2comentarios 30 lecturas versolibre karma: 97

Luz

Luz,
que me alcanzas
uncida con el fuego de tu orbe,
que llegas en el instante
entregado con tu magma,
con el pronóstico constante
de la Fe que te atraviesa....

....Escucho tu verdad,
me vuelvo niño,
brinco las mañanas
en las que me pierdo
voluntario en los caminos,
salpico tus ríos en mis pies,
me empapo con la lluvia
por tu celo derrochada,
me pierdo,
me encuentro,
decreto mi alegría con los mirlos.

Callo,
absorbo el tiempo,
me abandono en sus murmullos,
inexistente,
revuelto siendo viento,
siendo canto cauto con los árboles,
sólo siendo,
sólo sintiendo
risa y llanto en el laurel.

Y dentro de mi te enrocas,
prudente,
silente,
armando con paciencia tu mensaje,
siempre alma lenta
en la misión que cumple
tu paz consciente.
16
11comentarios 75 lecturas versolibre karma: 118

Parodia

Cuando vestí de demonio,me veía ángel.
Cuando nacieron mis alas,me creí transeunte.
Me sentía fuerte, y solo miraba al frente.

Solo cuando me descubrí, geometría circular,punto en escala infinita.
Estrella muerta;irradié vida.

Solo al abrirme,desintegrarme,
en colores otoño;
Comenzé a existir de verdad.
leer más   
19
8comentarios 96 lecturas prosapoetica karma: 138

Disparos al Alba

Que ligereza da escribir sin ningún destino, solo escupir al aire y esperar que caiga del cielo, cubrir el papel de tinta destinada a ser olvidada, y dejar que se lleven los días el golem y el velo...que alegría da conocer de tus manos el agua fresca y beber entre tus dedos que me saben a viento y marea , y me huelen a vida feliz...y descubro que solo se ya sonreír a tus ruidos y que solo acepto tus manías y tus crujidos...y me levanto ya muchos días sin recordar que antes, sin inspiración , no era nada, cada noche vivía al escribir mil poemas y otra vez en la mañana, muerto, cuerpo sin vida y con el alma corroída por corazones humanos que creyeron ser gusanos y devoraron todo cuanto tenía de amor sin medida , sin freno y sin valía alguna más que lo que vale un pétalo de rosa o una cómplice sonrisa...
Los disparos a bocajarro son un pensamiento ordenado y dirigido , esto sin embargo, es más una ráfaga imprecisa destinada a ahuyentar el miedo y salir, trepando por las ramas del incómodo agujero. Un grito al cielo que clama por su derecho a ser hermoso mientras yo deshago todo su altanero ego con un esbozo y un cambio de rumbo seguido de un giro...¿quien es el loco ahora? Cuando es evidente que yo veo más allá y más lejos que cualquier profeta caído de una nube cuestionable de credos y aberraciones indignas de cualquier poeta...
sigue el sollozo a la risa y los vellos de punta, al ver mi destino, me avisan, y siento una mano coger mi muñeca y guiar mi pluma con mucha prisa -como si temiese morir en ese mismo instante- y brotan tormentas de versos que no puedo capear ni domeñar , ¡tal es su potencia oculta y divina! y necesaria como el rocio... y vivificante como la brisa ...
leer más   
3
sin comentarios 28 lecturas prosapoetica karma: 36

Sin morir en el intento

[...] Matar un dragón es cosa de un instante.
Resolver un acertijo es un relámpago
de inspiración. Son actos determinantes
pero escindidos del acontecer. Sin embargo,
los peligros de la realidad no los resuelve
un lance. Desentrañar la vida no significa
vencerla. Sortear un escollo no libra del
siguiente...

Érase una vez - Ana Rossetti


Del vientre del tiempo nacieron tantas
púas más que flores,
guerreras de mandil y descosidos,
las sombras de las sombras que obtuvieron
el triunfo, que no era para ellos.

De olvidos se llenan los libros
que hablan del miedo al instinto, a lo frágil.
Yace la capacidad en los brazos
de la ignorancia
—¿o será de la conveniencia?—.

Soy emoción, ingenio, deseo, razón;
debajo de mi pecho,
en mi cabeza,
entre mis caderas, dentro.

Desde siempre, me he asomado a la imagen
que quería de mí, completa,
sin mitades que encontrar para ser yo.
Y sé que la muerte me espera
para dejarme caer en la misma oquedad
que al resto.

¿Tanto pido?
Solo quiero ser paisaje de ambiciones
para mí, hombro, oído, mano, risa.
Ser la pieza que me falte.
Serme toda...
sin morir en el intento.
22
12comentarios 123 lecturas versolibre karma: 132

Con tu harina

Tiene el Sol sueño atrasado,
se acuesta más temprano cada tarde,
por momentos bosteza ,
entre las nubes,
un manantial extrovertido.

Tú le guiñas,
abrigada a buen recaudo en el molino
cuando arrecian
tus tiempos de lloviznas.

La harina nueva
te convierte en tahonera
cuando se atan a tus dedos lazos blancos,
te explica como se han de bordar
los panes horneados,
salpica tu mandil
con el color de la esperanza.

Trae este otoño
una primavera en tus pisadas,
confín generoso
en el sonido de hojarasca
de contraste creciente y color imprevisible,
se enamoran con tierra tus pies,
y tus raíces nacientes
alimentan y se alimentan de alegría.
leer más   
13
9comentarios 105 lecturas versolibre karma: 141

El festejo de las mariposas

A la simplicidad de las sonrisas,
la tuya y la mía,
que se funden
en la misma melodía.

Y a esa gravedad aparente
de cada tormenta que pasa
y no deja atrás destrucción
en el umbral de la cama
sino nuevas esperanzas.

Y a tu reflejo en mis pupilas:
ese que siembra lágrimas a veces
y otras me anima
en las noches de escalofrío y pesadillas.

Y a los cuerpos que anhelan
por siempre tener unidad
y el vuelo de las mariposas.
leer más   
15
7comentarios 83 lecturas versoclasico karma: 128

Zurdo Contrariado

Me gusto así desokupado,
desnudo de mí, despeinado, desclasado
de uñas y sueños pellizcados o a medio morarder
no os molestéis en orgarinar mi vida
soy abzurdo de fe, antiféharto
melanlcohólico y hemosexual,
una mostaza escupida
en galletas maría
mojada en café
una mañana
de botellón
invfernal
borrón
de yo
un
.
leer más   
21
5comentarios 109 lecturas versolibre karma: 132

Salve del verso

Ristras de versos afilados
como un cuchillo para las frases verdes,
pies descalzos en deambular eterno
por los párrafos intermitentes
acomodados entre ceja y ceja,
abatidos por la torpeza desnutrida
de mi vago tornado de colores.

Espuma que destruye las orillas
de este parque libertario
embarazado de pensamientos rojos,
agotamiento y coraje
de la propia realidad desarbolada,
párpados adormilados
hurgando en el pudor del horizonte.

Poesía de los cerrojos rotos
o del sedimento frugal de mi llanura,
total de las pisadas sedentarias
sobre la piel incisa
de mis ritmos veleidosos,
depuestos para que alcance a ser
espina del último de los electos,
afeitada a contrapelo la mentira
y arrancados los mitos de sus ramas,
sorbos de la vida ida,
y de la que se aproxima
envasando lo que ha fermentado
en mi bodega de poesía resfriada,
callados los gritos en el armazón
del mistral que me devora.
11
5comentarios 54 lecturas versolibre karma: 122

Vago sólo como un lirio roto

Vago solo como un lirio roto.
Vago solo por los pasillos tan oscuros y grises.
La hierba aquí, es ahora mucho más verde,
que era en esos días terribles de la juventud,
sin embargo, dentro de mi, el dolor todavía vive.
¿Qué es la felicidad de la soledad?

Aplastando mi alma en el interior, desearía perdonar.
La tempestad surgió y destrozó todo en su camino,
mi casa, todos los lirios salvajes doblegados, inertes,
destrozados.
Lirios de oro lloraban en mi hombro, arrancados por
el viento.

Olvidar y perdonar a los que realmente te asesinan.
Me rasgó y me enfurezco, me consume toda la ira.
Solo orando podré encontrar la paz del perdón.
Pero en esta oración no había ningún dios allí.
No había nadie en ningún reino para cuidarme.
La tormenta se enfrió en mi alma, se congeló fría,
como hielo, tiemblo, tengo miedo mucho miedo.
Mi alma sin dejar rastro, empezó a esconderse.
Dios mío... me dolió, cualquier amor habría bastado..
Hice lo que tuve que hacer para sobrevivir.
Así con una mano, maté mi interior, me maté yo.
Un sacrificio que finalmente cesa con la muerte.

Fingo vivir en la danza de los narcisos.
Sólo funciona si estás vivo.
Usó fragmentos de amor como un Kit de supervivencia.
He aprendido a morir.
Ahora solo soy un extraño para mí.
Aprendí a crecer y dejar que el mundo viva
Como un lirio salvaje roto por el viento.
- He vagado muerto, como la danza vivaz.
-
- Al lado del lago, debajo de los árboles,
agitando el viento y bailando en la brisa.

Che-Bazán.España
leer más   
11
4comentarios 105 lecturas versolibre karma: 121

Te tocó con la punta de mi seno

Te toco con la punta de mi seno y
ardes con tu mano lúbrica y turbada.
La noche es fresca bajo las acacias.

La respiración plácida y profunda
de la naturaleza en el sol de la mañana,
entra por las ventanas con el olor
de la madera de la colina y zumban las abejas
en las copas del jazmín blanco...

Esperas las moras de la zarza
y mientras tanto las moras de la morera,
se rompen en el suelo y se vuelven aburridas
en el vago espejismo del verano,
turbias y opacas, en el carro
de tiempo que pasa y plantea preguntas.

Como un fuerte crayón verde
parecen dibujar las cigarras en
los olivos contra un cielo de cobalto,
con agudos arañazos abovedados
que parten de las olas del abismo.

Suelta la trenza y apaga la luz vieja,
te dejas llevar a ritmos más lentos,
en el oscuro limbo donde sabes que vas,
pero no sabes cómo y si puedes volver.
La noche es fresca bajo las acacias.
Te toco con la punta de mi seno y con
mi soledad desamparada.

Y mi suerte de fruta virgen, arde en tu mano,
bajo las acacias te toco con la punta de mi seno, senos tan rígidos,
dando escalofrío un dulce apremio contra un cielo de cobalto con agudos arañazos
abovedados que parten de las olas del abismo.
Eres el recuerdo estivo de la casa sorprendida en
calma, en aromáticas tardes, cuando el vencejo
roza el canalón, extraño en la frescura del sonido
de dos yeguas sudando: bajo las copas de los arces
totalmente desnudos a merced del viento.



Che-Bazan.España

*Los hechos del poema transcurren en Gimignano es un pueblo italiano situado sobre una colina de la Toscana.
leer más   
9
2comentarios 70 lecturas versolibre karma: 106

Libro abierto

Qué fácil es sentir
el fluir de tu palabra
ahora,
en este momento
en el que el Mundo insulso
gira equivocado,
y tú,
tan lejos
tan cerca,
narras con prudencia mis virtudes,
mis pecados,
mis defectos,
clavas entre mis cejas
el brillo de tu mirada milagrosa,
desvanecedora del ostracismo
del que yo
me había convertido en lacayo
cuando frecuenté
las ramblas oscuras,
prendido en las tormentas
y en la inconsciencia pretérita
de no saber ser
de ti.
leer más   
10
11comentarios 93 lecturas versolibre karma: 115

ojos grises

De tus ojos grises claros aprendo
algo que no me refiero al principio,
pero cuando los apago, me quedo preparado
para contemplar el borde del abismo.

Che-Bazan.España
leer más   
15
3comentarios 74 lecturas versolibre karma: 111

Anhelo

Cuando mis labios
tocan sus labios
mi corazón ya no palpita.
Mis deseos están apagados,
mi piel ya no anhela su piel.
Como decirle a ella que
mi cariño ya no es el mismo,
que mi corazón anhela a otra.
Como decirle a ella,
que me siento atrapado,
sin romperla en pedazos.
Sin decirle que me equivoque
en elegir sus besos y su piel.
Que eh desperdiciado su tiempo.
Que eh visto un mundo sin ella.
leer más   
10
4comentarios 70 lecturas versolibre karma: 101

Amor relativo

Amo
Sentir el momento,
Inhalar profundamente,
Exhalar lentamente.

Efímera vida,
que empieza y se termina,
en un suspiro,
en el latido.

El amor y el miedo
por lo desconocido...
Relativo.
leer más   
15
4comentarios 45 lecturas versolibre karma: 112

Varado en la madrugada

A veces me encuentro
varado en la madrugada
Como un cometa
Cruzando el balcón
Secreto y silencioso
Sólo el brillo de mis ojos
Que esperan en la oscuridad.

A veces se demora
Pero siempre aparece
Un ser hecho de piedra
Cruzando el balcon
Esperando a la persona
[adecuada
En el momento equivocado.
A veces me encuentro,
varado en la madrugada.

El sentido de la vida está respirando
De forma fluida, mientras estamos en silencio
El silencio en el cielo, en la boca.
Y este misterio es más sincero que cualquier palabra.
Su cuerpo tiene sangre blanca.
Como un rayo,
en una noche caliente
de éxtasis naturales,
euforias místicas.

Mostrando la desnudez del alma.
Baña la noche los
crisantemos frescos cortados
con perlas heladas en los campos
de sus pechos.
Mujer dame aromas de un sueño
lo tengo desecho porque un temblor
de almíbar me recorre los dedos.

A veces me encuentro
varado en la madrugada como un rostro en medio de la
fronda, hollado por cometas y ninfas con barbas de hiedra.
A veces me encuentro,
varado en la madrugada como un rostro de niño en una
alberca para acariciar ovas y peces solitarios.

A veces me encuentro
varado en la madrugada como un secreto de místicos
estigmas, como voz de epitafios que no acaban en el
olvido de un largo amén si labios.

A veces me encuentro
varado en la madrugada con una mujer con los labios abiertos y una tórtola en el pecho, dame mujer aromas
para aromar mi sueño
desde la eternidad.

Te entrego este
sueño que me roza como el canto de un gorrión, como el amanecer de un lirio en un barbecho olvidado.
Una noche me dirás que no existes,
y yo besaré tus párpados de agua.

Y la noche será hondura
y oro en mis sueños
y me dirás que no existes
y tu ausencia
será toda mía.

Che-Bazan.Es
leer más   
10
4comentarios 58 lecturas versolibre karma: 114
« anterior123459