Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 29, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Querida Musa /Con la Complicidad de @Erato

Te pregunto
¿Cuándo descubrí la poesía,
cuándo la palabra
que el silencio reprimía?

Dime cuándo te conocí
cuándo supe que existías
que quién me habló de ti,
y me mostró donde vivías.

Quizás fue una mañana
rodeado de mariposas
o una noche desolada
sin luna y tenebrosa.

Quizás fue una mirada
un te quiero sin palabras,
o un requiebro del alma,
por un adiós que no esperaba.

Quizás fue el corazón
latiendo más deprisa,
o puñales de dolor
apagando mi sonrisa...

Recuérdame aquel instante,
tu mano en mi pluma,
tu voz en mi pecho,
la piel de la bruma
durmiendo en mi lecho...

Atiende mis súplicas,
ilumina mis ruegos,
dale luz a mi memoria,
porque te juro que no me acuerdo...

Trovador:

La palabra, la coloqué yo en tu cuna,
y así una a una
juegas con métrica, ritmo y rima,
las otras Musas te besaron
y en sus besos adjuntaron,
Sonetos, Cuartetos,
Lira, Himno y Elegía,
y otras formas de la Poesía.

Tú me descubriste,
ahora Poeta consumado,
en cada rosa,
en cada espina,
y en aquella sonrisa
a la vuelta de la esquina.

Te sorprendí en la pasión,
en el amor y beso,
me encontraste en el vibrar
del embeleso,
del lirio al sonrojar.
Me hallaste en la naturaleza,
en la calma,
en los suspiros de unos ojos
en obscura habitación,
y en el silencio de unos labios,
que temblaban de emoción.

Me saboreaste en el dolor,
ya que tú posees el don
de convertirlo en belleza,
de transformarlo en flor
que en sus últimos suspiros,
expira con terneza.

Poeta,
yo por tu camino te acompaño,
con luz de abismos, te desengaño,
un rayo de sol convierto en miel,
para que puedas,
plasmarlo en tu papel.

Poeta, soñador, sé seguro,
yo tu Musa,
bendigo cada palabra,
que nace de tu pluma...

María Mercedes
@Erato

Fran Renda
@Fran44Sombras

Escultura de Mármol de Erato, en el Museo de la Albertina de Viena
leer más   
24
41comentarios 178 lecturas versolibre karma: 111

Desatémonos los cordones

Vira la realidad
y exhorta a la diosa Némesis
para poder hallar esa génesis
que enfrenta nuestras mitades.

Jala del hilo de Ades
del costado de nuestros caminos
para descoser unos sinsentidos
y añadirlos a nuestras sombras.

¿Observas aquellas alfombras?
Debajo encontrarás mas colores
pudriéndose con ratones
careciendo de toda realeza.

Afina toda destreza
y arrójate con tu peso muerto
como en kermess haz tus aciertos
tirándote por la borda.

Acido paladar que en la horda
alucina cianuro en sabores
degusta los sinsabores
de una lluvia que cae a mansalva.

Solo cayendo se salva
la creativa raíz de demencia
que no le guarda clemencia
al canival de la musa encefálica.

Arriesgaste raza fálica
y atrapa todas tus musas
ya no te pongas excusas
para mantener tu locura famélica.

Salgamos de la zona bélica
y busquemos explorar otros mundos
apostemos a nuestro lado fecundo
y anidemos donde todo compone.

Desatémonos los cordones
y pongamos en libertad nuestras musas.


Claudia Viviana Molina





17
10comentarios 146 lecturas versolibre karma: 108

Musas de la Noche

Anoche mi pluma
se clavó en el alma,
y mi hoja vacía cayó
debajo de la cama..

Recuerdo
que quise escribirte
algo parecido a una carta;
que sobraban motivos,
pero faltaban palabras...

Recuerdo,
que al cerrar los ojos,
mis dedos te dibujaban;
y la tinta de los sueños
con las lágrimas se borraba...

Recuerdo
haber buscado tu piel
en las huellas de mi almohada,
y no encontrar más que secretos
de aquellos que me guardabas...

Recuerdo,
que antes de desvanecerme,
tuve miedo a la mañana,
porque sin versos,
sin rimas,
muere el amor,
y se entierra la esperanza..

Y al despertar,
había un poema en mis manos,
y las musas de la noche ya no estaban..

Fran Renda
@FranRenda
leer más   
27
33comentarios 215 lecturas versolibre karma: 101

Desde el Catamarán

Con bizarría sinuosa de serpiente
Lleva el río al ancho mar
Las turbias aguas de su corriente.
Sobre ellas, en nostálgico ademán
Marca distancia de la orilla
Equilibrado en sus dos quillas
La parsimonia de un catamarán.

Más allá, el verde flanquea los estuarios
Abriendo el océano su boca.
Disuelto mansamente ante el santuario
El río impetuoso ya se apoca
Remedando el arqueo de la escora
Se integran río y catamarán
A la blancura espumante de las olas.

—Ápice del mástil inhiesto, —
Cuenta, lo que mis ojos, ya no verán
Cuenta otra vez el azul de ese mar…
Los viajes pospuestos
Sobre esa tierra a que jamás volverán
Mis pasos aciagos…
Cuenta, mientras me deshago
De estos recuerdos desde el Catamarán.
leer más   
12
18comentarios 204 lecturas versolibre karma: 109

Joder

Que se joda tu indiferencia a lo bello
que solo pocos admiran la poesía;
que se jodan los mensajes ausentes
que no todos saben de cortesía.

Que se jodan las noches tristes
que pa’ el romance han existido;
que se jodan los versos sin causa
que las musas para eso han vivido.

Pero que no se joda la mentira
al reconocer el valor de la confianza;
ni que se joda el desamor
porque aún nos queda la esperanza.

Que no se jodan los patanes
que por ellos reconocemos a los buenos;
que si los malos ratos nos encuentran
bailamos, caemos y aprendemos de ellos.

26/05/19
leer más   
14
12comentarios 133 lecturas versoclasico karma: 90

Muere un poema

¿Son pájaros heridos
estos versos?

La tarde disparaba
alientos fríos en sus letras.

¿Quién les cortó
las alas?

Por el papel del alma
rezuma la tristeza.

¿Por qué sangran de ausencia
sus heridas?

Un dolor blanco habita
en cada negra estrofa.

¿Qué ahoga sus lamentos?

Las rimas mudas lloran ríos
de hastío y de distancia.

¿Y adónde está el poema?

Por mis jardines deshojados,
en sus marchitas rosas,
expiran ya los versos.

¿Y el poema...?

El poema ya está muerto...

María Prieto
Mayo 2019

Pintura: Pinterest
29
49comentarios 330 lecturas versolibre karma: 91

Síntomas

Ando baja de musas, por eso el cansancio permanente, el dolor en las mariposas, el temblor en las manos y la falta de magia en la mirada. Ese tono amarillento a hoja abandonada, los mareos cada vez que huelo tinta y el escozor por las líneas de mis palmas. Todos los síntomas concuerdan y la medicación para una enfermedad tan extraña, todavía, no existe o no la venden o desconozco su existencia.

El silencio, cómo representante reconocido en su especialidad, me recomienda música a todo volumen, a modo de sanguijuelas, para extraer el posible veneno contraído. En cambio el alma, del blanco más puro, con su voz hilada de seriedad, con toda la experiencia que le dan las arrugas de los siglos y otras vidas, me recetó descanso, paciencia en comprimidos, jarabe de cielo para respirar mejor, un par de libros diluidos en instantes para alimentar mis fantasías y sonrisas variadas cada cuatro horas. Por otro lado, el corazón, estudió mis síntomas, me miró con ternura y me dijo: "Todo es cuestión de tiempo. Todo pasa." ¡Y es que cuando no se está seguro, hay que hacer otras consultas!

Creo que voy a seguir todos los tratamientos en diferentes momentos del día para asegurar mi sanidad.

Lo que no tiene locura, mata.
leer más   
5
2comentarios 148 lecturas relato karma: 47

Soneto en el Parnaso

Se han reunido en un cónclave mis musas
antes que a mi mente llegue el ocaso,
todas, en ascenso al Monte Parnaso,
para hacer un soneto sin excusas.

Si bien las ideas están confusas
y hallo al ánimo decaído y laso,
no habrá espacio ni lugar al fracaso,
aunque valer tengan de cancamusas.

Que en este mundo de duendes y de elfos,
al hijo de Poseidón y Cleodora
no se le va a resistir ni un terceto.

Ninfa, náyade, Oráculo de Delfos,
bebed de aquella fuente evocadora,
que tres palabras más y está el soneto.
23
8comentarios 255 lecturas versoclasico karma: 51

Musas del dolor


Tantas mujeres que son legendarias, con solamente haber alcanzado una hazaña.
Sus nombres son leyenda,
Sus corazones de piedra, dejan huella.
Son ejemplo de gelidez y caos,
Son una especie de diosas malditas.
De sus bocas siempre se habló a través de los años.
De sus ojos se escribieron infinidad de versos.
De su piel se enamoraron miles
A través de los siglos.
Y fueron eso, inmortales por devastadoras.
Ellas, y su poder infernal
De hacer de los escritores simples mortales
A la deriva entre sus letras.

Es casi magia, es una locura.
Y con libros veneradas, siendo demonios.
Las hay, y son leyenda.
Muchas más que pocos conocen,
Pero que en algunas hojas aún existen, por ahí,
A puño y letras de un hombre herido.
Escritas con versos de sangre,
Memorables en el tiempo.

Legendarias musas del dolor,
Veneradas como doncellas del infierno.
Legendarias, como deidades guerreras.
Genocidas de escritores enamorados.
leer más   
8
sin comentarios 119 lecturas prosapoetica karma: 61

Sevilla fue

Si alguna vez sufres —y lo harás—
por alguien que te amó y que te abandona,
no le guardes rencor ni le perdones:
deforma su memoria el rencoroso
y en amor el perdón es solo una palabra
que no se aviene nunca a un sentimiento.

Advertencia.
Felipe Benítez Reyes


Sevilla fue
la ciudad. Un abril inagotable
en el vaso de los días.
Cielo de color andaluz,
jazmín y dama de noche
perfumando cada noche.
Dependiendo del momento,
pudo ser asilo o cárcel,
pero siempre compañía en el murmullo
de sus bares, en sus calles y terrazas.
Una brisa tenaz
despeinando con denuedo los principios,
los temores… arrojándolos al río.

Sevilla fue
un te quiero susurrado como alarma
abriendo el amanecer,
caminar sobre las nubes,
pincharse con el huso de una estrella
devanando las pasiones
tras un beso
en los jardines de Murillo,
enamorarse en el marco del templete
de la Isleta de los Patos,
saludar a la luna que se eleva
sobre el arpa
del puente del Alamillo.

También, fue
recorrer la Alameda con las manos
en los bolsillos
sin empuje de la prisa
o destilar savia de pena por el rostro
aparentando, al mismo tiempo,
que no llueve en la fragua acelerada
de tu pecho
que odió siempre despedirse.

Sevilla fue
y siempre será, aunque
ya nunca fuera.
14
11comentarios 148 lecturas versolibre karma: 91

La desconocida

La joven extranjera
que le preguntó a otro tipo
-no muy distinto a mí-
cómo llegar al centro
dónde yo sé que alguien
te esperaba.

(Entre mil poetas
y un sólo poema.)

Pero tú
-que eres todas ellas-
te vas, te vas
y no recuerdas
este instante, este día

que yo no podré olvidar.
12
sin comentarios 245 lecturas versolibre karma: 72

El payaso triste

Soy un poeta negativo.
Pero lo peor de todo es
que mi negatividad no es del todo
sincera:

Llevo una máscara
graciosa,
sin embargo, me embarga
la pena;

hacer versos
debería ser señal de tener
una gracia y no una
cadena.

Llevo una máscara
generosa,
tejida por musas borrachas
y venenosas quimeras;

soy un cómico
en el traje
pavoroso, circunspecto, piojoso,
de un poeta.

Llevo una máscara
gloriosa,
pero quiero que sonría el niño
asordinado con poéticas;

qué payaso más triste
en medio de la carpa silenciosa,
sepulcral,
de la biblioteca.

Llevo una máscara
melodiosa,
pero no me hacen feliz
mis poemas,

todo es hacer pompas
en el aire del drama,
todo es un Fénix de amargura
y tragedia.

Llevo una máscara
hermosa.
Maldita poesía.
Maldita belleza.
12
6comentarios 422 lecturas versolibre karma: 85

Musas y Pingüinos (@hotel_k & @AljndroPoetry)

Vigila que el conserje no despierte,
mientras el edificio llora
treparé por la cañería
hasta la casa del poeta ciego,
lo sé, ha sido él,
me ha robado las musas
y las guarda en el congelador.

¿A dónde se han metido las musas?
Abro la nevera
y bajo los filetes de salmón
solo veo pingüinos en pijamas
con gorros de San Nicolás,
con sus picos parecen parlotear
unos versos en algún dialecto
gatuno.


Llevo dos estrofas afiladas
para burlar el controlador de espíritus,
conozco su mecanismo,
él duerme con dos estribillos
de canciones Pop
apuntando hacia la puerta,
entraré por la ventana,
saltaré las concertinas de confeti
y gateando llegaré hasta la cocina.

Este sable de dos filos
me viene bien
para cortar como mantequilla
los chillidos de los espectros
de las navidades pasadas,
que en coro me gritan
que la última vez que vieron a las musas,
andaban en un mercado de pulgas
sobre el lomo del perro de rayas
que duerme bajo el tostador.


Una a una te lanzaré a las musas,
¿ves ese roído saco de tiempo?
pues las vas metiendo ahí,
si el conserje despierta
dispárale con tus ojos verdes
directo al corazón.

Has hecho bien en quitarles
el pijama a los pingüinos,
ya se notan las escamas de musa
en sus colas;
no te aflijas por el conserje
y el poeta ciego,
si despiertan los adormitamos
con unos sonetos rítmicos rimbombantes.





@hotel_k & @AljndroPoetry
2018-ene-30
leer más   
24
27comentarios 253 lecturas versolibre karma: 106

Itinerario e inventario

Arrastrarse, morder polvo de carmín,
ver madurar las mentiras piadosas,
pecar si blasfemar contra las rosas,
desconsuelos de ceniceros sin fin.

Vacunarse contra el dardo del jazmin
de la belleza, el orden de las cosas,
pintarle tonos pastel a las esposas,
macerarse en la rutina muda y ruin.

La noche con su sábana de encaje,
el dia con su muy falsa sonrisa,
las musas, su vaiven como el oleaje.

Sí tengo luz para una tarde entera,
cuando vengas a arreglar este paisaje,
cuando vengas a bordar la primavera.
leer más   
9
6comentarios 104 lecturas versoclasico karma: 85

Mis musas, mí música...

Fueron canciones, fueron sonidos,
ritmos bailados bajo la lluvia,
el vals que danzan tristes los cisnes
en la laguna.

Fue la milonga que quiebra el tango,
entre arrabales fue su figura,
el sensual trasluz de un gris boceto,
noche y pintura.

Fue un dulce adagio, lento y tranquilo,
hojas de otoño en la partitura,
el atardecer de la nostalgia,
fue la ternura.

Fue ese suspiro de un blues maldito,
en clave triste, notas difusas,
melancolía, la melodía
de la amargura.

Fue el movimiento de unas caderas,
el sabor dulce que me tortura,
la sexual salsa de piel de azúcar,
fue sabrosura.

Fue la bachata que huele a peligro,
luces y sombras de una aventura,
propuesta indecente en boca ardiente,
fue travesura.

Fue como cuerdas de una guitarra,
el clavelito en una bandurria,
el sutil tacto de unos acordes,
fue piel desnuda…

Fue un flamenquito de madrugada,
bella gitana bajo la luna,
el sentimiento, fruta prohibida,
fue la censura.

Fue eco del soul surgido del alma,
una princesa de lluvia púrpura,
coro de besos, ritmos sinfónicos,
fue tan profunda…

Esos sonidos, la risa, el llanto,
de esas que fueron y son mis musas,
sones alegres, dramas sonoros,
fueron mí música.
19
4comentarios 112 lecturas versoclasico karma: 117

Ayúdame Belli

Hablas de una estrella perdida,
de la cesión de tus manos
brújulas salvadoras de mi noche.

Recitas correspondencia a la luz de mi faro
cuando nace una sima en el silencio
y resuena la palabra no entendida.

cómo escuchar tu tenue voz
si ya no participo en tus desvelos
y mis ensueños son de realidades?

Contradicción de curvas ajenas,
entre forma de reptiles
y agasajo de paisajes, de vida.

Me abandonan las diosas
que me hacen habitada,
me invaden las musas desconfiadas.

No llegué para desagradecer
ni para callarme.
17
9comentarios 104 lecturas versolibre karma: 111

Horas blancas (Horror vacui)

……………………….
Página en blanco.
……………………….
Quiero escribir,
pero no puedo.
Mi mente está
torcida y apretada.
Duele el silencio.
Duele la calma.
Esquivas, las ideas revolotean.
Y las palabras…
remontan en el aire,
flotando inalcanzables
como corchos sobre el agua.

Hay horas que duelen,
son calladas, que pinchan
hasta tocar hueso.
Horas en blanco.
Horas vacuas, horas vanas.
Horas ásperas y ardientes,
de vacío infinito e insondable.
Horas cerradas, compactas.
Horas pétreas.
Horas duras.
Horas de hastío y de cansancio,
horas casi siempre de amargura.
……………………………………
Página en blanco.
(Manchada)
……………………………………..
Página en blanco.
(Arrugada)
……………………………………..
Página en blanco
(Arrancada…)

María Prieto
15
14comentarios 121 lecturas versolibre karma: 111

Versos del alba

Frío intenso.
Despunta el alba.

Y sigo aquí,
en la oscuridad callada,
robando oníricos versos
a la blanda tibieza
de mi almohada.

Frío intenso.
Despunta el alba...


María Prieto
Enero 2019

Pintura: "Serpientes de agua" detalle. Gustav Klimt
18
20comentarios 160 lecturas versolibre karma: 95

No sin ellas

Se me ocurre
[Por despertar curiosidad].
Indagar qué me impulsa a querer ver lo que hay,
por encima de esa bruma oscura que envuelve el mundo y la ciudad.

Se me ocurre
[Por poner más de un verbo en acción].
Experimentar; sentir emoción;
invitarte a viajar conmigo,
visitar Cetus, Draco, Lyra, o cualquier constelación

Se me ocurre
[De modo tecnológico infantil]
En nanotecnología invertir,
dejar de jugar a intercambiarnos los cromos,
hacernos más pequeñitos que gnomos.

¡Vaya idea tan enana,
conseguir ascender unos metros,
en una cáscara de avellana!

Se me ocurre,
[Declararme contrario a lo adverso].
Personificar a una deidad Egípcia,
y podamos Nut y yo, aprender cien mil idiomas,
circundar sin diccionario el universo

Se me ocurre,
[Para dejar atrás el mar, la tierra y la contaminación que la cubre]
Quedar con Shinatsuhiko o Shinatobe,
sobrevolando el archipiélago nipón en vaporosa nube,
y me hará el honor, de procurarme alas nuevas,
igual de Serafín que de Querube

Se me ocurre,
[Atreverme a filosofar, y con convicción rabínica afirmar]
Que soy libre para soñar y soñar no tiene dueño;
que lo versátil de la fantasía, hace realidad la verdad;
que la sabiduría, hasta dormidos en la noche nos instruye,
se manifiesta, cobra vida.

Y esa vida nuestra, se despierta asombrada en los sueños.

Se me ocurre
[Siguiendo siendo sensato, pero sin los pies en el suelo, espero…]
Escapar de las rebajas de Enero,
y pedalear en bicicleta,
por un volátil y cósmico sendero

Y por fin se me ocurre…
[No definir Cataplín] Sin otra pretensión que añadir:

Que desatar poesía,
es sacar punta a la mina,
afilar sin descanso el lapicero,
acrisolar oro, sentir su brillo el primero;

Y a quien lea estos versos “se me ocurre”,
animarle con tesón a escribir,
conquistar amigas y amigos,
ser genuin@s, ser auténtic@s,
ser y hacer a otro ser viviente feliz

Hoy también Pos Data os dejo:
El buen oteador usa catalejos

(Ya sé que uno solo, sin ayuda de las musas,
no puede pretender llegar muy lejos,
por eso yo las he invocado,
para avanzar en prosa lírica unos metros)
leer más   
10
4comentarios 105 lecturas prosapoetica karma: 95

"¡Salve, Oh Musa!" Por:@Erato y @CorazónDeFlor


¡Salve, Oh Musa!
deja que la misma Afrodita
se revuelque de celos
en su templo de ópalos
mientras te escurres
como una tinta indeleble
rosada y perfumada
en las hojas de esta vida con su desdicha.

Danzante vas en círculos de fuego
rodeando a los eternos enamorados
con rosarios de esmeraldas
cantándoles melodiosas líricas de plata
despertando a las margaritas de mi alma
riendo de ensueño como una niña.

Aunque el mundo me tache
de ingenua y fantasiosa
pues tal vez pertenezco al mundo
de las ardientes soñadoras
que hace cien lunas atrás
cosían vestidos de lágrimas
pero desde que sentí nacer
esta dulce inspiración
ahora solo me adorno
con esperanza zafiros e ilusión
¡Salve, Oh Musa,
ahora le canto al amor,
y le canto al dorado Sol!

Voz afilada de ninfa poética
que brota mares de dulzura infinita
la reencarnación de Artemisa
con collares azulados
late en mi corazón de rosas
que provoca a otras plumas componer
desbordantes sonetos
hasta el alba ver amanecer
mientras ellos cantan
como mirlos blancos
muy mansos por mi ventana
mi sueño velando
y con algas mi cuerpo exfoliando.

Si me creen ilusa
por soñar este mundo,
el que tú me brindas, Musa
si el pensamiento es fecundo,
si me besas día a día
despertando mi fantasía:
Salve, Oh Musa!

Vierte en mi pluma tinta escarlata,
permíteme erguir la copa de plata,
deja que Neptuno
alce su voz con tono salitre,
que desde lo alto, el buitre
cante una Oda
al sol, la luna y las estrellas,
y Ninfas iluminadas con centellas
humedezcan sus pies en la fuente,
mientras el torrente
arrastra sereno,
mil prismas, mil diamantes,
llevando en su seno
escondidas mil querellas...

Hazme soñar con Centauros briosos
que en bosque sagrado se deslizan,
déjame oír el Coloquio
que Quirón hermoso
a la aurora avisa.
Ayúdame que Dédalo
comparta conmigo su llanto,
que Cupido
me bese con su canto,
y que Hebe dance
al sonar de mi Lira,
para después
perderse entre mis Rimas...

Quiero que los amantes
ardientes vinos
en copas de oro viertan,
que un enamorado
de mis versos inspirado,
bese su flor elegida
en tan boca encendida.
Y para qué son mis letras?
besa Romeo a Julieta!
Si eres tú, Poesía y Prosa
la que brotas hermosa
del centro de mi corazón;
No importa! Soy ilusa!
Pero bésame Musa,
que así sea, que brote una canción!





Maria Mercedes Solórzano
Viena, Austria

Enid Rodríguez Isáis
Estados Unidos

Febrero 2019

leer más   
25
36comentarios 390 lecturas colaboracion karma: 340
« anterior12