Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 7, tiempo total: 0.003 segundos rss2

Tardíamente... (Texto Neosurrealista)

TARDIAMENTE
( Texto Neosurrealista )

Escribió tarde su tierna muerte y tarde su vieja
vida. Fuera de sí mismo en las letras se le veía,
saltando entre nubes escondidas en el bosque
tembloroso, con las manos en la luna, y el hoy
en los cabellos de los últimos recuerdos en el
patio que jugaba.
Con el fantasma de sí mismo,
por el cartón de la calle asolada, vivió poco, y
murió mucho, haciendo de su inmortalidad un
florero con pétalos ciegos, en la raíz seca del
fondo más alto, arenoso cuando duerme el olvido,
y se esconde un manojo de recuerdos en el
espejo del ropero que ya no soporta la escuela.

Y luego dice : La brisa ya no quiere el impulso
del fuego, así que tiraré esta noche en el bote
de basura, donde naufraga el acordeón pensando
en la guitarra de las tardes voluntarias.

¡ Claro que sí !... Porqué dejó la sal de soportar
al mar, el frío del hielo, y el pasar del tiempo...
Arrancándole cadáveres al grito del árbol que se
fuga, leyendo con un lago las últimas noticias de
la ruta más barata al cielo más cercano, con el
perdón en oferta, y la fé de invitado, sin sacar la
lucidez de los zapatos, ni las rodillas cautelosas
del aplauso.

Ningún infierno quiere ser ya su
nodriza, y la cárcel desdichada, huyó sin escribir
la lista que la libertad fuma, cuando corre el rojo
pedestal opaco.

Después, la soledad vuelve a su casa, y se queda
encerrada en el sueño de una alfombra, que pide al
cuarto las paredes confidentes del techo desterrado
por el piso, que a la lepra teme, y toca el perfume
repentino del marfil, y del café recalentado.

Aquí la fiebre se pregunta, y le grita en cada hueso,
del papel, y del dolor sin hacer nada, al salir por la
ventana que destella, y desconcierta al cuarto junto
al cuento rebelde, al saber de los trenes con la ropa
raída en un largo mes inmerso, con las palabras que
muerden las letras del cuarto más pequeño, lavando
al jabón con las burbujas.

Posteriormente, partió a la mitad el último recuerdo,
cruzando a pie lo años, como traficante del pasado,
muerto y amputado, en innúmeras leyendas relatado
con el futuro como prueba, y la miel del calcetín, que
una araña lujuriosa, dejó viudo al saberlo.

Así que pensó en el azul de la lengua ociosa, con la
mano de la máscara inválida, de acuerdo a la inocencia
que arrastra, y derriba la tapa sofocante del cielo, en un
frasco, con la comezón que merece ser hervida con la
pobreza más deseada, en la colina de las ricas plegarias,
del reloj que camina con malicia en los campos irritados
de una gota, empeñada en comprender al corazón sin
conocerlo, desgarrado por la consciencia en decadencia
condenada, y progresivamente desfigurada...

En esa tarde que llegó tarde hasta ahora demasiado.

Autor : Joel Fortunato Reyes Pérez.
(Tanto del texto como de la imagen)


All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Joel Fortunato Reyes Pérez.
Published on e-Stories.org on 05/31/2014.
leer más   
13
3comentarios 41 lecturas relato karma: 135

Loa a Asclepio

+++ LOA A ASCLEPIO +++

¡Por las tres alfas!
¡Por el alma del amor ancestral!
A tí, de la salud, oh dios....
¡De los remedios padre!
¡Que otorgas bienestar a los enfermos!...

A tí, del dolor enemigo
Y de la curación amigo
¡Ven, dá fin... A esta enfermedad!.

¡Ahuyenta la pena de mi hermano!
De mi hermano el corazón
¡De cada hombre y de toda nación!

Te invoco, magnánimo y venerable
¡Sí, sí...! Al bendito hijo de Apolo.
Al salido del vientre de Coronis.

Del Centauro Quirón...
¡Fiel discípulo y amigo!.

A tí, para mis hermanos...
¡De todos los colores y lenguas!
¡De todas las edades y dineros!
A tí, la salud pido, Oh, dios.

Asclepio-Esculapio-Asclepio
¡Qué moras ahora inmortal!
¡Qué fuiste muerto por Zeus!
Y qué a Hipólito... Resucitaste
¡Cura el corazón enfermo!
¡Cura tanto espíritu malsano!.

Esculapio-Asclepio-Esculapio

¡Te lo pido por Hermes, tu salvador!...
¡Por Apolo, por Coronis, por Quirón!...
¡Por el padre de todos los dioses!...
¡Por la madre de todas las diosas!...
¡Por el infinito múltiple...!
De los mil nombres
De los diez mil seres...
¡Te imploro, te invoco!.

A tí, oh, dios...
¡Elevo mis plegarias!
Por el antes, el hoy y todos los mañanas...

¡Oídme Asclepio, Esculapio inmortal!...
Alivia las penas de los hombres
Aligera los dolores de mis hermanos...
¡Yo te invoco, desde el alma al hueso!
Yo te ruego, con mi voz y mi silencio...

¡Sednos propicio!

¡Oh, bienaventurado...!
Aligera nuestros males
¡Te suplico nos seas propicio!
...Recibe favorable esta plegaria!...

Y... Y... Y...
¡Devuelve la salud a todo enfermo!...
Y cura nuestro pueblo
¡El pueblo que corre por mis venas!...

* Asclepio Esculapio Asclepio *

Te invoca y te suplica
Este insignificante mortal
¡Aunque no tenga paraíso!
¡Aunque no tenga vida eterna!
¡Aunque sólo sea dueño...!
¡De la nada!


Autor del texto y la imagen.

Toutes les droites appartiennent à son auteur Il a été publié sur e-Stories.org par la demande de Joel Fortunato Reyes Pérez.
Publié sur e-Stories.org sur 20.02.2011.
leer más   
10
6comentarios 59 lecturas versolibre karma: 129

Una señal ¡

Mis lágrimas están contenidas en un odre.
Cada paso que doy, no lo siento, huyen de mi propia sombra.
He perdido la orientación.

Mi sol se ha quedado inmóvil como en la tierra de Jericó. Pero no siento calor.
He perdido el horizonte dibujado con sueños que prometían ser realidad.
No los puedo alcanzar.

El cielo me ha lanzado una escalera, me pregunto si yo debo subir o esperar a alguien bajar.

Mi corazón tiembla y me pide piedad, un momento de relax.
He dejado de hablar, mi garganta tiene vidrios rotos y mi alma en trizas está.
En la noche me refugio y duermo en posición fetal, abrazada a mi almohada,
escuchando las voces del infinito y recordando el lugar en el que nunca sola me sentí,
pero mi madre dijo que no me podía quedar allí, porque la vida es sagrada y hermosa,
pero con sabiduría del cielo hay que saberla guiar.

Señor Mío¡ Magnifico tu nombre porque en el dolor también hay que saber alabar.
Que tú no eres más que sabiduría, poder, justicia y eres Amor,,,
oh mi Dios, derrama sobre las almas abatidas y corazones quebrados un
hálito de tu magnifica bondad.
Porque la vida aquí en la tierra es maravillosa,
pero con dolor es complicado encontrar la verdad.

Dime señor si yo debo subir o esperar a alguien bajar... Dame bondadoso señor una señal ¡


Letizia Salceda,,,
leer más   
12
17comentarios 138 lecturas versolibre karma: 106

Bussokusekika (bese la lluvia)

Y si iluminas
hoy nuestro caminar
¡Oh mi Señor!
Y que bese la lluvia
el fruto de mi esfuerzo
y la obra de mis manos.



@AljndroPoetry
2018-may-9
leer más   
15
13comentarios 90 lecturas japonesa karma: 107

Canción del árbol y el cielo

Llévame contigo,
azul caricia del sueño.
Se quiebra la vida,
se rompe en colores de fuego.
Es el tiempo sin retorno
y las luces, lejanas, ya no ocultan
la soledad de mis ramas.

Llévame contigo.
Aquí todo está cansado,
se consume, se hace polvo.
El frío es condena.
Traerá una densa niebla
que abrazará mi vientre,
y me encontrará desnudo.

Llévame contigo.
Y seremos cielo, eternidad.
O tal vez instante, latido.
Nada nos detendrá.
Hojas, raíces, lágrimas.
Viento, danza, muerte.
Seremos libertad.
leer más   
9
2comentarios 164 lecturas versolibre karma: 43

Bussokusekika (bendice el año)

Bendice el año
desde un trono celeste
en lo profundo
de Tu cielo infinito.
Riega buenaventura
sobre la humanidad.


@AljndroPoetry
2018-ene-2
leer más   
17
10comentarios 129 lecturas versoclasico karma: 125

Plegaria

PLEGARIA

Extiendo una plegaria al cielo
por aquellos que han sufrido
por los pobres y olvidados
por los pecados y los ofendidos
te pido señor que me escuches
para que mejores tiempos vengan
para todos los que aquí habitamos
en este mundo tuyo
en este mundo nuestro.

¡Oh, Señor!
escucha mi plegaria
atiende mi pedido
que sean todos perdonados
porqué somos tus hijos.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Poema presente en la V Antología ELILUC, Miami Florida USA.
leer más   
4
4comentarios 66 lecturas versolibre karma: 62