Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 99, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Frustraciones pasadas

Vestigios de frustraciones pasadas
hacen eco en mi alma,
subyacentes ellas llaman,
emergentes se preparan.

Castigando mi presente,
como agujas en mi mente,
que se hincan de repente,
desgandrando mis entrañas.

Heridas no sanadas,
buscando precedentes,
eludiendose en mi mente,
para no ser curadas.

Frustraciones pasadas,
ahora es tiempo presente,
lastimaron mi pasado,
no las quiero recurrentes.

Ya di vuelta la página,
deben dejarse sanar,
porque debo continuar
para dar lugar al presente.

Frustraciones pasadas
ya no hacen eco en mi alma,
ellas fueron liberadas,
e indultada fue nombrada.

Autora: Claudia Viviana Molina
3
2comentarios 15 lecturas versoclasico karma: 55

Conferencia in extremis

Trepo por las pecas
de tu rostro de cristal,
ayuno sobre la cúspide
de los conjuros
de mis pasos en falso.

Cambio de vagón
con diez hectáreas
de energía adoptada,
la correspondencia ha llegado
con todos los sobres abiertos.

Un salto base para recontar
cada una de las vértebras
de tu espina dorsal
y aterrizar sobre la seda amarilla
que custodia el secreto.

Solicito una conferencia in extremis
con el Dios del Atrevimiento
para no tener que excusarme
de por vida
ante las voces de papel.

Monto un vivac
a inmediaciones de tu ombligo,
cómo extra,
un mar de fuego encendido.

Entro en ti,
entras en mí
como un tornado
que no quiere puertas.

Saco el cortafrío de emergencia,
rompo los candados de mí corazón.

Acércate,
puedes pasar.
leer más   
17
2comentarios 43 lecturas versolibre karma: 138

necesitaba pasos de baile, conocer ríos calientes

La chica que se inspiró en el viento, estaba fascinada
por el chapoteo de la reflexión húmeda, necesitaba labios entre la multitud, pasar entre sus dulces dedos cartas de amor escritas a mano, necesitaba pasos de baile, conocer ríos calientes.

Necesitaba leer, convertirse en una noche feliz, necesitaba oro lunar, acumular lágrimas y polvo, la lluvia y la nieve para
cuidar las fronteras de su cuerpo de la brisa, encender las luces de los albaricoques rojos de su cara.
Las flores silvestres del ajenjo que aman; el viento dorado está dispuesto a acariciarle.
El pez rojo que penetre en el agua de la rama de la flor; en el bosque profundo, en la ciudad antigua distante.

Necesitaba el entusiasmo de mayo, el arder y el pecado, nacer en un beso de la Virgen, las dulces lágrimas siempre
incitan al temblor, los largos paseos por Montreal como dos hojas al viento, cuando se cerraron en un solo cuerpo, como
frutos cosechados de la tierra, como maduro éxito,
penetrando entre sí con el aroma de las acacias, cubriendo suavemente su cuerpo cansado, cerrando los ojos: como recoger el alma cristalizada en una sola.

La chica requiere unos pocos pasos para volver al suelo, cuatro pies hacia el cielo y solo moverse uno o dos centímetros.
Tiene que girar por todo el camino hasta el suelo, y las alas temblaran con fuerza, ayudando a voltearse.
Dándose la vuelta y volviendo a caer, cada vez que parece que hay un viento que sopla con fuerza, parece que ha perdido su capacidad para equilibrar el cuerpo.
Creo que hay una puerta en ella, también hay una cerradura, un pasaje largo y un vacío completo.


www.youtube.com/watch?v=OWs9jH8tNv8
Che-Bazan.España
leer más   
21
7comentarios 140 lecturas versolibre karma: 123

Eres lo que mi memoria no conoce, lo que mi mente no recuerda

...aplazábamos así la felicidad, la vida
todavía no sé por qué
todavía no sé para cuándo.

Isabel Bono



Te pareces a los mapas que dibujan con destreza
la espuma de sal en la orilla
de esas playas que nos vieron pelearnos
con el tiempo.
Llegas a mí, indefinible, como la suma
de restos, montón de retazos, sobrante
de lo que debí pensar que eras
y siempre me quedará esa maldita duda...
¿Eras edén?
¿Cuánta certeza cabía en el deseo
de verte así?

Soledad conmigo,
en la ausencia de saberte
—o creer que te sabía—,
llenaba las tardes con trozos de otras,
con tristes torrentes de tinta,
escribiendo a partir de la memoria,
a tientas. Era aquello
un amasijo de versos, tullidas letras,
tormentas, trincheras, textos torcidos.
¿Qué era yo? Ni poeta ni poeta.
Y menos, mujer.
Soberana de tu sombra, solamente.
Con la voluntad
postrada a tu voluntad.
Un tropiezo de mí misma
repitiendo la caída, una y otra vez.

No te importa y no es tu culpa;
pero, de tanto lamerme las heridas
he convertido mi lengua
en un ripio y la paciencia ha dejado
de servirme como excusa.

Eres lo que mi memoria no conoce,
lo que mi mente no recuerda.
Derribé tu pedestal.
Ahora solo estoy yo.
19
12comentarios 127 lecturas versolibre karma: 130

Tiempos guardados

Quizás venga del más allá, o estuve siempre acá
y nunca supe, ni saben si vengo o si voy
si estoy de regreso, de paso
cuantos días seré a partir de hoy
cuando me despediré como siempre
sin adiós…

Porque no tengo tiempos guardados
porque todos los caminos me parecen indicados
aunque luego vuelva sobre mis huellas
con los pasos congelados siguiéndome a mi…

Y nunca sabré, si me voy a quedar
si es mi lugar, aunque reconozca los rostros
ya no se visten igual…

No importa
a veces olvido mi edad
y siento la fuerza de seguir viaje
por siempre, o hasta que mi corazón me diga
mirando otros ojos, aquí está el amor, éste es el hogar
y el tiempo se quiera quedar…

soundcloud.com/lola-bracco/tiempos-guardados (Lola)
.
20
10comentarios 170 lecturas versolibre karma: 139

Quemando las brasas del tiempo (En colaboración con @rayperez)

Estoy con alfileres
colgando del borde
derecho de tu corazón,
navego entre los pliegues
de un olvido o un te amo
a punto de caer.

Pero si me das tu luz
mi estrella vuelve a brillar
mi vida se despierta
del oscuro anochecer.

Ah, el anochecer,
en esos taciturnos soplos
pienso en tu candidez,
en tu risa inmaculada,
en el fulgor dorado de tus ojos
de mar y ese suave olor
tan embriagante
que emana tu piel.
Mi faro de luz te doy

Cuando oigo tu suave voz
todo es dulce hay paz,
mis tardes grises cambian
de color.

Las palabras nunca alcanzan
para expresar los sentimientos
y todo lo que causas a mi existir.

En estas manos de surcos
ajados, tu aliento he sostenido
en las tempranas auroras
y en la nostalgia y pena
de estar perdido en tu silencio
y en los confines
de tú tiempo boreal

El tiempo se detiene
cuando mi pensamiento
vuela hacia ti y los besos
que no te di se quedaron
quemando mis labios.

Malu Mora en colaboración con @rayperez

imagen tomada de internet
leer más   
22
23comentarios 212 lecturas colaboracion karma: 132

La habitación del pasado

Ahí estaba,
enmohecida, desvencijada,
sin candado,
decrépita…
la habitación del pasado.

Con telarañas de recuerdos,
con los goznes oxidados,
bisagras de mil historias,
de mi vida
y mis memorias.

¡Silencio!

Aún se escucha alguna risa,
pero sobre todo llantos,
llantos por la muerte cruel,
llantos por desencantos,
llantos porque los sueños
uno a uno se esfumaron.

En su interior encontré,
montones de mi tristeza
en un rincón apilados,
y entre el polvo y la carcoma…
las canciones de Mecano.

Allí estaba cada suspiro,
los amores marchitados
como flores del invierno,
antiguallas de otro tiempo,
más que nada…, desengaños.

Noté también las ausencias,
espectros que son cadenas,
fantasmas encadenados,
al corazón y a la pena.

Había imágenes y retratos,
paisajes de mi existencia,
olores a naftalina,
a barra de bar…,
y a tabaco.

Distinguí un reloj de arena,
casualmente parado,
parado en el dulce instante
en que probé aquellos labios.

Tropecé con un engaño,
vi un “te quiero” apolillado,
un verano muy lejano,
un sentimiento arrugado,
y algún verso…, ya olvidado.

Y sobre un cúmulo de noches,
encontré un último trago,
como antaño, de Dyc cola,
que bebí sin más reparo,
y salí de aquella estancia,
una vez más, embriagado,
olvidando un par de horas,
mi tristeza y mi pasado.
16
7comentarios 135 lecturas versolibre karma: 136

Sala de espera

Ahora a esperar,
y los pasos, tic, toc ,tac
La gente camina
pasa sin más.
En la sala de espera
el tiempo contar.
Pasa volando , te hace soñar
Descansa la mente,
deja las voces sonar
menos la del médico
cuando sale a llamar.
Sigo convaleciente.
Se oyen los pasos pasar
tic, toc, tac.
La mañana pasa
y pasa sin más.
leer más   
15
2comentarios 76 lecturas english karma: 138

Anclados

Por los callejones de la nostalgia
malviven los ojos llenitos de pretéritos.
Manos que acarician siluetas efímeras
que solo perduran en la mente.

Una bofetada en la cara oculta de la pena
trae a una realidad de días que a nada saben.
Lagrimitas de desconsuelos ruedan
por la faz mientras la boca entreabierta
susurra un alarido de días grises.

Nada será lo que fue.
Nada fue lo que pensamos.
Nasa es como sentimos.
Bajo el cerezo en flor
solo se ve a quien tiene luz.

Vivir en presente,
soñar en pasado
y buscar un futuro con sabor a pan de hoy y aceite de vida.






Hortensia Márquez



Imagen de la magnífica película "Una pastelería en Tokio"
25
14comentarios 162 lecturas versolibre karma: 140

Eras ese monstruo

Eras la sonrisa de cada mañana,
La charla de cada madrugada.
Eres el despertar que esperaba
Al abrir los ojos.
Eras la resaca de todas las noches
Y el olvido de la mañana.

Eras el puerto seguro que me guiaba
A través de la oscura noche.
Eras el silencio cómodo
Cuando la tranquilidad reinaba
O el obligado
Cuando el caos se desataba.

Eras el beso robado cuando nadie miraba,
Sonrisa escondida tras una mirada.
No eres el príncipe convertido en sapo
Ni el sapo esperando ser príncipe por un besazo.

Eras el sabor a fresas,
A menta que refresca
Y revitaliza mi cuerpo
Evitando que me mienta.

Eras ese abrazo escondido en la oscuridad
Que nadie ve, pero que vive en la ciudad.
Eras ese monstruo que vive en mí,
Y que siempre estará para ti.
leer más   
17
13comentarios 197 lecturas prosapoetica karma: 122

" Sin mi... "

Yo no me resisto
cuando al viento pasas
despeinando cada pensamiento
haciendo de mis mejillas caricia
enfriando mi boca
congelando mis palabras
donde crees que olvido nombrarte
sin saber que mis labios mueren
en cada suspiro, por besarte…

Y me desnudo a tu paso
para hacerte el amor con la piel
y guardarte envolviéndome
y me perfumes
con todos los aromas
que del mundo mezclas
sólo para amarme a mi…

Me rindo sin batalla
me entrego a la locura
de amarte, en el viento
besando al mismo aire
provocando tu llegada
cada día
con una trenza
en la espalda
para despeinarme
en la pasión de tu abrazo
siempre de paso
a otros destinos
sin mi…
soundcloud.com/lola-bracco/al-viento-pasas-poesianomada (Lola)
20
3comentarios 110 lecturas versolibre karma: 144

Fueron mis pasos

No fui yo, fueron mis pasos errando el camino
buscando esas huellas que unieran sus destinos
y el corazón ilusionado le cantaba incentivando a sus latidos…

Fueron los pasos màs bellos
esos calzados de ilusión
que bailan mientras caminan
que besan el polvo de cada estación…

Y mi yo, expectante contaba las horas
los días y meses, de un caminar solitario
con los ojos agotados del desvelo
desvelo ilusionado del amor…

Y al amor, que sin huellas buscaba
y al camino seguido por la intuición
y los latidos cantando repetida veces
desentonando mi canción
con la mirada brillosa y cansada
buscando en otros ojos el amor…

Y fueron los pasos del tiempo
uno o dos años, tropezando por cansancio
buscando a la deriva ese amor en alguna tierra
prometida…

Y un caminar que sin perder la esperanza
y sin ninguna huella de pista, siguieron sin brújula
ni mapa, hasta llegar desarmado de coraza
y armadura, a tu corazón.


soundcloud.com/lola-bracco/no-fui-yo (Lola)
28
6comentarios 136 lecturas versolibre karma: 135

Hechizo

El amor es la estafa al tiempo
Y a los silogismos.
Mi insomnio lleva,
como tatuaje su nombre.

Finito es el placer;
Lo perpetuo esta destinado
Para las condenas,
No para los goces.
"El error es el eco de la oportunidad" - dijo
Y hechizó mi corazón.

La belleza le devuelve
la vista a los ciegos.
(Soy libre en la cárcel de sus ojos.)
Su piel es el laberinto
Del que no puedo huir.

No hay una imagen suya
que no tenga un eco.
Ella olvida el pasado
Pero el pasado no la olvida
leer más   
18
14comentarios 144 lecturas versolibre karma: 138

Narrador de olas

Despacio se destruyen los acentos hueros
acomodados al confort de suspicacias,
despacio y con préstamos infieles
aceptamos en las hojas que giran insensatas
todo el Mal y todo el Bien que hasta nosotros
se acercan para acariciar en nuestras frentes
la humedad del sudor
y nuestra fiebre arrebatada por murallas.

Desde el llanto de nacer hacemos olas
de trabas y defectos,
y lágrimas consideradas
en su afán cociente de experiencias,
golpes sobre el pecho que nos duelen
como aceptación de pecado de corduras
que recuerdan que nuestro corazón se nos antoja
un rincón atravesado por el miedo.

De esta residencia de minutos lentos,
sobre esta sinfonía de la espuma
incubada por las llamas mortecinas,
de la interrupción forzada de sus puertas,
ha de brotar el germen impreciso de la integridad,
perdida por aquéllos,
cobardes amamantados en el orgullo.

Cuando arda el horizonte será el instante
de tensar los hilos de lo extraño
con las curvas de preguntas que reviven
en la línea primigenia de esta arena,
compuesta por los granos desgastados,
rotos por la falsa luz de sus altares.

No será solo final de días perdidos;
vendrán hacia la noche abierta
las bandadas lloronas de las lechuzas grises
que cruzarán sus candados
alrededor de los eclipses necesarios
para acercar la intuición de los primates
a los ojos asustados de los sabios.

Nos quedará grabado en las solapas
el aliento de los siglos recorridos,
tejido conductor de nuestros vínculos,
nostalgia de los adivinos ebrios;
se quedará prendido entre los dientes
el vaho agazapado del invierno arbitrario,
vulnerado, encanecido.

Así, desde la altura
llamaremos por su nombre a las cenizas,
ampliaremos en lenguas de la Babel orgullosa
los escalones de sus torreones muertos.

Hablaremos en mil,
en diez mil,
en cien mil idiomas diferentes,
sobre las leyendas comunes arrastradas,
haremos collares con frases infantiles
creadas de la Nada,
recreadas desde la distancia para el verso.

Así, desde estos mares
leeremos en voz alta
la verdad de las historias postergadas
en el albedrío libre de sus fauces
en nuestras alpargatas de lisonja amarga.
15
7comentarios 89 lecturas versolibre karma: 134

Zéjel al amigo

Dame compañía
al mediodía.

Quiero contigo estar,
no me vaya a conquistar,
tan solo conversar.
De noche o de día.

Dame compañía
al mediodía.

¿Quiere conmigo venir?
Le ofrezco salir
de paseo ir.
Conversaciones de alegría.

Dame compañía
al mediodía.

Elijo mejor la hora,
para comer cazadora
y beber de cantimplora.
Así me apetecía.

Dame compañía
al mediodía.
leer más   
13
5comentarios 69 lecturas versoclasico karma: 113

En los pasos de una estación

Una barca hundida
nos regala sus leyendas,
guarda la memoria
del cristal de los mares,
enmudece y descansa
en su sudor perdido
y en la rendición de sus maderos,
vencida por las aguas,
por el aura de muerte
narrada en la caducidad de su tiempo.

Un árbol nos observa,
se abre en su corteza mágica
un ojo misterioso
con el que lee nuestra alma,
hace ondas en el aire,
crea vientos
con la rabia de sus hojas,
las hijas de su firmeza
que caerán cual nieve templada
para fingir ser agonía
sobre la alfombra del heno.

Alarguemos las miradas
alli hacia donde el Sol
pretende engañarnos cada tarde,
agucemos nuestros oídos
y percibiremos la lentitud de un trote.

Ese sonido claro
tiene por nombre otoño,
muy pronto vendrá
para llevarnos a pasear de su mano.
leer más   
19
20comentarios 128 lecturas versolibre karma: 106

Tango fiero

Cuántos son nuestros dias
de agonía de luceros,
cuántas noches de espadas incendiadas,
cuánta la lluvia clavada en mi frente
y en tu cabello de azabache!.

Viajamoss deprisa enredando las horas,
las sembramos después
en portales de la pasión cuando,
empapadas de vida,
vuelan las miradas y las manos.

Crecen nuestros cuerpos
como en una danza de fiero tango,
nos sumamos los poros,
nos multiplicamos en los minutos
con mi cincel puliendo tu mármol,
esculpiendo en tus caderas
un collar de sortilegios raudos.

Gritamos,
narramos a gritos la impaciencia,
le cantamoss un tango al fuego
almidonándolo con las caricias,
con el incendio provocado por tus dientes
y con mi espalda recorrida
por el caminar especiado de tus dedos.

Estallando
generamos el exorcismo de los dos,
universos en volandas.

Después nos hacemos silencio.
complicidades del calor creciente
en el sueño que nos alcanza
con tu azabache en mi pecho,
en aquellas noches
de mi espalda en llamas
por el fiero tango de tus manos.
leer más   
19
24comentarios 138 lecturas versolibre karma: 115

Quisiera

Quisiera robar tus tristezas
y llevarlas en lo profundo de mi alma
para que nunca te alcancen.
Quisiera borrar tu pasado
para quitar el peso sobre tus pasos.
Quisiera adueñarme de todo aquello
que alguna vez te daño.
Quisiera que tu me quisieras
tanto como te quiero.
leer más   
11
4comentarios 66 lecturas versolibre karma: 97

El final es ahora + ze pequeño

En mi comienzo esta mi final
Thomas Elliot



El comienzo es sólo un final

el final es ahora
el tiempo se paraliza
. El silencio se detiene

los olvidos son momentos
los recuerdos son olvidos
.
Se fragua un nuevo camino
inconsciente
que no lleva a ninguna parte
. -Maravilloso sinsentido-
Crece y se encoge
, una palabra única
que no responde.

Aparecen los cómplices
el anciano tiempo
el ruiseñor enfermo
el mago eterno

y no sé luchar contra ellos
y no sé si quiero
, que me siento ajeno
en este silencio
que apenas comprendo

tengo miedo
Del pasado agreste
Del presente insulso
Del futuro ambiguo

tengo miedo hasta de mí mismo.
Y aun así, insisto en vivir
a pesar de la suerte
en la que nunca he creído.

Sobre el cielo eterno
Sobre el silencio efimero
Sobre el porvenir incierto
Sobre el pasado recorrido

A eso me aferro
leer más   
6
3comentarios 74 lecturas colaboracion karma: 92

Quién

Dime si sabes
Quien robó la Poesía?
esa que teníamos en cada gesto
en cada palabra y tu boca en la mía
tan secretamente escondida…

Fue el tiempo, los otros, la distancia
o finalmente fuimos nosotros?
mientras los cuervos volaban
y nos susurraban los fantasmas…

Quien ensanchó tanto los mares?
que volvieron a ser océanos
océanos iguales y distintos
fríos y profundos, donde caer
y caer es ahogarse…

Quien? dime quien? mato mis versos
que hacían de cada uno de tus suspiros
caricias de tus dedos sobre mis manos
aferrándose a mi mente y manipulando mi cuerpo…

Quien? quién se llevó de mi boca
tantos besos que aún quedaban guardados
para besar con mis ojos tus sonrisas por la mañana…

Dime si sabes
porque entre nosotros
nos hemos robado esa historia
donde amamos…

Y aquellos instantes
que fuimos más que letras palabras
más que palabras, versos
y como el verso no alcanzaba
escribimos con las bocas, bellos poemas
y cuentos…

Ahora, dime con tu silencio
que yo entiendo
quien te hará eterno verso?
quien será tu reflejo?
porque ese amor
que me ha quedado
nunca será pasado
sino presente en siempre
pero tú, ya hueles a recuerdo
buscando otros pasados
y a mi, a libro en biblioteca
guardado... Lola)
16
8comentarios 102 lecturas versolibre karma: 123
« anterior12345