Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 193, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Búsqueda

I
Beber la noche
enterrando y desenterrando
cadáveres de la memoria
hasta abandonarnos
en la fosa común del sueño.

Oscuridad. Silencio. Salvación.

Beber mañanas
donde moscas suicidas
aparecen dentro de ollas
de aluminio con avena;
donde cucarachas depresivas
se cortan las patitas
con hojuelas de maíz;
vivirnos en los otros
para nosotros
como objetos deseantes y deseados.

Máquinas. Caos. Sosiego.

Beber la tarde,
despacio,
sujetándonos al mundo
a través de la palabra
y de nuestros actos;
en algún lugar
tenemos un hogar.

II
Escribir desde el silencio
y con los ojos abiertos;
la vida y la muerte duelen,
pero aun así
hay alegrías en la existencia.

Alegría y dolor
se condensan en un sólo cuerpo
orgánico, efímero.

¿Continuará la marcha fúnebre de los seres humanos?

De Sombras, 2012
leer más   
13
8comentarios 91 lecturas versolibre karma: 111

Susurro de ángel

Para Karina Araya

Cierra tus ojos y evoca y olvida
que la vida es vida y la muerte muerte:
la vida es un contrato con la suerte,
y la muerte, tierra desconocida.

Abre tu alma sin temor a perderte
y deja que hable y que cante: afligida,
animada, cansada, divertida…
Somos parte de un mundo desinerte.

Espera mientras buscas la salida,
busca mientras esperas conmoverte:
son tus letras razón para quererte,
susurro de ángel, onírica herida.

Cierra tus ojos con sosiego fuerte,
Inspiración pronto llegará a verte.

De Versos perdidos, 2011
leer más   
6
5comentarios 36 lecturas versoclasico karma: 72

Últimos días de septiembre

A septiembre se le despellejan las hojas
se despide el mes de amarillo
y de las frondas palmípedas.
Esa calma intacta y casi melancólica
con la que se impregna el bosque
pronto habrá pasado.
No hay calma —ni flores— que sobrevivan a esta rueda.
Cada día
la oblicuidad es como si derrumba
se bisela la caída
como en el borde de un espejo sesgado.
La umbra se estira
quejándose en vigas de roble
ajedrezando el desconchado muro
y el asfalto de esta calle fría.
A su paso
van como tejiendo zanjas en una nieve que todavía no está ahí —el invierno aún está a quince esquinas—
parece el caminar de espectros que se han vuelto tiza
carboncillos fantasmas
de pálidos grises azulados hacia lo oscuro
que se trizan contra el tibio suelo de hojas
la 'efímeridad' de sus carnes 'halloweenicas'.
Único día en el que regresan
encarnándose en la pútrida sombra
sólo para marchar al al rayar el alba
de todos los santos.-


@ChaneGarcia
...
leer más   
13
9comentarios 69 lecturas versolibre karma: 101

Muro de contención

Noche pálida y fría
como la luz blanca
de las lámparas
barriendo sombras callejeras,
así nos vemos,
así te veo.

Vivimos expuestos al peligro:

El indigente,
la empresaria,
la madre,
el hijo,
la estudiante,
el obrero,
la religiosa,
el homosexual,
la infancia,
la juventud
la vejez…

Neguémonos a la indiferencia.

Barriendo sombras callejeras
de las lámparas
como luz blanca,
noche cálida y fresca,
así nos vemos,
así te veo.

De Sombras, 2012
leer más   
8
6comentarios 85 lecturas versolibre karma: 93

Apacible paseo

Una suave caricia,
de mar reclamando territorio
un viento cómplice
de aquellos besos que da el silencio.

Un lugar favorito
donde las olas deletrean nombres,
piedras que al final
se vuelven compañía eterna.

Caminar por la orilla
de un abismo con nubes fugaces
sin ver ningún final,
disfrutando de la armonía
que solo ese recoveco te da.
14
5comentarios 70 lecturas versolibre karma: 88

Frente a tí.

En silencio,
en tu presencia.
Y sin embargo sabes qué pasa.
Tú ves lo que mis límites no me dejan.
Y sanas con estar,
las heridas que no siento.
En silencio, frente a tí,
esperando, tu abrazo,
recibiendo tu luz,
esa luz que se siente
con solo estar frente a tí.
leer más   
14
7comentarios 135 lecturas prosapoetica karma: 105

D. de desesperación

Podrido y con los ojos hinchados,
me largué a trabajar. No quería ver ni hablar,
con persona alguna. Quería gritar
y mandar al carajo al exterior:
lágrimas de piedra rasgan corazón y mente,
y existir fastidia
cuando te das cuenta
de la falsedad de la vida y la certeza de la muerte.

Todo por todo. Nada por nada. ¿Equilibrio?
¿Amar? ¿Desear? ¿Odiar?

A veces me encanta imaginarte desarmada en mi pecho,
diciéndome, tú: “Ya cállate. Hoy no quiero pensar, abrázame.
Recuerda: En primavera las flores, en verano el canto del cucú,
en otoño la Luna, en invierno la blanca nieve
”.

De Tu corazón es un bonito lugar para morir, 2019
leer más   
9
3comentarios 83 lecturas versolibre karma: 82

Te amo

Te amo
porque sé qué es perderte.

Te amo
porque sé qué es tocarte.

Te amo
porque sé qué es olvidarte.

Te amo
porque sé qué es besarte.

Te amo
porque sé qué es alucinarte.

Te amo
porque sé qué es acariciarte.

Te amo
porque sé qué es extrañarte.

Te amo
porque sé qué es mirarte.

Te amo
porque sé qué es odiarte.

De Versos perdidos, 2011
leer más   
9
8comentarios 122 lecturas versolibre karma: 99

La Paciencia!

Admirable a su paso

como vuelo de ave,

expresa valor hasta que cae el ocaso

Es que hace caso al corazón por que en su mente se encuentra la clave.


Sabe que sus pisadas no tambalean

conocen como observa y calla,

veras que la aplauden en silencio por donde la vean

y en su interior guarda las más grandes medallas.


La recuerdan aturdidos por la serenidad

la olvidan confiados en medio de conflictos,

cuando las situaciones parecen adversas y no logran ver con claridad

hasta se olvidan que si la acompañan saldrán Invictos.


A simple vista es sencilla lo aclaro,

pareciera que nada llame la atención,

pero dejemos que hable bien claro

y así veremos como con PAZ y CIENCIA domina cualquier situación.


Escritor: Miguel Angen Fretes
- ProsaPoética_Rap
6
2comentarios 44 lecturas prosapoetica karma: 73

Malditos

Maldita guerra, malditos, malditos...
Malditas ganas de eliminarse,
de ahogar en gritos,
de hacerse desaparecer..
Malditas ganas de no dejar vivir,
de hacer y deshacer...
Malditos aquellos dementes,
que gobiernan las ilusiones de la gente..
Malditos los que imponen religiones,
credos, deseos, ambiciones,
libertades esclavizadas y otras condiciones..
Malditos los que compraron un billete
en primera línea de la tierra,
y ahora se creen dueños de sus fronteras...
Malditos aquellos
que creen ser jueces de lo moral,
desde la poca vergüenza
y la profunda inmoralidad..
Malditos, malditos..
Malditos los que atentan contra las personas,
porque se creen superiores a ellas..
Malditos los verdugos y portadores de sogas...
Malditos los que mantienen
las noches sin estrellas,
para que no se vea la trista realidad,
de la muerte de las horas..
Malditos hipócritas,
aún sin saber si todos lo somos un poco..
Maldito yo,
por no poder hacer más,
por quedarme quieto..
Maldito mundo loco,
que se muere,
con nosotros dentro..

Fran Renda
@Fran44Sombras
leer más   
18
20comentarios 168 lecturas prosapoetica karma: 86

La noche y tu ausencia

Burbujea abajo de un chorro de sombras,
callada y sin ánimo de sueño puro.
Sin embargo, no quiere té de cianuro
ni vomitar hiel en sus negras alfombras.

Impertinente una y otra vez te nombras,
en cada latido del reloj purpuro,
dentro del pecho donde te murmuro:
“Aún soy tu yo, no sé por qué te asombras”.

Entre el perdón y el olvido se humedece,
mientras tranquila suspira, y brillante ora:
“Cuídala Jehová, su vida embellece”.

Te llevo conmigo aunque llegue la Aurora.
El bien o mal tiempo dado se agradece.
Burbujea apacible, el viento no llora.

De Tu corazón es un bonito lugar para morir, 2019
leer más   
16
8comentarios 140 lecturas versoclasico karma: 99

Aire

No me pidas que te ame
como el adicto a su vicio,
exclusivamente te amaría
para lograr sobrevivir.

No me pidas que te quiera
como el niño pequeño a su madre,
únicamente te querría
para poder sonreír.

No me pidas que te odie
como el difunto a su asesino,
solamente te odiaría
para descanso conseguir.

¡No, no, no! No me pidas
ni lo uno, ni lo otro, ni lo otro:
seamos amantes,
nubes, polvo cristalino al viento.

De Versos perdidos, 2011
leer más   
10
4comentarios 60 lecturas versolibre karma: 102

Te vendo mi corazón

Te vendo mi corazón:
está en buenas condiciones.
¡Mira! No te miento.
Aún conserva su color,
ilusiones por montones,
bastante sentimiento
y mucha imaginación.

Lo puedes utilizar
como protección
contra el mal de ojo,
o como almohadón
cuando quieras soñar.

Es fácil de cuidar:
no exige devoción
y le gusta conversar.

Para comprar tu atención,
te vendo mi corazón.

De Versos perdidos, 2011
leer más   
13
18comentarios 143 lecturas versolibre karma: 97

Sr. Destrucción: Te libero de mí

Para Ann

Te libero de mí como el Cazador lo hizo
con Caperucita Roja, del Lobo:

Jamás volveré a hacerle copy-paste
al poema “Niña” de Octavio Paz, o a algún otro,
para enviártelo antes de dormir,
o al despertar, o en la tarde,
para desearte un bonito momento.
Borraré el remake que te hice de “El dinosaurio”
de Augusto Monterroso:
Cuando desperté, tu “Hola” todavía estaba allí;
lo que para mí quiere decir:
Cuando estás ausente soy como Léon sin Matilda,
eres la única por quien echaría raíces
.
Para evitar invitarte a comer,
o a dar un paseo a la deriva, o al cine,
o a casa a ver una película acompañados
de helado de chocolate, pizza y palomitas,
me prohibiré poner en la PC, aun borracho,
“I always knew”, o “All over”, o “Darts of pleasure”,
u otra de las canciones que me recomendaste.
Dejaré de escuchar, una y otra vez,
“Te vi pasar” de Nach, o “I am yours” de The Adics,
o “Que el soneto nos tome por sorpresa”
de Jorge Drexler, o “Perseide” de Carlos Sadness,
imaginando cómo sería tu alegría
después de saltar con paracaídas desde un avión,
o al emerger del Cenote Dos Ojos.
Guardaré tus dragones junto a la fantasía,
y el anhelo, de palpar tu cuerpo al aire,
de mirar el rubor de tus mejillas,
de aspirar tu aroma a miel
y de paladear tu sabor a sal,
mientras dibujas en el mío
la desnudez de tu alma, al ritmo del “Oshin”.

Te libero de mí como el Cazador lo hizo
con Caperucita Roja, del Lobo:

Abandono la esperanza
de apagarme contigo desarmada,
sobre mi pecho, antes de susurrarte:
Tus labios son más besables que los de Chloë Grace Moretz,
tu mirada más salvaje y seductora que la de Cara Delevingne,
y tu nariz más estética que la de Kate Beckinsale.
Siempre supe que no tenías un corazón de nena de librería,
ni la magia de un hada encantada de no estar encantada,
ni la creatividad de una mocita robot. Sin embargo,
te atesoré como mi chica favorita;
entendiste y arriesgaste cuando escribí:

Advertencia

—No regreses a este bosque donde nunca deja de llover, se pueden mojar tus tenis. Yo estaré bien, humanita.

—Lo sé, pero usted me hace sentir cool con sus ocurrencias. Tenga esta caja, dentro hay galletas y leche. Es lindo verlo sonreír, señor monstruo. Adiós.


Te libero de mí como el Cazador lo hizo
con Caperucita Roja, del Lobo:

Encenderé la luz de vez en cuando
para ahuyentar a las sombras del insomnio,
e intentaré beber y fumar menos
angustia, miedo, melancolía, y dejar el degenere.
Tú con tu rebeldía realista. Tú con tu cajita musical.
Tú con tus palabras francas.
Tú con tus desvelos y enojos compartidos.
Tú con tus disculpas aceptadas.
Tú con tus despedidas improvisadas.
Tú con tu pesimismo valiente:
Soy una mierda de persona, déjame.
Tú tan tú, y tan siempre tú,
me devolviste las ganas de existir
y de querer ser mejor persona.

Gracias: “Ojos color sol”.

De Caminantes, 2017
leer más   
3
3comentarios 56 lecturas versolibre karma: 45

D. de decepción

Otra vez se tiró en la cama,
apestando a cigarro, cerveza y vómito.
Otra vez despertó con dolor de cabeza
y de estómago y con los ojos hinchados.
Otra vez se levantó desganado, disperso,
y con anhelo de ser sordo y ciego,
y encendió a Victorique.
Lleva meses sin oír música,
y cuando lee lo hace por aburrimiento.

La capa de polvo en casa cada día es más gruesa,
y él, aunque sabe que es sombra y recuerdo,
se piensa olvido. ¡Mediocre hombre pobre!
¡Él que sabía distinguir entre el deseo
del rosa natural de unos labios y el azul te cielo conmigo!,
ahora escribe sólo, solo, por inercia.
Ojalá vuelva pronto del latido
del Bosque de los Corazones Desolados.
Extrañamos su tiempo, su soledad creativa y viva,
y, sobre todo, su ser de niño con juguete nuevo,
sonriendo, en la más espesa madrugada.

“Quien busca nada, encuentra todo.
Así como lo encontré en ti”
, alguien susurra.

De Tu corazón es un bonito lugar para morir, 2019
leer más   
9
1comentarios 87 lecturas versolibre karma: 94

La tarde y tu ausencia

Por instantes intento no pensarte
y sucede que mi soledad llora,
con la fe de quien a Jehová le ora;
y suspira y se consuela al nombrarte.

Cierro los ojos buscando escucharte,
la memoria es buen refugio a toda hora,
y pasa el silencio hiriente que aflora
cuando el dolor te incita a lastimarte.

Se me ocurre abandonarme valiente,
al olvido de la desolación,
tu presencia lo impide vehemente.

Lo que sucede es que tienes razón.
Lo que pasa es que me mostré imprudente.
Lo que ocurre es que te pido perdón.

De Tu corazón es un bonito lugar para morir, 2019
leer más   
14
4comentarios 88 lecturas versoclasico karma: 82

D. de dulce

Hice una L. de ceniza,
ni clara ni mestiza.
¿Cuándo te encontraré de nuevo en mi sueño?
Por ti: ganas de ser,
dos ratitas bañándose bajo una lluvia inusual,
de abril, a media tarde,
mientras un gato conmovido las mira.

Si algún día te falto recuerda:
vivir es existir para bien morir. "Todo es uno,
y Uno es todo: amor, deseo y odio".

Tu corazón es un bonito lugar para morir, 2019
leer más   
11
5comentarios 111 lecturas versolibre karma: 99

La mañana y tu ausencia

Acurrucado bajo las cobijas
cavilo en levantarme hasta las doce,
del mediodía que, entre su retoce,
a mí me entrega caricias de lijas.

No puedo. No son en mí baratijas:
tu valía, tu esfuerzo diario, roce,
tu sentir oculto que amor conoce,
ser más que tener entre sabandijas.

Cierro los ojos y a Jehová digo:
“Gracias, señor, por darme su luz, vida.
Le atesoro, y siempre estará conmigo”.

Por respeto y orgullo evito la huida.
Fue bonito pasar tiempo contigo.
Te nombro y la tristeza es repelida.

De Tu corazón es un bonito lugar para morir, 2019
leer más   
11
6comentarios 101 lecturas versoclasico karma: 87

Noche

azul y gris
y no todo
y no siempre

negra diástole balsámica
que derrama
como ungüento su misterio
leer más   
10
3comentarios 48 lecturas versolibre karma: 92

Corazón de fantasía

Hoy guardaré los rencores, las tristezas,
las iras, las apatías, los temores...
y todo aquello que me cause dolores;
vendrán libres de dudas y de certezas:

Alegría con sus afables princesas,
Confianza con sus enanos voladores,
Vitalidad con sus igores cantores
y Paz con sus adorables vampiresas.

En la mañana jugaré a sonreír,
en la tarde canturrearé soñando
y en la noche simplemente iré a dormir.

Hoy voy a explorar este mundo flotando
como un espectro afanoso por vivir;
porque hoy, sé que puedo mantenerme andando.

De Caminantes, 2017
leer más   
12
7comentarios 94 lecturas versoclasico karma: 96
« anterior1234510