Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 11, tiempo total: 0.003 segundos rss2

Naufragio


El rayo toca el suelo,
el trueno hace eco en el cielo
y el horizonte nunca fue tan distante.
La mirada perdida a lo lejos,
el cabello movido por el viento,
la soledad hoy da tanto miedo
y el silencio se dispersa por el aire.

Late el corazón a prisa,
contempla la vida minúscula
encerrada en su pecho.
Se hace tan pequeña junto a la palmera,
mientras las olas borran su nombre
grabado en la orilla de arena.

Nadie recuerda el trazo
que unía esas letras.
Nadie vio los trozos de madera
regados en la orilla.

La niña que observaba el océano
sufrió el naufragio
y los restos de la nave
son empujados por la brisa.

@asteropea
22 de octubre, 2004
1:45 am



Miranda. The Tempest Painting by John William Waterhouse
4
1comentarios 17 lecturas versolibre karma: 48

Mar de noche

Navego por el mar de noche
con las velas rotas al viento.
El amor tiene al peligro,
Como fuente de su alimento.

Fluyo sobre alfileres,
con la piel hecha burbujas,
Uso a sus laberintos,
como si fuesen brújulas.

La fragancia de la tempestad
Sigue teniendo el recuerdo del ayer,
Mira mis ojos, como agua de la luna,
en su espejo, me supe ver.

He roto las amarras de la razón.
Ay, mi corazón, escucha a su ausencia,
como quien oye llover,
intima y profunda,
como la cercanía del mar
su voz susurra naufragios.

Ay, este corazón, que por amor
Siempre se inmola,
Pronto morirá en playas de arena
Porque siempre ha sido ola.
leer más   
26
22comentarios 164 lecturas versolibre karma: 104

Sálvame ... ~micropoema~

Eres una ola
De esperanza

En medio
De mi perpétuo

Naufrágio.

..... Sálvame .....
leer más   
24
14comentarios 152 lecturas versolibre karma: 135

No me detendrán de nuevo

Fui preso de tu miedo.
Desde lo más profundo de mi reclusión sufrí de la maldad que poco a poco fue consumiendo mis sentimientos.

Solo quedaron aquellos delirios que llevaron al caos a la memoria.
Ya no pude más resistir más.
Caí en lo más profundo de mi última existencia.
Y en ese hoyo negro agote a la vida que banal se llena de desasosiego.
Mi escenario inconcluso se agotó en un tenue parpadeo.
Y nunca más tuve el tiempo necesario para discurrir en mi zozobra.
Estaba absorto llenando todos mis días de asuntos vacuos como si realmente eso al final importara.
Y solo termine por navegar con una brújula sin rumbo fijo.
Creyendo que eso era lo verdaderamente correcto.
Nunca cuestioné ni un ápice mi derrotero.
Una y otra vez navegue en círculos que al final me regresaron al puerto del cuál había zarpado.

Pero el viento cambio.
Y decidí con perseverancia remar contra corriente.
No fue fácil soltar los lastres de la vida que casi siempre mal pagan.
Resultaba más fácil ir contemplando tu miedo y dejarme envolver por tu falsa pasión en un beso.
Ahora navego in rompible, nunca dejándome intimidar por tus miedos.
Navego atravesando los huracanes oscuros de tus sueños.
No me detendrán de nuevo.
Ahora se lo que quiero.

Poesía
Miguel Adame Vazquez.
12/03/2017.
11
3comentarios 375 lecturas versolibre karma: 75

Naufragio poético

Quiero saltar al agua para caer al cielo.
Pablo Neruda.



Me he sentado a esperarte
a la orilla de tu ausencia,
hilvanando soledades
con los restos de la arena
que me queda entre los dedos.

Puedo ver tu silueta aproximarse,
salpicada por el juego de las olas.
Puedo ver, también, tus ojos grandes,
del azul del horizonte.

Sé que estás aquí,
en las conchas quebradas junto a las rocas,
en los surcos que retratan la huella de tus pasos,
en la espuma que cubre mis rodillas,
en el verde de los pinos que ocupan el camino
de madera.

Sé que estás aquí.
Te respiro más aire que nunca,
recitando poemas de memoria
con la voz del levante,
sonriendo con tu boca de salitre y perla.

Sé que estás aquí.
Las gaviotas pronuncian tu nombre
mientras cae la noche sobre mis hombros,
al igual que se desploma el tiempo.

Sé que estás, pero no aquí, no ahora,
en la hora del crepúsculo,
cuando el faro enciende las preguntas
que nos quedan
y mis versos reconocen
que aún te lloran.
16
10comentarios 163 lecturas versolibre karma: 82

Mar

Bestia azulada, de incontenible humedad, cuyo rugido es un voraz naufragio.

Jonathan Alexander España Eraso
leer más   
13
1comentarios 87 lecturas relato karma: 83

Le coeur de la Mer

El tiempo quedó suspendido;
detenido entre los restos del naufragio.
Su tristeza y su nostalgia,
eran como el fondo marino;
su tumba y su refugio.

Volvería sobre los recuerdos,
sumergiéndose en un mar helado
que haría temblar sus manos.
Regresaría donde el reloj paró sus horas;
ese lugar, donde yace oxidado
el cadáver de un sueño imposible.

El reflejo del mar le transportará,
a sus radiantes ojos azules
brillo del más puro diamante;
allí donde el corazón se hundió
entre aguas profundas y oscuras.

En suspenso y por toda la eternidad;
el corazón de la mar,
brillará en la oscuridad.
10
6comentarios 141 lecturas versolibre karma: 95

Naufragio

Nadando en la infinita noche estrellada
púrpuras ensoñaciones me inundan
bravo oleaje me lleva a una orilla alejada
donde todas mis ideas al papel permutan

Solo hay arena bajo mis pies de esmeralda
que reflejan toda tu luz y hacen que mis sentidos se confundan
arrastrándome a esta playa como una embarcación varada
desde donde diviso como el mar y el cielo en uno solo se conjugan

Brilla en lo mas alto de la noche
una estrella que marca el camino
de vuelta al cálido hogar

seguirla quiero sin reproche
llevando conmigo, los poemas escritos en esta noche de desatino
para que así el eterno tiempo de mi memoria no te consiga borrar


@algova82
leer más   
3
sin comentarios 63 lecturas versoclasico karma: 3

Naufragio

Lanzas la botella al mar.
Con urgencia necesitas que te encuentren
sino serás un sol herido que desaparece
en el patio de tu infancia.
Aunque sientes que esta vez sí te auxiliarán,
un tiburón,
alentado por su voracidad,
se traga la botella.
Sólo ahí lo sabes:
Ese tiburón es como tu corazón
que devora tu esperanza
en las islas del dolor.

Jonathan Alexander España Eraso
leer más   
5
1comentarios 79 lecturas versolibre karma: 46