Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 785, tiempo total: 0.007 segundos rss2

Demente

En los suburbios anochecidos
de mi mente
se arrojan al precipicio
de una hoja transparente
uno a uno los versos que tu boca
calló para no perderse,
bajo el sino de tu suerte
nadando contra corriente
se deshoja un poema
y sobre su barca montado
me alejo del alcohol de la muerte,
desolados, cabalgando
entre la tinta infame
del desamor
y el perfume de una flor
sobre la tumba del quererte
suicido a un corazón
que solo pecó por demente.
leer más   
9
5comentarios 55 lecturas prosapoetica karma: 96

"Melodías"

Cómo vivir sin ti
si eres la misma melodía
que de tu piano mana,
me transportas,
cada tecla que tocas
resuenan en mí alma,
cómo paisaje de un
infinito azul.

Y abrazo la luna
bailó y mis pies
acarician el suelo
tan mágica es tu música.

Dibujo tu nombre y el mío
en el piano de nuestro encuentro.
El telón cae, el público aplaude.
Nosotros seguimos
nuestra melodía
en sonetos de amor...
leer más   
12
5comentarios 48 lecturas prosapoetica karma: 107

Despedida

Lamiendo la herida
de los sueños rotos
descoso segundos al ocaso,
la botella de versos
derramada en la copa del olvido,
un poema dormido, por si acaso,
la aguja del reloj cicatrizando
mis sienes, blancura temporal
que enloquece al viento,
y tu cuerpo colgando
en mi pecho, como una cruz
para dormir en mi lecho.
Humo negro del dolor
inolvidable pasajero del pasado,
aquí en el costado yase un amor
que alguna vez fue flor
y hoy es un cuchillo marchitado.
¿Para que escribir las desventuras
de un idiota?
Me deshago gota a gota
en la tinta indescifrable de los signos
deambulando entre estrofas
fugitivas de mi mente,
incoherentes rimas hilvanadas
de un alma casi siempre ausente,
vanidad de mis manos silenciosas
que prefieren la piel de una rosa
que al murmullo helado de tu frente.
leer más   
17
10comentarios 144 lecturas prosapoetica karma: 110

"Ausencia"

Ausencia de ti,
de tus caricias
de toda tu mágia,
de tus insertidumbres
de tu risa contagiosa
de esa mirada
que me enmudece.

Si pudiera volaría
hasta tu alma,
si tuviera una primavera
plasmaria miles de jardines
de aromas penetrantes,
en aquél horizonte desafiante.
leer más   
10
8comentarios 64 lecturas prosapoetica karma: 104

ᴀQᴜɪᴇꜱᴄᴇɴᴄɪᴀ

Quizá no alcance el último nivel de la vitrina y deba subir dos escalones, si es que quiero alcanzarte los besos o sólo sueñe verme en mis jeans desgastados, sumergida y diminuta bajo tu chaqueta parda de cuero.
Puede que no haya inyectado de libros mis venas (excepto de los que aprendí a querer) y ni sujetada a mis sombras me repita que de ellas, reflejadas en tus gafas, ha de venir a mí la luz. Tal vez suelo disfrazar mis temores aunque no con sedas o cerezos, mucho menos con sombreros.
Es muy probable que nadie hable de mí (ni para bien ni para mal) en el escaparate de fondo azul de los éxitos promisorios.
Sin duda no puedo encantar tu atención con lindos marcos de portadas, recetas y viajes
ni osar hacer alarde de tu nombre escrito al pie de un ramo de flores en alguna cubierta de la editorial de la vida.

La noche se confiesa en tinta de whisky y te derrama mis letras sobre la servilleta:

"No puedo esperar
serte solícita
sin el descote atrevido
de una intimidad que pretendo mía;
mas deseo, sí,
hacerte voltear la mirada
hacia estas dos páginas
divididas
por una rosa blanca...

Déjame ser la escala a tu beso;
la piel escondida en la sugestión de la espera
o la garza aflicción de esa flor
oculta entre tus hojas."



Yamel Murillo




Confesionario II
Caleidoscopio©
D. R. 2016
</i>

leer más   
12
13comentarios 108 lecturas prosapoetica karma: 109

Fases

No le bajé la luna.
Sobre su lado oscuro
le hice un lecho de mi cuerpo
y una almohadilla escrita y suave
con la piel clara de mis sueños,
donde reposara su sien.

El sol se me puso
y él,
nunca despertó.


Yamel Murillo


Fases©
Cloroformo, papel y pluma©
D.R. 2010
leer más   
16
12comentarios 76 lecturas prosapoetica karma: 110

Guerra

En esta guerra llamada "AMOR", solo quedan heridos, destrozados, arrepentidos, muertos...sin haber estado de acuerdo con la batalla, ¡solo formamos parte de ella!
leer más   
11
5comentarios 73 lecturas versolibre karma: 104

Enmienda Carmínica

Corregir. Seguir el sentido previsto en la bitácora,la orientación magnética de la brújula ,dejar de asirse únicamente a los galopes de la intuición.
Señirse a un método probado de acomodo. Viajaremos un poco más al sur. Optemos hoy, por procastrinar al norte.
Mañana secarán las lágrimas del triste llanto de este abrupto ahora, y en la arena, se hará anciana, la salada gota desprendida por lo ola,sin llegar jamás a ingrávido estado de vapor, y nuestro lamento dejará de ser patético en las voces que pronuncian la plegaria en actitud profundamente carmínica.


Foto: puesta del sol.en Chascomús, provincia de Buenos Aires.
leer más   
12
15comentarios 88 lecturas prosapoetica karma: 91

"Señora"

Señora ¡si usted supiera!
Señora de mirar mágico,
señora qué al verla
moriría mil veces
de amor.

Quisiera abrazarla señora,
arroparla entre caricias
y ¡qué bailemos señora!

La sueño y es mí reina,
mí existir pero...
sus años señora,
frenan mí avanzar.

Me contento con mirarla,
su perfume me perturba,
quizás un día señora,
le cuente que por
siempre la amaré.
Señora.
leer más   
11
6comentarios 79 lecturas prosapoetica karma: 93

Un rayo de Luz, alegría de vivir

Atardecer impregnado de húmeda lluvia
de comienzo del otoño, vio renacer la
vida, que se veía apagada, encendida la
chimenea se consigue calentar los cuerpos,
que quedaron en la intemperie y sigue la
alegría de disfrutar del calor humano y
sobre las manos un libro que escribía
y disfrutando del momento se veía el
nuevo atardecer y la Luna con su Luz divina,
que alumbra los caminos de lo humano y
acompaña pasos del presente, pues así se
describe la verdadera historia de una mujer,
que desde siempre ha buscado lo tranquilo
de su alma, y hace renacer la felicidad en su
mundo interior que se iba apagando, amiga
mía del alma, sigue el camino que te ayude
en las vivencias, las vicisitudes y las nuevas
dificultades del día, pues amanecía un nuevo
día que comienza despertando, y das los
primeros pasos entre tanto por caminos
por descubrir, sendas que te lleven a ensanchar
la vida y la alegría de vivir, pues no merece
un grito tanto aguante y la perdida del
sosiego, la calma y la tranquilidad que te
acompaña, el Sol brilla y es Luz del nuevo
día que te recibe con el alma llena y las
manos libres, destello de ilusiones nuevas
donde crecer sea el conocimiento y la
sabiduría, lugar donde tu decidas, que
esté tu espíritu sereno de paz y armonía.

La Redondela 23/09/2019 03:47 h.

Fdo.- Juan Carlos González Rodríguez. Libre Pensador y Poeta.

Todos los derechos reservados.
leer más   
5
6comentarios 47 lecturas prosapoetica karma: 76

A los poetas

A las almas dedican versos los poetas
de su profundo corazón son profetas ,
es un grito su pluma, un llanto, una sonrisa profunda
es misterio, soledad, ternura, pasión y locura.

No , no quieras detener su escritura
pues es su voz fuerte armadura,
no tienen temor de hacer conocer sus credos
escriben de sus miedos versos
y en ellos son siempre valientes
de sus guerras internas, dulces héroes .

¿Quien podrá callar la voz de un poeta?

Aunque le arranquen su pluma y silencien su voz
no podrán apagar su pasión, no podrán detener
a su corazón, la emoción en su mirada puedes ver
y si alguna vez intentas esa ilusión contener
arrancarle el corazón es lo único que podrás hacer.
leer más   
14
12comentarios 103 lecturas versolibre karma: 100

Dama De Rojo

Sólo vi a una estrella
Llegar hasta mi
Y sentir el tierno calor
Que desprenden sus manos
Sólo pude saludarte
Con un beso en la mejilla
Mientras me sonrojaba
Al verte de frente

Pero fue un instante
Fue que sólo pude pensar
En lo bella que estas noche
Nunca puede imaginar
Mirarte tus ojos color caoba
Y perderme en ellos

Toma mi mano
Y bailemos bajo el brilló
De las luciérnagas
Acompañadonos en esta solitaria
Velada
Disfrutemos de estos momentos
Antes que te vayas al llegar el alba

Quédate al resguardo de mis brazos
Quedar hipnotizado en tu mirada
Ser preso de tu corazón encantado
No basta con las palabras para describir lo que siento

Como diría Borges
Te ves tan bella mi reina
Que nadie ve tu corona
Al pasar, nadie
Ve la alfombra de rosas
Que se forma en tu paso
Te guía hasta mis brazos
Y lanzas mis despojos al vacío
Oh mi bella dama de vestido rojo
leer más   
17
16comentarios 123 lecturas relato karma: 100

"Aquél día"

El café humeaba
en la blanca taza,
ella, en sus pensamientos
divagantes ¡desde cuándo!
varias horas ya.

Quería borrar
lo que día tras día
su pensar le abrumaba
y dañaba su escéncia,
su alma.

Cómo rosa que pierde
sus pétalos con el viento
de un atardecer,
ella perdió su todo.

Un amor con el
torbellino de la desolación,
de un nunca, un puñal
de palabras cayendo
en la acera de su vida.

Caminó, corrió, quería
alcanzar la luna,
pero su amor por él,
pero... traición que sangra
y apretando sus uñas
lastimando su piel,
dañando su ser,
en la impotencia de
su profunda caída
al abismo de la misma locura.

Se inventó alas y
un mundo mágico,
se enamoró de duendes
y allí suspendida al hilo
de su fantasía creó
su propia filosofía.
leer más   
14
8comentarios 80 lecturas prosapoetica karma: 86

El milagro del Sol (Equinoccio de otoño en el dolmen de Soto 3.000-2.500 a.C.)

Septiembre. Oscura madrugada.
Sobre las aguas calladas del Tinto
oscilan los débiles reflejos de la luna menguante
y una luz ocre y pálida de estrellas.

Entre las sombras grises que abrazan la campiña
se vislumbra vagamente
el túmulo redondeado y prominente
de una necrópolis neolítica.

Círculo mágico de los tiempos remotos.
Anillo lítico de protección, de estelas y menhires,
que guarda los arcanos y secretos
al abrigo de su pétreo interior.

Soplos de brisa atlántica corren desde poniente
y llenan de atávicos susurros el contorno
del cinturón sagrado.

Un mochuelo de ojos redondeados y amarillos
entona un canto quejumbroso y penetrante
que se desliza sinuoso al interior del dolmen
desde el atrio orientado hacia levante.

Flota un vago silencio subterráneo y sepulcral
en la penumbra del largo corredor;
un aroma a tierra antigua, húmeda y honda
de tumba y tributo a los ancestros…
Culto a la muerte de los primeros tiempos.

Enormes ortostatos verticales se alinean
con pinturas y grabados esótericos;
cuerpos celestes en sus bajorrelieves
marcan el camino a la cámara principal.

Lugar sagrado, ara de ritos ancestrales,
de enigmáticas liturgias de purificación.
De ruegos y ofrendas a los dioses de la Tierra
en los ciclos vitales de las estaciones.

Lejanos, misteriosos y ocultos rituales…
que se pierden en la noche de los tiempos.

Afuera,
clarea ya la madrugada.

El arrebol del alba aflora por el este…
Se remueven en las ramas, negras aves.
El universo se expande por el alma…
y una extraña inquietud, se apodera del paisaje.

La media luna ilumina débilmente,
anclada en el aura de un cielo
claroscuro y ya cambiante.

Se apresta la hora de la gran ceremonia…

El orto solar del equinoccio del otoño
sobre la línea, aún borrosa, del lejano horizonte,
pausadamente asoma.

La negrura se vierte entre las piedras.
Hay un eco ahogado de ultratumba,
un lóbrego y sacro silencio que retumba
en el espacio vacío de la gran sala.

Desde el atrio de la entrada, llega un vago resplandor...

Un tímido rayo de sol va deslizándose…
Sierpe amarilla…
irrumpiendo poco a poco en el estrecho corredor.

(Un silencio de siglos contenido
en el vuelo negro de un murciélago…)

Y en segundos…se produce el milagro milenario…

Una explosión de luz solar se estrella, tras el ara,
en la gran losa central, purificando
el espacio funerario.

¡Y el dolmen se ilumina!
¡Los espíritus de las sombras renacen a la vida!

¡El triunfo de la luz sobre la tiniebla!
Los dioses… Esta vez fueron propicios.

Se renuevan los ciclos vitales de la naturaleza.
Vendrán las lluvias nuevas que reverdecerán la tierra.
¡Y habrá abundantes pastos…!
¡Y granarán las cosechas…!

Y el dolmen sagrado permanecerá incólume
en el centro de la feraz campiña
con su halo arcaico de misterio y transcendencia.

(Aguardando los futuros equinoccios…
regresará a su negra soledad de piedra.)

Que el milagro se produzca…
por los siglos de los siglos…




María Prieto
Septiembre 2019
Equinoccio de Otoño

Foto: Territorio Huelva

Nota: El dolmen de Soto es un monumento megalítico datado entre el 3.000 y el 2.500 a.C. Se encuentra en plena campiña, en la localidad de Trigueros, provincia de Huelva. Siendo uno de los más importantes, entre los más de doscientos monumentos megalíticos descubiertos en la provincia. Es uno de los más impactantes ejemplos del Neolítico en el Sur de España. Está orientado hacia el Este y en los equinoccios de primavera y otoño la luz solar entra por el corredor y llega hasta la gran cámara final.
Para saber más: www.dolmendesoto.org/#dolmen
21
25comentarios 156 lecturas versolibre karma: 102

"Amor Ven"

¡Amor Ven!
toma mí mano, corramos
por el camino del rosedal,
miremos el mar
lee tu poema favorito.
Abrázame.

Siento latir mí ser,
besos que saben a frutilla
y nuestra piel suave
cómo la seda,
gira en abrazos
y la arena nos acoge.

Las olas rozando
nuestros cuerpos y
el atardecer cae cómo
pintura del artista.

La noche nos cobija
en manto de estrellas,
te amo, me amas,
susurros de primavera
de aquélla quimera.
leer más   
11
4comentarios 107 lecturas prosapoetica karma: 100

Tango polaco

Compañeros, nocturnos pasajeros
como gorriones en el cielo
intentando su trinar
un tango rancio espero
con gargantas de acero
en este nuestro cantar.

Mariposas y claveles
grillos y cascabeles
cantando bajo un lucero
encerrado en un cristal.

Suena ronco el bandoneón
y es tan dulce tu mirar
crece adentro mi canción
cuando el amor quiere tocar.

Vamos juntos abrazados
al cobijo de la noche
cantando para que escuche
el polaco en el balcón
de un cielo que un día se abrió
para su tanguero corazón.
leer más   
9
4comentarios 80 lecturas prosapoetica karma: 98

Palabras, palabras, palabras

(Inspirado en un poema de rebktd titulado Crucigrama)

Palabras, palabras, palabras...
Ellas son como los colores que vemos tras el cristal por el que miramos.
Es cierto, si. No las hay feas,
todas nos sirven para expresar lo que pensamos
en los momentos precisos,
allí donde más hacen faltas,
cuando más se necesitan para decir lo que queremos,
lo que sentimos y más nos place...
Tampoco las hay malas,
no existen,
porque las consideradas así suenan tan buenas y bonitas,
cuando son dichas para demostrar satisfacción
en momentos cumbres del amor,
que nos hacen sentir como el mejor de los diccionarios,
aunque nadie las desconoce,
solo que no se atreverían a decirlas en público.
Por muy fuertes, íntimas y valoradas.
Porque fuera de esas circunstancias
serían más filosas que una espada...
¡Y muy ofensivas!

Autor:@Saltamontes (13/7/2019) ...Gracias a nuestra amiga: Rebktd.

Tampoco a ponerlas en un crucigrama.
leer más   
16
17comentarios 87 lecturas versolibre karma: 94

Indiferente

Salvame! con tus alas de agua
con tus plumas blancas y negras
y ese canto nocturno de tus dedos,
con la metamorfosis del alma
que grita un nombre equivocado
que ama como nadie ha amado.
¡Salvame! de este sueño maltrecho
de rutinas incendiarias contagiosas
con tus caricias de trigales al viento,
con la valentía de un colibrí rebelde
con la fuerza de una rosa herida
contra la indiferencia de los indiferentes.
leer más   
18
16comentarios 160 lecturas prosapoetica karma: 101

Primera redoblona

Ahí estaba recto... desnudo y de pie el hombre canijo. Creo recordar que se llama José... Mmmmm José algo; pero sus compañeros le dicen "Polla de burro". ¡Y no era para menos! Aquello era un péndulo al que no se le podía ignorar. Se podía sopesar con la vista. No hacía falta palparlo para saberlo... uno le adivinaba lo macizo sin el tacto.

Ella —la señora de la casa que los había contratado— al verlo sintió algo de temor, nunca se había arriesgado a tanto. ¡Claro!, acostumbrada estaba a los calibres normales, que la sola visión de AQUELLO, resquebrajaba cualquier tipo de morbo anterior. ¡Cualquiera en su sano juicio se lo hubiera pensado dos veces!

Animada entonces por los otros que le habían hecho la orgía, abrió sus cremas pálidas... los dos marmoleos muslos de leche que parecían no haber sido tocados nunca. Le ofrecía así la flor espectante a la que ya se le hacía agua todo. Ella era un punto de agua viva... el sitio donde brota todo manantial.

José —que en medio su descomunalidad aún lo tenía dormido— tuvo que hacer un esfuerzo por despertarlo, pues, a semejantes tamaños se les hace renuente el despertar tan presto.

Una vez lograda la enarbolación... roja como un casco nazi, enfiló el ariete hacía la depilada cueva. La entrada, con sus estiradas crestas de gallo, ensanchaba ya la boca, imaginando ilusa que podría tragar entera aquella colisión de un sólo bocado.

El primer contacto fue como el ardor del hielo seco. Aquel clavo era como lava abriéndose paso a través de un conuco nuevo. Todo ardía y quemaba, estirando sus ya arrugados pliegues viejos, que quedaban tensos y a punto, como un arpa bien templada en su afinación.

Su cuerpo adquirió entonces un dócil rigor mortis, quedando clavada al madero que suponía la colchoneta, cuál si fuese un cristo de un sólo clavo.

Todo se sentía como una mezcla arremolinada de cosas dispares. Nunca un dolor había sido tan placentero; ni un placer había lastimado tanto. Ella parecía un gusano dentro una manzana... retorciéndose... horadando túneles infernales llevándola hacia un Edén de mareos. El deseo en su boca mordía una almohada —que no sé de dónde salió— tratando de desplumarla en un ingente esfuerzo por matar al grito.

Intentataba pensar, centrarse en la situación que le acaecía mientras acontecía el acto; pero los mordiscos de aquellas divinas pirañas apenas le daban chance para el respiro,

Los orgasmos acaecian como vagones de un tren que arribaba indetenible, las cuentas de un tortuoso rosario de delicias irrefrenables, difíciles de asignarle la palabra justa que los contenga en su significación.

Ella lloraba de gusto. Nunca había sido tan feliz en medio de una locura abierta, a carta blanca, sin termor a salir escalada.

En un breve lapso que tuvo de lucidez, pudo sentir en sí misma profundidades nuevas, lugares que con su obeso y portugués esposo nunca había visitado.

Era como si un largo badajo pateara su úvula cervical en un carrillón de placeres de esos que, amenazantes te muestran los dientes. Acabó dando gracias a Dios antes de perder el sentido en un majestuoso tetánico, todo tembloroso.

José, fue el último de la orgía en cepillarse a la señora. Al acabar, entre los cuatro obreros la cargaron hasta su cama. Durmió como un cadáver, como alguien que acabase de morir... el resto de la tarde y hasta el otro día.

Esa redoblona, había sido sido el regalo que le había preparado su marido, quien, había contemplado todo desde una silla de playa cerca del rincón.

Ese fue el principio de una afición se repetiría más a menudo, cada vez que se requiriesen de obras en el sitio... y que él se las procuraría y a las que ella obviamente no se le negaba.-


@ChaneGarcia
...
11
4comentarios 85 lecturas prosapoetica karma: 97

Quisiera Volar

Me llevaste en ése
hermoso viaje del amor.
Caminamos el mundo,
el mar nos abrazó
en su inmensidad.

En la profundidad
de nuestros desvelos,
remontamos a nuestra playa,
edificamos nuestros anhelos.

Hoy mí alma
marchita de tu ausencia,
busca tu perfume
y sólo encuentra
el desierto de la soledad,
horizonte de sol perdido.

Quisiera volar,
encontrarte en el
infinito cielo.
Quisiera cerrar mis ojos
y en delicado sueño,
dormir nuestro amor eterno.

Y... quisiera volar.
leer más   
10
4comentarios 68 lecturas prosapoetica karma: 92
« anterior1234540