Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 140, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Salvavidas

Me niego a la injusticia,
a la guerra,
a la impunidad,
al abuso,
a la intolerancia,
a la indiferencia,
a la insensibilidad,
al terror,
a la pereza,
a la delincuencia,
a la opresión,
al abandono,
a la inequidad,
a la hambruna,
a la desesperanza,
al desamor,
a la inseguridad,
a la exclusión,
a la explotación,
al extremismo,
a la inconsciencia,
a la crueldad,
a la ignorancia,
al engaño,
a la discriminación,
a la brutalidad,
a la incomprensión,
al rencor.

Siempre hay una posibilidad de cambiar.

De Sombras, 2012
leer más   
11
4comentarios 58 lecturas versolibre karma: 82

Hermoso lugar inexistente

Un lugar donde su palabra
se escucha en la voz
de una bella flor, que vibra
cuando un hombre alado
me visita y acaricia mi cabello
con bondad.

Un lugar donde el tiempo
no tiene segundos y es eterno
como la melodía del riachuelo
que se encuentra al final
del arcoiris.

Un lugar donde escucho su
dulce voz y en la soledad le miro
con los ojos cerrados, pero
mi fe, me hace sentir que está
a mi lado.

Recibe mi dolor que interpreta
las palabras que mi boca no
puede expresar, me dice: “ven”
y veo el camino, sé que mis
pasos no vacilan en el andar.

Recoge mi llanto tan inexplicable,
sobre las palmas de sus manos,
llevándolas lejos, a la fuente
de los lamentos donde sus
oídos escuchan el ruego.

Y él vuelve a mí, pronuncia
mi nombre en voz baja y deja
sobre mi almohada aquel reloj, que
se escucha en ese hermoso lugar,

Esperanza * * *

Hermoso lugar inexistente,
lugar donde jamás he estado,
pero quiero volver a estar,
porque sé que existe y allí estaré…


Letizia Salceda,,,
leer más   
15
13comentarios 81 lecturas versolibre karma: 94

Tú mi universo
tú mi pensamiento
tú mi luz de la mañana
tú mi sol sobre mi cama
atardeceres moribundos
buscando otros mundos
de luz y risas sonoras.
Tú mi concierto de mar
vaivén de estrellas
reflejadas en sus olas
estrella que guía
mi corazón marinero
en noches de tormenta
mar abierto embravecido
ruge el trueno estremecedor
los brazos de Poseidón
me abrazan haciendo
que vibre mi endeble barca.
Rayo que atraviesa
amenazador el cielo
partiéndolo en dos
iluminando el horizonte
haciendo de luz derroche
convirtiendo a la noche
por un instante en día.
Tú mi dulce agonía
en noches de tormenta
desliz en agitadas aguas
sobre el encaje de las olas
de un azul profundo mar
oleaje y quebrantado cielo
de relámpagos y truenos
gaviotas en pleno vuelo
hacen círculos
danzando a un mismo ritmo
perfectamente acoplados
en el vaivén agitado del mar
en noches de tormenta
al amanecer la calma
guerra y paz
amanecen abrazadas
sobre una arena blanca.


MMM
Malu Mora


imagen tomada de internet
leer más   
20
12comentarios 75 lecturas versolibre karma: 79

D. de daga

Me dan miedo los domingos,
y aunque siempre me levanto,
duele recordar el llanto
de madre y padre mesingos.
Y no bastan los respingos
para callar sombras rotas.
Las horas pasan ignotas,
silencios suicidas, llagas,
y contemplo donde vagas;
de la lluvia somos gotas.

De Tu corazón es un bonito lugar para morir, 2019
leer más   
11
2comentarios 65 lecturas versoclasico karma: 92

Error 404: Desde la Nada

Soy un fragmento
del Caos y del Orden:
un ser humano.
Vida, existencia y muerte:
un cuerpo es cuerpo
hasta que un yo lo palpa,
desea y nombra.

De Caminantes, 2017
leer más   
11
4comentarios 90 lecturas versoclasico karma: 75

Oda a la frustracción

En mi temporal también hay regocijo.
¡Fuertes borrascas han destruido,
el umbral de mis ambiciones!
¡Estoy cegada por la ira!
¡En una sola pieza,
y sin parpadear
a mi sombra!
¡Caigo en espiral!
¡arde mi espina dorsal!
¡Arduo amanecer detrás de mí
y, aún siento mis piernas temblar!
En mis frustraciones también hay paz.
9
2comentarios 46 lecturas versolibre karma: 79

Una Noche En La Ciudad

Faroles iluminan la plazoleta
25 de mayo
La luz desaparece por la calle mayor, la libertador
Y la luna se asoma por la Güemes

Comienza a opacarse
Y aparecerse como reflectores
En el cielo azul marino
Las estrellas

Los edificios se alzan como montañas
Las luces fluorescentes
Te hacen compañía
En la vacia parada de la misma calle nombrada

Personas van y vuelven
Los perros duermen
Y los niños en su dormitorios descansan
Prevalece la bulla
Ya anochece
En la ciudad
Otra noche
Otro viaje
Otro sueño
Otro cansado dia
En la ciudad
leer más   
11
15comentarios 96 lecturas prosapoetica karma: 90

Campo

Allá en el llano
Donde dominan
Las dunas
Y las penumbras
Por las noches
Suspiros sollozan
Y otras descanzan

Seguidas de sequía
Incalculable
Lengua seca
Sed de agua
Sed de amor
Sed de rabia

Sabía es la vida
Al otorgarle un par de arbustos
Y árboles cercanos
Donde su frescura se recuesta
Y la calma perdura

En este
Desierto incierto
De palabras
Más que el silencio abunda
Belleza prevalece
Como las montañas majestuosas
Las especies que ves
Los peces que nadan a orillas del río

Miles de soles y lunas
Para conquistarte
Un silencio para reconfortarte
Y nada más bello que ver el sol
Iluminando la mañana
Y aclarando el paisaje

Pintando el cielo en acuarela
Y quedan las nubes nadando
Como pejerreyes en la laguna
Ah que bello es el campo
Con su paz
Naturaleza
Y algo más
leer más   
16
13comentarios 104 lecturas versolibre karma: 101

No necesito más...

Mirando
al mar de abril,
sola,
sentada
en la arena
clara
de la playa.

Tarde serena,
solitaria
y apacible.
El sol asoma,
tímido,
entre nubes
blandas
y azuladas.

Las olas,
apenas
perceptibles.
Tranquilas ondas
que se mueven
en silencio
y en voz baja.

Respiro
hondamente
los fragantes
aromas
oceánicos.

Y absorbo
a bocanadas
el olor
de la brea
y de las algas.

Con los ojos
cerrados,
escucho
los latidos
submarinos.

Y me dejo llevar,
pausadamente...

Y me dejo acunar
en ese arcaico
y eterno,
ir y venir
del agua.

La brisa suave
acaricia
mis pestañas
y revuelve
levemente
un mechón
de mi cabello.

Y me dejo
abrazar
por los tibios
rayos de sol,
ya descendente.

Y abro mis ojos.

Y miro mis pies
desnudos,
que se hunden
en la arena
poco a poco.

Esa arena
con cenefas
triangulares,
de las huellas
que dejan
las gaviotas.

El pañuelo
blanco
de una vela
sobre el agua,
cercano,
me saluda.

Se escuchan
chapoteos.
Un niño lanza
caracolas
a las olas.
Detrás,
un castillo
derruido.

Fijo mi vista
en esa superficie
plana y verdeazul.

Y se hunden
mis ojos,
en ese mar
metálico
e inmenso.

Y mis ojos
se disuelven
en la bruma
nebulosa,
que opaca
su horizonte.

Y sola,
sigo anclada aquí...
varada en la arena...
sin pensar en nada...

Con el alma
abierta al aire.
Con una paz
interna, limpia
y blanca.

Y me dejo
llevar
llevar
llevar...
por el sonido
rítmico
y atávico
del agua...

Y ya...
no necesito nada más.

Ya...
nada más.

¿Qué tendrá el mar...?

Texto y foto:
María Prieto
Abril 2019

(Playa de Alagoa. Algarve. Portugal)
25
29comentarios 126 lecturas versolibre karma: 100

Luna

Sentada está la luna
en su trono sobre el mar
alúmbrame con tu luz
durante la noche oscura

Ya que has sido testigo
mil veces de mis locuras
cuéntale que no olvido
los rasgos de su hermosura

Tu silencio es poesía
que en mi infunde estos versos
dile querida luna
de su amor, yo sigo preso

En la fría madrugada
junto al mar y las estrellas
te dedico este poema
a ti luna, la más bella.
leer más   
14
4comentarios 79 lecturas versoclasico karma: 107

Fresco

Aire fresco
Surcando el parque
El silencio invadiendo el paisaje
Unas pocas nubes
Formando parte del atardecer
A un colgando en su mirada

El sol que de a poco
Desaparece entre los lejanos
Cerros
La gente cada va y viene
Las palabras sobrevuelan
Como mariposas
Y sus alas se entre cruzan

Las aves se posan de una rama a otra
Y sigo sentado en el banquillo
Mirando la hora y el segundo pasar
En forma de manecilla
Con las manos juntas
Como palomas
Y respirando el aire fresco del parque
leer más   
19
16comentarios 106 lecturas versolibre karma: 87

"Entre verso y rima" Jotabé con estrambote

Entre verso y rima, así nació la poesía
la más esplendorosa y sublime melodía

que los oídos pudieron haber escuchado
y todos nuestros sentidos haber inhalado
pasión pura que es futuro presente y pasado
de cada poeta su tesoro más preciado

con el que expresa al universo todo el sentir
que sus emociones llegasen a percibir

entre el amor, desamor, paz y melancolía
todo es infusión para un poeta apasionado
dejando que la musa pueda en sus letras fluir.

Y se puede concluir...
que la poesía es alimento para el alma
es un arroyo que fluye por la vida en calma




Clementina bravo Rivera
Cleme Eternamente
23 de marzo de 2019
Arica – Chile.
leer más   
20
21comentarios 102 lecturas versoclasico karma: 104

Dime qué ves

Tras esos ojos marrones existe,

un vacío inexplicable que asusta,

una lucha ancestral inexhausta,

mientras, el hambre en el mundo persiste.


Quien conozca lo mucho que sufriste,

puede que emprenda una batalla justa,

puede que aquello que te hacía infausta,

se convierta en nada menos que un chiste.


Espero que algún día encuentres la paz,

espero que tu corazón descanse,

espero que el amor sea tu solaz.



Sé que tú eres más fuerte que el odio,

Sé que los miedos no son más que un disfraz,

Sé que algún día te veré en el podio.
5
1comentarios 49 lecturas versoclasico karma: 68

¿Cuánto vale tu paz?

No tengo bien en claro lo que quiero
pero tengo bien en claro lo que ya no quiero,
¿Cuanto vale tu paz?
Claro que no tiene precio.

Por eso amo como moja la lluvia
pero evito si puedo evitar caminar bajo las fuertes tormentas
si quieres piensa que es contradictorio
pero la sabiduría de la vida es mi gran consejera.

He tropezado con tantas tormentas
que mis rodillas se han gastado
y mi alma es una experta
en batallas y en guerras.

No soy cobarde por no querer guerras
hoy elijo mis batallas y que tormentas,
y cuando si vale la pena entrar en guerra
no todas merecen esfuerzos ni valen la pena.

¿Cuánto vale tener paz?
Mucho más que una guerra,
por eso elijo vivir en paz
porque ya he ganado tener paz frente a muchas tormentas de guerras.

Claudia Viviana Molina
13
18comentarios 125 lecturas versolibre karma: 102

Domingo pacífico

Querida calma
si hay que pedirte algo
¿Qué más será?
ahuyenta la maldad
y trae el sosiego,
repele el desdeño
y atrae sincera bondad,
si es que existe por supuesto,
inundanos con despreocupación
que se lleve el menosprecio
que la rivalidad se vaya
y la tranquilidad
nos acoja en su lecho.
18
8comentarios 83 lecturas versolibre karma: 99

Ocho estrellas

Afilemos viejos lápices,
esgrimamos tizas blancas,
unámoslos en barrera de armonías,
detengamos con su fuerza
la agonía de cañones
del hambre de los hombres,
escribamos las palabras
con las que remendar auroras
en ofrenda de las selvas.

Que nos inunde la paz,
volteada como diábolo
en su cuerda,
disparada como flecha
hacia la diana
de los sentimientos libres,
que estalle repentina
la esperanza contundente y absoluta
cuando cese la epopeya
de los duelos,
el combate por el pan
de cada día.

Soñemos
ocho estrellas blancas,
soñemos limpia la bandera
hoy ultrajada por manos negras,
soñemos en la paz,
en la esperanza,
volvernos sobre el mar
como una lanza
cargada de justicia y de prudencia.

Roguemos
por el tiempo en que será
la libertad
con la que abrazar la tierra,
con la que respirar presencias,
en la que dibujar
sin sombras
ni silencios ni cadenas.

De pronto se hará el mañana,
y este tiempo,
inflado de paciencia,
verá crecer los hongos y los setos,
y hasta el río,
guardián de los secretos,
hará remansos,
deteniendo el curso de su llanto.

Asaltados nuestros diques
reventará la paz en mil burbujas,
con cada espina,
en cada esquina,
en tus ventanas,
bajo mis puertas.
leer más   
12
8comentarios 139 lecturas versolibre karma: 94

Volver a ti

Había imaginado el encuentro tantas veces… y seguía sintiendo miedo. Aunque lo único que deseaba, después de todo, era escucharle. Recuperar la paz y la libertad de ese peso que absorbía todas sus energías. Necesitaba desnudar la verdad con la honradez de no callar nada.

Giró la llave dentro de la cerradura y la puerta cedió. Todo permanecía igual que lo recordaba. Avanzó lentamente por el pasillo. Al fondo, un gran espejo devolvía su propia imagen treinta años más joven.
“Llegué a pensar que jamás regresarías a mí.”
Cerró los ojos. Había vuelto a casa, y ya no tenía miedo.




Publicado en la Asociación Solidaria Cinco Palabras:
cincopalabras.com/2019/01/27/escribe-tu-relato-de-febrero-i-carlos-oso
19
18comentarios 139 lecturas relato karma: 90

Final de etapa

He vivido y voy viviendo
siendo el cofrade humilde
de la vieja hermandad de los viejos peregrinos,
abriendo rutas silenciosas en esta esfera de agua y tierra
que gira inclinada en su eje de perfección desbaratada.

Me he ido en muchos viajes,
he regresado en tantos otros
entregándole a mis ojos la mirada entre las dunas,
el salvaje furor de los ríos de locura,
he habitado en las cuevas y en las nieves.

Y un día de Diciembre me concedió el destino
renacer en un lugar de estrellas y de piedra,
un rincón inundado por las lluvias
y por un Sol de Otoño inflado de paz y de oraciones.

Solicité en el retorno que mis venas
se anegasen de un compás de seis por ocho,
pedí balbucear la niñez con el acento que es poema
de la mar en su amor para los bosques,
imploré la tristeza y la alegría de alojarme
en este lugar que roza el fin del Mundo.

Y en este pequeño país de azul y verde
descorro los edemas surgidos por los golpes
y las miasmas que sentí
en el rondo de mis templos decaídos,
dejo irse los placebos sugeridos en la grandeza enana
de los sentimientos remendados,
sostengo el equilibrio de bípedo ignorante,
observador del tiempo y alquimista de vivir.

Y en esta tierra verde tengo el temple
de saber describir con el silencio
el ágape de las aves sobre el limo ,
la carencia como sustento de abundancia,
la caverna del invierno hecha espíritu de luz,
la inocencia por linterna entre hogueras por San Juan,
este cielo alternativo de nubes,
de grises y de brillos,
es el germen aceptado de valores y de miedos
entregados en mis manos al nacer,
esta tierra de milenios
es semilla fecundada por la historia
bajo mi pellejo de roble de rebelión callada.

Ahora soy el que se busca agradecido
en las esquinas de estas olas y estos árboles,
con la consciencia de sentir las bendiciones
del regalo de escuchar cada sonido antiguo
como canción nueva que amanece,
ahora sé que éste es regazo final de mis etapas.

Y aquí me quedo,
vestido de algodón, lino y helechos,
lavando los recuerdos con sonidos ancestrales,
convertido por azares del destino
en beduino extendido sobre alfombras verdes
hasta hacerse mi aposento de fortunas.

Y ato en el embarcadero de mil instantes serenos
la luz de las tardes blancas,
echo cuentas con mis uñas recias,
y por veces me desnudo y me descalzo
o remuevo con mis viejos zuecos
la soñada tierra arada de mi juventud,
escurrida entre los dedos cuando embadurnó con su saber
mis plantas de nómada aturdido.

Búscame si así lo quieres aquí,
donde me quedo,
en esta mi morada de parsimonia sustancial,
aceptadas las rutinas de los días nublados o brillantes,
aquí donde son miles los ríos,
millares las montañas,
millones los árboles,
donde las estrellas quieren reflejarse en la mar,
aquí donde he olvidado
la añoranza primitiva del desierto.
leer más   
19
7comentarios 103 lecturas versolibre karma: 94

Canción de paz

Miré al cielo para ver el infinito
y me regaló unos ojos cegados en amor.
No sabía que necesitaba tanto,
serena tarde, escondido yacía el sol.

Oí tu nombre en los huecos del silencio,
se paralizaron mis huesos y escuché
lindas estrofas de una canción de paz.
Así, se inundó de melodía la noche.

"Tinta y tiempo"
leer más   
5
sin comentarios 25 lecturas versolibre karma: 50

Después de la tormenta...

Respiraba en la cama temblorosa,
trémulo el corazón, sin más consuelo
que mi torso desnudo,
que el edén de mi pecho.

La mañana al amor le da una tregua,
la pasión con el alba ve sosiego,
los suspiros espiran
y reposan los besos.

Los sofocos se funden con la calma,
en la noche quedó el último aliento,
los abrazos alivian,
y aflora el sentimiento.

Es la pausa, la paz y la armonía,
el descanso que imploran nuestros cuerpos,
es silencio y caricias,
es final de otro sueño.
18
10comentarios 137 lecturas versoclasico karma: 86
« anterior123457