Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 9, tiempo total: 0.003 segundos rss2

Única

Como pequeñas gotas de cristal
límpidas y brillantes
son sus hermosos ojos acerados,
eternos y radiantes,
y sus labios vibrantes
sublimes, descarados,
son promesas andantes
flotando por los cielos azulados,
sutiles, asombrados,
capaces de enfrentar el bien y el mal.
Sí los puedes besar,
la dicha conocer y disfrutar
en sueños hechizados,
jamás podrás volver a ser igual.

ALDA
(Madrigal)
leer más   
16
15comentarios 164 lecturas versoclasico karma: 108

Disfrutémonos

Vivamos la aventura
Quiero posarme muy lento en tu risa
quiero ver que te empapes con mi brisa
Implorando caricias.
Extasiados al borde del deseo
Ser de mi boca reo
Liberando la piel entre malicias
degustemos el elixir de miel.
¡Olvida la cordura!
Disfrutémonos plenos, mientras dura

Las letras de mi alma
leer más   
15
4comentarios 75 lecturas versoclasico karma: 91

Mi pasión

(Intento de Madrigal )

Es noche de desvelo
recuerdos que me dejan sin salida
es tu sonrisa que llevo adherida,
es tu presencia que veo entre sombras
pensando que aun me nombras
el eco de tu voz en mi retumba
siento como tus manos me acarician,
tus besos que me envician
y que el fuego nos abraza otra noche
por ti me hago reproche
lujuria, pasion y mucho deseo
Todo cuando te veo

las letras de mi alma
leer más   
19
9comentarios 101 lecturas versoclasico karma: 136

Madrigal...

Madrigal, rásgame la dulce vida
tú piel bronceada de escarcha mora,
pero no! no te quemes en mi ¡ llora,
y bésame con tu boca encendida.

Poesía, la pasión me despierta,
Alcanza la noche para dragarte,
el elixir candor y así ofrendarte,
un rosario de lirios de mi huerta.

Lírica, las auroras se han marchado,
por calles secas con aromas dulces,
llevan en su aliento un pesar marcado.

Dónde el céfiro sur viaja en zancada,
de un mar seráfico que lo recuerda,
como la lluvia se vino en cascada.

www.youtube.com/watch?v=bILQoikzFZo

(Soneto endecasílabo)
leer más   
14
7comentarios 105 lecturas versoclasico karma: 132

Madrigal desesperado

Si es de amor que tirita
tu corazón que late, late y late
no condenes chiquilla
a quien de amor y ardor por ti marchita.
Abre pues el invierno florecilla
y abriré el horizonte que delate
todo esplendor del mar
que se dilata en rubor que provoca.
Y si amarte sin cura ya me toca
¡permítete en mi sueño, bien amar!
Con el rubor insano de tu boca.

*
Nota: la declamación la pueden escuchar en el link.
*

Poeta y escritor: Edmundo Vélez Alcívar
Guayaquil - Ecuador
Derechos reservados del autor.
5
2comentarios 57 lecturas versoclasico karma: 66

El olmo ( Madrigales )

Extraño no encontrarte
bordando sueños en atardeceres
lejanos se han marchado los ayeres
lástima no regresen,
sintiendo fueron solo un espejismo
el olmo tan frondoso no es el mismo
sus sombras no cobijan como antes
silencios anhelantes,
serán solo testigos
creciendo quedarán en los espigos.

Te siento susurrar
el viento se detiene en el follaje
presiento su inquietud será el celaje
de tu cercano aliento,
sus soplos envolviendo mis sentires
los siento que en mi alma me le inspires
los cálidos momentos de terneza
de flores sin maleza
en noches alunadas
con fuegos de pasiones desbordadas.


Malco
©Todos los Derechos reservados.
leer más   
2
sin comentarios 18 lecturas versoclasico karma: 26

Madrigal

El mar vio la luz de la arena,
el mar vio el amor que ella tenía.

Pasaron años sin haberse descubierto,
el amor más lindo de la historia.
El mar y la arena no se conocían muy bien.

Cuando la arena vio a el mar
se sorprendió por su delicadeza
el mar no sabía el amor que sentía,
no sabía que se siente brillar con amistad,
hasta que un día ellos pelearon
Por algo insignificante.

El mar se enamora de la arena
sin haberse conocido bien

¡Por fin! La arena le dice sí al mar
ellos estaban juntos como nunca.

Ahora, pobre de ti mar
porque apareció la roca
y ella quiere que se separen
la roca les miente.

La arena no quiere estar con el mar,
a pesar de esos momentos
que ella olvidará.

La arena se fue y el mar la sigue amando.
La roca confesó su mentira
y aún la arena no lo quiere.

Por eso vemos a la arena y el mar separados,
pero hay veces que están juntos
para recordarnos que estuvieron
felices a pesar de la roca.
leer más   
3
2comentarios 48 lecturas versolibre karma: 30