Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 159, tiempo total: 0.011 segundos rss2

Para Delia, que quiere viajar a un cuento

Viajar, Delia, a un cuento, no es vivir,
Los cuentos son imaginarios, falsos
Que te hacen caminar con pies descalzos
Haciéndote creer vuelas por abrir

Iluso cielo que sin existir
Te va empujando a esos tristes ocasos
Que por un sí o por no, o un por si acaso
Impide los errores corregir

No hay nada más hermoso que la vida
Aunque la vida hay que saber vivirla
Poniendo mucho amor en el intento

Y por más que ella sea incomprendida
Siempre te enseña a sacar esa esquirla
Que hirió tu corazón y dio lamento

Son solo como el viento
Los sueños que te llevan a pensar
En cuentos de Hadas y encantados bosques.

etiquetas: un, soneto, sorpresa, para, mi, amiga, delia, que, es, soñadora
5
2comentarios 21 lecturas versoclasico karma: 86

venga a mí

Venga a mí,
el secreto
que se esconde
en las sombras.
Venga a mí,
el sentimiento
que sangra
en cada herida.
Venga a mí,
el beso
que se guarda
en tus labios.
Venga a mí,
todo lo humano
que descubra
en un verso.
leer más   
7
sin comentarios 27 lecturas versolibre karma: 82

Quiero un día para sentir

Quiero un día para mí
para encontrar
tranquilidad.
Para poder parar,
desacelerar.
Sin mirar el reloj,
sin fichar.
Caminar sin tener
un lugar donde llegar.
Un día para sentir.

Despertar con un café,
Saborearlo sin la ansiedad
de un día laboral.

Ver cielo, cuando
aún estoy sin vestir.
Aunque esté lo haga de gris,
el que indica que la lluvia
puede surgir.

Oír a una amiga
lo que necesita contar
desde hace un tiempo ya
y aún no la he podido escuchar.

Oler las flores de mi jardín,
que ya ni me acuerdo
que hermosas aún; siguen ahí.

Tocar, acariciar a mi gata
en mi regazo,
hasta que se sienta feliz
de continuar junto a mí.

Quiero un día para mí,
Un día para Oler y Saborear.
Un día que pueda
Ver, Escuchar y Tocar.
Un día para sentir.
leer más   
18
18comentarios 96 lecturas versolibre karma: 122

"El libro de mi vida"

Oh libro de mi vida
de mis jardines dorados,
de mis lágrimas amargas,
que caen tan bellas con el poder
de lo santo, de lo infinito
atravesar mi alma angustiada
y expiarla en mi plegaria,

Oh letras de mi vida,
acuarelas vibrantes fueron
plasmadas en una tarde de violencia,
cuando todo eran gritos,
eran ofensas, pero ahí estaban
desenfrenadas y libres...

¡Como lo ansiaba mi alma!
libres de la opresión de leyes injustas,
de rechazo tras rechazo,
de amigos y amantes que se fueron,
que jamás cumplieron sus promesas.

Así es esto, todo sigue
Y el tiempo no se detiene,
No perdona y no sana,
sí uno mismo no decide
romper sus cadenas.

Y aquí siguen mis versos
mis trazos en sangre,
mis flores sembradas con amor,
esperanzas y todo cariño
para seguir y agradecer.

Oh libro de mi vida,
aún falta llenar tus páginas,
con mis besos de tinta,
oh mi fiel compañero,
solos no estaremos.


Enid Rodríguez Isáis
Estados Unidos.
leer más   
14
10comentarios 87 lecturas versolibre karma: 114

¿Yo?

Mi nombre no hace falta.

"Soy algo así como un susurro en el viento"

Soy ligero, mi peso ya no se toma en cuenta.

"Soy algo así como una pluma sin lugar"

Una brisa de verano, cálida y fría a la vez.

"Algo así como un verano invernal"

Me nombran de tantas formas diferentes...

"Brisa"

"Otoño"

"Primavera"

"Invierno"


Y aún así, nunca supe mi nombre realmente.

By: -KV
leer más   
8
4comentarios 86 lecturas versolibre karma: 93

Mi Cabeza

Mi cabecita me pide
no pensar.
No puedo dormir,
me obliga a despertar.

Aunque, me pide no pensar
al tratarse de matemáticas,
ambas odiamos esa materia,
la maestra es seria, y de
divisiones entendímos una miseria.

Mi cabecita piensa mucho, pero
piensa por sí sóla, como si yo no
la controlase, piensa mil cosas por
hora.

Mi cabecita escribió este poema,
al no saber que hacer, pues quedó
mirando el techo, y dijo;

"Creo que mucho pensé"
leer más   
5
sin comentarios 29 lecturas relato karma: 68

Hermano

(Para mi hermano; Fernando.)

Hermano, hermano, ¿por
qué llevarnos mal?
deja ya de ser tan terco,
viajemos juntos sobre el mar.

Así es, como oyes, volemos
sobre aquella masa de sueños,
la cual llamamos océano,
¡Volemos! ¡Volemos! Y
perdamonos en el cielo.

¿Por qué querer juguetes?
Juguemos juntos, es más
divertido; juguemos, viajemos,
y volemos sobre el océano.

Hermano mío, yo te quiero,
hermano mío, ¿tu me quieres?

Y si no es así, me iré sola
al océano de sueños,
sin tu risa, ni tu consuelo.

Si quieres las estrellas,
¿Por qué no querer amor?
esque las estrellas ya las tienes,
hay mucho brillo en tu
corazón.

Si quieres los planetas,
¿Por qué no querer abrazos?
los abrazos son más calidos,
que Júpiter y mil astros.

No quieras a otra cosa
que no sea yo, porfavor,
me pongo celosa, de ese
brillante corazón.
leer más   
10
6comentarios 90 lecturas relato karma: 90

La Dulce Espera:

Llegaste a mi vida para sorprenderme,

en simples palabras renovaste mi visión,

a veces ni yo puedo entenderme

es que solo al pensarte se me acelera el corazón.

Gracias a ti me he esmerado,

aprendiendo día a día a superarme,

gracias a que te tengo a mi lado

ya no hay situación en que pueda preocuparme.

Eres mi motivo a seguir,

decir Prioridad es poco,

llegaste a mi vida para hacerme mucho más FELIZ,

eres la luz del cielo que en oración con mis manos toco.

Me enseñaste a vencerme a mí mismo,

que en cada crisis alcanzaría

la forma de ganarle al egoísmo

con el AMOR que gracias a ti nacería.

Ya han pasado meses de LA DULCE ESPERA,

Mamá y yo te amamos,

desde el primer latido de tu corazoncito hasta tu formación entera,

fuiste bien recibido y el sentido de vida con la cual GRACIAS a DIOS le damos.


- Poema dedicado a nuestro primer hijo: Emmanuel Valentín, con mucho AMOR de Papá y Mamá.

Escritor: Miguel Angel Fretes

- ProsaPoética_RAP
7
3comentarios 58 lecturas prosapoetica karma: 79

Polvo eres....

“Y al polvo volverás”;
eso, un libro sagrado dice.

Ayer estuviste con nosotros,
nos enseñaste a sonreír a
pesar de los problemas.

Trabajaste día a día sin excusa
alguna para faltar.
Llegabas a casa sonriendo con
ese olor a galleta y pan… y sí, nunca
en la mesa llegaron a faltar, gracias
a ti.

A tu vida no le quisiste dar
complicaciones, -satisfaciendo
a un esposo-, fuiste libre
y decidiste darle otro sentido.

Tus hijos no nacieron de tu vientre,
éramos nosotros, tus sobrinos
y todo aquel que por tus consejos
se dejaba orientar.

Por muchos años te fuiste de casa
para llevarles a otros la enseñanza
de la Verdad, dándoles una bella
esperanza.

Cuando volviste, los brazos de tus
hermanas, abiertos estaban, esperando
de ti todos aquellos relatos y experiencias
que viviste en otras tierras.

Fuiste siempre sonriente, y tu bella
dentadura, la luciste como un diamante
montado en una pieza de gran valor.

Cuando tus años de mocedad, no
daban a tu pequeña cintura credibilidad
y a esa larga cabellera de color castaño,
hasta el viento te acariciaba con suavidad.

Pero el tiempo aunque quieto esté, nosotros
viajamos a través de él, y el otoño hizo
una escala de muchos años en tu vida, hasta
que el invierno llegó.

Te cansaste hasta de respirar,
tu cabeza estaba cubierta de nieve,
y tus ojitos casi se cerraban cuando
aún habian rayitos de sol.

Por fin, un día acostada en tu camita
le diste las buenas noches a la vida
y pensaste seguramente en esas
palabras “del polvo fuiste formado y
al polvo volverás


Hoy ya no estás aquí con nosotros,
pero vives en nuestras memorias
y me pregunto ¿dónde estás ahora?

Pues polvo eres y a la tierra volviste,
donde nacen y crecen las bellas
flores, de los campos inmensos, donde
un día despertarás de ese largo sueño
y correrás a buscar los brazos de tus
seres amados...


Letizia Salceda,,,
leer más   
7
10comentarios 59 lecturas versolibre karma: 75

El castigo De La Doncella (Medusa)

Era la más bella
Del reino, sus mejillas
Eran rojizas como una delicada rosa
Sus ojos azulados
Y profundo como un abismo
En donde sus pretendientes caían
Ante tal encantó.

Más su belleza atrajo la atención
De Poseidón que robaria su corazón
Sería la razón, de que Atenea
Enfurecida castigaria a la joven
Transformando sus rizos
En arpias, sus delicados ojos
Transformarian a todo aquél
Que se atreviera a ver su mirada
En piedra se transformaría

Despechada entré penas
Se desborda, en su corazón
Sólo el odio por Atenea crecería
Más en villana se convertiría
En una de la más temidas

Más la ironía hace a la historia
Que en la travesía se enfrentaría
A Perseo hijo de aquel
Amor que no pudo ser, quien la liberaria
De su castigó, al acabar con ella.
Su alma se liberó
El dolor desapareció
Y su historia se transformo
En leyenda
leer más   
21
18comentarios 129 lecturas relato karma: 95

Mi Diario: El Libro de Hojas Doradas

Caminó bajo el amparo de la luna llena. Las imágenes proyectadas en el piso por el fulgor del satélite, hacían ver el sendero tenebroso. Suave brisa acariciaba sus mejillas, y su túnica de terciopelo rojo resaltaba su inmensa belleza.


Quiso viajar ¡Cansada estaba!


¡Algo hay que inyectar a la mente para que la lucidez florezca, o la locura en su inmenso frenesí, permanezca incólume!



El arrebato llegó. ¡Silente y cristalino! Cual fuente sacra que aquella noche bañó su rostro.

Nadie conocería de su viaje. Solo ella, que sabía de los vaivenes de su espíritu y la placidez de su alma grata.

Empacó maletas llevando lo indispensable. Que a todas estas; cupo en su diminuto sujetador de rosas y azucenas. Lo demás, plasmado en su corazón se hallaba.

Perros y lobos aullaban presagiando un peligro eventual. Apresuró el paso. La libélula dorada en su aletear proyectaba en el camino halos de luz.

Se detuvo en la ladera del gran árbol. Espero un instante que se hizo eternidad. De pronto, éste abrió sus fauces , atrayéndola con fuerza al centro de su cepa.

Descendió presurosa por las escalinatas de cristal, hasta encontrar la entrada del templo sagrado.

Pulsó con delicadeza el hilo conductor, y ante sus ojos, la entrada se hizo visible.

Un gran libro de hojas doradas y escritura interlineada, quedó entre sus blancas manos. Sus verdes pupilas, reflejaron ipso facto: pasado, presente y futuro.

Su cuerpo estremeció, y una gota de sudor frío declinó, en el epicentro del libro de su existencia.



¡Pálida e impasible
Ante las alas de la muerte!

¡Oh, juventud, alma perdida
Yace en mi ser, cual tumba herida!

¡Sed de labios ajados
Ápice de momentos!

¡Han fenecido mis sueños
En lacerado tormento!



Luz Marina Méndez Carrillo/06082019/Derechos de autor reservados.
7
6comentarios 110 lecturas prosapoetica karma: 84

Y me endulza ( lo hice para a mi hija )

Sincera compañera audaz dulce y sencilla ,ganadora de la era de almas que suelen preocuparse por problemas simples de la vida.

haciendo que lo malo sea abstracto y lo bueno magnífico sueles ser la princesa de mis sueños ,y la Reyna de mis tiempos .

con tus besos gloriosos, dulces simpáticos
que tocan una serenata de ángeles que caen, desde umbral de los sueños ,entre una ceremonia de oídos capturados por lo inspirador del sonido de tu voz .

Tus ojos en contorno hacia lo vivo de mi ser,mirada cautelosa conmoverá de mujer ...
Tu alma que tan solo si pudiera hablar, enamoraría al mundo entero transmitiendo esa paz
que genera un anonimato en cada verdad que dicen tus labios .

la piel de tu cuerpo tan suavidad que da miedo acariciar, por que se rompería como un cristal .

Todo me gusta de vos todo lo que aún ni siquiera puedas imaginar, inigualable dama de un mundo que acá no existe.ni nadie podría imaginar .

vives en mi,tienes el fin ,de lograr que mis problemas se vayan hacia la oscuridad ,tienes la capacidad de hacerme encontrar la luz en mi interior ..
nunca te dejare de amar ,aunque tan solo sé que un día quieras volar hacia un mundo diferente encontrando tu felicidad ,

Simplemente aquí estaré siempre a tu lado en las buenas y malas
en donde te quieran hacer mal ,donde los mundos se chocan para alcanzar
la luna que gira entorno al soleado capitán
de los días ,luminoso nuestro padre sol .

ahí estaré algún día volaré llegaré y miraré como alcanzaste la cima.
con esa capacidad de amar a todo ser de esta tierra ,estaré ahí ayudando con tan solo un rayito de Luz que me dejen mandarte cada instante que Dios me deje atravesar parte del cielo a la tierra ,

algo captare o simplemente decidiré que tu atención sepa que yo aún sigo allí
iluminando tu sendero, llevándote siempre a lo recto en el camino de la vida en el lugar preciso y que sea todo macizo
sin momentos de cristales partidos por dolor ,sin nada que pueda ocasionar en ti algún brote de locura
que generen la perdida de tu hermosa presencia alguna tristeza que dañe tu corazón
nada que pueda cambiarte ,mi princesa mi Reyna mi todo
vivo para ti en las buenas y malas .orgulloso de ti hija,mi gran existir ....
14
6comentarios 121 lecturas prosapoetica karma: 84

Una anciana en la playa:

Yo vi a una anciana sola muy sola en rotunda soledad
Sola en la playa con el agua al pecho y su mirada aislada
De la gran multitud de bañistas en la playa
Ella estaba sola y sola hablaba
Con sus frases en la boca ella callaba
Callaba su soledad y lo hacía sola
Con la mirada perdida allá donde el azul del mar
En ancha arista se une con el azul cielo
Y yo pensaba mientras la miraba...
Realmente estará sola?
Habla con ella sola?
Quizás alguien la escuchaba... y lo sabía ella sola
¡Valla usted a saber con quién hablaba!
A esa muy anciana que con el agua al pecho hablaba y meditaba
Después de casi media hora estoicamente hablando sola
Le vi una sonrisa en su rostro dibujada
Dio media vuelta y regresó sola a la orilla
Despacio como si a ella ya “alguien” le contestara
Lentamente caminando por la arena la vi sola
Hasta perderse de mi vista sola
Habrá hablado con Él...?

Autor: Saltamontes (12/7/2919)
leer más   
22
14comentarios 98 lecturas versolibre karma: 112

Correr a la desesperada...Ansias...

Sin aliento,
llegue
te ví
te sentí,
incontenidas lágrimas de triste alegre emoción
surcaron mis ojos.

Fue entonces cuando tu mirada
me toco el alma
y tu mano, el corazón
dejando sin heridas
mi maldita y apenada sinrazón.

Todo se iluminó,
el sentido a la vida
de nuevo emanó...
leer más   
11
5comentarios 132 lecturas versolibre karma: 114

Mi primer poema del día: una taza de café.

La mañana nos corta con la humedad de su filo helado
nos cristalizamos escarchándonos
ante el haz de las flechas que nos atraviesan
en todas estas puñaladas fantasmas.

¡Ahhh! ¡Lo que daría por la carne de un poema
en la materialidad de esa primera tacita de café!

Allá afuera
hace un frío que pela.-


@ChaneGarcia
...
17
5comentarios 144 lecturas versolibre karma: 117

El tiempo no pasa...:

El tiempo no pasa, es estático y eterno. Somos nosotros, dinámicos, los que pasamos por él, desde nuestro punto de origen hacia cualquier lugar. Por el esfuerzo de la marcha, mientras recorremos distancias “x”, se nos va arrugando la piel y desacelerando el paso. Unos se cansan y se detienen faltos de espíritu; otros redoblan sus energías con el pensamiento trazándose nuevas metas. Yo soy de éstos últimos, y muy orgulloso de la plateada cabellera que cubre mis neuronas y aunque aún me considero poeta en formación, haré malabares con ellas para entretenerlas en versos, que a su vez contagien a otros a seguir por la misma senda, empinar la frente, mirar al cielo y sonreírle a las estrellas.
¡Ni los montes serán obstáculos en mi camino:
Saltamontes, 29/10/2018
leer más   
15
18comentarios 167 lecturas prosapoetica karma: 122

Sobre la “verdad”... Respuesta a pregunta de Yaneth

Hasta dónde debemos practicar la verdad.
Nos pregunta avidosa nuestra amiga Yaneth,

Precisa, referirse a la desconocida...
Y he aquí el problema de su filosofar
Al agregar: “la que libera, mancilla la fe,
Y a diario se recrea en lengua de cualquiera”

Tilda de inocentes a quienes la precisan
Y a veces trasnochan esperando con mañas,
A que otros la encuentren y la hagan conocer
Tan clara como el agua y esparciendo su luz.

Aristofónica, asegura ella, que oronda
Disfruta ocultar la suya, en la que cree
De quienes con... “¿sobrada pulcritud objetiva?
Afirman ser indiscutibles dueños de su poseción.

Muy gustosamente, mi preciada amiga
Va aquí mi respuesta en versos tambien
De hasta dónde debieramos practicar la verdad.

Ella es única, y está en todas partes. Nadie la ve.
Sabemos que existe y que de ellas somos subditos
Que quienes dudan creer en ella, creyendo dudan
Y persistentemente siguen aferrados en ocultar la fe.
Tiene muchos nombres, pero es una sola
Única e indivisible, propietaria de todo y todos
Seamos quienes seamos y como vivamos
Independientemente de nuestra forma de pensar
De ser y hacer. Practicar la verdad es respetar
Respetarse los unos a los otros, sin hacerse daños
Sin imponer criterios y mucho menos difamar.

¿Hasta dónde debemos practicar la verdad?...
Hasta el fin de nuestras vidas: Porque la verdad,
La verdad es El.
Llámese como se llame o le llamen las diferente religiones,
Credos o sectas. Siempre será la misma verdad.
Practiquemosla hasta encontrarla y conocerla:
¡Eternamente!

Autor; Saltamontes (13/07/2019)
leer más   
18
16comentarios 145 lecturas versolibre karma: 116

Hiciste en mi

Hiciste en mi
todo lo que ahora soy.

Hiciste en mi
todo lo que ahora sé.

¿Qué decidiré
pues,
si entre el vacío
y la vida no hay
más camino
que la culpa
y la verdad?

¿Qué hiciste
pues
en mi?

Que ya ni lo hallo
en mi tristeza,
llenar de gotas
esta cabeza,
loca de malas ideas.

Ya no sé
que hiciste en mi,
pues ya no pesa.

No sé que hiciste en mi
que ya ni el salto da pereza,
ni las ganas de vivir.

No hablo de morir,
sino de desaparecer,
de poder elegir,
dónde estar
aunque no haya nada.

Qué hiciste en mi,
Um, um, um, um

Que hiciste...
en mi.
leer más   
13
2comentarios 108 lecturas versolibre karma: 82

Invierno (Recuerdos de infancia)

Enero.
Mañana.
Ruido de cascos
sobre el empedrado.
Apagadas voces...
Y luego… silencio.
Ladridos cercanos.

Pereza…
Desgana…
Sábanas calientes.

El canto del gallo.
Gemido en el aire
agudo e hiriente.

Aullido de viento
en la chimenea.
Amplia.
Inmensa.
Apagada.

Vibran los postigos.
Y muy poco a poco
despierta la casa.

Crepitar de lumbre,
encina mojada
que humea
en la estancia.

Mi madre se afana.
Aroma a café.
Las primeras brasas
doran las tostadas.

Me asomo a la calle.
Hacia el horizonte
negros nubarrones.

El aire del "Charco"
que sopla
desde Portugal.

Mujer enlutada
abriendo su puerta.
Gruesos goterones.
Borrosas y oscuras
siluetas lejanas.

Manos enguantadas.
Botas “katiuskas”
pisando los charcos,
siguiendo a mi hermana.

Azules carámbanos.
Rodillas… heladas…

Comienza a llover.
Mañana de escuela
gris y “machadiana”.

Con monotonía
resbalan las gotas
sobre los cristales,
cantamos “la tabla”.

Regreso a la casa.
Al viejo brasero
de oscuras enaguas.
Olor a puchero.

Arrecia la lluvia.

La mesa camilla.
Labores de aguja
en torno a su magia.

Un trueno retumba…
¡Se me encoge el alma!

Entran dos vecinas.
Animada charla.
El rum rum del gato.
Ulular del viento.
La radio que suena,
discos dedicados.

De nuevo el café.
Y sobre las ascuas,
las manos calientes,
bellotas asadas.

Me acerco a la plaza.
Rincón de la torre.

Manos… ateridas…
Rodillas… heladas…

Con su chorro lento,
(desgastado bronce)
la cercana fuente
triste y solitaria.

Es tarde. Anochece.

Tres sombras que pasan,
negras y mojadas.

Un perro cojea
con mirada tierna.
Y, como dormida,
tañe una campana.

Se aleja la lluvia.

Fachadas brillantes.
Puertas atrancadas.
Luces que se apagan.

Dentro del hogar
aroma a natillas,
crepitar de lumbre.

Mi padre,
mi madre,
¡la risa, la charla!

Sobre los tejados,
brillantes de luna,
(cristales de hielo)
se extiende la escarcha.

Desde la distancia…


El Rincón de mi Memoria.
(Recuerdos de mi infancia en un pueblecito extremeño)

María Prieto Sánchez.
Mayo 2011.
26
30comentarios 194 lecturas versolibre karma: 94

Espejismo

Te fuiste
escapándote entre las grietas de un deber
que era un castigo,
te fuiste
porque querías cambiarle la cara a los días
y enterrar para siempre
la obligación de abrazar un dolor,
uno cualquiera.

Pero esa nube gris y fría
que persigue a los que pierden su batalla
o a quienes se extravían
por las sendas del vacío
no pudo atraparte
y aunque tus brazos no abrazan nada
que tus ojos no vean,
aunque sientas por momentos
que tu carne
ya no pertenece a este sol
y a este presente,
vives acogido por el tiempo,
aquí,
en el sitio que nunca abandonaste.
leer más   
6
3comentarios 58 lecturas versolibre karma: 86
« anterior123458