Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 73, tiempo total: 0.004 segundos rss2

"El Camino"

Madre mía, yo te amo, tomada de tu mano
iniciamos unidas, un camino lejano

camino de nuestras vidas que juntas cruzamos
y con desconfianza, a la suerte nos entregamos
con inquebrantable esfuerzo. el camino alcanzamos
que tendría piedras, tú y yo ¡nunca lo dudamos!

Cada piedra, renovó nuestra perseverancia
y de aquella paciencia, el cielo tiene constancia.

Todo el camino recorrido, nunca fue en vano
como madre e hija perenemente resaltamos
que nuestro futuro vendría con abundancia...
leer más   
15
16comentarios 99 lecturas versoclasico karma: 145

Tres de octubre

El cielo plomizo,
la noche fatal,
de ese tres de octubre
de lluvia otoñal.

Se apagan sus ojos
del azul del mar,
los míos se anegan
con la oscuridad.

Se esfuma su vida,
¿la mía? un erial,
me quedan las lágrimas,
se acabó el soñar

Preguntas, lamentos
¿mi Dios dónde está?
¿por qué te la llevas?
atroz soledad.

Encubre su cuerpo,
un negro cendal,
mi dolor en cambio,
nadie ocultará.

Esposo y tres hijos
en el funeral,
sin entender nada,
y hartos de llorar.

Llorar a esa imagen
de amor maternal,
grabada muy dentro
pa'la eternidad.
17
7comentarios 74 lecturas versoclasico karma: 132

Te lo prometo (poesía rosa)

Si la vida
en un segundo se escapa
de este cuerpo que le fue prestada,
es mi deseo que la vida siempre
para ti brille intensamente

Si la vida
por azares del destino
de mi cuerpo doy el último suspiro,
que el dolor como lastre no te hunda
en un pedazo de mar sobre la playa,
que el amor es salvavidas
y tú lo llevas como lapa

No me extrañarás promete
como tatuaje llevarás tu sonrisa
que la paz y la alegría que te caracterizan
serán siempre en tu rostro la premisa

que no te lastime mi ausencia,
a tu lado no necesitarás verme
para sentir mi presencia
si me llevas en tu corazón
junto a ti caminaré siempre

Verás de la vida su belleza
a través de tu alma y su pureza
sentirás como la vida te besa,
con el mismo amor que yo te besaría

Serás feliz niña mía
serás feliz, mi princesa.
¡Te lo prometo!

Malu Mora
Imagen tomada de internet
leer más   
24
22comentarios 136 lecturas versolibre karma: 138

"Madre Mía"

En mi reprimida y prolongada espera
Madre mía tú sabes a primavera

Me sumerges en tus cálidas caricias
Que en mis crudas noches, de lunas ficticias
Con tus lustrados consejos me reinicias
Y jamás, a mi buen corazón enjuicias

Más te vuelves una silenciosa brisa
Que penetra mi dolor y lo requisa

Y mi alma......... de temporales se libera
Volviendo a mí, aquellas calmas vitalicias
Que un día huyeron con vil prisa.
leer más   
13
13comentarios 99 lecturas versoclasico karma: 125

No te olvides, mamá

Te vas transformando,
mamá
Cada día hay
mas niña.

Se han cambiado
los papeles,
en nuestra
función vital.

Yo, más madre
Y tú, más hija.

Guiándote
entre las brumas,
para que no
te sientas perdida.

******
Ahora que aún me conoces, mamá,
te echaré de menos
cuando sólo
sea una cara familiar. ..

*****

Gracias por hacer de mi la mujer que soy ahora.


****

"Alzheimer", pelearemos juntas para que tardes en separarnos!
leer más   
22
34comentarios 154 lecturas versolibre karma: 131

Piropo a una madre

....

Son tus besos, madre,
pedacitos de estrella,
puñaditos de tierra,
en tus manos luceras,
sembraditos en la mar.




A mi madre, Isabel García, por darme todo sin pedirme nada.
Sirvan también mis versos de homenaje al resto de las madres sean de donde fueren.

@Inmalitia, Andrés García. © Septiembre, 2018
Imagen: Mi madre
leer más   
29
23comentarios 161 lecturas versolibre karma: 130

Una cosita pequeña

El sol ilumina el prado
al nacer la niña. Cerca
de ella hay una vaca
que lame la sangre
que allí esa madre
había sangrado.
13
sin comentarios 71 lecturas versolibre karma: 107

El duelo

Un hombre
frente al vacío llora:

-¿Me ayudas, madre?

Un golpe de viento
le concede
voz al columpio:

"Hijo,
si ya lo has hecho
tú solo
antes".

-Ya, pero me da
miedo

ahora.

(Abel Santos, Inédito)
leer más   
15
12comentarios 161 lecturas versolibre karma: 89

La madre que no emigró

Hija que te me fuiste...
Allá donde estás; quisiera llenarte tus ojitos con mi sonrisa y mis canas,
con los colores de mis palabras que se han convertido en tapetes tejidos.
Me dicen que doña Ana se ha enfermado. Quisiera ir a visitarla, pero no puedo salir de casa porque las piernas ya no me dan.
Mi último pastel no ha quedado tan bueno, pero estoy segura que si estuvieras aquí, te lo comerías todito.
Voy a levantar a Tío Tigre, si le digo que los mimos son de tu parte enseguida se pone a ronronear.
Quisiera darte muchos besos y mirarte a los ojos
para que sientas mis afectos y añoranzas y toda la fuerza de ese cariño que nos sustenta a las dos.
Y que, aún estando en el estrecho de Magallanes,
puedas sentirte como en casa.
Mi chiquita linda; sólo nos bastaría un aparato de esos, con pantalla y con audífonos
para volver a llenarnos las retinas de amor
y los oídos con esperanzas.
Que Dios te bendiga.
3
2comentarios 47 lecturas prosapoetica karma: 47

Madres

Observa, fíjate en ellas,
allí en el parque sentadas,
jugando con sus retoños,
cuidando de su camada.

En sus rostros la dulzura,
la ternura en sus miradas,
en sus manos protectoras
la fuerza de sus entrañas.

Cómo velan por sus hijos,
los miran embelesadas,
su vínculo es indeleble,
viene de dentro del alma.

Todas rebosando amor,
luchadoras y esforzadas,
educando con paciencia,
cariñosas, delicadas…

Ellas les dieron la vida,
haciendo trucos de magas,
y transformando sus vientres
en maravillosas lámparas.

Al tomarlos en sus brazos,
resbala por sus pestañas,
como el agua de un torrente,
orgullo en forma de lágrimas.

Preguntarás quiénes son,
viéndolas tan abnegadas,
son mujeres increíbles,
son madres... enamoradas.

Dale a la vida mi niño,
por tener madre, las gracias,
yo se las daré también,
porque, aunque lejos, me guarda.
15
9comentarios 74 lecturas versoclasico karma: 90

Esa mujer

Esa mujer,
carga con el pasado a su espalda,
arrastra toda una vida luchada.

Esa mujer,
es todo sonrisas
a veces robadas por la brisa.

Esa mujer,
junto cielo y tierra por lo que le importaba
pero ni si quiera yo valoré sus sacrificios.

Esa mujer,
si está en la cima
es por que todo fue una cuesta hacía arriba.

Esa mujer,
yo la llamo madre.
leer más   
5
7comentarios 57 lecturas versolibre karma: 89

Ella y Él

ELLA Y ÉL

Ella ha sido madre y señora. Una mujer luchadora capaz de mover cielo y tierra por sus hijos ha sido amiga y compañera de aventuras en peregrinar de ambos.
Todo se lo ha contado y ella le ha entendido porqué sabe que el ha tenido la confianza de ver en ella a la mujer luchadora y sabia que sabrá darle el mejor consejo por su bien tomando en cuenta el cariño tan grande que le tiene al ser producto del amor y se engendrado en su vientre donde juntos estuvieron por muchos meses como si fueran un sólo ser.
La conexión entre ambos es tan grande que muchos los han atacado y los envidian pues para ellos no es normal el cariño sobrehumano fuera de este mundo que aquella valiente mujer y su hijo se tienen.
Algunos le han dicho que la abandone que el ya esta viejo pero el sabe que es ahora cuando ella más lo necesita porqué ella ha sido su compañera de vida y aunque muchas compartirán su cama ninguna estará con el en las buenas y en las malas como ella.
A ella le dedica estas líneas cargadas de amor, cariño y respeto por ser la mejor madre, amiga y compañera.
El valor de una mujer es tan grande que definirlo no podemos.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Abril 2018
leer más   
10
4comentarios 82 lecturas prosapoetica karma: 103

Madre

MADRE, tus piernas enmudecen sus quejidos,
saben de memoria el peso del trabajo laborable
que tú has situado en la cocina,
sin que nadie parezca enorgullecerse de tu persona por ello.

Madre, las yemas de tus dedos
parecen no tener vacaciones
y el sueño está exiliado de la patria de tus ojos,
pero sigues aquí, en pie, entre trastos por fregar,
como un vendaval de perseverancia
por seguir adelante con todo.

Madre, se van burlando del tinte
las perezosas canas de tu pelo,
pero todavía hay un arco iris diminuto
en las facciones de tus risas de niña
y eres sabia en esto de la estrategia y el juego de la vida
al que tanto apuestas por nuestro bien.

Madre, descansa por un tiempo, descansa,
reposa por unos días, date una pausa
porque se me resquebraja el corazón al verte doblegada.

Date una pausa, aunque sé que estarás
desmesuradamente interesada en la prisa,
porque es más tarde de lo que parece
y tus hijos mayores hace tiempo que no fumamos a escondidas...
Date una pausa, porque a los adolescentes
pronto empezará el mundo a teñirles las pupilas
de colores nuevos y peligrosos.

Madre, sé que sigue habiendo todavía
pañuelos y consejos esperándome en tu hombro,
aunque el tiempo haya asesinado las nanas
y ya no nos firmemos las mejillas, con nuestro afecto,
tan a menudo como entonces,
pero sé que continúas escondiendo un te quiero en cada plato.

Madre, tus piernas se alivian de su carga de quejidos
cuando las horas en que las camas se deshacen
cobijan y sopesan tu cansancio.
Por eso yo, con este modesto poema,
he querido hablar por tus dolencias,
porque hay mucho que aprender de ellas, Madre.


(Abel Santos, de ESENCIA,
Ediciones Az90, Barcelona, 1998)
leer más   
13
8comentarios 136 lecturas versolibre karma: 101

No Es Un Lastre, Es Mi Hermano ... (Ojalá fuera un Cuento)

Llevamos días caminando,
no sabemos cuando llegaremos
el camino es sinuoso es incierto,
de peligros no sabemos.

El sol calienta, de día la sed nos asedia
por las noches el frío nos congela,
dando traspiés camino,
de tanto caminar se rompieron mis zapatos

El cansancio me derrumba,
el deseo de llegar me levanta
sangran las heridas,junto al corazón
gotas de dolor y de nostalgia.

Subo la colina con mi carga a cuestas
¿regresar?¡ ni se piensa!
hay gente atrás que en nosotros confía,
que ora porque nos ama no puedo claudicar.

Amanece después de una noche fría
con sus primeros rayos el sol nos abraza,
a lo lejos se ve la frontera entre dos países

uno, el que quedó atrás,
el empobrecido por saqueos
gobiernos corruptos, violencia y mafia
enfrente está el de oportunidades y sueños,
el que promete mejor vida, el de la esperanza.

Entre los arbustos alguien sale al paso
y con voz baja me pregunta
¿A quién llevas a cuestas?
y añade ... Con ese no pasas!

¿No estás cansado, que acaso no pesa?
¡Mira cuanto has caminado!
¡y sin zapatos!¡tus pies ensangrentados!
¿no pensaste en deshacerte de tan pesado lastre?

¡Nunca! ni siquiera lo pensé,
es mi hermano le contesto,
no es un lastre no me pesa y seguiré con él a cuestas
y cruzaría el desierto subiría nuevamente cualquier empinada colina
a nado un río o el océano y caminaría a ciegas si así fuera necesario
sin dudarlo ni un segundo, ni un instante.

¡Pero si es moreno y su cabello rizado
y tú de piel tan blanca!
¡Él no es tu hermano !

Con voz cansada y pausadamente le digo:
Escucha, lo encontré en el camino
en medio de la nada, cansado, herido,
maltrecho, partido por el dolor moral
ya sin fuerza, no dudé ni un segundo
y lo cargué sobre mi espalda y seguí avanzando.

Cargo a nuestro hermano, él como nosotros
es un ser humano ciudadano de este mundo
¿Que para ser hermanos, importa el idioma o la raza? bajó la cabeza avergonzado.

Con respeto y con cuidado, se lo quitó
y cargó sobre su espalda, con él acuestas
y con el hombro apoyó al otro paisano .

Y sin que nadie los viera cautelosos y viendo a todos lados
continuaron lentamente avanzando, cruzaron furtivamente la frontera
hacia el otro lado al país de sus sueños
caminando abrazados como hermanos

Y en el ambiente reinó el amor
se hizo silencio y el universo entero fue testigo
y se unió a ellos en una sola plegaria
de solidaridad y hermandad.

Hijos de la tierra madre,
Iluminados por el mismo sol
cubiertos por el mismo cielo .

MMM
Malu Mora
leer más   
10
13comentarios 186 lecturas prosapoetica karma: 104

El arrepentido

Estaba en la cama y no podía dormir
me salieron estos versos amigo para ti.
Sentado en el salón, empezó tu rebelión
seguías en la tele, una guerra de alcanfor.

El desierto Sirio encendió tu sed
tu la apagaste con sangre y balas
y tu hambre, con carne humana.
Final del día, el kalashnikov descansa.

Levantas la mirada, perpleja te mira luna,
tu con añoranza le preguntas en tu mente,
¿en qué me convertí Luna indulgente?
en un asesino sanguinario e indolente.
Si, responde la luna
iluminándote de frente.

En televisión las cosas son diferentes
aquí las balas silban, aquí muere la gente
niños y madres, son bombas inteligentes
un boom y las entrañas de tu compañero
saltando alegremente,
sangre, sudor, lágrimas y muerte.

Quiero volver a dormir, luna mía,
quiero volver a soñar, con los verdes campos
y el azul del mar.
Miña Terra gallega, miña terra ¿dónde estás?
leer más   
9
4comentarios 78 lecturas versolibre karma: 99

La garza

La garza que mi halcón sobrevolaba
quiso bañarse en verano.
Quiso bañarse la garza,
quiso bañarse.

Quiso la garza ir al mar
y bañarse en mediodía.
Quiso bañarse la garza,
quiso bañarse.

Donde mi halcón no podía llegar
y el águila dominaba.
Quiso bañarse la garza,
quiso bañarse.

Quiso la garza dejarse matar
por el águila pescadora.
Quiso matarse la garza,
quiso matarse.
leer más   
2
1comentarios 181 lecturas versolibre karma: 17

Riqueza

Nadie ha habido más rico en este mundo
que yo ahora, contigo, rescatado
de mi mundo infeliz, ya desvelado
como un vil vaso de agua en que me hundo.

Si no es por tu áureo amor en que refundo
mi existencia de acero desgastado,
al vicio del dolor, acomodado,
aún recaigo en su abrazo tremebundo.

Contigo es todo nuevo y diferente;
nunca supe que púrpura y armiño
me envolvieran real y dulcemente.

Y es real tu mirada enamorada,
y es todo cuanto quiero tu cariño...
Soy rico porque no me falta nada.
leer más   
4
sin comentarios 154 lecturas versoclasico karma: 14

Perfume

Tu perfume, ese perfume
¿Es que sólo lo huelo yo?
hueles a pureza, a la madre tierra,
hueles a inocencia, a cielo y a mar.
hueles a amor, del que hace tiritar
a la suave brisa otoñal
a café y tostadas a despertar
como mi vida, como,
no te voy yo a recordar.
leer más   
12
3comentarios 64 lecturas versolibre karma: 45

La Batalla Más Dura

Llevabas un tiempo sintiéndote mal,
decías, no es nada, ya se pasará…
A partir de aquel día nada fue igual,
comenzaba el principio de tu final.

Luchaste la batalla más dura
que jamás hubiste enfrentado,
con coraje, tesón, recia y pura,
tu corazón cayó derrotado.

Mas este mal que ensombreció tu vida
y que a los tuyos nos asoló,
abrió en nuestra alma una herida
que del todo ya nunca sanó.

Ahora queda tu recuerdo
tallado en el corazón,
nunca te olvidaré amor inmenso
de mi existir eres la razón.
6
2comentarios 114 lecturas versoclasico karma: 43
« anterior1234